Narrativa de la primera mitad del siglo XX

Literatura española. Generación del 98. Pío Baroja. Miguel de Unamuno. Azorín. Ramón María del Valle Inclán. Novecentismo. Gabriel Miró. Ramón Peréz de Ayala. Zunzunegui

  • Enviado por: Estela
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


NARRATIVA DE LA 1ª MITAD DEL

SIGLO XX

1/ INTRODUCCIÓN. CONTEXTO HISTÓRICO.

El siglo XIX termina con el desastre del 98. En 1898, España debe abandonar los últimos restos de su antiguo imperio colonial: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Se produce entonces un sentimiento de derrota y decadencia.

En 1902 comienza el reinado de Alfonso XIII y conservadores y liberales se turnan pacíficamente en el gobierno. El general Primo de Rivera asume el poder desde 1923 hasta 1930. La monarquía debilitada propicia que los republicanos apoyados por socialistas y grupos catalanistas de izquierda ganen unas elecciones municipales, hasta que en 1931 el rey deja el trono y se proclama la II República.

Por una parte, el comunismo ha adquirido una fuerza notable y por otra se ha fundado un movimiento inspirado en el fascismo, la falange.

En 1936 comienza la guerra civil, que dejará una huella muy profunda en la literatura de posguerra.

Durante la 1ª parte del siglo xx en España se produce un desarrollo cultural extraordinario, en todos los géneros literarios: Modernismo, Noventayochismo, Vanguardias, Grupo del 27, Novecentismo...

Aparece un grupo de jóvenes escritores imbuidos de ansias renovadoras. Azorín dice: “ Un espíritu de protesta, de rebeldía, animaba a la juventud de 1898”. Y cita a escritores como Ramiro de Maeztu, Pío Baroja, Miguel de Unamuno, Jacinto Benavente, Rubén Darío, Ramón Maria del valle-Inclán, ( no menciona a los hermanos Machado.) Todos estos jóvenes son llamados despectivamente “ modernistas”, es decir, anticonformistas. Vivieron intensamente los acontecimientos históricos y los problemas de España y fueron especialmente sensibles al “ desastre del 98”.

2/ GENERACIÓN DEL 98

2.1/ ASPECTOS GENERALES.

Entre los escritores más destacados del 98 hubo algunos mas interesados sobre la reflexión sobre España que por los aspectos puramente formales. Son los miembros de la Generación del 98.

Estos autores critican la situación de la España de su tiempo. Para tal fin utilizaran muy frecuentemente el género ensayístico, aunque también la novela, el teatro y la poesía.

A los jóvenes del 98 les animaba un espíritu de libertad y de reforma, un inconformismo ante la realidad que los rodeaba, que contribuye a que busquen en lo popular y en lo cotidiano la esencia de España (intrahistoria) Los noventayochistas se comprometen con esa realidad, que será el tema fundamental de su obra, e intentan cambiarla.

Debemos tener en cuenta a Miguel de Unamuno, tanto en poesía como en novela y ensayo, a Ramón María del Valle Inclán, en poesía y como dramaturgo y novelista, a Pío Baroja en la novela y a Azorín en novela y ensayo. Al hablar de la lírica del 98, Antonio Machado es el poeta que sobresale.

El subjetivismo será la nota dominante en cuatro novelas: “ Camino de perfección” de Baroja, “ Amor y pedagogía” de Unamuno, “ La voluntad” de Azorín, y “ Sonata de Otoño” de Valle Inclán. Es una nueva forma de concebir la novela que rompe con la narrativa realista del siglo anterior.

La preocupación que por España sienten estos autores está en el fondo de toda su producción literaria, de ahí su enorme interés por el paisaje y los pueblos de España, por una parte, y por la otra, su constante buceo en la historia de España para descubrir sus valores esenciales y permanentes. En castilla, sus paisajes, sus pueblos, su historia externa y la historia callada y sencilla de sus gentes, ven los noventayochistas la esencia de España. Ellos mismos y su estilo se identifican con el paisaje castellano, austero y recio.

También sus inquietudes existenciales y, en algunos casos, religiosas, fruto del deseo de reflejar la verdad, son temas de sus obras: el sentido de la vida y de la muerte, la caducidad y el paso inexorable del tiempo, la presencia o ausencia de Dios como respuesta a las preguntas fundamentales sobre la existencia. Por eso, también son temas frecuentes los sentimientos de soledad, angustia y pesimismo que estas inquietudes producen en le autor.

La característica fundamental del estilo de estos escritores es la sobriedad. Huyen del retoricismo y de la grandilocuencia, y escriben con claridad y sencillez. Esto unido a la necesidad de profundizar en la esencia de los pueblos los lleva a utilizar palabras características del lugar, incluso arcaísmos.

Como el subjetivismo impregna todas sus obras, aparece un léxico de carácter pesimista. En cuanto a la sintaxis, se caracteriza por la sencillez, como por ejemplo la prosa de Azorín, en la que predominan las oraciones simples.

Además la estructura de las novelas es renovadora, por ejemplo Unamuno decide llamar nivolas a sus originales relatos.

2.2/ AUTORES.

2.2.1/ PÍO BAROJA

Pío Baroja mantuvo una básica fidelidad a la novela. Puede decirse que en sus novelas cabe todo: encontramos política, humor, crítica social, aventuras... Principalmente lo que pretendía era reflejar la vida. Su técnica narrativa tenía como base, en primer lugar, la observación de la realidad y en segundo lugar, la espontaneidad al reflejar todo aquello que observaba..

Sus temas son muy variados; aunque prefería la acción, con protagonistas inconformistas que viven de espaldas a la sociedad. En unos casos, son personajes frustrados a causa del destino que les es adverso. Es frecuente, también, que los protagonistas tengan ideas semejantes a las de su creador ( anarquismo, anticlericalismo...)

Se ha dicho que el estilo de Baroja es descuidado, lo indudable es que su prosa es clara y espontánea, como en el resto de sus coetáneos, huye del lenguaje retórico.

Su producción literaria es muy extensa, formada en su mayor parte por novelas, también escribió ensayos e hizo algún intento poético.

Una parte de su obra narrativa aparece agrupada en trilogías, entre las que destacamos:

  • La lucha por la vida constituida por “ La Busca” y “ Mala hierba” en 1904 y “ Aurora roja” en 1905.

  • La raza con “ La dama errante” y “ La ciudad de la niebla” en 1909 y “ El árbol de la ciencia” en 1911.

  • Tierra vasca formada por “ La casa de Aizgorri” 1900, “ El mayorazgo de Labraz”1903 y “ Zalacaín el aventurero” 1909.

2.2.2/ MIGUEL DE UNAMUNO.

Además de los temas característicos de la generación del 98, aplicables a Unamuno, anteriormente citados, en la obra de Unamuno se refleja el pensamiento existencial del autor, que se muestra en todos los géneros. Con un estilo apasionado y vehemente, abundante en exclamaciones.

Entre sus novelas debemos citar:

  • “ Paz en la guerra”, novela histórica, sobre el tercer enfrentamiento carlista.

  • “ Niebla”, un intento de renovación de la técnica narrativa.

Además de las típicas preocupaciones unamunianas: la consistencia de la persona, la angustia ante la muerte y el mas allá... etc., en el famoso trigésimo primer capítulo, Augusto, el protagonista, desesperado por un desengaño amoroso ha pensado en suicidarse. Sin embargo, habiendo leído cierto ensayo sobre el suicidio, decide consultar con su autor, el propio Unamuno. La espléndida conversación entre el novelista y su personaje, llega a ser violenta, y Augusto insinúa incluso la idea de matar a Unamuno, y éste, furioso, decide hacer que muera Augusto. El personaje, entonces, que poco antes había pensado en suicidarse, siente renacer unas inmensas ganas de vivir, y mientras ruega compasión dice a Unamuno que él también morirá, pues como él, también es un sueño, una invención de alguien. He aquí el carácter existencial de la obra.

  • “ Abel Sánchez”, la temática gira en torno a la envidia.

  • “ La tía Tula”, obra en la cual la educación estrecha y la moral impuesta por la sociedad, a una mujer, le hacen perder al hombre del cual estaba enamorada.

- “ San Manuel Bueno, Mártir”, en la que se plantean los problemas de la salvación, la fe y la inmortalidad a través de la historia del cura de un pueblo que no cree en Dios, pero dedica su vida a las gentes del pueblo, para que sean felices esperando una vida mejor después de la muerte.

2.2.3/ AZORÍN

José Martínez Ruiz, Azorín, natural de Monóvar ( Alicante), destacó en novela y ensayo. Cursó los estudios de derecho pero se dedicó a la literatura y el periodismo.

Evolucionó, a lo largo de su vida, desde posturas revolucionarias juveniles hasta un conservadurismo en todos los aspectos, incluido el religioso.

Los temas son muy variados, pero siempre centrados en las líneas generales que hemos visto en los autores del 98: los hombres de España, los paisajes de las tierras castellanas, las evocaciones de la propia infancia y juventud...

Un aspecto muy importante es el estilo. Se caracteriza por una gran sencillez: frases cortas, orden riguroso, claridad, precisión... y por la utilización de palabras casi olvidadas. Todo ello hace de sus obras, incluidos sus ensayos verdaderas piezas maestras de la descripción.

En cuanto a sus obras, todas tienen en común la escasa trama argumental que las sustenta, a favor de la pintura de paisajes y caracteres, lo que aproxima sus obras novelísticas a los ensayos. En 1902 escribe Azorín “ La voluntad”, en ella aparece Antonio Azorín, cuyo apellido elegiría como seudónimo, tras ellas como continuación

“ Los pueblos” y “ Confesiones de un pequeño filósofo”, donde recrea la vida en un internado religioso.

2.2.4/ RAMÓN MARIA DEL VALLE INCLÁN

La narrativa de Valle Inclán tiene unos orígenes distintos de los de sus compañeros de grupo. En él hay una mayor presencia de los rasgos estilísticos característicos del modernismo, no obstante su evolución permitió superar esa fascinación por el lenguaje adornado y los ambientes exóticos.

Sus primeras novelas se agrupan en un ciclo, “ Memorias del Marqués de Bradomín”, que toman el título del protagonista. Cada una de ellas añade al sustantivo sonatas el nombre de una estación: Sonata de primavera, de estío de otoño y de invierno, donde nos presenta un mundo legendario y nostálgico.

El segundo ciclo narrativo es el de la trilogía “ La guerra carlista”, con Tirano Banderas, donde inventa la novela protagonizada por el dictador hispanoamericano.

Por ultimo, en una fase posterior, Valle Inclán, se dedica a novelar la historia española d finales del siglo XIX. Es el ciclo El ruedo ibérico, del que solo nos han llegado dos novelas completas: “ El corte de los milagros”, y “ Viva mi dueño”.

3/ NOVECENTISMO

3.1/ ASPECTOS GENERALES

Las ideas de los novecentistas tienen sus raíces en un reformismo burgués y en la defensa de los ideales republicanos.

El Novecentismo supone la aparición de un nuevo tipo de intelectual, se hará gala de pulcritud, de una sólida preparación universitaria ampliada en el extranjero... de ahí que se de un examen disciplinado y sereno de los problemas con pretensión de objetividad y con voluntad de claridad racionalista, orientada a la formación de minorías. Son frecuentes las declaraciones de antirromanticismo y de fervor por lo clásico.

Atienden a lo universal, resistiéndose a encerrarse en lo nacional y prefieren lo urbano a lo rural.

El problema de España sigue estando muy presente, y aunque desde un punto de vista más riguroso y sereno, pervive entre los novecentistas una concepción centralista de España. Otros temas frecuentes son, la idea de la revolución desde el poder ( regeneracionismo) y un carácter elitista.

En cuanto al estilo, huyen del sentimentalismo, lo romántico, la exaltación pasional, para orientarse hacia lo clásico, lo sereno. Por lo tanto se produce un abandono de las interjecciones, del tono apasionado y vehemente. Es característico el intelectualismo, una literatura para minorías, que conduzca hacia el ideal de un arte puro, donde es fundamental la preocupación por el lenguaje y las formas.

3.2/ AUTORES

3.2.1/ GABRIEL MIRÓ

De este escritor alicantino sorprende el contraste entre su vida gris de funcionario, sin anécdotas, y la intensa vida interior de que es testimonio su obra. Son veintidós libros, donde predominan las narraciones cortas, en las que se recogen impresiones sobre tierras y gentes.

Miró destaca por su asombrosa capacidad de captar sensaciones. Un temperamento voluptuoso y una sensibilidad exacerbada llenan las páginas de sus obras con una riqueza, un dominio del lenguaje, cuajado de imágenes vivísimas y una emoción contenida de belleza pocas veces igualadas.

Su pasión por la obra bien hecha busca la perfección formal y la acción deja de ser el elemento fundamental y pasa a ser soporte para sus espléndidas descripciones.

De entre sus novelas, destacan sus dos obras maestras: “ Nuestro Padre San Daniel” y “ El obispo leproso”. En ellas el autor adopta una actitud crítica, aunque no con una carga ideológica concreta. En ambas un ambiente opresivo, inmovilista, la inocencia, el amor y el anhelo de vivir se estrellan contra la intolerancia religiosa. Entre sus relatos breves destacan: “ El libro de Sigüenza”, donde el autor se oculta tras el protagonista y “ Años y leguas”, la misma estructura posee “ El humo dormido”. Finalmente citemos “ Figuras de la pasión del Señor”, donde los personajes del drama evangélico se presentan en medio de un paisaje que bien pudiera ser el de palestino, pero que refleja las tierras y pueblos alicantinos.

3.2.2/ RAMÓN PÉREZ DE AYALA.

Pérez de Ayala nació en Oviedo, estudió en varios colegios jesuitas y se licenció en derecho. Como corresponsal viajó por Europa y América, y fue elegido miembro de la RAE en 1928. durante la república fue embajador en Londres y luego se exilió en Buenos Aires, regresó en 1955 a Madrid, donde murió en 1962.

La trayectoria de Pérez de Ayala desemboca en la novela intelectual.

Se inició con un libro de versos, sin embargo sus ensayos y novelas son de mayor interés. Como novelista su trayectoria se divide en tres etapas:

  • Entre 1907 y 1913, publica varias novelas unidas por la figura del protagonista, que es un trasunto del propio autor. “ Tinieblas en las cumbres”, de corte erótico y tres años después “ A.M.D.G” ( Ad Maiorem Dei Gloriam) despiadada sátira del colegio donde se educó. Y siguen dos obras maestras: “ La pata de la raposa”, y “Troteras y danzaderas”.

  • En 1916, publica “ novelas poemáticas de la vida española”, con tres relatos: “ Prometeo”, “ Luz de domingo” y “ La caída de los limones”, donde ganan terreno las ideas inconformistas de la realidad española.

  • En 1921, la acción sirve de pretexto para que los personajes encarnen actitudes e ideas vitales sobre estética, moral, psicología, política... la novela se aproxima al ensayo. Así en “ Belarmino y Apolonio”, dos zapateros ilustran diversas actitudes ante la vida. “ Luna de miel, luna de hiel” y “ Los trabajos de Urbano y Simona”, que giran en torno a los prejuicios españoles ante el sexo, y “ Tigre Juan y el curandero de su honra”, sobre el honor, el amor, la hombría y el donjuanismo.

El estilo del autor es fascinante, denso, pastoso, con una difícil mezcla de ironía y gravedad, así como de palabras populares y cultas. Pérez de Ayala lucha por conseguir una precisa transcripción de su pensamiento de sus paradojas, de su interioridad.

4/ NOVELA Y SOCIEDAD EN LA POSGUERRA

Entre 1939 y 1950, dadas las dramáticas circunstancias, no podían servir de modelo mas que las novelas de Baroja, y más en concreto “ La busca”, ejemplo para muchos de los narradores de lo que se ha llamado generación del 40.

Dos fechas podrían señalarse como significativas: 1942 con “ La familia de Pascual Duarte” de Camilo José Cela, visión agria de realidades míseras y brutales calificada como tremendismo y 1945 con “ Nada” de Carmen Laforet, con el que obtuvo el premio Nadal, donde nos presenta a una muchacha que vive con unos familiares en un ambiente sórdido de mezquindad, de histeria, de ilusiones fracasadas, de vacío. Podría añadirse, 1947 con “ La sombra del ciprés es alargada” de Miguel Delibes.

Serán características de la novela de posguerra: el reflejo amargo de la vida cotidiana, su enfoque desde la angustia existencial, con temas como: la soledad, la inadaptación, la frustración, la muerte... la abundancia de personajes marginales y desarraigados o desorientados y angustiados. Otro novelista de la corriente es Zunzunegui. Escapan a estas características los escritores que cantan a la victoria militar, en novelas como “ La fiel infantería”.