Movimiento en la escultura

Esculturas. Luminosidad. Posición. Representación. Expresividad escultórica

  • Enviado por: Green
  • Idioma: catalán
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

EL MOVIMIENTO EN LA ESCULTURA

La importancia del movimiento

Un gran número de obras de las obras surgen de la observación del entorno vital y de la existencia humana por parte de los artistas.

El arte cinético trabaja con el movimiento en dos direcciones distintas:

  • Con el movimiento virtual, que consiste en crear la sensación e ilusión de que existe movimiento en donde no lo hay.

  • Con el movimiento real, que implica el desplazamiento de las formas.

¿Cómo representar el movimiento?

Recursos destinados a crear movimiento:

  • La multiplicación de líneas. Consiste en descomponer el movimiento total mediante una serie de formas fijas.

  • La disposición inestable. Cuanto menor es el punto de apoyo de los volúmenes sobre el soporte, mayor sensación de movimiento e inestabilidad se consigue.

  • El movimiento congelado. Es un recurso utilizado por la escultura figurativa

  • El movimiento real. Es el que introduce modificaciones espaciales o desplazamientos perceptibles a las obras.

  • El movimiento previsible. Que sería el generado artificialmente por medio de un motor.

  • El movimiento imprevisible. Que es el que originan las fuerzas naturales, tales como viento y el agua.

OTROS FACTORES EXPRESIVOS

La luz

La luz y el volumen están estrechamente relacionados. El volumen genera sombras propias y arrojadas.

Dentro del lenguaje escultórico podemos diferenciar dos tipos de luz: la luz propia de la escultura y la que emite el foco luminoso.

La luz propia de la escultura

Esta luz propia es la que genera la escultura por medio de los relieves y de las concavidades de sus volúmenes.

Existen ciertos tipos de obras realizadas con materiales metálicos y pulidos que, con el movimiento real, producen reflejos de luces y de sombras también en continuo movimiento.

El foco iluminante

El origen natural o artificial del foco luminoso y su direccionalidad frente a la obra puede ser usado como factor expresivo, con los efectos siguientes:

  • Las luces focalizadas atraen la atención del espectador hacia estos detalles.

  • La luz ambiental puede estar cargada de efectos cromáticos que influyen en la percepción de los volúmenes.

  • El efecto de flash. Producido por los cambios rápidos de la luz artificial crea el movimiento virtual.

El acabado

El acabado atañe al conjunto de calidades matéricas que podemos encontrar en la superficie de una obra. Son dos factores fundamentales que condicionan el acabado final de una obra: el tipo de material y las herramientas empleadas por el artista.

LOS VALORES CROMÁTICOS DE LA ESCULTURA

El color y la escultura

Los volúmenes escultóricos siempre contienen valores cromáticos que contribuyen a reforzar su valor expresivo y que son:

  • El color propio de los materiales empleados.

  • La policromía que consiste en aplicar color a la superficie de los volúmenes.

El color de la escultura y de entorno

Para analizar el color de una escultura debemos reflexionar sobre su policromía, sino también sobre propio de la obra y cromatismo del entorno.

LA EXPRESIVIDAD DE LAS FORMAS ESCULTÓRICAS

El arte duradero y el arte efímero

El arte evoluciona con las nuevas tecnologías y con los problemas ecológicos. Los ordenadores así como nuevos materiales naturales que se degradan, transforman, erosionan o pudren con el tiempo. Nace el arte efímero, como arte que muere, desaparece y no perdura.