Músculos

Anatomía. Cuerpo humano. Musculatura. Fisiología humana

  • Enviado por: Fer
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 17 páginas
publicidad
publicidad

Módulo 11: Morfofisiología Músculos

El estudio de los músculos se conoce como " miología" Los músculos son formaciones anatómicas que poseen la facultad de contraerse, es decir, de disminuir de longitud bajo el influjo de una excitación. Durante mucho tiempo se ha creído que existían dos tipos de músculos: los músculos estriados, rojos, que obedecen al control de la voluntad y los músculos lisos, blancos, que pertenecen al sistema de la vida vegetativa y que funcionan fuera del control de la voluntad, pero hay excepciones como el miocardio músculo del corazón, estriado, rojo y que funciona automáticamente, también los músculos motores de los huesecillos del oído, estriados, se contraen de manera refleja sin intervención posible y eficaz de la voluntad. En la presente unidad estudiaremos las musculatura esquelética o estriada voluntaria, pero antes nombraremos las características generales de los distintos tipos de músculos .

Tipos de Músculos

Músculo liso

No posee una estructura estriada al microscopio, sino que sus miofilamentos se organizan en forma distinta. Las células son ahusadas, y se entrelazan con sus ejes mayores paralelos, la continuidad mecánica entre las células se obtiene mediante una capa reticular. La células posee dos sistemas de filamentos. La red citoesquelética está formada por filamentos intemrmedios y filamentos finos de actina organizados en haces longitudinales, asociados con cuerpos densos. El aparato contráctil consiste en filamentos oblicuos de miosina y actina que interactúan con el citoesqueleto para producir la contraccion de la célula. El músculo liso constituye las paredes de estructuras internas tales como el estómago, intestinos, útero, vasos sanguíneos, uréteres y conductores secretores. El músculo liso se diferencia del músculo estriado en que su contracción es más lenta; la musculatura estriada necesita sólo un segundo para contraerse y relajarse, en tanto que la musculatura lisa demora de tres a ciento ochenta segundos. Las fibras lisas tienen gran variedad de tono, pueden permanecer casi relajadas o fuertemente contraídas. Parece, también, que pueden mantener el tono sin gasto de energía, quizás por la reestructuración de las cadenas proteicas que constituyen las fibras.

Músculo cardíaco

Posee una estructura de células integradas a través de puentes de membrana, es estriado al usar microscopia por la disposición de sus miofilamentos en sacrómeros, posee un sistema zarco tubular similar al del músculo esquelético. El músculo cardíaco, a diferencia del estriado y liso, requiere de uno a cinco segundos para contraerse. Cada latido del corazón representa una contracción simple. La musculatura cardiaca se diferencia por su largo período refractario o lapso que sigue a un estímulo durante el cual está incapacitado para responder a otro; por consiguiente, no podrá contraerse en estado de tetanización, pues un estímulo no tiene efecto después de otro con tanta rapidez como para mantener el estado de contracción permanente. Otra característica distintiva del músculo cardíaco es su ritmicidad, se contrae a un ritmo promedio de 80 latidos por minuto. El músculo cardíaco descarga su potencial de membrana cada vez que ha alcanzado cierto nivel. Pasado cada impulso, la membrana se repolariza, pero entonces se vuelve permeable de nuevo, iniciando la transmisión del siguiente potencial de acción.

Músculos estriado

Las piezas del esqueleto son órganos pasivos que no pueden efectuar movimiento alguno, a menos que intervengan los músculos, órganos activos. Los músculos están formados por células que tienen aspecto de huso, llamadas fibras musculares, las cuales se hallan reunidas en haces o masas. Estas agrupaciones se encuentran cubiertas por la aponeurosis, que es una vaina o membrana resistente que impide que el músculo se desplace, y el perimisio, otra finísima membrana que, envolviéndolo también, separa unos haces de otros. El tejido conectivo le confiere al músculo propiedades visco elásticas que contribuyen a la respuesta mecánica muscular. Por último no hay que olvidar al componente de irrigación y nervioso anexo. El movimiento se logra mediante la contracción de células musculares, que hacen trabajo mecánico al contraerse, en cuyo acto se acortan y ensanchan. Las células musculares están formadas por las proteínas miosina y actina. La función muscular se verifica mediante las siguientes propiedades: excitabilidad, por la cual el músculo responde a un estímulo con una reacción determinada; la contractilidad, mediante la que se contrae al acortar sus fibras; la elasticidad, que permite que un músculo contraído recupere su forma; y la tonicidad, gracias a la cual el músculo queda siempre semicontraido, ejerciendo de modo permanente una acción sobre los huesos a los que está adherido.

Estructura Fibra Muscular

El músculo esquelético está organizado en fibras musculares individuales que representan la unidad contráctil propiamente tal del músculo. Cada fibra muscular es una sola célula con varios núcleos, alargada, cilíndrica y rodeada por una membrana celular, el sarcolema. No existen puentes sinciciales entre ellas. Las fibras musculares tienen forma cilíndrica con un diámetro de aproximadamente 60 micrones. Cada fibra muscular contiene un paquete de subunidades, las miofibrillas que también son cilíndricas, pero de un diámetro de aproximadamente 1-2 micrones y con una longitud igual a la de la fibra muscular. Estas últimas no presentan envolturas y los espacios entre ellas están ocupados por el citoplasma de la fibra muscular, llamado zarco plasma, que contiene núcleos y mitocondrias y a través del cual transcurre una red tubulomembranosa que desempeña un rol importante en el proceso de excitación-contracción, denominada el sistema zarco tubular.

SISTEMA SARCOTUBULAR

Este sistema está formado por un sistema T y un retículo sarcoplasmático. El sistema T de túbulos tranversos, que es continuo con el sarcolema de la fibra muscular, forma una rejilla perforada sobre la superficie de las fibras musculares individuales. El retículo sarcoplásmico, forma una cortina irregular alrededor de cada una de las fibrillas, posee amplias cisternas terminales en estrecho contacto con los túbulos transversos (sistema T) en las uniones entre las bandas A e I (ver mas adelante). En estos puntos de contacto la disposición de un túbulo tranverso con una cisterna del retículo sarcoplásmico a cada lado, ha recibido el nombre de tríadas. La función del sistema T es la transmición rápida del potencial de acción desde la membrana celular a todas las miofibrillas contenidas en la fibra muscular. El retículo sarcoplásmico está relacionado con los movimientos del Ca++ y el metabolismo celular.

SARCÓMEROS

Cada miofibrilla está constituída por unidades repetitivas ubicadas en serie llamadas sarcómeras, que representan la unidad morfofuncional del músculo. Una sarcómera es aquella parte de la miofibrilla que se extiende entre los dos discos o líneas Z y su largo varía entre 1,5 a 3,5 micrones, dependiendo del grado de acortamiento o estiramiento muscular. Las estriaciones transversales típicas del músculo esquelético son productos de la sucesión de bandas transversales oscuras (A) y las claras (I) a lo largo de las miofibrillas, lo cual se debe a que las miofibrillas están compuestas por miofilamentos que se disponen de un modo determinado.

MIOFILAMENTOS

Existen dos tipos de miofilamentos: los delgados (50 Aº de diámetro) que están constituídos por las proteínas actina, tropomiosina y troponina; y los miofilamentos gruesos (150Aº de diámetro) que contienen la proteína denominada miosina. Las bandas claras I contienen solamente miofilamentos delgados, en cambio las bandas A oscuras presentan tanto miofilamentos delgados como gruesos interdigitados entre sí. Al mismo tiempo, las bandas claras I están divididas por la línea oscura Z, que atraviesa la miofibrilla y es donde se conectan los miofilamentos delgados. La banda oscura A contiene en el centro a la banda H, más clara, que es la región donde los miofilamentos delgados no se sobreponen con los gruesos cuando el músculo está relajado. Una línea transversal M se observa en medio de la banda H y se debe a un abultamiento central en cada uno de los miofilamentos gruesos.

TEJIDO CONECTIVO

Una vaina de tejido conectivo fibroso rodea a cada músculo (epimisio), y se extiende hacia el interior del mismo en forma de separaciones entre haces de fibras (perimisio) y entre fibras musculares aisladas (endomisio). Estas tres estructuras se continúan con las estructuras fibrosas que unen a los músculos, a los huesos o a otras formaciones, en la que los músculos se insertan firmenten en los tejidos de los cuales traccionan al contraerse. El tendón permite la inserción en hueso, en el cual las fibras del tendón se continúan con el revestimiento fibroso del hueso o periosto y penetra la sustancia cortical. Cuando un tendón se distibuye por una superficie mas amplia se transforma en en una hoja ancha, fina, de tejido conectivo, denominada aponeurosis. La aponeurosis es una hoja de tejido conectivo denso que transporta fuerzas tensiles directa o indirecta desde los músculos esqueléticos a las fascias, a otros músculos, a cartílago o hueso. El termino fascia es un término muy vago que significa poco mas que acumulaciones de tejido conectivo bastante grandes que pueden observarse a simple vista. Su estructura es variable, pero las fibras de colágeno tienden a estar entrelazadas y raramente muestran la orientación compacta paralela que se ven en los tendones y aponeurosis. La fascia toma mucha formas, se disponde recubriendo músculos, posee propiedades mecánicas como en el muslo al envolver el grupo muscular y mantenerlo compactado durante la contracción para no perder fuerza. Envuelve y reune vasos sanguíneos facilitando el retorno venoso, al aproximar las grandes venas a las arterias que "laten".

Anatomía Macroscópica

Consideraciones generales

Situación: los encontrarnos superficiales (llamados también cutáneos,) se encuentran inmediatamente bajo la piel y músculos profundos ubicados debajo de la aponeurosis superficial que constituye su cubierta. La mayoría de ellos se inserta sobre el esqueleto (músculos esqueléticos); pero hay un pequeño número de músculos profundos que se insertan o que se encuentran anexados directamente a órganos, como los músculos motores del ojo, de la lengua de la faringe y del ano.

Número peso y color: Según Sappey existirían 501 musculos estriados en el hombre (no exíste acuerdo en cuento a su número, autores afirman que el número es aproximado a 600). El conjunto de estos músculos, en un individuo medio y normal, corresponde a algo menos de la mitad del peso total de su cuerpo, es decir aproximadamente 30 Kg. para un individuo de 70 Kg. de peso. De ellos, a los músculos de los miembros de los miembros les corresponde aproximadamente 7 Kg para el miembro superior y 13 Kg para el miembro inferior. En algunos atletas el peso de la masa muscular puede corresponder al 50% del peso del cuerpo. El músculo vivo es de color rojo, lo que está indicando la existencia de pigmentos como la mioglobina (proteína que transporta oxígeno en la fibra muscular) y de una gran cantidad de sangre en las fibras musculares.

Dirección : La mayoría de los músculos son rectilíneos, paralelos al eje mayor del cuerpo o al de los miembros. Aquellos que se inclinan sobre estos ejes son llamados oblicuos o transversos, también tenemos los músculos reflejos y son aquellos que para ir a un punto determinado no siguen una linea recta, cambian de dirección apoyándose en una superficie ósea. ( obturador interno, oblicuo mayor del ojo).

2.- CONFIGURACION EXTERNA. Según la forma que adoptan, se distinguen músculos largos, anchos, cortos y anulares.

Músculos Largos: ubicados especialmente en los miembros, los más superficiales son los más largos, algunos de ellos pueden pasar por dos articulaciones, Ej, bíceps braquial, semimembranoso.

Músculos Anchos: son aplanados, se los encuentra en las paredes de las grandes cavidades, como el tórax y el abdomen, algunos de ellos forman verdaderos tabiques de separación como el músculo diafragma y el elevador del ano.

Músculos Cortos : se encuentran en las articulaciones donde los movimientos son poco extensos (músculos de la eminencia tenar )

Músculos Anulares : se ubican alrededor de un orificio al cual circunscriben y aseguran el cierre. Se los llama orbiculares o esfinteres.

3.- INSERCIONES DE LOS MUSCULOS.

Los músculos se fijan por sus extremos a superficies llamadas puntos de inserción. La mayoría de ellos se sitúan sobre el esqueleto, pero hay músculos que se insertan en la piel (músculos cutáneos), en las mucosas (lengua, labios) o en un órgano blando (ojo, sinovial, aponeurosis etc.)

- Modo de inserción de los músculos.

Tendones: es muy raro que un músculos se inserte directamente al esqueleto, generalmente lo hace por medio de un tendón, Los tendones son de estructura fibrosa y prolongan al músculo hasta el punto de inserción, presentan forma variables (cilíndricos, aplanados, cortos, largos o se extienden en amplias menbranas.). Los tendones son siempre de coloración blanquecina, brillante y nacarada. Son muy resistentes y prácticamente inextensibles: de esta manera la contracción del músculo, puede actuar sin retardo, sin pérdida de fuerza frente a la palanca puesta en movimiento. En suma el tendón debe ser considerado como la prolongación del tejido conjuntivo, que rodea y separa las fibras musculares, formaciones cuyo agrupamiento constituye el músculo. Algunos músculos ocupan su aponeurosis para insertarse como por ejemplo los músculos que se insertan en la línea áspera del fémur (inserción aponeurótica).

Los músculos presentan un origen y un término. Actualmente las inserciones se denominan según la ubicación anatómica, es decir, existen inserciones mediales e inserciones laterales o inserciones proximales e inserciones distales. Se considera una de las inserciones como punto fijo y la otra como punto móvil, por ejemplo, el músculo pectoral menor presenta una inserción medial en la 3, 4 y 5 costilla y una inserción lateral en el proceso coracoides de la escápula; el punto fijo es la inserción medial, mientras que el punto móvil es la inserción lateral, la contracción del músculo provoca la anteversión de la escápula. Algunos músculos cambian su punto fijo y móvil, el pectoral menor puede mantener como punto fijo también la inserción lateral y como móvil la lateral, provocando la elevación de la 3,4 y 5 costilla en la inspiración forzada.

Bioquímica

El mecanismo contráctil en el músculo esquelético depende de las proteínas miosina, actina, tropomiosina y troponina.

La contracción del músculo esquelético ocurre como resultado de impulsos nerviosos que llegan desde el Sistema Nervioso Central (SNC) a través de las motoneuronas alfa. Cada una de estas motoneuronas inerva a un cierto número de fibras musculares mediante su axón ramificado, conjunto denominado unidad motora. El sitio de conexión de la ramificación motora con la fibra muscular se llama placa motora o sinapsis neuromuscular. Cuando el impulso motor llega a la sinapsis neuromuscular desde el SNC, se libera el neurotransmisor llamado acetilcolina, el que se une a zonas específicas del sarcolema, desencadenando el potencial de placa terminal, que es una depolarización local de la membrana celular.

A partir de ahí se depolarizan zonas adyacentes de la membrana de la fibra muscular. Si este mecanismo es repetitivo se genera un potencial de acción muscular que se propaga a lo largo de la superficie y longitud de la fibra muscular entera. Siguiendo los túbulos T del sistema zarco tubular, el potencial de acción es transmitido hacia el interior de la fibra muscular, liberando iones de Ca++ almacenados en las cisternas terminales del retículo. Las interacciones entre las proteínas troponina y tropomiosina con la actina, contituyentes del miofilamento delgado, le impiden a la actina combinarse con la miosina en un músculo en reposo, debido a que bloquean el sitio reactivo de la actina con la miosina. Así la troponina y tropomiosina actúan como proteínas reguladoras inhibiendo el proceso contráctil.

Los iones de Ca++ tienen la función de iniciar y finalizar la actividad contráctil. Estos iones se enlazan con las moléculas de troponina, provocando un cambio configuracional en ellas que se transmite a las moléculas de tropomiosina provocando así la liberación de los sitios reactivos de la actina con la miosina estableciéndose la unión de ambas proteínas. Esta unión actinomiosínica activará a la vez la acción ATPásica de la cabezas de las moléculas de miosina, lo que liberará la energía necesaria para desencadenar la respuesta contráctil .

El proceso mediante el cual se realiza el acortamiento de los elementos contráctiles en el músculo implica el deslizamiento entre los miofilamentos delgados y los gruesos. Este mecanismo es el resultado de la formación y ruptura de enlaces cruzados o puentes de unión entre los miofilamentos de miosina y actina. Las cabezas de las moléculas de miosina se enlazan a la actina en un ángulo de 90º, se produce un movimiento de pivoteo para luego desconectarse y reconectarse sucesivamente en el siguiente sitio de enlace de la actina de forma tal que la actina se desliza sobre la miosina hacia el centro del sarcómero. Cada ciclo individual de enlace, pivoteo y desprendimiento, acorta el músculo en 1%. Cada miofilamento grueso tiene cerca de 500 cabezas de miosina, y cada una de estas efectúa un ciclo completo de cinco veces por segundo durante la contracción rápida. La relajación muscular ocurre al disminuir la concentración de calcio intracelular, por recaptación de éste al interior de las cisternas terminales, con lo cual se retira de las proteínas contráctiles.

Durante la contracción muscular hay sustancias que disminuyen su cantidad: glucógeno, oxígeno, fosfocreatina y trifosfato de adenosina; y otros elementos que aumentan: anhídrido carbónico, ácido láctico, difosfato de adenosina y fósforo inorgánico. El hecho de que se consuma oxígeno con desprendimiento de bióxido de carbono sugiere que la contracción muscular es un proceso de oxidación, sin embargo esa oxidación no es esencial, pues un músculo puede contraerse bastantes veces privado por completo de oxígeno aunque en esas condiciones se fatiga más rapidamente (lo que sugiere que la oxidación está más relacionada con el proceso de recuperación después de las contracciones que con la contracción misma). La contracción muscular involucra las siguientes reacciones químicas:

1) Trifosfato de adenosina àFosfato inorgánico + Difosfato de adenosina + Energía (empleada para la contracción propiamente dicha).

2) Fosfocreatina + ADP ßCreatina + ATP

3) Glucógeno ßàintermediarios ßà Ácido láctico + Energía (~P, empleada para la resíntesis de los fosfatos orgánicos).

4) Parte del ácido láctico + O2 àCO2 + H2 + energía (~P, empleada para resintetizar el resto del ácido, glucógeno y en la resíntesis de ATP y fosfocreatina).

Mecanismo general de la contracción muscular.

La iniciación y la ejecución de la contracción muscular se producen según los siguientes pasos secuenciales:

Un potencial de acción viaja a lo largo de un nervio motor hasta sus terminaciones en las fibras musculares. En cada terminación, se abren canales de ion calcio que provoca que los gránulos de acetilcolina se fusionen (exocitosis) y asi el terminal axónico secrete una pequeña cantidad de la sustancia neurotransmisora acetilcolina. La acetilcolina actúa sobre una zona local de la membrana de la fibra muscular para abrir múltiples canales con puerta de acetilcolina en las moléculas proteicas de dicha membrana. La apertura de los canales de acetilcolina permite que grandes cantidades de iones sodio fluyan al interior de la membrana de la fibra muscular en la zona de la placa motora. Esto inicia un potencial de placa motora y consecuentemente un potencial de acción que recorre la fibra muscular. El potencial de acción viaja a lo largo de la membrana de la fibra muscular, de la misma manera que viajan los potenciales de acción a lo largo de las membranas de las neronas.

El potencial de acción produce la depolarización de la membrana de la fibra muscular, lo que provoca que el retículo sarcoplásmico libere en las miofibrillas grandes cantidades de iones calcio que estaban almacenados en el retículo. Los iones calcio desactivan la inhibición provocada por las proteínas reguladoras troponina y tropomiosina y permiten la unión entre los filamentos de actina y de miosina, haciendo que se deslicen entre si, lo cual constituye el proceso de contracción. Transcurrida una fracción de segundo, los iones calcio son bombeados de nuevo al interior del retículo sarcoplasmático gracias a canales de calcio dependientes de ATP, donde permanecerán almacenados hasta la llegada de un nuevo potencial de acción al músculo; esta retirada de los iones de calcio de las miofibrillas hace que cese la contracción muscular.

Tipos Contracción

La contracción muscular esquelética es el acortamiento de las fibras contráctiles; pero debido a los elementos viscosos y elásticos de los músculos que están en serie con el mecanismo contráctil, es posible que la contracción ocurra sin que la longitud de todo el músculo disminuya apreciablemente. Este tipo de contracción es llamada isométrica (igual longitud), es decir cuando el músculo no se acorta durante la misma o no se verifica movilización de las piezas óseas en las que se inserta, pero sí un gran desarrollo de tensión muscular. En cambio, se denomina isotónica cuando se produce acortamiento y la tensión del músculo permanece constante.

Las características de la contracción isotónica dependen de la carga contra la que se contrae el músculo y de la inercia de la carga. Por otra parte, el sistema isométrico registra estrictamente los cambios de la fuerza de la propia contracción muscular, es decir, la generación de tensión.Por tanto, este último tipo de contracción es el más utilizado para comparar las características funcionales de diferentes tipos musculares.

Los músculos poseen un componente elástico en serie, anteriormente mencionado como elementos elásticos y viscosos, que cuando las fibras musculares se contraen contra una carga, aquellas partes no contráctiles del músculo (los tendones, los extremos del sarcolema de las fibras musculares donde éstas se unen a los tendones, y quizá incluso los brazos articulados de los puentes) se elongan ligeramente al aumentar la tensión. En consecuencia, la parte contráctil del músculo debe acortarse un 3 a un 5% extra para compensar el elongamiento de estos elementos .

Deuda de Oxígeno: se exige con mucha frecuencia a nuestro sistema muscular esfuerzos inmediatos y aunque los mismos aumenten las respiraciones y las pulsaciones cardíacas, el oxígeno no podría ser suministrado en cantidad suficiente para permitir el gasto que supondría. Durante los breves momentos de violenta actividad, los músculos utilizan la energía que no necesita oxígeno, al cesar el movimiento, el sistema muscular y otros tejidos pagan la "deuda" por medio de una toma extraordinaria de este elemento, con el fin de restaurar los compuestos fosfóricos energéticos y el glucógeno a su estado original. Fatiga: el músculo que se contrajo repetidamente y por ello agotó sus reservas de glucógeno y fosfatos orgánicos y acumuló ácido láctico, habrá perdido su poder de contracción por lo que se dice que está fatigado. La fatiga tiene por causa principal la acumulación de dicho ácido láctico.

Fisiología Muscular

La unidad funcional del sistema muscular es la unidad motora, está constituida por una sóla neurona y el grupo de células musculares que inerva su axón. La unidad motora es aislada y estimulada con breves descargas eléctricas de creciente intensidad, y es necesario cierto grado de intensidad para que se produzca la respuesta que siempre será máxima; este fenómeno se llama efecto de "todo o nada". En cambio, un músculo entero, compuesto de muchas unidades motoras individuales, puede responder en forma graduada, según el número de unidades motoras que se contraigan en un momento determinado. Si bien un músculo entero no puede contraerse en grado máximo, una unidad motora sólo puede hacerlo en grado máximo (por la relación nerviosa de la ley del todo o nada). La fuerza de la contracción de un músculo depende del número de sus unidades motoras constituyentes y si éstas se contraen simultánea o alternadamente.

Tono: tono muscular se refiere a un estado de contracción parcial mantenida en todos los músculos estriados, siempre que esté intacta la inervación de los mismos. Cada músculo normalmente es estimulado por una serie continua de impulsos nerviosos, que originan una contracción ligera constante o tono. Puede decirse que el tono muscular es un estado de tétanos, leve, presente siempre, pero que solamente afecta a un cierto número de fibras en un momento dado. Cada fibra se contrae por turno, trabajando por relevos, con lo que se da oportunidad a que puedan tener su tiempo de recuperación en el intervalo en que otras fibras se están contrayendo, antes de que las primeras sean llamadas a una nueva contracción.

FIBRAS POTENCIA Y RESISTENCIA

Macroscópicamente en el músculo estriado se reconocen tipos de fibras que son las de resistencia y potencia, cada músculo puede poseer en distinta proporción cada una de ellas, dependiendo del entrenamiento que este realice.

Las fibras de resistencia se denominan fibras rojas, poseen abundante irrigación en el endomisio, gran contenido de la proteína mioglobina en su interior, poca acumulación de glicogeno. La mioglobina es una proteína intracelular que capta oxigeno y da una coloración rojiza. El oxígeno es fundamental en este tipo de fibras ya que realizan un metabolismo del tipo aeróbico (ciclo de Krebs y fosforilación oxidativa).

Son fibras de contracción lentas pero que no se fatigan. Las fibras de potencia se denomina fibras blanca, poseen menos irrigación que las rojas, menos mioglobina, mayor acumulación de glicógeno, se fatigan rápidamente, son de contracción rápida y ocupan una vía metabólica anaerobia (glicolisis) por lo que se acumular ácido láctico.

Actualmente se ha descrito tres tipos de fibras.

Tipo 2B son de contracción rápida y sensibles a la fatiga.

Tipo 2A son de contracción rápida y resistentes a la fatiga.

Tipo I son de contracción lenta y resistentes a la fatiga.

Nutrición e Inervación Vascularización de los músculos:

Se encuentra muy desarrollada a causa de la actividad fisiológica intensa de estos órganos. Los tendones se encuentran pobremente vascularizados

Arterias: cada músculo recibe una o varias arterias propias, de las cuales alguna puede ser muy voluminosa como ocurre con la arteria del cuadríceps. La arteria de mayor calibre se considera la principal y está acompañada por dos venas y por el nervio correspondiente, De esta forma se constituye el pedículo vasculo nervioso principal del músculo, que debe ser conservado en los transplantes musculares quirúrgicos. En el interior del músculo las arterias se disponen en el sentido de las fibras musculares. " La integridad arterias es esencial para un buen rendimiento fisiológico.

Venas: la red venosa se desarrolla de acuerdo con las necesidades energéticas del órgano, las venas emergen del músculo por los ltigares de penetración de las arterias.

Linfáticos: los músculos contienen numerosos vasos linfáticos que tienden a situarse en los espacios conjuntivos interfasciculares para emerger del músculo y terminar en los espacios perimusculares y posteriormente en los ganglios regionales.

Inervación: El músculo puede ser abordado en uno o varios puntos por filetes nerviosos múltiples; estos filetes nerviosos pueden ser integrantes del pedículo vasculonervioso principal o pueden llegar al músculo como elementos independientes. Cada fibra mielínica termina en una fibra muscular: este contacto está asegurado por la placa motora que se interpone entre la fibra nerviosa y la fibra muscular. En el momento de la contracción se producen en la placa motora fenómenos fisicoquímicos complejos.