Música en las culturas prehispánicas

Antropología. Civilizaciones precolombinas. Aztecas. Mayas. Incas. Instrumentos musicales

  • Enviado por: Gina
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

La música en las culturas prehispánicas

  • Instrumentos musicales prehispánicos

En México, las tres principales culturas prehispánicas: azteca, maya e inca, tuvieron un grado de evolución similar, tal vez superior al de otras culturas europeo-asiáticas. En el campo de la música, construyeron una diversidad de instrumentos musicales; se destacan los de percusión y aliento, con los que lograban establecer una comunicación y equilibrio con los elementos de la naturaleza.

  • Aztecas

  • Sus composiciones eran interpretadas en una cámara llamada Mixcoacalli, en ella intervenía un grupo de ejecutantes y cantantes llamado Cuya-Picque. Los principales instrumentos utilizados eran :

    Huéhuetl.-Tambor construido con un tronco de árbol ahuecado, con ranuras en la parte inferior que dan forma a la base del instrumento y una piel de tigre tensada en la parte superior.

    Teponaztli.-Tronco de árbol ahuecado dispuesto horizontalmente y con los extremos cerrados. En la parte superior lleva dos lengüetas formadas por angostas incisiones, que al ser golpeadas producen interesantes sonidos.

    Tlapitzalli.-Toda una diversidad de flautas que producían sonidos muy agudos, similares a los que produce el picolo.

    Ocarina.-Pequeño instrumento de aliento, construido con barro; tiene dos, tres, cuatro y hasta cinco orificios que producen de dos a quince sonidos diferentes. Para controlar su afinación, se le hacen dos orificios adicionales.

    Tzicahastrli.-Raspador construido con un fémur humano, dotado de una serie de ranuras, que eran frotadas con una concha.

    Atecocolli.-Caracol marino utilizado como instrumento de aliento. Con un corte en el vértice, se hace la boquilla; el sonido es producido por una fuerte emisión de aire que hace vibrar la punta de los labios.

  • Mayas

  • Esta gran cultura florece al sureste de la republica Mexicana y parte de América Central. El canto y la música fueron utilizados como importantes medios de educación estética, por lo cual se les da una atención especial.

    Entre los principales instrumentos musicales, destacan : el zacatán y el tunkul, caracoles, ocarinas, tambores, sonajas, flautas de caña y de hueso, etc.

    Entre los pueblos mesoamericanos, los mayas alcanzaron un alto grado de desarrollo artístico que se manifiesta en todas sus realizaciones y formas.

    Dentro de las prácticas religiosas, el ejercicio musical fue desarrollándose conjuntamente con la religión.

    El uso jerarquizado de la música se estableció desde los inicios de la historia maya, y pasó a formar parte de un concepto divino.

  • Incas

  • La cultura inca se desarrollo en América del sur, abarcando los siguientes países : Ecuador, Colombia, Bolivia, Perú, Chile, Argentina y parte de Brasil. En el aspecto musical, encontramos esquemas muy similares a los mayas y aztecas. En los instrumentos musicales se presentan muchas similitudes, solo que con otros nombres, por ejemplo :

    La quena y en pinkullo.- Son flautas construidas con huesos humanos o de animal.

    La antara.- Es un instrumento de aliento construido con una serie de cañas de varios tamaños dispuestas en serie.

    El fotuto.- Caracol marino gigante con una boquilla en el vértice, utilizado como instrumento de aliento

    Tinya.-Pequeño tambor que se construye templando pieles, ya sea de oveja, llama o venado. En uno de los parches, lleva templadas dos cuerdas para dar ajuste al sonido.

    Wankar.-Tambor de mayor tamaño al anterior. Dice una leyenda que se construía con pieles de enemigos derrotados.

    Desde luego, la historia de nuestra música debe comenzar con el arte sonoro prehispánico que, aunque desaparecido en su forma y apariencia inicial, ha influido en mil sutiles formas sobre la posterior evolución de la música en México. Sin embargo, poco es lo que se puede decir respecto del substrato indígena de nuestro arte sonoro. Si bien el testimonio arqueológico, así como el de los cronistas de la Conquista, indican que la música tenía gran relevancia en el mundo indígena, la música prehispánica como tal sigue siendo para nosotros una incógnita.

    Los hallazgos arqueológicos de instrumentos musicales indígenas nos hablan de su naturaleza acústica, de su gran variedad y difusión, así como de las diferencias que había entre el instrumental empleado por las diversas culturas mesoamericanas, pero son incapaces de decirnos cuáles eran los principios formales, los procedimientos de composición a que se recurría para hacer música con tales medios. Por otra parte, en el caso de la música prehispánica, el abundante testimonio de los cronistas españoles -exclusivamente verbal y con frecuencia cargado de prejuicios etnocéntricos y actitudes emotivas- se refiere básicamente a la música azteca, y secundariamente a la maya, sin proporcionar suficientes elementos de juicio acerca del arte sonoro de otras culturas que florecieron en lo que es hoy el territorio mexicano.

    Igualmente, el intento de reconstruir ese mundo sonoro a partir de la música de los grupos indígenas actuales tiene que ser seriamente cuestionado ya que, por un lado, la música de todos ellos, incluso los más primitivos y apartados, muestra profundas huellas del impacto europeo y, por el otro, los grupos que mantienen con mayor pureza su carácter y hábitos tradicionales y que, por lo mismo, tienen más títulos para ser considerados como representativos del mundo indígena, se localizan en sitios que por lo general no corresponden a lo que puede considerarse propiamente como territorio mesoamericano, o bien apenas hallan en la áreas marginales del mismo y, además, jamás alcanzaron el elevado nivel cultural que tuvieron los pueblos de Mesoamérica o, si llegaron a tener un alto grado de desarrollo, han involucionado, degradando su herencia.

    Sin embargo, el talento y la capacidad musicales del indígena están más allá de cualquier duda. La sorprendente velocidad con que la música europea fue asimilada y dominada por los indígenas inmediatamente después de la llegada de los conquistadores constituye una prueba fehaciente de la existencia de las cualidades indicadas. Los indios difícilmente hubieran dominado tan pronto el canto gregoriano o se habrían dedicado con tal entusiasmo al canto polifónico si hubiesen carecido de una fuerte tradición musical.

    Por ello es indudable que si bien la música indígena pudo no influir en forma directa sobre la de los conquistadores -lo que es difícil de probar o de rebatir en vista de las dificultades ya indicadas que hay para la determinación de lo que verdaderamente es o haya sido el arte sonoro autóctono- la sensibilidad indígena matizó y tiñó el aporte europeo, transformando con ello su carácter inicial. De esta manera, el elemento indígena contribuyó a modelar un folclor que, aunque pueda ser rastreado hasta sus orígenes hispánicos e incluso más allá, remontando sus fuentes africanas o levantinas, es distintiva y específicamente nuestro.

    La música indígena mexicana era penta tónica y básicamente monódica, a veces antifonal, que se transmitía por tradición popular; se utilizaba en ceremonias, guerras, fiestas, juegos, con sentido poético o amoroso.

    Se enseñaba la música junto con la danza en las escuelas denominadas CUICACALLI (casa del canto), para preparar a los futuros artistas como:

    • OMETOCHTLI: director de ejecuciones musicales.

    • TLAPIZCATZIN: constructor, ejecutante y maestro de ejecuciones de instrumentos musicales.

    • CUICAPICQUE: compositor de cantos.

    • TLAMACAZQUE: tañedor de caracol y flauta.

    • QUAQUACUILTZIN: tañedor de teponaztli y cantor.

    Los instrumentos musicales que se guardaban en el MIXCOACALLI (casa del dios del fuego) eran:

    A) ALIENTOS:

    1.- CHILILIHTLI Y TLAPIZALLI: flautas o flautines de barro, carrizo, hueso, etc.

    2.- HUILACAPITZTLI: tortolitas ocarinas y jarros silbadores.

    3.- ATECOCOLLI: caracol marino usado como trompeta por su sonido grave y profundo.

    Música en las culturas prehispánicas

    B) PERCUSIONES:

    4.- TETZILACATL: disco metálico como gong.

    5.- HUEHUETL: tambor vertical de un tronco hueco decorado artísticamente con sus costados labrados y aberturas en la base, recubierto en la parte superior con la piel de venado u ocelote, que se percutía con las manos en las danzas.
    PANHUEHUETL era un tambor mayor y TLALPANHUEHUETL un tambor gigante de 2.50 metros que desde lo alto de los templos anunciaba la guerra hasta una distancia de 12 kilómetros.

    6.- TEPONAZTLI: tambor horizontal de un tronco hueco de madera dura, que se percutían con dos macillos cubiertos de hule en un extremo, para el cambio de guardia nocturna, ceremonias religiosas y señales de guerra.

    7.- AYOTL: concha de tortuga percutida en la parte inferior con un asta de venado.


    Música en las culturas prehispánicas

    C) VARIOS:

    8.- TZICAHUAZTLI: raspador de hueso (fémur, a veces humano) con muescas transversales frotadas con un caracol, concha o asta de venado para el ritmo de la danza.

    9.- OMICHITZICAHUAZTLI: raspador de hueso o asta de venado con muescas, apoyado en un cráneo humano como caja de resonancia para ritos fúnebres.

    10.- AYACACHTLI: sonaja de guaje seco o calabazo de barro o metal, lleno de piedritas o semillas, para acompañar a las danzas.

    11.- TENABARIS: capullos de mariposa, secos y atados en grupos, con piedritas en su interior. Amarrados en tobillos y muñecas de sus danzantes. Música en las culturas prehispánicas

    • Música Mexica

    Los rasgos más característicos de la política musical Azteca, son los privilegios civiles, como la exención de tributos de la cual gozaban los músicos profesionales, y las jerarquías ocupadas por los templos.

    Los artistas, aun cuando recibiesen honores y riquezas formaban parte del servicio doméstico de los señores.

    Los músicos recibían un MECATL o cordel distintivo que portaban en la cabeza, colgando las puntas encima del pecho.

    Heredan por línea directa el instrumental Tolteca, por ende Teotihuacano, asimilando el legado de las culturas contemporáneas de toda Mesoamérica.

    • Conclusión

    1.- En el México pre-cortesiano se usó la música y el sonido como un elemento de intensa excitación.

    2.- Tuvo un valor colectivo y social de alta significación y no excluyó su uso doméstico y particular.

    3.- Estuvo ligada a la magia, a la religión, a la Historia y a la tradición.

    4.- Fue altamente apreciada y su organización (y educación) musical fue tan admirable, que alcanzó niveles superiores a los que actualmente existen en nuestro país.

    5.- Creó los elementos necesarios para formarse una fisonomía propia y singular.

    6.- Los elementos que creó los utilizó con un sentido amplio, selectivo y variado, acorde con sus finalidades.

    7.- Usó preponderantemente el ritmo que, conforme a su naturaleza, fue fuerte y vigoroso, con abigarradas variedades sobre una base reconocible y firme.

    8.- Tuvo el sentido del timbre o color musical (semejante al pictórico), lo utilizó expresivamente, así como conoció y aplicó también los diferentes planos sonoros (tonalidad y modalidad) y los distintos aires y tiempos.

    9.- Su música no fue monótona, aunque fue tenaz en la repetición de sus piezas.

    10.- Se les acredita a los mexicanos pre-cortesianos una gran capacidad técnica en el manejo de sus instrumentos y una inclinación y gusto grandes hacia la música.