Monasterio de San Lorenzo del Escorial

Arquitectura renacentista española del siglo XVI. Felipe II. Juan de Herrera. Patio de los Reyes

  • Enviado por: Alejandro Gómez morán Ballesteros
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Monasterio de San Lorenzo del Escorial

El Patio de los Reyes

Monasterio de San Lorenzo del Escorial

La portada principal, bajo la figura de San Lorenzo y el escudo de Felipe II, comunica con el Patio de los Reyes, recinto de proporciones perfectas, sin concesiones ornamentales, de severa geometría, que constituye el punto crucial del monasterio, pues sus muros corresponden a sus cuatro lugares trascendentales: el templo, la biblioteca, el convento y el colegio. Los laterales, que pertenecen a estas dos últimas dependencias, ofrecen cuatro órdenes de ventanas, 80 en cada lado, así como la última piedra que se colocó en el monasterio un 13 de septiembre de 1584 en presencia de Felipe II y sus hijos; podemos verla en el lado izquierdo entre la octava y novena ventana marcada con una pequeña cruz negra, correspondiendo a la misma en el tejado otra cruz de pizarra de grandes dimensiones formada con el corte de las pizarras. Atrás habremos dejado las ventanas que corresponden a las salas de la biblioteca principal y a la de manuscritos, y frente a ellas, al fondo del patio, se levanta la fachada de la grandiosa basílica, evocadora del mítico templo de Salomón con seis colosales estatuas de reyes de Judá. Es de orden dórico, con grandes columnas, arquerías de acceso y amplio frontispicio, flanqueada por 2 soberbias torres que por estar embebidas en el edificio disimulan su altura real (72 m).

Monasterio de San Lorenzo del Escorial

Todo este aparato, que nos hace intuir las proporciones del templo, se levanta sobre una amplia plataforma elevada respecto al patio y separada de él por siete amplios escalones. Cinco amplios arcos permiten el acceso a un vestíbulo abovedado en el que se abren las tres puertas del templo construidas con finas maderas de las Antillas; sobre los dos laterales podemos ver dos antiguos medallones de mármol negro con inscripciones latinas en letras de bronce dorado que recuerdan lejanas efemérides: colocación de la primera piedra del templo (1563), comienzo de los Oficios Divinos (1586) y Consagración de la basílica (1595), ceremonias todas ellas que contaron con la presencia de don Felipe, rey de todas las Españas, de las dos Sicilias, de Jerusalén, y un largo etcétera. Las otras dos puertas corresponden a los extremos del zaguán y enlazan con patios interiores. La portada del mismo zaguán que corresponde al muro de la derecha, pertenece a la antigua portería principal del convento.