Modelos de aprendizaje. Enseñanaza de la historia

Pedagogía. Educación. Pensamiento histórico. Componentes. Memorístico. Tradicional. Constructivo. Reconstructivo o por exposición

  • Enviado por: Julijustri
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

MODELOS DE APRENDIZAJE - ENSEÑANZA DE LA HISTORIA

El pensamiento histórico, como el de cualquier otra ciencia, consta de dos componentes fundamentales:

a) Un conjunto de habilidades metódicas, constituido en el plano psicológico por el dominio de unas reglas de inferencia y decisión.

b) Un entramado conceptual que permite, de acuerdo con la perspectiva en la que uno se sitúe, ordenar y explicar los hechos de la Historia de forma que resulten comprensibles.

La separación entre estos dos componentes es lógica y no psicológica. Cualquier acto de pensamiento implica necesariamente el uso simultáneo e interactivo de ambos componentes, son igualmente necesarias para alcanzar una comprensión histórica mínimamente elaborada. Pero tampoco es posible ni tan siquiera "encontrar" algo en los datos si no se posee un determinado bagaje de conceptos que permitan hacer las inferencias adecuadas.

La distinción entre procesos de pensamiento y teorías sobre los hechos no deja de ser ficticia ya que ambos aspectos están profundamente imbricados entre sí.

La situación actual con respecto al desarrollo del pensamiento formal indica que los aspectos formales del pensamiento se hallan disponibles en la mayor parte de los sujetos a edades relativamente tempranas (13-14 años), por tanto, para razonar de un modelo formal o abstracto en un área no basta con poseer unas destrezas de pensamiento, sino que se requiera también un conocimiento específico de esa área. Lo que diferencia radicalmente el pensamiento propio de las diversas disciplinas es precisamente el cuerpo de conceptos desarrollados en cada área para ordenar su ámbito explicativo. Por tanto saber una materia es ante todo, poseer redes o sistemas jerarquizados de conceptos para los problemas de esa materia.

Por tanto, si queremos dotar a los alumnos de un mejor pensamiento histórico es necesario que les proporciona no sólo habilidades y estrategias que les permiten ejercer un pensamiento crítico y autónomo, sino también unas teorías o modelos conceptuales que les permitan interpretar ese tipo de situaciones de un modo más próximo al conocimiento experto.

Vamos a ocupamos de los procesos psicológicos implicados en el aprendizaje de la Historia y de las estrategias didácticas más adecuadas para impulsar dicho aprendizaje, para ello analizaremos los cambios que se han producido en los últimos años o décadas con respecto a los modelos implícitos o explícitos de aprendizaje y enseñanza usadas en la Didáctica de la Historia, repasando los supuestos básicos, los objetivos y la metodología de cada uno de esos modelos, para lo cual nos apoyaremos siempre que sea posible en un diseño curricular característica de ese modelo. Esto nos permitirá determinar logros y deficiencias de cada uno de esos modelos didácticos.

Principalmente creemos necesarios distinguir entre los procesos de aprendizaje y las estrategias de enseñanza.

Los procesos de aprendizaje hacen referencia a la forma en que el alumno procesa la información que tiene que estudiar. En este sentido el aprendizaje es un proceso psicológico que se produce en la mente de las personas y que se extiende desde el mismo momento del nacimiento a lo largo de todo nuestra vida.

Muchos de nuestros aprendizajes son espontáneos o informales, otros en cambio se producen en contextos de instrucción, con el fin de alcanzar unas determinadas metas o conocimientos preestablecidos.

Así, las estrategias de enseñanza serían el conjunto de decisiones programadas con el fin de que los alumnos adquieran determinadas conocimientos o habilidades. Esas decisiones afectarían tanto al tipo de materiales que deben presentarse para ser aprendidos como a su organización y a las actividades que deben desarrollarse que tendrían por finalidad hacer que su procesamiento fuera óptimo.

Según esta distinción, la enseñanza se ocuparía de maximizar los procesos de aprendizaje, logrando que por su mediación el alumno alcance su aprendizaje que por sí mismo no hubiera logrado.

LA FUNCIÓN DE LA INSTRUCCIÓN

En la enseñanza intervienen otros tipos de condiciones que no son de naturaleza psicológica, sino social, económica, cultural, administrativa, etc., pero los factores psicológicos no son los únicos condicionantes de las decisiones didácticas, por tanto deben de ser uno de los más importantes ya que no hay que olvidar que todas las situaciones de enseñanza acaban convirtiéndose en la mente del alumno en actos de aprendizaje.

Pasamos a analizar los cambios que se han ido produciendo en las relaciones entre aprendizaje y enseñanza de la Historia en nuestra breve historia, partiendo de tiempos "remotos" hasta llegar al presente.

ENSEÑANZA TRADICIONAL: APRENDIZAJE MEMORÍSTICO

La palabra clave era memorizar.

La teoría del aprendizaje que subyacía era un asociacionismo ingenuo, según almacén de datos, ideas y trozos de realidad que se apilaban unos junto a otros sin establecer especiales relaciones entre ellos.

Dado que la lógica de la disciplina estaba por aquel, entonces rápida por criterios narrativos - o eso al menos era lo que creían o nos hacían creer quienes gobernaban la educación - los materiales consistían en una retahíla inconexa de nombres, fechas, héroes, moros y cristianos.

De un tiempo a esta parte se enseña otra Historia, por razones básicamente disciplinarias y tal vez también políticas, se ha abandonado la historia narrativa o actual a favor de una Historia explicativa y conceptual.

Ya no se trata tanto de contar lo que pasó, sino cuanto de entender porque pasó.

Pero este cambio de contenidos no se vio acompañado por un cambio en la concepción de las relaciones entre aprendizaje y enseñanza. Las estrategias empleadas en la enseñanza de los conceptos de la Historia eran las mismas que se usaban para trasmitir datos.

Donde antes había práctica memorística ciega, se introdujo la repetición de ejercicios, el rellenado de dichas y preguntas precisas. La mera reiteración de listas se sustituyó por una taxonomía de objetivos.

Coltham y Fines llevaron a cabo una clasificación exhaustiva de los objetivos educativos de la Historia. Para ser admitido como tal, un objetivo educativo debe cumplir las siguientes condiciones:

a) Describir lo que el alumno será capaz de hacer.

b) Describir lo que un observador puede hacer al alumno.

c) Indican que experiencia o situación educativa se requiere para alcanzar el objetivo.

Partiendo de esta definición de objetivos Coltham y Fines elaboran una clasificación de objetivos en cuatro apartados que a su vez se subdividen en varios subapartados:

a) Actitudes hacía el estudio de la Historia.

b) Naturaleza de la disciplina.

c) Destrezas y habilidades.

d) Resultados educativos del estudio.

Pero el problema de este tipo de didáctica de la Historia es que sigue manteniendo el mismo modelo de enseñanza / aprendizaje que la vieja Historia memorística.

La enseñanza sigue siendo un problema de organización, de material según los mandatos de las disciplinas, y presentarlos a los alumnos, mediante una práctica o ejercicio reiterado lo produzca respetando fielmente la estructura propuesta.

La reducción de la enseñanza a un simple problema de que contenidos científicos escoger y como ordenarlos, hizo de la escuela una universidad para niños.

Los programas están organizados casi siempre de forma cronológica, debatir la utilidad de los diseños cronológicos, suponen un modelo didáctico que rompa con las concepciones de enseñanza/aprendizaje que han venido dominando explícita o implícitamente la enseñanza tradicional. Los intentos de renovación de la enseñanza de la Historia, y en general de las ciencias sociales, parten de un modelo didáctico distinto en el que el aprendizaje se concibe de una forma más activa, ocupando un lugar central en la toma de decisiones educativas.

ENSEÑANZA POR DESCUBRIMIENTO: APRENDIZAJE CONSTRUCTIVO

Lo que ha fracasado es la concepción de la enseñanza de la Historia como la mera transmisión de información organizada para que el alumno lo reproduzca, no se trata de que el alumno adquiera nuevos saberes, sino que el alumno emplee los saberes adquiridos para analizar la realidad que le rodea.

La finalidad de la Historia en esta sociedad democrática debe ser que el conocimiento del pasado ayude al alumno a comprender el presente y a analizarlo críticamente.

Una de las ideas centrales del paradigma cognitivo en psicología es la naturaleza constructiva del conocimiento. Según esta idea conocer no es interiorizar la realidad tal como nos viene dada sino elaborar una realidad propia, autoestructurada a partir de la información que proviene del medio.

La psicología cognitiva considera que el aprendizaje es un proceso de construcción interna con modelos y reglas de representación.

La insistencia piagetiana en la naturaleza activa de todo aprendizaje ha sido un importante apoyo teórico para el desarrollo de la llamada "enseñanza activa".

La idea básica de esta enseñanza es precisamente el constructivismo, el defender que las personas aprendemos a través de nuestras acciones de asimilación.

Lo que es y debe ser activo es el proceso de aprendizaje, psicológico desplegado por el alumno pero no necesariamente debe de ser activo. Ninguna actividad didáctica puede considerarse activa o pasiva ya que depende de los procesos psicológicos que se pongan en marcha.

Parece más apropiado denominar a este enfoque "Enseñanza por descubrimiento", esto no quiere decir que el alumno descubra algo que no conocía previamente ya que esto ocurre en cualquier aprendizaje.

La enseñanza por descubrimiento hace referencia a que el alumno lo descubra por su propia acción mental, por una nueva organización en los materiales de aprendizaje que no se hallaba explícita en los mismos, lo que caracteriza a este enfoque es su énfasis en su carácter individual y psicológico de todo aprendizaje.

Sus defensores sostenían que en realidad la enseñanza es en sí misma una tarea imposible, ya que siempre es el alumno el que aprende, de un modo personal e idiosincrásico, siendo la intervención didáctica un elemento externo e incluso un obstáculo para ese aprendizaje.

El descubrimiento o invención se equipara a la comprensión con lo que el verdadero conocimiento solo se producirá en contextos de descubrimiento.

Los partidarios de este enfoque consideran que las decisiones deben de tener en cuenta que sucede dentro del alumno, ya que las disciplinas científicas concretas pierden una gran parte del papel que tenían en el proceso educativo.

La reducción de la enseñanza en actos de descubrimiento por parte del alumno ha traído como consecuencia la necesidad de cambiar radicalmente la metodología usada hasta ahora. Las exposiciones por parte del profesor y el estudio de libros de estudio y de texto han cedido el sitio a una amplia gama de recursos, muchas veces ingenioso y muy laborioso cuyo ultimo fin es despertar en el alumno una labor de exploración o investigación.

Hay dos rasgos: que parecen ser comunes en casi todos los recursos propuestos:

a) Implicar de un modo activo al alumno, que pasa de ser espectador de la historia a ser investigador de la misma.

b) Hay que recurrir a otros recursos para potenciar el aprendizaje de los niños con realidades más próximas a ellos, y que van más allá de la lectura de textos.

La conciencia de que son necesarios estos cambios es patente en los diversos proyectos de renovación curricular en Historia o Ciencias Sociales.

En la enseñanza por descubrimiento es necesario centrar los esfuerzos en el dominio de la metodología de la investigación histórica por parte de los alumnos. Entre los objetivos prioritarios de este proyecto se halla de dotar a los alumnos en actitudes y habilidades de investigación. Este propósito es consciente que los objetivos de toda estrategia de enseñanza por descubrimiento, serían los siguientes (según Shulman y Tamir):

a) Activar y mantener el interés, la actitud, la satisfacción, la mente abierta y la curiosidad con respecto al conocimiento.

b) Desarrollar el pensamiento creativo y la habilidad para resolver problemas.

c) Promover aspectos del pensamiento y del método científico.

d) Desarrollar la comprensión conceptual y la habilidad intelectual.

e) Desarrollar actividades prácticas, como registro de datos, diseñar y realizar investigaciones,...

Por lo tanto debe fomentarse en el alumno, son actitudes y destrezas generales ligadas a un uso adecuado del pensamiento formal.

La estructura disciplinal de la Historia debe someterse a la psicología del alumno y no al revés.

Esta pérdida de la identidad de la Historia como disciplina, justificada en la necesidad de proporcionar a los alumnos una formación integral que les permita resolver problemas reales, queda patente en los proyectos curriculares de la Historia y las Ciencias Sociales.

Ahora debemos conseguir que el estudio de la Historia constituya para el alumno un método útil para indagar en el presente, es inevitable que el pasado y el presente concluyan en una misma realidad y nada mejor que el entorno del alumno. El entorno se ha visto reforzado por la nueva configuración administrativa del Estado, de las Autonomías que en algunos casos han incrementado el interés por el estudio de la Historia local.

El proyecto se sustenta en dos ideas principales, características de los modelos de enseñanza por descubrimiento:

a) Se considera que para que la Historia sea relevante en el aula, ha de responder a las necesidades personales y sociales del alumno adolescente.

b) Para que el conocimiento pueda ser comprendido por el alumno debe centrarse en la presentación de las perspectivas, la lógica y los métodos de la disciplina histórica.

Lo fundamental para saber Historia es dominar su método propio de investigación científica.

La función de la enseñanza es transmitir al alumno todo un bagaje cultural.

Los partidarios de la enseñanza por descubrimiento centran sus esfuerzos en que el alumno domine el método del historiador, dando por supuesto que la aplicación de ese método le permitirá acceder a concepciones científicas más avanzadas, aunque hay datos de la evolución del proyecto que desmiente este "inductismo ingenuo".

Aunque los alumnos lleguen a dominar los métodos, la lógica y las perspectivas del historiador son incapaces de dar mayores explicaciones de los fenómenos históricos, ya que los alumnos son incapaces de descubrirlos por sí mismo se hace necesario proporcionarles un "modelo" adecuado de la Historia, este conjunto de leyes explicativas les permitirá comprender los fenómenos históricos.

Ese "modelo" que solo puede proceder de la propia Historia, estaría constituido por los núcleos conceptuales básicos de la Historia, su enseñanza no podría basarse en una estrategia por descubrimiento.

ENSEÑANZA POR EXPOSICIÓN: APRENDIZAJE RECONSTRUCTIVO

Mientras que la enseñanza basaba todas sus decisiones curriculares en la propia estructura disciplinar de la Historia, olvidando por completo al alumno al que iba dirigida, la enseñanza por descubrimiento somete esas mismas decisiones a procesos de índole psicológica, olvidando en buena medida la estructura de la disciplina a favor de una supuesta espontaneidad en el aprendizaje del alumno.

La Historia puede ayudar al alumno a entender al mundo social que le rodea, es necesario que su enseñanza se apoye tanto en la estructura disciplinar de la propia Historia como en procesos psicológicos que pone en funcionamiento el alumno para su aprendizaje, sin menospreciar ninguno de los dos aspectos, esta consideración simultánea de lo que sucede dentro -y fuera del alumno implica que una estrategia eficaz para la enseñanza de la Historia debe asumir:

a) El carácter constructivo y la naturaleza individual de los procesos psicológicos implicados en el aprendizaje.

b) La naturaleza no solo metodológica sino también conceptual de la Ciencia Histórica.

La función de la educación progresista es precisamente proporcionar a los alumnos aquellas formas de conocimiento que espontáneamente jamás alcanzaran. Desde este punto de vista se ha acusado a la enseñanza por descubrimiento de ser elitista, sólo unos pocos alumnos serán capaces de obtener conocimientos revelantes.

Ausubel argumenta "se debe transformar el significado lógico en significado psicológico", al afirmar esto se está rechazando el supuesto piagetiano de que solo se entiendo lo que se descubre y puede entenderse lo que se recibe.

La verdadera alternativa a la repetición es el significado que pueda alcanzarse tanto por descubrimiento como por exposición. Un aprendizaje es significativo cuando puede relacionarse de modo no arbitrario y sustancial con lo que el alumno ya sabe, para este aprendizaje son necesarias dos condiciones:

a) El material de aprendizaje debe poseer un significado en sí mismo.

b) El material resulte potencialmente significativo para el alumno.

Estos aprendizajes significativos son subordinados, de forma que la nueva idea aprendida se haya jerárquicamente subordinada a una idea ya existente en la mente del alumno, para lograr el aprendizaje de un nuevo concepto es necesario tender un "puente cognitivo" entre el nuevo concepto y la idea general presente en la mente del niño.

Ausubel afirma que los conceptos están jerárquicamente organizados.

La presentación y exposición de los materiales y las actividades deben estar diseñadas con el propósito de que el alumno adquiera nuevos significados que modifiquen su estructura psicológica o mapa conceptual de la disciplina, estos materiales poseen una organización explícita para el alumno, de forma que este no tenga que descubrirla sino más bien reconstruirla.

El modelo de Ausubel de enseñanza expositiva puede resultar útil a la enseñanza de la Historia, esta proporciona una guía detallada de cómo puede el profesor organizar de un modo efectivo la exposición de un tema, este modelo también es útil para otro tipo de exposiciones como pueden ser las escritas.

Ausubel reconoce que la enseñanza expositiva solo puede utilizarse con alumnos que poseen un pensamiento formal, plenamente desarrollado y un conocimiento mínimo de la terminología de la disciplina.

La enseñanza receptiva de Ausubel, solo podría utilizarse una vez que el alumno hubiera sido introducido en el dominio de la metodología de la Historia y en la utilización de algunos de sus elementos conceptuales y terminológicos más básicos.

HACIA UNA INTEGRACIÓN DE LAS ESTRUCTURAS DE ENSEÑANZA

La distinción que venimos estableciendo entre diversas estrategias de enseñanza debe entenderse como un intento de clarificar y diferenciar desde un punto de vista teórico, diversas formas de transmitir tipos distintos de conocimientos históricos.

Toda "técnica didáctica" recurre en uno u otro grado, a las diversas estrategias de enseñanza que hemos analizado. Todo acto de aprender es una combinación de diversos tipos de aprendizaje.

En términos ausubelianos cuanto más significativas sean esas actividades mayor será nuestro aprendizaje. Es cierto que la mayor parte del aprendizaje significativo, requiere un dominio previo de ciertos componentes automatizados.

Con respecto a la práctica hay un aspecto de gran interés para la enseñanza y que a menudo se olvida, es la práctica de esa práctica, esta práctica debe ser breve y separada en pocas sesiones largas y próximas entre sí.

En cuanto a la enseñanza por descubrimiento, si bien no puede constituirse en estrategia prioritaria cuando se trata de transmitir cuerpos conceptuales elaborados, no debe sin embargo desdeñarse su utilidad. Su uso es recomendable para dotar al alumno de un conjunto de destrezas de pensamiento, la mayor parte de los proyectos renovadores de la enseñanza de la Historia que se basan en una labor de investigación por parte del alumno, es conveniente apoyar esta labor de una explicación organizativa en conocimientos y ejercicios de descubrimiento que permitan al alumno evaluar y consolidar sus esquemas conceptuales.

El objetivo fundamental sería el estudio del cambio social, la evolución de la sociedad a través de los tiempos.

VALORACIÓN PERSONAL

Esta lectura analiza los principales modelos de enseñanza de la historia y establece sus ventajas y desventajas para favorecer el desarrollo de la noción de tiempo histórico y la construcción del conocimiento histórico. También realiza una valoración de las principales prácticas docentes desarrolladas en la escuela que se generan a partir de los modelos de enseñanza de la historia y determinando cuáles de estas prácticas son adecuadas y cuáles no de acuerdo con el enfoque actual de la enseñanza de la historia. Analiza también, las formas de enseñanza predominantes y su contribución y limitaciones en el desarrollo de las nociones temporales, espaciales y en las concepciones sociales de los alumnos.

Es una lectura muy útil para la práctica docente en la clase de historia: desarrollo de nociones, modos de abordar los contenidos, estrategias y recursos empleados. También ayuda a identificar las causas que pueden ser propiciadoras de las deficiencias en la enseñanza de la historia.

Tras la lectura de este texto sería conveniente analizar y reflexionar acerca de la posible finalidad educativa que queremos lograr como maestros, para aplicar las estrategias de enseñanza/aprendizaje y mejorar el proceso de enseñanza. También sería interesante plantearse cómo influye la enseñanza en la modificación o reestructuración del conocimiento previo y qué problemas se detectan en el aprendizaje de conceptos sociales y en el desarrollo de la noción de tiempo histórico.

Principalmente veo necesario distinguir entre los procesos de aprendizaje y las estrategias de enseñanza. Los procesos de aprendizaje hacen referencia a la forma en que el alumno procesa la información que tiene que estudiar. En este sentido el aprendizaje es un proceso psicológico que se produce en la mente de las personas y que se extiende desde el mismo momento del nacimiento a lo largo de toda nuestra vida. Por tanto nuestros aprendizajes son espontáneos o informales que no han sido pensados por nadie, otros en cambio se producen en contextos de instrucción, con el fin de alcanzar unas determinadas metas o conocimientos preestablecidos.

Las estrategias de enseñanza serían el conjunto de decisiones programadas con el fin de que los alumnos adquieran determinados conocimientos o habilidades. Estas decisiones afectarían tanto al tipo de materiales que deben presentarse para ser aprendidos como a su organización y a las actividades que deben desarrollarse que tienen por finalidad hacer que su procesamiento fuese óptimo. Por tanto la enseñanza se ocuparía de maximizar los procesos de aprendizaje logrando que el alumno alcance un aprendizaje que por sí mismo no hubiera logrado. En la enseñanza intervienen otros tipos de condiciones que no son de naturaleza psicológicas, sino social, económica, cultural, administrativa etc.. Estos factores deben tenerse en cuenta durante el aprendizaje de los alumnos, ya que algún tipo de estos puede causar algún problema en el aprendizaje del alumno.

El modelo de aprendizaje de la enseñanza tradicional no sirve es muy útil según mi punto de vista, porque lo que se memoriza, se retiene en la mente por poco tiempo. Suele olvidarse rápidamente y no se logra una asimilación de contenidos.

El modelo de aprendizaje por descubrimiento es más efectivo y más duradero ya que obliga a los alumnos a organizar de sus conocimientos, ayudando a su asimilación. Sería interesante, por tanto, reflexionar sobre cómo se pueden transformar procesos de enseñanza tradicionales en procesos de enseñanza por descubrimiento. Para ello habrá que conocer la situación de la que partimos y conocer cuáles son las estrategias de enseñanza más recurrentes en los procesos de enseñanza y por qué los docentes las utilizan con tanta frecuencia.

El otro modelo de aprendizaje es por exposición. El modelo Ausebeliano de la enseñanza expositiva puede resultar útil para la enseñanza de la Historia, ya que proporciona una guía detallada de cómo el profesor puede organizar de un modo efectivo la exposición de un tema. Pero la enseñanza expositiva, tal como la concibe Ausubel, solo puede ser utilizada para alumnos que posean un pensamiento formal. Para que el aprendizaje sea más eficaz la práctica es un factor muy importante.