Modos de organización del discurso: La Argumentación

Comunicación. Tipos de texto. Definiciones. Tipos. Elementos. Estructura. Rasgos lingüísticos. Conclusión

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad
publicidad

LOS MODOS DE ORGANIZACIÓN DEL DISCURSO: LA ARGUMENTACIÓN

Lingüística aplicada a las ciencias sociales

Psicología

ÍNDICE

1. Introducción ………………………………………………………………….. 3

1.1 Comunicación y tipos de textos .……………………………………. 3

1.2 Argumentación desde sus orígenes …...……………….……………. 4

1.3 Varias definiciones de argumentación ………………………………. 5

2. Argumentación …….…………………………………………………………. 7

2.1 ¿Qué es?……………………………………………………………… 7

2.2 Tipos de argumentación……………………………………………… 9

2.3 Elementos de la argumentación …………………………………….. 10

2.4 Estructura de la argumentación ……………………………………... 11

2.5 Rasgos lingüísticos de la argumentación …………………………… 12

3. Conclusión …………………………………………………………………… 13

4. Bibliografía …………………………………………………………………... 16

1. INTRODUCCIÓN

1.1 COMUNICACIÓN Y TIPOS DE TEXTOS:

El desarrollo de la sociedad de hoy en día se consigue gracias a la comunicación. La comunicación es una de las peculiaridades de los seres humanos, y continuamente nos estamos transmitiendo información de unos a otros de modo intencionado: al gesticular, al decir una palabra por muy simple que sea, o cuando escribimos una nota. De igual manera, también recibimos información al leer, al ver la televisión, al escuchar la radio, etc. El ser humano se diferencia de los demás seres por poder cifrar y descifrar los mensajes que nos enviamos de unos a otros.

La comunicación consiste en un proceso de intercambio entre varias personas, para ello se sirve de una serie de elementos, como son el código, que es el sistema de signos y el modo de combinarlos, debe estar organizado; el canal, que es el medio físico a través del que se transmite la comunicación; el emisor, que es la persona que transmite el mensaje; el receptor, que es la persona a quien va dirigida la comunicación, interpreta el mensaje; el mensaje, es aquello que se comunica, el contenido; y el contexto situacional, que son las circunstancias en las que se desenvuelve la comunicación y se transmite el mensaje.

Las dos manifestaciones más importantes de la expresión lingüística humana son la actividad de hablar y escribir. A través de ellas los seres humanos podemos intercambiar pensamientos, la imaginación, experiencias, la cultura, la afectividad y la creatividad. La modalidad de la oralidad es una forma más espontánea y dinámica de la lengua, se adquiere de forma natural y se apoya en otros elementos paralingüísticos, como gestos, movimientos o la voz, y en elementos deícticos, repeticiones, insistencias. La comunicación escrita debe reproducir los sonidos y la entonación del lenguaje oral mediante signos, en un espacio y tiempo determinados. La escritura permite registrar una amplia variedad del habla, lenguaje culto, especializado, literario, etc. La escritura necesita más planificación que la oralidad. Una de las funciones de la escritura es hacer perdurar la información en el tiempo.

Hay diferentes tipos de texto según la finalidad del mensaje, pues se elige el texto que mejor cumpla nuestro propósito comunicativo. En cualquier caso, la función de la escritura es facilitar la comunicación, con lo cual, antes de comenzar un escrito, hay que tener presente quién va a ser el destinatario, cuál será el contenido del texto, y adoptar el tono, y el registro adecuados. Atendiendo a todos estos aspectos podemos afirmar que hay varios tipos de textos, cada uno con unas características propias. Los cuatro tipos de textos son los narrativos, descriptivos, expositivos y argumentativos.

Los narrativos, que consiste en un relato de uno o varios hechos que se suceden a lo largo del tiempo. Los elementos que los constituyen son: el narrador, cuenta los hechos, los ordena expone las características de los personajes, y decide el desarrollo de la acción que cuenta; la acción o los hechos narrados; los personajes, que son los que llevan a cabo la acción narrada; y el marco narrativo, que es el lugar y el tiempo en el que suceden los hechos que se cuentan. Se puede encontrar en diversos escritos, como cuentos, novelas, noticias, etc.

Los descriptivos, sirven para dar a conocer las características de un individuo, situación, objeto, de modo que pueda representarse mentalmente. Presentan con rigor las características. Para realizar una descripción hay que observar y pensar previamente lo que se va a describir, debemos seleccionar los rasgos más característicos, ordenar los elementos que hemos seleccionado y redactar la descripción teniendo en cuenta cuál es el objetivo que perseguimos, si intentamos dar subjetividad, objetividad, expresividad, dependiendo de la idea que queramos crear en el receptor de la descripción. Hay diferentes tipos de descripción, que son: la objetiva, con una gran precisión y rigor; la subjetiva, que incluye el punto de vista del escritor; una descripción realista, idealizante o degradante, y también puede ser un retrato.

Los textos expositivos, que se emplean para presentar de una forma ordenada un determinado tema. Estos textos suelen tener una estructura en función del contenido que se pretende transmitir. Hay diferentes tipos de estructuras: estructura de secuencia, propia de textos que exponen las fases de un determinado proceso, los hechos se presentan con un criterio cronológico; la estructura de descripción, propia de textos que presentan características de la realidad, se exponen los diferentes rasgos; la estructura de comparación, se presentan semejanzas y diferencias entre objetos, situaciones o fenómenos; la estructura de enumeración, aparece en los textos que presentan elementos de un conjunto o clase; la estructura de causa-efecto, se utiliza para exponer las causas y las consecuencias de un hecho; y la estructura de problema-solución, textos en los que se propone un conflicto y se proponen algunas medidas para resolverlo.

Y finalmente, el último tipo de textos, son los argumentativos, que se utilizan para influir en otras personas. Persiguen defender una idea u opinión ante el lector. Son de suma importancia en la sociedad, ya que continuamente estamos intentando justificar nuestras actuaciones ante los demás. Es el tipo de textos de los que vamos a tratar a lo largo de este trabajo, ahondando en los aspectos más importantes.

1.2 ARGUMENTACIÓN DESDE SUS ORÍGENES:

Como todas las ciencias humanas la argumentación también tiene sus mitos, en este caso se remonta al siglo V a. C. Cuando en Sicilia debido a un reparto de tierras, en el que dos personas tuvieron que acudir ante un tribunal, y surgió el primer tratado de la argumentación.

Aunque generalmente los orígenes de la argumentación se le atribuyen a Aristóteles, y los sofistas, que reflexionaron sobre la argumentación. Los sofistas eran sabios que discutieron y criticaron cuestiones éticas y sociales de su época. Fueron los primeros en poner en práctica la argumentación. Ya que contraponían discursos a los que apoyaban como funcionaba la sociedad. Los sofistas llevaban a cabo una argumentación dialéctica, en forma de diálogo razonado, que estaba guiado por reglas, consistía en que una persona, el proponente, se enfrenta a otra persona, oponente, ante un público que valora el debate, se suceden una serie de preguntas y respuestas entre proponente y ponente para discutir sobre un tema determinado.

La argumentación esta presente en nuestra sociedad en todo momento se utiliza en economía, en juicios, en política, en el poder. Se argumenta cuando hay una posición de pensamiento opuesta, cuando caben otras posibilidades de actuación ante los acontecimientos. La persona que argumenta expresa sus ideas, sus opiniones que son confrontadas, con otros puntos de vista, encuentran objeciones y también se refutan. Los diferentes puntos de vista ante un hecho, obliga a los argumentadores a tener tolerancia con los demás. Muchas veces las discusiones llevan a disputas. La argumentación tiene muchos puntos débiles, como paralogismos, pseudorazonamientos y falacias. La argumentación se basa en fuerzas ya que la persona que tenga mejores argumentos, estrategias, es el que pueda ganar más puntos de apoyo de otras personas.

La argumentación es una habilidad lingüística pero que es acompañada de la cognición, ya que hay que razonar, expresar los pensamientos. En cuanto al lenguaje de la argumentación hay dos posibles opciones: que el habla siempre es argumentativa, ya que siempre que hablamos tratamos de influir sobre el destinatario, que transforma su pensamiento para acomodar la nueva información que se le transmite; por otra parte se considera que sólo algunos discursos son argumentativos.

El estudio de la argumentación se basa fundamentalmente en el estudio del monólogo. Ya que se trata de la expresión de una persona, habla una única persona que expone sus pensamientos y razonamientos, y seguidamente, otra persona debate sus pensamientos y razones con otro monólogo.

La argumentación tiene por objeto de estudio la situación dialógica, el debate, la conversación. Los argumentos son hechos que pueden defender al proponente, que le dan la razón, de este modo, argumentar es apoyarse en un enunciado seguro, aceptado, para llegar a un enunciado menos seguro, pero que se quiere confirmar, asegurar. Argumentar es dirigir un argumento a una persona o auditorio para hacerle admitir una conclusión, cambiar de ideas y aceptar otros comportamientos como adecuados.

1.3 VARIAS DEFINICIONES DE ARGUMENTACIÓN:

Hay diversas definiciones de la argumentación atendiendo a sus diferentes aspectos, aquí hay algunas de las posibles definiciones:

Según el punto de vista del monólogo, la argumentación es todo tipo de discurso que se pueda analizar según los términos del esquema del monólogo.

Según el punto de vista del diálogo es considerado argumentativo cualquier discurso que se produce en un contexto de debate orientado por un problema. Es la definición más aceptada, la que más se acerca a la argumentación desde el punto de vista de defender unas ideas ante las ideas contrarias de otros.

Se puede definir la argumentación como el conjunto de técnicas que se utilizan de forma consciente o inconsciente para legitimar las creencias y los comportamientos de las personas. La argumentación intenta influir y transformar las formas de pensar t las opiniones de las demás personas.

Dependiendo de autores, el concepto de argumentación cambia. Para Bühler1, “la argumentación se podría entender como una función de la lengua natural que incorpora tres funciones: la expresiva, que manifiesta la opinión del emisor; la apelativa, que intenta incidir sobre el receptor y la representativa, que nos habla sobre el mundo”.

Para Ducrot y sus colaboradores2, “es imposible hablar sin argumentar. Siempre que transmitimos información, tratamos de convencer de ella al receptor. Para ellos el hecho de hablar, es argumentar”.

Para Adam3, “un discurso argumentativo se orienta a intervenir en las opiniones, actitudes o comportamientos de un interlocutor o de un auditorio haciendo creíble o aceptable un enunciado que se apoya en otro”.

1 y 2 CUENCA, M. J., “Mecanismos lingüísticos y discursivos de la argumentación”,

Comunicación, Lenguaje y Educación, 26, 1995, pp. 23-40. Cobertura “online”:

Comunicación, Lenguaje y Educación, Volumen 7, nº 2, junio 1995, pp. 23-40.

  • ADAM, J. M., “Hacia una definición de la secuencia argumentativa”, Comunicación, Lenguaje y Educación, 26, 1995, pp. 9-22. Cobertura “online”: Comunicación, Lenguaje y Educación, Volumen 7, nº 2, junio 1995, pp. 2-22.

2. ARGUMENTACIÓN

2.1 ¿QUÉ ES LA ARGUMENTACIÓN?

La argumentación es un fenómeno del discurso, que relaciona lo concreto con las ideas abstractas y las generalizaciones. La argumentación se desencadena un proceso de relación entre la información que se plantea en premisas, aplicando reglas adecuadas, con información de nuevas conclusiones.

Es una forma de expresión que presenta opiniones, hechos o ideas sobre un tema expuesto con la finalidad de convencer o persuadir a otros. La argumentación es la aportación de hechos y la propuesta de razones para defender un planteamiento, una tesis , una idea o una opinión. Consiste en apoyar y defender una idea planteada con claridad y firmeza.

Consiste en intentar convencer a otro de una idea o punto de vista del tema. La argumentación es un proceso que está presenten casi todos los actos comunicativos que realizamos los hablantes en las diferentes actividades de la vida cotidiana, no sólo en los textos científicos y académicos. El primer paso de la argumentación es presentar o exponer una proposición, y seguidamente, se pretende demostrar la validez de cierta hipótesis para llegar así a desembocar en una conclusión. Mediante la argumentación se pretende sobre todo convencer de que su planteamiento o postura es válida y adecuada.

El significado del término <<argumentar>> es muy extenso. Pero de todas las maneras, el concepto de argumentar va unido a la defensa de ideas, planteamientos o tesis presentando razones válidas y que puedan convencer. Para atraer el ánimo o pensamiento de los interlocutores.

Con frecuencia la argumentación suele acompañar a la exposición. Por una parte se enuncian hechos y se presentan las hipótesis que se proponen, y por otra se explican las razones e ideas que demuestran o justifican las hipótesis anteriormente planteadas. Finalmente se presentan las consecuencias de la demostración como una conclusión.

Para apoyar los contenidos, podemos ayudarnos de informaciones compartidas y de otras con validez objetiva y contrastada que puedan facilitar la asimilación del lector. Los componentes esenciales de la argumentación se suelen presentar de manera deductiva. Parte de los datos generales como valederos para deducir por medio del pensamiento lógico, varias suposiciones. Dichos componentes son:

Introducción: En la que se presenta una premisa inicial, en la que se expone una información nueva, para poder ser explicada, demostrada.

Cuerpo: En el se presentan informaciones dadas o compartidas. Integrada por datos, verdades conocidas por ser adquiridas o evidentes. Supone una aceptación implícita de la información. En otra premisa se suelen presentar la información añadida o aducida, que se apoya en datos y otro tipo de argumentaciones. Esta información debe legitimarse o demostrarse mediante el proceso argumentativo utilizando los diferentes procedimientos posibles en la argumentación.

Conclusión: En la premisa final se puede recoger la información dada y mostrada mediante todo el proceso de validación.

A un texto argumentativo pueden añadírsele fórmulas que sirvan para dar más peso a una hipótesis y para conseguir mayos grado de verificación o legitimación. Este tipo de formulaciones sirve para afianzar aquellos razonamientos que no son muy convincentes.

Además se suele recurrir a procedimientos dialécticos y retóricos que favorezcan la asimilación cognitiva y pragmática del texto.

Los textos argumentativos tienen unas características y unas condiciones determinadas:

-La argumentación es propia de los debates, de las disertaciones y de la defensa de las ideas en planteamientos de principios de tesis u otros trabajos de investigación científica.

-Debe haber un conocimiento del tema en profundidad.

-Debe haber un marco expositivo y un desarrollo ordenado y lógico.

-Hay que seleccionar los datos esenciales y que son de relevancia para poder interpretar el texto correctamente.

-Se necesita un dominio de los recursos dialécticos necesarios para saber destacar en cada momento aquello que es esencial en función de la intención y del público para quien van dirigidos los argumentos.

-Se deben explicar las razones que tengan mayor base de convicción, aquellas que estén fundamentadas en verdades aprendidas o que son lógicas, verdades implícitas.

-La argumentación debe tener interpretaciones que se puedan contrastar por medio de la experiencia personal, los criterios o argumentos de autoridad, testimonios, las citas, y las verdades evidentes.

Como ya hemos dicho antes, frecuentemente la argumentación y la exposición van unidas. Y tienen muchos puntos en común. La exposición se usa para informar y también para argumentar con el fin reconvencer o persuadir a alguien de la propuesta establecida. Pero pueden ir separadas. Normalmente se pretende exponer, explicar, deducir, relacionar, argumentar, concluir y finalizar convenciendo.

La argumentación suele seguir un orden de exposición. Generalmente las ideas de un texto argumentativo se distribuyen de la siguiente manera:

  • La presentación y el análisis de la cuestión, en el que se plantea el tema central que se va a tratar, se realizan los antecedentes y se señala cuál es la situación actual.

  • El planteamiento detallado y desarrollo de los hechos, complementando con datos y explicaciones que fundamenten y apoyen el tema.

  • Aportación de soluciones y de posibilidades que contribuyan a demostrar nuestro planteamiento con criterios objetivos y argumentos válidos.

  • Se da una crítica de otras soluciones o argumentaciones que han sido utilizadas en el tema.

  • Y finalmente se procede a las conclusiones.

  • Las ideas de textos de carácter argumentativo siguen el esquema lógico y gradual del marco ofrecido por los textos expositivos, aunque presentan algunas diferencias determinadas por la intención, los recursos y las técnicas empleadas. Normalmente la estructura de las ideas de los textos argumentativos es fija y está constituida por tres partes: Introducción / Cuerpo argumentativo / Conclusión.

    2.2 TIPOS DE ARGUMENTACIÓN:

    Los tipos de argumentación que podemos encontrar son básicamente dos: la argumentación racional y la argumentación afectiva.

    La argumentación racional se caracteriza por tener lógica. Los argumentos pueden ser verificados o admitidos por todo el mundo, pues todas las personas son conscientes de que el argumento que se expone es cierto debido a su aprendizaje previo, o a verdades obvias implícitas. Este tipo de argumentación a su vez, esta compuesta por otros dos tipos de argumentación, que son:

    -La argumentación lógica, que está basada en las relaciones de causa-efecto, concreto-abstracto, condición-resultado, individual-general. Este tipo de argumentación pone en uso varios tipos de argumentos, como el ejemplo, el silogismo, el argumento de autoridad, la generalización, etc.

    -La argumentación analógica, que se basa en las relaciones de semejanza entre unos aspectos y otros, entre hechos, situaciones, etc. Este tipo de argumentación también pone en uso diversos tipos de argumentos, como por ejemplo la comparación, o la metáfora.

    El otro tipo de argumentación que se distingue es la afectiva, que se diferencia de las anteriores en el uso del lenguaje. Se buscan valores expresivos, mediante el empleo de valores estilísticos. Predominan los valores connotativos, al igual que en los textos literarios. El uso de la argumentación afectiva está condicionado por el tipo de texto. Es inadecuada en textos científicos, pero aparece con frecuencia en textos humanísticos. También hace uso de los diferentes elementos, como pueden ser los recursos retóricos, o los adjetivos valorativos.

    Atendiendo a diferentes aspectos se pueden encontrar varios tipos de argumentos.

    Tipos de argumentos:

    • El argumento de autoridad: Son los testimonios de personas que avalan una tesis, pero debido a su reconocido prestigio, tienden a convencer.

    • El argumento de hecho: El texto se apoya en ideas que pueden ser observadas.

    • El argumento de ejemplificación: El texto se apoya en ejemplos concretos.

    • Proverbios y refranes: Es un apoyo basado en refranes, dichos y proverbios que incluyen una gran fuerza expresiva y un valor de verdad comúnmente aceptado. Es un recurso persuasivo.

    • El sentir general de la sociedad: Apoyo basado en ideas generalizadas por la sociedad o incluso de un grupo social.

    • Argumento de experiencia personal: En el que se alude a lo vivido para reforzar una idea.

    • Argumento que apela a la emotividad del interlocutor o lector con la intención de conmoverlo en su ánimo.

    • Argumento de causa-efecto: En el que se exponen los hechos explicando las causas que los originan.

    • Argumento de calidad: en el que se valora lo bueno frente a lo abundante.

    • Argumento científico: la autoridad o el prestigio científico pueden servir para apoyar un pensamiento.

    • Argumento estético: Lo bello se valora sobre lo feo.

    • Argumento existencial: Se prefiere lo real, verdadero y posible, frente a lo inexistente, falso o imposible.

    • Argumento de justicia: lo justo debe prevalecer sobre lo injusto.

    • Semejanza: se defiende algo en razón de ser muy parecido a otro elemento que nos convence.

    2.3 ELEMENTOS DE LA ARGUMENTACIÓN:

    Hay diversas distribuciones que hacen referencia a los elementos de la argumentación. Pero la más común es la que divide la argumentación en tres elementos principales, que son:

    La tesis, es el hecho que se pretende defender o refutar. Consiste en enunciar el tema para que el interlocutor conozca la situación y la posición del hablante o escritor. Es la idea principal entorno a la cual se reflexiona. Puede estar situada o bien al inicio de la argumentación, o al final del texto. Es lo más importante de la argumentación, y se debe presentar de forma objetiva y clara, aunque dentro de ella haya varias ideas que se quieren argumentar. Cuantas más ideas englobe la tesis, mayor dificultad tendrá el autor para poder defenderlas todas, y encontrar elementos válidos que verifiquen todas las ideas o hipótesis que se plantean.

    El cuerpo argumentativo, es el elemento que contiene todos los argumentos o razones que apoyan los hechos que constituyen la tesis o que refutan los argumentos contrarios. Para fortalecer la postura que se defiende, suelen utilizarse diferentes procedimientos: citas de autoridad, disposición de la información, ejemplificaciones, etc. Es un razonamiento en sí, en el se encuentra la exposición de las ideas del autor que verifican o refutan la tesis propuesta. En él se integran las técnicas que se usan tanto para fortalecer la idea que se esta defendiendo o para refutar ideas que son contrarias a nuestros pensamientos y razonamientos. Es frecuente el uso de subjetivos y frases irónicas. Los argumentos pueden ser ciertos o falsos, ya que pueden estar basados en técnicas que los defiendan, basados en verdades, o pueden utilizar técnicas para verificarlos, basados en mentiras, esto son las falacias.

    La conclusión, donde se sintetiza lo expresado y se refuerza la tesis defendida se puede repetir el argumento más importante y hacer hincapié en aquello que defiende nuestra tesis, remarcar los puntos a favor. Para resaltar así que se está en lo cierto y que lo que se está defendiendo es verdadero. Se trata de un breve resumen del cuerpo argumentativo, y trata de reforzar la tesis. Hay dos tipos de estructuras de conclusión:

    -Deductiva o analítica: en la que se presenta la tesis al principio y a continuación los argumentos.

    -Inductiva o sintética: en la que primero se presentan los argumentos y después la hipótesis.

    Otra forma de distribuir los elementos de la argumentación puede ser la siguiente:

    -El objeto: que es el tema sobre el cual se argumenta. Del que se discute y del cual se tratan los argumentos, es el que se lleva a debatir, sobre el que se postulan las ideas e hipótesis.

    -La tesis: es la postura que el argumentador tiene respecto al tema. Es la que se defiende frente a otras posturas que tratan de demostrar lo contrario. El argumentador desarrolla varios argumentos a partir de esta idea general que apoya. Todos los argumentos que se tratan de exponer están bajo esta idea central, la tesis.

    -Argumentos: son las razones en las que basamos nuestra postura. Deben estar relacionadas con el objeto de la argumentación y con la tesis que defiende.

    Se suele recurrir a estrategias para poder defender estos argumentos al máximo, y poder darles la mayor credibilidad posible. Se trata de justificaciones y razonamientos para que otra persona opine lo mismo que el argumentador, y cambie de postura de pensamiento.

    2.4 ESTRUCTURA DE LA ARGUMENTACIÓN:

    Un texto expositivo trata de convencer al lector de que lo que se dice es cierto, para ello, se necesita una gran planificación del texto para poder conseguir los objetivos. Para llegar a convencer, es necesario, ordenar las ideas que se van a exponer, los argumentos que se van a apoyar y defender, y los que se van a refutar. Estos textos deben seguir un orden y una estructura determinada que lleve al lector a comprender las ideas y a adoptar una postura de reflexión sobre aquello que se esta argumentando. El texto debe ser capaz de despertar en el lector una crítica y un pensamiento al respecto sobre el tema del que se está tratando. Para ello un texto expositivo siempre tiene un orden, una estructura.

    El orden que generalmente sigue un texto argumentativo es el siguiente:

  • Presentación y análisis de la cuestión: se plantea el tema central, se analizan los antecedentes y se señala cuál es la situación actual.

  • Planteamiento detallado y desarrollo de los hechos complementando con datos y explicaciones que fundamenten el tema.

  • Aportación de soluciones y de posibilidades que contribuyan a demostrar nuestro planteamiento con criterios objetivos y argumentos válidos.

  • Crítica de otras soluciones o argumentaciones utilizadas en el tema.

  • Conclusiones.

  • Las ideas de los textos de carácter argumentativo siguen el esquema lógico y gradual del ofrecido por los textos expositivos, aunque presentan algunas diferencias determinadas por la intención, los recursos y las técnicas empleadas.

    Normalmente la estructura de las ideas de los textos argumentativos es fija y está constituida por tres partes:

    La introducción: es donde se plantea la tesis que se defiende en forma de hipótesis o pregunta. Se parte de la exposición del principio o de una afirmación que queremos defender o demostrar con razones válidas

    El cuerpo argumentativo, donde se explican las razones que determinan, justifica y avalan el pensamiento defendido, al igual que refutan las posibles objeciones. En esta parte se trata de justificar la afirmación establecida. Se incluyen las explicaciones, el análisis y los comentarios que se desean realizar.

    La conclusión, es donde se resumen las ideas planteadas y se establece el principio o la tesis que se deduce de la hipótesis planteada al principio. Se vuelven a presentar aquellos argumentos que son los más importantes, y que mayor validez tienen.

    2.5 RASGOS LINGÜÍSTICOS DE LA ARGUMENTACIÓN

    La argumentación tiene algunos rasgos lingüísticos que la caracterizan, acorde con sus finalidades, se presentan unas determinadas formas. Los rasgos lingüísticos más característicos son:

    -Sintaxis: El uso de la enunciación. Frases enunciativas que traten de convencer. Largos períodos de oración e incisos para aclarar o matizar una idea. Es muy frecuente la subordinación.

    -Morfología: Puede ser de carácter objetivo, para hacer creer los argumentos a las personas, suele usarse la tercera persona. En los de carácter subjetivo se suele usar la primera persona.

    -Léxico: Es frecuente el uso de adjetivos valorativos, sustantivos abstractos, verbos de lengua y verbos de pensamiento. Elementos léxicos que marcan la subjetividad del enunciador y se manifiestan en el significado de los adjetivos, verbos y adverbios utilizados.

    -Referencias deícticas al emisor o al receptor (yo-tu) con carácter enfático para oponerlo o contrastarlo con el otro interlocutor.

    -Conectores que unen oraciones y párrafos del texto, pueden ser:

    -Contrastivos: enlazan ideas contrapuestas por oposición, sustitución, restricción, concesión.

    -Causales y consecutivos: unen argumentos de causa-efecto, apoyan los argumentos o introducen una conclusión, pueden ser de causa o de consecuencia.

    -Distributivos: enumeran y disponen los diferentes argumentos.

    3. CONCLUSIÓN

    La argumentación es un fenómeno discursivo complejo que tiene como objetivo convencer, persuadir a un receptor, o auditorio. Consiste en aportar razones para defender una opinión. Argumentar es convencer a un receptor para que piense de una determinada forma. Aparece en muchas de las actividades discursivas de la vida social pública o privada. Se argumenta en cualquier situación en la que se quiere convencer o persuadir de algo a una audiencia, bien este formada por un único sujeto receptor, o por varias personas, una colectividad.

    Es una práctica discursiva que responde a una función comunicativa: orientarse hacia el receptor para lograr su adhesión. Se puede observar la argumentación en diversos discursos, como por ejemplo en la publicidad, en ensayos, personas que se dedican a la enseñanza, etc.

    Las características de un texto argumentativo son:

    -El objeto: es cualquier tema controvertido, dudoso, problemático que admite diferentes puntos de vista y varias maneras de tratarlo. También se puede formular como pregunta.

    -El locutor: debe manifestar una forma de ver e interpretar la realidad, una toma de decisión. A través de expresiones moralizadas y axiológicas expone su opinión.

    -Carácter: Suele ser polémico, dialógico se basa en contraponer dos o más posturas. Los enunciados se formulan en relación a otros enunciados. Se observan oposiciones, contrastes, ataques, provocaciones, etc.

    -Objetivo: Provocar la adhesión, convencer, persuadir a un interlocutor o a un público de la aceptabilidad de una idea, o de un punto de vista del tema sobre el que se debate.

    Los orígenes de la argumentación se remontan al siglo V a. C. en Sicilia ya que debido a un reparto de tierras dos personas se vieron ante un tribal, y tuvieron que convencer, argumentar que las tierras eran suyas. Lo que se conoce como el primer tratado de la argumentación.

    Aunque en verdad, los orígenes de la argumentación siempre han sido relacionados con Aristóteles y los sofistas. Aristóteles fue un gran sabio, un filósofo griego que estudió la argumentación y retórica.

    Hay diferentes tipos de argumentación, las dos principales son la racional y la afectiva.

    La racional, que tiene lógica y los argumentos pueden ser verificados por todo el mundo. Este tipo tiene otros dos tipos de argumentación: la argumentación lógica, que está basada en las relaciones de causa-efecto, concreto-abstracto, condición-resultado, individual-general; y la argumentación analógica, que se basa en las relaciones de semejanza entre unos aspectos y otros, entre hechos, situaciones, etc.

    El otro tipo de argumentación que se distingue es la afectiva, que se diferencia de las anteriores en el uso del lenguaje. Se buscan valores expresivos, mediante el empleo de valores estilísticos. Predominan los valores connotativos, al igual que en los textos literarios. El uso de la argumentación afectiva está condicionado por el tipo de texto.

    Además hay también varios tipos de argumentos de entre ellos los más importantes son:

    -Argumento de autoridad: Son los testimonios de personas que avalan una tesis, pero debido a su reconocido prestigio, tienden a convencer.

    - El argumento de ejemplificación: El texto se apoya en ejemplos concretos.

    -Proverbios y refranes: Es un apoyo basado en refranes, dichos y proverbios que incluyen una gran fuerza expresiva y un valor de verdad comúnmente aceptado. Es un recurso persuasivo.

    Por otra parte, la argumentación tiene unos elementos que la constituyen, dichos elementos son:

    -Tesis: es el hecho que se pretende defender o refutar. Consiste en enunciar el tema para que el interlocutor conozca la situación y la posición del hablante o escritor. Es la idea principal entorno a la cual se reflexiona.

    -El cuerpo argumentativo, es el elemento que contiene todos los argumentos o razones que apoyan los hechos que constituyen la tesis o que refutan los argumentos contrarios. Para fortalecer la postura que se defiende, suelen utilizarse diferentes procedimientos: citas de autoridad, disposición de la información, ejemplificaciones, etc.

    -La conclusión, donde se sintetiza lo expresado y se refuerza la tesis defendida se puede repetir el argumento más importante y hacer hincapié en aquello que defiende nuestra tesis, remarcar los puntos a favor. Para resaltar así que se está en lo cierto y que lo que se está defendiendo es verdadero. Se trata de un breve resumen del cuerpo argumentativo, y trata de reforzar la tesis.

    Al igual que tiene unos elementos que la forman, la argumentación tiene diferentes partes, esta es su estructura:

    La introducción: es donde se plantea la tesis que se defiende en forma de hipótesis o pregunta. Se parte de la exposición del principio o de una afirmación que queremos defender o demostrar con razones válidas

    El cuerpo argumentativo, donde se explican las razones que determinan, justifica y avalan el pensamiento defendido, al igual que refutan las posibles objeciones. En esta parte se trata de justificar la afirmación establecida. Se incluyen las explicaciones, el análisis y los comentarios que se desean realizar.

    La conclusión, es donde se resumen las ideas planteadas y se establece el principio o la tesis que se deduce de la hipótesis planteada al principio. Se vuelven a presentar aquellos argumentos que son los más importantes, y que mayor validez tienen.

    La argumentación presenta unos rasgos lingüísticos característicos propios; posee una sintaxis compleja, con largos períodos oracionales e incisos para aclarar o matizar una idea. Se usan muchos conectores que integran las partes de la argumentación. Se hace uso de las referencias deícticas al emisor y receptor, con carácter enfático para oponerlo o contrastarlo con el otro interlocutor. Se suelen utilizar elementos léxicos que marcan la subjetividad del enunciador y se manifiestan en el significado de los adjetivos, verbos y adverbios utilizados.

    La argumentación tiene como finalidad persuadir y convencer a los demás de que un argumento, pensamiento o razonamiento que obtenemos es verdadero, es cierto. Según algunos autores estamos en continuo uso de la argumentación ya que al hablar o escribir transmitimos información, que queremos que los demás escuchen y procesen. Esto es, transmitimos información y tratamos de cambiar las ideas previas del receptor y que adopte nuestras nuevas informaciones queremos “convencer” de que lo que decimos es cierto.

    La argumentación se ha utilizado a lo largo del tiempo para refutar pensamientos e ideas distintas y consolidar o apoyar nuestras propias ideas. Hoy en día se da en la política, la publicidad, en muchos debates, etc. Estamos continuamente rodeados de textos argumentativos.

    4. BIBLIOGRAFÍA

    CUENCA, M. J., “Mecanismos lingüísticos y discursivos de la argumentación”,

    Comunicación, Lenguaje y Educación, 26, 1995, pp. 23-40. Cobertura “online”:

    Comunicación, Lenguaje y Educación, Volumen 7, nº 2, junio 1995, pp. 23-40.

    ÁLVAREZ, M., Tipos de escritos II: Exposición y argumentación, Madrid, Arco/Libros, 1994, pp. 25-39.

    CALSAMIGLIA, H. y TUSÓN, A., Las cosas del decir, Barcelona, Ariel, 1999, pp. 293-304.

    PERELMAN, Ch. y OLBRECHTS-TYTECA, L., Tratado de la argumentación, Madrid, Gredos, 1989.

    PLANTIN, Ch., La argumentación, Barcelona, Ariel, 1998.

    CERVERA RODRÍGUEZ, A., Saber escribir, Madrid, Aguilar, 2006, pp. 377-390.

    http://mimosa.pntic.mec.es/ajuan3/lengua/argument.htm

    http://www.lenguayliteratura.net/index.php?Itemid=64&id=69&option=com_content&task=view

    http://www.google.es/search?hl=es&q=tipos+de+argumentaci%C3%B3n+universidad+de+chile&meta=

    - 3 -

    - 4 -

    - 5 -

    - 6 -

    - 7 -

    - 8 -

    - 9 -

    - 10 -

    - 12 -

    - 13 -

    - 14 -

    - 15 -

    - 16 -

    - 11 -