Muerte

Religión. Cristianismo. Concepciones filosóficas. Resurrección. Juicio final. Argumentación teológica

  • Enviado por: Figo
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

Primera Conferencia:

EXISTENCIA DEL MÁS ALLÁ

MOTIVOS PARA TRATAR EL TEMA

SU TRASCENDENCIA SOBERANA

Se explica por la importancia que tienen algunas preguntas trascendentales para el hombre, como por ejemplo: ¿quien eres tu?, ¿Que haces aquí?, ¿Porque y para que estas en este mundo? , ¿De donde vienes? , ¿A donde vas?, es decir el problema más grande y trascendental de nuestra existencia, el de nuestros destinos eternos.

SU ENORME EFICACIA SOBRENATURAL

Orienta a las almas en su camino hacia Dios.

Plantea los grandes problemas de la vida humana y además trata de nuestros destinos inmortales.

SU PALPITANTE ACTUALIDAD

Este tema es el problema fundamental de la vida humana, que en estos tiempos adquiere caracteres de palpitante actualidad, ya que el mundo camina desorientado en las tinieblas voluntariamente de espaldas a la luz. No lograran poner en orden y concierto al mundo hasta que lo arrodillen ante Cristo, ante aquel que es la Luz del mundo, que se convenzan de que hay que salvar al alma y se pongan en vigor sus diez mandamientos.

CONCEPCIONES DE LA VIDA

Desde la más remota antigüedad se enfrentan y luchan en el mundo dos fuerzas antagónicas:

LA PAGANA

Es la concepción materialista, irreligiosa y atea que se preocupa solo de la vida terrenal. Se centra en la diversión, gozo, riquezas, honores. Afirma que "No hay más allá".

LA CRISTIANA

Concepción espiritualista, que se enfrenta con los destinos eternos. Esta afirma que " Hay un más allá".

Tenemos que tomar una actitud firme y decidida ante este problema, si no queremos renunciar, ya no solo a la fe cristiana, sino a la simple condición de seres racionales.

No hay incrédulos de cabeza, pero sí muchísimos de corazón, que no creen porque no les conviene creer, ya que tendrían que renunciar a muchas cosas, comodidades, riquezas, etc.

PRUEBAS

POSIBILIDAD Y PROBABILIDAD. Aun cuando no tuviéramos la certeza sobrenatural de la fe sobre la existencia del mas allá y aun cuando la simple razón natural no nos pudiera demostrar plenamente su existencia y tuviéramos que movernos únicamente en el plano de las simples probabilidades y hasta de las meras posibilidades, todavía entonces la prudencia más elemental debería empujarnos a adoptar la postura creyente por lo que pudiera ser, a tomar toda clase de precauciones para asegurar la salvación de nuestra alma.

CERTEZA

NATURAL FILOSOFICA Si Dios no nos hubiera revelado la verdad, no lo hubiéramos sabido ni sospechado jamás, ni hubiésemos descubierto el misterio de la Santísima Trinidad. Pero se puede demostrar de manera apodíctica y ciertísima, la existencia de Dios y la inmortalidad del alma.

ARGUMENTO ONTOLOGICO. Si tenemos ideas abstractas, universales, irreductibles a la materia o sea absolutamente espirituales, como la bondad, verdad, belleza, mentira, maldad, etc. queda fuera de toda duda que hay en nosotros un principio espiritual.

El alma es espiritual porque de ella proceden operaciones espirituales y es simple, porque todo lo espiritual es absolutamente simple y por lo tanto es intrínsecamente y extrínsecamente inmortal.

ARGUMENTO HISTORICO. En todas partes los hombres colectivamente considerados reconocen la existencia de un principio superior. Están totalmente convencidos de ello, con un convencimiento firme e inquebrantable.

Es más fácil encontrar un pueblo sin calles, ni plazas, ni casas, que un pueblo sin religión.

ARGUMENTO DE TEOLOGIA NATURAL. Se refiere a la Teodicea, que puede descubrir la simple razón natural, en torno a Dios y a sus divinos atributos. Son tres:

La sabiduría, que no permite poner una contradicción en la naturaleza humana, por lo que como Dios es sabio, tampoco se puede contradecir y no puede poner una tendencia que tenga como resultado y objeto final el vacío y la nada.

La bondad, Dios ha puesto en nuestros propios corazones el deseo de la inmortalidad nadie quiere morir todos queremos sobrevivir, por que efectivamente somos inmortales.

La justicia, Porque hay un mas allá en donde la virtud recibirá su premio y el crimen su castigo merecido. Para nosotros no acaba todo con la vida; todo vuelve al orden con la muerte.

SOBRENATURAL. Es incomparablemente superior a todas las certezas naturales. Nos da la verdad del mismo Dios, Verdad Primera y Eterna, que no puede engañarse ni engañarnos.

Segunda Conferencia:

EL TRANSITO AL MAS ALLA

CONCEPCIONES DE LA MUERTE

PAGANA

Concepción materialista que ve en ella el termino de la vida, la destrucción de la existencia humana.

"La muerte es la cosa más terrible entre las cosas terribles"

CRISTIANA

Considera a la muerte como un simple transito a la inmortalidad, la entrada a la vida verdadera y el fin del destierro.

CARACTERÍSTICAS GENERALES

CIERTISIMA EN SU VENIDA

La certeza de la muerte es tan absoluta que nadie se ha forjado jamás la menor ilusión, moriremos todos.

INSEGURA EN SUS CIRCUNSTANCIAS: Es muy incierta e insegura en su hora y circunstancias.

NATURAL: Sobreviene por mera consunción y desgaste, sin enfermedad alguna que la produzca directamente.

PREMATURA: Se da en la flor de la juventud, por accidentes imprevistos o por una simple enfermedad en la cama.

VIOLENTA: Se da por un agente extrínseco, completamente imprevisto, en el momento menos pensado.

REPENTINA: Se da por una causa intrínseca que llevamos dentro de nosotros. Como por ejemplo una hemorragia cerebral.

UNICA EN LA VIDA: Nadie muere mas de una sola vez.

PREPARACIÓN PARA LA MUERTE

REMOTA

Es aquella en la cual siempre se vive en gracia de Dios, se tienen las cuentas arregladas ante Dios.

PROXIMA

Es cuando se tiene la dicha de recibir en los últimos momentos de vida, los santos sacramentos: Penitencia, Eucaristía, Extremaunción.

TIPOS DE MUERTE

SIN PREPARACIÓN PROXIMA: Ausencia total de preparación.

CON PREPARACIÓN PROXIMA, PERO NO REMOTA: El que vive habitualmente en pecado mortal, pero que a la hora de la muerte, movido por la divina gracia se vuelve a Dios con sincero arrepentimiento.

CON PREPARACIÓN REMOTA, PERO NO PROXIMA: Vivir siempre en gracia de Dios, además de tener bien ajustadas las cuentas.

CON PREPARACIÓN REMOTA Y PROXIMA: Con la preparación remota del que ha vivido cristianamente siempre en gracia de Dios y con la preparación próxima del que a la hora de la muerte corona aquella vida cristiana con la recepción de los santos sacramentos.

CARACTERÍSTICAS DE LA MUERTE CRISTIANA

  • MORIR EN CRISTO

Significa morir cristianamente con la gracia santificante en nuestra alma que nos da derecho a la herencia infinita del cielo.

TERMINO DEL COMBATE: Contra los tres enemigos del alma: Mundo, demonio y carne.

ARRIBO AL PUERTO DE SEGURIDAD: En este mundo nadie puede estar seguro de que morirá cristianamente, nadie puede saber con seguridad si se salvara o condenara.

ENTRADA EN LA VIDA VERDADERA: El alma del que muere cristianamente queda confirmada en gracia, ya no puede perder a Dios, ya tiene asegurada para siempre la felicidad eterna.

  • MORIR CON CRISTO

Significa exhalar el ultimo suspiro después de haber tenido la dicha inefable de recibir a Jesucristo Sacramentado en el corazón.

  • MORIR COMO CRISTO

Mártir en el cumplimiento del deber, para que al momento de nuestra uerte podamos decir: “ he cumplido la misión que se me había encomendado, por medio de la voluntad de Dios”.

Tercera Conferencia:

EL JUICIO DE DIOS

Dios ha revelado por medio del apóstol San Pablo, que "los hombres mueran una sola vez y después de la muerte, el juicio"

Habrá dos juicios:

  • El Particular, al que alude San Pablo

  • El Universal, o Final, descrito por Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio, que actuará en Él, de Juez Supremo de vivos y muertos.

El juicio particular, es el que le afecta única y exclusivamente a cada persona y es donde se va a decidir nuestros destinos eternos; en el juicio universal se recibirá ante la faz del mundo el premio o castigo merecido; éste no hará mas que confirmar, ratificar definitivamente la sentencia que se nos haya dado a cada uno de nuestro propio juicio particular.

¿CUÁNDO SE CELEBRARA EL JUICIO PARTICULAR?

En el momento mismo de producirse la muerte real, poco tiempo después de la muerte aparente; porque la muerte real se da hasta que el alma se aparta o desconecta del cuerpo; en ese mismo instante comparece delante de Dios para ser juzgada.

¿QUIÉNES SERÁN JUZGADOS?

La humanidad en pleno, absolutamente todos los hombres del mundo sin excepción.

Todos: los buenos y los malos, lo dice la Sagrada Escritura; incluso al indiferente que no piensa en estas cosas, incluso al incrédulo que lanza la carcajada volteriana: "yo no creo eso", será juzgado por Dios, tanto si o cree como si lo deja de creer.

¿DÓNDE Y COMO SE CELEBRARA EL JUICIO PARTICULAR?

En el lugar donde el alma se desconecte del cuerpo y se ponga en contacto con el más allá.

El juicio se llevará a cabo mediante la contemplación clara de sí mismo y el conjunto de la vida, todo cuanto se haya hecho en la tierra. Además veremos también que Dios lo está mirando; ese sentir del alma, cogida por la mirada de Dios, eso es lo que significa comparecer delante de Él.

¿CUÁNTO TIEMPO DURARA?

Será instantáneo, y esto no es obstáculo para su claridad y nitidez. Porque al separarse del cuerpo, el entendimiento humano no funciona lento y torpe como le obliga en este mundo su unión con la pesadez de la materia, entiende perfectamente a la manera de los ángeles, de una manera intuitiva, sin necesidad de discursos ni razonamientos.

¿QUÉ VEREMOS EN ESE TAN CORTO ESPACIO DE TIEMPO?

Todos somos protagonistas de una gran película cinematográfica, de día y de noche esta funcionando una maquina de cinematógrafo, manejada por un ángel de Dios, el de nuestra propia guarda, y nos esta sacando la película sonora y tecnicolor de toda nuestra vida.

Comenzó a funcionar en el momento mismo del nacimiento y a partir de aquel instante, recogió fidelísimamente todos los actos de nuestra infancia, de nuestra niñez, de nuestra juventud y de nuestra edad madura y recogerá todos los de nuestra vejez, hasta el ultimo suspiro de la vida. Pero no solo recoge acciones, también las palabras buenas y malas, sentimientos intimos de nuestra alma, pensamientos, lo que debimos haber hecho y no lo hicimos (pecado de omisión), y hasta los pecados ajenos, en la parte de culpa que nos corresponde.

Cuarta Conferencia:

RESURRECCIÓN DE LA CARNE Y JUICIO UNIVERSAL

RESURRECCION DE LA CARNE

Moriremos todos, pero no del todo. Lo mejor de nuestro ser, alma, pensamiento y amor, no morirá jamás.

Cuando la muerte derribe nuestro cuerpo, el alma volará a la inmortalidad, porque tiene vida propia y comparecerá delante de Dios y será juzgada.

SONARA LA TROMPETA

Lo dice el Apóstol San Pablo, que será la voz de Cristo y que dirá: “Levantaos, muertos y venid a juicio” e inmediatamente se producirá la resurrección de la carne. Es un dogma de nuestra fe católica y en ese sentido tenemos seguridad absoluta de que se producirá la resurrección de la carne, puesto que la Fe no puede fallar, ya que se apoya en la palabra de Dios.

La fe nunca contradice a la razón y la razón nunca puede contradecir a la fe.

ARGUMENTOS

Argumentos de razón natural que muestran el dogma de la resurrección universal, son tres expuestos por Santo Tomás de Aquino:

  • ARGUMENTO ONTOLÓGICO

El alma es una substancia incompleta y el cuerpo también, han sido creados y formados para completarse mutuamente constituyendo la persona humana. Al separarse se produce un estado no natural. La sabiduría infinita de Dios, que ha puesto en el alma esta tendencia trascendental a su propio cuerpo, debe reunir esos elementos que ha creado para que vivan juntos, he ahí una razón ontológica, natural.

  • ARGUMENTO MORAL

El cuerpo ha sido instrumento del alma para la práctica de la virtud o del vicio. Y es justo que también el instrumento reciba su premio correspondiente. El mismo argumento vale para reclamar y justificar la resurrección del cuerpo de los condenados, ese cuerpo que fue instrumento de placeres prohibidos por Dios.

  • ARGUMENTO TEOLÓGICO

Está revelado por Dios que Cristo triunfó de la muerte, primero resucitándose a Sí mismo; y triunfa de ella también en todos sus redimidos, buenos y malos porque Cristo murió por todos. Y como la muerte es una consecuencia del pecado y Cristo vino a destruir ese pecado, es preciso que la muerte sea vencida.

¿CÓMO RESUCITAREMOS?

REORGANIZACION DE LA MATERIA

Primero, resucitaremos con nuestros propios cuerpos. Una cualidad de los cuerpos resucitados será la integridad perfecta, es decir, resucitarán sin deficiencias que acaso tuvieron en este mundo.

OBJECIONES

  • Porque la resurrección será obra de Dios

  • Porque es conveniente que los buenos reciban en la integridad de su cuerpo la plenitud del premio y los malos la plenitud del castigo

  • Porque deben resucitar todos los miembros que el alma tenga aptitud natural para informar.

JUICIO FINAL

CRISTO LO REVELÓ EN SU EVANGELIO

Jesucristo se ha dignado a escribir con detalles la escena del juicio final; son datos de fe que constan expresamente en el Evangelio.

En él se dice que aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre y contemplarán todos los resucitados al mismo Hijo del Hombre. Y ante Él caerán de rodillas todos los hombres del mundo, buenos y malos. Hasta los condenados contemplarán la gloria de Cristo para causar espanto y confusión, y es entonces cuando se realizará la separación definitiva: Los justos a la vida eterna, y los malos al suplicio eterno.

RAZONES

  • TRIUNFO PÚBLICO Y SOLEMNE de Nuestro Señor Jesucristo antela faz del mundo entero. Cristo siendo el Hijo de Dios tomó la forma de esclavo y se humilló haciéndose obediente hasta la muerte de cruz, por lo cual, Dios le exaltó y le otorgó un nombre a fin de que se doble ante Él toda rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos. Es necesario que Cristo sea exaltado sobre las nubes del cielo en justa compensación de sus humillaciones.

  • TRIUNFO DE LA VIRTUD ultrajada y el castigo del vicio triunfante. En este triunfarán siempre los malos y los buenos serán siempre perseguidos. Y como Dios es justo, ha de premiar a los malos lo bueno que tienen y ha de castigar a los buenos lo malo que hacen.

Tiene que haber un juicio universal y entonces se verá claramente quiénes son los que han triunfado y quiénes han fracasado para toda la eternidad.

SOBRE QUÉ SEREMOS JUZGADOS

Sería un error pensar que exclusivamente sobre la práctica de las obras de caridad. Tanto en el juicio particular como en el universal, se nos juzgará acerca de todo el conjunto de la Ley de Dios, sin excluir ninguno de sus mandamientos. Se nos examinará de toda la ley y los profetas, pero ante todo y sobre todo, de la caridad.

Mientras no practiquemos la caridad no seremos auténticamente cristianos, no podremos llevar al mundo el auténtico mensaje de Cristo. Pero la caridad no puede venir en suplencia de la justicia, hay que practicar la justicia social. Es preciso completar la justicia con a caridad cristiana y entonces seremos auténticamente cristianos y alcanzaremos en el juicio final, la dicha de estar a la derecha de Jesucristo.

Quinta Conferencia:

EL CASTIGO DEL CULPABLE

EL DOGMA CRISTIANO

No podemos rehuir de los dos dogmas importantísimos de nuestra fe:

la existencia del cielo y del infierno, el destino eterno de las almas inmortales.

La iglesia no puede suprimir ni un solo dogma, como tampoco crearlo; permanecen intactos a través de los siglos.

EXISTENCIA DEL INFIERNO

El hijo de dios, ha venido del cielo y sabe perfectamente lo que hay en el otro mundo, nos dice veinticinco veces en el evangelio que existe el infierno y que es eterno, que no terminara jamas.

INCREDULOS

Existen dos clases:

- Almas atormentadas que les parece que han perdido la fe, no la sienten como antes.

- Los verdaderos incrédulos son los que sin fundamento, ni argumento alguno que les impida creer, lanzan una intensa carcajada y desprecian olímpicamente las verdades de la fe. No tienen ningún argumento en contra, la fe católica resiste toda clase de argumentos que se le quieran oponer, no hay ni puede haber un argumento valido contra la fe católica, es imposible que haya incrédulos de cabeza, pero los hay abundantemente de corazón.

QUE HAY EN EL INFIERNO

El infierno existe, lo ha dicho Cristo, poco importa la negación de los incrédulos; y veremos lo que hay en él.

El catecismo nos dice que el infierno es el conjunto de todos los males, sin mezcla de bien alguno.

Otra definición más profunda, es la que nos dejo en el evangelio Nuestro Señor Jesucristo en persona, es la misma frase que pronuncia el día del juicio final”: Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno"

El infierno lo constituyen tres cosas:

  • Llamada en Teología pena de daño: la condenación propiamente dicha, que

consiste en quedarse privado y separado de dios para toda la eternidad.

  • Pena de sentido: es la pena de fuego real; que atormenta al cuerpo y al alma y no destruye, sino que conserva la vida de los que entran en sus dominios

  • La eternidad de ambas penas: la eternidad no tiene que ver nada con el tiempo. En ella no hay días ni semanas ni meses ni años, es un instante petrificado, que no transcurrirá jamas, aunque en la esfera del tiempo transcurran millones de siglos.

Esta es la Teología esencial del infierno, pues estas tres cosas están maravillosamente registradas y resumidas en la frase de Cristo: Apartaos de Mí, malditos (pena de daño), al fuego (pena de sentido) eterno (eternidad de ambas penas).

OBJECIONES Y SUS RESPUESTAS

El dogma del infierno, mirado de tejas abajo y prescindiendo de los datos de la fe, no cabe en la pobre cabeza humana.

La verdadera explicación, es que las cosas de Dios son inmensamente grandes, nuestra pobre cabeza humana es demasiado pequeña para poderlas abarcar.

Pero si nos caben cosas mas serias todavía; que Cristo esta clavado en la cruz, que su madre Santisima sea la Virgen de los Dolores, con siete espadas en el corazon; todo esto que es inmenso, que rebasa la capacidad intelectiva de los mismos angeles del cielo, esto nos cabe en la cabeza, pero que ese mismo dios que se ha vuelto loco de amor a los hombres mande al infierno para toda la eternidad al gusano asqueroso que abuse definitivamente de la sangre de Cristo, que traspase el corazon de la Virgen de los Dolores con las nuevas espadas de sus crímenes nefastos, ¡eso ya nos cabe en la cabeza!

Tenemos que reconocer que no jugamos limpio, nos caben en la cabeza cosas infinitamente más grandes, porque no hacen referencia a castigos y penas personales y no nos caben otras cosas más pequeñas cuando se trata de castigar nuestros propios crímenes y pecados.

Pero no es Dios quien condena al pecador, es el pecador quien rechaza obstinadamente el perdón que Dios le ofrece generosamente, porque quiere que todos los hombres se salven.

EL UNICO NEGOCIO: SALVAR EL ALMA

Pongamos los medios para no ir al infierno. La única cosa tremendamente seria en nuestras vidas es la salvación del alma; estamos a tiempo todavía, Cristo nos espera con los brazos abiertos.

Pero solo Cristo nos pone una condición, sencillisima, y es que te presentes ante un sacerdote, que es su representante en la tierra, para que nos extienda en nombre de dios, el certificado de nuestro perdón, y Cristo a través de él nos dirá: “ yo te absuelvo, vete en paz y en adelante, no vuelvas a pecar”

Sexta conferencia

LA RECOMPENSA ETERNA

SIGNIFICADOS DEL CIELO

  • CIELO ATMOSFERICO:

Es uno de los espectáculos más bellos que se pueden contemplar en el mundo: ya sea en una mañana de primavera con un cielo muy azul, aunque en realidad no es un cielo y mucho menos azul; o en una puesta de sol en la inmensidad del mar.

El cielo atmosférico no es el cielo de nuestra fe y sin embargo algo nos dice o nos lo recuerda, porque todo lo bello eleva el espíritu y habla de la suprema y eterna belleza. Además nos acerca a Dios, en cuya posesión y goce consiste el verdadero cielo.

  • CIELO ASTRONOMICO:

Es el cielo de los astros, mucho más bello e impresionante que el atmosférico. Puede contemplarse en el espectáculo de una noche llena de estrellas. Lo más admirable de este cielo, es precisamente lo que no se puede ver a simple vista: el numero incalculable de estrellas, su tamaño colosal, su energía acumulada, sus movimientos, la distancia que las separan, su organización.

La estrella más cercana a nosotros es el Alfa del Centauro, que no se ve en Europa, pero si en América, sin embargo para poder llegar a ella en avión, tardásemos cerca de cinco millones de años.

Pero este cielo tan deslumbrador no es el cielo de nuestra fe; éste se encuentra incomparablemente más arriba todavía.

  • CIELO TEOLOGICO:

Es el cielo sobrenatural, el de las almas que nos aguardan más allá de esta vida. Se divide en:

  • Gloria Accidental: que a su vez se divide en dos:

  • Gloria accidental del Cuerpo: consiste en lo más imperfecto. Se dice que es una consecuencia de la gloria del alma, ya que en el hombre lo principal es el alma, que vive perfectamente sin el cuerpo; este en cambio, no puede vivir sin el alma.

Un cuerpo al resucitar y ponerse en contacto con el alma glorificada, se glorificará también y adquirirá entonces las cuatro cualidades o dotes maravillosos:

* Claridad: los cuerpos gloriosos serán resplandecientes de luz; como nos dice el mismo Cristo en el Evangelio: "los justos brillarán como el sol en el reino del Padre". Los únicos Cuerpos gloriosos que actualmente hay en el cielo son los de Jesús y María Santísima, cuyos resplandores son muy intensos, pero no molestan ni dañan la vista, sino que al contrario, la llena de gozo y deleite.

* Agilidad: como está expresada en la Sagrada escritura, los cuerpos: "al tiempo de la recompensa brillarán y discurrirán como centellas en cañaveral". Es decir, los bienaventurados podrán trasladarse corporalmente a distancias muy remotas casi instantáneamente, que equivale a la velocidad del pensamiento. En el cielo, el cuerpo acompañará al pensamiento a cualquier parte, por remotísimo que esté.

* Impasibilidad: el cuerpo glorificado es absolutamente invulnerable al dolor y al sufrimiento; no le puede afectar nada, ni el frío ni el calor ni ningún otro agente desagradable. No es que sea insensible, al contrario, está preparado para el placer, gozará de intensos deleites: "ya no tendrán hambre ni sed, ni caerá sobre ellos ardor alguno; porque el cordero que está en medio del trono, los apacentará y guiará a las fuentes de aguas de vida y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos".

* Sutileza: "el cuerpo se siembra animal y resucitará espiritual". No se convertirá en espíritu; seguirá siendo corporal, pero espiritualizado, es decir dominado totalmente por el alma. Podrá atravesar los cuerpos con la misma naturalidad y sencillez que los rayos del sol atraviesan un cristal sin romperlo o mancharlo.

El cuerpo entero estará lleno de felicidad, y esto es la gloria accidental del cuerpo, lo que podría desaparecer sin que sufriera el menor menoscabo la gloria esencial del cielo.

  • Gloria accidental del Alma: se encuentra muy por encima de la gloria del cuerpo, ya que el alma vale mucho más que el cuerpo en la tierra, pero el mundo, el demonio y la carne no nos dejan verlo.

* Amistad: es algo muy íntimo y entrañable; por lo que, cuando existe la separación de los amigos, sobre todo si es por la muerte de uno de ellos, el corazón experimenta un enorme dolor. Sin embargo existe la esperanza de que en el cielo, se reencontrarán para no separarse jamás.

* Familia: de igual manera que con los amigos, existe la esperanza de que en el cielo nos reunamos todos con nuestras familias completas; pero en caso de que falte algún miembro nuestra felicidad no disminuirá, seremos inmensamente felices de todas formas, ya que nuestra mentalidad cambiará por completo y estaremos totalmente identificados con la misericordia y justicia de Dios.

* Santos: seres, criaturas que se encuentran más cerca de Dios y que contribuirán a nuestra felicidad, aún más que nuestros familiares.

* Angeles: criaturas bellísimas, resplandecientes de luz y de gloria. Cada uno de ellos constituye una clase distinta dentro del mundo angélico, lo que nos dará un espectáculo grandioso. Se dividen, según la Sagrada Escritura en nueve coros o jerarquías angélicas: ángeles, arcángeles, principados, potestades, virtudes, dominaciones, tronos, querubines y serafines.

* Virgen María: Reina y Soberana de todos; "vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza", ¡Qué hermosura verla y cobijarnos bajo sus brazos de madre!

* Nuestro Señor Jesucristo: Redentor del mundo, con los cinco luceros de sus llagas en sus manos, en sus pies y en su Divino Corazón. El gozo que experimentaremos entonces será indescriptible.

  • Gloria esencial: llamada en Teología la Visión Beatífica, o sea la contemplación facial cara a cara de la esencia misma de Dios.

Dios lo llena todo, está dentro de nosotros y delante de nuestros ojos, pero sin que le podamos ver en este mundo, porque para verlo hace falta una luz especial, que recibe el nombre en Teología de lumen gloriae: la luz de la gloria, que consiste en un hábito intelectivo sobrenatural que refuerza el entendimiento para ponerse en contacto con la divinidad.

"Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el entendimiento humano es capaz de comprender lo que Dios tiene preparado para los que le aman" -San Pablo-.

La gloria esencial consta de tres actos:

  • Visión: contemplaremos cara a cara a Dios, y en Él, todo lo que existe en el mundo, eternamente.

  • Amor: amaremos a Dios con toda nuestra alma, más que a nosotros mismos; solo en el cielo cumpliremos plenamente el primer mandamiento de Dios: "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y todas tus fuerzas".

Goce Beatífico: gozaremos de Dios, de deleites imposibles de describir; todo lo que puede apetecer y llenar al corazón humano, pero en grado infinito, de lo cual no nos podemos formar la menor idea en este mundo.