Moral social

Doble moral. Falsedad. Sociedad

  • Enviado por: Tomás De Frutos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas

publicidad

LA MORAL DE NUESTRA SOCIEDAD

Nuestra sociedad, la que llamamos contemporánea, está regida por una serie de valores que forman la moral de esta. Yo los voy a dividir en dos partes bien diferenciadas, pero muy cercanas, ya que dicen que los extremos se llegan a tocar. Los valores de la sociedad los voy a dividir en positivos y negativos, aunque los comentaré todos juntos.

Por ejemplo, si tocamos el tema del trabajo, en nuestra moral existen dos puntos de vista, el que nos enseña que el trabajo es necesario e imprescindible en esta vida y el que nos dice que lo que se impone es la vagería, la pérdida de tiempo y usar este tiempo para cosas innecesarias (ver la tele, jugar al ordenador,...). Se aprecia un ejemplo claro de esta faceta de la sociedad en la famosa serie de "Antena 3" llamada "Manos a la Obra", en la que el célebre Benito se "escaquea" siempre que puede, dejando a su compañero Manolo trabajando solo, esta situación nos hace pensar dos cosas a la sociedad:

  • "Que bien se 'lo monta' el 'tío' este 'tan simpático' que nunca hace nada y siempre engaña 'al' Manolo que se queda trabajando como un tonto".

  • "Pobre Manolo, que es un trabajador y un sufridor, y tiene que aguantar 'al' tonto 'del' Benito, que es un vagazo".

Pero hay muchos valores que se desdoblan en la sociedad, otro de

ellos puede ser la tolerancia, o intolerancia, porque tan pronto somos unos buenazos y tolerantes con todo o nos quejamos de que hay mucho extranjero ("moros", rusos,...) trabajando en nuestro país y quitándonoslo a los demás.

El valor que más de moda está en estos instantes es el de la solidaridad, como queda demostrado con la gran respuesta dada por la gente en actos y galas benéficas, y con el alto grado de participación con las ONGD existentes en España. Un ejemplo claro es la gran respuesta que la sociedad dio al desastre que provocó el huracán Mitch en Centroamérica, o la existencia y reivindicaciones de la "plataforma del 0.7%" que se hizo famosa tras organizar una multitudinaria acampada en el paseo de la Castellana madrileño para reivindicar el 0.7% del PIB para los países subdesarrollados.

Todo esto demuestra un gran factor de la sociedad, la capacidad de unirse ante injusticias y ante la necesidad de ayudar a los demás. Unas manifestaciones que me ha marcado fueron las que se celebraron en toda España, con una asistencia de millones de personas, primero por el secuestro y luego por el vil asesinato del edil del PP Miguel Ángel Blanco, echo que sucedió mientras yo me encontraba en Irlanda, país afectado de lleno por problemas de terrorismo por la independencia, aunque también por religión, y hasta donde llegó la noticia, que no solo me impresionó y emocionó a mí, si no que también impresionó a aquella sociedad en la que estas cosas no suceden.

Pero en esta sociedad, en la que impera la comunicación, buena o mala, se suelen destacar demasiado los hechos violentos, muchas veces aislados, aunque mezclados con otras cosas tales como racismo, machismo (o feminismo), terrorismo (incluso violencia callejera), vandalismo, rivalidad deportiva,... que suceden, ocupando las primeras páginas de los noticiarios del país durante días, lo que no sucede con los buenos hechos de esta sociedad. Esto aumenta la sensación de que la moral de la sociedad esta "mal", "equivocada", "destrozada",...

El último de los valores a comentar es por el que se nos conoce en el mundo entero, por nuestra alegría, nuestra fiesta, nuestra juerga,... muy extendido entre la juventud de este país, y que fomenta la amistad, el compañerismo, la comunicación, el amor, la convivencia,... Aunque a veces se lleve por caminos erróneos, los cuales se debe evitar.

Para finalizar y de modo de conclusión, quiero decir que los valores positivos de la sociedad se encuentran en todos los sitios, salvo donde tienen que estar, que es en las noticias, que exageran la parte mala de la sociedad y nos hacen ver esta como muy mala.