Movimiento anticarcelario

Antopología. Movimientos de cambio social. Derechos de los presos. Política penitenciaria. Cárceles

  • Enviado por: Daemon
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 26 páginas
publicidad

“el aislamiento de los condenados garantiza que se pueda ejercer sobre ellos con el máximo de intensidad, un poder que no será contrapesado por ninguna otra influencia; la soledad es la condición primera de la sumisión total” M. Foucault.

INTRODUCCIÓN

Las prisiones desde su antigüedad siempre se ha apelaba que se creaban para poder reinsertar a las personas desviadas de la sociedad, o como termino usado actualmente para la incorporación a la sociedad, lejos de la utilidad para la que fueron creadas, las prisiones españolas ahora se dedican a castigar a las personas que están desviadas de la sociedad.

Desde la realidad de las prisiones se puede ver como a una persona la condenan a 20 años de cárcel, en las cuales lo único que hace es dar vueltas a un patio, y si el recluso pone empeño, podrá acceder a algún puesto de trabajo dentro de prisión, lo cual se conoce como destino, los cuales por sus características, algunos están recompensados económicamente, y otros solo con lo que se conoce como puntos (créditos) para la pronta inserción o la obtención de los beneficios penitenciarios (permisos, libertad condicional, llamadas de teléfono, etc.).

Desde las prisiones siempre se ha tratado a los reclusos como gente peligrosa, como gente diferente. Sobre los jueces hacer un inciso importante, pues ellos nunca saben la importancia de sus decisiones, mas que cuestionarse eso, se ponen premios sobre lo bien que han hecho privando de libertad a un “desadaptado”.

Siempre he pensado que lejos de la reinserción social, las prisiones son un simple escarmiento, que lo único que proporcionan es desagregación y desestructuración de las personas y su entorno familiar, y hacen que las personas salgan de prisión con mas rencor del que entraron, y con menos ganas de luchar por su propia inserción en una sociedad que se les queda grande, que no saben torear, para un preso, es mucho mas fácil, y le cuesta un par de horas el volver a su antigua vida, mientras que le cuesta una eternidad el ingresar en una sociedad que ellos mismos no comprenden.

Se ha escrito bastante sobre la situación de las personas privadas de libertad, sobre el tratamiento que llegan a recibir de manos, que según sus funciones, se limitan a vigilar, cuidar y en un final procurar una inserción social para cada uno de los presos de España. Se ha escrito que si tienen cuando salen de prisión una prestación económica, el subsidio de excarcelación, sobre el privilegio de dichas personas que no han de trabajar para poder obtener un subsidio, pero nunca han pensado en la precariedad de una persona que ha pasado sus últimos 10 años en prisión, entre rejas como animales. Que salen con una mano delante y otra detrás, con el único conocimiento que puede aportar las prisiones en España “agresividad”.

Estas personas, que debido al tratamiento que han recibido, podía tratarse de animales, que según la Constitución Española en su articulo 9.2, “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.” Mi pregunta es sencilla ¿las personas privadas de libertad no son individuos españoles?

En este espacio de papel que me brindan, y después de explicar brevemente la situación de una persona privada de libertad, quiero comunicar a quien pueda leer esto todo eso que siempre esta en la sombra y que no conocemos, eso que cuando nos lo dicen hacemos referencia a un pasado no lejano, el franquismo, pero que en nuestra sociedad actual, tan democrática, todavía existe, referencia a torturas, palizas a los reclusos, archivos especiales, que legalmente están vetados, desestructuración mental debido a la privación de derechos tan esenciales como el comer, el beber, la medicación, que si no hacen lo que te piden, te lo pueden negar.

Después de exponer un poco mis inquietudes y preocupaciones respectos a las prisiones y lo que viven dentro de ellos, forzosamente, querría exponer un poco un planteamiento sobre los procesos sociales de cambio, que aunque en este terreno son escasos y poco apoyados, existen.

MOVIMIENTOS ANTICARCELARIOS

Desde el estudio realizado, puedo concretar, que aunque un poco escasos, con poca repercusión social e ignorados por los poderes públicos, así como con una falta de organización, si existe, o si hay una conciencia social que lucha por los derechos de las personas privadas de libertad.

Es un movimiento que por lo difícil de tratar, y por las legislaciones existentes, es muy escaso, y con poco repercusión dentro de prisiones, debido a la imposibilidad de crear una coordinadora, con una coherente organización dentro de las prisiones, las distintas leyes y la coyuntura no permite que los presos de distintas cárceles del país puedan hacer una institución propia que vele por sus derechos. Pero desde fuera de ella existe la obligación de abogar por los derechos y gritar a viva voz todas las exigencias de los que, debido a su situación de desigualdad, no pueden reivindicar su situación y el trato a que son sometidos por la institución más represora jamás creada, la prisión.

Muchas huelgas de hambre, muchos motines, muchas venas se han cortado para poder decir que existe una conciencia propia dentro de las prisiones, y muchas mas se han de dar para poder seguir luchando, una semilla plantada por la antigua COPEL, y por muchos que no pueden quedarse impasibles ante tanta desigualdad, ante tanta represión, ante tanta injusticia desde las instituciones creadas para velar por la seguridad del ciudadano de a pie, instituciones que desde su nacimiento han sido creadas bajo la coacción, la amenaza, la represión, la injusticia, etc.

Desde el estado se intenta evitar que los reclusos se unan, que luchen por sus derechos, se tiene miedo las posibles consecuencias, por eso atajan posibles problemas con la dispersión de los presos, con los aislamientos en patios diferentes, con prisiones en las que prima la seguridad ante una posible huida, que por la seguridad de los internos y sus condiciones humanas dentro de ellas, reducción del espacio del “chabolo”, de las instalaciones propias para una vida digna.

Desde el espacio que me ha tocado cubrir en la sociedad, estoy trabajando con personas que salen de una privación total de sus derechos, y son muchas las anécdotas que pudiera y debiera contar, pero este trabajo no se limita a las denuncias sobre malos tratos, sino un estudio de la existencia real de luchas contra la represión, el castigo, los malos tratos, que es lo que proporciona al delincuente las cárceles en el Estado Moderno, una escuela de delincuentes en potencia, y de agresividad, el chivo expiatorio de un Estado de Bienestar, al cual se podría llamar Estado de Represión, donde prima mas el castigo que la reeducación.

QUE SE PIDE

Cuando más se recrudecen las penas, cuando menos libertad se dan a esas personas llamadas “delincuentes”, cuando se intenta atajar el problema de la delincuencia con medidas más coercitivas, mas esta creciendo la población reclusa en este país. Se ve menos sostenible este estado de derecho en el cual vivimos, debido a la larga trayectoria de las prisiones como prohibitivas de derechos fundamentales. Cuando se ha llegado a una cifra que traspasa los 50.000 presos, de la existencia de más reclusos que tras el triunfo de los fascistas, y durante todo el régimen franquista.

En un primer momento los presos piden que los sean tratados como personas de una sociedad democrática, el cese de las palizas recibidas, el derecho a asociarse, a un código penal nuevo, a unas medidas dentro y fuera de las cárceles más humanas, tras largos días, meses, y años de luchas han conseguido muchos adelantos, hoy en día han cambiado las peticiones.

Cuatro son los pilares de las protestas acaecidas desde las asociaciones de apoyo a los presos, los cuales como se pueden observar son básicos, por una futura reinserción o educación de personas desadactadas de la sociedad imperante. Estos cuatro pilares son: el fin del régimen FIES, excarcelación de los presos con enfermedades o padecimientos incurables, fin de la dispersión geográfica y libertad para los que han cumplido 20 años de condena.

Muchos de los movimientos anticarcelarios, se quedan en eso en movimientos, debido a lo poco que han conseguido, muchas veces porque han querido una amnistía que no es posible en estos momentos, o por el énfasis puesto en las palabras, pero nunca en los hechos, pues bien se ha dicho, que del dicho al hecho hay mucho trecho, nunca poniendo soluciones factibles y legales, por no poner los medios para que la población reclusa en general se aproveche y salga de su situación. Preguntar a esos movimientos que una vez conseguida la ansiada amnistía para la población reclusa, ¿qué?. Desde estos movimientos nunca se han puestos lo medios para una reinserción plena de dicha población, para la que ponen palabras para su mejor situación. Estas coordinadoras están casi siempre ligadas a ideologías políticas de izquierda o anarquistas.

La prisión, según entendida sobre los que la apoyan, debería ser un acto de perdida de libertad, como derecho fundamental, pero no de otros derechos, que es lo que deberían de pedir los movimientos.

Aprovechándose de un colectivo que tiene cortadas sus piernas para poder realizar un movimiento coherente y organizado, las prisiones cortan, seccionan los derechos más fundamentales de los individuos que viven un una sociedad democrática y que defiendo los derechos fundamentales.

NUEVE PROPUESTAS PARA HUMANIZAR LA POLÍTICA PENITENCIARIA

  • Garantías de seguridad física, continúan existiendo malos tratos físicos inflingidos bajo apariencia de legalidad. Se justifican en aplicación de los medios coercitivos utilizados en condiciones de arbitrariedad y en ocasiones excediendo su uso cuando el preso ya ha sido reducido.

  • Asistencia jurídica penitenciaria, la grave desasistencia jurídica de la población reclusa en general.

  • Garantía de los derechos de las personas presas, cumplimiento efectivo de las funciones de granita de los derechos de los presos por parte de los jueces y fiscales de vigilancia.

  • Garantía psicosanitaria, la mitad de los delitos es cometidos para adquirir drogas en su condición de toxicómanos y algo mas de la mitad de la población reclusa es drogodependiente.

  • Colaboración con la sociedad civil, mayor flexibilidad en la concesión de permisos a asociaciones que puedan desarrollar tareas rehabilitadotas con los presos.

  • Programas de rehabilitación, creación de talleres y programas de garantía y reinserción que tengan como objeto la reintegración en el mundo laboral de los presos una vez que salgan en libertad.

  • Programas de reinserción, integrar la familia, el entorno social, en el proceso de rehabilitación.

  • Programa penitenciario para mujeres.

  • Calidad de vivienda y espacio.

  • CONDICIONES DE VIDA EN LAS CARCELES

    El 71% de las personas privadas de libertad dispone de menos de 5m2 en las celdas y el 20% en menos de 2m2.

    El 65% denuncia que ha tenido problemas de maltrato por parte de funcionarios.

    Dentro de los primeros grados la cosa empeora, los cuales el 70% solo tiene dos horas de patio al día, y el 2% ninguna hora de patio.

    Existe un miedo total entre los reclusos a denunciar su situación dentro de las prisiones por las constantes amenazas, así como la eliminación de sus beneficios penitenciarios en el caso de denunciar su situación. La amenaza es constante, “como no te portes bien, te ponemos un parte” que para el argot callejero, es simplemente te quitamos los permisos. Los partes los hay de muy diversos tipos, pero muchos o todos injustos, él negarte la medicación y tu requerirla puede ser motivo de sublevación ante los funcionarios, los cuales además pondrán que los quisiste agredir, o escupirle, y por el sitio donde te encuentra, las clases y rangos bien diferenciados, el recluso tiene todas las de perder.

    MOVIMIENTOS IMPORTANTES EN EL MOVIMIENTO ANTICARCELARIO

    Existe una diversidad de “asociaciones” o coordinadoras de lucha contra la prisión, son muy diversas en sus objetivos y pretensiones, así como el apoyo que tienen. Se diferencias tanto en los objetivos, como en las medidas para poder llegar a conseguir esos objetivos. No se puede decir que entre ellas exista coordinación, sino que cada una va a la par con las consecuencias de las demás, así una huelga de hambre propuesta por los presos, unas las pueden tachar de una decisión aceptables, y otras coordinadoras las critican. No todas tienen el lema de la no-violencia, hay muchas que se hacen escuchar por medio de la violencia.

    Muchas de las coordinadoras se aferran a discursos anarquistas, idealistas, especulando sobre la libertad de las personas, luchando contra los muros de la prisión, sin darse muchas veces cuenta que el problema no son los muros, que los muros es algo físico contra lo cual no se puede luchar, que ese muro caerá, pero otros serán levantados, sin luchar contra el verdadero problema de la cárcel, que es la acumulación, bajo mi punto de vista, de una gran cantidad de agresividad descontrolada, de no saber canalizar esa agresividad.

    Dentro de las coordinadoras, explicare la que creo el primer grano para lo que hoy se puede decir que es un montón, la Copel, la cual empezó, tras caer el régimen a denunciar las injusticias y carencias del sistema penitenciario español. Fue la que puso el grito en el cielo sobre la situación de los presos españoles, el punto de partida en esta ardua y conflictiva lucha.

    LA COPEL

    (coordinadora de organizaciones de presos en lucha)

    Creada a finales del 1.976, que aunque su tiempo fue mínimo, consiguió desestabilizar las opiniones que se tenían con referencia a los presos. Y generó el asociacionismo contra la institución, y sus medidas punitivas. Tras la amnistía a los presos políticos, los presos sociales (comunes) empezaron a reivindicar su situación, una reivindicación que exigía derechos, beneficios, reducción de penas, un nuevo código penal, que hasta 20 años después no se efectuará. De aquí surge la posibilidad de la unión entre presos, hasta entonces jamás pensado.

    El estado ante estos motines, autolesiones, huelgas de hambre, actúa de una forma mas autodictatorial, empiezan las dispersiones, las celdas de castigo, para evitar que, aunque ya era imposible, lo reclusos se unieran. Era una situación nueva y preocupante para el estado que se estaba formando, uno mas de los problemas heredados del franquismo, una situación que la sociedad actual no debería de admitir, y que se denuncio a viva voz, y con sangre, como las antiguas campañas militares.

    La Copel surge bajo la doble bandera de obtener la libertad de los presos y denunciar la anacrónica situación de las prisiones sometidas hasta bien entrados los años 80, a una mezcla católico-fascismo, donde el preso Pena y Redime.

    La Copel fue seguida en la calle por familiares y grupos de solidaridad con los presos, asociaciones de vecinos, que fueron los voceros de sus acciones.

    La Copel no pedía la excarcelación de los presos, simplemente exigía un cambio en el sistema penitenciario, siendo la reforma penitenciaria el primer paso, imprescindible, para poder vivir en la cárcel. También exigían una oportunidad para poder vivir en la nueva sociedad democrática española, y que igual que los presos políticos, ellos habían sido enjuiciados por leyes, jueces, magistrados, fiscales y detenidos por policías, todos ellos fascistas, pertenecientes a un régimen dictatorial.

    En un escrito de la Copel del 15 de enero de 1977, exigen en su segundo punto “la Copel persigue la supresión de la legislación penitenciaria existente por una más humana, la reforma profunda de la legislación penal al servicio de la oligarquía y alta burguesía, desaparición de jurisdicciones espaciales, la sensibilización social de nuestra problemática como marginados, etc.”

    La Copel fue exterminada como movimiento de presos, pero no su idea, la Copel enseño a toda la sociedad, que desde una institución tan cerrada como es una prisión, se puede reivindicar y exigir unos derechos que proclamaba los nuevos lideres del gobierno, que nunca llegaron a aplicar a la población reclusa de este país, y fue acallándose su voz por pedir una reforma en el código penal, dicha reforma se realizara 20 años después, y una justicia clamorosa.

    El legado más importante creado por la Copel, fue una toma de conciencia política de los presos sociales que hasta entonces no se había dado. Tras el traslado de los promotores de la Copel por todo el estado Español, no hace que se acallen las reivindicaciones, sino que los promotores comunican a todos los reclusos de España su lucha y sus objetivos, tipos de lucha, el valor de la unidad y de la solidaridad entre los que tienen los mismos intereses.

    Algunos hechos de la Copel hace que se vea como un estorbo hacia el sistema, y queda implícita su intención desde el primer momento, lo cual no se pedía la libertad, pero si unas mejoras en las condiciones de vida, una justicia que no favorezcan a los que más tienen, sino al mas inocente, o menos culpables. Aquí paso a detallar algunas acciones, que cualquiera puede ver su intención:

    • El 24 de enero del 1.977 tiene lugar la matanza de los abogados del despacho de la calle Atocha. Algunos presos recaudan dinero entre sus compañeros con el fin de enviar una corona de flores a los abogados asesinados. La noche del 27, las puertas de las celdas de tres de ellos, son abiertas por los funcionarios, que dan paso a un grupo de “chivatos” que los apalean y apuñalan.

    • Tras el comunicado de la Copel, la acumulación de castigos y agresiones impunes, la desatención que se presta por parte de las autoridades, tras dar a conocer sus exigencias, las autoridades se limitan a provocar mas agresiones, lesiones, palizas, celdas de castigo, menos horas de patio, para acallar a los que se habían revelado.

    • La acusación sobre una perdida de una de las pistolas de un carcelero, aunque la ley no les permite llevarlas, fue un telón de fondo para llevar a cabo una depuración de los que impulsaban Copel en aquel momento.

    • Traslados de los presos impulsores de Copel, a distintas cárceles y penales de toda España, el aislamiento de ellos.

    • Pacto de sangre en la Copel, varios amotinados en la cárcel de Carabanchel, ante los asaltos de la policía, se abrieron las tripas para exigir sus derechos y los de sus compañeros, y ahí se vio la verdadera fuerza de la lucha, la cual si es preciso hay que dar la vida.

    La importancia de la Copel no solo impera en que fue la primera coordinadora que lucho por los derechos de los privados de libertad, sino que fue la primera y casi única en la cual los el total de sus integrantes o fundadores eran presos de las cárceles, que en esos momentos estaban cumpliendo condena.

    APOYO DESDE EL EXTERIOR

    A partir de julio de 1976, y paralelamente a la germinación de la Copel, surge entre los familiares y amigos de los encarcelados, la idea de unirse a una Asociación de Familiares y Expresos, como única forma de apoyar, en la medida de lo posible, las reivindicaciones de los presos.

    Es a partir de marzo, tras el motín de febrero, cuando la Asociación de Familiares cobre un autentico desarrollo. Hasta este momento, el apoyo había sido llevado casi exclusivamente por abogados y por familiares de presos.

    El proceso es imparable. Se editan panfletos, se celebran actos en barrios, se editan carteles, se organizan manifestaciones de solidaridad. Copel era ya una realidad. Se cambia el nombre para llamarse Comités de Apoyo a Copel.

    APARTE DE LA COPEL

    Existen y han existido coordinadoras como Copel, pero debido el ámbito trabajado, formas de sensibilizar a la opinión publica, o por sus ideologías políticas, y también, porque no decirlo, carecer del momento político han sido de menor importancia que la Copel. Todas estas coordinadoras están formadas por personas que están fuera de la prisión, o en mayor parte. El eje central de la asociación esta formada por personas allegadas a los reclusos, por ser familiares, o por creer que esa es su lucha.

    La Copel tuvo el momento político más propicio por el cambio de sistema de gobierno, pero las nuevas coordinadoras tiene el apoyo de una sociedad mas concienciada en la sociedad, que no se calla nada, que protesta por muchas injusticias cometidas por los poderes públicos, por la impunidad con que las cometen, y la prepotencia con la que miran a los demás ciudadanos de la sociedad.

    Paso a detallar algunas, que aunque con menor importancia, pero con el mismo afán luchador se han creado con la semilla que planto en España la Copel, pero todas ellas creadas desde fuera de los muros y barrotes.

    AEPPE, AFAPE, CESPP, AAPPEL, APDH-A, son coordinadoras de lucha por los derechos de los presos, algunas con tintes políticos muy marcados, y otras solo abogando a los derechos humanos fundamentales. Estas coordinadoras no voy pasar a desarrollarlas, por perseguir mismos objetivos que Copel, y creo que con Copel se ve claro el espíritu luchador y reivindicador de los presos españoles.

    También apuntar las diferentes publicaciones y revistas que se están produciendo en nuestro país, aunque con poco repercusión a nivel nacional, pero que van abriendo y denunciando las situaciones de los presos españoles. Publicaciones como Panóptico, Molotov, Sindominio.net, o Nodo50.org, en las cuales se puede encontrar diversa y valiosa información.

    MOVIMIENTO ANÁLOGO

    Existe en nuestro país un movimiento análogo al movimiento anticarcelario, en el cual me puedo incluir, que es el de las ONG'S, las cuales se dedican a realizar los programas de inserción social que son ineficaces desde el Estado.

    Estas entidades lo que piden es una segunda oportunidad para las personas que en un momento de su vida han sido privadas de libertad. No son tan tajantes las peticiones de estas entidades, piden la posibilidad de la inserción social, no trabajan con las condiciones de la prisiones, sino del individuo, intentan cambiar la actitud del recluso.

    Desde estas asociaciones se trabaja la reeducación social de los presos o reclusos, trabajando las habilidades sociales, trabajando su inserción en el mundo laboral, creando unos hábitos que no han adquirido en su vida. Pensando que son incapaces y no muy adecuadas las medidas que el estado establece para la aniquilación de los delitos.

    Después de una estancia privada de libertad, y sin ningún familiar es muy difícil adaptarse a la sociedad, y desde estas asociaciones se intenta crear una institución para el logro del fin propuesto.

    Dentro de las asociaciones como mas importantes en cuanto al ámbito de trabajo dentro de prisión voy a destacar algunas que trabajan en el ámbito de Castilla-La Mancha, como Horizontes Abiertos, Pastoral Penitenciaria (perteneciente a caritas), GiD (grupo interdisciplinar de drogas), etc.

    FIES

    (FICHERO DE INTERNOS DE ESPECIAL SEGUIMIENTO)

    Es un instrumento utilizado por la administración penitenciaria con diversos y cuestionables objetivos de control. Con la instrucción 21/96 se dejo sin efecto las normas administrativas que regulaban el fichero de internos de especial seguimiento, aunque actualmente se siguen utilizando bajo el apodo de Control Directo.

    Cinco tipos de FIES

  • Control directo, personas especialmente peligrosas y conflictivas, protagonistas e inductoras de alteraciones regimentadles muy graves que hayan puesto en peligro la vida o la integridad física de los funcionarios, autoridades, etc.

  • Narcotraficantes, personas, preventivas o penadas, presunta o autoras de delitos contra la salud publica u otros delitos íntimamente ligados a estos cometidos por grupos organizados nacionales o extranjeros.

  • Bandas armadas, personas ingresadas en prisión por vinculación a bandas armadas o elementos terroristas, o colaboran con estos grupos.

  • Fuerzas de seguridad y funcionarios de instituciones penitenciarias, los que pertenecen o han pertenecido a este colectivo profesional.

  • Características especiales, personas que evolucionan de forma muy positiva en el colectivo de régimen especial. Crimines contra la salud sexual, y que han producido alarma social.

  • Su cometido es disponer de una amplia información de determinados grupos de internos por el delito cometido, su trayectoria penitenciaria, su integración en formas de criminalidad organizada, etc..

    Se aplica a determinadas personas caracterizadas por la comisión de diferentes hechos, imponiendo notables limitaciones y controles en un régimen de vida sin que se requiera autorización o seguimiento por el órgano judicial. Hay que reseñar la diferenciación en el trato con los presos de 1er grado y los de 1er grado régimen FIES, los cuales deberían ser tratados igualmente por tener el mismo tipo de grado, pero a los de régimen FIES, los tienen en un régimen más severo y con un control más directo.

    Desde aquí y tras leer varios escritos, tras documentarme bien, tras haber estado hablando con personas de 1er grado, algunos de ellos clasificados FIES, puedo denunciar los tratos recibidos, y la existencia de estos ficheros para tener mas controlados a las personas, el ser calificado de régimen FIES, es como poner un cartel a una persona que siempre llevara de prisión en prisión, y además se le negaran todos los beneficios carcelarios existentes en la ley.

    TOTURAS Y MALOS TRATOS EN LAS PRISIONES ESPAÑOLAS

    Una realidad existente en las prisiones españolas, las cuales son denunciadas por todas las coordinadoras anticarcelarias, que aunque pueda llegar a sensibilizar a la sociedad, es una cruda realidad que existe en nuestros tiempos, que además de la privar a una persona de libertad, se la ultraja maltratando, tanto física como mentalmente, y que muchos son los casos que se pueden encontrar, que aquí viendo la índole del trabajo no voy a reflejar. Muchas de las denuncias acaecidas son solo la punta del iceberg de la ultragación de los derechos de una persona.

    Castigos como privación de salida al patio durante semanas, palizas físicas, negación de comida y de medicación, el tan conocido castigo “a pan y agua”, no es una realidad que escapa dentro de las prisiones españolas. Negación de beneficios penitenciarios por justificaciones que no se creen ni los propios funcionarios de prisiones.

    Brechas que se abrieron hace 20 años y siguen sin cerrarse.

    • La cárcel sigue siendo un modelo autoritario y represivo, donde el preso es él ultimo elemento de una correa de transmisión.

    • El mantenimiento de las jurisdicciones especiales sigue siendo la normalidad

    • La rehabilitación es un mito que finaliza en la seguridad del carcelero y su horario de trabajo.

    • La sanidad es de una carencia tan brutal que estamos a la cabeza de Europa de enfermedades.

    • La población reclusa es o tiene mayoritariamente problemas de drogas.

    • La desigualdad de tratamiento es clamorosa. La aplicación de beneficios penitenciarios es diametralmente opuesta a tu lugar en el escalafón social.

    A TITULO PERSONAL

    Nunca he estado en prisión, nunca me han privado de unos de los derechos más fundamentales, nunca he sufrido la coacción de un funcionario de prisiones, nunca me han coaccionado con negarme mis privilegios penitenciarios, pero si que conozco la realidad penitenciaria, no en mis propias carnes, pero sí en muchas carnes humanas, voces siempre calladas, voces nunca escuchadas, voces al fin al cabo.

    Desde hace tiempo estoy trabajando con personas privadas de libertad, desde aquí no quiero proponer la amnistía para ellos, ni mucho menos, no quiero que se les imputen todos los delitos, no es mi intención, no quiero convencer a la opinión publica que son buenas personas, por lo menos en el ámbito penal, pero quiero decir que son hijos, padres, madres, hijas, cabezas de familia, amigos, hermanos, hermanas, tíos, primos, y un largo etcétera de alianzas tanto familiares como relaciones de todo tipo.

    He conocido personas que desde los 10 años están deambulando entre reformatorios, prisiones de menores (antes), prisiones, y hasta psiquiátricos, (por sé menor para una cárcel y muy agresivo para menores), personas que no han conocido otro estilo de vida que la violencia, la ley del mas fuerte, personas que vienen de familias desestructuradas, de familias y barrios marginales, personas que desde menores han estado encerrados, que llegando a los 45 años han entrado cuarenta y siete veces en prisión, que aunque la media suele ser de unas 10 entradas, personas que dentro de rejas se encuentran en su casa, y fuera de ellas sienten indefensos, personas acostumbradas a que todo se lo den hecho, que controlen su vida, y fuera se ven descontrolados. No es un camino fácil el desprenderse de la cárcel, pero no imposible, pero en todo momento hay que explicarlos las normas y reglas del juego, los cuales nunca llegan a comprender.

    Personas analfabetas, sin estudios, sin hábitos de higiene, sin hábitos sanitarios, sin hábitos económicos, sin una personalidad luchadora, sin autoestima, sin costumbres, sin tener aprendidas las leyes de la sociedad actual. Personas enganchadas a las drogas, (un 80%).

    Y también he conocido personas ajenas a todo ello, que tratan a las anteriores como diferentes, como inferiores, frases como “ellos se lo han buscado”o la más insultante “si no tengo para comer, robo, si me sale bien a vivir, y si no en prisión, te dan de comer y dormir”, y luego “como dan un subsidio”, valiente ignorante. Personas que miran por encima del hombro, por haber estado en prisión, personas que en este mundo se mueven por dinero, avaricia y ambiciones. A estas personas me gustaría exponer muchos casos de personas presas, y se llevarían las manos a la cabeza, por tanta injusticia en nuestro sistema jurídico.

    Me compete en este momento denunciar las consecuencias de la entrada en prisión, desde las consecuencias somáticas hasta las consecuencias psicosociales.

    Sobre las consecuencias somáticas, no es extraño decir de la existencias de problemas sensoriales, como la “ceguera de prisión” que debido a no llegar nunca a ver a mas de 100 m., la vista una vez en la calle no se acostumbra a ver tan lejos, en general todos terminan utilizando gafas. La audición, debido al espacio reducido hace que el nivel de ruido es mayor. El gusto y el olfato, debido a las comidas y el gran olor a desinfectante hace que pierdan la agudeza. Empiezan a descuidar su imagen e higiene, unas veces debido a que no existe espejos y otras veces por la indiferencia. No hay que olvidar los agarrotamiento musculares.

    Sobre las consecuencias psicosociales, podemos ver las consecuencias de la adaptación al entorno anormal de las prisiones (autoafirmación agresiva, exageración de las situaciones, dominio o sumisión, alteración de la sexualidad), una total ausencia de control sobre sus vidas, en la prisión todo esta estipulado en horarios, sin dejarte llegar a pensar, ausencia de expectativas de futuro, ausencia de la responsabilidad, perdidas de vinculaciones en el exterior, alteraciones de la afectividad, anormalización del lenguaje.

    Con todo esto denunciar, que la prisión no cumple sus funciones prioritarias, o para las que fueron creadas, al revés, desectructura totalmente a una persona “desviada” según las normas de la sociedad imperante. Una sociedad que no se preocupa de las personas menos favorecidas.

    Mi reinvidincación es clara, pido y exijo al estado, la creación de instituciones e infraestructuras para poder realizar un trabajo que esta reflejado en nuestra Carta Magna del 78. La creación de centros especializados para esas personas que han estado “en la sombra” durante un largo periodo de tiempo. POR UNA CLAMOROSA SEGUNDA OPORTUNIDAD, pero no una simple oportunidad después de cumplir la condena, sino antes, una preparación para la vida en sociedad, una reeducación efectiva.

    Una posibilidad para que las voces de las prisiones sean escuchadas, no voy a negar que existen revistas especializadas realizadas dentro de prisión, pero pido que no exista censura, que puedan expresarse en total libertad, denunciar su situación, sus constantes abusos, sus lamentables condiciones de vida, etc. Estoy trabajando en la publicación de una revista, que será mensual, dentro del centro penitenciario de Ocaña II, y tengo que hacer de censor, si no quiero que nos prohíban las publicaciones, y no me parece, justo.

    ANEXOS

    A continuación voy a presentar algunos anexos, sobre la lucha social, lo publicado, la represión a la que están sometidos las coordinadoras de lucha por los presos, así como lo que realizan, lo que reivindican, y como lo realizan.

    No pretendo con esto el poder llegar a completar el trabajo, debido a que un trabajo de denuncia de este tipo podría llevar años, y muchas hojas, debido a todas las injusticias que podrían reflejarse dentro de los estudios a reflejar. Estos anexos tampoco intentan cubrir hojas para un trabajo extenso, creo que lo anteriormente explicado da una idea de los movimientos existentes en España, y de lo que se pretende, y como se intenta conseguir.

    TABLA DE REIVINDICACIONES.

    Los abajo firmantes, por medio del presente escrito, declaran que las acciones de protesta y reivindicación que están llevando a cabo presos/as en los módulos de aislamiento y FIES de las prisiones del Estado español, son para defender y exigir que la administración penitenciaria y los responsables a los que corresponda, cumplan y respeten las siguientes demandas, todas ellas enmarcadas dentro de la ley vigente y en cumplimiento de los más elementales derechos humanos que nos corresponden.

    Mantendremos nuestras protestas hasta que se cumplan y respeten todos los puntos de la siguiente tabla:

    Primera.- La excarcelación de los pres@s enferm@s con enfermedades y padecimientos incurables, concediéndoles el 3º grado de forma inmediata en razón de su estado de salud y facilitando su acogimiento familiar o social.

    Segunda.- La supresión del régimen FIES que supone la grave limitación de derechos fundamentales, así como la supresión del régimen de aislamiento y de regresiones de grado como medio de castigo.

    Tercera.- El cumplimiento de todos l@s pres@s en prisiones cercanas a su domicilio y el respeto a todas las comunicaciones con su entorno afectivo-familiar.

    Cuarta.- El fin de los traslados indiscriminados y arbitrarios que encubren una política de aislamiento y represión hacia el colectivo de presos activos en sus derechos.

    Quinta.- Cese inmediato de malos tratos y torturas físicas y psicológicas, incluyendo en ello los cacheos humillantes e innecesarios, esposamiento e inmovilización mecánica, chantajes y amenazas de sanciones, regresiones o traslados. Especialmente, exigimos el cese del uso y abuso de medios coercitivos, absolutamente innecesarios para mantener la seguridad en las prisiones actuales.

    Sexta.- Rápida intervención judicial y presencia inmediata del forense en cuanto se comunique una denuncia de mal trato y que se abran serias investigaciones objetivas en las denuncias presentadas hasta esclarecer los hechos, sin archivar las diligencias antes de escuchar testigos y analizar todas las pruebas presentadas.

    Séptima.- Cumplimiento absoluto de las resoluciones judiciales, sin demoras. Asistencia jurídica para todos l@s pres@s y asesoramiento ante procedimientos de régimen disciplinario, con asistencia de abogados de oficio ante las juntas de régimen.

    Octava.- Trato médico-sanitario respetuoso, respetando la confidencialidad médico -paciente y aportando al paciente toda la información que éste requiera. Prioridad del tratamiento médico sobre sanciones y partes que nunca deben interrumpir dicho tratamiento ni demorarlo.

    Novena.- Inicio del tratamiento individualizado, hasta ahora totalmente inexistente, dotando a las prisiones de los medios humanos y/o materiales necesarios para ello, de forma que el tratamiento y sus fines de reinserción social sean eficaces y prioritarios sobre la seguridad y el control y se proporcione al pres@ un modelo consensuado del mismo basado en el conocimiento real de cada persona, y no en informes estándar y rutinarios sin fundamentar.

    Décima.- Fundamentar de forma personalizada y razonada las decisiones de la administración, y los autos judiciales, de forma que cada pres@ sepa por qué se le niega o se le aplica cualquier beneficio o sanción y pueda recurrir o rectificar.

    Fecha:

    Sello o firma:

     

     El comunicado que se adjunta es en principio para que cada acción que emprendamos a favor de nuestras reivindicaciones se ponga de inmediato en conocimiento de los siguientes organismos, entidades y personas:


    Instituciones Penitenciarias: C/ Alcalá 38-40. 28071. Madrid.
    Defensor del Pueblo: C/ Eduardo Dato 31. 28071. Madrid.
    Ministro de Justicia: Pº Castellana 5. 28071. Madrid.
    Fiscal General del Estado: / Fortuny, 4. 28071. Madrid.
    Presidente del Consejo General del Poder Judicial: C/ Marqués de la Ensenada, 8. 28004. Madrid.
    Tribunal Supremo: Plaza Villa París, s/n. 28071. Madrid.

    PLATAFORMA DE GRUPS DE SUPORT A PRESOS I PRESES.

    (Inscrita con el número 256 de la sección 2º del Registro de la Direcció General de Dret i d'Entitas Jurídiques, del Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya).


    ¿Quiénes somos?
    La Plataforma de Grups de Suport a Presos i Preses, es una federación integrada por diversas organizaciones que comparten el objetivo común de denunciar constantemente la irracionalidad del sistema penitenciario y las vulneraciones de los Derechos Fundamentales de las personas presas.

    ¿Cómo surgió la idea?
    La idea de crear una estructura semejante nació en 1990 entre un grupo de personas y de colectivos comprometidos, no sólo en la tarea de la denuncia de la situación carcelaria, sino en el profundo convencimiento de que era necesario unir esfuerzos para que las acciones a emprender no fueran aisladas, sino cada vez más colectivas.

    ¿Quiénes la componen?
    En la actualidad, la Plataforma de Grups de Suport a Presos i Preses esta constituida por las asociaciones ASP (Assocació Sida i Presó), Dona i Presó, Coordinadora Contra la Marginación de Cornellà, ACAT (Associació Cristiana per l'Abolició de la Tortura), Prou Presons, además otros colectivos que también se solidarizan con la situación de las personas presas, además de denunciar la institución penitenciaria.

    ¿Qué hacemos?
    Algunas de las principales actividades de la Plataforma de Grups de Suport a Presos i Preses que ha desarrollado estos últimos años han sido:

    n La lucha jurídica: a través del ejercicio de la acción popular, personándonos en procesos judiciales (o iniciándolos a veces) sobre cuestiones relativas a malos tratos y torturas a presos y presas, prevención de la salud y tratamiento de enfermedades en la cárcel, derecho al trabajo remunerado en las prisiones, entre otras.
    n La tarea asistencial: mediante el apoyo concreto a personas que así lo solicitan, personalmente o a través de la correspondencia con los presos y presas.
    n La difusión periodística: con la publicación del boletín informativo VISAVIS que desde hace años se va distribuyendo de forma gratuita entre los presos y presas de las diferentes cárceles del Estado español así como a diferentes colectivos y personas que lo solicitan, difundiendo noticias del mundo carcelario, aportando modelos de escritos y denuncias para que las personas presas puedan defenderse y sirviendo de caja de resonancia de cuantas cartas, dibujos noticias, "gritos" y demás necesidades, los presos y presas quieran publicar.
    n La presencia en ciertos foros públicos: a través de comisiones internas que estudien problemas concretos y sus conclusiones se presenten ante instituciones públicas o privadas, encuentros, debates, medios de comunicación, etc.
    n El apoyo mutuo con colectivos similares: un aspecto no menos importante consiste también en el constante intercambio con los que poseen un nivel de compromiso similar en otras partes. En tal sentido la Plataforma de Grups de Suport a Presos i Preses forma parte a nivel estatal de la CESPP (Coordinadora Estatal de Solidaridad con la Personas Presas).

     

    Informe de APDHA (asociación por derechos humanos de Andalucía) sobre el incremento de malos tratos y las muertes en la prisión de Córdoba

    INTRODUCCIÓN

    Aunque ya no descubrimos nada cuando afirmamos que la cárcel es, hoy por hoy, uno de los espacios de nuestra sociedad en que con más impunidad se vulneran los Derechos Humanos; aunque sea de “Perogrullo” informar que la cárcel no rehabilita, ni resocializa, sino que destruye más aún a las personas que la padecen (presos /as -cuyo perfil mayoritario de personas excluidas socialmente no debemos perder nunca de vista- y familiares); aunque, aparentemente, resulte un sin sentido reiterar, denuncia tras denuncia, que la cárcel es un cáncer en sí misma, porque nada cambia y la situación empeora... lo cierto es que ES NECESARIO SEGUIR AIREANDO LA CRUDA REALIDAD QUE SE ESCONDE TRAS LOS MUROS, porque, aunque muy lentamente, la conciencia ciudadana va despertando de la anestesia a la que la somete el sistema.

    A través del informe que hoy presentamos, se hace un análisis del incremento observado en Córdoba de los casos de malos tratos denunciados (de los que ha tenido conocimiento directo esta asociación), desde que se inauguró la macrocárcel. Queremos, por tanto, matizar

  • No ofrecemos información sobre otros casos de los que directamente no hemos tenido conocimiento y que han podido tener acceso a los medios de comunicación a través de otras fuentes.

  • Omitimos también casos de personas (presos /as y familiares) que se han dirigido a nuestra asociación para denunciar el incremento generalizado de la violencia, pero que no están dispuestos a que sus nombres aparezcan, por miedo a represalias.

  • LOS DATOS DE PARTIDA:

    Desde octubre de 2001 hasta la fecha, 8 personas presas en Córdoba se han puesto en contacto con nuestra asociación a fin de denunciar hechos ocurridos en la prisión y que se han concretado en lesiones, malos tratos, rigor innecesario y /o extralimitación en el uso de medios coercitivos. El contenido exacto de sus denuncias se adjunta en anexo. Tal vez haya quien, como primera impresión, valore que es un número escaso, si lo ponemos en relación con el número total de personas presas. Desde nuestro punto de vista, un solo caso de agresión ya sería motivo de alarma. No obstante, no olvidemos lo explicado: son sólo los casos denunciados a través de
    APDH-A. Hay un clima generalizado de tensión que alcanza cotas desconocidas en Córdoba, que ha tomado el relevo de otras cárceles tradicionalmente duras: Jaén, Almería, Huelva. No es que dejen de existir problemas en esas otras cárceles. El problema es que la cárcel de Córdoba, por su dureza en el último tiempo, está difuminando las faltas de las demás.

    1. - Lo primero que detectamos es que en todas las denuncias formuladas, se parte de una situación (hecho desencadenante) que podríamos calificar como simple, inocua; conflictos inherentes a lo que es en sí la cárcel. Todos y cada uno de los casos podrían haber tenido una solución distinta a la que tuvieron, máxime teniendo en cuenta la posición de desequilibrio existente entre funcionarios y presos. Por consiguiente, la forma de proceder a resolver el conflicto (utilizando métodos desproporcionados) es lo que convierte la situación en peligrosa.

    2. - Dificultad por parte del preso a la hora de obtener pruebas de las agresiones (especialmente en lo relativo a obtención de partes médicos): se solicitan los partes de lesiones al médico de guardia y en raras ocasiones se obtiene o se obtiene muy tarde. Suele ser también habitual que los partes de las lesiones sufridas por los presos se conozcan cuando han ido acompañados a las denuncias formuladas por los funcionarios.

    3. - Utilización abusiva e indiscriminada de los medios de defensa por parte de los funcionarios implicados en las agresiones: porras, aerosoles, esposamiento, aislamiento provisional (que a veces resulta indefinido) de 21 o 22 horas diarias. Ausencia de control judicial sobre el uso de los mismos. Autos estándar (motivación en base, exclusivamente, a información procedente de prisión)

    4. - Lo habitual es que las agresiones sean producidas por varios funcionarios a un solo interno, que, por lo general o está solo en su celda (ausencia de testigos directos) o se producen los hechos en espacios que coinciden con zonas fuera de control visual (ejemplo: en el trayecto a las celdas del módulo 15 -aislamiento-)

    5. - Tramitación inmediata de expediente de regresión a primer grado.

    6. - Traslado a otros centros de cumplimiento (Puerto I, Badajoz, Ávila, etc.)

    7. - Utilización de cacheos con desnudos integrales y obligación de hacer flexiones.

    NUEVOS CANALES DE DENUNCIA

    • El contenido de este informe va a ser dirigido al Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas, con motivo de la comparecencia que el Estado español debe hacer ante dicho comité entre los días 11 y 22 de noviembre próximos.

    • De este modo, queremos poner en práctica la estrategia de ampliar el eco de las denuncias por vulneración de derechos fundamentales, puesto que la experiencia, desgraciadamente, nos viene demostrando la escasa eficacia de los órganos de control más inmediato (juzgados de vigilancia y fiscalías de vigilancia) o la lentitud en los procedimientos judiciales. Creemos que, sin dejar de utilizar los recursos legalmente establecidos, es necesario abundar en nuevas vías que lleven al conocimiento más generalizado fuera de nuestras fronteras que en este país de la Europa del Capital se violan los derechos humanos de las personas encarceladas.

    • Del mismo modo que vamos a actuar en esta ocasión, la opción que tomamos es la de difundir ampliamente, aprovechando los contactos con asociaciones internacionales especializadas, en el marco de documentos globales, cada uno de los casos particulares de los que vamos teniendo conocimiento y que albergue elementos de veracidad.

    REIVINDICACIONES

    • Una de las principales reivindicaciones de esta asociación (la puesta en marcha de turnos de oficio especializados en materia penitenciaria) ya es una realidad en Córdoba. Una vez en marcha, pedimos a los letrados que van a desarrollarlo y a los responsables del Colegio de Abogados en Córdoba que lo aborden potenciando mucho el aspecto humano del servicio. Que sepan los abogados dedicados a este turno que cuentan con el apoyo de esta asociación para lo que precisen. Del trabajo de estos profesionales va a depender que deje de ser ilusoria la tutela efectiva de los derechos en prisión.

    • A la institución penitenciaria: que revisen profundamente sus métodos ilegales, arbitrarios, corruptos y de ensañamiento con los que menos defensa tienen. Simplemente: volvemos a exigir que se cumpla la ley en el ámbito penitenciario.

    • Dentro de la institución penitenciaria, a los médicos penitenciarios les pedimos que sean médicos (con todo lo que ello implica de responsabilidad) antes que funcionarios de prisiones. Que los partes médicos por lesiones sean tramitados de inmediato al Juzgado de Guardia.

    • Exigimos que se acabe con la práctica abusiva de los aislamientos y de los traslados a otras cárceles de los presos que denuncian la violación de sus derechos.

    Exigimos que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria cumpla fielmente su función de garante de la correcta ejecución de las penas y de control de la actividad de la Administración penitenciaria y que no acabe siendo un simple apéndice de ésta, que confirme resoluciones sin dilucidar la justicia o injusticia de las mismas.

    Córdoba a 9 de abril de 2003

    RUEDA DE PRENSA DE LA APDH-A SOBRE VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS DE LOS PRESOS EN LA PRISIÓN DE CÓRDOBA, QUE DETERMINAN SU DECLARACIÓN COMO INSTITUCION NON GRATA POR PARTE DE LOS FAMILIARES DE PRESOS.

    Cuando un ciudadano es condenado a pena de prisión, sólo queda restringido en principio, a excepción de los limitados por el contenido del fallo condenatorio o de la legislación penitenciaria, uno de sus derechos: la libertad, tal y como dispone la Constitución española, máxima norma jurídica, en su artículo 25.2. Frente a lo anterior, lo cierto es que en la práctica se viene agravando el castigo impuesto con "plus o añadidos" no previstos en la Sentencia, y que no aparecen en la legislación penitenciaria y que la más de las veces están abolidos en la legislación penitenciaria.

    Entre ellos, hoy queremos destacar el alejamiento de su tierra a que se ven sometidos los presos andaluces y más concretamente los cordobeses, estando en la actualidad más de un 50% de los presos cordobeses cumpliendo fuera de la provincia de Córdoba, así como el incumplimiento sistemático de la obligación de la Prisión de proporcionar un tratamiento a sus presos para conseguir la finalidad prevista en la Constitución y la legislación penitenciaria: la reinserción y resocialización del preso.

    Dichos incumplimientos, que afectan muy directamente a los familiares y amigos de los presos, han determinado que algunos de los mismos en representación de los demás, decidieran decir un "basta ya", presentado al respecto una declaración de la Prisión de Córdoba como Institución non grata de Córdoba.

    1.- Traslados:

    • Entre los factores que han determinado el aumento espectacular del número de presos que cumplen su pena en prisión fuera de su ciudad se han de destacar la implantación de las macrocárceles, como la de Córdoba, así como la masificación de las prisiones con 53.475 presos en España, de los que 1.465 según datos oficiales se encuentran en la prisión de Córdoba (un 150% de su capacidad tal y como estimó el sindicato de prisiones CSI-CSIF) derivada de la disminución en la concesión de las excarcelaciones, terceros grados e indultos, y de la elevada reincidencia como consecuencia de no existir políticas de reinserción dentro de prisión.

    • Más del 50% de presos cordobeses se ven abocados a cumplir fuera de la prisión de Córdoba, y ello a pesar de contar la prisión de nuestra ciudad con suficientes plazas para los mismos, que no obstante son ocupadas por foráneos.

    • Ello supone un incumplimiento de la legalidad penitenciaria que abolió el desarraigo social de los presos.

    • Las consecuencias para los presos son desgarradoras: se dificulta la concesión de permisos, terceros grados y libertad condicional, y lo más importante socialmente se rompen los nexos con los familiares y amigos, reduciéndose o anulándose las comunicaciones con los mismos, pasando de un 89% los presos que comunican a un raquítico 53% cuando los mismos se encuentran fuera de la provincia donde residen los familiares.

    • Dicha disminución de las comunicaciones se debe normalmente a los problemas económicos y de salud de los familiares para desplazarse a dichas prisiones.

    • Los traslados se han convertido en un instrumento incontrolable de Instituciones Penitenciarias para manejar a su antojo a los presos, pues cuando se encuentran en Córdoba pueden ser desplazados a otras prisiones sin alegar motivo alguno y cuando se encuentran fuera pueden optar por no acercarlos alegando falta de plazas. Lo que constituye en algunos de los casos, sanciones encubiertas para los presos y para sus familiares, que son los grandes sufridores inocentes. No tienen justificación posible los traslados ni en seguridad ni en otros valores, pues las macrocárceles están organizadas en teoría como un conjunto de prisiones, existiendo al respecto hasta 15 módulos todos ellos separados entre sí.

    • El Parlamento de Andalucía los días 28 y 29 de octubre de 1998 ya acordó instar al Gobierno Central, pidiendo que los presos andaluces cumplan las condenas en cárceles de Andalucía. Pasados ya 4 años de dicha petición, ningún resultado se ha obtenido.

    • Por todo ello, esta Asociación ha venido realizado una campaña denominada “Ningún preso andaluz fuera de su tierra”, que ha finalizado con el acuerdo de los Plenos de Diputación Provincial y de más de 20 Ayuntamientos de los municipios de la provincia que se relatarán a continuación, tras analizar nuestra propuesta, del siguiente tenor:

    “Instar al Ministerio del Interior a que en base a la Ley General Penitenciaria, todos los presos andaluces cumplan condena en cárceles de nuestra comunidad, y en particular, que los presos cordobeses lo hagan en Córdoba”.

    Dicho acuerdo fue aprobado por unanimidad por todos los grupos políticos en los municipios de Montoro, Espiel, Villa del Río, Pedroche, Montilla, Puente Génil, La Carlota, Villaharta, Montalbán, Bujalance, Encinarejos, San Sebastián de los Ballesteros, Alcaracejos, Pozoblanco, Palma del Río, Almenidilla.

    También fue aprobado, pero con la abstención del PP, en el Ayuntamiento de Córdoba, Doña Mencía, Aguilar de la Frontera y Diputación de Córdoba. En Belarcazar fue aprobado con la oposición de dicho grupo político.

    En conclusión el Ministerio del Interior hace caso omiso de las peticiones de todos los andaluces y de los cordobeses, cuya voluntad fue expresada por los Plenos de sus Ayuntamientos.

    2.- Falta de tratamiento en la Prisión de Córdoba

    El artículo 59 de la LOGP define el tratamiento como "el conjunto de actividades directamente dirigidas a la consecución de la reeducación y reinserción social de los penados".

    Así la página web del Ministerio del Interior se atreve a afirmar que "Para ello la Administración Penitenciaria deberá diseñar programas formativos orientados a desarrollar las aptitudes de los internos, enriquecer sus conocimientos, deberá utilizar los programas y técnicas de carácter psico-social que vayan orientados a mejorar las capacidades de los internos y a abordar las problemáticas específicas que puedan haber influido en su comportamiento delictivo anterior, y deberá potenciar los contactos con el exterior,..."

    Sería bueno que nos explicasen cuáles son esos programas formativos, que conocimientos se enriquecen a parte de constituir una auténtica escuela de delincuencia, y qué programas y técnicas de carácter psico-social se emplean, teniendo en cuenta que hay 4 psicólogos para 1.400 internos.

    Dos son los instrumentos que la Administración pretende utilizar para conseguir dicho fin, a través del Organismo Autónomo de Trabajo y Prestaciones Penitenciarias (OATPP), según dispone la misma página web que son: el trabajo productivo y la formación. Además de instrumentos de trabajo-deber de la Administración y deber, son derechos de los presos que vienen reconocidos en el artículo 25 de la Constitución Española: derechos a trabajar y a la educación.

    La última previsión que existía por dicho organismo de ofertas de trabajos era para el año 2001, es decir, hace más de 2 años y estimaba que podía alcanzar en total los 8.100 puestos dentro de prisión para tantos presos. Lo que suponía alrededor de sólo el 15% del total de los presos de España. Respecto a la educación señalar que sólo un 28% realizaba estudios básicos no universitarios (el 10% en programas de alfabetización), y un 1,80% universitarios.

    En la Prisión de Córdoba la situación es sobrecogedora, los trabajos son casi inexistentes, y respecto a la formación sólo estudian un 15% (220) casi la mitad de la media nacional (28%), de los cuales sólo están matriculados oficialmente 60 presos, es decir, menos del 5% de la población penitenciaria cordobesa, ya que de los 7 maestros (5 sólo están reconocidos como simple monitores) únicamente dos tienen reconocida su función docente por la Administración Autonómica. Ello supone la vulneración del artículo 56 de la Ley General Penitenciaria que dispone que “La Administración organizará las actividades educativas, culturales y profesionales de acuerdo con el sistema oficial, de manera que los internos puedan alcanzar las titulaciones correspondientes...”.

    En conclusión:

    • Según datos oficiales, que ponemos en cuarentena, sólo un 15% de los presos tienen trabajo dentro de prisión.

    • En la prisión de Córdoba, menos de un 5% de los presos estudian oficialmente, por lo que solo estos cuando salgan tendrán títulos, el resto hasta alcanzar el 15% lo hacen sin poder obtener ningún título que acredite sus conocimientos.

    • Es decir, son las cifras más bajas de todo el territorio español.

    • ¿En qué ha quedado la obligación de la Administración penitenciaria de suministrar formación y trabajo, al restante 85% de población de presos?.

    Como consecuencia de la falta de preocupación por el tratamiento de los presos y de la necesaria inversión económica, la Prisión de Córdoba para el período 2003/2004, se limita casi en exclusiva a ofrecer actividades que son realizadas por asociaciones y voluntarios de esta ciudad, así publicó como Necesidades de Colaboración de voluntarios una cifra superior a 100 personas, la mayoría de las cuales obviamente no se han cubierto. Lo que no deja de asombrar es que si reconoce la necesidad de dicho personal en vez de solicitarlo al Ministerio del Interior o al Gobierno, se limite a solicitar ayuda externa a 7 Asociaciones. Los campos principales sobre los que se prestan la colaboración son talleres ocupacionales (para matar el tiempo), actividades deportivas, atención a mujeres, a enfermos de SIDA y deficientes mentales.

    3.- Declaración de Institución non grata

    Por todo lo anterior, y otra serie de motivos que se recogen en el manifiesto, la Asamblea de Familiares de Presos de esta Asociación ha decidido por unanimidad declarar a la Prisión de Córdoba como Institución non grata de la ciudad. Ha dicha declaración se han sumado más de 500 ciudadanos de Córdoba, que han firmado dicho manifiesto.

    PRISIÓN DE CÓRDOBA, INSTITUCIÓN NON GRATA A LA CIUDAD.

    Nuestros familiares y amigos han sido juzgados por un sistema penal que recae desmesuradamente sobre las capas más desfavorecidas de la sociedad, no castigando con la misma dureza los delitos más frecuentes de los ricos.

    La prisión, lejos de reinsertar como se supone que es su función, aparta y estigmatiza al preso, provocando graves problemas de readaptación en la sociedad a quienes han pasado por ella. Un dato que demuestra el fracaso del sistema penal es el alto índice de reincidencia(¿no los había reinsertado). La reinserción es una falacia que ya no se cree nadie. La cárcel castiga, solamente.

    Un dato constatado es que el 90% de la población penitenciaria procede de ambientes de exclusión social, y en su inmensa mayoría cumple condena por delitos relacionados directa o indirectamente con las drogas “ilegales”. El 60% de los reclusos son toxicómanos, y prácticamente la totalidad padecen enfermedades contagiosas.

    Lejos de ayudarles a superar su adicción, ésta se agrava dentro, incluso comienza allí, donde la droga parece tan accesible como fuera, o como mucho se enmascara con metadona. Queremos que nuestros hijos y familiares tengan un tratamiento adecuado, en centros específicos para su problemática, donde de verdad se les ayude a superar su adicción y se les prepare a vivir sin dependencias; así sí se les reinsertaría. Es un gran sufrimiento para nosotros ver que están enfermos y no reciben el tratamiento necesario dentro.

    La cárcel de Córdoba, desde que la trasladaron a Alcolea, es aún más dura, tanto para nuestros hijos y familiares como para nosotros mismos. Cuando pasan los muros de la prisión, parecen perder todos los derechos. Las medidas de seguridad priman sobre todo, de forma que ver a un educador, trabajador social o personal médico resulta sumamente difícil; las largas horas de celda o patio desocupados se hacen insoportables, la mayoría solicitan un “destino” (trabajo) que nunca llega; sufrimos al escucharles que la alimentación no es buena, que en ocasiones el material de aseo es escaso. Algunos de nuestros hijos han sufrido malos tratos y humillaciones, y casi todos han visto como algún compañero los sufría; no se sienten protegidos dentro, sino al contrario, la vulnerabilidad es grande.

    Nosotros mismos sufrimos un trato no educado y en ocasiones humillante cuando vamos a verles: para llevarles cosas las normas cada vez son más restrictivas, lo que nos obliga a darles dinero para que compren en el economato de la prisión lo que necesitan, a un precio más elevado que el de la calle (dentro de prisión, como fuera, los que pueden disponer de dinero lo pasan menos mal). Los horarios de visitas son mucho más estrictos en la nueva macrocárcel, y contando que para trasladarnos allí dependemos de un autobús con un horario muy escaso, nos vemos en la obligación de pasar hasta 10 horas en la calle para disfrutar una hora de visita. Qué lejos resulta Alcolea cuando uno no tiene medios propios de transporte (entre nosotros, la mayoría). Nosotros también nos sentimos castigados.

    Por todo ello, como ciudadanos de esta ciudad que somos, declaramos a la prisión INSTITUCIÓN NO GRATA EN ESTA CIUDAD, por ser un mecanismo de vulneración de derechos para con sus ciudadanos más débiles.

    ASAMBLEA DE FAMILIARES Y AMIGOS DE PRESOS DE CÓRDOBA

    Activistas catalanes denuncian campaña de acoso al movimiento libertario

    Catalunya. 14/01/03.- Activistas catalanes denuncian el hostigamiento de la policía promovido por la Audiencia Nacional y sus intentos de relacionar al movimiento libertario catalán con un paquete-bomba enviado a la redacción del diario El País en Barcelona. En este artículo enviado a La Haine por uno de los afectados se desvelan los detalles de la campaña.

    MIÉRCOLES 29 DE MAYO DEL 2002 : EL DÍA DEL MOTÍN
    Nada nace espontáneamente o casi nada, pero este motín tiene una causa clara: LOS AMOTINADOS DE UN LADO y LOS INSTIGADORES DEL EXTERIOR (de los que nos ocuparemos, y nos despacharemos a gusto en un juzgado, éstos, no son internos pero son igual o peor de delincuentes, SON BASURA, SERES DELEZNABLES, que pueden irse preparando porque CATAC ­Presons va a iniciar contra ellos un MARCAJE IMPLACABLE, nos cueste lo que nos cueste. HAN JUGADO CON NUESTRAS VIDAS y lo pagarán muy caro porque los instrumentos que la ley nos ofrece darán buena cuenta de ellos).
    Boletín Bretxa del sindicato de prisiones CATAC

    Desde hace algún tiempo, en Barcelona se están llevando a cabo diversas investigaciones sobre personas y grupos que supuestamente son susceptibles de formar parte de los movimientos sociales que luchan contra las prisiones. En las páginas web de los sindicatos de carceleros, aparecía un acuerdo por el cual, éstos, instaban a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, a que abriese una investigación de oficio desde la fiscalía, contra los grupos que desde el exterior estaban apoyando a l@s pres@s y a los que hacían responsables de todos sus problemas y frustraciones. Tras el sospechoso envío, en este pasado mes de Diciembre, de un "paquete bomba" a la redacción que El País tiene en Barcelona, la investigación a tomado un giro represivo y se ha convertido a su vez en instigación policial con seguimientos, controles, escuchas telefónicas policiales,... y hasta posibles entradas en domicilios de algunas de las personas que están siendo controladas y perseguidas.

    Tras la aparición el día 2 de enero en el diario ABC de un artículo, en el que, según fuentes policiales, existe una posible conexión del supuesto grupo italiano (CCCCC) que remitió ese sospechoso envío al diario El País, con varios grupos de Catalunya y que, según la policía, son de tendencia anarquista, cabe suponer que dichas acciones represivas vienen ordenadas desde las altas instancias de la Audiencia Nacional, con todo lo que ello supone. En el citado artículo del ABC, se hace mención de grupos como AAPPEL, ACOPS y Cruz Negra Anarquista, ninguno de los cuales existe actualmente en Catalunya, y señala a este último grupo, como el responsable del envío de otro paquete bomba en julio del 2002, a la sede del sindicato de prisiones CATAC en Girona, explicando que, además, "la policía vigila de cerca las actividades de estas agrupaciones que a principios de diciembre participaron en unas jornadas en Cornellá" y que convocaron diferentes movilizaciones, como la concentración contra la construcción de una prisión en Sant Esteve Sesrovires o la marcha a Brians y "la tradicional protesta ante los centros de Wad-Ras y Modelo de Barcelona".

    En la misma página, aparece otro artículo con toda una extensa relación de artefactos explosivos que fueron colocados el año pasado en Catalunya y otro artículo más, en el que tendenciosamente intenta relacionar a los grupos libertarios con el movimiento independentista. Es evidente que en lo que a represión se refiere, la prensa es un instrumento más al servicio de la criminalización policial. Hasta la fecha, se sabe que al menos ocho personas en Catalunya, han sido objeto de esa persecución y cabe la sospecha, de que estas investigaciones, puedan servir posteriormente, para engrosar los sumarios de otras causas que se encuentran abiertas y que son conocidas por tod@s. Me refiero a la de Eduardo o a la de los compas de Valencia.

    Últimamente, en ciertas páginas web en las que aparecían las convocatorias de las movilizaciones por los compas de Valencia, se han puesto de manifiesto algunas opiniones que públicamente apelando a la anarkía, incitaban a llevar a cabo actos de violencia en dichas manifestaciones y que parecían provenir más bien de un provocador ávido en descubrir complicidades dispuestas a llevar a cabo esas prácticas, que de un revolucionario.

    También hemos detectado otros tipos de tácticas y provocaciones mucho más sutiles con las que amparándose en el dominio y la posesión de los medios tecnológicos apropiados, pretenden socabar la integridad moral, ética y psicológica de las personas. Mientras los políticos hablan de reformas penales, para llenar todas las nuevas cárceles que pretenden construir, las otras cabezas de la serpiente fascista del poder, ya buscan a sus nuev@s inquilin@s entre la disidencia y entre el sentimiento crítico contra el sistema. El eco de las palabras de Bertolt Brecht, resuenan como una terrible premonición:

    "Primero se llevaron a los comunistas
    pero a mi no me importó
    porque yo no era
    enseguida se llevaron a unos judíos
    pero a mi no me importó
    porque yo tampoco era
    después detuvieron a los sindicalistas
    pero a mi no me importó
    porque yo no era sindicalista
    luego apresaron a unos obreros
    pero como yo no soy obrero
    tampoco me importó
    ahora me llevan a mí
    pero ya es tarde".

    ... pero claro está, siempre en nombre de nuestra supuesta libertad, de la paz y por la democracia...

    Nota del diario ABC criminalizando al movimiento libertario catalán
    La policía investiga la posible conexión catalana del grupo italiano contrario al sistema penitenciario

    ABC. Jueves 2 de enero de 2003. BARCELONA. La policía sospecha que la Celule Contre Capitale Carcere i Susi Carceri e le sue Celi (CCCCC), grupo radical italiano que el 12 de diciembre de 2002 envió un libro-bomba a la sede del diario «El País» de Barcelona, podría tener conexiones con grupos libertarios catalanes de ideología afín. Como se recordará, miembros del grupo Tedax de la Policía Nacional desactivaron un artefacto, enviado desde Milán por correo postal al citado rotativo, que contenía unos 50 gramos de explosivos dentro de un libro junto a una nota en el que el denominado «grupo de las cinco C» exponía las bases de su doctrina.

    «La cárcel es el único camino para conservar la sociedad capitalista» es el lema de la CCCCC, que reivindica la excarcelación de los enfermos terminales, el fin de la dispersión de los presos y medidas de libertad para prisiones con condenas de más de 20 años de cárcel. Asimismo, el grupo italiano pide la eliminación del Fichero de Internos de Especial Seguimiento (FIES). En su nota, la CCCCC instaba al boicot contra Repsol e Iberia, compañía ésta última que posteriormente sufrió dos atentados.

    Lo que más ha llamado la atención a la policía es el hecho de que en Italia, país de origen de esta cédula, no se aplica la dispersión de presos (medida contemplada en España para miembros de bandas terroristas) y no existe el FIES, lo que hace suponer que la CCCCC tiene conexiones con determinados grupos reivindicativos. Se da la circunstancia de que, tres días antes del atentado frustrado contra «El País», la Brigada de Información de la Policía elaboró un informe al que ha tenido acceso ABC sobre las actividades de varios grupos de tendencia anarquista que podrían pertenecer a la órbita de la CCCCC. Entre ellos se encuentra la Asamblea de Apoyo a las Personas Presas en Lucha (AAPPEL), la Asamblea contra las Prisiones (ACOPS) o Cruz Negra Anarkista, grupo este último al que se relacionó con el envío de una carta bomba en julio de 2002 a la sede del sindicato de prisiones CATAC en Girona. Desde entonces, la policía vigila de cerca las actividades de estas agrupaciones, que a principios de diciembre participaron en unas jornadas en Cornellà de Llobregat (Barcelona). Estos grupos estaban llamados a participar en una concentración el pasado 14 de diciembre en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) contra la construcción de una segunda prisión; en una manifestación del día 21 que saldría desde Molins de Rei hasta la cárcel de Brians, y en la tradicional protesta ante los centros de Wad-Ras y Modelo de Barcelona.

    BIBLIOGRAFIA

    • Mirando el abismo, el régimen cerrado. Julián Carlos Ríos Martín y Pedro José Cabrera Cabrera. Universidad pontificia de comillas.

    • Mil voces presas. Julián Carlos Ríos Martín y Pedro José Cabrera Cabrera. Universidad pontificia de comillas.

    • Articulo escrito por Pedro Oliver, para la revista de Panóptico nº 4.

    • Diferente y diversos artículos encontrados en Internet, los cuales son tan diversos sus contenidos y autores, que no llego a nombrar.

    • La cárcel y sus consecuencias. Jesús Valverde Molina. Editorial Popular.

    Movimiento Anticarcelario

    Reivindicación de los derechos de los presos

    'Movimiento anticarcelario'

    MOVIMIENTOS DE CAMBIO SOCIAL

    MOVIMIENTO ANTICARCELARIO

    1º ANTROPOLOGÍA SOCIAL

    CAMPUS DE TALAVERA REINA