Mosaico

Historia del Arte. Cerámica. Materiales. Técnicas de mosaicos. Bizantinos. Islámicos. Normandos. Italianos

  • Enviado por: Rubén
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


1. INTRODUCCIÓN  Mosaico, arte de crear diseños figurativos o geométricos incrustando en cemento trozos de vidrio, piedra, terracota u otros materiales. La decoración con mosaicos se adapta mejor a grandes superficies planas, en especial a suelos, paredes interiores y muros, bóvedas y techos, aunque también se aplica en paneles pequeños y objetos cotidianos. El mosaico fue un arte muy desarrollado por los romanos y utilizado con profusión en los edificios bizantinos y en las iglesias italianas. Dado que los materiales empleados en los mosaicos son bastante resistentes al deterioro, se han conservado con el mismo brillo original gran cantidad de mosaicos antiguos.

2. MATERIALES Y TÉCNICAS  
Los mosaicos clásicos estaban formados primero por pequeños guijarros y más tarde por cubos de mármol, piedra, vidrio o terracota, que reciben el nombre de teselas.


Para hacer las teselas de mármol o de piedra de color, se cortaba el material en finas láminas, luego en tiras y después en cubos. Para obtener las teselas de vidrio fundido (que podía teñirse añadiéndole diferentes óxidos de metal) se vertía éste encima de una superficie lisa para que se enfriara y se endureciera. Después, con una herramienta afilada, la lámina de vidrio coloreado era cortada en tiras y luego en cubos. Las teselas de oro y plata se obtenían colocando pan de oro o plata encima de una lámina de vidrio de tono pálido. La superficie se cubría con un frit (capa fina de vidrio empolvado) y se calentaba en un horno para sellar el oro y la plata entre las capas de vidrio. A continuación se dividía la lámina en cubos.

Entre los diferentes tipos de mosaico se encuentran el opus tesselatum, con sencillos dibujos geométricos, el opus vermiculatum, originario de Egipto, con piedras minúsculas que permitían formar fácilmente líneas curvas o figuras de personas, animales, plantas u objetos, el opus musivum, para los muros de una casa, y el opus sectile, con dibujos compuestos por piedras más grandes de diferentes tamaños.

El conocimiento de las antiguas técnicas para realizar mosaicos se deriva en gran parte del examen directo de los restos de mosaicos encontrados; los dañados mosaicos de Estambul han proporcionado una información de gran valor. Las paredes a cubrir con el mosaico recibían una triple capa de yeso. La primera capa (una mezcla de cal, arena y polvo de ladrillo) se aplicaba sobre la pared hasta conseguir una superficie lisa. A continuación se aplicaba una segunda capa (de cal, arena y paja cortada), de un grosor de 1,25 a 5 cm, y se rascaba o labraba para recibir la tercera capa de yeso y polvo de mármol que se iba esparciendo por zonas. A continuación se pintaba el dibujo al fresco y a continuación se colocaban encima las teselas de color siguiendo este dibujo.

Las teselas se iban colocando de una en una sobre el dibujo, con lo que la superficie quedaba irregular de forma intencionada. Estas irregularidades atrapan la luz y dan mayor luminosidad a la pared una vez acabada. En muchos casos las teselas se colocaban inclinadas hacia abajo en filas dejando un espacio entre ellas para que, observadas a distancia, dieran la sensación de profundidad.

3. MOSAICOS PRECRISTIANOS  
En Mesopotamia en los siglos IV y III a.C. se desarrolló un tipo de mosaico realizado con finos conos de arcilla. La base de algunos conos estaba pintada de rojo, negro y blanco. Los conos se incrustaban en muros de ladrillos de barro para crear una capa decorativa y protectora de dibujos geométricos, tal vez inspirados en tejidos o esteras. En el Pergamon Museum de Berlín se conserva una gran parte de un muro sumerio de columnas adosadas (siglo III a.C.) del templo de Uruk, decorado con este tipo de dibujos. Véase Arte y arquitectura de Mesopotamia.


En Creta y en la península griega durante la edad del bronce (1600-1000 a.C.) se utilizaban guijarros para hacer mosaicos en suelos. Estos mosaicos ya existían en la civilización helénica entre el siglo VI y el siglo IV a.C., siendo los principales los hallados en Atenas, Corinto, Delfos, Olimpia, Olinto, Pella y Tarsus. Los mosaicos de guijarros polícromos de Pella (Macedonia), que datan del año 300 a.C., son excelentes ejemplos de utilización de guijarros de delicados matices de color para crear bellas composiciones de figuras, por lo general, de tono claro sobre fondo oscuro delimitadas con tiras de plomo o de cerámica.

Antes de finales del siglo III a.C., los guijarros fueron sustituidos por teselas de piedra o de vidrio. La superficie lisa de las teselas aumentaba la resistencia del mosaico y permitía crear diseños más elaborados. Al cortar las teselas en trozos muy pequeños los artesanos podían componer escenas realistas con figuras humanas, animales, plantas y paisajes de enorme precisión. Véase Arte y arquitectura de Grecia.

Los romanos aprendieron el arte del mosaico de los griegos y después desarrollaron su propio estilo, que difundieron por todo el Imperio. Entre los primeros mosaicos de Pompeya se encuentran las escenas polícromas de finales del siglo II y principios del siglo I a.C. El Mosaico de Alejandro, en la Casa del Fauno, representa la batalla de Alejandro contra Darío III y se cree que es copia de una pintura helenística del siglo IV a.C., aunque lo más probable es que fuera realizado en el siglo I a.C. Otra muestra de los mosaicos de este periodo son los que podemos ver en Centcelles (hoy Constantí) en la provincia española de Tarragona. Los mosaicos de Antioquía (en Turquía), que datan de finales del siglo II al VI d.C., muestran una predilección por los temas figurativos polícromos. Los temas mitológicos, como el Juicio de Paris, Narciso y Los trabajos de Hércules, están realizados con gran realismo y brillantes colores. Véase Arte y arquitectura de Roma.

4. MOSAICOS CRISTIANOS E ISLÁMICOS  
En los primeros mosaicos cristianos del siglo IV al VI d.C. se observan figuras humanas, animales y pájaros y escenas de caza enmarcadas por decorativas cenefas. En la iglesia de Santa Constanza de Roma, construida hacia 350 d.C., las bóvedas están decoradas con mosaicos de zarcillos y dibujos geométricos que enmarcan figuras de origen pagano. Véase Arte y arquitectura paleocristianas.

4.1. Mosaicos bizantinos  
Los mosaicos realizados en diferentes lugares del Imperio bizantino se encuentran entre los más bellos de su género. Los primeros mosaicos de los siglos V y VI se hallan en ciudades ligeramente alejadas de Constantinopla. Entre los mosaicos de Ravena (Italia), de los siglos V y VI, destacan los de El buen pastor (siglo V) en el mausoleo de Gala Placidia, El bautismo de Cristo en el río Jordán (c. 450) en el baptisterio de los Ortodoxos y, sobre todo, los mosaicos en el presbiterio de la iglesia de San Vital, que datan del año 547. En los laterales del ábside se encuentran retratos de cuerpo entero del emperador Justiniano I y la emperatriz Teodora con su séquito. La basílica de San Apolinar in Classe, cerca de Ravena, consagrada en el 549, presenta un impresionante mosaico en el ábside que representa La transfiguración de Cristo. En el monasterio de Santa Catalina, en el monte Sinaí, se encuentra otro bello mosaico de la transfiguración, que data del siglo VI.


Los mosaicos figurativos bizantinos de los monumentos religiosos de Constantinopla fueron destruidos durante el periodo iconoclasta de los siglos VIII y IX. Sin embargo, aún se conservan algunos bellos mosaicos del periodo preiconoclasta así como decoraciones de los siglos VIII y IX como la gran cruz sobre fondo de oro en el ábside de Santa Irene (iglesia de la Santa Paz) cerca de Santa Sofía (iglesia de la Santa Sabiduría). Se conservan ejemplos excepcionales de mosaicos paganos en las ruinas del palacio de los emperadores bizantinos en Constantinopla. Estos enormes mosaicos de suelo, del siglo VI, muestran escenas de caza y de actividades domésticas y dibujos abstractos, todos ellos enmarcados por amplias cenefas de hojas.

En el año 843 volvieron las pinturas a las iglesias y los mosaicos figurativos fueron devueltos a Santa Sofía. En el vestíbulo sur se encuentra un bello mosaico de Justiniano I presentando una maqueta de su iglesia a una Virgen con Niño en el trono, y a su derecha está Constantino I ofreciendo una maqueta de la ciudad. En el nártex interior se observa a León VI postrado ante un Cristo en el trono (principios del siglo X). En la galería se encuentra un retrato imperial del emperador Alejandro (912-913), la emperatriz Zoe con su tercer marido, Constantino Monómaco (siglo XI) y el emperador Juan II con la emperatriz Irene (siglo XII). Tal vez el mosaico bizantino más famoso sea Deis, un mosaico de tamaño monumental que representa a Cristo en el trono entre la Virgen María y san Juan Bautista. Los detalles de la cara y de la figura están creados con gran realismo mediante minúsculas teselas de vidrio y mármol de brillantes colores sobre fondo de oro. Este mosaico data de finales del siglo XIII. También en Estambul están los bellos mosaicos del nártex doble (porches interior y exterior) de Kariye Camii (también conocido como san Salvador en Chora); datan de principios del siglo XIV. En ellos se representan escenas de la vida de la Virgen María y de Jesucristo en una serie de magníficos paneles de brillantes colores. Véase Arte y arquitectura bizantinas.

4.2. Mosaicos islámicos  
Los artistas árabes realizaron magníficos monumentos decorados con mosaicos, entre los que destacan la mezquita de la Roca de Jerusalén y la gran mezquita Ummayad en Damasco. La primera fue construida a finales del siglo VII y está decorada con mosaicos de hojas de acanto y palma, cornucopias, ánforas y el árbol de la vida. Las teselas presentan diferentes tonos de verde y azul con toques de rojo, plata, gris, malva, negro y blanco sobre fondo de oro. En la gran mezquita Ummayad, finalizada a principios del siglo VIII, hay mosaicos en el interior y el exterior del edificio con motivos de flores, árboles y edificios así como de una ciudad imaginaria. Después de un periodo de declive, el mosaico renació en el 971 en la gran mezquita de Córdoba, cuando llegan los artistas bizantinos para formar a los artistas árabes.

En el siglo XIII los turcos Selyúcidas de Asia Menor desarrollaron una técnica propia con tejas vidriadas. Estos mosaicos, de color turquesa, amarillo, verde y blanco sobre un fondo azul cobalto, están colocados formando dibujos geométricos e inscripciones en árabe. Véase Arquitectura y arte islámicas.

4.3. Mosaicos normandos en Sicilia  
En Palermo (Sicilia) los reyes normandos del siglo XII mandaron instalar mosaicos en la catedral, la capilla palatina, la Martorana, el palacio real y el palacio de Zisa. Los mosaicos normandos que cubren las paredes interiores de las grandes iglesias de Cefalú (1148 y posterior) y Monreale (1180-1190) presentan escenas bíblicas e impresionantes figuras de Cristo y de los santos (en vidrio y piedra de vivos colores sobre fondo de oro).

4.4. Mosaicos italianos  En Venecia los mosaicos de San Marcos abarcan varios siglos (siglo XIII los del crucero, siglo XIV los del baptisterio y siglo XVII los diseños barrocos de toda la basílica). Roma es una ciudad rica en mosaicos de diferentes periodos, entre ellos los de las iglesias de Santa Maria in Trastevere (1130-1143) y las basílicas de San Pablo Extramuros (1218), San Juan de Letrán (1291) y Santa María la Mayor (1295).

4.5. Mosaicos en miniatura  Los mosaicos para piezas cotidianas o en miniatura se encuentran entre los objetos bizantinos mas apreciados. Están compuestos por teselas diminutas y se colocan, por lo general, sobre una capa de cera o de resina de cera en paneles de madera. Existen dos ejemplos notables que son el icono de san Juan Crisóstomo y la Masacre de los cuarenta mártires, ambos del siglo XIV en Constantinopla (Dumbarton Oaks Collection, Washington).

4.6. Mosaicos occidentales posteriores  
En el renacimiento los talleres de mosaicos, que se encontraban en Venecia y Roma, utilizaban una técnica que imitaba a la pintura ilusionista a escala gigantesca, como en los mosaicos de la cúpula de la catedral de San Pedro en Roma (iniciados en 1576). Durante el siglo XIX la técnica del mosaico resurgió, abriéndose talleres en Italia, Francia, Inglaterra y Rusia. Las obras, que imitaban estilos ilusionistas anteriores, eran realizadas principalmente por artesanos italianos formados en la reproducción de cuadros mediante el uso de teselas.


En la actualidad una serie de artistas han revitalizado la decoración con mosaicos. Cabe destacar la técnica utilizada por algunos muralistas mexicanos como Juan O'Gorman, quien realizó murales con mosaicos (fragmentos de cantera y cristal) en numerosas obras. La más famosa es la de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México, mural que concluyó en 1953. Por otro lado, el arquitecto español Antoni Gaudí utilizó el mosaico como elemento decorativo en algunas de sus obras, como el parque Güell de Barcelona. También el catalán Joan Miró ha empleado elementos cerámicos para la realización de numerosos murales, entre los que destaca el pabellón japonés de la Exposición Universal de Osaka (1970) y los murales del Sol y de la Luna (1958) para el edificio de la UNESCO en París.

5. MOSAICOS DE LA AMÉRICA PREHISPÁNICA  
Los indígenas americanos de Mesoamérica desarrollaron una técnica propia para decorar máscaras, escudos, empuñaduras de cuchillos, espejos, figuras de animales y estatuillas. Las piezas de turquesa, hueso y concha eran cortadas en pequeños trozos que se pulían y se colocaban con una resina vegetal en superficies, por lo general, de madera o barro. Este tipo de mosaicos se puede contemplar en el Museum of Mankind de Londres, en el Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México y en el Museo de los Indios Americanos de Nueva York. Véase Arte y arquitectura precolombinas.


"Mosaico." Enciclopedia® Microsoft® Encarta 2001. © 1993-2000 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

Vídeos relacionados