Momioa del Louvre; Susanna Longo

Literatura francesa. Traducción. Cuentos. Juvenil. Aventuras. Arte

  • Enviado por: Anayensa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

LA MOMIA DEL LOUVRE

CAPITULO 1 – UNA VISITA AL LOUVRE

París, 18 de septiembre del 2000

Buenos días, yo me llamo Guillermo Leclercq, tengo 15 años y medio. Me gusta el cine, la lectura, pero sobretodo la egiptología. Por primera vez en mi vida, escribo un periódico. No sé a quién contar esta extraña aventura. Aquí esta toda la historia…

  • Hola, eres tu Paul?
  • Si, quien está al aparato?
  • Soy yo Guillermo, vienes conmigo al Louvre? Hay una nueva momia. Vamos a verla?
  • Eh…, no sé. Tengo los deberes… trabajo en una experiencia de Química.
  • Vamos, hoy es gratis.
  • Bueno de acuerdo, voy.
  • Nos encontramos delante del museo en cuatro horas?
  • Si, hasta luego.

Delante de la pirámide del Louvre.

  • Hola Paul!
  • Hola Guillermo, entramos?
  • Si, vamos directamente a ver a la momia?
  • Si, de acuerdo.
  • Mira Paul, ahí está. Es bueno, no hay mucha gente! Podemos verla tranquilamente. Increíble, es absolutamente increíble. Es tan antigua como la momia de Tutankamon, es el general Thoukanis. Dicen que ella trae mala suerte…
  • Como Guillermo, mira, ahí, en el sarcófago!...
  • Qué? no veo bien
  • Pero si, ahí! Es un jeroglífico! Yo lo he visto, lo reconozco, recuerdas? Nuestro profesor de historia nos dijo lo que significa..
  • Si, tu tienes razón, es un jeroglífico… esto significa: una maldición pesa sobre vosotros!

CAPITULO 2 – LA MALDICIÓN

Guillermo se echó a reír.

  • Ah, ah, ah, un maldición!
  • Si, mira Guillermo! Una maldición…
  • Oh la la, te estás poniendo todo pálido. Eh… Paul, no te vas a creer estas historias?? Se puede ser estúpido!
  • Voy a volver a casa, no me siento bien.

En el camino de vuelta, una larga limusina negra aparece en la esquina de una calle. Llega a la altura de los dos amigos, ella desacelera… la ventana del conductor se baja… una forma blanca esta al volante.

  • Guillermo atiende! El coche!
  • Qué? Que coche?
  • De repente la limusina acelera, Guillermo que se encuentra demasiado cerca de la calzada cae.
  • Te has hecho daño? Pregunta Paul, inquieto.

Guillermo se levanta y se tica la cabeza.

  • No, creo que va bien.
  • Tú sabes, Guillermo, comienzo a tener miedo. La maldición, puede ser verdad.
  • Deja de pensar eso! Te vuelves aburrido.
  • Puede que tengas razón…

Los dos amigos reanudan su paseo y charlan tranquilamente. De repente, un viento muy fuerte se levanta.

Paul y Guillermo comienzan a correr para abrigarse en un porche.

  • Pues bien, hablas de una tormenta! hecho Guillermo.
  • Es verdaderamente extraño. Tengo arena en el pelo!

Un ruido terrible les hace saltar: una maceta acaba de caer de un balcón, y se estrella a los pies de Paul.

  • Oh! Dice Paul, afortunadamente la maceta no nos ha caído en la cabeza.

Instintivamente levanta la cabeza:

  • Guillermo, mira el balcón, el gato!
  • El gato? Es probablemente la diosa Bastet! Dice irónicamente Guillermo.
  • Tu ves, estoy seguro ahora, el coche, la arena, la maceta, el gato, es demasiado! Es la maldición de Thoukanis. Que va a pasar con nosotros una vez más?

CAPITULO 3 – GUILLERMO Y LA MOMIA

Guillermo estaba solo en su habitación, lee un libro, de repente un ruido… BADABOUMMM!!!!!

  • Eh! Qué pasa? Hay alguien? Pregunta el. El pasillo está vacío. Aun, el ruido continúa. Entonces del fondo del armario, se oye una especie de queja: aaaah…
  • -que es eso?

Guillermo comienza a inquietarse y a tener miedo… el cierra los ojos… siente un viento caliente sobre su cara…después todo el cuerpo:

  • Por dios, la momia!
  • Por qué tú perturbas mi sueño?
  • Yo… yo no he perturbado nada…
  • Si, tú has leído el jeroglífico, la maldición te va a tocar!
  • Pero en fin, yo no he hecho nada!
  • Me has despertado y serás castigado.
  • No, por favor!
  • Nada puedes hacer!
  • General, yo hare todo todo lo que usted quiera, pero no me mate…
  • Todo, realmente todo?

En la calle… Guillermo anda muy deprisa por la noche.

  • Que voy a hacer ahora? Se dice él. Llega a casa de Paul y toca su ventana, le llama:
  • Paul, Paul, despiértate!. Paul aparece en la ventana:
  • Estás loco, vas a despertar a todo el mundo, que es lo que quieres?
  • Ven conmigo, es una cuestión de vida o muerte…

Unos minutos más tarde, Guillermo y Paul andaban por la calle, era de noche. Sus pasos sonaban en el silencio. Llegaron delante de la pirámide del Louvre.

  • Bueno, Guillermo, cómo vamos a entrar al museo?
  • No sé. Podemos romper un cristal?
  • Con qué?
  • Con eso! Guillermo tiene una barra de hierro en la mano.
  • Ahí vamos
  • Tú estás loco. La alarma va a sonar.
  • No importa, no tenemos tiempo. El General ha sido muy claro, dentro de una hora, será demasiado tarde.

CAPITULO 4 – CATÁSTROFES

La policía llega.

  • Ah, yo los tengo, jefe! – grita un policía – estos pequeños granujas!
  • Por qué habéis hecho esto? – pregunta el comisario.
  • No podemos responder pero es una cuestión de vida o muerte, debemos entrar en el Louvre – responde Guillermo un poco nervioso.
  • Es grave lo que vosotros habéis hecho! Estoy obligado a llamar a vuestros padres.
  • Nosotros lo sentimos, comisario.
  • Afortunadamente, la pirámide es sólida. Pero, es muy grave lo que ellos han hecho, serán llamados al tribunal. Entre tanto, vigilarlos.
  • Ahora es demasiado tarde- DICE Guillermo desesperado mirando su reloj – El peor de los males nos va a llegar.

En casa de Paul…

  • Pero por qué has hecho eso? – pregunta el padre de Paul – has entendido, os va a convocar el tribunal, por Dios, esto es una catástrofe!!
  • No, la catástrofe, será muy pronto – dijo Paul.

Sus padres, fatigados, se acuestan, pero él se queda en el salón, pensativo. Un poco después, se oye una sirena de bomberos PIN-PON, PIM-POM, PIM-POM. En la calle, hay gente asustada.

  • Qué es lo qué pasa? – pregunta un señor.
  • Una explosión… es terrible! – exclama una vieja dama.

El coche de bomberos llega. Vemos a Paul y sus padres sentados en la acera. Están en pijama.

  • Están heridos? – pregunta un bombero
  • No, no tenemos nada y afortunadamente la explosión no fue muy violenta. Solo la habitación de nuestro hijo está dañada.
  • Ustedes saben qué provocó la explosión?
  • No, yo no comprendo – dice el padre de Paul.

En la habitación los bomberos encuentran un mechero y unos tubos de ensayo.

CAPITULO 5 – LA MOMIA REGRESA

En casa de Guillermo.

  • Mamá, mamá, ven deprisa!!
  • Que pasa Guillermo? Que tienes?
  • Estoy enfermo, tengo mal en el vientre, y en la cabeza.

Ella le toca la frente:

  • En efecto, estas ardiendo. Donde te duele exactamente?
  • Aquí – dice Guillermo tocándose el costado derecho.
  • Jacques, despiértate, hay que llevar a Guillermo al hospital, pienso que tiene una crisis de apendicitis.
  • Es demasiado! Después de la comisaria, ahora el hospital! Que nos va a pasar esta vez?

En el hospital. Un cirujano está examinando a Guillermo.

  • Es grave doctor? – pregunta la madre de Guillermo
  • Se trata de apendicitis. Habrá que operar inmediatamente.

Dos horas más tarde.

  • Entonces doctor, como ha ido? – pregunta la madre su madre
  • Todo ha ido bien
  • Pero por qué esta crisis?
  • Tal vez de comer demasiado chocolate? Ah ah ah – dice el cirujano riendo
  • Podemos verlo?
  • Todavía no, él está en la sala de recuperación.

En la sala de recuperación. Guillermo se está despertando. El anestesista está a su lado, él lleva una máscara.

  • Ahhhh, la momia!!! Me va a matar!
  • Para, te vas a hacer daño!
  • Ayuda, la momia…
  • El delira completamente.. voy a llamar a la enfermera.

La enfermera llega.

  • Ayuda, ahora hay dos momias!

Guillermo se quiere a levantar. La enfermera le da una inyección, el se calma.

CAPITULO 6 – LOS PROBLEMAS HAN TERMINADO

En el hospital.

  • OH Paul! Gracias por venir a verme. Ha habido una explosión en tu casa. Es terrible! Y tu viste lo que me pasó? Estoy seguro que es la momia!

La madre de Guillermo entra en la habitación.

  • Qué es esa historia de la momia?
  • Nada mama…
  • Pues sí, yo he entendido bien, tú has dicho: estoy seguro que es la momia.
  • No, no es nada…
  • Escucha Guillermo, tu puedes decirme!
  • Eh bueno, hace dos días, nosotros Paul y yo fuimos al Louvre a ver la nueva momia. La momia es Thoukanis, un general de Toutankhamon. Sobre el sarcófago, encontramos un jeroglífico que significa: la maldición pesa sobre vosotros.
  • Pero en fin Guillermo, tu no vas a creer en esta leyenda!
  • Mamá tú no sabes todo. La momia estuvo en mi habitación. Yo la vi, ella me advirtió: si no la llevo de vuelta a Egipto, las peores maldiciones nos van a llegar.
  • Ah! Entonces, yo entiendo porque vosotros fuisteis al Louvre y queríais entrar por la noche. Pero por qué tu no me has dicho nada?
  • Yo no quería inquietarte. Mira lo que pasó: hubo una explosión en casa de Paul, mi operación…
  • Pero Guillermo eso son coincidencias!
  • Curiosas coincidencias…
  • Pero no veis. Paul hace experimentos en su habitación y y fue un producto químico el que provocó la explosión!
  • Si, es verdad. Por la tarde nosotros fuimos al Louvre, yo me olvide de quitar el acido de la probeta y a continuación el mechero que yo tengo echó chispas. Hubo una combustión y después el resto, lo sabéis.
  • De acuerdo, pero mi operación…

Unos minutos más tarde el padre de Guillermo entra en la habitación.

  • Leer esto! La momia del general Thoukanis no es la autentica! Incluso había alguien que se había divertido inventando una historia de la maldición, ah ah ah! Tienes que ser realmente estúpido para creer unas historias semejantes..