Movimientos básicos y coordinación en natación

Deportes acuáticos. Educación Física. Natación. Estilo espalda. Respiración. Coordinación. Movimiento de piernas. Movimiento de brazos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Natación

Se ha dicho que el hombre comenzó a nadar por necesidad, ya fuera para solventar situaciones difíciles o bien para buscar alimento en el agua. Junto al atletismo y la gimnasia, la natación completa la trilogía de las prácticas físico - educativas fundamentales, siendo, por otra parte, el deporte más completo que existe. En este sentido, su propia técnica lo evidencia de modo palmario, pues se trata de mantener el cuerpo sobre la superficie del agua y desplazarlo, dotándole de movimientos rítmicos y suaves, imprimiéndole mayor o menor velocidad, combinando la actividad de brazos y piernas, de las manos y los pies, de la inclinación conveniente de la masa corpórea y de la adecuada movilización de la cabeza para permitir una dosificación respiratoria, y todo ello con el objetivo de extraer el máximo rendimiento de la acción conjunta de todo el cuerpo.

Concepto e Historia.

Definición:

Natación: arte de sostenerse y avanzar, usando los brazos o las piernas, dentro o sobre el agua, en general por deporte o diversión. Debido a que los seres humanos no nadan instintivamente, la natación es una habilidad que debe ser aprendida. A diferencia de otros animales terrestres que se dan impulso en el agua, en lo que constituye en esencia una forma de caminar, el ser humano ha tenido que desarrollar una serie de brazadas y movimientos corporales que le impulsan en el agua con potencia y velocidad. En estos movimientos y estilos se basa la evolución de la natación competitiva como deporte.

La natación puede practicarse en cualquier tipo de recinto de agua lo bastante grande como para permitir el libre movimiento y que no esté demasiado fría, caliente o turbulenta. Las corrientes y mareas pueden resultar peligrosas, pero también representan un desafío para demostrar la fuerza y el valor de los nadadores, como se puede comprobar con los muchos intentos con éxito de cruzar el Canal de la Mancha.

Historia:

Aunque es cierto que la natación viene siendo practicada desde los tiempos más remotos, resulta un tanto exagerada la afirmación de algunos en el sentido de que era uno de los pocos deportes que practicaban los hombres primitivos. Más bien cabe considerarla como un medio natural a que el hombre recurría para cruzar los ríos durante sus marchas errantes y también cuando deseaba eludir encuentros peligrosos con fieras o enemigos, o bien, para salvar la vida si zozobraban sus frágiles embarcaciones.

Fue en la antigua Grecia, primero, y después en Roma, donde la natación empezó a ser practicada con método, como ejercicio físico y como deporte. Tan extendida llegó a estar entre los griegos, que, en tiempos de guerra, se organizaban cuerpos en los que sólo se admitían soldados que demostraran ser buenos nadadores. La misión de éstos era destruir las obras de defensa de los enemigos.

Los romanos también fueron entusiastas partidarios de la natación. De ellos dan fe las famosas termas, suntuosos edificios dotados de amplias piscinas que se veían muy concurridas por nadadores de ambos sexos. La natación estaba considerada como parte de la educación del niño. Los soldados romanos eran, en su mayoría, excelentes nadadores.

Con la caída del Imperio Romano fueron abandonándose muchas de sus costumbres, entre ellas la de nadar. Durante la Edad Media la natación pasó por un período de absoluta decadencia, sobre todo debido a que se extendió en Europa la creencia de que los baños públicos constituía una seria amenaza para la salud, ya que contribuían al contagio de las terribles plagas que con frecuencia asolaban el continente europeo. Tardó mucho tiempo para que pudiera desterrarse el arraigado prejuicio contra la natación, a pesar de intentos que se hicieron por reanudar su práctica como deporte en diversos países europeos durante la primera mitad del siglo XIX. Por fin, en 1877, se organizó en Inglaterra el primer campeonato, y, a partir de esa fecha, se acentuó la afición por este deporte. Pronto cundió el interés a otros países de Europa y América. El progreso de los métodos para la práctica de la natación revela un constante afán de superación en busca de mayor velocidad del nadador en las competencias de recorrido corto, o mayor resistencia física en las pruebas de larga distancia.

En general, la evolución de los movimientos de los brazos, primero, y más tarde de las piernas, ha sido realizada a través de una serie de modificaciones lógicas, introducidas de tiempo en tiempo por nadadores de diversas regiones del globo. Cuando empezaron a hacerse populares los torneos de natación, el estilo aceptado para las competencias era una brazada de lado, en que ambos brazos permanecían bajo el agua en todo tiempo, en tanto que con las piernas se ejecutaba un movimiento de tijeras tan amplio como el que se emplea para andar.

La primera modificación se introdujo cuando algunos nadadores concibieron la idea de disminuir la resistencia del agua avanzando el brazo superior por fuera, en vez de hacerlo por debajo. Este estilo fue llamado Single Overarm Stroke, que en los países de habla española se conoce como Over Sencillo. No tardó en llevarse más adelante la modificación en el Doble Overarm, o sea el Doble Over, en el que, dando al cuerpo un pequeño balanceo lateral se sacan los brazos para efectuar en ambos el mismo movimiento que se hace con el brazo superior en el Over Sencillo. Para respirar, el nadador vuelve la cara hacia arriba, mientras acciona las piernas y un brazo, al tiempo del balanceo. El Doble Over fue introducido en 1893 por un destacado nadador inglés de apellido Trudgen, quien relató haberlo aprendido de algunos indios en la América del Sur. Tal es el origen del estilo Trudgen (que erróneamente algunos escriben (“ trudjeon ”), base del más reciente estilo llamado Crawl, que se considera como el más satisfactorio de todos los ensayados hasta hoy.

Los cambios en el movimiento de propulsión con las piernas se significaron por una tendencia a acortar la amplitud del golpe de tijera, aumentar su cadencia y ejecutar el golpe con las piernas en posición más extendida.

Enseñanza de la Natación:

En la natación intervienen dos factores esenciales: la flotación y la propulsión.

La flotación consiste en lograr mantener el cuerpo a flor de agua, en posición que permita sacar la cabeza cuando haya necesidad de respirar. La propulsión se consigue ejecutando una serie de movimientos ordenados, con las piernas y los brazos, que permiten al nadador avanzar en la dirección deseada.

Existe la creencia, muy generalizada, de que el cuerpo humano flota por naturaleza, y que basta, por lo tanto, con no tener miedo, para sostenerse en el agua. Esto es erróneo. El peso del cuerpo es ligeramente mayor que el del agua que desplaza al sumergirse. Dado que la diferencia es tan pequeña, basta una profunda aspiración de aire para contrarrestarla y aun superarla. Por consiguiente, todo nadador podrá flotar si llena bien los pulmones de aire y, acto continúo, se abandona suavemente en el agua, en posición vertical, sin rigidez, con los brazos abiertos en cruz y la cabeza inclinada hacia atrás. Es cierto que al ocurrir la espiración, el cuerpo pierde volumen y tiende a descender, pero como esto no se realiza de manera brusca, da tiempo a que lo contrarreste la nueva aspiración. Con un poco de práctica, pronto se conseguirá respirar normalmente, sin precipitación, y se evitan así fluctuaciones de la flotación.

La persona que aprende a flotar pierde el temor al agua. Esto es una gran ventaja, pues así tendrá menos dificultad en aprender los movimientos que requiere la propulsión.

Han sido muchos los métodos que se han seguido para enseñar a nadar en el curso de la evolución que ha tenido este deporte, pero, al final de cuentas, la gran mayoría de los instructores de natación han acabado por afiliarse en una de dos escuelas: la europea, que insiste en que lo primordial es enseñar a nadar sobre el pecho, y la norteamericana, que sostiene que el Crawl es el estilo más fácil de aprender.

Ambas escuelas aconsejan que se imparta al novicio una enseñanza preliminar de los movimientos de la natación en seco, o bien, en aguas poco profundas en que, de pie sobre el fondo, sólo le cubran hasta la cintura. Algunos instructores suelen ayudar a los alumnos a perder el miedo al agua, acostumbrándolos a jugar en aguas poco profundas, sumergir la cabeza para recoger objetos del fondo, etc., antes de empezar las primeras lecciones.

Natación: ESTILO ESPALDA

Este estilo es esencialmente crawl, sólo que el nadador flota con la espalda en el agua. La secuencia de movimientos es alternativa: un brazo en el aire con la palma de la mano hacia afuera saliendo de debajo de la pierna, mientras el otro impulsa el cuerpo en el agua. También se utiliza aquí la patada oscilante.

'Natación'

En la salida, los nadadores se alinean en el agua tocando el muro de salida, con las manos sobre unos estribos y los pies bajo el agua. En la salida y después de un viraje, el nadador debe tomar impulso empujando los pies contra la pared y nadar de espaldas.

Estilo de espalda: 100 y 200 metros, individual y relevos; esta es la única prueba en que la cabeza se mantiene fuera del agua todo el tiempo; acostado boca arriba sobre el agua, se bracea y patea alternando los brazos y las piernas respectivamente.

En este estilo, algunos nadadores se encuentran desconcertados al nadar sobre su espalda, aunque otros aprecian el estilo espalda por la relativa facilidad del movimiento. La cara del nadador permanece por encima del agua durante la natación, lo que posibilita una más natural y fácil respiración.

Este estilo se recomienda a aquellas personas con problemas de respiración o claustrofobia que no quieran renunciar ni al agua ni a sus múltiples beneficios.

El estilo Espalda, lo utilizó por primera vez el nadador estadounidense Harry Hebner en los Juegos Olímpicos de 1912.

La espalda permite mayor velocidad que la braza ya que pone en movimiento, brazos y piernas, recuperándose los brazos por fuera del agua. Por la mayor dificultad de coordinación de los movimientos y por la mayor resistencia al agua que proporciona la posición del cuerpo, no es tan rápido como el crawl.

Movimiento de piernas:

Para el aprendizaje del movimiento de las piernas de espalda y en seco, la posición será de semitumbado boca arriba, apoyado en el suelo con el cuerpo y los brazos unidos por las manos y estirados por encima de la cabeza. Manteniendo las piernas juntas y rectas, y un poco elevadas del suelo, realizaremos entonces un movimiento alterno con las piernas completamente rectas.

Movimiento de los brazos:

Se puede decir que la verdadera brazada de espalda es la mas difícil de coordinar para alcanzar un rendimiento superior.

El movimiento practicado con el brazo extendido es más difícil para quienes no poseen mucha fuerza en los hombros y en los brazos.

'Natación'

Respiración:

La cabeza ha de mantenerse siempre fuera del agua y la respiración deberá tener una coordinación con la brazada.

Coordinación:

La cabeza debe estar extendida con la espalda y la barbilla en la misma línea. Las caderas deben estar lo mas cerca posible de la superficie. Las piernas deberán batir seis veces por cada ciclo completo de brazos

'Natación'
Normas del estilo espalda competitivo:

Antes de la señal de salida, los competidores se alinearan en el agua de cara a la salida y con las manos colocadas en las agarraderas de la salida. Los pies, incluyendo los dedos, estarán debajo de la superficie del agua. Pararse en o sobre el rebosadero o encorvar los dedos sobre el borde del mismo, está prohibido.

A la señal de salida y al dar las vueltas, el nadador se empujara en tal forma que el nado de la prueba los ejecute sobre sus espaldas, la posición normal sobre la espalda puede incluir un movimiento ondulante del cuerpo en esa posición, pero no incluyendo 90 grados del horizontal. La posición de la cabeza es irrelevante en cualquier fase de la prueba.

Alguna parte del nadador deberá quebrar la superficie del agua durante el desarrollo de la prueba, a excepción del caso en que se permite al nadador avanzar totalmente sumergido, después de la salida y de cada vuelta, no mas de quince metros, distancia máxima en que la cabeza del nadador deberá haber quebrado la superficie.

Durante la vuelta, los hombros pueden girar sobre la vertical del pecho, después de lo cual puede dar una brazada sencilla continua o una brazada doble continua simultánea, para iniciar la vuelta. Una vez el cuerpo haya dejado la posición de espalda, cualquier patada o brazada deberá ser parte del movimiento continuado de la ejecución de la vuelta. El nadador deberá retomar a la posición sobre la espalda inmediatamente que abandone la pared. Cuando se realice la vuelta, el nadador deberá tocar la Pared con alguna parte de su cuerpo.

Al llegar a la meta final, el nadador debe tocar la pared en la posición mantenida de espalda, el cuerpo puede sumergirse al tocar.

Página: 2/4