Muerte en la religión

Teología. Reencarnación. Existencia. Sentido de la vida. Catolicismo. Islamismo. Budismo. Hinduismo. Grecia y Roma. Mitología. Transmigración. Migración del alma. Karma

  • Enviado por: AnDreiiTa
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN:

¿Qué es la muerte? ¿Es acaso el término de la vida? ¿O es tal vez otra etapa de ella? Sea lo que sea, lo que podemos decir de ella es que relativamente no sabemos nada de esta.

Posiblemente todas las creencias que tenemos sean incorrectas, o tal vez varias se acerquen bastante a la realidad.

¿Existirá la reencarnación? ¿Renaces después en un nuevo ser humano? ¿Hay un “juicio final”? Si es así… ¿Habrá una fuerza divina que decida el destino de cada persona? ¿En realidad que hay después de la muerte?

Muchas personas que han estado al borde de la muerte, aseguran tener que caminar por un luminoso túnel y que, al final de éste, se encuentra alguna persona, ya fallecida, a la que estimaban mucho cuando tenían vida y ellos les indicaron que debían regresar. Son tan parecidas todas estas anécdotas que una gran cantidad de gente ha llegado a pensar que esta es la única explicación a la muerte.

Para unos, es el fin de todo. Después de la muerte ya no hay nada. Sus restos es lo único que quedara. En mi opinión, es algo muy extremista que la respuesta a “¿Qué pasa cuando te mueres?” sea: “Pues te mueres y ya”

Creo que la muerte no es el fin del todo. Como hay un cuerpo, hay un alma. Para mí, la muerte corporal no significa necesariamente la muerte del alma, ni viceversa: puedes vivir corporalmente pero tu alma este olvidada, destruida; es como lo que muchos llamamos la “Muerte en vida”.

Habiendo tantas teorías ¿Cuál es la correcta? O mejor dicho ¿Cuál es la que más se acerca a la verdad? ¿Algún día descubriremos que sucede cuando morimos? A continuación presentaré mis puntos de vista y pareceres sobre este y otros puntos que nos intrigan día a día sobre este fenómeno, que es tan natural como el respirar.

DESARROLLO:

¿Qué es la muerte?

Para los católicos, la muerte no es una ruptura importante; ellos se fían en que “Jesús” resucitó y ellos también lo harán. La existencia de la muerte se resume a unas líneas de la Biblia: “…Así pues, por medio de un solo hombre entró el pecado en el mundo, y con el pecado la muerte, y la muerte pasó a todos porque todos pecaron..." (Romanos 5, 12). La muerte es una consecuencia del pecado. Aún así, para ellos la muerte es algo natural y lo afrontan con serenidad. No creen en la reencarnación mas sí en un “juicio final” La muerte es solo el término de la vida terrena, pero no el fin de la vida. Según los católicos, el juicio final es la decisión del Todopoderoso sobre quien va al Cielo, al Infierno o al Purgatorio. Creen en la vida eterna.

En cambio, la muerte es, para los musulmanes, la evidencia más fuerte de la fragilidad del ser humano. El profeta del Islam propone reflexionar sobre esta, porque enseña lo que son y ante Quien están. La muerte es su derrota y el triunfo de Allah. Ahora, tomando en cuenta el siguiente párrafo: “…La muerte es presencia de Allah, presencia contundente, que nos arranca de nosotros. La muerte es terrible porque nos aparta de lo que amamos, de todo aquello en lo que hemos cifrado nuestro ser, corta violentamente nuestras dependencias y apegos, y nos arroja a lo indeterminado, a lo inmedible, a lo impensable, donde está la Verdad. Por ello huimos de ella, la camuflamos constantemente y lamentamos cada muerte. No podemos negar lo que sentimos, no debemos condenarlo, pero sí reflexionar. ¿Qué es lo que somos? ¿Qué tememos? En el fondo tememos a Allah, presentimos a Allah, nos da pánico esa eternidad. Él es el Irrepresentable, el Irrefutable, el Uno en el que existimos, el Poder que respalda nuestra existencia, lo que nos está velado y cuya Inmensidad asusta y apabulla…” (Musulmanes Andaluces) podemos observar que la muerte para ellos, es llegar hasta la presencia de Allah.

Para los antiguos Griegos, la transmigración (la migración del alma a varios cuerpos) era muy relacionada con el físico-matemático Pitágoras. Según las doctrinas pitagóricas, el alma sobrevive a la muerte física, siendo inmortal y quedando confinada al cuerpo. Tras una serie de re nacimientos en otros cuerpos, y siguiendo a cada reencarnación un estado de purificación en el averno, el alma queda libre de la reencarnación. Otros, creían en el inframundo, que era gobernado por Hades, hermano mayor de Zeus.

Desde el punto vista budista, la vida y la muerte son un todo único, en el cual la muerte es el comienzo de otro capítulo de la vida. La muerte es un espejo en el que se refleja todo el sentido de la vida. El budismo se ubica dentro del espíritu del primer razonamiento. La práctica espiritual transforma la muerte en algo que no hay que temer. La muerte no es contemplada como un proceso terminal. Y aunque se convierta en un final, éste presenta características positivas puesto que se ha agotado la serie continua de las reencarnaciones en un marco de sufrimiento, miedo y frustración.

Los romanos creyeron que el alma de los muertos iba hacia Styx, Diosa de la Muerte por un río bajo tierra. El alma tiene que cruzar el río. Una moneda debía puesta en la boca de los difuntos para poder pagar a Charon, el barquero del hampa, por el pasaje. Si el cuerpo no era enterrado apropiadamente y no tenía una moneda, el alma era forzada a que se quedara así por cien años hasta que le sea permitido cruzar hacia Styx por el río.

De acuerdo con varias religiones orientales, el karma sería una energía metafísica (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas. De acuerdo con las leyes del karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores. Es una creencia central en las doctrinas del ayyavazhi, el budismo, el hinduismo y el jainismo. Tanto para el hinduismo como para el budismo, el karma no implica solamente las acciones físicas (como matar a otro ser humano), sino habría tres factores que generan reacciones: Los actos, las palabras y los pensamientos. Tanto el budismo como el hinduismo creen que mediante la práctica de esas respectivas religiones, las personas pueden escapar del condicionamiento del karma y así liberarse de los cuatro sufrimientos (que se enumeran igual en ambas religiones): Nacimiento, enfermedad, vejez, muerte. El yogui, gurú y escritor Yogananda creía que todos los seres realizados (entre quienes contaba a Jesucristo o Buda) podrían recordar sus vidas. En cambio al ser humano común y corriente no le ayudaría recordarlas, debido al peso emocional que eso acarrearía. Por lo tanto el recuerdo de esas vidas está oculto, pero guardado en la «memoria del alma» hasta que la persona esté preparada para recordarlas sin daño emocional. La mayoría de las escuelas budistas enseñan que mediante la meditación se puede llegar a un estado de superconsciencia llamado nirvana (samadhi en yoga), que es el fin de la existencia condicionada por el karma. Algunas, como las del budismo nichiren, entienden que no es posible escapar al ciclo de la reencarnación. Por lo tanto, la práctica budista intenta que las personas alcancen un estado de paz y felicidad absoluta en esta misma vida.

Estos son solo algunos ejemplos de lo que se cree en diferentes culturas y religiones. Aun así ¿Cuál es la correcta? ¿Cual se acerca más a la realidad? La pregunta universal… ¿Qué existe después de la muerte?

CONCLUSIÓN

Pues… más que nada yo creo que no nos morimos y ya ahí quedamos. Creo en la transmigración. Pienso que la muerte no es mala, que en realidad es algo bueno, algo que debería celebrarse y esperarse con ansia, en vez de intentar evitarla con miedo. Siento que le tememos a la muerte, porque es algo desconocido, algo que no podemos explicar con la ciencia, aún.

La muerte es dolorosa para los vivos, pues no podemos seguir en compañía de aquel ser amado que tanto quisimos. Aun así, en mi opinión, la muerte es para mejorar.

Otra cosa en la que creo muy firmemente es en el karma, pues creo que cada acción origina una reacción. Ahora, muchos piensan que el karma es malo. Según yo, el karma tiene 2 formas: el karma positivo y el negativo. Si actuamos y pensamos correctamente, el buen karma nos influenciará para que nuestras vidas sean mejores. En cambio, si nos obstinamos en hacer las cosas mal, herir a la gente, etc., el karma negativo empeorará nuestras condiciones y hará que continuemos transmigrando hasta ser mejores.

Ahora, ¿Qué es el karma? Para mí, el karma es una energía, que está presente sin sentirla, verla, poderla tocar ni mesurar. Es algo que no podemos evitar.

¿La muerte es un personaje? Mi respuesta es no. La muerte es un proceso por el que pasamos al término de la vida carnal. Creo que aun así, debemos vivirla al máximo, pues no sabes que habrá en la próxima etapa.

Creo que al final somos solo una cosa: MATERIA, y ¿Qué es la materia? Energía y masa, nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

Bibliografía

http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080817181338AAoHsrJ

http://www.diocesisdecanarias.es/preguntarespuesta/fecatolica/021c4c97940a6ce01.html

http://www.musulmanesandaluces.org/hemeroteca/15/muerte.htm

http://www2.ull.es/congresos/conmirel/roman1.html