Modernismo y Generación del 98

Literatura universal contemporánea. España. Latinoamérica. Bohemia. Autores. Leopoldo Lugonés. Salvador Díaz Mirón. Valle-Inclán. Machado. Benavente. Azorín

  • Enviado por: Marcus Brody
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Tendencias de la Teoría Literaria Hoy
UNED
Partiendo del extraordinario desarrollo de la teoría literaria en el siglo XX como contexto general, especialistas de...
Solicita InformaciÓn

Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn

publicidad

CARACTERÍSTICAS DEL MODERNISMO

El preciosismo, el exotismo, la alusión a nobles mundos desaparecidos (la edad media caballeresca, las cortes de los Luises en Francia, los emperadores incas y aztecas, las monarquías china y japonesa), la mención de objetos preciosos, crean el paisaje modernista que se consolida con los viajes de Rubén a España (desde 1892) y su instalación en Buenos Aires en 1893. El modernismo será seguido en América Latina por figuras como el argentino Leopoldo Lugones, el uruguayo Julio Herrera y Reissig, el boliviano Ricardo Jaimes Freyre y el mexicano Salvador Díaz Mirón, al tiempo que en España lo adoptan Ramón del Valle-Inclán, Manuel Machado, Francisco Villaespesa, Eduardo Marquina y ciertos aspectos del teatro “idealista” de Jacinto Benavente.

En cualquier caso, es un parteaguas entre lo anticuado y lo actualizado, y quienes reaccionen contra él lo tendrán de obligada referencia.

Políticamente, el modernismo deriva hacia destinos variables, pero siempre dentro del planteamiento inicial, que opone lo latino a lo anglosajón: el argentino Lugones será socialista, conservador y fascista; el uruguayo José Enrique Rodó, democrático y progresista; el argentino Alberto Ghiraldo, anarquista; el guatemalteco Salomón de la Selva y el hondureño Froylán Turcios se adherirán al sandinismo.

En filosofía, el modernismo reacciona contra el positivismo, interesándose por la teosofía de Annie Besant y Helena Blavatsky, así como por los estudios de Max Nordau sobre la degeneración, y las nuevas filosofías de la vida de Henri Bergson y Arthur Blondel.

En narrativa, se opone al realismo, optando por la novela histórica o la crónica de experiencias de alucinación y locura, y la descripción de ambientes de refinada bohemia, a menudo idealizados líricamente. Asimismo, introduce un elemento erótico con la aparición del personaje de la mujer fatal, que lleva a los hombres hacia el placer y la muerte. Cierto modernismo secundario popularizó estas actitudes en las obras del guatemalteco Enrique Gómez Carrillo y el colombiano José María Vargas Vila.

LA GENERACIÓN DEL 98

Este término se debe a Azorín, que lo propuso en una serie de artículos para referirse a un grupo de escritores que habían empezado a publicar a finales del siglo XIX. Contemporáneos de los modernistas, compartían con éstos una misma actitud de protesta contra la sociedad y contra el estado de la literatura, pero sus preocupaciones eran otras: el problema de España y cuestiones filosóficas básicamente.

Los hechos que permiten hablar de generación literaria y agruparlos son básicamente:

  • Escasa diferencia de edad entre ellos: todos nacieron entre 1964 y 1875.

  • Relaciones personales entre ellos.

  • Les une el desastre del 98, año en que España perdió sus últimas colonias.

Cabe mencionar a los regeneracionistas como los precursores del movimiento, los cuales estaban muy preocupados para casar España de la decadencia en que se encontraba.

Los rasgos distintivos que lo podrían caracterizar como grupo homogéneo serían los siguientes:

  • Preocupación por el problema de España, por la extensión de la sensación de crisis y decadencia del país. Frente a esto, buscaron respuestas abstractas y filosóficas. Les interesaba especialmente el tema de España en el plano de las creencias y las ideas.

  • Las preocupaciones filosóficas. Cuestiones como el sentido de la existencia o el destino del hombre son fundamentales en muchas de sus obras.

  • Unas mismas inquietudes literarias. Hay unanimidad en la crítica del Realismo y en la búsqueda de un lenguaje preciso y natural, alejado del barroquismo y la retórica de buena parte del siglo XIX. Introdujeron importantes innovaciones, particularmente en la novela y el ensayo.