Mundo digital; Nicolás Negroponte

Internet. Comunicación. Fundador

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

EL AUTOR

Nicolás Negroponte nació en Nueva York (Estados Unidos) el 20 de enero de 1943.

Nicolás Negroponte fue ex alumno del Massachussets Institute of Technology (MIT), donde se especializó en el área de diseño asistido por computadoras (CAD).

En 1966, este arquitecto griego ingresó a la facultad y durante varios años también fue profesor en varias universidades como Yale y Michigan.

Negroponte fue convocado en 1989 por el prestigioso instituto tecnológico para fundar el laboratorio que "inventa el futuro": el MediaLab, centro de investigación que se dedica exclusivamente al estudio y experimentación de las futuras formas de comunicación humana, desde el entretenimiento a la educación.

Dentro del campo de la informática y las comunicaciones, Negroponte está considerado un gurú. Sus predicciones dieron la vuelta al mundo y permanentemente dicta conferencias y seminarios en todo el planeta. Se muestra convencido de que la explosión de las nuevas tecnologías no ha hecho más que empezar.

Actualmente desarrolla unos 160 proyectos, entre los que se encuentran la televisión del futuro, los sistemas de información y entretenimiento o la holografía. El MediaLab es patrocinado por el gobierno de los Estados Unidos y unas 300 empresas que aportan más de 30 millones de dólares por año. Negroponte también es cofundador y columnista de la revista de informática Wired.

Nicolás Negroponte es una de esas personas cuyo principal atractivo consiste en descubrir que tiene una manera distinta de pensar los problemas. Pensar los problemas de forma distinta es alcanzar respuestas nuevas e imaginativas. El mundo digital está lleno de demostraciones de esa forma de pensar no condicionada por las formas del pasado. Dar respuestas para el mundo digital del futuro es plantear las preguntas desde esa mentalidad.

Negroponte es, pese a quien pese, un pensador original y de ágiles reflejos involucrado en el mundo de los ordenadores desde la década de los sesenta. Cualquiera de los lectores de "Mundo Digital", su best-seller traducido a más de treinta idiomas, o de su columna mensual en "Wired", sabe de su capacidad de fascinación.

Además de todo esto, es el autor de numerosos libros, entre ellos "Ser Digital", donde predijo que en Latinoamérica habrá para el año 2000 entre 200 y 250 millones de latinoamericanos conectados a la Internet. Dijo que la infraestructura está creciendo rápidamente y se está instalando tecnología de punta gracias a que la ya existente antes del auge de las telecomunicaciones estaba prácticamente depreciada.

También dijo que en cinco años el idioma que predominará en Internet no será el Inglés, sino el chino en primer lugar y después el español. Y que el comercio electrónico moverá en el mundo, más de un trillón de dólares para el año 2000. "Quizás unos 300 o 400 billones serán transacciones para productos de consumo", dijo.

RESUMEN

En este libro se trata el tema de la digitalización, es decir, lo que el autor llama “mundo digital”.

En un principio, se nos hace saber lo que supone el cambio hacia un mundo digital, en el que las pequeñas diferencias de hoy serán enormes mañana, y donde el acceso a éste será meramente generacional, es decir, no dependerá solamente del poder económico de las personas.

Aspecto destacado es el de la distinción que hace Negroponte sobre bits (información) y átomos (lo material). Estos conceptos están íntimamente relacionados, puesto que habitualmente, encontramos bits en forma de átomos. Además, son utilizados frecuentemente durante el transcurso de la obra para señalar otros temas como por ejemplo el de “multimedia”.

Multimedia es una mezcla de bits, es decir, de sonido, imagen e información. Para Negroponte, en el mundo digital, este término es muy importante, ya que supone una revolución para el receptor de la información, que puede ver las cosas desde múltiples perspectivas y con un manejo de bits sencillo. Relacionado con multimedia encontramos el término de “realidad virtual”.

La realidad virtual, para Negroponte, supondrá un gran éxito en el futuro, sobre todo para aplicaciones en autoescuelas, simulación y ocio. De hecho, actualmente se está cumpliendo esto.

Ser digital es cambiar la materia por la energía, el átomo por el bit. Una gran parte de los elementos que hoy nos rodean son susceptibles de ser digitalizados.

Por otra parte está la emisión de bits. La emisión de bits hoy en día, es posible llevarla a cabo por numerosos métodos (satélite, cable, teléfono, etc.), pero lo verdaderamente importante para Negroponte, es su futuro. En su libro, Negroponte imagina un ancho de banda ilimitado que permita inundar de bits a las personas, fibra óptica a bajos precios, y una emisión de bits independiente de la velocidad a la que los consumamos.

A pesar de lo que se pueda creer sobre la libertad de emisión de bits, hay que señalar que ésta está controlada por lo que el autor llama “la policía del bit”, encargada de vigilar tanto el espectro utilizado, como la información en sí. No toda la información es controlable, pero en un futuro, el consumidor será su propio censor y encargado de seleccionar los criterios que le interesan.

Para crear la televisión del futuro, se trata de redefinir la presentación, y no lo artístico. Negroponte propone una televisión más controlable, donde la diferencia con los ordenadores sea la cantidad de los periféricos y la habitación donde esté situada, además de la posibilidad de ampliarla o actualizarla del mismo modo que los ordenadores.

La televisión se convertirá en algo parecido a un libro o un periódico, que se podrá hojear y cambiar, y será independiente del día, la hora o del tiempo que se necesite para su distribución.

Una de las preocupaciones que Negroponte plantea con más asiduidad en esta obra es la relación entre el hombre y la máquina. Cuando Negroponte habla de interfaz, lo hace como un desafío para fabricar ordenadores que nos conozcan, que aprendan y entiendan lenguajes. Para él, una buena interfaz es aquella que tiene muchos canales de comunicación diferentes y recurrentes. Su interfaz ideal es una similitud de los ordenadores con las personas.

El autor nos muestra la importancia que tuvo el ratón de ordenador para el desarrollo de una verdadera interfaz de comunicación entre el usuario y el ordenador, así como la necesidad de crear una interfaz basada en el habla.

Durante toda la obra, Negroponte insiste en la comunicación con las máquinas a través del habla.

Al final del libro, el autor comienza a hacer alusión a una era de “post-información”, en la que todo se realizará por encargo, a distancia y personalizadamente. Según él, esto está todavía por llegar.

Para Negroponte, el correo electrónico da una movilidad característica de esa era de post-información, y del mundo digital en general, puesto que la distancia es cada vez menos importante. Señala esta nueva forma de mensajería como un auténtico logro para el ser humano, puesto que permite una comunicación casi instantánea entre personas (algo que no consigue el correo convencional).

Lo que tiene claro Negroponte, es que las empresas de telecomunicaciones tienen en la actualidad un servicio deficiente y caro. Él propone un sistema de tarifas en el que se pague solamente por la información consumida, y no por el tiempo de acceso que se tenga a ésta.

Negroponte hace alusión a lo que son los agentes clasificadores, que seleccionan mediante una serie de criterios previamente seleccionados, lo que nos puede interesar. Se trata de una especie de teléfonos mayordomos que nos conocen lo suficiente para saber que hacer en un determinado instante.

Según Negroponte, es ahí donde está el verdadero futuro (en la posibilidad de filtrar los programas a voluntad del consumidor).

Se nos cuenta que en el mundo digital hay una importante tendencia hacia la miniaturización, y si se quiere conseguir un servicio mejor para las personas, las máquinas deben estar sincronizadas y comunicadas entre sí. Éstas son las que tienen que enseñarnos a usarlas.

En conclusión, la digitalización supone la compresión de datos y corrección de errores, y el cambio del modelo económico de las tarifas impuestas a los usuarios de distintas tecnologías. Pero Negroponte no se conforma con ello, sino que va más lejos prediciendo una serie de cosas que a priori podemos considerar absurdas, pero que él las considera posibles.

En algunas de sus predicciones, Negroponte afirma que en este milenio hablaremos tanto o más con máquinas que con seres humanos, que los CD-ROM serán comestibles, o que los pendientes estarán comunicados con más potencia que un ordenador personal.

En el libro se trata, simple y llanamente, de una amena y entretenida obra con la que podremos gozar y, sobre todo, reflexionar acerca de los cambios que han repercutido en nuestra sociedad en los últimos años.

El libro termina con la satisfacción del autor al saber que la digitalización está cada vez más en manos de los jóvenes, encargados de continuar con este proceso de “digitalización”.

OPINIÓN PERSONAL

En su libro, Nicolás Negroponte nos cuenta el tema del proceso de digitalización a través de los tiempos, y además se atreve a predecir sobre el futuro, que es lo que podríamos considerar más importante del libro.

Así como el gran Julio Verne en sus obras consiguió adelantarnos logros inimaginables para la época, Negroponte hace lo mismo en su libro de un modo que siempre ha defendido en sus entrevistas y viajes alrededor del mundo. Se trata por tanto de un personaje inusual e importante en la “era digital” que estamos viviendo.

En un principio, creo sinceramente que la digitalización en la actualidad es positiva. Ser digital nos proporciona mayor calidad de información que se ve traducida en otros aspectos como el del ocio, pero también tiene que suponer un crecimiento para todo el mundo, y con esto, no sólo me refiero a los que tienen mayor capacidad adquisitiva.

El mundo digital nos beneficia en la medida en que podemos ver una televisión mejor o tener ordenadores de mayor potencia, pero también nos perjudica, pues ciertos aspectos como la distribución ilegal de CDS está ocasionando el cierre de empresas, y con ello enviando al paro a sus empleados.

La digitalización nos supone una mayor cantidad de información en un espacio más reducido. Esto supondrá que la información que se pueda tener en las bibliotecas, pasará a ser parte de Internet, por lo que será visible y accesible para todo el que la desee. Esto está estrechamente relacionado con la tendencia de ahorro de espacio en ciudades y edificios del futuro.

La digitalización ha traído otros tantos beneficios para los hombres de a pie. Entre ellos encontramos el del final de los monopolios y la consecuente y sana competencia, que nos proporciona un mejor y más barato servicio.

La tecnología digital será de fácil acceso pero hará innecesarios muchos trabajos actuales.

En un futuro no muy lejano, creo que algunos aspectos que fueron importantes en nuestra infancia, pasarán a ser historia y evolucionarán a favor de algo mejor. No es necesario digitalizarlo todo, pero la mayoría de las cosas tenderán a este proceso denominado digitalización.

Otra de las cosas a la que hace alusión Negroponte y creo muy posible, es la de la comunicación holográfica, que se convertirá en la forma más “cercana y real” de comunicación.

Al igual que Negroponte, me atrevería a imaginar un futuro donde todos estuviésemos conectados mediante un artilugio (por ejemplo un reloj de pulsera) que sustituyera al móvil y al ordenador portátil, y donde todo sea mucho más personalizado. La digitalización se incorporará a todos los aspectos de la vida y no nos será necesario salir de casa para hacer cualquier cosa, gracias a Internet y a la realidad virtual.

Esto es lo que nos espera, por lo que será mejor que nos acostumbremos lo antes posible.