Naturaleza de las imágenes

Vista. Percepción de objetos. Elementos morfológicos, dinámicos y escalares de la imagen. Color. Temporalidad. Textura

  • Enviado por: Santos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Efectos de deformación con Volume Select
Efectos de deformación con Volume Select
En este curso aprenderemos a crear un barco navegando por un mar con oleaje y a simular la pisada de un vehículo...
Ver más información

Mapeado UVs y Unwrella para Maya
Mapeado UVs y Unwrella para Maya
En este curso de Mapeado UVs y Unwrella para Maya aprenderemos los conceptos de mapeado UV en modelos orgánicos...
Ver más información


UNIDAD 2 La naturaleza de la imagen

La percepción de los objetos

La percepción está condicionada por el aprendizaje previo que tengamos de los objetos. Todas las percepciones comienzan en los ojos, perdiéndonos así tener una mayor capacidad de recuerdo de las imágenes antes que de las palabras.

Hay varios factores que influyen en la percepción, como son:

la agrupación, tendemos a organizar los elementos que percibimos en torno a conjuntos significativos organizados, tenemos varias formas de agrupar:

- proximidad

- por semejanza

- por continuidad

- por simetría

percepción figura-fondo, percibimos los elementos separados del fondo, aunque también podeos tener la percepción contraria, percibir el fondo como figura.

percepción de contorno, el contorno es precisamente lo que nos hace distinguir o separar la figura del fondo. Esta marcado por un cambio de color

pregnancia, tendemos a rellenar aquellos huecos de información que nos faltan para completar el objeto completo

Elementos morfológicos de la imagen

Los elementos morfológicos de la representación son aquellos que poseen una naturaleza especial. Aunque lo mas pertinente en ellos sean sus características formales, son entre todos los elementos de la representación los únicos que poseen una presencia material y tangible en la imagen.

EL PUNTO

Es el elemento icónico mas simple; sin embargo, su simplicidad no debe servir para ocultarnos la influencia plástica de éste y otros elementos similares. Al analizar los elementos mas simples, comprobamos que lo verdaderamente simple no existe.

Esta simplicidad les da una naturaleza que trasciende a la propia materialidad del medio de representación en el que se expresan a la forma misma de esa expresión.

El punto no necesita estar gráficamente representado para que su influencia plástica se haga notar. El centro geométrico de una superficie es un punto que aunque no esté señalado físicamente condiciona el espacio del plano.

Las propiedades que definen al punto como elemento plástico son: la dimensión, la forma y el color. Sus dimensiones físicas no son un factor decisivo. En lo que se refiere a la forma y el color que pueda adoptar este elemento lo mas notable es su capacidad de variación.

Al situar un elemento puntual sobre el plano de la representación, se crean tensiones visuales que dependen de su ubicación, aunque alguna de las propiedades antes indicadas, puede dinamizar la composición al producir un fuerte contraste.

El punto posee un poder de constitución en algunos tipos de imagen.

Un punto central estabiliza la composición al coincidir el centro geométrico del plano original con el estimulo visual. En una ubicación menos ambigua la tensión decrece sobre todo si el punto no se encuentra sobre alguno de los principales ejes estructurales del plano original

LA LINEA

Es un elemento visual de primer orden. Sus usos en la comunicación visual son infinitos.

Las funciones significativas plásticas de este elemento son básicamente:

La capacidad de la línea para crear vectores de dirección que aportan dinamicidad a la imagen, los vectores direccionales, creados mediante líneas o por cualquier otro procedimiento, condicionan la dirección de lectura de la imagen. Una línea separa dos planos entre si, en esta separación de planos, no es la línea el único agente que interviene, tal separación puede conseguirse mediante el contraste cromático.

Otra función de este elemento es la de dar volumen a los objetos bidimensionales mediante el sombreado, que se consigue superponiendo líneas curvas casi tangentes a la línea del contorno.

Existen básicamente tres tipos de líneas:

- línea objetual, que se percibe como un objeto unidimensional. Aquí la línea no es un componente mas de la imagen, sino que constituye la propia materialidad de ésta.

- línea sombreado, que como ya se ha dicho, forma tramas que sirven para dar volumen a los objetos y aportar profundidad al plano e la representación.

-línea de contorno, en muchas imágenes este tipo de línea constituye su definición formal. Este procedimiento se comienza a olvidar en el renacimiento con la utilización del sfumatto

EL PLANO

El termino plano se presta a muchas interpretaciones. Mediante esta palabra uno puede referirse al plano de la representación que es un espacio físico, normalmente identificado con el soporte de la imagen.

El plano, como elemento icónico, tiene una naturaleza absolutamente espacial. No solo queda ligado al espacio de la composición, sino que, implica otros atributos como los de superficie y bidimensionalidad, por lo que se representa asociado a otros elementos superficiales como el color o la textura. Los planos son elementos idóneos para fragmentar el espacio plástico de la imagen.

La propiedad mas notable de este elemento es su capacidad de codificar bidimensionalmente todas las características morfológicas de un objeto.

En la historia de las representaciones visuales hay manifestaciones plásticas en las que el plano se ha constituido como el elemento mas relevante (cubismo y fauvismo).

LA TEXTURA

Es también un elemento morfológico superficial y por ello normalmente asociado al color y en ocasiones al plano. Diferentes puntos de vista:

Para Molí-Nagy, un material se define en función de cuatro elementos: estructura, textura, aspecto superficial y agrupamiento masas.

Para Knobler, al constatar la dificultad para aislar algunos elementos plásticos individuales en multitud de imágenes

Dondis, al referirse a la textura dice: está relacionada con la composición de una sustancia a través de variaciones en la superficie material.

Kepes, gracias a la fotografía, el hombre y el pintor han descubierto infinitas variedades texturales que han ido aportando progresivamente a sus obras

Lo mas destacable de la textura como elemento plástico es que en ella coexisten unas cualidades táctiles y ópticas. La textura tiene dos dimensiones básicas: una perspectiva y otra plástica. Es pues, junto a la luz, el elemento visual necesario para la percepción espacial, y la visión en profundidad depende además de ella en gran medida.

La dimensión plástica de las texturas no es menos importante, ya que el aspecto superficial que presentan muchos objetos e imágenes influyen en el resultado visual.

EL COLOR

Con el estudio del color nos introducimos en una de las mas complejas naturalezas plásticas entre las de los elementos morfológicos.

¿Qué es el color? Con frecuencia, se responde que es una forma de energía luminosa, o que constituye uno de los atributos de definición de los objetos. Existen dos naturalezas cromáticas distintas, el color pigmento y el color luz.

Dimensiones objetivas de la experiencia cromática

El color es, ante todo, una experiencia sensorial. Para producirse requiere, básicamente tres elementos: un emisor energético, un medio que module esa energía y un sistema receptor especifico.

Las tres fuentes de la experiencia cromática son: la luz, la superficie de los objetos y la retina. No es posible definir el color sólo en función de una de estas tres fuentes.

El ojo humano es sensible a determinadas longitudes de onda del espectro de energía electromagnética (entre 400 y 700 nanometros). En esta banda visible del espectro están comprendidas todas las variedades cromáticas de la luz, que pueden ser observadas haciendo pasar un rayo de luz blanca a través de un prisma.

La longitud de las ondas luminosas y su amplitud son las magnitudes que definen un color físicamente; el matiz de un color coincide, mas o menos, con un cierto valor de longitud de onda, peor éste puede variar. El brillo normalmente se corresponde con la intensidad y también de la sensibilidad de la retina ante determinadas longitudes de onda.

La saturación, que indica la cantidad de luz blanca que posee un color, aunque vulgarmente se la utilice para indicar su pureza.

Un color queda definido a partir del matiz, el brillo y la saturación, las tres propiedades en las que se basa la experiencia cromática.

La apariencia que algunos de estos colores presentan es muy similar, algunos parecen ser el resultado de la combinación de otros. Los colores primarios de naturaleza lumínica son el rojo, el verde, y el azul, y sin embargo los que mezcla un pintor en su paleta son el rojo, azul y amarillo.

Para Hering, los colores primarios son cuatro, y están asociados en dos parejas: rojo/verde y azul/amarillo. Las que hay que añadir la pareja blanco/negro.

Esta actividad alternativa de los colores de cada pareja encuentra una posible justificación en el fenómeno de las post imágenes.

Funciones plásticas del color

El color es un elemento morfológico de la imagen, su presencia material y tangible en la composición le confiere, objetivamente, ese atributo. Estas dos propiedades generales del color, como elemento espacial, reúnen sus principales funciones plásticas.

1. El color, como todo elemento morfológico, contribuye a la creación del espacio plástico de la representación, el cual puede tener una naturaleza tridimensional dependiendo de cómo se emplee este elemento.

2. El color, además de contribuir activamente en la construcción del espacio de la representación, lo articula en diversos términos, en los que este se organiza

3. La naturaleza cromática no puede reducirse a lo espacial, aunque el color sea un elemento fundamental en la definición morfológica de los objetos o de sus imágenes. El color es un elemento idóneo para crear ritmos dentro de la imagen. El ritmo es uno de los tres elementos dinámicos de la imagen

4. la característica dinámica del color es el contraste. La importancia de este hecho trasciende a su formulación como una mas de las funciones plásticas. Téngase en cuenta que la forma es posible gracias al contraste lumínico o cromático

Elementos dinámicos de la imagen

La realidad tiene por encima de todas sus características una predominante: la dinamicidad. La naturaleza dinámica de la imagen esta intimamente asociada al concepto de temporalidad. El movimiento no es pertinente en este tipo de imágenes, ya que no se da en ellas una representación real del mismo.

Concepto de temporalidad

En una aproximación al concepto de temporalidad, podría definirse éste como la estructura de representación del tiempo real a través de la imagen. La sucesión no tiene capacidad de crear estructuras de significación porque no implica un orden sintáctico, tan solo existe un orden lineal. Por ejemplo, uno de los elementos dinámicos de la imagen, el ritmo, esta asociado a la temporalidad.

La imagen si es capaz de crear estructuras temporales y por tanto de producir significación. Hay dos formas de temporalidad icónica que originan dos tipos de imágenes diferentes: las secuénciales y las aisladas. Las primeras como su nombre indica, se basan en una estructura temporal de secuencia; el orden temporal de las imágenes aisladas esta basado en la simultaneidad

En el esquema la dimensión temporal de cada elemento y su capacidad de significación se desvanece en el momento en el que este desaparece, mientras que en la estructura temporal de la imagen, un elemento encuentra su valor significativo en el conjunto de las imágenes de la secuencia.

En lo que se refiere a esta segunda suposición, es evidente que todo tipo de imágenes posee una capacidad total de significación de acuerdo con su naturaleza. Es cierto que existen imágenes más útiles que otras para cumplir ciertas funciones; por ejemplo, si de lo que se trata es de contar visualmente una historia en la que existen diversas acciones que suceden en tiempo y espacios diferentes, la imagen estructuralmente más sencilla, seria la secuencial, ya que su naturaleza es fundamentalmente narrativa. Si por el contrario, el propósito que debe cumplir la imagen es el de expresar, el tipo de imágenes que con mayor coherencia cumplirían dicho propósito serán las aisladas debido a que su naturaleza básicamente es descriptiva.

Con respecto a la primera cuestión, si una imagen extraída de una secuencia poseerá la misma significación que una aislada, la respuesta es negativa, ya que las formulas de composición de ambos tipos de imágenes son diferentes, siendo la razón de esta diferencia de carácter espacial

En las imágenes aisladas, el espacio es permanente y cerrado, por lo contrario en las secuénciales, el espacio es cambiante y además se prolonga mas allá de los limites del cuadro.

Si la intención del creador de la imagen es que esta posea un carácter dinámico, una de las formulas para conseguirlo es el contraste.

Si se opta como formula dinamizadora por el contraste entre dos elementos, estos han de estar dentro de un mismo marco espacial.

Los vectores de dirección que se crean entre los elementos morfológicos de una imagen aislada dan un carácter unitario a la composición, del mismo modo que estas direcciones se lo dan al conjunto de imágenes que forman una secuencia, pero si una de estas imágenes se extrae del contexto, las direcciones en ella contenidas carecerán de sentido.

La perdida de significación de una imagen secuencial destemporalizadad (extraída de la secuencia) es bastante variable dependiendo, una vez mas, de la formula de composición que se emplee en la representación.

La temporalidad por simultaneidad es la más interesante, ya que es la temporalidad propia de la imagen aislada. Por diferentes razones hay que excluir la temporalidad por secuencia, ya que ésta se basa en la ordenación de diferentes espacios que configuran en su conjunto una estructura espacial variable. Al poseer la imagen aislada un espacio único y permanente, debe existir una tercera formula temporal.

La explicación mas cabal para fundamentar la simultaneidad temporal de las imágenes aisladas es la presencia en las mismas de los elementos dinámicos, los cuales están asociados a dicha temporalidad. Estos elementos no crean una estructura temporal progresiva, para ello necesitan ser activados, y esta función es la que cumplen los elementos dinámicos de la imagen: el movimiento, la tensión y el ritmo.

Es evidente que la estructura temporal de una secuencia de imágenes hace referencia también a diversos espacios, el tiempo nunca existe por si solo.

El formato de la imagen es un factor que afecta a la temporalidad de ésta. El formato no crea una mayor o menor temporalidad, sino dos formas de la imagen. El formato marca los limites del espacio físico donde debe construirse ese otro espacio imaginario en cuyo seno se manifiestan las relaciones plásticas originadas por los elementos icónicos que en el se hayan. El formato es pues el primer factor que condiciona las relaciones espaciales de los componentes de una imagen.

El ritmo es otro de los factores de los que depende la temporalidad de una imagen, independientemente de que ésta sea aislada o secuencial. El ritmo de la imagen posee una naturaleza similar al de la música.

Las direcciones producen también temporalidad en la imagen; éstas pueden ser de escena o de lectura. Es evidente que son las direcciones de escena las responsables de las de lectura y a su vez, constituyen en muchas imágenes el mecanismo del que depende la objetivación del orden compositivo de los elementos plásticos.

En una imagen móvil, por ejemplo, las direcciones de escena pueden ser creadas por el propio movimiento de un objeto, en este caso la temporalidad que implica la dirección dependerá de un elemento dinámico.

En la imagen aislada, toda posibilidad de crear direcciones dentro de la escena pasa por la ordenación de los elementos espaciales contenidos en la misma escena.

LA TENSION

La tensión es la variable dinámica de las imágenes fijas. El primer error seria confundir una imagen fija, con una fase congelada en el tiempo real, que es dinámico por naturaleza. La tensión siempre es producida por los propios agentes plásticos encerrados en la composición.

Otro camino equivocado para buscar un mayor dinamismo en este tipo de imágenes seria desequilibrar la composición plástica. Es sabido que el equilibrio estabiliza composiciones y que se produce una cierta energía manifestada como una tensión dentro de la imagen. El cálculo vuelve a ser erróneo porque una composición estable no quiere decir que no posea energía, sino que las fuerzas producidas se contrarrestan unas con otras.

En las composiciones de equilibrio imperfecto, las formas no se estabilizan en la ubicación que le corresponde, sino que se muestran como si fueran a trasladarse a localizaciones mas adecuadas. La tensión la crean los propios agentes plásticos presentes en la composición:

Las proporciones, como regla general puede afirmarse que toda proporción que se perciba como una deformación de un esquema más simple, producirá tensiones dirigidas al restablecimiento del esquema original.

La forma, las formas irregulares son las más dinámicas. Dentro de este tipo de formas, la tensión se produce en las partes menos consistentes de los objetos o sus imágenes

La orientación, dos son los hechos fundamentales en este sentido, que producen dinamismo en la gran mayoría de las imágenes fijas:

- la oblicuidad se separa de la orientación principal (horizontal y vertical) propia de los estados de reposo y estatismo.

- en todas las representaciones en perspectiva central, la oblicuidad siempre esta presente en la representación de la tridimensionalidad.

El contraste cromático, el color posee propiedades intensivas y cualitativas. En función de esta doble posibilidad de variación muchas imágenes, sobre todo dentro de la pintura, basan su dinámica en la tensión que produce el contraste cromático

La sinestesia, fundamentalmente acústicas y táctiles, presentes en algunas imágenes son, a veces, la causa que produce tensión.

EL RITMO

El ritmo, como elemento dinámico, solo se puede percibir intelectualmente, es lógico afirmar que se trata por tanto de una abstracción. La mayoría de las veces se confunde este elemento con sus efectos. En este sentido, la naturaleza del ritmo y la tensión se encuentran ligadas a la experiencia del observador.

Existen dos especies de ritmos posibles: el ritmo homogéneo, estático, completamente regular, y el ritmo asimétrico, con olas de fondo inesperadas.

El ritmo solo existe en la medida que pueda ser percibido y conceptualizado y la conceptualizacion es evidente que requiere estructuras que posibiliten el reconocimiento. La percepción del ritmo nace de la propia percepción de su estructura y de su repetición.

En todo ritmo existen siempre dos componentes: la periodicidad, que implica la repetición de elementos o de grupos idénticos de éstos, y la estructuración, que es muy variable y puede incluir desde la repetición de grupos de elementos a lo que se denomina grupo libre

Siempre que exista ritmo en una composición especial fija, esta se encontrara jerarquizada en cuanto a sus componentes. Cualquier elemento plástico es capaz de crear relaciones rítmicas dentro de una composición espacial fija.

Elementos escalares de la imagen

LA DIMENSION

En nuestra realidad la dimensión es uno de los factores clave de definición de las cosas y de la propia naturaleza; podría decirse que el último atributo de un objeto es su tamaño. El tamaño en la imagen es mucho menos uniforme y este hecho confiere a este elemento y a sus posibilidades de variación un valor plástico nada superficial.

Hay que tener en cuenta su relación con el proceso perceptivo, manifestada a través de la constancia de tamaño. La disminución del tamaño relativo de un objeto al aumentar la distancia, es un principio psicofísico absolutamente demostrado.

La mayor parte de las imágenes fijas son bidimensionales y en su mayoría su espacio pretende ser tridimensional utilizando para ello cualquier opción representativa basada en la proyección

El gradiente de tamaños dentro de la composición es el recurso más simple para sugerir esa profundidad que físicamente la imagen no tiene.

La dimensión es, en cualquier clase de imagen, un factor que afecta de manera notable al peso visual. Knobler la cita junto a la estructura y el color como responsable de dicho peso visual

EL FORMATO

El formato es el elemento escalar por excelencia. La naturaleza que define la estructura de relación de una imagen se pone de manifiesto en el formato como en ningún otro elemento, ya que este supone una selección espacio-temporal. El formato es el primer elemento icónico condicionante del resultado visual de la composición.

El formato de una imagen viene definido por la proporción que existe entre sus lados. La opción plástica que supone elegir un formato u otro, es similar a la de cualquier elemento icónico o formula de composición de la imagen, sin embargo en algunas imágenes esta opción viene limitada por los procesos industriales de fabricación del material sensible.

La cultura visual del ciudadano medio se esta haciendo cada vez mas uniforme en un sentido estrictamente formal. Es lógico pensar que una imagen horizontal sea tomada como normativa y que otra vertical suponga una trasgresión visual. El formato se convierte en el gendarme de los elementos icónicos. Las proporciones del formato condicionan de manera importante la composición de la imagen.

Pero el formato no siempre se impone al resto de los factores de la composición, en ocasiones es el elemento afectado. En cada una de estas iconografías puede hablarse de un formato normativo, una especie de formato que se ha convertido en el devenir de la sucesión representativa de la imagen.

LA ESCALA

Este es sin duda el elemento escalar mas sencillo, y pese a su sencillez es imprescindible para el conocimiento y comprensión visual, dado que es el procedimiento que posibilita la modificación de un objeto sin que se vean afectados sus rasgos estructurales ni cualquier otra propiedad del mismo, excepto su tamaño.

La constancia de tamaño puede explicarse en función de la escala, ya que se esta la que permanece constante y no el tamaño de los objetos