Narrativa renacentista

Siglo de Oro de la literatura española del Renacimiento. Novela picaresca y prosa. Lazarillo de Tormes. El Buscón. Don Quijote de la Mancha

  • Enviado por: Neconocoro
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 24 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


TRABAJO

DE

LITERATURA

Narrativa renacentista

Realizado por:

ÍNDICE

Pág.

1.El Lazarillo de Tormes ............................3

Anónimo

2.El perro del hortelano .............................6

Lope de Vega

3.El Buscón ................................................10

Francisco de Quevedo

4.Don Quijote de La Mancha (1-20) ........19

Miguel de Cevantes

LAZARILLO DE

TORMES

ANÓNIMO

Tratado primero

Lázaro se llama así porque nació en el río Tormes en Salamanca. Su madre es viuda, estuvo con otro y tuvo otro hijo, el cual era hermano de Lázaro, este marido también falleció. Lázaro y su madre sacaron lo mejor posible la familia adelante y sobre todo a su hermano pequeño, Lázaro abandono a su madre para irse con un ciego. El muchacho apreciaba mucho al ciego, entonces el último se lo llevo porque veía en el un buen mozo. Lázaro le hacía muchas perrerías, pero luego el ciego le contestaba con golpes y se lo sanaba con vino.

Un día el ciego al saltar un río se pegó un porrazo con un poste. La gente que lo vio fue a socorrerle, por eso el muchacho se marchó de la compañía del ciego, debido a la pobre alimentación que le daba.

Tratado segundo

Lázaro después de marcharse con el ciego. Se va con un clérigo, con este al igual que con el ciego pasa mucha hambre. El clérigo contaba una y otra vez los panes por si lázaro cogía alguno. Entonces el muchacho al ver que los panes se guardaban en un arcaz, se hizo con una misma llave.

Al ver que eso no funcionaba empezó a hacer agujeros al arcaz, simulando que había ratones y entonces el mozo desmigaba el pan y se lo zampaba. El clérigo se lo creyó hasta que se hartó y tapó los agujeros, pero Lázaro se siguió saliendo con la suya hasta que su amo decidió echarle de la iglesia aquejándole de que ya no pintaba nada allí.

Tratado tercero

Después de todo lo anterior sigue buscando amo, se topa con un escudero, este lo acepta como servidor y el mozo le da las gracias a Dios por haber encontrado amo. Este dueño no era como los anteriores le daba alimento, techo y cama. Lázaro estaba muy a gusto con el escudero, éste le contó porqué se había marchado de su tierra y lo que poseía, que era un solar y palomar derrumbado.El escudero quería vender la casa en la que vivía Lázaro y él porque la encontraba muy triste y desalojada.

A todo esto llega un viejo y una vieja para pedirle que le alquile la casa y la cama respectivamente. El escudero acepta a cambio de doce o trece reales. El escudero fue a cambiar lo que le habían dado los viejos por castellanos de oro, les dijo que ahora volvería, pero esto no ocurrió y no se volvió a ver más al escudero dejando solo a Lázaro y a los viejos sin dinero.

Tratado cuarto

Lázaro después de lo que le ocurrió con el escudero se encomienda con un fraile de la merced, este lo que hizo fue darle unos zapatos que le duraron ocho días, por esto y por otras cosas que no quería contar abandonar al fraile.

Tratado quinto

Después Lázaro se marcha con un buldero, con éste siempre va de pueblo a pueblo contando bulas y arrastrando a mucha gente para que se creyeran en las bulas. Todos no les creían pero al final siempre le daban la razón al buldero. Y a las gentes que intentaba distorsionar la verdad de las bulas, lo ponían por falsante y embustero. Hasta que Lázaro se hartó de tantas mentiras y se marchó después de cuatro meses, a pesar de que le daban bien de comer.

Tratado sexto

Lázaro se topó con un capellán, éste le dio al mozo un trabajo que consistía en pregonar y vender agua. Cada día le daba al amo lo que ganaba que eran treinta maravedís, excepto los sábados que las ganancias eran para el muchacho.

Al cabo de cuatro años cuando ahorró lo suficiente se compró ropa nueva y abandonó al capellán.

Tratado séptimo

Lázaro se va con un alguacil, al ver que éste pasa por muchos peligros decide abandonarle. Entonces Lázaro tuvo suerte porque consiguió un trabajo digno de pregonar vinos. Después de esto conoce a la hija de San Salvador, con esta contrae matrimonio y vive muy feliz a pesar de que existan malas lenguas en su contra.

José Manuel Arancón García.

EL PERRO DEL

HORTELANO

LOPE DE VEGA

Acto primero

Aparece Teodoro con una capa guarnecida de noche y le dice a Tristán que huya del lugar, se van y a su vez entra tras ellos Diana, condesa de Belflor. Empieza a dar voces diciendo si no estaba allí alguien y entonces salió Fabio y le pregunta que es lo que pasa y Diana le dice que dos hombres han salido corriendo. Fabio sale a la búsqueda de estos dos hombres. Octavio escucha las voces de Diana, pero no se lo creía y la condesa le reprocha que está siempre por ahí y que en su casa andan hombres a cualquier hora. Diana le dice a Octavio que se acueste y la deje tranquila. Después llega Fabio y dice que no ha visto a nadie. Diana le dice las señas que había visto y critica a Fabio de sus “hermosas dueñas” ( falta de valor del servicio de su casa). Fabio camina y saca a lo oscuro del portal la espada, se presenta ante la condesa y le comunica que la espada es para matarlos.

Sale Octavio y le dice a la mujer que tiene muchos galanes detrás de ella esperando a casarse.

A todo esto Diana le comenta a Fabio que uno de los hombres llevaba sombrero de plumas y que vaya a por él. Fabio se va diciéndole a Diana que va con luz de encontrarlo. Octavio comienza a hablar con Diana sobre ese caso y ésta le pregunta a Octavio si sabe alguna cosa más, y Octavio le contesta que no. Fabio llega y le enseña el sombrero a Diana con las plumas y Octavio que estaba allí junto con la condesa llegan a la conclusión de que era un ladrón. Fabio dice que las plumas es el símbolo para resolver el enigma. Octavio habla con Diana y le cuenta que esté tranquila y que tiempo habrá para resolverlo. Diana manda a Fabio y a Anarda que la dejen sola. Diana llama poco después a Dorotea.

Diana le pregunta que quién pasea por la calle, y ésta le responde que el marqués Ricardo y a veces el conde Panís. Diana comienza a preguntar a Anarda, a Dorotea y a Marcela si habla con ellas algunos de estos hombres. Anarda le confiesa que Marcela tiene unos amos, y éste viene a su casa para buscar a Marcela. Anarda le dice a Diana que éste hombre no es de fuera de casa y Diana llega a la conclusión de que es su criado Teodoro. Diana llama a Marcela y le dice que si le parece bien que un hombre entre en su aposento para hablar con ella. Diana le dice también a Marcela que si quiere que trate con él del tema y ésta acepta rápido y con alegría. La condesa de Belflor le cuenta que ayudará a los dos pero que no podía dejar el puesto que tenía. Diana le ordena que se vaya y cuando sale, Anarda y Dorotea cuestionan a Marcela. Diana cuando está sola comienza a pensar en la envidia que le da. Salen Teodoro y Tristán hablando, diciéndole el último al primero que menos mal que no lo averiguaron. Teodoro le pide a Tristán ayuda para ver como puede escapar del peligro y éste le contesta que dejando de amar a Marcela. Por ello, Teodoro vuelve a pedir ayuda a Tristán para olvidar su amor.

Diana llama a Teodoro y comienza a hablar con él sobre su amor con Marcela, la condesa le pide que siga con su amor y llama a Tristán para que le ayude. Fabio, después, llega a la casa y comienza a dar la noticia de que el marqués Ricardo había llegado. Ricardo habla con Diana para ayudar a Teodro y le dice lo que tiene que hacer. El enamorado Teodoro llega más tarde y dice que ya lo ha hecho todo.

Diana no se lo cree y le pide la carta ( que le ha escrito Teodoro a Marcela ), después de leerla, se lo cree. Teodoro se va.

A continuación sale Marcela y comienza a hablar con su romeo de lo que le dijo Diana. Éste le cuenta que le dijo que se casara y está se queda pálida. Dorotea le da una llave a Marcela para que se encierre en su cuadra y allí haga sus cosas. Diana le dice a Teodoro que si quiere casarse con Marcela, pero éste no acepta.

Acto segundo

Está hablando el conde Federico con Leonido y le está contando Federico que le gusta una mujer ( la condesa de Belflor ). Salen Celio y Ricardo que comienzan a hablar de el amor entre Federico y Diana, además de los celos de el primero. Federico se encuentra con Diana y está nervioso por hablar con ella pero Leonido le dice que no sse corte.

Teodoro ve a la condesa y le saluda . Teodoro tras hablar con Diana se va y encuentra a Tristán donde entrañan un diálogo sobre su amor con Marcela.

Dorotea aparece ante Marcela para comunicarle de que Teodoro estaba allí y a ésta le da mucha alegría. Teodoro comienza a hablar con Marcela hasta que la mujer le dice que qué pasó con la condesa de Belflor y que ella tenía mucho miedo de la verdad de el amor. Teodoro se siemte mal y se va de la vista de Marcela, diciéndole que el amor lo había dejado pero no la amistad.

Marcella llama a Tristán para contarle una cosa pero éste no le echa cuenta y se va también con su amigo Teodoro. Después entra Fabio y pregunta si allí estaba el secretario y a Marcela le cae muy mal esa pregunta porque se cree que se está riendo de ella. Dorotea se reúne con Fabio y le dice que aprovecha para entablar amistad y amor con Marcela ya que Teodoro se estaba alejando cada vez más de ella, pero Marcela no acepta y le dice que se vaya. Dorotea no entiende lo que hace Marcela y ésta le dice que no quiere ver a ninguno de los dos.

Dorotea y Marcela se van y se quedan sólas Diana y Anarda. Anarda le pide una explicación a Diana de despedir a los dos amores, Federico y Ricardo. La condesa le contesta porque uno es loco y otro necio. Diana le dice a Anarda que le gusta otro pero que no lo puede decir.

Teodoro llega, y se reúne con Diana. Ésta le pide ayuda para elegir con quién casarse o con su primo o con el marqués. Teodo no está muy seguro en aconsejarle pero le dice que le vendría mejor casarse con el marqués. Entonces Diana le dice a Teodoro que vaya a buscar y a pedirle las albricias.

Teodoro se reúne con Fabio y el primero le comenta que Diana ha elegido al marqués y que fuara a pedirle las albricias. Fabio se va a hacer ese recado. Tristán se reúne con Teodoro y éste le pregunta si era verdad lo de la condesa de Belflor y le contesta que sí. De repente sale Marcela y éste se ve ilusionado con Marcela. Ésta le comenta a Teodoro que por su desamor con ella ya no tenía casi nada que hacer otra vez, porque ella estaba medio casada con Fabio. Marcela se va, pero Tristán la retiene y le dice que se espere. Anarda y Diana llegan para ver como Marcela se reencuentra con Teodoro. Éste dice unas palabras que enamoran a Marcela, y , entonces, ésta no se quiere ir. Teodoro dice que la condesa es fea y se mete con ella para conseguir otra vez a Marcela, ésta se va y después Tristán, quedándose Diana, Anarda, y Teodoro. La primera le da un papel a Teodoro y le dice que escribe. Éste escribe todo lo que le dice Diana y al final le dice que ponga “para ti Teodoro”. Diana se va y vuelve Marcela. La última le dice a Teodoro que que es lo que le habían dicho y éste le dice que se tenía que casar Marcela con Fabio y ésta no se lo cree.

Entran Ricardo y Fabio y hablan con la condesa y con Marcela. Se van Ricardo y Fabio quedando la condesa sola hablando y pensando sobre Teodoro.

Fabio se reúne con Teodoro, y éste le cuenta que se vaya a decir que el casamiento de Federico estaba deshecho. Después se reúnen Teodoro y Diana, y el primero le dice que porque no la quiere y deja a Marcela, y éste le dice que no la quiere y deja a Marcela y éste le costesta que no y que después la mandaría a matar. Tristán llega y le da la noticia a Federico, después se reúne otra vez con Teodoro. Diana manda al final a Tristán para que le dé a Teodoro dos mil escudos para lienzos.

Acto tercero

Ricardo le dice a Federico si es verdad lo de los bofetones que le dio Diana a Teodoro por no aceptarle el amor y Federico le dice que si es cierto. Ricardo y Federico llegan a una conclusión en que deben de matar a Teodoro. Furio, Antonelo, Lirano y Tristán se ponen a beber mientras que Lirano le dice a Tristán le hace muchas cosas a Teodoro. Ricardo y Federico le preguntan a Tristán que si conoce a la condesa de Belflor y éste responde que sí, también le cuenta que tiene que matar a un criado de su casa ( Teodoro ), Tristán accede y corre a casa de Teodoro, pero no a matarle sino a avisarle de que lo quieren eliminar. Tristán se va y Teodoro se encuentra con Diana y le comenta lo del intento de asesinato de Teodoro. Teodoro se quiere huir a España y la condesa le aconseja que lo haga, que le ayudará con seis mil escudos.

Marcela va a hablar con Diana para que le deje marchar con su criado a España, pero la condesa le dice que se quede y se case con Fabio, pero ésta no acepta y se va.

Camilo y Ludovico quieren con Tristán ayudar a Teodoro para que marche a España. Entonces salen Ricardo y Federico y vuelven a comentar a Tristán la muerte de Teodoro. Teodoro va a partir para su destino y salen a su despedida Anarda, Dorotea y Diana ( la condesa ). Diana comienza a hablar con Ludovico y a preguntarle por su Fabio, pero Ludovico le dice que su hijo no es Fabio sino Teodoro y ésta se queda como una roca. Diana se queda sola con Teodora y se da cuenta de que no se va a España. A continuación Diana le pide el matrimonio y éste se lo concede. Fabio se casó con Marcela y Federico con Dorotea.

Álvaro López Pérez

EL BUSCÓN

FRANCISCO DE QUEVEDO

Libro primero

Capítulo primero

En que cuenta quién es y de donde

Pablos es de Segovia, su padre se llama Clemente Pablo, era barbero y se emborrachaba a menudo, su madre fue Aldonza de San Pedro.La gente del pueblo decían que no era cristiana vieja y que era puta, alcahueta y hechicera.

Clemente Pablo cuando hacía el lavatorio y levantaba la barbilla de los clientes, su hijo de siete años robaba el dinero de los bolsillos. Éste último murió de unos azotes en la cárcel, entonces su padre dice que Pablos es ahora es que tiene que robar, pero él decide ir a la escuela.

Capítulo segundo

De como fui a la escuela y lo que en ella me sucedió

Pablos fue a la escuela y se hizo muy amigo de Don Dieguito.Los niños de la clase le tenían envidia y comenzaron a meterse con él, con su padre y con su madre, diciendo que era puta. Pablos harto descalabró a uno. Un día iba Pablos y Don Dieguito, éstos se cruzaron con Poncio Aguirre y Diego le dijo a Pablos que le llamase Poncio Pilato, así lo hizo, y el señor salió tras él con un cuchillo, entonces Pablos se metió en la casa del maestro, se salvó de Poncio, pero no de unos azotes dados por el profesor.

Llegaron las Carnestolendas(fiesta en la cual se elige a un rey que se monta en un caballo para rebanar un pollo).Pablos hizo de rey, se montó en el caballo, el animal agarró una lechuga y se la tragó, las berceras(gente que vende lechugas) armaron tal revuelo que comenzó una nabal, al caballo le dieron en la cabeza y se cayó en un estercolero con Pablos encima.Al finar vino la justicia, apresó a las berceras y a algunos muchachos. Pablos lleno de mierda y a Don Dieguito descalabrado se les quitaron las ganas de ir más a la escuela.

Capítulo tercero

De cómo fui a un pupilaje, por criado de don Diego

Coronel

Don Alonso puso a su hijo y a su criado Pablos al servicio de Cabra, que era un criador de hijos de caballeros. Cabra tenía la cabeza pequeña, pelo bermejo, los ojos en el cogote, la nariz desfigurada y aplastada ...

Se hicieron criados y comían lo que dejaban los amos, una vez por no trabajar, dijeron que estaban estreñidos y como cabra es un tacaño, no compraría medicinas y se quedarían en cama y no trabajarían.

Pero Cabra llamo a una vieja de sesenta años y preparó una melicina para lavar el estómago que se introducía por el culo. El primero en probarla fue Don Diego y despose Pablos que se resistió.

Uno de los criados se murió y Don Alonso se enteró y sacó a su hijo y a Pablos del pupilaje.

Capítulo cuarto

De la convalecencia y ida a estudiar a Alcalá de

Henares

Llegaron Don Alonso, Don Diego y Pablos a casa, descansaron y se recuperaron de la hambre. Después Don Alonso manda a su hijo,Don Diego, a Alcalá de Henarea a estudiar gramática, y éste se llevó consigo a Pablos, a Baranda ( el mayordomo ), cinco colchones, ocho sábanas, ocho almohadas, ...

Llegaron a la Venta de Viveros donde había dos rufianes, unas mujeres, un cura, un viejo y dos estudiantes. Uno de estos reconoció a Don Diego diciendo que era su señor.

Después de cenar. Corones ( el estudiante ) vio que Don Diego estaba aburrido, cogieron al viejo le quitaron una caja de tortas y se la cambiaron por piedras y también le robaron una bota de vino ( el viejo al comerse “una de sus tortas” se le cayeron una decena de dientes ).

Después, almorzaron y siguieron para Alcalá.

Capítulo quinto

De la entrada de Alcalá, patente y burlas que me

hicieron por nuevo

Cuando llegaron a Alcalá, vinieron los estudiantes a cobrar la patente a su amo, pero Don Diego no sabía lo que era y entonces el amo se lo preguntó a Pablos y el amo la pagó.

Al día siguiente cuando Pablos se despertó para ir a estudiar. Unos estudiantes lo pararon en la clase y se burlaron de él hasta escupirle, luego quisieron pellizcarle los pezones. Más tarde se fue a casa y allí unos dos o tres muchachos le pegaron. Por la noche, cuando dormía entraron unos y comenzaron a dar voces y a asustar a los criados. Pablos se asustó y se escondió debajo de la cama, tenía tanto miedo que se cagó allí mismo. Por fin lo descubrió su amo que lo lavó y le dio de comer.

Capítulo sexto

De las crueldades de la ama y travesuras que yo hice

La ama de la casa ( una especie de alcahueta ) que tenían alquilada a Pablos y a Don Diego, se vio invadida por dos puercos del vecino, a los cuales Pablos ( como estaban en su casa ) los desangró y les sacó todo el chorizo, el jamón, la morcilla posible.

Una vez estaba la ama dando de comer a los pollos, llamándoles la atención diciéndoles pío, pío, pío ... Entonces Pablos, astuto, dijo que había pecado porque los papas se llaman Pío, también le comento que sí le daba los pollos para quemarlos se le quitaría la blasfemia. Así Pablos consiguió dos pollos.

Después de esto se metió en una confitería y robó una caja de pasas, el confitero salió tras él, pero Pablos lo despistó. El chaval, no harto, volvió a las andadas porque su amo no se lo creyó.

Capítulo séptimo

De la ida de don Diego, y nuevas de la muerte de mi

padre y madre, y la resolución que tomé en mis cosas

para adelante

A don Diego le llega una carta de su padre que dice que deje a Pablos porque su compañía y travesuras no le convenían. Entonces Pablos recibe, al mismo tiempo, otra de su tío, Alonso Ramplón, diciendo que su padre a muerto en la horca y que su madre está prisionera para lo mismo. Pablos se despide de don Diego, quema la carta, y comienza su camino hacia su casa de Segovia para que su tío le de la herencia.

Libro segundo

Capítulo primero

Del camino de Alcalá para Segovia, y de lo que me

sucedió en él hasta Rejas, donde dormí aquella noche

Cuando llegó el día de irse Pablos vendió los secretos que tenía escondidos. Reunió unos 600 reales, alquiló una mula y se fue de la posada donde estaba.

Cuando pasó el río Torote, se encontró a un hombre en un mulo hablando solo y con mucha prisa. Se saludaron y comenzaron a hablar de temas políticos-militares. Al poco tiempo, una vez despedido el hombre, vio a otro con una mula suelta y al hombre en pie haciendo rayos, en un libro, que medía con un compás y dando saltos de un lado a otro. Pablos no se atrevía a pasar porque creía que era un brujo. Al cabo de un rato se decidió a pasar y el hombre cerró el libro y al salir al caballo resbaló y cayó al suelo. Se levantó y le dijo que no había hecho bien la circunferencia. Al rato se quedó mirando la espada que Pablos llevaba y empezó a hablarle de que era profesor de esgrima, y así llegaron a Rejas.

Capítulo segundo

De lo que me sucedió hasta llegar a Madrid con un

poeta

Amaneció, se vistieron y Pablos se despidió del profesor de esgrima que iba por otro camino.

Después de una larga caminata se encontró a un clérigo muy viejo que decía poesías. Cuando llegaron a Madrid el clérigo le pidió a Pablos que le leyera una premática y éste contesto que después de comer. Cuando llegaron a la posada encontraron a más de doce ciegos que le pedían al clérigo una oración y le dieron ocho reales cada uno.

Capítulo tercero

De lo que hice en Madrid, y lo que me sucedió hasta

llegar a Cercedilla, donde dormí

Cuando comieron, Pablos empezó a leer la premática al clérigo y éste empezó a reírse. Después siguió y comenzó a dar voces enfadado. Al rato de seguir le volvió a interrumpir más enfadado todavía y Pablos le dijo que sólo eran burlas y que las escuchara como tales, entonces siguió leyendo hasta que acabó y se fue camino de Cercedilla. Entonces se encontró con un soldado y le preguntó a Pablos que si venía de la Corte. Éste le dijo que había estado de paso. El soldado y Pablos llegaron a la falda del pueblo. Cuando llegaron se pusieron a jugar a las cartas y apostaron cien reales cada una y ganó el soldado haciendo trampas. El sacó el rosario para rezar y Pablos le pidió que le pagase la posada hasta Segovia y que le diera de comer ya que no tenía dinero y el soldado le dijo que sí.

Por la noche Pablos estuvo pensando como quitarle el dinero. Entonces se asoció con el servicio y el soldado salió detrás del servicio con la espada y Pablos escapó de allí y se fue para Segovia. En el camino se encontró con un gironés. Después de mucho andar vieron las casas de Segovia y el gironés siguió su camino. Pablos buscó a su tío pero no lo encontró, entonces preguntó a la gente por Alonso Ramplón y nadie lo conocía, porque el tío de Pablos estaba desnudo con hombres que iban a ser condenados.

Después de los condenados, Alonso llevó a Pablos a su casa para comer.

Capítulo cuarto

Del hospedaje de mi tío, y visitas, la cobranza de mi

hacienda y vuelta a la corte

La casa de su tío estaba junto al matadero. Entraron en ella y había un hombre pidiendo para las ánimas. Al poco rato se presentó un porquero y un mulato zurdo y bizco. Los hombres empezaron a hablar de Pablos y su tío les dijo que era su sobrino. Entonces todos se sentaron a la mesa y cuando el tío de Pablos la bendijo, empezaron a comer. Los hombres que vinieron estaban borrachos y el porquero vomitó en las barbas del mulato. Pablos mandó a su tío a la cama y dejo a los demás dormidos. Salió de casa y se dio una vuelta por su tierra, pasó por la casa de Cabra ( no lo visitó ) y cuando volvió el tío le preguntó que hora era ( era de noche y había un eclipse ). A la mañana siguiente Pablos cobró su herencia y le dejo una carta a su tío diciendo que había cobrado su herencia y que no lo buscara.

Capítulo quinto

De mi huida, y los sucesos en ella hasta la corte

Pablos llegó a un mesón para irse después a la corte y cambiar de vida. Por la mañana salió de camino en su borrico. Se encontró con un hombre que cuando se alcanzaron, al hombre se le rompió la cuerda que le sujetaba los pantalones, al cabo de un rato, el hombre pidió permiso a Pablos para subir al burro ( estaba harto de sujetarse los pantalones ) y éste lo dejo. Pablos le preguntó su nombre y éste le contestó que se llamaba don Toribio Rodríguez Vallejo Gómez de Ampuero. Le dijo a Pablos que iba a la corte porque allí tendría dinero, disfrute, comida y una cama. Pablos le comunicó que iría con el y le pidió que le explicase más cosas.

Capítulo sexto

En lo que sigue el camino y lo prometido de su vida y

costumbres

El hombre le dijo que allí encontraría de todo, lo bueno y lo malo, al rico y al pobre ..., todos los extremos de las cosas. También le dijo que cuando iban a visitar a alguien siempre lo hacían a la hora de comer para que lo invitaran. Si había empezado a comer le decían que no habían comido y también le contó muchas cosas más. Entonces llegaron hasta Rezas donde durmieron aquella noche. Cenaron juntos porque el hombre no llevaba dinero y para agradecérselo, lo invito a que se fuera con él a la Corte. Entonces a la mañana siguiente madrugaron y llegaron a Madrid.

Libro tercero

Capítulo primero

De lo que me sucedió en la corte luego que llegué hasta

que amaneció

Pablos llega a la Corte con don Toribio, y se alojan en casa de unos amigos del último. Llegaron y no había nadie, aunque despose llegaron dos casi al mismo tiempo. Mas tarde llegaron a la casa otros dos hombres y comenzaron a pelearse ( porque un chavalico le había dado a uno dinero ( creyéndose el pobrecillo que era otra persona ) y el otro hombre que iba con él, le pedía la mitad. Pablos los metió en paz.

Capítulo segundo

En que prosigue la materia comenzada y cuenta algunos raros sucesos

Los amigos hicieron un vestido a Pabos y salieron de jornada. Caminaron, huyendo de los acreedores. Tomaron dos tajadas de alcotín y agua ardiente. Más tarde a Pablos le dio hambre y se fue por otro camino ya que su compañero fue a comer a la sopa de San Jeronimo. Pablos encontró una pastelería e intento robar. Le dieron las una y se encontró con el licenciado Flechilla, amigo suyo, del cual se aprovecjo comiendo acosta de él en casa del cuñado y de la hermana un caldo.

Luego se sentó en una tienda de mercaderes de la puerta de Guadalajara en la que no había dueños e intento vender cosas ajenas a un par de muchachas. No lo consiguió y se fue a casa.

Llegó su compañero de la sopa con una paliza dada porque se había comido su ración y la de unos pobres.

Capítulo tercero

En que prosigue la misma materia, hasta dar con todos

en la cárcel

Los amigos de Pablos y don Toribio ganaron dinero robando (Merlo Díaz a unos borrachos, Lorenzo del Pedroso una capa, don Cosme las limosnas de los mendigos y Vino Polanco pidiendo para la parroquia).

Una vieja vendedora que sabía lo que había en la casa llamó a la policía y metieron a todos en la cárcel ( incluida la propia vieja )

Capítulo cuarto

En que trata los sucesos de la cárcel, hasta salir la vieja

azotada, los compañeros a la vergüenza y yo en fiado

Pablos dio al carcelero, en secreto, dinero para que éste no le metiera en el calaboza. Pero un altercado sobre el olor que había en la zona de más privilegio donde dormía ( el servicio estaba cerca ), lo hicieron volver al calabozo ( donde estaban don Toribio y los demas ). Allí, había dos hombres ( Jayan y Robledo alias “Trepado”). Estos y otros cuatro ladrones comenzaron a pegar sogazos y pedradas ( don Toribio llevaba una buena ). Después de esto volvió Pablos a dar dinero al carcelero para salir del calabozo, también tuvo que dar dinero a Diego García, el alguacil, que le dijo que diera dinero al escribano para salir de la cárcel. Así fue, declararon a la vieja culpable y la azotaron, a los amigos lo desterraron seis años y Pablos salió por lo antes dicho.

Capítulo quinto

De cómo tomé posada, y la desgracia que me sucedió en

ella

Pablos salió de la cárcer, se enteró de que sus amigos iban a Sevilla y decidió no seguierlos, y fue a hospedarse en una posada, allí encontro a un portugués, un catalán y una mujer (que enamoró a Pablos).

Pablos e intentó enamorarla, pero ella buscaba alguien rico, así que Pablos se hizo pasar por Ramiro de Guzmán, y pagó a gente para que lo llamaran delante de ella y le dijeran que debía nueve mil ducados o que tenía que recoger dinero, etc, para que la muchacha se creyera que era rico. La muchacha se lo creyó y le dijo que a la una de la noche fuera a su aposento por el tejado, pero cuando Pablos iba por el tejado desprendió alguna que otra teja, lo descubrieron, detuvieron y entregaron al escribano.

Capítulo sexto

Prosigue el cuento, con otros varios sucesos

Pablos recibió azotes con una correa del escribano, éste al ver al catalán y al portugués lo acuso de complices, vieneron dos criados del escribano para apresar a éstos sin éxito. Al final “sus amigos” lo desataron y se fueron a la casa de la muchacha. Una vez ésto le descubrieron la verdad de la riqueza de Pablos. Éste para no pagar su hospedaje le dijo al licenciado Brandallagas que lo apresase de mentira. Así fue como Pablos salió de aquella casa.

Pablos quiso alquilar un caballo pero no encontró lacayo. Pasaron dos caballeros que iban al Prado, y Pablos quiso ir con ellos. En el Prado se encontró con una tía y su sobrina. Pablos, no corto, le dijo que buscaba mujer y los tía le contó que su sobrina tenía muy poca dote ( seismil ducados ) y que nadie se quería casar con ella, entonces Pablos las invitó a una merienda en la casa de Campo. Encotró un caballo y se gastó doscientos reales en ella.

Capítulo séptimo

En que prosigue lo mismo, con otros sucesos y

desgracias que me sucedieron

Amaneció y Pablos fue a la casa de Campo donde estaba su amada doña Ana y su tía, esperando la merienda. Cuando estaban en ella, se acercó Don Diego y le preguntó a Pablos quién era. Pablos le contestó mintiéndole que era don Felipe Tristán, un caballero.

Don Diego y las mujeres eran vecinos y se fueron a su casa, Después Pablos se encontró con el licenciado Bradalagas y Pero López y se fueron a jugar a las cartas ( antes de esto Pablos ya había ganado trescientos reales en otra partida ). Pablos ganó mil tresciento reales más.

Después Pablos cogió prestado un caballo y se fue a la calle del Arenal donde vivía doña Ana y comenzo a hacer filigranas y se cayó. Al ruido de el dueño del caballo, salió don Diego Coronel y sospecho que su nombre era mentira. Pablos regresó a casa y se dio cuenta que Bradalagas y Pero López le habían quitado el dinero ganado.

Don Diego supo lo de el nombre por el licenciado Flechilla, ( aquel hombre de que Pablos se aprovechó ). Entonces Don Diego les dijo a los caballeros con que se encontró Pablos que le dieran una paliza, al hombre que llevara la capa de Don Diego.

Así fue, Don Diego, astutamente, le cambió la capa a Pablos y cruzaron una calle. Pablos recibió tal paliza y desengaños ( nunca creyó que fuera Don Diego el causante ).

Al final lo recogieron y lo llevaron a casa de un barbero para curarlo.

Capítulo octavo

De mi cura y otros sucesos peregrinos

Pablos se gastó todo el dinero en la cura y se halló pobre, entoces, como tal se dispuso a pedir limosna, pero había mucha competencia. Así que se unió con otro pobre, Valcazar, ( con problemas de testículos ) y reunió cincuenta escudos y decidió ir a Toledo.

Capítulo noveno

En que me hago representante, poeta y galán de

monjas

Pablos inicia su camino a Toledo para salirse de la corte, y se encuentra a uno que estudió con el en Alcalé, que iba en dos carros con más personas que hacen tatro. A Pablos le dicen que si quiere entrar en el grupo y dice que si. Entonces Pablos comienza a ganar dinero en sus representaciones, y decide hacerse escritor de comedias ( gana más dinero ). Pero el autor lo asesinan y el grupo de teatro se dispersa. Aquí Pablos decide irse a Sevilla, no antes de titubear con las monjas de un convento, a las que deja porque era una cosa muy seria.

Capítulo décimo

De lo que me sucedió en Sevilla hasta embarcarme a

Indias

Llegó Pablos a Sevilla, con dinero que había rapiñado, se fue a la posada del moro, y un condiscípulo suyo de Alcalá, Mata, le dijo que se fuera a su posada con unos amigos suyos. Así fue, Pablos se fue y se emborracharon, armaron la marimorena y fueron perseguidos por la justicia. Pablos entonces decidió salir de Sevilla navegando para las Indias, a ver si podía mejorar su vida.

José María Cano Cuevas

Jesús González García

DON QUIJOTE DE LA

MANCHA

MIGUEL DE CERVANTES

Capítulo primero

Que trata de la condición del famoso hidalgo Don

Quijote de la Mancha

En un lugar de la macha de cuyo nombre no quiero acordarme, no hace mucho tiempo vivía un hidalgo de los de lanza de castillero.

Hidalgo pasaba todo el tiempo de su ocio ( que era la mayor parte del año ) leyendo libros de caballerías, con tanta afición y susto que olvidó el ejercicio de la casa y la administración de sus hacienda, hasta vendió fanegas de tierra para comprar libros de Feliciano de Silva, y más cuando llegaba a llegaba a leer escritos como la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera, mi razón enflaquece, que con razón me quejo de vuestra hermosura.

Con estas razones perdió el juicio y tuvo competencias con el cura. De tanto leer y poco dormir perdió el juicio, llenándoles de fantasía todo aquello que leía. Vino a dar un extraño pensamiento, hacerse caballero andante, y irse por todo el mundo con sus armas a caballo a buscar aventuras y a ejercitarse en todo aquello que había leído, así fue se preparó y comprobó que era lo bastante fuerte, buscó un nombre para su caballo y le puso Rocinante, luego buscó un nombre para sí mismo y se puso Don Quijote de la Mancha y pensó que le faltaba una dama a su lado y le puso Dulcinea del Toboso

Capítulo segundo

Que trata de la primera sulida que de su tierra hizo el

ingenioso Don Quijote

Don Quijote montó a Rocinante y comenzó una avensura aunque estuvo apunto de echarse atrás debido a que el llevaba armas y las caballeros de los libros que el había leído no llevaban, se las habían ganado ellos luchando, en su primer día de aventura él y su caballo buscaron un castillo donde refugiarse y comer. Así ocurrió fue un alcalde de un castillo quien les dio alojamiento y bacalao de comida.

Capítulo tercero

Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo don

Quijote de armarse caballero

Cuando llegó Don Quijote al castillo, el alcalde lo alojó en un cuarto donde hizo sus oraciones y recibió las armas de parta del alcalde tras rogarle de rodillas que era lo que deseaba.

Ya con las armas en el cuarto, uno de los sirvientes del alcalde fue llevarle agua por lo cual tuvo que apartar las armas, Don Quijote se tomó eso como una osadia y con su lanza le hirió. Lo mismo le pasó a otro que iba con la misma intención, los demás le tiraron piedras pero el alcalde lo defendió pues decía que estaba loco y mandó a dos mujeres para prepararlo en su marcha.

Capítulo cuarto

De lo que le sucedió a nuestro caballero de cuando salió

del castillo

Al salir del castillo y entrar en un bosque oyó unos gritos de un joven al que un labrador está azotando. Don Quijote le retó, pero el labrador pidió perdón y soltó al muchacho.

Más adelante encontró a mercaderes y les preguntó si habían visto a Dulcinea, pero éstos le ignoraron y Don Quijote arremetió sobre ellos, pero cayó del caballo y rompió su lanza ante la burla de los mercaderes.

Capítulo quinto

Donde se prosigue la narración de la desgracia de

nuestro caballero

El Quijote tumbado en el suelo quiso recordar lo que haría un caballero de los libros que solía leer. Y comenzó a recitar un romance, un vecino de su pueblo que pasaba por allí se lo llevó al poblado.

Cuando llegaron al pueblo fueron a buscar a Dulcinea y su sobrina que estaba con el cura y escucharon que la locura que había adquirido Don Quijote era fruto de la leyenda de esos libros. Don Quijote se instaló e hizo que le curasen heridas que en realidad no tenía.

Capítulo sexto

Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero

hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo

A la mañana siguiente, estando Don Quijote dormido, el cura fue a la biblioteca del hidalgo y mientras el barbero le decía el título del libro, el decidía si debería ser quemado o no. Entre los libros se encontraban autores de prestigio.

Capítulo séptimo

De la segunda salida que nuestro buen caballero Don

Quijote de la Mancha

Cuando despertó Don Quijote, el cura le dijo que un encantador había hecho desaparecer los libros. Don Quijote reconoció quién era el encantador y decidió luchar en combate con él. Para ello cogió a un vecino suyo, que no era muy listo, y lo nombró escudero, se llamaba Sancho Panza. Y partieron en busca de el combate.

Capítulo octavo

Del buen suceso que el valeroso Don Quijote tuov

Don Quijote tras llegar a una llanura vio unos molinos y se enfrentó a ellos creyendo que eran gigantes y enganchó su lanza en una aspa del molino rompiéndola y dejándola caer. Después dijo que el encantador que hizo desaparecer los libros había convertido los molinos en gigantes.

Después encontró a dos frailes que llevaban dos mujeres en un carro y Don Quijote arremetió contra ellos y titubeó con las mujeres que creía que estaban prisioneras, mientras los mozos del fraile atacaron a Sancho dejándole caer. Y un vizcaino de allí retó a Don Quijote por lo que había hecho.

Capítulo noveno

Donde se concluye y por fin a la estupenda batalla que

el gallardo vizcaino y el valiente manchego tuvieron

Entonces con las espadas alzadas el vizcaino dio a Don Quijote desarmándole. Don Quijote lleno de furia cogió con las dos manos e hirió al vizcaino que luchaba sangre y la mula en la que salió corriendo dando pomazos tremendos al vizcainos . Don Quijote le perdonó la vida si este iba a Toboso a buscar a Dulcinea.

Capítulo décimo

De los graciosos razonamientos que pasaron entre Don

Quijote y su escudero Sancho Panza

Don Quijote explicó las leyes de los caballeros andantes, que una de ellas era la de no comer en un mes. Y entonces Sancho no cogió comida pues obedecia a su compañero por que le había prometido que sería gobernador de una insula. Cuando Don Quijote vio que no había comida se enfadó mucho.

Capítulo undécimo

De lo que le sucedió a Don Quijote con unos cabreros

Entonces llegaron unos cabreros que le ofrecieron comida y le dijeron que otro cabrero cantaría para ellos, y cantó aunque Sancho no quiso que lo hiciera porque tenía sueño.

Capítulo duodécimo

De lo que contó un cabrero a los que estaban con Don

Quijote

Les contó un pastor que iba a llevarles comida y que Grisostomo había muerto por mal de amores de Marcela, a lo que Don Quijote mostró gran interés.

Capítulo décimotercero

Donde se da fin al cuento de la pastora Marcela con

otros sucesos

El pastor que se quedó a cargo de las ovejas, condujo a Don Quijote a la casa del difunto, mientras le contaba los sucesos tratados por la pastora. Allí encontraron unos versos escritos por el difunto.

Capítulo décimocuarto

Donde se ponen los versos deseperados del difunto

pastor con otros no esperados

En el funeral se leyeron los versos y Don Quijote se despidió de los huéspedes, los cuales le dijeron que le acompañase a Sevilla donde encontraría aventuras, pero Don Quijote no aceptó porque debía limpiar las tierras de ladrones.

Capítulo decimoquinto

Donde se cuenta la desgraciada aventura que se topo

Don Quijote por topar con unos deslmados yaangüeses

Dejo a Rocinante pastar y cuando pasaron por allí unas jacas de yangüeses salió corriendo y estas le dieron patadas y los yangüeses hicieron lo mismo al caballo que a Don Quijote, el cual se interpuso.

Capítulo decimosexto

De lo que le ocurrió al ingenioso hidalgo en la venta

que el imaginaba ser castillo

Don Quijote herido llegó a una venta y allí le atendió Maritormes, una moza asturiana, y el hidalgo comenzó a decirle cosas. Maritormes se quiso ir, pero Don Quijote la retuvo cogiéndola del brazo. El ventero lo vio y le pegó un puñetado a Don Quijote que lo dejo sin sentido.

Capítulo decimoséptimo

Donde prosiguen los innumerables trabajos que el

bravo Don Quijote y si buen escudero Sancho Panza

pasaron en la venta que por su mal creyó que era

castillo

A Don Quijote le dieron un brebaje con el cual le aseguraron que se encontraría mejor. Al tomárselo vomito y durmió tres horas al despertarse descubrió por fin que se trataba de una venta y no de un castillo como el pensaba.

Capítulo decimoctavo

Donde cuentan las razones que pasó Sancho Panza con

su señor Don Quijote con otras aventuras dignas de ser

contadas

Al salir de la venta Don Quijote vio una polvareda acercándose a él y creyó que era un batallón y le dijo a Sancho que era el emperador de una isla, la cual sería para él.

Capítulo decimonoveno

De las discretas razonez que Sancho pasaba con su amo

y de la aventura que le sucedió con un cuerpo muerto y

otros acontecimientos

Cuando descubrió que solo venía un Bachiller en un burro que iba herido a venta y Don Quijote los detuvo con osadía al ver que era gente de buen ver le acompañó a la venta y por el camino comieron de la comida del Bachiller pues Sancho olvidó las alforjas.

Capítulo vigésimo

De la jamás vista ni oida aventura con más poco

peligro fue acabada de famoso caballero en el mundo

como la que acabó el valeroso Don Quijote

Cuando partieron de nuevo Sancho contó a Don Quijote una historia sobre un pastor que quiso cruzar un pantano de cieno para pasar de Extremadura a Portugal . Y el pastor ayudó a cruzar las ovejas, una después de otra. Entonces Sancho preguntó a Don Quijote que cúantas llevaba, el hidalgo dijo que no sabía y Sancho le dijo que había que tener cuenta de todo y sobre todoz de lo que se paga al escudero de un caballero andante.

José Manuel Arquelladas del Valle.

Juan Antonio Martín Velasco.

3