Monseñor Romero

Óscar Arnulfo Romero y Galdames. Historia de El Salvador. Iglesia Católica salvadoreña. Doctrina de la no violencia. Condena de la injusticia y de la pobreza

  • Enviado por: Taticarter
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad

Biografía

'Monseñor Romero'
Su nombre completo es Óscar Arnulfo Romero y Galdames, fue prelado católico salvadoreño, nació en Ciudad Barrios y murió en San Salvador. Considerado de ideas conservadoras hasta su nombramiento para arzobispo de la capital salvadoreña en 1977, pronto sus sermones dominicales se convirtieron en un alegato apasionado en favor de los pobres y una denuncia contra la dictadura del general Carlos Humberto Romero y las brutalidades antipopulares de las fuerzas armadas. Sufrió muchas amenazas de muerte de los grupos parapoliciales de la ultraderecha y en febrero de 1980 un potente explosivo destruyó completamente la emisora de radio de su arzobispado. Monseñor Romero fue asesinado por un disparo de fusil cuando estaba oficiando una misa en la catedral de San Salvador el 24 de marzo de 1980.

¿Quién era?

Exigente y riguroso, en su vida cristiana y en su teología ortodoxa, entregó sus tres años de Arzobispado a la defensa de los derechos humanos en El Salvador, hasta que le asesinaron ante su altar, el 24 de marzo de 1980. La palabra fue siempre su arma primordial en esa dedicación humanitaria, lo que no le impidió, desde su entrada a la curia arzobispal, en febrero de 1977, cultivar con cariño la relación con las víctimas, con sus familiares y con los desposeídos en la búsqueda de justicia.
Y es que ese aspecto de sensibilidad humana fue, sin duda, lo que marcó toda su vida a cargo de la iglesia del Arzobispado de El Salvador: la teoría y la práctica de Don Oscar Romero fue sentir con su pueblo y con su iglesia, en las buenas y en las malas, las angustias y las alegrías de ser Pastor al cuidado de sus derechos fundamentales.

¿Qué defendía?

Aunque algunos le critican todavía, Monseñor Romero no quería convertirse en obstáculo a la misión trascendente de su iglesia y del papel que debía desempeñar en medio de la crisis nacional. El Arzobispado lo quería hacer de forma tal, que no le causara ningún daño ni molestia a nadie, pero semejante inclinación ortodoxa no era propicia para la época.

'Monseñor Romero'
Muchas veces, entre sus sacerdotes, entre amigos y colaboradores, Monseñor Romero hizo abstracción y crítica fulminante de aquellos postulados extremistas que, entre las dos vías armadas del violento escenario político, buscaban el detonante que incendiara El Salvador de finales de los setenta. Ante la violencia militar, los movimientos pre-guerrilleros, y la represión oficial, en medio de esa crisis, el Arzobispo Romero proclamó con vigor la doctrina de la "no violencia", y escribió, con el papel de la Iglesia en la mano, su última carta pastoral en agosto de 1979, acerca de la compleja realidad de las organizaciones populares.

Pero nunca bajó su mirada crítica ante nadie cuando se trataba de hechos y de señalamientos por las graves violaciones contra la dignidad humana, cometidas por agentes gubernamentales, especialmente en contra de los derechos de los más pobres y de quienes tenían menos oportunidades de acceso a la justicia. En las últimas páginas de su extraordinaria homilía del 23 de marzo de 1980, Monseñor Romero también denunció la agresión que sufriera uno de los oficiales de la extinta guardia nacional cometida por miembros de organizaciones políticas de izquierda, que habían también tomado y ocupado violentamente las instalaciones de la iglesia "El Rosario" del centro de San Salvador. Quienes tuvieron el privilegio de trabajar con él en asuntos de derechos humanos, aprendieron que su denuncia fue inclaudicable en defensa de los derechos humanos: sin reparos, sin reserva alguna, oponiéndose al germen de la violencia de cualquier grupo que provocara violaciones contra la persona humana.

En este campo del derecho de los derechos humanos, las lecciones de Monseñor Romero fueron particularmente ricas aún cuando en 1977 no existían todas las obligaciones jurídicas internacionales, ni adhesiones de El Salvador a los pocos tratados de protección internacional de los derechos humanos. Había que ver la inversión en horas completas de trabajo que el Arzobispo Romero las dedicaba al escrupuloso examen de los casos y de las situaciones en que caían las víctimas de la violencia; y en asuntos legales, nunca proclamó ninguna denuncia si esa no se refería a las violaciones contra la Constitución Política.

Pero fue severo al responderle enérgicamente a la Corte Suprema que, por única vez en esos tres años, se atrevió a exhortarlo a decir los nombres de jueces venales, o jueces que se venden, como lo denunciara en una de sus homilías de la fiesta de Pentecostés de 1978. Y la Corte de Justicia jamás volvió a cuestionarle su trabajo en favor de los derechos humanos.

Eterno místico, Monseñor Romero es parte de una memoria insondable, y por ello exagerada en críticas y detractores, reverenciada en el respeto por su liderazgo, y alabada en el afecto popular y en el culto a su ejemplo de religiosidad. La prevalencia espiritual de Monseñor Romero sopesa sensiblemente en medio de esa compleja trama del tejido social que actualmente sostiene en parte a la estructura básica de la fe popular, creando algunas expectativas por las ideas humanistas que tanto predicó.

Pero los iconos así se construyen y son, en sociedades como las nuestras, la sempiterna forma de sublimar las necesidades más crudas de la gente. Que Monseñor Romero fue un santo, en realidad no podría responder de acuerdo a los cánones teológicos del proceso ante el Vaticano, pero dos días después de su muerte, y cuando se arreglaba su partida de defunción para los funerales del 30 de marzo de 1980, un par de empleados de la Alcaldía Municipal y un tramitador de los que siempre aparecen por los recintos públicos dijeron: "¿no será que van a enterrar a un santo?". En aquel preciso momento no fue posible asimilar aquel argumento popular, esgrimido mientras se preparaban los trámites municipales para inhumar al cuarto Arzobispo de San Salvador. Pero lo cierto es que el aliento espiritual y la dignidad de Monseñor Romero, quedó grabado en el santoral del país y del mundo como el salvadoreño más sobresaliente de nuestra memoria colectiva por ser hombre de criterio y de valor, hombre de fe, y hombre de iglesia: un Arzobispo sin miedo.

Frases del Arzobispo Romero

"...El Evangelio me impulsa a hacerlo y en su nombre estoy dispuesto a ir a los tribunales, a la cárcel y a la muerte..."

"...Que este cuerpo inmolado y esta sangre sacrificada por los hombres, nos alimente también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino para dar conceptos de justicia y de paz a nuestro pueblo..."

(Ultimas palabras de la Homilía pronunciada en la Eucaristía que fue asesinado)

"...Si denuncio y condeno la injusticia es porque es mi obligación como pastor de un pueblo oprimido y humillado...”

'Monseñor Romero'