Naturaleza jurídica del Proceso

Derecho Civil procesal mexicano. Clases procesales. Procesos

  • Enviado por: Ismael
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

NATURALEZA JURÍDICA DEL PROCESO.

  • Ubicación del tema.- Aun no existe una respuesta definitiva sobre lo que es el proceso; para Hugo Alsina pasa revista a las teorías del Proceso como contrato, como relación jurídica, a la que lo explica como una pluralidad de relaciones y, a la teoría que trata de explicarla mediante la figura de la institución.

  • Teorías que explican la naturaleza jurídica del Proceso.- Humberto Briceño Sierra señala la necesidad de clasificar las tesis sostenidas para explicar la naturaleza jurídica del Proceso bajo dos grandes aspectos: Empiristas y Teorizantes. En la primera categoría están las tesis que toman los datos de la realidad como puntos de partida para la elaboración de las tesis y en ella destacan las que explican al Proceso como contrato o cuasicontrato que, por lo mismo, se desenvuelven en el plano del derecho privado. Las tesis teorizantes tienen su génesis en la mente de los tratadistas que pretenden explicar la esencia del Proceso. En esta categoría se explican las siguientes teorías:

  • El Proceso como relación jurídica.

  • La teoría de la situación jurídica.

  • El proceso como Estado de Ligamen.

  • El Proceso como servicio público.

  • El Proceso como reproducción jurídica de una interferencia real.

  • El Proceso como entidad jurídica compleja.

  • El Proceso como institución.

  • El Proceso como serie de actos proyectivos.

  • Eduardo J. Couture al estudiar la naturaleza jurídica del Proceso se ocupa de las tesis del Proceso como contrato, como cuasicontrato, como relación jurídica, como situación jurídica, como entidad jurídica compleja y, por último, estudia la tesis del Proceso como Institución.

    Un análisis exhaustivo de cada una de estas tesis es propio para una labor de investigación monográfica, que, por otra parte, puede encontrarse en conocidos estudios del Derecho Procesal. En cambio, solo apuntaremos los aspectos centrales de las doctrinas más conocidas acerca de la naturaleza jurídica del Proceso:

  • El Proceso como contrato. Esta tesis fue sustentada en el siglo pasado y principios del actual por civilistas franceses, y encuentran su orientación en el Derecho Romano. En efecto, debe recordarse que en la época del Derecho Formulario las partes en conflicto comparecen ante el magistrado y exponen de viva voz sus reclamaciones, dando lugar a la litis contestatio. Couture expone:

  • “Al comienzo, el Proceso se desenvuelve como una deliberación más que como un debate. Las partes exponen su derecho ante pretor, hablando libremente, tanto entre sí como en el magistrado. De esta circunstancia, se infiere que durante esta etapa del Derecho Romano, no puede existir litis contestatio si las partes de común acuerdo no lo quieren. Más que un juicio, este fenómeno, debe considerarse como un arbitraje ante el pretor”.

    De este modo, los sostenedores de esta corriente encuentran en la litis contestatio la celebración de un contrato por virtud del cual las partes convienen someter sus diferencias a la decisión judicial.

    Obviamente esta teoría no resiste el más somero análisis y ha bastado para impugnarla el señalamiento de que el demandado viene al Proceso aun contra su voluntad o bien que el Proceso no pierde su eficacia por la rebeldía del demandado a comparecer, lo que no acontecería si el Proceso fuera el resultado de un acuerdo de voluntades.

  • El Proceso como Cuasicontrato. De Guenyveau procede por exclusión afirmando que como la litis contestatio no presenta el carácter de un contrato, puesto que no hay libre consentimiento de las partes, ni el de un delito o cuasidelito, puesto que las partes no hacen otra cosa sino usar de un derecho, sin violentar los derechos de otros, el Proceso viene a ser entonces un cuasicontrato. Las críticas contra la doctrina que trata de explicar al Proceso asemejándolo a un contrato son válidas para impugnar ésta, además de que, los expositores de esta teoría olvidan que ya desde el Código Napoleón se reconoce a la ley como una quinta fuente de obligaciones y es de ella de donde emanan las obligaciones que en el Proceso se generan.

  • El Proceso como Relación Jurídica. Esta tesis es la que ha tenido mayor difusión y aceptación entre los tratadistas del derecho procesal.

  • La primera enunciación sistemática de esta doctrina se debe a Bulow y desarrollada posteriormente por Kohler y Wach, sin descartar el hecho de que los trabajos de Hegel fueron el antecedente de la exposición de Bulow; por ésta razón es que la tesis se conoce como doctrina alemana del proceso.

    El análisis de la tesis requiere un examen somero del concepto de la relación jurídica entendida por Rojina Villegas como ligamen de sujetos, supuestos, consecuencias y objetos que aparecen simplemente enunciados en las normas jurídicas y a virtud de cuya vinculación es posible poner en movimiento el Proceso Jurídico. Entendamos entonces por relación jurídica procesal el ligamen, vínculo o articulación que une entre si a los distintos sujetos del proceso, así como sus poderes o deberes, respecto a los diversos actos procesales, como lo expone Couture y quien al respecto agrega “Se habla, entonces, de relación jurídica procesal en el sentido apuntado de ordenación de la conducta de los sujetos del Proceso en sus conexiones recíprocas; al cúmulo de poderes y facultades en que se hallan unos respecto a los otros”.

    Punto de desacuerdo entre los tratadistas es el modo en que esta relación jurídica se constituye; así para Kohler la vinculación se da sólo entre actor y demandado recíprocamente.

    En cambio Helwig sostiene que la relación debe comprender al juez quien dirige el Proceso y al cual se dirigen las partes, de modo que la relación debe expresarse en forma angular y no lineal.

    Finalmente, ya Bulow y después Wach enseñaban que la relación jurídica procesal es trilateral, puesto que los sujetos procesales juez, actor y demandado quedan ligados entre sí en forma triangular.

    La naturaleza jurídica del proceso entendida como relación jurídica significa el vínculo establecido entre el juez, actor y demandado, por ello se le califica como trilateral y tiene, además, la característica de ser autónoma, de derecho público, complejo, dinámica o progresiva, unitaria y con un objeto propio.

    La relación jurídica procesal es autónoma e independiente de la relación jurídica sustancial, la cual sólo vincula las partes, actor y demandado, más no al juez.

    La relación jurídica procesal está regida por el derecho público porque el procesal se ubica en el sector de este derecho; en cambio la relación sustancial está regida por el derecho privado.

    La complejidad es característica de la relación jurídica procesal, toda vez que se integre con una serie de facultades, obligaciones y cargas procesales que hacen posible el Proceso mismo.

    La relación jurídica procesal es progresiva por cuanto que se mantiene y desarrolla a lo largo de los actos procesales del juez y las partes, hasta su culminación en la sentencia.

    El objeto de la relación jurídica procesal es la relación de la norma jurídica abstracta, mediante la cual se resuelven las pretensiones antitéticas de las partes.

  • El Proceso como situación jurídica. Es la doctrina expuesta por Goldshmidt, y surgen de la crítica que formula en contra de la tesis anterior, a la cual juzga de una total inutilidad científica. Goldshmidt sustenta su doctrina en tres aspectos importantes.

  • En primer término, los llamados presupuestos procesales, como la capacidad de las partes, la competencia del juez, etc., no son condiciones de existencia de una relación jurídica procesal, sino de pronunciamiento de una sentencia de fondo válida.

    En segundo lugar, no puede hablarse de que por virtud del proceso se generen los derechos y obligaciones entre las partes y el juez, sino cargas procesales, posibilidades o expectativas de derecho, que tienen su origen en la relación de derecho público existente entre el Estado, el órgano jurisdiccional y los individuos.

    Señala que el deber del juez al decidir la controversia no es de naturaleza procesal sino constitucional.

    El proceso viene a ser, no una relación sino una situación jurídica, entendida como “el estado de una persona desde el punto de vista de la sentencia judicial, que se espera con arreglo a las normas jurídicas”.

    Para comprender esta teoría es necesario señalar lo que Spengler dice, se pregona la necesidad se subsistir la justicia estática romana por una justicia dinámica, influyó en Goldshmidt quien llega a sostener que en tiempo de paz el derecho es estático pero con la guerra éste se pone en la punta y entonces queda reducido a un conjunto de posibilidades cargas y expectativas, semejante cosa ocurre en el proceso.

    En síntesis, el planteamiento del litigio imparta entonces un estado de incertidumbre, el derecho se reduce a la promesa de una sentencia favorable o a la amenaza de una sentencia desfavorable. La situación jurídica, dependerá de la previsión y actuación de las partes en el proceso.

    Esta teoría ha sido objeto de numerosas críticas, en el sentido de que la tesis no describe al Proceso tal como debe ser técnicamente, sino como resulta de sus deformaciones en la realidad; que el Proceso es, un conjunto de situaciones jurídicas que hace perder al juez la condición que realmente le corresponde en el Proceso; que hace perder la visión unitaria de lo procesal en su integridad; que la situación o conjunto de situaciones es lo que constituye, la relación jurídica.

    Pese a las críticas formuladas, la doctrina es el punto de partida del estudio detenido de los conceptos de carga procesal, y su diferencia con la obligación procesal, como la diferencia entre acto procesal y negocio jurídico.

  • El proceso como entidad jurídica compleja. Foschini afirma que la primera característica del Proceso es la pluralidad y estrecha coordinación de los elementos que lo integran y procede a su examen desde los puntos de vista normativo, estático y dinámico.

  • Contemplado el proceso, dice, desde el punto de vista normativo, se percibe como una relación jurídica compleja.

    Examinando desde el punto de vista estático, el proceso se nos revela como una situación jurídica compleja.

    Por último, el examen del Proceso desde el punto de vista dinámico, éste viene a construir un Acto jurídico complejo.

    Esta teoría no aporta nada nuevo.

  • El proceso como institución. Jaime Guasup toma el concepto del Derecho Administrativo y lo traslada al Derecho Procesal, ya que bajo su punto de vista éste no está constituido por una relación jurídica, sino por una pluralidad de relaciones jurídicas, cuantos correlativos deberes y derechos se dan el Proceso, de modo que la teoría que explica al Proceso como relación jurídica debe rechazarse no por inexacta sino por insuficiente; la multiplicidad de relaciones jurídicas debe reducirse a una unidad superior que se encuentra en la figura jurídica de la Institución.

  • En el derecho Administrativo se entiende por Institución “Una organización jurídica puesta al servicio de una idea” y tiene como elementos: una idea objetiva, y un conjunto de voluntades que se adhieren a esa idea para lograr su realización.

    En el campo del Derecho Procesal y, específicamente a la comprensión del Proceso, encontramos que la idea objetiva esta constituida por la justicia, idea a la que se adhieren las voluntades de los sujetos procesales, con el propósito de lograr su realización.

    Explicado así el Proceso, Jaime Guasp le asigna las siguientes notas.

    Primera. En cuanto al tiempo, el Proceso es una realidad jurídica permanente, por cuento que no se agota ni deja de existir sino que perdura indefinidamente.

    Segunda. Tiene un carácter objetivo, responde a un esquema que no cabe alterar a las partes que en él intervienen.

    Tercera. El proceso implica una jerarquización. Los sujetos que intervienen en el Proceso se encuentran colocados en planos desiguales.

    Cuarta. La adaptabilidad. El proceso se adapta a las circunstancias de cada Proceso concreto.

  • Proceso y procedimiento. Distinción y relación.- Proceso y procedimiento son dos vocablos que provienen de una etimología común: Procedere que significa avanzar, pero su distinción es útil no sólo desde el punto de vista científico sino aun del práctico.

  • Proceso, es hacer referencia a una serie concatenada de actos jurídicos del juez, de las partes y aun de terceros, ejecutados todos con la finalidad de solucionar un litigio.

    En cambio cuando acudimos a un procedimiento estamos haciendo referencia a formas de actuar o maneras de hacer ciertas cosas.

    Carlos Cortés Figueroa afirma que el vocablo Proceso hace referencia a un puro concepto que difícilmente puede ubicarse en el tiempo y el espacio. Por el contrario, el procedimiento viene a constituir el hacer concreto en que se “materializa” o “actualiza” el Proceso.

    Si el Proceso se desenvuelve a través de procedimientos, éstos pueden referirse a una fase del mismo y así se dice “Procedimiento probatorio”.

    Si bien todo proceso requiere de un procedimiento que sea su expresión, los procedimientos no hacen referencia necesariamente a un Proceso sino a una fase de este.