Modelo atómico de Dalton

Física atómica. Átomos. Thomson. Rutherford. Böhr

  • Enviado por: Vanfer
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de Preparación para la Certificación PMP-PMI
Enfoc-Escuela de Negocios y formación continua
Un proyecto es un esfuerzo temporal que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único. La...
Solicita InformaciÓn

Gestión de Proyectos Informáticos
La Salle
Requisitos académicos para acceder: Directores de Informática, Directores de Departamentos Tecnológicos,...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Modelo atómico de Dalton

Introduce la idea de la discontinuidad de la materia, es decir, esta es la primera teoría científica que considera que la materia está dividida en átomos (dejando aparte a precursores de la Antigüedad como Demócrito y Leucipo, cuyas afirmaciones no se apoyaban en ningún experimento riguroso).

Los postulados básicos de esta teoría atómica son:

  • La materia está dividida en unas partículas indivisibles e inalterables, que se denominan átomos.

  • Actualmente, se sabe que los atomos sí pueden dividirse y alterarse.

  • Todos los átomos de un mismo elemento son idénticos entre sí (presentan igual masa e iguales propiedades).

  • Actualmente, es necesario introducir el concepto de isótopos: átomos de un mismo elemento, que tienen distinta masa, y esa es justamente la característica que los diferencia entre sí.

  • Los átomos de distintos elementos tienen distinta masa y distintas propiedades.

  • Los compuestos se forman cuando los átomos se unen entre sí, en una relación constante y sencilla.

  • Al suponer que la relacion numerica entre los atomos era la más sencilla posible, Dalton asignó al agua la formula HO, al amoníaco la formula NH, etc.

    Modelo atómico de Thomson

    Introduce la idea de que el átomo puede dividirse en las llamadas partículas fundamentales:

    • Electrones, con carga eléctrica negativa

    • Protones, con carga eléctrica positiva

    • Neutrones, sin carga eléctrica y con una masa mucho mayor que la de electrones y protones.

    Thomson considera al átomo como una gran esfera con carga eléctrica positiva, en la cual se distribuyen los electrones como pequeños granitos (de forma similar a las pepitas de una sandía).

    Modelo atómico de Rutherford.

    Modelo atómico de Dalton

    En 1911, Rutherford introduce el modelo planetario, que es el más utilizado aún hoy en día. Considera que el átomo se divide en:

    • un núcleo central, que contiene los protones y neutrones (y por tanto allí se concentra toda la carga positiva y casi toda la masa del átomo)

    • una corteza, formada por los electrones, que giran alrededor del núcleo en órbitas circulares, de forma similar a como los planetas giran alrededor del Sol.

    Los experimentos de Rutherford demostraron que el núcleo es muy pequeño comparado con el tamaño de todo el átomo: el átomo está practicamente hueco.

    Experimento de Rutherford.

    Consistió en bombardear una lámina muy fina de oro (10-3 cm de espesor) con un haz de partículas a. (Las partículas a son iones He2+; son uno de los tipos de partículas que se producen cuando se descompone una sustancia radiactiva.)

    Según el modelo de Thomson, lo que cabía esperar es que el haz de partículas atravesase la lámina, separándose algo más unas partículas de otras. Sin embargo, Rutherford obtuvo unos resultados sorprendentes: algunas partículas sufrían desviaciones considerables y una mínima parte incluso rebotaba en la lámina y volvía hacia atrás.

    El mismo Rutherford describe su asombro ante tal resultado con estas palabras: "...Esto era lo más increíble que me había ocurrido en mi vida. Tan increíble como si un proyectil de 15 pulgadas, disparado contra una hoja de papel de seda, se volviera y le golpeara a uno..."

    Las grandes desviaciones de algunas partículas a sólo se podían explicar por choque contra una partícula de gran masa y elevada carga positiva. Esto hizo suponer a Rutherford que toda la carga positiva del átomo estaba concentrada en un pequeño gránulo donde residía además la casi totalidad de su masa. Los datos experimentales indicaban que el radio del núcleo era más de diez mil veces menor que el del átomo.

    Como el peso atómico de los elementos tenía un valor mucho mayor que el calculado a base de los protones del núcleo, Rutherford sugirió que en los núcleos de los átomos tenían que existir otras partículas de masa casi igual a la del protón, pero sin carga eléctrica, por lo que las llamó neutrones. El neutrón fue descubierto experimentalmente en 1932 por Chadwick, quien, al bombardear el berilio con partículas a, observó que se producían unas partículas que identificó con los neutrones predichos por Rutherford.

    Partícula

    Carga eléctrica (Coulombs)

    Masa (kg)

    electrón

    - 1,6021 · 10-19

    9,1091 · 10-31

    protón

    + 1,6021 · 10-19

    1,6725 · 10-27

    neutrón

    1,6748 · 10-27

    Fallos del modelo de Rutherford.

    Se contradecía con las leyes del electromagnetismo de Maxwell, las cuales estaban ampliamente comprobadas mediante numerosos datos experimentales. Según las leyes de Maxwell, una carga eléctrica en movimiento (como es el electrón) debería emitir energía continuamente en forma de radiación, con lo que llegaría un momento en que el electrón caería sobre el núcleo y la materia se destruiría; esto debería ocurrir en un tiempo muy breve.

    No explicaba los espectros atómicos.

    Modelo Atómico de Bohr

    El modelo atómico de Rutherford llevaba a unas conclusiones que se contradecían claramente con los datos experimentales. Para evitar esto, Böhr planteó unos postulados que no estaban demostrados en principio, pero que después llevaban a unas conclusiones que sí eran coherentes con los datos experimentales; es decir, la justificación experimental de este modelo es a posteriori.

    Primer postulado

    El electrón gira alrededor del núcleo en órbitas circulares sin emitir energía radiante.

    La idea de que "el electrón gira alrededor del núcleo en órbitas circulares" existía ya en el modelo de Rutherford, pero Böhr supone que, por alguna razón desconocida por el momento, el electrón está incumpliendo las leyes del electromagnetismo y no emite energía radiante, pese a que se trata de una carga eléctrica en movimiento, que debería emitirla continuamente.

    Segundo postulado

    Sólo son posibles aquellas órbitas en las que el electrón tiene un momento angular que es múltiplo entero de h/(2 · ð. )

    .

    Puesto que el momento angular se define como L = mvr, tendremos:

    m: masa del electrón = 9.1 · 10-31 kg
    v: velocidad del electrón
    r: radio de la órbita que realiza el electrón alrededor del núcleo
    h: constante de Planck
    n: número cuántico = 1, 2, 3...
    a0: constante = 0,529 Å

    Así, el Segundo Postulado nos indica que el electrón no puede estar a cualquier distancia del núcleo, sino que sólo hay unas pocas órbitas posibles, las cuales vienen definidas por los valores permitidos para un parámetro que se denomina número cuántico, n.

    Tercer Postulado

    La energía liberada al caer el electrón desde una órbita a otra de menor energía se emite en forma de fotón, cuya frecuencia viene dada por la ecuación de Planck:

    Ea - Eb = h · n

    Así, cuando el átomo absorbe (o emite) una radiación, el electrón pasa a una órbita de mayor (o menor) energía, y la diferencia entre ambas órbitas se corresponderá con una línea del espectro de absorción (o de emisión).

    Correcciones al modelo de Böhr: números cuánticos.

    En el modelo original de Böhr, se precisa un único parámetro (el número cuántico principal, n), que se relaciona con el radio de la órbita circular que el electrón realiza alrededor del núcleo, y también con la energía total del electrón. Los valores que puede tomar este número cuántico son los enteros positivos: 1, 2, 3...

    Sin embargo, pronto fue necesario modificar el modelo para adaptarlo a los nuevos datos experimentales, con lo que se introdujeron otros tres números cuánticos para caracterizar al electrón:

    • Número cuántico secundario o azimutal (l)

    • Número cuántico magnético (m)

    • Número cuántico de espín (s)

    Número cuántico secundario o azimutal (l).

    En 1916, Sommerfeld modificó el modelo de Böhr considerando que las órbitas del electrón no eran necesariamente circulares, sino que también eran posibles órbitas elípticas; esta modificación exige disponer de dos parámetros para caracterizar al electrón.

    Una elipse viene definida por dos parámetros, que son los valores de sus semiejes mayor y menor. En el caso de que ambos semiejes sean iguales, la elipse se convierte en una circunferencia.

    Así, introducimos el número cuántico secundario o azimutal (l), cuyos valores permitidos son: l = 0, 1, 2, ..., n - 1

    Por ejemplo, si n = 3, los valores que puede tomar l serán: 0, 1, 2

    Número cuántico magnético (m).

    Indica las posibles orientaciones en el espacio que puede adoptar la órbita del electrón cuando éste es sometido a un campo magnético externo (efecto Zeemann).

    Valores permitidos: - l, ..., 0, ..., + l

    Por ejemplo, si el número cuántico secundario vale l = 2, los valores permitidos para m serán: -2, -1, 0, 1, 2

    El efecto Zeemann se debe a que cualquier carga eléctrica en movimiento crea un campo magnético; por lo tanto, también el electrón lo crea, así que deberá sufrir la influencia de cualquier campo magnético externo que se le aplique.

    Número cuántico de espín (s).

    Indica el sentido de giro del electrón en torno a su propio eje. Puede tomar sólo dos valores: +1/2, -1/2.

    Fallos del modelo de Böhr.

    El modelo de Böhr permitió explicar adecuadamente el espectro del átomo de hidrógeno, pero fallaba al intentar aplicarlo a átomos polielectrónicos y al intentar justificar el enlace químico.

    Además, los postulados de Böhr suponían una mezcla un tanto confusa de mecánica clásica y mecánica cuántica..

    Vídeos relacionados