Naturalismo

Literatura universal siglo XIX. Novela y narrativa naturalista. Zola. Caso Dreyfus. Teatro. Stanislavsky

  • Enviado por: Sirona
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


PRUEBA TEATRO MODERNO

NATURALISMO

PREGUNTAS

1.- Describa las condicionantes esteticas e historicas del Naturalismo.

2.- En que hecho social se funda el movimiento Naturalista.

3.- A su juicio como operan para el trabajo actoral los aportes de obsevacion del metodo Stanivslavskiano.

RESPUESTAS

1.-El naturalismo fue un movimiento nacido en torno a Emile Zola cuyo objetivo era reproducir

la realidad con una objetividad perfecta en todos sus aspectos, tanto los más sublimes como los más vulgares.
Según Zola las bases teóricas de la novela naturalista  se resumen en el "estudio del temperamento y las modificaciones profundas del organismo bajo la presión del medio y las circunstancias".
      Antitético al espiritualismo y al optimismo ideológico de la cultura romántica, en el naturalismo se subraya la dependencia del hombre de las condiciones ambientales y denuncia los límites concretos de su personalidad ética. Se desplaza toda la atención no tanto hacia la naturaleza, anulada por un pesimismo opuesto al optimismo ilustrado, como hacia la sociedad entendida como un mecanismo de atropello y de embrutecimiento del individuo.
     Es fundamental la hipótesis de la enfermedad y el mal como producto del deterioro y distorsión de las estructuras sociales.
En el naturalismo se niegan los principios estéticos tradicionales para proponer una revolucionaria equiparación entre lo "bello" y lo "feo". Se reivindica lo que la gran literatura aristocrática y burguesa había rechazado durante siglos.

Fue considerada esta nueva novela como la representante de las clases bajas, la pequeña burguesía y el proletariado, convencionalmente marginado del dominio elitista de la literatura.

Todas las afirmaciones teóricas anteriores tienen su antecedente en la obra de los hermanos Goncourt pero es con Emile Zola cuando el naturalismo alcanza una poética más original y pasa de ser el modo de una discusión literaria a la categoría de auténtica escuela.
     Los naturalistas entienden el arte como "documento humano" y se le pedía la misma nítida imparcialidad de los más recientes de las técnicas entonces de moda, la fotografía.

Entre los más destacados escritores naturalistas aparte del gran maestro que fue Zola, caben citar a los componentes del "grupo de Medan" , que en su colección Las veladas de Medan, y presididos por Zola,  sentaron el manifiesto naturalista. Fueron Leon Hennique, Henry Céard, Paul Alexis, Joris-Karl Huysmans y Guy de Maupassant, sin olvidarnos de los hermanos Goncourt como los introductores del movimiento
     Fue en el periodo 1880-1882 cuando la cultura española entró en fructífero contacto con el naturalismo. En 1881 se publico La desheredada de Pérez Galdós, primera novela española con clara influencia naturalista, y la crítica de esta novela, escrita por Clarín, podría considerarse como manifiesto del movimiento en España. En realidad no puede hablarse de un naturalismo español en sentido estricto, pero el esplendor de la novela en el decenio de los ochenta, sólo puede explicarse teniendo en cuenta el ejemplo del naturalismo francés. Los autores españoles sienten una especial dificultad para conseguir la impasibilidad narrativa; cabe, sin embargo, aplicar la denominación de naturalistas a  autores como Galdós, Pardo Bazán,  Clarín y el catalán Oller. Con posterioridad sus huellas seguirán presentes en obras como algunas novelas de Blasco Ibañez sobre la región valenciana, o en el grupo ruralista catalán, cuya obra más representativa es Solitud de V. Catalá.
     Aunque resulta difícil hablar de un movimiento naturalista en los países hispanoamericanos, pueden señalarse fácilmente autores con clara influencia del naturalismo francés: los argentinos Cambaceres, J. Martel y, más adelante Gálvez; los chilenos Orrego Luco y Edwards Bello; los mexicanos F. Gamboa y Aruela, en sus primeros libros; el cubano C. Loveira, el uruguayo Magariños Solsona, el puertorriqueño Zeno Gandía, el venezolano M. E. Pardo y otros.

2.- El 13 de enero de 1898, el famoso novelista francés Emile Zola publicó en el diario L'AURORE un texto que ocupaba las seis columnas de la primera plana, y el comienzo de la segunda. El artículo, una carta abierta al Presidente de la República francesa, Félix Faure, se convirtió en el panfleto más famoso de la historia moderna: J'accuse (Yo acuso). El texto de Zola contenía el análisis más completo de un caso que había conmovido desde 1894 a la opinión pública francesa: el llamado caso Dreyfus.

En diciembre de 1894, el capitán Alfred Dreyfus, acusado de alta traición y espionaje para Alemania, fué degradado por un tribunal militar, y condenado a deportación de por vida. Muchos se alegraron en Francia de la sentencia. Dreyfus era hijo de un rico fabricante judío de Alsacia, y estaba casado con la hija de un diamantista de París. Tanto su posición económica como su ascendencia    avivaron una violenta campaña de nacionalismo antisemita en gran parte de   la prensa, que llegó a formular toda una teoría sobre un complot judeo-alemán contra Francia.

Esa campana progresó en los   medios conservadores y escandalizó a elementos que en sentido amplio se podrían llamar "progresistas". Pronto comenzaron a

surgir dudas sobre la culpabilidad de Dreyfus, incluso en algunos jefes militares. Las sospechas comenzaron a centrarse en otro oficial, el comandante Charles Esterhazy, que años más tarde resultó ser coautor de las falsas acusaciones contra Dreyfus, y el verdadero espía.

El hecho de que un tribunal militar declarara inocente a Esterhazy, y destituyera al teniente coronel Picquart, uno de los mandos convencidos de la inocencia de Dreyfus, fué el detonante de una grave intensificación de acres polémicas, disturbios y manifestaciones. "El caso Dreyfus" se había convertido en un problema político de primer orden. Numerosas voces se levantaron pidiendo la revisión del proceso, y comenzó a tomar cuerpo la sospecha de un complot de los mandos militares y las fuerzas de derecha para promover un movimiento de carácter nacionalista, chauvinista y antisemita.

En esas circunstancias escribe Zola su apasionado artículo: "Acuso al teniente coronel Paty de Clam de haber sido el diabólico operador del error judicial...Acuso al general Mercier de haberse hecho cómplice, al menos por debilidad de espíritu, de una de las mayores iniquidades del siglo ... Acuso al general Billot de haber tenido en sus manos las pruebas de la inocencia de Dreyfus y haberlas escamoteado..."

El artículo tuvo el efecto de una bomba. Esa misma tarde se habían vendido unos 200.000 ejemplares de L'Aurore. Al día siguiente, el periódico publica el primer documento de apoyo, firmado por Anatole France, Emile Duclaux (director del Instituto Pasteur), el joven Marcel Proust, Daniel Halévy, y otras personalidades. Es la primera aparición en grupo de los que se llamarán a partir de entonces los "intelectuales", término que se empleó en sentido despectivo por los oponentes de Zola.

El escritor sabía a lo que se exponía. "Al formular estas acusaciones -comenta Zola -, no ignoro que me arriesgo a ser atacado por difamación, con arreglo a los articulos 30 y 31 de la ley de prensa del 29 de julio de 1881. Y corro voluntariamente ese riesgo. Porque no conozco a quienes acuso, ni tengo contra ellos rencor ni odio. No son para mi más que entidades, espíritus de un mal social. Y el acto que realizo aquí no es sino un medio revolucionario para acelerar la explosión de la verdad y la justicia".

Los temores del escritor eran justificados. El 7 de febrero de 1898 comenzaba el proceso contra Emile Zola, acusado de difamación por el ministro de la Guerra. El dramático juicio se prolongó hasta el 23 del mismo mes. Zola fué condenado a un año de prisión y al pago de 3.000 francos de multa. Huyó a Inglaterra, y pasó un año en el exilio, con el falso y filosófico nombre de Sr. Pascal. De todas formas, la denuncia del escritor tuvo enormes consecuencias. En agosto de 1898 se suicidó el mayor Hubert Joseph Henry, tras confesar que había falsificado documentos en los que se basaba la acusación de Dreyfus.

A partir de ahí, la revisión de la causa se hizo inevitable. La polémica sobre el caso Dreyfus amenazaba con acabar con el consenso básico de la República, provocando una división de una violencia hasta entonces insólita entre los partidarios de la reivindicación y los de la condena de Dreyfus, conflicto que concernía a valores elementales como la justicia y el honor nacional. El antisemitismo alcanzó una efervescencia inaceptable para muchos. En esa situación, era necesario zanjar el caso. En 1899, Dreyfus regresó del exilio. Tras una serie de procesos, fué rehabilitado en 1906, ascendido a comandante y condecorado con la Legión de Honor, pasando posteriormente a la reserva con el rango de mayor. Al estallar la primera guerra mundial fué llamado a filas y tomó el mando de una columna de aprovisionamiento como teniente coronel. Murió en el anonimato en 1935.

El caso Dreyfus conmovió a la opinión pública, y no sólo en Francia. La intervención del escritor Emile Zola fue el inicio una época de compromiso social y político por parte de intelectuales de prestigio, época que según algunos acabó con Jean Paul Sartre. Después de Sartre, la situación parece haber cambiado. Algunos intelectuales han sufrido decepciones (en el campo de las izquierdas), otros se refugian en el escepticismo o el cinismo, para hacer frente a un mundo difícil y agresivo, en el que han sido testigos de las mayores crueldades.

Con esto se dio inicio a este movimiento, el Naturalismo. Movimiento absolutamente social, donde podemos entender que la igualdad estaba presente en los ideales de la epoca. Me refiero por los judios principalmente. No por que ellos hayan tenido una herencia o una religión distinta debian ser separados. Zola, fue uno de los primeros en alzar la voz y juzgar el mandamiento equívoco de personajes de orden mayor. Zola demuestra con esto su ansiedad de salir de las castas poderosas, e internarse en un mundo donde no existiera el antisemitismo.

3.- Stanislavsky propone dos formas de observación para el teatro. Tal vez pueda hablar un poco más cercanamente por el hecho que al momento de entrar a esta escuela, se nos presenta a Stanislavsky como el centro de información para un actor. Incluso hemos llegado a creer en cierta forma que es casi una Biblia su obra “Mi Vida en el Arte” para un actor. Con sus metodos, prácticamente hablando podemos llegar a tenr un personaje absolutamente completo. Como decia en un ppio, Stanislavsky presente dos metdos de observación, que son primordiales. Una, externa a interna, y una interna a externa. La Primera: Externa a Interna: Esta observación nos lleva desde lo más notorio a nuestros ojos hacia adentro. En el proceso de creación de un personaje. Me refiero a que, por ejemplo, si vamos a observar a un lugar , a algun personaje que creemos que esta relacionado con nuestro perosonaje fila, nos fijamos en sus movimientos, su cara, sus gestos, sus manos, su maquillaje, su pelo, todo aquello que es simple a la vista. Luego ya vienen los movimientos. A medida que tienes integrado el personaje como tal externamente puedes empezar a deducir como seria este personaje, si se viste asi, o tiene el pelo de un color, o su cara refleja algun sentiiento, y asi nos acercamos a lo interno del personaje.

Lo mismo ocurre en el segundo caso: Interno a Externo: Si vamos a observar y nos fijamos más que nada en sentimientos, miradas, relaciones de las personas, sin fijarnos en su vestuario, ni en su manera de caminar, podemos encontrar un personaje de igual manera. Lo más vulgar para dar un ejemplo es un Prostituta. Si uno debe hacer un papel de prostituta, comete el error de tan solo vestirse como tal, comer chicle, sentarse provocativamente, y ser sensual, pasando por lo grotesco. Pero un personaje va mas alla de eso. Esta prostituta, siguiendo con el mismo ejemplo, tiene sentimientos, y lo más atractivo es ver que es lo que realmente pasa por su cabeza, si realmente le gusta lo que hace o lo hace por necesidad. O si tiene hijos, o quizas cuantos problemas que nosotro no imginamos. A mi juicio creo que la estetica de un personaje es importante, pero más importante es ver lo que esta por detrás. La gente ya sabe que una prostituta se va a vestir con mini falda, petos, botas, medias caladas, etc. Pero no sabe lo que pasa por dentro, y eso es lo atractivo del asunto. Eso es lo que la gente busca en el teatro. Ver el lado real el lado mundano de cada personaje, ver cómo este personaje tiene vida y existe ahí, en alguna parte. De aquí una relacion con el Naturalismo, pasando por el Realismo, ellos trataron de mostrar todo tal cual era. Cosa que esta marcada por ejemplo en la vision externa a interna, pero si queremos mostrar un TODO y no una parte, debemos mostrar tambien una observación interna a externa. Un momento donde se funden estas imágenes y se unen para dar vida a un personaje, que quizas algun dia existio, que hoy existe, y que existira para siempre aunque nunca logremos verlo de verdad.

FIN