Mitología griega

Antigua grecia. Alfabeto. Mitos. Teogonía. Segunda generación de dioses. Autores básicos

  • Enviado por: Cristina Pinilla
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 42 páginas
publicidad

EL ALFABETO.

Nombre Correspondencia Símbolo Mayúscula

Alfa a α Α

Beta b β Β

Gamma g γ Γ

Delta d δ Δ

Épsilon e (breve y cerrada) ε Ε

Tzeta z, c ζ Ζ

Eta e (larga y abierta) η Η

Zeta t θ Θ

Iota i ι Ι

Kapa k κ Κ

Landa l λ Λ

Mi m μ Μ

Ni n ν Ν

Xi x, j ξ Ξ

Ómicron o (breve y cerrada) ο Ο

Pi p π Π

Ro r (suave) ρ Ρ

Sigma s ς, σ Σ

(en griego avanzado puede ser también una c)

Tau t τ Τ

Ípsilon u υ Υ

Fi f φ Φ

Gi c (a, o), qu (e, i) χ Χ

Psi ps ψ Ψ

consonante doble que se lee como “ps”. Es la b, por o f + s.

Omega o (larga y abierta) ω Ω

Acentos:

` grave

´ agudo

^ , ̃ , ˆ circunflejo

Espíritus:

Toda palabra que empieza por vocal tiene un espíritu suave ( ̉A) o áspero ( ΄A) Este último se pronuncia con una leve aspiración. En diptongos, el espíritu va sobre la segunda vocal. El diptongo ou se pronuncia u.

Grupos consonánticos:

γγ Ng (antes νγ)

γκ Nk, nc (antes νκ)

Paso de las palabras de origen griego a nuestra lengua.

Algunas han pasado en la forma original que tenía en griego. Otras, pueden venir de dos palabras griegas, pudiendo interpretarse indiferentemente por las dos (Ej: Tetis viene de Θέτις o de Τηίς) También existe la transliteración, en la que una letra pasa a ser dos (Ej: Athená - Αθηνά) Muchas palabras se han traducido de un modo u otro y otras se han transcrito, lo que implica da una equivalencia a cada letra, grupo o diptongo en un alfabeto y, además, incorporar esa palabra al caudal toponímico, onomástico... del idioma. (Ej: Londres - London)

Vocales.

˘α = a Ej: Άσίνη = Ásine

ˉα = a Ej: Κˉακος = Caco; Πˉαν = Pan (pánico)

α˛ = a Ej: ΅Αιδης = Hades; Como la a es larga puede ponerse suscrita: ΅α˛δης

(Alfa con iota suscrita.

Iota junto vocal larga. Con mayúsculas no se pone.

ˉα = α˛; ˉη = η˛ ; ˉω = ω˛)

ε = e Ej: Πέδν = Pedna

η = e Ej: Ίσμήνη = Ismene; Ήλέκτρα = Electra

η˛ = e Ej:Μη˛ονίη = Meonia

ι = i Ej: Μικων = Micón

ˉι = i Ej: Κρˉισα = Crisa

ο = o Ej: Πάρο = Paros

ω = o Ej: Φˉωκος = Foco

ω˛ = o Ej: Ήρω˛διανός = Herodiano

υ - y = i Ej: Μύρινα = Mirina

ˉυ - ˉy = i Ej: Νύσα = Nisa

Diptongos.

Αι = e Ej: Α̉΄ιγυπτος = Egipto (Como la a no es larga no puede pasarse a suscrita: α̉΄ιγυπτος)

Δαίδαλος = Dédalo; Φαιδρα = Fedra.

ει = ˉι = i Ej: Ειρηναˉιος = Ireneo; Ποσειδˉων = Posidón

οι = oe = e Ej: Φοˉιβος = Febo

ου = ˉu = u Ej: Ε̉΄υβουλο = Eubulo

(Suena u)

Hiatos.

Αα = Pueden conservarse las dos o simplificarse en una (aa, a)

Ej: Ναυσικάα = Nausicaa, Nausica

Αε, αη = Se mantiene ae.

Ej: ̉Αηδό = Aedón; Φαεθόν = Faetón

Αο, αω = Se mantiene ao.

Ej: Μενέλαος = Menéalo.

Ια = Puede ser j o y (sólo a principio de palabra)

Ej: Ιάσον = Jasón; Ιαμδοˉυλος = Yámbulo; Ιάμβλιχος = Jámblico, yámblico.

Ιω = Puede ser y o j (sólo a principio de palabra)

Ej: Ιωνες = Jónico; Ιωλκός = Yolco.

Αυ

+ vocal = u - v. Ej: ̉Ευήμερος = Euémero = Evémero.

Ευ Ej: Ε̉΄υανδρος = Euandro = Evandro.

Ej: ̉Αγανός = Ágauo = Ágavo.

Β = b Ej: Βιθυνία = Bitinia

γ = g Ej: Γελα = Gela; Γόργος = Gorgo

(En griego solo hay g suave, pero sustituye a la g suave y fuerte española)

δ = de Ej: Δˉλος = Delos

ζ = z (ante sonidos a, o, u) Ej: Ζάλενκος = Zalenco

ζ = c (ante sonidos e, i) Ej: Ζεφυρος = Céfiro

EXCEPCIÓN: Ζευς = Zeus; Ζηνοβία = Zenobia (también Cenobia)

θ = th - t Ej: Θεόδορος = Teodoro

EXCEPCIÓN: Las formas θιος (tio, cio) Ej: Κορινθιος = Corintio; Ε̉υσταθιος = Eustacio

Κ = c (suave y dura) Ej: Κιρκη = Circe; Γλαˉυκος = Glauco

Λ = l Ej: Λυσιας = Lisias

Μ = m Ej: Μιδας = Midas

Ν = n Ej: Λέρνα = Lerna

ξ = x (normalmente) Ej: Αλεξις = Alexis; Αναξαγόρας = Anaxágoras

En algunos términos el uso ha impuesto una j. Ej: Αλεξανδρία = Alejandría; Αλέξανδρος = Alejandro; Αρταξερξης = Artajerjes.

Π = p Ej: Πλατών = Platón

Ρ = r (medial) Ej: Σκύρος = Esciro, Esquiro

R (inicial, espíritu áspero) Ej: Ρˉησος = Reso

Σ = s Ej: Σιμόν = Simón

Τ = t Ej: Σωτάδη = Sotades

En grupos τα, το, τω suele ser una c. Ej: Ρανγρατιος = Pancracio; Α̉ιγύπτιος = Egipto

Cuando es compuesto de “antio” se mantiene la t: Ej: ̉Αντιοχεια =Antioquia

φ = ph = f Ej: Φοιβός = Febo

χ = ch - con a, o, u = c Ej: Χάρης = Cares

- con e, i = qu Ej: Ήσυχιος = Esiquio; Χαιρεφών = Querefón.

Ψ = ps Ej: Μόψος = Mopso; Ψαπφώ = Psafo = Safo = Σαπφύ; Ψαλμοι = Salmoi, salmo.

Espíritu áspero con la h.

Ej: Άλικαρνασυός = Halicarnaso.

A veces se pierde: Άρμονία = Armonía

A veces se aceptan las dos formas: Έλνη = Helena, Elena

Consonantes dobles.

Λλ = λ

Μμ = μ

Νν = ν Ej: Κόριννα = Corina

Sk (a principio) = s líquida Ej: ςκμανδρος = Scamandro = Escamandro (luego desarrolla la e)

Ej: Στράβων = Strabón = Estrabón.

MITOLOGÍA GRIEGA.

Mitología (Μυτολογέα) = mitos (Μιθος) y logos (Λόγος)

Mitos = palabra, relato, fábula, mito...

Logos = palabra, razón, inteligencia...

Mitología = relación de fábulas o mitos, relacionado con leyendas, cuentos... Historia de los fabulosos dioses y héroes de una cultura y el estudio de los mismos.

Transmisión de los mitos.

Un texto griego nos viene transmitido por:

  • Manuscritos: La mayor parte de las veces. Los manuscritos son del siglo X al siglo XV a.C. Han sido conservados por monjes, órdenes religiosas, copiando los textos... Nos han llegado manuscritos muy establecidos. Entre los siglos VIII y VI a.C. se recogieron unas 220000 palabras en un hábeas. Con la epigrafía y la papirología se ve que los manuscritos son reales.

  • Papiros: E inscripciones ostrazas.

Autores básicos.

Homero (La Iliada y La Odisea) y su corpus (Himnos homéricos) Siglo VIII a.C; y Hesíodo.

Ambos son poetas narrativos que escriben en hexámetros en un dialecto artificial y usando fórmulas fijas.

  • Homero: Poesía épica que canta las glorias de héroes que son propuestos como modelos de virtudes aristocráticas. Son obras dirigidas a los nobles.

  • Hesíodo: Es algo posterior a Homero. Escribe la Teogonía (Θεόγονία) que tiene 1022 versos y Trabajos y días con 800 versos. Es el cantor del trabajo y la justicia. Ofrece una imagen del mundo más verdadera, más completa, desde la creación del mundo hasta las sucesivas generaciones de dioses y de hombres. Todo en él culmina en Zeus (padre de los dioses) dios justiciero, omnipotente, que castiga a los reyes prepotentes y soberbios (΄ιβρις, hybris, hibris) Hesíodo dejó información sobre sí mismo; Homero, no.

  • Trágicos: Esquilo, Sófocles, Eurípides. Presentan muchas historias de reyes.

  • Apolonio de Rodas: Siglo III a.C.

  • Apolodoro: Siglo II a. C.

  • Ovidio: Siglo I a.C.

  • Virgilio: Siglo I d.C.

  • Séneca.

Tipos de mitos.

Existe una triple división de los mitos, bastante absurda al modo de ver del profesor.

  • Gónicos: Dedicados a buscar el origen.

    • Cosmogónicos: Origen del cosmos, del universo...

    • Teogónicos: Origen de las divinidades.

    • Antropogónicos: Origen del hombre.

  • Lógicos: Dedicados a explicar las causas.

    • Etiológicos: Causas de los cultos, de las actitudes ante la vida.

    • Escatológicos: Causas de la vida de ultratumba, del más allá, de las almas...

    • Teológicos: Causas de los dioses.

  • Épicos: Historias de héroes o de hombres que se convierten en héroes.

Definiciones de mitos.

  • Jan de Vries: Forschungsgeschiete der Mythologie (Historia de la mitología) “Los mitos son historias de dioses. En consecuencia, quien habla de mitos tiene que hablar de dioses. Por lo tanto, la mitología es una parte de la religión y debería estudiarse dentro de la historia de las religiones”.

  • G. S. Kirk: Mitología, El mito: significado y funciones. Defiende que no cabe una definición de mito debido a las grandes diferencias en su morfología y en su función social.

  • J. Bremmer: What's a greek Myth? Da la definición más acertada probablemente. El mito es un relato tradicional que refiere la actuación memorable y ejemplar de unos personajes extraordinarios en un tiempo prestigioso y lejano.

Los mitos griegos tienen una idea de enseñanza, de modelos de conducta reprobables o modélicos, que muchas veces no coinciden con nuestros principios pero dentro de su estructura social y cultural eran perfectamente aceptables.

LA TEOGONÍA.

La Teogonía se inicia con el Caos (Χάος), que nace de sí mismo y es el vacío anterior a cualquier creación, previo al nacimiento del orden. Del Caos nacen Erebo (̉Ερεβος) y Nix o Nictós (Νύζ, Νυκτός) Érebo es las tinieblas infernales y Nix es la diosa que personifica la noche. Luego aparecen el Día (Hémera) y Éter (el cielo superior, lleno de luz pura). A veces son consideradas hijas tardías del Caos y otras veces hijas de Nix y Erebo.

También Nix por si misma engendra una serie de abstracciones: Hipno (el Sueño), Moro (la Suerte), Ápate (el Engaño) y Éride (la Discordia, la lucha que lo preside todo) Nix habita donde están sus hijas las Hespérides: más allá del Atlas, en el Oeste (por donde se pone el sol)

Gaia (Gea) también nace por sí misma. Es la tierra, elemento básico del que nacen todas las razas divinas. Es fundamental para Hesíodo pero Homero le da poca importancia. Sin intervención de elementos masculinos, Gea engendró a Urano y a Pontos. Urano es el cielo que recubre a Gea y Pontos es el elemento marino. También nacen de ella las Montañas. De Gea y Pontos nace Nereo; con Tártaro tiene a Tifón (Tifonomaquia); y con Posidón, a Anteo.

Por último, según Hesíodo, nace Eros (el Amor) también por sí mismo. En otras versiones, Eros nace del Caos, o del huevo que engendró Nix y que se divide en cielo y tierra, o de Hermes y Afrodita o incluso hay otro tipo de Eros (Anteros) que nace de Ares y Afrodita.

Descendencia de Gea y Urano.

Urano es fecundo, en el sentido de que es el único que puede cubrir en todos los sentidos a alguien tan inmenso como Gea, por lo que tienen gran descendencia. El Pitagorismo y el Orfismo (religiones que se mezclan con la mitología) dicen que es Nix quien engendra a Urano y a Gea.

Entre la descendencia de Urano y de Gea están los Titanes (seis), las Titánides (seis), los Cíclopes y los Hecatonquiros (con 100 brazos)

Titanes. Titánides. Cíclopes.

Océano Rea Arges (Rayo)

Crío Temis Estéropes (Relámpago)

Hiperión Mnemósine Brontes (Trueno)

Ceo Febe

Jápeto Tetis (Τηθίς)

Crono Tía

Urano odiaba a estos hijos suyos y no les dejaba ver la luz, por lo que estaban obligados a vivir dentro de su madre, Gea, que les pide que se venguen de su padre. Pero ninguno acepta, excepto el menor de los Titanes: Crono. Gea le da una hoz muy afilada y cuando Urano está cubriendo totalmente a Gea, Crono le corta los testículos y los arroja sobre la tierra. De ahí nacen los Gigantes y las Ninfas, que sobre todo van a relacionarse con los bosques y con los árboles. Los gigantes son mortales a pesar de ser hijos de dios. Deben matarlos conjuntamente un dios y un mortal. Se podían también matar con una planta producida por Gea, pero Zeus la recogió antes de que nadie la viera, haciendo que sol, luna y aurora no brillasen por un momento.

En todos los casos, los gigantes luchan contra los dioses y son enormes, terroríficos: con pelos largos y serpientes en lugar de piernas. Se enfrentan a ellos cuando lanzan rocas y árboles contra los dioses olímpicos. Zeus y Atenea lucharán junto a Heracles, que es el mortal que se necesita para matar a los gigantes: Zeus con su escudo y el rayo y Heracles lanzando flechas. A veces también aparece Dioniso en la lucha, acompañado de los sátiros.

Sólo son tres gigantes: Alcioneo (Nacido en Palante, allí luchaba. Fue muerto por Heracles, que lo arrastró fuera de su tierra ya que cada vez que moría su tierra lo hacía nacer de nuevo), Efialtes (Lo matan Apolo y Heracles, cada uno con una flecha que se le clava en un ojo) y Porfirión (Fue muerto por Zeus, que lo fulminó, y por Heracles, que lo mató con una flecha. Porque Zeus había despertado en él la lascivia por su esposa Hera. Y mientras le desgarraba los vestidos a Hera, se distrajo y Zeus aprovechó para matarle)

Las Ninfas son doncellas personifican la fecundidad y los dones de la naturaleza. Son divinidades secundarias que pasan por ser también hijas de Zeus y que forman el séquito de divinidades como, por ejemplo, Ártemis. Viven en cuevas y, sobre todo, se dedican a hilar y a cantar. Hay diferentes tipos de Ninfas:

  • Ninfas de los fresnos: Son las más antiguas y son claramente hijas de Urano. Viven en los bosques.

  • Náyades: Viven en las fuentes, en los ríos... en general, en todas las corrientes de agua.

  • Oréades: Viven en las montañas.

  • Nereidas: Son las hijas de Nereo. Viven en el mar en calma.

En muchas ocasiones aparecen como esposas de un héroe (cada ciudad tenía uno) Aparecen mucho en mitos amorosos (Ej: Mito de Dafne) Son amantes de hombres, de fuerzas masculinas de la naturaleza (Pan, sátiros...) e incluso de dioses (Apolo, Zeus, Dioniso...) Equivaldrían a las posteriores hadas.

En algunas historias (Apolodoro) se dice que los testículos de Urano cayeron en la isla de Corfú, que nació en ese momento de la sangre del dios y que tiene forma de hoz; es especialmente fértil. Hesíodo, por ejemplo, dice que de los testículos fecundados con el mar nació Afrodita Urania. Sin embargo, Diodoro Sículo (de Sicilia) presentaba a Urano como un dios benefactor y primer rey de los talantes. Fue el primero que creó una civilización y una cultura, así como un calendario basándose en la astrología. Según Diodoro, la madre de los titanes no es Gea, sino Titae, que posteriormente pasaría a ser llamada Gea. Una de sus hijas, Basilea (reina) se convirtió luego en Cibeles.

Como en casi todas las mitologías también hay una tradición siria, que hace que Urano y Crono se peleen pero no es por la adivinación que había recibido Urano, sino porque se lo aconsejó Hermes Trismegisto, que es un dios adivino. Y en esta traducción, Crono aparece ayudado por sus hermanos que tienen otros nombres.

Crono (padre de los dioses Olímpicos) ocupó el puesto y el poder de Urano, y arrojó al Tártaro a sus hermanos los Cíclopes y los Hecatonquiros.

Los cíclopes (ojo redondo) son de tres tipos:

  • Uranios (hijos de Urano y Gea) Fueron encadenados por Urano y Crono los libera para volver a encadenarlos después. Los libera definitivamente Zeus cuando un oráculo le dice que sólo podrá triunfar sobre su padre con ayuda de estos cíclopes. Los cíclopes le dieron a Posidón un tridente; a Hades un caso para hacerse invisible; y a Zeus el trueno, el rayo o el relámpago. Con estos regalos de los cíclopes los dioses olímpicos vencieron a los titanes (Titanomaquia)

Los cíclopes son quiénes siempre forjan el rayo que lanza Zeus y con el que mata a Ascletio, hijo de Apolo. Y como Apolo no podía vengarse de Zeus se vengó de los cíclopes y los mató. Y Apolo fue castigado por Zeus a ser un esclavo de Admeto. En esta historia, los cíclopes aparecen como mortales y no como dioses. Estos cíclopes, en la poesía tardía griega, son los fabricantes de todas las armas de los dioses bajo la dirección del gran forjador: Hefesto (Por ejemplo, se dice que el arco y las flechas de Apolo y Artemis las hicieron los cíclopes, usando para ello el fuego del volcán Etna.

  • Sicilianos: Aparecen en la Odisea, y son amigos de Polifemo. Son salvajes, viven cerca de Nápoles en cavernas y no forman ciudades. En ese sentido, no son políticos, que es lo que representa un cierto grado de cultura y civilización. Son antropófagos y lo único que hacen es cuidar de sus rebaños de corderos.

  • Constructores: Se les llama también Quirogásteres (manos en el vientre) Son los que han hecho todos los monumentos prehistóricos de Grecia, Sicilia... Son los cíclopes puestos al servicio de los héroes, que les dicen qué deben fortificar. Así se explicaban las fortificaciones de bloques que ningún humano podía mover. Procedían normalmente de Licia.

Los Hecatonquiros son gigantes que también nacieron de los amores de Urano y Gea. Eran tres: Coto, Briareo (conocido como Egeón = Α̉ιγαίων por los humanos) y Giges. Tenían 100 brazos y 50 cabezas cada uno. También ayudan a Zeus y a los Olímpicos en la Titanomaquia.

La interpretación evemerista (ver hombres a partir de los que se crean las leyendas) hace que estos Hecatonquiros fueran hombres que vivían en Hecatonquiria (ciudad) que ayudaron a los Olimpios (habitantes humanos de Olimpia) a luchar contra unos gigantes.

Egeón es el más importante de los tres. Después de la lucha será quién vigile a los titanes derrotados que están encerrados en el Tártaro junto con Coto y Giges por orden de Zeus. Hay tres versiones más sobre Egeón:

  • Que luchó contra los Olímpicos.

  • Que se casó con una hija de Posidón que éste le había concedido por su valor en la batalla.

  • Que se hace amigo de Zeus y lo defiende cuando Hera, Atenea y Posidón intentan encadenarlo.

Además, Gea parió a las Erinias (Furias o Euménides = ̉Ερινύες = bondadosas) No reconocen la autoridad ni obedecen más que a ellas mismas. Viven en el Erebo (tinieblas de los infiernos) y se identifican en ocasiones con los destinos de los que no pueden descapar ni siquiera los dioses. Inicialmente, son indeterminadas, pero luego son tres. Tienen alas, serpientes mezcladas en sus cabellos y van provistas de antorchas o látigos. Su función es la venganza de un crimen. Juegan un papel importante en el mito de Edipo, por ejemplo, y guardan el orden social. Son las que castigan la hibris (soberbia de los mortales frente a los dioses) Son las que ponen orden frente a la posible anarquía y castigan al asesino y al homicida, normalmente condenándolo a vagar sin ninguna ciudad que lo acoja hasta que se purifique de su crimen. En la Eneida de Virgilio, son las que torturan las almas de los muertos.

Los titanes (Océano y Tetis tuvieron a las Oceánides, entre ellas Asia; Ceo y Febe tuvieron a Leto, que tendrá más tarde con Zeus a Artemis y a Apolo) son expulsados del cielo por Urano y participan en algunas luchas. Por ejemplo, Océano no ayuda a Crono en la lucha contra su padre pero sí ayuda a Zeus contra Crono (Titanomaquia) En esto también participan los Hecatonquiros. Mientras, las Titánides permanecen fuera de la contienda.

Como hemos dicho, Crono destierra al Tártaro a todos sus hermanos (Hecatonquiros, Titanes y Cíclopes) una vez se hizo con el poder. El Tártaro estaba más abajo que los infiernos, y existía la misma distancia entre el Tártaro y los infiernos que entre la tierra y el cielo. Es la región más profunda del mundo. Allí, las distintas generaciones de dioses encierran a sus enemigos.

Urano había encerrado a los cíclopes, que fueron liberados por Crono quien luego volvió a hacerlos prisioneros. Los cíclopes fueron liberados de nuevo por Zeus para luchar contra los Titantes, a quienes encerró en el mismo lugar con la ayuda de Hades y Posidón. Los dioses olímpicos de la segunda generación son amenazados por Zeus con ser encerrados en el Tártaro si no le obedecen o no aceptan su poder.

Apolo estuvo a punto de ser condenado al Tártaro y, poco a poco, este lugar pasó a identificarse con el infierno. Frente al Tártaro, estaban los Campos Elíseos, que era el lugar de los amados por los dioses.

Tártaro como personificación de los elementos primordiales del mundo se une con Gea y dan origen a monstruos como Tifón, Equidna, Águila (de Zeus) y Tánato (semidivinidad de la muerte) De Tifón existen otros dos orígenes más:

  • Gea calumnia a Zeus ante Hera y ésta le pide a Crono un medio para vengarse. Crono le da a Hera dos huevos pegados con su propio semen que darían lugar al único ser capaz de destronar a Zeus: Tifón.

  • Tifón nace sólo de Hera sin elemento masculino. Y cuando nade, Hera se lo entrega a un ser monstruoso: la Serpiente Pitón.

Tifón es el mayor ser del mundo, más alto que las montañas, estirando los brazos toda oriente y occidente a la vez, tiene 100 cabezas de dragón y de cintura para abajo está rodeado por víboras. Además, poseía alas. Cuando ataca el cielo, todos los dioses se esconden en Egipto transformándose en animales. Solamente resistieron Zeus y Atenea (Tifonomaquia) Zeus le fulminó con un rayo pero cuando iba a rematarlo, Tifón le arrancó la espada y le cortó los tendones de brazos y piernas. Hermes y Pan (Cadmo, en otra versión) la roban y se la vuelven a dar a Zeus (la espada), que vuelve al cielo y lanza rayos contra Tifón. Para aumentar su fuerza, Tifón fue al monte Nisa, donde crecían unos frutos que las parcas le habían dicho que le harían invencible. En la pelea, Tifón le lanza las montañas a Zeus y éste las detiene con sus rayos. En Tracia, de una de las heridas de Tifón nació una montaña que se llamaba Hemo (del griego αεμα = sangre) Finalmente, Zeus lanzó sobre Tifón el monte Etno, que lo aplastó. Las llamas que salen de ese monte son las que vomita Tifón.

Equidna (del griego ̉Εχιδνα) es la víbora con cuerpo de mujer y cola de serpiente. Según otra versión es hija de Forcis y Ceto, que son hijos a su vez de Ponto y Gea. Equidna, unida a Tifón, dio nacimiento a monstruos famosos como Cerbero (perro que guarda el reino del Hades), Quimera, la hidra de Lerna, el Águila que devora el hígado de Prometeo y el dragón que guardaba el vellocino de oro. También hay una Equidna ,más benévola que se une carnalmente a Heracles, con quien tendrá tres hijos. Uno de ellos es Escites, que dará lugar a la raza de los Escitas.

Gea es en un principio madre de monstruos y prácticamente todos los monstruos que existen son considerados hijos de Gea en algún momento. Incluso la llamada Fama, que en la Antigüedad personificaba un concepto negativo. Gea pasa de ser una potencia inicial primitiva y un tanto brutal a ser una especie de madre que se personifica en algunas de las diosas. Tiene uno de los poderes más importantes, el de la adivinación, ya que conocía secretos, destinos...

El hijo más joven de Gea, Crono, una vez entronizado se casa con Rea, con la que tuvo varios hijos, a los que devoraba según nacían porque Gea le había predicho que sería destronado por uno de ellos. Pero esto ya es la segunda generación de dioses.

LA SEGUNDA GENERACIÓN DE DIOSES.

Entre la descendencia de Crono y Rea la primera en nacer es Hestia. Luego, viene Deméter; Hera, Hades, Posidón y Zeus. Cuando Rea estaba embarazada de éste huyó a Creta, tuvo a Zeus y le entregó a Crono una piedra envuelta en pañales en sustitución del niño. Y Crono se comió la piedra sin descubrir la trampa.

Zeus, en algunas versiones con ayuda de Metis y en otras con ayuda de Rea, le dio a beber a Crono una droga que le hizo vomitar a todos sus hermanos. Juntos, declararon a Crono una guerra que duró diez años. Gea le da un oráculo a Zeus diciéndole que sólo conseguirá el poder si libera a los que están encerrados por Crono en el Tártaro.

A parte de estos hijos, Crono tuvo, transformado en caballo, al centauro Quirón, en unión con Fílica. Otras leyendas dicen también que es el padre de Hefesto e incluso de Afrodita. Posteriormente, se identifica a Kpóvos con Xpóvos (Tiempo) pero en principio no tienen nada que ver.

A partir del orfismo, Crono pasa a ser un dios bondadoso que vive reconciliado con Zeus en las islas de los bienaventurados y que es el creador de la llamada Edad de Oro mientras reinaba en Olimpia (a pesar de que no es un dios olímpico)

En época romana, Crono se identificaba con Saturno, estaba en el capitolio y su poder se situaba, sobre todo, en la llamada Magna Grecia (colonias occidentales: Italia...) Crono, que reinaba en la tierra, vuelve al cielo al hacerse los hombres perversos.

ZEUS.

Zeus es el Júpiter latino. Recibe los nombres de:

  • Zeus (ΖΕΥΣ) Su genitivo es Διος (Dios)

  • Diespater: De esto deriva luego Júpiter.

  • Diaus (indio jefe de dioses) Δηˉευς

  • Padre de hombres y dioses: Πατήρ ̉ανδρˉων τε θεˉων τε.

  • Dies

Es el dios de la justicia en Homero, Hesíodo y Esquilo, y pesa los destinos. Es dios de la luz, del rayo, de la lluvia y de los relámpagos (Βροντά, procede de Brontes, el dios que relampaguea)

Se le involucra en juramentos, y son siempre sagrados. Se le involucra como padre en oraciones. Él también está sometido a la Moira (μοίρα= Hado) No puede actuar en contra de los destinos.

Su creación nace de los Himnos Homéricos y vive normalmente en la cumbre del monte Olimpo, que es donde luego van a vivir los dioses. Hay muchos montes Olimpo, pero el más famoso está en Macedonia. Cuando deja de ser el Olimpo morada de Zeus, se empieza a identificar con las moradas celestiales en general.

Su misión más importante es mantener el orden y la justicia. Es el dios que obliga a respetar los juramentos, que obliga a respetar las jerarquías establecidas (las divinas y las humanas) Es el único que no es voluble y caprichoso, excepto en algunos casos de aventuras amorosas. Homero lo presenta con dos jarras a las puertas de su palacio. En una tiene los bienes y en otra los males y, alternativamente, los va repartiendo. Pero en ocasiones a algún ser humano le da un destino totalmente bueno o totalmente malo.

A partir de este poder casi total nace la idea de un dios único que se desarrolla desde el siglo IV a.C.

Como los llamados dioses olímpicos, Zeus es de la Segunda Generación. Es hijo de Crono y de Rea y es, como Crono, el más joven de todos los hermanos. Puesto que Crono había recibido el Oráculo de que sería destronado por uno de sus hijos, según Rea los tenía él se los comía. Rea tuvo a Zeus de noche y le dio una piedra envuelta en pañales a Crono para salvarle la vida al pequeño.

Hay dos lugares del nacimiento de Zeus: Creta y Arcadia. Pero la más aceptable es Creta. Allí, su madre se lo había confiado a unas ninfas y fu alimentado por la cabra Amaltea, que es tanto una cabra como una ninfa. Amaltea colgó a Zeus de un árbol para que Crono no pudiera encontrarlo ni en el cielo, ni en la tierra ni en el mar.

La cabra se llamaba simplemente Aix (= cabra = Αίζ) Pero luego, cuando se la empieza a considerar ninfa y matrona de Zeus, se la empieza a denominar Amaltea. Aix es un ser terrorífico descendiente de Helio (Sol) y a quién éste encierra en una gruta en Creta para que no atemorice a los Titanes. Cuando Zeus lucha contra los Titanes lleva una armadura hecha con la piel de esta cabra: la égida. El cuerno de la abundancia también procede de Amaltea: es un cuerno que Zeus le rompe cuando está jugando con ella y que Amaltea (como ninfa) le regala.

Zeus se alimenta con miel especialmente fabricada para él por las abejas del monte Ido.

Cuando Zeus llega a la edad viril (cuando el vigor físico e intelectual está en pleno auge. Es decir, en el acmé - ̉ακμή - a los 40 años) quiso destronar a su padre y le pidió consejo a Metis (la Prudencia) que le dio una droga para que Crono vomitara a sus hermanos (Deméter, Hades, Hera, Histia, Posidón) Zeus, con ayuda de sus hermanos, de los Cíclopes y de los Hecatonquiros, atacó a Crono, a quien apoyaban los Titanes. Los Cíclopes le dieron a Zeus el trueno, el rayo y el relámpago. A Hades le dieron un casco que le permitía hacerse invisible. Y a Posidón, un tridente.

Cuando vencen a Crono, los tres hermanos se reparten el poder. A Hades le toca el mundo subterráneo; a Posidón el mar y a Zeus el cielo y el poder total.

Una vez en el poder, todavía tiene Zeus dos luchas más: la Gigantomaquia (contra los Gigantes, nacidos de la sangre que manaba de la castración de Urano y que debían ser muertos por un dios y un mortal) y la Tifonomaquia (Tifón, hijo de Gea y Tártaro o de Hera en otras versiones)

Epítetos de Zeus.

Protector = Amintor = ̉Αμύντωρ

Protector del ágora = Agoraios = Αγοραίος

Protector de la Bulé, Asamblea o Consejo = Bulaios = Βουλαίος

Protector de la ciudad = Pulixos = Πυλιουχος

Protector de los juramentos = Jorquios = ̉̀Ορκιος

Protector de los huéspedes = Xe(i)nios = ζέ(ι)νιος

Protector de los suplicantes = Iquesios = Ικέσιος

Liberador = Eleucerios = Ελευθεριος

Salvador = Soter = Σωτήρ

Uniones de Zeus con diosas y mortales.

Metis = Atenea

Temis = Horas, Moiras (Átropo, Cloto y Láquesis)

Dione = Afrodita

Eurínome = Cárites o Gracias (Aglaya - esplendor-, Eufrósina - mirra-, Talía - buen ánimo-)

Zeus + (diosas) Mnemósine = Musas

Leto = Apolo y Artemis

Deméter = Perséfone

Hera = Ares, Hebe, Ilitía

Alcmena = Heracles

Antíope = Anfión, Zeto

Calisto = Árcade

Dánae = Perseo

Égina = Éaco

Electra = Dárdano, Yasón, ¿Harmonía?

Zeus + (mortales) Io = Épafo

Leda = Helena, Dióscuros

Maya = Hermes

Níobe = Argo, Pelasgo

Pluto = Tántalo

Sémele = Dioniso

Taigete = Lacedemón

Su primera unión es con Metis (hija de Océano y Tetis) Es quién le da la droga para que Crono vomite a sus hermanos. Metis intenta escapar de Zeus inútilmente y al final se queda preñada de una hija. Pero Gea y Urano le vaticinaron a Zeus que tras esa hija tendría un hijo que le destronaría. Entonces, Zeus se traga a Metis embarazada y cuando llega la hora del parto, para que no naciera la hija de Metis, Hefesto (en otras versiones es Prometeo) le abre la cabeza a Zeus de un hachazo y de ahí nace Atenea con toda su panoplia.

Luego, Zeus se casó con Temis (una Titánide) y tuvo a las Horas (Irene = Paz, Eunomía = Disciplina, Dike = Justicia) y las Moiras (personificación del destino. Una moira es la parte que a cada uno le corresponde de destino y contra él nadie, ni siquiera los dioses, pueden actuar. Inicialmente eran tres: Átropo es la que hila el destino de un mortal; Cloto es la que lo enrolla; y Láquesis es la que lo corta) Según otras versiones, las Moiras son de la primera generación, una fuerza elemental del mundo sin más.

Con Dione (Titánide hija de Crono y Rea) Zeus tiene a Afrodita. Esta es una de las versiones del nacimiento de Afrodita. Según otra versión, es hija de Urano cuando sus testículos cayeron al mar. De estas dos versiones habla Platón al considerar que hay dos Afroditas: la Urania (símbolo del amor puro) y la Pandemo (diosa del amor plural) Afrodita tiene muchas ramificaciones en su historia. La más conocida es la de su matrimonio con Hefesto (dios de la fragua, creador de todas las armas de los dioses), a pesar de estar enamorada de Ares (dios de la Guerra) Ares y Afrodita tienen una aventura y Helio los descubre. Hefesto, celoso, fabrica una red en la que encierra a los amantes. Todos los dioses se rieron de ellos y cuando Posidón rogó a Hefesto que los soltara, Afrodita se fue a Chipre. De su romance nacieron Eros (amor), Anteros (desamor), Deimo, Fobo, Harmonía y Príapo (protector de los jardines)

Afrodita también amó a Anquises, con quien tuvo a Eneas. En otras versiones (Ej: Teogonía) a Afrodita se la llama Citerea.

Con Eurínome tuvo a las Gracias, que son potencias de la vegetación que representan la belleza y la alegría, dones que reparten entre dioses y hombres. Normalmente, se las representa cogidas por los hombros y mirando unas en dirección opuesta a las otras. Viven en el Olimpo y suelen hacer coros con las musas. En algunas versiones, su madre es Hera y aparecen como séquito de dioses como Apolo, Afrodita, Dioniso o Atenea.

Influyen, junto con Atenea, en la creación de las obras de arte y, en general, en todas las actividades del espíritu.

Con Mnemósine, Zeus pasó nueve noches seguidas en Pieria, y de ahí nacieron las nueve Musas, a las que se conoce como Musas Piérides. Las musas también nacen, según otras versiones, de Harmonía o de Urano y Gea. Hacia el siglo II representaron la música en el universo como una actividad primordial. Representan también el pensamiento y acompañan a los reyes , dándoles palabras justas.

Después de esta unión, viene el ̉Ιερόςγάμος (matrimonio sagrado) con Hera, cuyo nombre viene de una raíz que significa Hora. Tuvieron tres hijos. En las tablillas micénicas Hera aparece ya como compañera de Zeus. Sus epítetos más característicos son:

  • De ojos de vaca: βοˉωπις

  • De níveos brazos: λευκˉωλενος

Es celebrada como virgen y como esposa. Es una diosa rencorosa. Es el tercer matrimonio de Zeus (Tras Metis y Temis) pero se considera el amor más antiguo y se decía que habían estado unidos antes, cuando Crono aún reinaba. En teoría, Hefesto es también su hijo, pero en otras versiones lo tuvo Hera sola para mostrar que si Zeus podía tener a Atenea sin intervención femenina ella podía ser madre sin intervención masculina.

Hefesto es un dios cojo porque Zeus lo echó del Olimpo cogiéndole por un pie, y estuvo cayendo desde el cielo un día entero. Esta expulsión se puede deber a que Hefesto se puso de parte de Hera en un discusión. Según otra versión, fue Hera la que le echó del cielo por ser cojo de nacimiento. Hefesto es un dios muy importante porque gobierna el fuego. Sus talleres son los Volcanes, donde trabaja ayudado por los Cíclopes. Es un dios inventor, que puede hacer cualquier cosa. A pesar de su deformidad, tuvo muchas mujeres, e incluso se unió con Áglae, una de las cárites, y se casó con Afrodita (según otras versiones, con Áglaya) Él forja las armas para dioses y hombres y será quien clave a Prometeo en el Caúcaso para que el águila le devore el hígado.

Ilitía es la diosa de los partos. Es servicial con su madre, Hera, especialmente en los odios.

Hebe es juventud, una especie de criada que sirve la bebida. Cuando Heracles se casa con ella, pasa a entrar en la juventud eterna (él) También es Hebe quien prepara el carro de Ares cuando sale a la guerra, sin importarle el bando. En la Iliada lucha tanto con los aqueos como con los troyanos. Normalmente, con él aparecen sus hijos, Deimo y Fobo (temor y miedo) Y, aunque es un dios, su fuerza es primitiva y es derrotado por la inteligencia de Heracles. Casi todas sus uniones con mortales dan lugar a monstruos que son violentos y poco hospitalarios.

El matrimonio entre Zeus y Hera se celebra en las Hespérides, un jardín donde hay unos manzanos que también son ninfas, las ninfas del ocaso (porque las Hespérides están en el Ocaso) En la Iliada, sin embargo, se casan en el monte Ida, en Frigia y, posteriormente, casi en cualquier lugar de Grecia se decía que allí se habían casado, pasando a ser un tópico el que un matrimonio se celebraba en el mismo lugar que el de Zeus y Hera.

Hera, por tanto, es la protectora de las mujeres casadas y se la representa como una mujer violenta, celosa y vengativa de las amantes de Zeus y de los hijos de las mismas.

Heracles es especialmente odiado por ella, de quién partirá la idea de los doce trabajos. Zeus se venga de esas actitudes y, cuando Heracles vuelve a tomar Troya, Hera desencadena una tempestad y Zeus la castiga atándole un yunque en cada pie y colgándola en el vacío.

Hera es llamada la Árgiva (de Argos) Una sacerdotisa de Hera en Argos, Io, será también víctima de su venganza. Era de estirpe real, hija del dios del río Ínaco (hijo de Océano), también llamado Yaso. Zeus la amaba por su belleza. Iinge le envió un sueño a Io que le decía que fuese al lago Lerna y se uniese a Zeus. Io se lo contó a su padre, que consultó con los Oráculos de Delfos y de Dodona, que le dijeron que si no obedecía tanto él como su casa quedarían destruidos. Io aceptó unirse a Zeus y, cuando Hera se enteró, Zeus tuvo que convertir a Io en una ternera completamente blanca para ocultarla. Zeus le juró a Hera (que sospechaba) que nunca había amado a ese animal, y Hera se lo pidió como regalo y se la dio a su vez a Argos (de 100 ojos) para que se la cuidara. A partir de ahí, Io se dedica a andar errante y Zeus hace que crezcan las plantas de las que se alimenta y la visita de vez en cuando en forma de toro. Llegó un momento en que Zeus se apiadó de ella y le pidió a Hermes que la liberase de Argos. Hermes, durante la noche, consiguió que el gigante durmiera con todos sus ojos, y no sólo con 5, contándole aburridas historias. Luego, lo mató con una espada. Entonces, Hera para atormentar a Io, le mandó un tábano y ella empezó a correr desesperada por las costas de un golfo, que pasó a llamarse Iónico (Jónico), cruzó el estrecho que separa Europa de Asia (Bósforo = Paso de Vaca), anduvo por Asia mucho tiempo y, finalmente, terminó en Egipto, donde tuvo un hijo de Zeus (Épafo) que daría origen a una raza muy numerosa.

Épafo fue raptado por Hera y, tras un periplo por encontrarle, Io volvió a Egipto, ya con forma humana, y fue venerada bajo el nombre de Isis. Épafo fue escondido por los curetes y nadie pudo encontrarle. Zeus acabó matando a los curetes y devolvió a Épafo a Egipto, donde tuvo una hija que dio nombre al país vecino, Libia, cuya madre era Menfis (hija del Nilo)

Otra de las víctimas de los celos de Hera fue Sémele, hija de Cadmo y Harmonía. Hera le sugiere que le pida a su amante que se le presente en toda su grandeza y con todo su esplendor. Como Zeus le había prometido darle todo lo que pidiera, accedió a esa petición. Pero, al presentarse con sus rayos, Sémele muere. Las hermanos de Sémele contaron que Zeus la había matado por haber dicho que era su amante cuando en realidad lo era un vulgar mortal. Sólo cuando Dioniso fue divinizado pudo ir a por su madre a los infiernos y, resucitada, subió al cielo. Hera castiga con la locura a Atamante y a Ino, que son los cuidadores de Dioniso mientras su madre está muerta.

Hera también se vengó de Calisto (una ninfa) pidiéndole a Ártemis que la mate porque había sido seducida por Zeus. Calisto formaba parte del séquito de Ártemis y estaba en los montes, cazando. Se había consagrado a la virginidad, y por ello rehuía a los hombres. Cuando Zeus se enamoró de ella se unió a Calisto bien adoptando la figura de Artemis, bien la de Apolo, al que Calisto no se atrevió a rechazar porque era el hermano de Artemis. Cuando estaba embarazada e Árcade, Ártemis y todas las doncellas decidieron bañarse en una fuente y descubrieron su no virginidad. Entonces, Artemis la expulsa y la transforma en una osa. Según otras versiones, Artemis la mata por sentirse traicionada o por venganza de Hera. A su muerte, Zeus la convierte en la Osa Mayor.

También Hera se venga de Leto, que es con quien Zeus tiene a Apolo y a Artemis. Leto es hija del titán Ceo y de la Titánide Febe. Existen tres versiones sobre este mito:

  • Cuando Leto está embarazada, Hera prohibió que se le diera asilo en ningún lugar. Por eso, Leto vagaba errante hasta que por fin Delos (=la brillante), una isla estéril y flotante, la acogió y como recompensa Zeus la fijó en el suelo del mar y pasó de llamarse Ortigia a llamarse Delos, por haber sido cuna de Apolo.

  • Hera había jurado que Leto no podría tener a sus hijos en ningún lugar donde brillara el sol. Entonces, Posidón levantó las olas del mar y creó una bóveda en dónde no brillaba el sol y allí dio a luz Leto. Tuvo dolores de parto durante nueve días y nueve noches. Estaba rodeada por todas las diosas menos Hera e Ilitía (diosa de los partos), a la que retenía Hera. Todas las demás diosas le regalaron un collar de oro y ámbar con nueve codos por los nueve días que había estado sufriendo Leto. Al final, aceptó ayudar en el parto.

  • Leto se transforma en loba. De hecho, Licógenes (nacido de lobo) es uno de los epítetos de Apolo. Leto, finalmente, tiene a sus hijos a pesar de la persecución de Hera.

En algunas ocasiones, Zeus esconde a sus amantes para que no las encuentre Hera. Eso hace con Elara, a la que esconde bajo la tierra y que es la madre de un gigante que nació, por tanto, de la tierra: Ticio. Éste va a tener una pasión insana por Artemis, y quiere violarla cosa que impiden, en algunas versiones Zeus matándolo y precipitándolo en el infierno, donde dos serpientes o dos águilas devoran su hígado, que crece con las fases lunares, o en otras versiones Apolo, que lo mata con sus flechas por defender a Artemis.

Las luchas entre Hera y Zeus no siempre son por amoríos, sino que en ocasiones discuten por otras razones. La anécdota más conocida es en la que Hera y Zeus discutían sobre quién gozaba más en el amor, si los hombres o las mujeres. Zeus decía que las mujeres y Hera que los hombres. Decidieron consultar al adivino Tiresias (el más importante con Calcante) Tiresias era ciego, y esta ceguera se explicaba de dos maneras:

  • Porque había visto a Atenea desnuda siendo joven y ésta lo había cegado pero a cambio le había otorgado el don de la profecía.

  • Caminando por un monte vio dos serpientes en el acto sexual. Unos dicen que las mató; otros, que sólo las separó y otros que mató a la hembra. Como castigo se convirtió en mujer. Siete años más tarde se repite la escena y Tiresias, al procede, recupera su forma masculina. En consecuencia, era el/ la único/a que podía opinar sobre el placer del hombre y de la mujer, porque los había experimentado los dos. Zeus y Hera le consultan y Tiresias dice que si el placer tuviera diez partes nueve le corresponderían a la mujer y una al hombre. Hera se enfada porque le da la razón a Zeus o porque no quería que Zeus supiera cuánto realmente disfrutaban las mujeres. Como venganza, Hera ciega a Tiresias y Zeus, a cambio, para compensar, le da el don de la profecía y el privilegio de vivir siete generaciones humanas.

De Tiresias desciende toda una dinastía de adivinos y profetas.

Hera participó con Afrodita y Atenea en el Juicio de Paris, del que surge la Guerra de Troya. Durante la boda de Peleo y Tetis Éride (la diosa de la discordia y única no invitada) lanzó en medio una manzana con la inscripción grabada “para la más hermosa”, invitando a las tres diosas (Hera, Afrodita y Atenea) a que decidieran quién era la que se llevaría la manzana. Como dioses y diosas no se ponían de acuerdo, Zeus hizo que Hermes llevara a las tres diosas al Monte Ida, donde estaba Paris, que al ver a las diosas quiso escapar. Pero Hermes le dijo que Zeus había decidido que fuera él quien actuara como juez.

Cada diosa le ofrece un regalo a cambio de ser la elegida: Hera le ofrece el poder sobre Asia; Atenea, la prudencia y la victoria en todos los combates; y Afrodita, el amor de la más bella de las mujeres. Paris prefirió a Afrodita y a Helena (mujer de Menéalo) como premio. Hera toma partido en contra de los troyanos por el desaire de Paris. Además, es la protectora de Aquiles durante toda esta lucha, así como de la nave Argo, a la que ayuda durante el paso de las rocas cianeas y el paso entre Caribdis y Escila.

A pesar de sus peleas con Zeus, éste la defiende, por ejemplo, contra Porfirión en la Gigantomaquia. Zeus le alcanza con un rayo y Heracles le mata con una flecha mientras Porfirión intenta desnudar a Hera.

Entre los dioses olímpicos hay dos generaciones:

1ª: Zeus, Posidón, Hestia, Deméter, Hera y Hades.

2ª: Atenea, Ares, Apolo, Ártemis, Hermes, Afrodita y Hefesto.

En total deben ser 12 dioses. Como salen 13, suele desaparecer Hestia (es la más habitual, suele ser considerada una divinidad menor), o Hermes o Hefesto o incluso Hades y Posidón (en pocas ocasiones)

Deméter (ΔΗΜΗΤΗΡ, Δημήτηρ) viene de las raíces de- (o ge- en el dórico), que significa tierra, y -méter, que significa madre. También se la relaciona con Δηαί (Deaí), que es algo así como ζεαί (cebada) o como κριθαί (cedazo, criba), porque es una diosa relacionada con la tierra y las cosechas. Es la madre del grano (trigo, cebada) De ahí también se saca algo como Ceaméter (θεά) o Deaméter (Δεά), que es algo así como la diosa madre. Y por haplología, a partir de Δημομήτηρ (demómiter) viene la palabra madre de los pueblos o de los territorios (demo=pueblo) Es muy distinta de Gea, que es un elemento cosmogónico. Deméter es la diosa de la tierra cultivada.

Aparece unida a Perséfone (o Proserpina), su hija, hasta tal punto que los griegos hablan de ̉αι θεαί (haí ceaí), las diosas, entendidas como Deméter y Perséfone.

Hay paralelismos entre este mito y el mito egipcio de Isis y Osiris; el mito semítico de Astarté y Tammuz; y el mito frigio de Cíbele y Atis. En todos estos mitos, la diosa recorre el mundo buscando a su amado, o desesperada por su muerte desciende al mundo subterráneo para hacerlo retornar al mundo de los vivos. Ese retorno del ser desaparecido o muerto se identifica con la vegetación y los cultivos.

El mito se revelaba durante la iniciación a los misterios de Eleusis.

El mito de Deméter se nos cuenta en uno de los Himnos Homéricos, que consta de dos características:

  • ΣΕΜΝΟΤΗΣ: Gravedad en el tratamiento pero, por otra parte, gracia.

  • ΧΑΡΙΣ

La métrica que usa es la dactílica, que se basa en largas y breves. Esta es la métrica hasta que surgen las lenguas occidentales; aparece así la épica (rural), la lírica (noble) y la prosa (más tardía, y aún más el teatro)

La métrica griega se basa en la secuencia de vocales largas y breves y sobre eso se establece todo. Dos vocales breves se pueden sustituir por una larga. Cualquier verso puede tener distinto número de sílabas.

El himno a Deméter está escrito con el esquema de metros dáctiles. Tiene cinco partes:

  • Rapto de Perséfone.

  • Explica el rapto de Perséfone en las praderas de Nisa, pero en otras teorías el rapto se produce en Eleusis, Samotracia, Misa, Sicilia, Creta (donde juega con las oceánides)... En otras ocasiones, sus acompañantes son Artemis y Afrodita o Artemis y Atenea.

    Gea hace brotar un narciso (un lirio en otras versiones), instigada por Zeus porque Hades se había enamorado de Proserpina. Cuando Perséfone se inclina para cogerlo, la tierra se abre y aparece Hades, que la rapta. Perséfone grita y sólo Deméter (su madre) oye sus gritos y comienza a buscarla por toda la tierra durante nueve días y nueve noches. Al décimo día encuentra a Hécate, una diosa parecida a Artemis que da a los hombres prosperidad, material, elocuencia, victoria en el combate... Cubre, en definitiva, casi todas las actividades humanas frente a la especialización de los dioses. Es también la diosa nutricia de la juventud . Posteriormente, pierde estos atributos y pasa a ser la diosa de la magia y la hechicería. A veces es hija de la diosa Circe y se aparece a los magos y hechiceros en forma de animal. Es la diosa que preside las encrucijadas (lugares mágicos) y en ellas se colocan las estatuas de Hécate.

    Deméter encuentra a Hécate, como decimos, que ha presenciado el rapto pero no ha visto al raptor. Y le sugiere a Deméter que pregunte a Helio (sol) quién ha raptado a su hija. Deméter, enfurecida, abandona el Olimpo y, transformándose en una anciana, llega a Eleusis, donde reina Céleo con su esposa Metanira.

  • Deméter en casa de Céleo.

  • Las hijas de Céleo la encuentran en el pozo de las doncellas y la llevan a palacio, ofreciéndola como criada a Metanira. La criada que ya había en la casa (Yambé) hace que se ría con sus chistes y la reina le ofrece vino (que en Grecia siempre se tomaba con agua) Deméter, además, le pide cebada, agua y plantas olorosas, por lo que se la relaciona con los misterios de Eleusis.

    Deméter se convierte en la nodriza del hijo más pequeño de Céleo y Metanira, Demofonte. Decide hacerlo inmortal pero la descubren y entonces se presenta como quien es. Entonces exige la construcción de un templo y, disgustada, se niega a dar su bendición a los campos, con lo que no hay cosechas y todo está sin vida.

  • La carestía y la vuelta de Perséfone.

  • Zeus le pide a Deméter que cambie de actitud para que los campos puedan florecer y dar frutos. Pero Deméter se niega, por lo que Zeus envía a Hermes ante Hades para que suelte a Perséfone. Pero eso ya no es posible, porque Hades le ha dado de comer grano de Granada y cualquiera que rompiera el ayuno mientras estaba en los infiernos tenía que quedarse allí para siempre. Entonces, llegan a un acuerdo: Perséfone ha de morar un tercio del año en el infierno con su marido y el resto del tiempo en la tierra, con su madre.

  • Regreso de la tierra a la normalidad.

  • Deméter le enseña la agricultura especialmente a Triptolemo, para que sembrara el trigo por toda la tierra desde su carro. Relacionados con Deméter aparecen los higos, el molino, las hortalizas...

  • Invocación

  • Según otra versión, Deméter se unió a Posidón y tuvo dos hijos: Arión y Aespoina (ΑΕΣΠΟΙΝΑ), nombre con el que también se conoce a Deméter (también como ΧΘΟΝΙΑ, ΚΑΡΠΟΣ

    Virgilio dice que Perséfone prefería quedarse con Hades. Deméter se había enfrentado a Efesto por la posesión de Sicilia, tierra de trigo y volcanes. En esta disputa Etna (ninfa) fue juez y dio la victoria a Deméter.

    Cuado Deméter quiere escapar de Posidón convertida en yegua él se convierte en un caballo. Esto representa que ambos animales son considerados como tónicos, unidos a la tierra (Deméter es la diosa de la vegetación y está unida a la fecundidad, a la vida animal)

    ZEUS.

    Zeus es el Júpiter latino. Recibe los nombres de:

    • Zeus (ΖΕΥΣ) Su genitivo es Διος (Dios)

    • Diespater: De esto deriva luego Júpiter.

    • Diaus (indio jefe de dioses) Δηˉευς

    • Padre de hombres y dioses: Πατήρ ̉ανδρˉων τε θεˉων τε.

    • Dies

    Es el dios de la justicia en Homero, Hesíodo y Esquilo, y pesa los destinos. Es dios de la luz, del rayo, de la lluvia y de los relámpagos (Βροντά, procede de Brontes, el dios que relampaguea)

    Se le involucra en juramentos, y son siempre sagrados. Se le involucra como padre en oraciones. Él también está sometido a la Moira (μοίρα= Hado) No puede actuar en contra de los destinos.

    Su creación nace de los Himnos Homéricos y vive normalmente en la cumbre del monte Olimpo, que es donde luego van a vivir los dioses. Hay muchos montes Olimpo, pero el más famoso está en Macedonia. Cuando deja de ser el Olimpo morada de Zeus, se empieza a identificar con las moradas celestiales en general.

    Su misión más importante es mantener el orden y la justicia. Es el dios que obliga a respetar los juramentos, que obliga a respetar las jerarquías establecidas (las divinas y las humanas) Es el único que no es voluble y caprichoso, excepto en algunos casos de aventuras amorosas. Homero lo presenta con dos jarras a las puertas de su palacio. En una tiene los bienes y en otra los males y, alternativamente, los va repartiendo. Pero en ocasiones a algún ser humano le da un destino totalmente bueno o totalmente malo.

    A partir de este poder casi total nace la idea de un dios único que se desarrolla desde el siglo IV a.C.

    Como los llamados dioses olímpicos, Zeus es de la Segunda Generación. Es hijo de Crono y de Rea y es, como Crono, el más joven de todos los hermanos. Puesto que Crono había recibido el Oráculo de que sería destronado por uno de sus hijos, según Rea los tenía él se los comía. Rea tuvo a Zeus de noche y le dio una piedra envuelta en pañales a Crono para salvarle la vida al pequeño.

    Hay dos lugares del nacimiento de Zeus: Creta y Arcadia. Pero la más aceptable es Creta. Allí, su madre se lo había confiado a unas ninfas y fu alimentado por la cabra Amaltea, que es tanto una cabra como una ninfa. Amaltea colgó a Zeus de un árbol para que Crono no pudiera encontrarlo ni en el cielo, ni en la tierra ni en el mar.

    La cabra se llamaba simplemente Aix (= cabra = Αίζ) Pero luego, cuando se la empieza a considerar ninfa y matrona de Zeus, se la empieza a denominar Amaltea. Aix es un ser terrorífico descendiente de Helio (Sol) y a quién éste encierra en una gruta en Creta para que no atemorice a los Titanes. Cuando Zeus lucha contra los Titanes lleva una armadura hecha con la piel de esta cabra: la égida. El cuerno de la abundancia también procede de Amaltea: es un cuerno que Zeus le rompe cuando está jugando con ella y que Amaltea (como ninfa) le regala.

    Zeus se alimenta con miel especialmente fabricada para él por las abejas del monte Ido.

    Cuando Zeus llega a la edad viril (cuando el vigor físico e intelectual está en pleno auge. Es decir, en el acmé - ̉ακμή - a los 40 años) quiso destronar a su padre y le pidió consejo a Metis (la Prudencia) que le dio una droga para que Crono vomitara a sus hermanos (Deméter, Hades, Hera, Histia, Posidón) Zeus, con ayuda de sus hermanos, de los Cíclopes y de los Hecatonquiros, atacó a Crono, a quien apoyaban los Titanes. Los Cíclopes le dieron a Zeus el trueno, el rayo y el relámpago. A Hades le dieron un casco que le permitía hacerse invisible. Y a Posidón, un tridente.

    Cuando vencen a Crono, los tres hermanos se reparten el poder. A Hades le toca el mundo subterráneo; a Posidón el mar y a Zeus el cielo y el poder total.

    Una vez en el poder, todavía tiene Zeus dos luchas más: la Gigantomaquia (contra los Gigantes, nacidos de la sangre que manaba de la castración de Urano y que debían ser muertos por un dios y un mortal) y la Tifonomaquia (Tifón, hijo de Gea y Tártaro o de Hera en otras versiones)

    Epítetos de Zeus.

    Protector = Amintor = ̉Αμύντωρ

    Protector del ágora = Agoraios = Αγοραίος

    Protector de la Bulé, Asamblea o Consejo = Bulaios = Βουλαίος

    Protector de la ciudad = Pulixos = Πυλιουχος

    Protector de los juramentos = Jorquios = ̉̀Ορκιος

    Protector de los huéspedes = Xe(i)nios = ζέ(ι)νιος

    Protector de los suplicantes = Iquesios = Ικέσιος

    Liberador = Eleucerios = Ελευθεριος

    Salvador = Soter = Σωτήρ

    Uniones de Zeus con diosas y mortales.

    Metis = Atenea

    Temis = Horas, Moiras (Átropo, Cloto y Láquesis)

    Dione = Afrodita

    Eurínome = Cárites o Gracias (Aglaya - esplendor-, Eufrósina - mirra-, Talía - buen ánimo-)

    Zeus + (diosas) Mnemósine = Musas

    Leto = Apolo y Artemis

    Deméter = Perséfone

    Hera = Ares, Hebe, Ilitía

    Alcmena = Heracles

    Antíope = Anfión, Zeto

    Calisto = Árcade

    Dánae = Perseo

    Égina = Éaco

    Electra = Dárdano, Yasón, ¿Harmonía?

    Zeus + (mortales) Io = Épafo

    Leda = Helena, Dióscuros

    Maya = Hermes

    Níobe = Argo, Pelasgo

    Pluto = Tántalo

    Sémele = Dioniso

    Taigete = Lacedemón

    Su primera unión es con Metis (hija de Océano y Tetis) Es quién le da la droga para que Crono vomite a sus hermanos. Metis intenta escapar de Zeus inútilmente y al final se queda preñada de una hija. Pero Gea y Urano le vaticinaron a Zeus que tras esa hija tendría un hijo que le destronaría. Entonces, Zeus se traga a Metis embarazada y cuando llega la hora del parto, para que no naciera la hija de Metis, Hefesto (en otras versiones es Prometeo) le abre la cabeza a Zeus de un hachazo y de ahí nace Atenea con toda su panoplia.

    Luego, Zeus se casó con Temis (una Titánide) y tuvo a las Horas (Irene = Paz, Eunomía = Disciplina, Dike = Justicia) y las Moiras (personificación del destino. Una moira es la parte que a cada uno le corresponde de destino y contra él nadie, ni siquiera los dioses, pueden actuar. Inicialmente eran tres: Átropo es la que hila el destino de un mortal; Cloto es la que lo enrolla; y Láquesis es la que lo corta) Según otras versiones, las Moiras son de la primera generación, una fuerza elemental del mundo sin más.

    Con Dione (Titánide hija de Crono y Rea) Zeus tiene a Afrodita. Esta es una de las versiones del nacimiento de Afrodita. Según otra versión, es hija de Urano cuando sus testículos cayeron al mar. De estas dos versiones habla Platón al considerar que hay dos Afroditas: la Urania (símbolo del amor puro) y la Pandemo (diosa del amor plural) Afrodita tiene muchas ramificaciones en su historia. La más conocida es la de su matrimonio con Hefesto (dios de la fragua, creador de todas las armas de los dioses), a pesar de estar enamorada de Ares (dios de la Guerra) Ares y Afrodita tienen una aventura y Helio los descubre. Hefesto, celoso, fabrica una red en la que encierra a los amantes. Todos los dioses se rieron de ellos y cuando Posidón rogó a Hefesto que los soltara, Afrodita se fue a Chipre. De su romance nacieron Eros (amor), Anteros (desamor), Deimo, Fobo, Harmonía y Príapo (protector de los jardines)

    Afrodita también amó a Anquises, con quien tuvo a Eneas. En otras versiones (Ej: Teogonía) a Afrodita se la llama Citerea.

    Con Eurínome tuvo a las Gracias, que son potencias de la vegetación que representan la belleza y la alegría, dones que reparten entre dioses y hombres. Normalmente, se las representa cogidas por los hombros y mirando unas en dirección opuesta a las otras. Viven en el Olimpo y suelen hacer coros con las musas. En algunas versiones, su madre es Hera y aparecen como séquito de dioses como Apolo, Afrodita, Dioniso o Atenea.

    Influyen, junto con Atenea, en la creación de las obras de arte y, en general, en todas las actividades del espíritu.

    Con Mnemósine, Zeus pasó nueve noches seguidas en Pieria, y de ahí nacieron las nueve Musas, a las que se conoce como Musas Piérides. Las musas también nacen, según otras versiones, de Harmonía o de Urano y Gea. Hacia el siglo II representaron la música en el universo como una actividad primordial. Representan también el pensamiento y acompañan a los reyes , dándoles palabras justas.

    Después de esta unión, viene el ̉Ιερόςγάμος (matrimonio sagrado) con Hera, cuyo nombre viene de una raíz que significa Hora. Tuvieron tres hijos. En las tablillas micénicas Hera aparece ya como compañera de Zeus. Sus epítetos más característicos son:

    • De ojos de vaca: βοˉωπις

    • De níveos brazos: λευκˉωλενος

    Es celebrada como virgen y como esposa. Es una diosa rencorosa. Es el tercer matrimonio de Zeus (Tras Metis y Temis) pero se considera el amor más antiguo y se decía que habían estado unidos antes, cuando Crono aún reinaba. En teoría, Hefesto es también su hijo, pero en otras versiones lo tuvo Hera sola para mostrar que si Zeus podía tener a Atenea sin intervención femenina ella podía ser madre sin intervención masculina.

    Hefesto es un dios cojo porque Zeus lo echó del Olimpo cogiéndole por un pie, y estuvo cayendo desde el cielo un día entero. Esta expulsión se puede deber a que Hefesto se puso de parte de Hera en un discusión. Según otra versión, fue Hera la que le echó del cielo por ser cojo de nacimiento. Hefesto es un dios muy importante porque gobierna el fuego. Sus talleres son los Volcanes, donde trabaja ayudado por los Cíclopes. Es un dios inventor, que puede hacer cualquier cosa. A pesar de su deformidad, tuvo muchas mujeres, e incluso se unió con Áglae, una de las cárites, y se casó con Afrodita (según otras versiones, con Áglaya) Él forja las armas para dioses y hombres y será quien clave a Prometeo en el Caúcaso para que el águila le devore el hígado.

    Ilitía es la diosa de los partos. Es servicial con su madre, Hera, especialmente en los odios.

    Hebe es juventud, una especie de criada que sirve la bebida. Cuando Heracles se casa con ella, pasa a entrar en la juventud eterna (él) También es Hebe quien prepara el carro de Ares cuando sale a la guerra, sin importarle el bando. En la Iliada lucha tanto con los aqueos como con los troyanos. Normalmente, con él aparecen sus hijos, Deimo y Fobo (temor y miedo) Y, aunque es un dios, su fuerza es primitiva y es derrotado por la inteligencia de Heracles. Casi todas sus uniones con mortales dan lugar a monstruos que son violentos y poco hospitalarios.

    El matrimonio entre Zeus y Hera se celebra en las Hespérides, un jardín donde hay unos manzanos que también son ninfas, las ninfas del ocaso (porque las Hespérides están en el Ocaso) En la Iliada, sin embargo, se casan en el monte Ida, en Frigia y, posteriormente, casi en cualquier lugar de Grecia se decía que allí se habían casado, pasando a ser un tópico el que un matrimonio se celebraba en el mismo lugar que el de Zeus y Hera.

    Hera, por tanto, es la protectora de las mujeres casadas y se la representa como una mujer violenta, celosa y vengativa de las amantes de Zeus y de los hijos de las mismas.

    Heracles es especialmente odiado por ella, de quién partirá la idea de los doce trabajos. Zeus se venga de esas actitudes y, cuando Heracles vuelve a tomar Troya, Hera desencadena una tempestad y Zeus la castiga atándole un yunque en cada pie y colgándola en el vacío.

    Hera es llamada la Árgiva (de Argos) Una sacerdotisa de Hera en Argos, Io, será también víctima de su venganza. Era de estirpe real, hija del dios del río Ínaco (hijo de Océano), también llamado Yaso. Zeus la amaba por su belleza. Iinge le envió un sueño a Io que le decía que fuese al lago Lerna y se uniese a Zeus. Io se lo contó a su padre, que consultó con los Oráculos de Delfos y de Dodona, que le dijeron que si no obedecía tanto él como su casa quedarían destruidos. Io aceptó unirse a Zeus y, cuando Hera se enteró, Zeus tuvo que convertir a Io en una ternera completamente blanca para ocultarla. Zeus le juró a Hera (que sospechaba) que nunca había amado a ese animal, y Hera se lo pidió como regalo y se la dio a su vez a Argos (de 100 ojos) para que se la cuidara. A partir de ahí, Io se dedica a andar errante y Zeus hace que crezcan las plantas de las que se alimenta y la visita de vez en cuando en forma de toro. Llegó un momento en que Zeus se apiadó de ella y le pidió a Hermes que la liberase de Argos. Hermes, durante la noche, consiguió que el gigante durmiera con todos sus ojos, y no sólo con 5, contándole aburridas historias. Luego, lo mató con una espada. Entonces, Hera para atormentar a Io, le mandó un tábano y ella empezó a correr desesperada por las costas de un golfo, que pasó a llamarse Iónico (Jónico), cruzó el estrecho que separa Europa de Asia (Bósforo = Paso de Vaca), anduvo por Asia mucho tiempo y, finalmente, terminó en Egipto, donde tuvo un hijo de Zeus (Épafo) que daría origen a una raza muy numerosa.

    Épafo fue raptado por Hera y, tras un periplo por encontrarle, Io volvió a Egipto, ya con forma humana, y fue venerada bajo el nombre de Isis. Épafo fue escondido por los curetes y nadie pudo encontrarle. Zeus acabó matando a los curetes y devolvió a Épafo a Egipto, donde tuvo una hija que dio nombre al país vecino, Libia, cuya madre era Menfis (hija del Nilo)

    Otra de las víctimas de los celos de Hera fue Sémele, hija de Cadmo y Harmonía. Hera le sugiere que le pida a su amante que se le presente en toda su grandeza y con todo su esplendor. Como Zeus le había prometido darle todo lo que pidiera, accedió a esa petición. Pero, al presentarse con sus rayos, Sémele muere. Las hermanos de Sémele contaron que Zeus la había matado por haber dicho que era su amante cuando en realidad lo era un vulgar mortal. Sólo cuando Dioniso fue divinizado pudo ir a por su madre a los infiernos y, resucitada, subió al cielo. Hera castiga con la locura a Atamante y a Ino, que son los cuidadores de Dioniso mientras su madre está muerta.

    Hera también se vengó de Calisto (una ninfa) pidiéndole a Ártemis que la mate porque había sido seducida por Zeus. Calisto formaba parte del séquito de Ártemis y estaba en los montes, cazando. Se había consagrado a la virginidad, y por ello rehuía a los hombres. Cuando Zeus se enamoró de ella se unió a Calisto bien adoptando la figura de Artemis, bien la de Apolo, al que Calisto no se atrevió a rechazar porque era el hermano de Artemis. Cuando estaba embarazada e Árcade, Ártemis y todas las doncellas decidieron bañarse en una fuente y descubrieron su no virginidad. Entonces, Artemis la expulsa y la transforma en una osa. Según otras versiones, Artemis la mata por sentirse traicionada o por venganza de Hera. A su muerte, Zeus la convierte en la Osa Mayor.

    También Hera se venga de Leto, que es con quien Zeus tiene a Apolo y a Artemis. Leto es hija del titán Ceo y de la Titánide Febe. Existen tres versiones sobre este mito:

    • Cuando Leto está embarazada, Hera prohibió que se le diera asilo en ningún lugar. Por eso, Leto vagaba errante hasta que por fin Delos (=la brillante), una isla estéril y flotante, la acogió y como recompensa Zeus la fijó en el suelo del mar y pasó de llamarse Ortigia a llamarse Delos, por haber sido cuna de Apolo.

    • Hera había jurado que Leto no podría tener a sus hijos en ningún lugar donde brillara el sol. Entonces, Posidón levantó las olas del mar y creó una bóveda en dónde no brillaba el sol y allí dio a luz Leto. Tuvo dolores de parto durante nueve días y nueve noches. Estaba rodeada por todas las diosas menos Hera e Ilitía (diosa de los partos), a la que retenía Hera. Todas las demás diosas le regalaron un collar de oro y ámbar con nueve codos por los nueve días que había estado sufriendo Leto. Al final, aceptó ayudar en el parto.

    • Leto se transforma en loba. De hecho, Licógenes (nacido de lobo) es uno de los epítetos de Apolo. Leto, finalmente, tiene a sus hijos a pesar de la persecución de Hera.

    En algunas ocasiones, Zeus esconde a sus amantes para que no las encuentre Hera. Eso hace con Elara, a la que esconde bajo la tierra y que es la madre de un gigante que nació, por tanto, de la tierra: Ticio. Éste va a tener una pasión insana por Artemis, y quiere violarla cosa que impiden, en algunas versiones Zeus matándolo y precipitándolo en el infierno, donde dos serpientes o dos águilas devoran su hígado, que crece con las fases lunares, o en otras versiones Apolo, que lo mata con sus flechas por defender a Artemis.

    Las luchas entre Hera y Zeus no siempre son por amoríos, sino que en ocasiones discuten por otras razones. La anécdota más conocida es en la que Hera y Zeus discutían sobre quién gozaba más en el amor, si los hombres o las mujeres. Zeus decía que las mujeres y Hera que los hombres. Decidieron consultar al adivino Tiresias (el más importante con Calcante) Tiresias era ciego, y esta ceguera se explicaba de dos maneras:

    • Porque había visto a Atenea desnuda siendo joven y ésta lo había cegado pero a cambio le había otorgado el don de la profecía.

    • Caminando por un monte vio dos serpientes en el acto sexual. Unos dicen que las mató; otros, que sólo las separó y otros que mató a la hembra. Como castigo se convirtió en mujer. Siete años más tarde se repite la escena y Tiresias, al procede, recupera su forma masculina. En consecuencia, era el/ la único/a que podía opinar sobre el placer del hombre y de la mujer, porque los había experimentado los dos. Zeus y Hera le consultan y Tiresias dice que si el placer tuviera diez partes nueve le corresponderían a la mujer y una al hombre. Hera se enfada porque le da la razón a Zeus o porque no quería que Zeus supiera cuánto realmente disfrutaban las mujeres. Como venganza, Hera ciega a Tiresias y Zeus, a cambio, para compensar, le da el don de la profecía y el privilegio de vivir siete generaciones humanas.

    De Tiresias desciende toda una dinastía de adivinos y profetas.

    Hera participó con Afrodita y Atenea en el Juicio de Paris, del que surge la Guerra de Troya. Durante la boda de Peleo y Tetis Éride (la diosa de la discordia y única no invitada) lanzó en medio una manzana con la inscripción grabada “para la más hermosa”, invitando a las tres diosas (Hera, Afrodita y Atenea) a que decidieran quién era la que se llevaría la manzana. Como dioses y diosas no se ponían de acuerdo, Zeus hizo que Hermes llevara a las tres diosas al Monte Ida, donde estaba Paris, que al ver a las diosas quiso escapar. Pero Hermes le dijo que Zeus había decidido que fuera él quien actuara como juez.

    Cada diosa le ofrece un regalo a cambio de ser la elegida: Hera le ofrece el poder sobre Asia; Atenea, la prudencia y la victoria en todos los combates; y Afrodita, el amor de la más bella de las mujeres. Paris prefirió a Afrodita y a Helena (mujer de Menéalo) como premio. Hera toma partido en contra de los troyanos por el desaire de Paris. Además, es la protectora de Aquiles durante toda esta lucha, así como de la nave Argo, a la que ayuda durante el paso de las rocas cianeas y el paso entre Caribdis y Escila.

    A pesar de sus peleas con Zeus, éste la defiende, por ejemplo, contra Porfirión en la Gigantomaquia. Zeus le alcanza con un rayo y Heracles le mata con una flecha mientras Porfirión intenta desnudar a Hera.

    Entre los dioses olímpicos hay dos generaciones:

    1ª: Zeus, Posidón, Hestia, Deméter, Hera y Hades.

    2ª: Atenea, Ares, Apolo, Ártemis, Hermes, Afrodita y Hefesto.

    En total deben ser 12 dioses. Como salen 13, suele desaparecer Hestia (es la más habitual, suele ser considerada una divinidad menor), o Hermes o Hefesto o incluso Hades y Posidón (en pocas ocasiones)

    Deméter (ΔΗΜΗΤΗΡ, Δημήτηρ) viene de las raíces de- (o ge- en el dórico), que significa tierra, y -méter, que significa madre. También se la relaciona con Δηαί (Deaí), que es algo así como ζεαί (cebada) o como κριθαί (cedazo, criba), porque es una diosa relacionada con la tierra y las cosechas. Es la madre del grano (trigo, cebada) De ahí también se saca algo como Ceaméter (θεά) o Deaméter (Δεά), que es algo así como la diosa madre. Y por haplología, a partir de Δημομήτηρ (demómiter) viene la palabra madre de los pueblos o de los territorios (demo=pueblo) Es muy distinta de Gea, que es un elemento cosmogónico. Deméter es la diosa de la tierra cultivada.

    Aparece unida a Perséfone (o Proserpina), su hija, hasta tal punto que los griegos hablan de ̉αι θεαί (haí ceaí), las diosas, entendidas como Deméter y Perséfone.

    Hay paralelismos entre este mito y el mito egipcio de Isis y Osiris; el mito semítico de Astarté y Tammuz; y el mito frigio de Cíbele y Atis. En todos estos mitos, la diosa recorre el mundo buscando a su amado, o desesperada por su muerte desciende al mundo subterráneo para hacerlo retornar al mundo de los vivos. Ese retorno del ser desaparecido o muerto se identifica con la vegetación y los cultivos.

    El mito se revelaba durante la iniciación a los misterios de Eleusis.

    El mito de Deméter se nos cuenta en uno de los Himnos Homéricos, que consta de dos características:

    • ΣΕΜΝΟΤΗΣ: Gravedad en el tratamiento pero, por otra parte, gracia.

    • ΧΑΡΙΣ

    La métrica que usa es la dactílica, que se basa en largas y breves. Esta es la métrica hasta que surgen las lenguas occidentales; aparece así la épica (rural), la lírica (noble) y la prosa (más tardía, y aún más el teatro)

    La métrica griega se basa en la secuencia de vocales largas y breves y sobre eso se establece todo. Dos vocales breves se pueden sustituir por una larga. Cualquier verso puede tener distinto número de sílabas.

    El himno a Deméter está escrito con el esquema de metros dáctiles. Tiene cinco partes:

  • Rapto de Perséfone.

  • Explica el rapto de Perséfone en las praderas de Nisa, pero en otras teorías el rapto se produce en Eleusis, Samotracia, Misa, Sicilia, Creta (donde juega con las oceánides)... En otras ocasiones, sus acompañantes son Artemis y Afrodita o Artemis y Atenea.

    Gea hace brotar un narciso (un lirio en otras versiones), instigada por Zeus porque Hades se había enamorado de Proserpina. Cuando Perséfone se inclina para cogerlo, la tierra se abre y aparece Hades, que la rapta. Perséfone grita y sólo Deméter (su madre) oye sus gritos y comienza a buscarla por toda la tierra durante nueve días y nueve noches. Al décimo día encuentra a Hécate, una diosa parecida a Artemis que da a los hombres prosperidad, material, elocuencia, victoria en el combate... Cubre, en definitiva, casi todas las actividades humanas frente a la especialización de los dioses. Es también la diosa nutricia de la juventud . Posteriormente, pierde estos atributos y pasa a ser la diosa de la magia y la hechicería. A veces es hija de la diosa Circe y se aparece a los magos y hechiceros en forma de animal. Es la diosa que preside las encrucijadas (lugares mágicos) y en ellas se colocan las estatuas de Hécate.

    Deméter encuentra a Hécate, como decimos, que ha presenciado el rapto pero no ha visto al raptor. Y le sugiere a Deméter que pregunte a Helio (sol) quién ha raptado a su hija. Deméter, enfurecida, abandona el Olimpo y, transformándose en una anciana, llega a Eleusis, donde reina Céleo con su esposa Metanira.

  • Deméter en casa de Céleo.

  • Las hijas de Céleo la encuentran en el pozo de las doncellas y la llevan a palacio, ofreciéndola como criada a Metanira. La criada que ya había en la casa (Yambé) hace que se ría con sus chistes y la reina le ofrece vino (que en Grecia siempre se tomaba con agua) Deméter, además, le pide cebada, agua y plantas olorosas, por lo que se la relaciona con los misterios de Eleusis.

    Deméter se convierte en la nodriza del hijo más pequeño de Céleo y Metanira, Demofonte. Decide hacerlo inmortal pero la descubren y entonces se presenta como quien es. Entonces exige la construcción de un templo y, disgustada, se niega a dar su bendición a los campos, con lo que no hay cosechas y todo está sin vida.

  • La carestía y la vuelta de Perséfone.

  • Zeus le pide a Deméter que cambie de actitud para que los campos puedan florecer y dar frutos. Pero Deméter se niega, por lo que Zeus envía a Hermes ante Hades para que suelte a Perséfone. Pero eso ya no es posible, porque Hades le ha dado de comer grano de Granada y cualquiera que rompiera el ayuno mientras estaba en los infiernos tenía que quedarse allí para siempre. Entonces, llegan a un acuerdo: Perséfone ha de morar un tercio del año en el infierno con su marido y el resto del tiempo en la tierra, con su madre.

  • Regreso de la tierra a la normalidad.

  • Deméter le enseña la agricultura especialmente a Triptolemo, para que sembrara el trigo por toda la tierra desde su carro. Relacionados con Deméter aparecen los higos, el molino, las hortalizas...

  • Invocación

  • Según otra versión, Deméter se unió a Posidón y tuvo dos hijos: Arión y Aespoina (ΑΕΣΠΟΙΝΑ), nombre con el que también se conoce a Deméter (también como ΧΘΟΝΙΑ, ΚΑΡΠΟΣ

    Virgilio dice que Perséfone prefería quedarse con Hades. Deméter se había enfrentado a Efesto por la posesión de Sicilia, tierra de trigo y volcanes. En esta disputa Etna (ninfa) fue juez y dio la victoria a Deméter.

    Cuado Deméter quiere escapar de Posidón convertida en yegua él se convierte en un caballo. Esto representa que ambos animales son considerados como tónicos, unidos a la tierra (Deméter es la diosa de la vegetación y está unida a la fecundidad, a la vida animal)

    Segunda generación de dioses olímpicos.

    Son dioses más jóvenes pero que tienen el mismo nivel de poder que tenía la primera generación. Esta generación la forman Ares, Atenea, Afrodita, Ártemis, Hermes y Hefesto.

    Ares es hijo de Zeus y de Hera. Nunca tuvo en la religiosidad griega un lugar importante, como no lo tuvieron tampoco sus hermanas Hebe e Ilitía. Pero sí pertenece a los grandes dioses olímpicos. Aparece ya en las tablillas micénicas y su culto se origina en Tracia, que es la zona guerrera por excelencia. Es el dios de la guerra e, incluso, a veces es el combate mismo. Es brutal y no le importa el bando. Y, así, lucha a favor y en contra de los troyanos. Y en Homero no sale muy bien parado cuando se enfrenta a Atenea o a sus protegidos, siendo incluso derrotado por héroes que lo encierran en una vasija de bronce (Por ejemplo, Heracles lo derrota)

    Normalmente, lucha a pie, armado con casco, coraza, lanza y escudo, y acompañado de Deimo (temor), Fobo (miedo) y Éride (discordia, lucha) Deimo y Fobo son hermanos y, teóricamente, hijos de Ares.

    Éride es hermana de Ares. Hesíodo, en la Teogonía, la considera como una fuerza primaria, mientras que en Los Trabajos y los días presenta una Éride hija de la Noche (perniciosa) y otra puesta en el mundo por Zeus y creadora del espíritu de mejora y de la emulación. Éride suele ser alada y es la que lanza la manzana de la discordia que origina la guerra de Troya.

    Así pues, Ares vive en Tracia, que es un país violento, lleno de caballos y en el que también viven las Amazonas (̉Αμαζονες , las sin pecho) Como guerreras, son hijas de Ares y Harmonía. Se gobiernan a sí mismas y sólo utilizan a los hombres para trabajos serviles y para procrear hijas (a los hijos los mataban), para lo cual emplean extranjeros. A estas hijas les cortaban un pecho para que no les molestara en el manejo de la lanza y el arco.

    Dos de las reinas de las amazonas son especialmente importantes:

    • Hipólita: Heracles fue a robarle su cinturón por encargo de Euristeo y la mató.

    • Pentasilea: Porque fue a Troya como jefa de una expedición en la que fue muerta por Aquiles.

    Como guerreras y cazadoras su diosa es Ártemis. Ares tiene especial culto en Tebas, donde era considerado como antepasado de Cadmo.

    Cadmo al principio es un héroe en Tebas (la de las Siete Puertas) y es hijo de Agenor y Telefasa. Su leyenda está extendida por todo el mundo Mediterráneo. Es hermano de Europa, aunque a veces es el padre tanto de Europa como de Cadmo el Fénix. Cuando Europa es raptada por Zeus (que se enamoró de ella) y se convierte en un toro blanco de grandes cuernos, Agenor envía a Cadmo y a sus hermanos (a veces Cadmo y Célix, a veces Cadmo, Célix y Fénix) prohibiéndoles que vuelvan sin ella (en otras versiones también va Telefasa a buscarla) Y cuando ésta muere, Cadmo consulta al oráculo de Delfos, que le dice que abandone la búsqueda y que funde una ciudad donde caiga muerta una vaca. Cadmo encuentra una vaca con Offside y decide que esa es la adecuada porque tenía en un flanco una luna blanca. La mata donde luego levantaría Tebas. Cadmo quiso ofrecer la vaca a Atenea, lavándose las manos con el agua de la fuente de Ares. El dragón que guardaba la fuente mató a todos los compañeros de Cadmo y éste mató al dragón. Entonces, Atenea le aconsejó que sembrara los dientes del dragón y de ellos nacieron los Spartoi (los sembrados) que eran unos guerreros. Cadmo tiró entonces una piedra entre ellos y se acusaron unos a otros, matándose y quedaron sólo cinco. Uno de ellos, Equión, se casó con una hija de Cadmo. Como castigo por la muerte del dragón, Cadmo tuvo que servir a Ares durante ocho años. Atenea y Zeus le dieron a Cadmo por esposa a Harmonía, y durante las bodas le regalaron a ésta un vestido tejido por las Gracias y un collar forjado por Hefesto. Otra versión dice que el collar era uno de los tres regalos que Zeus le había dado a Europa como prueba de su amor. Otro de los regalos era una jabalina que siempre daba en el blanco. Cadmo y Harmonía dejan el trono (empieza a reinar Penteo, hijo de Equino y de Ágave) y se van a Iliria, donde reinan hasta que se transforman en serpiente, pasando a los Campos Elíseos.

    Aunque Ares es el dios de la guerra, es derrotado por la astucia de Heracles, por Atenea y por Diómedes. Diómedes es, de todos los héroes, el único junto con Heracles que tiene un regreso feliz a la patria. Cuando se enfrenta a Ares, Atenea desvía la lanza y Diómedes le hiere. Atenea le vence con una pedrada. Cuando Heracles se enfrenta a Cicno (hijo de Ares y de Pirene) que intentaba construir un templo con los cráneos de sus víctimas, Atenea quiso que Ares, que quería evitar la muerte de su hijo, se sometiera al Destino, que decía que Heracles podía matar a Cicno sin que él pudiera ser muerto. Como Ares no aceptaba el Destino, Atenea desvió su lanza y Heracles lo hirió en un muslo. Ares huye al Olimpo como un cobarde.

    Ares también fue vencido por los Alóadas, hijos de Posidón y de Ifimedea (estaban enamorados) Ella se paseaba por la orilla del mar, vertiéndose sobre su pecho las olas. Finalmente, Posidón le dio dos hijos, Oto y Efialtes, dos gigantes que crecían cada día un codo en anchura y un brazo en altura. A los 9 años aproximadamente medían ya 18 metros de altura y 4 de anchura, y decidieron luchar contra los dioses, poniendo una montaña encima de la otra, hasta que finalmente concedieron su amor a dos diosas, Ártemis y Hera.

    Los Alóadas, como decíamos, encerraron a Ares en una vasija de bronce porque había matado a Adonis (hijo de la Mirra), que pasaba un tercio de su año con Perséfone, un tercio con Afrodita y otro tercio con la que quisiera (Afrodita) Y Ares, celoso, lo mató. Lo encerraron en la vasija trece meses hasta que Hermes lo liberó. A los Alóadas los castiga, o bien Zeus que los lastima con un rayo, o Ártemis, que se transforma en cierva y cuando intentan matarla ella hace que se maten entre sí. Una vez muertos, sigue el castigo de los dioses, que los ataron con unas serpientes en los infiernos, en donde una lechuza grita sin parar.

    Relacionado también con Ares está el Areópago, colina cercana a Atenas donde se reunía el tribunal encargado de juzgar los crímenes religiosos. Allí Ares retó a Halirrotio, que intentaba forzara Alcipe (hija de Ares) y Posidón (padre de Halirrotio) obligó a Ares a someterse al juicio de los dioses, que lo absolvieron.

    Ares tuvo muchos descendientes, caracterizados por su violencia y agresividad. Con Afrodita engañó a Hefesto y tuvo a Eros, Anteros y Harmonía (en otras versiones se incluye también a Deimo y Fobo, e incluso a veces a Príapo) Con Aglaupo tuvo a Alcipe y con Astioque a Yálmeno. Con Pirinea tuvo a Cicmo, Diómedes y Liceón.

    Se describe a Ares como con casco, coraza, escudo y lanza, y a partir del siglo X sólo con casco y lanza y siempre sin barba. A él se consagran el buitre y el perro y se le ofrecen sacrificios de gallos, perros y toros. Normalmente, va acompañado de Éride, Deimo y Fobo y, en ocasiones, de Erio (especie de furia con la que se identificaba a la latina Belona) En Roma es Marte.

    Hermes (Ερμης, ΕΡΜΕΣ) Hijo de Zeus y Maya (una de las pléyades, hija más joven de Atlante) nació en el monte Cielo, en Arcadia, y Maya lo concibió durante la noche y nació el cuarto día del mes, por lo que le está consagrado. El nombre se relaciona con y , mojones que marcaban los caminos, separaban las tierras y piedras que cubrían los dinteles de las puertas. Por eso se le llama también Προπύλουος (dinteleo)

    Es el dios que aparece, en la sociedad micénica, entre los patrones. Es un dios músico y popular que tiene como característica la juventud, la astucia, el talento, la elocuencia y la precocidad. Al nacer lo envolvieron en pañales y él consiguió librarse y escaparse hasta Tesalia, donde a Apolo tenía que guardarle los rebaños Admeto. Hermes le robó parte del ganado. Admeto era un tesaleo que se había enamorado de Alcestis, hija de Pelias (que no daría a su hija a nadie que no viniera en un carro tirado por un león y un jabalí) Apolo le dio a Admeto ese carro, bien porque estaba enamorado de él, bien porque Admeto se portó bien con él mientras le cuidaba los rebaños.

    Cuando Admeto se casa con Alcestis, no le hicieron a Ártemis ningún sacrificio y ésta llenó de serpientes la habitación conyugal. Admeto pide ayuda a Apolo, que aplaca la ira de su hermana. Y le pide también a los Hados que Admeto no muera el día que tiene señalado si alguien se ofrece a morir en su lugar. Apolo consigue que los Hados acepten emborrachándolos, y el día de la muerte de Admeto, sólo Alcestis se ofreció a morir en su lugar. Cuando ella muere, llega Heracles que, enterándose de su muerte, bajó a los infiernos y volvió con ella más hermosa y joven. En otra versión, Perséfone, conmovida por el sacrificio de Alcestis, la devuelve a la vida.

    Y, mientras Apolo contemplaba a Himeneo, Hermes le robó parte del ganado.

    Himeneo era o bien hijo de Magnes, o bien hijo de Piero o bien hijo del propio Apolo. Himeneo es el nombre que se menciona obligatoriamente en cualquier boda. Hay cuatro explicaciones para esto:

    • Era un ateniense tan bello que frecuentemente era confundido con una chica. Era pobre pero honrado, y amaba a una noble ateniense pero solamente podía seguirla sin aspirar a nada más. Durante una excursión de muchachas nobles a Eleusis, unos piratas las raptaron y también a Himeneo, al que confundieron con una de ellas. Cuando los piratas llegaron a una costa a descansar, Himeneo los mató durante la noche y va a Atenas, ofreciéndose a rescatar a las chichas a cambio de casarse con la que él ama. Las familias aceptan y de ahí que, como presagio favorable, se mencione su nombre en las bodas.

    • Durante las bodas de Dioniso y Altea, Himeneo (cantor y músico) murió mientras tocaba y, para perpetuar su recuerdo, se menciona su nombre en las bodas.

    • Cantando en la boda de Dioniso y Ariadna perdió la voz y, como recuerdo, todas las bodas tienen su canto.

    • Muere también en su propia boda y por eso se le asocia con esa ceremonia.

    En todos los casos de muerte, Asclepio lo resucita; en todos los casos era muy hermoso. Además de Apolo, lo amó Héspero y el canto del himeneo siempre se entona cuando aparece la estrella Vespertina.

    Hermes le robó, por tanto, a Apolo doce vacas, cien terneras que no habían sido uncidas nunca (son más valiosas) y un toro. Para ocultar las huellas les ató a cada animal unas ramas en la cola. Y fue a esconderse después de atravesar toda Grecia en Pilos. Escondió al rebaño en una caverna y allí se encontró con Bato (un viejo), y le prometió una ternera si no decía nada a nadie. Hermes se disfrazó y le preguntó a Bato si había visto un rebaño y Bato de confesó que sí, y entonces Hermes lo convirtió en roca.

    De ese rebaño, Hermes sacrificó dos reses dividiéndolas en doce partes, una para cada dios. Y volvió donde había nacido y allí encontró una tortuga. La vació y con los tendones de las reses sacrificadas inventó la lira.

    Apolo, por sus artes adivinatorias, descubrió donde estaba el rebaño y se quejó a Maya, la madre de Hermes, del robo. Pero Maya le enseñó a Hermes todavía envuelto en pañales y le dijo que era imposible que él lo hubiera hecho. Apolo, invoca a Zeus y Zeus le pide a Hermes que le devuelva el ganado a Apolo. Para que Zeus no castigue a Hermes, Apolo, que había oído la lira y que había quedado maravillado, le cambia el rebaño por ese instrumento.

    Mientras Hermes cuidaba de su nuevo rebaño se dice que inventó la flauta o siringa o flauta de Pan.

    Pan es un dios de los pastores y de los rebaños, mitad hombre mitad bestia, que tiene la parte inferior como de una cabra y la cara con un mentó muy afilado, y siempre aparece con aspecto de astuto. Trepa por los riscos para dormir la siesta o para mirar a las ninfas. Una de sus características es su enorme actividad sexual con ninfas, muchachas o, incluso cuando no acierta en sus persecuciones, dedicándose al onanismo.

    Normalmente, aparece con una siringa, una corona de pino y un cayado. El más conocido de sus orígenes es que es hijo del propio Hermes y que su madre se asustó al ver a ese ser monstruoso y Hermes lo llevó al Olimpo y se lo enseñó a los dioses, a los que les encantó, especialmente a Dioniso. Y como todos se pusieron muy contentos, le llamaron Pan (Πάν), que quiere decir todo. A partir de esa etimología, se consideró al dios Pan como la encarnación del universo, de todo.

    El otro origen famoso es el que lo hace hijo de Penélope, que no había sido tan fiel a su esposo Odiseo como se dice y, o bien lo tuvo con Antinoo (pretendiente más conocido), o con el propio Hermes o bien se llama Pan porque Penélope había tenido relaciones con todos los pretendientes.

    Apolo, cuando Hermes inventó esa flauta de Pan, también quiso comprarle el nuevo invento y le ofreció a cambio el cayado de oro con el que Apolo había cuidado las reses de Admeto. Aparece Hermes entonces siempre con el Caduceo (vara de oro) Pero Hermes le pidió además a Apolo que le enseñara el arte de la adivinación, y por eso Hermes practica la adivinación, con guijarros sobre todo. A veces, Hermes también aparece con un cordero sobre sus hombros (Es el Hermes Crióforo) y su representación suele estar en las encrucijadas, con enormes atributos viriles. También se le representa con el pétaso (el sombrero del viajero) o con el caso alado, las sandalias aladas y una capa.

    Zeus, contento con lo listo que era su hijo, lo nombra Heraldo de los dioses, especialmente a su servicio.

    Aparte de estas aventuras infantiles, es un dios secundario, protector de héroes y casi siempre se pone de relieve su habilidad. Así, une los tendones de Zeus que Tifón le había escondido en una piel de oso.

    Casi siempre aparece como intérprete de la voluntad de otros dioses y ofrece numerosos regalos o bien suyos o bien de otros dioses. Por ejemplo, Néfele (Nube) recibe de él el carnero del toisón de oro (el Vellocino de Oro) que le sirvió para salvar a sus hijos Frixo y Hele. Atamante, el padre de Frixo y Hele, se casó con Ino, que le aconseja que sacrifique a sus hijos. Zeus le regaló (vía Hermes) el carnero alado con una piel de oro, en el que se suben Frixo y Hele, aunque para salvarse sólo temporalmente, porque Hele se cae del carnero durante el vuelo y se ahoga y Frixo se lo regala al dueño del Vellocino (Eetes, en la Cólquide) que sacrifica al carnero y consagra la piel (el Vellocino) a Ares. Hasta que van a buscarlo los Argonautas.

    Hermes le regaló a Odiseo la planta que lo hace inmune a los hechizos de la diosa Circe y convence a Calipso para que lo libere y lo ayude a construir una balsa para volver a Ítaca. Interviene en la muerte de Argo y, por eso, entre los epítetos que se le dan está:

    • Argifonte (el matador de Argo)

    • Jodios (΄Οδιος) Dios de los viajeros.

    Es también dios de la elocuencia, de los comerciantes, de los ladrones... Se le consideró el inventor de la música, del alfabeto, de la astronomía y de la gimnasia. Por eso, pasa a ser el dios de los estadios y de la palestra.

    Como heraldo y agente de los dioses, es quien devuelve a Perséfone con su madre, Deméter; es el que va a llevar a las tres diosas (Afrodita, Atenea y Hera) ante Paris; lleva a Príamo ante Aquiles y es un psijopompos (Ψιχοπομπος, el que lleva las almas) Por ejemplo, a Alcestis a las mansiones infernales. Le da una espada a Heracles y lo lleva a través de las mansiones infernales para que rescate a Alcestis; a Perseo le da un caso y lo hace invisible y la lira a Anfión.

    Tuvo muchísimos hijos. Uno de ellos es Autólico (abuelo de Odiseo), al que concedió el poder robar sin ser descubierto nunca y es quién enseña a Heracles cómo luchar. A veces se considera a Autólico como abuelo también de Jasón y participa en la expedición de los Argonautas.

    Cuando roba bueyes lo que hace es teñirles la piel para que nadie los descubra. Su culto sobre todo se da en el ámbito privado y rústico, más que en el público. Especialmente venerado en Arcadia, Beocia y Etolia, y también en la Argólide, donde había unas fiestas en honor a Hermes Ctonio, en las que se honraba a los muertos. En Roma, es identificado con Mercurio.

    Atenea (̉Αθαναία,̉ Αθηνά) es la Minerva latina. Hija de Zeus y de la oceánide Metis (ΜΗΤΙΣ), hija a su vez de Océano y Tetis y símbolo de la prudencia y la perfidia.

    Cuando Metis estaba a punto de parir Zeus se la tragó para que no pudiera tener una hija y luego un hijo que le destronara. Cuando Zeus tiene enormes dolores de cabeza le ordena a Hefesto que se la abra con un hacha y nace Atenea con toda su panoplia.

    Atenea recibe varios epítetos:

    • Palas (Παλλάς) De esto deriva Paladio. Paladio es una estatua sedente con propiedades casi de una divinidad, que teóricamente representaba a Palas Atenea, que es la que se adoraba en Troya. Pero todas las estatuas de paladio eran todas estatuas en las que la diosa estaba de pie con los pies unidos o juntos. El paladio como estatua tenía el poder de proteger a una ciudad mientras estuviera en ella y le daba la idea de eternidad. Troya no puede ser conquistada durante 10 años porque tenía una estatua de paladio o el Paladio. Todas las estatuas de paladio tienen origen divino, pero éste varía mucho:

      • Una de las versiones dice que Atenea había sido criada por el dios Tritón, que tenía una hija llamada Palas. Cuando Palas y Atenea jugaban a luchar Zeus teme que Atenea muera accidentalmente y se interpone entre ambas. Palas se asusta y Atenea accidentalmente la mata. Entonces, Atenea construye una estatua y la viste con la égida (lo que Zeus y Atenea llevan recubriéndose) de Zeus, que es lo que la había asustado. Atenea pone la estatua al lado de Zeus y la tira, yendo a caer en una colina cuando Ilo (fundador de Ilión) iba a fundar en ese lugar Troya. Cae:

        • Delante de la tienda de Ilo.

        • Delante de un templo que estaba construyendo en honor de Atenea, que aún no tenía tejado y cae en el sitio en que pensaban colocar la estatua de la diosa.

      • En otra versión, Tros (antepasado de Troya) había recibido la estatua de manos de un mago llamado Asio, por el que todo el continente se había llamado Asia.

      • La tercera versión es que Paladio era de hueso y Paris lo había robado a la vez que a Helena.

    En cualquier caso, el Paladio está en Troya y se sabía que Troya solamente podía caer si el Paladio no estaba allí. Lo roban Odiseo y Diómedes:

      • Según unas versiones, mientras Diómedes vigila, Odiseo (disfrazado de mendigo) entra en Troya y la roba tras matar a muchos guardianes.

      • En otras versiones, Diómedes se sube hasta los hombros de Odiseo para saltar las murallas y no lo ayuda para que pueda subir él. Y cuando vuelven al campamento de los griegos, Odiseo quiere matar a Diómedes para tener él la gloria de ser quien entregue la estatua. Diómedes ve la sombra de Odiseo con la espada levantada, para el golpe y lo lleva delante para entregar la estatua.

      • Otra versión es que el Paladio estuvo siempre en Troya hasta que Eneas, cuando cae la ciudad, se lo lleva al monte Ida y, luego, a Italia, y se queda depositado en el templo de Vesta (Roma) preservando la ciudad para siempre.

    A raíz de esta aventura con Palas, su amiga se llama indistintamente Atenea, Palas o Palas Atenea.

    • Potnia (Ποτνια) Señora.

    • Parcenos (Παρθενος) Virgen, la que hay en el Partenón, representada por la estatua criselefantina (oro y marfil) de Fidias.

    • Prómajos (Πρόμαχος) Defensora que está especialmente en el Pireo (puerto)

    • Ergane (̉Εργανη) Laboriosa, trabajadora, artesana...

    • Glaucopis(Γλαυκωπις) De ojos y aspecto brillante, casi siempre enfrentada a los ojos de Afrodita, que son dulces y húmedos.

    Es una diosa muy antigua, representada en forma de serpiente como protectora de la casa. Pero en el culto que se le rinde en Micenas es una diosa guerrera. Abogada de causas justas y protectora de héroes. Como diosa guerrera aparece con la lanza y la égida, y a veces también con casco y escudo. Juega un papel muy importante en la lucha contra los gigantes. Protege a los guerreros aqueos frente a los troyanos (especialmente a Aquiles, Odiseo..), por despecho, ya que Paris no le había dado a ella la manzana de la discordia. Ayuda especialmente a Odiseo, sobre todo con Nausicaa y Calipso.

    Nausicaa es hija de Alcino (rey de los feocios) Odiseo se había escapado de la isla de Calipso en una balsa y llega agotado a una isla, y se queda dormido junto a un río. Atenea le envía un sueño a Nausicaa para que vaya a lavar la ropa al río. Y allí se encuentra con Odiseo.

    Ella está jugando a la pelota. El balón se le escapa y cae al agua. Ella grita y Odiseo se despierta. Está desnudo y todas huyen asustadas. Entonces, Odiseo se tapa con unas ramas y habla con Nausicaa, que les reprocha a sus criadas que no den hospitalidad a un extranjero. Nausicaa se enamora de él pero Odiseo quiere volver a Ítaca y Alcino le ayuda a seguir su viaje. Posteriormente, Telémaco se casa con Nausicaa.

    En la aventura de Calipso (ninfa hija de Atlante o de helio), que vive en Ogigia (Ceuta) ésta retiene a Odiseo durante diez años y le ofrece la inmortalidad a cambio de que se quede. Odiseo no acepta y Atenea le ruega a Zeus que envíe a Hermes para que Calipso deje libre a Odiseo. Ésta le ayuda a hacer una balsa, le da provisiones e instrucciones para seguir el viaje. Teóricamente, tienen un hijo: Latino (en otras versiones es hijo de Circe) o dos hijos: Nausinoo y Nausitoo.

    Atenea es la diosa de la razón y sustituye a las musas como protectora de las artes y las letras, aunque se une más especialmente con la filosofía. Como diosa de la inteligencia, es la patrona de los constructores de naves. Así, preside la construcción de la nave Argo, en Tesalia (Jasón y los Argonautas), que está construida con pinos del monte Pelión, excepto el mascarón de proa, que es un trozo de roble sagrado tallado por la propia diosa y que tenía el don de la palabra para profetizar. Es también patrona de los herreros y preside el tejido, el hilado y el bordado. Inventó la cuadriga y el carro de guerra.

    Como diosa, se enfrenta a Aracne, que es la hija de un tintorero famoso por sus bordados. Se decía que era discípula de Atenea. Pero Aracne no quería deber su arte a nadie, y desafió a Atenea, que le aconsejó, disfrazada de anciana, primero que fuese más modesta y, luego, que no desafiara a una diosa. Aracne la insultó y Atenea aceptó el desafío. Atenea hizo un tapiz con los doce dioses olímpicos y, en cada esquina, un episodio de un mortal derrotado por su soberbia frente a un dios. Aracne tejió un tapiz con los amores de los dioses, tan bello que Atenea lo rompe y la golpea con la lanzadera. Aracne se ahorca y Atenea no le permite que muera, transformándola en una araña condenada a tejer para siempre.

    Fue la diosa protectora de Atenas, a la que dio el olivo frente a Posidón. Es la inventora, por tanto, del aceite de oliva.

    Además de ser la protectora de Atenas, tenía templos en las ciudades más importantes (Esparta, Argos o Troya )

    Atenea es una diosa virgen, pero tuvo un hijo. Fue a visitar a Hefesto para pedirle armas y éste, abandonado por Afrodita, se enamoró de Atenea. Ella escapa y Hefesto, aunque cojo, la alcanza y, en la lucha, una parte de su semen le cayó en una pierna a la diosa. Se limpió con un trozo de lana que tiró al suelo, y la tierra fecundada dio a luz a un hijo llamado Erictonio (de tierra y lana) Atenea, para que los otros dioses no lo supieran, se llevó a Erictonio y se lo dio a las hijas de Cécrope. Aglauro (que tuvo una hija con Ares) fue quien abrió la cesta y vio que el niño estaba rodeado de serpientes. Aglauro y su hija se volvieron locas y se suicidaron tirándose desde la Acrópolis. Erictanio es el inventor de la cuadriga (según una versión), el que introduce en el Ática el uso del dinero y el que organiza las Panateneas.

    Atenea personifica la sabiduría y la prudencia. Su animal es la lechuza o el búho. Cuando lleva escudo, en el centro aparece la cabeza de Gorgona, que le había dado Perseo y que convertía en piedra a quien lo mirara.

    Gorgona eran tres que vivían en occidente, más allá del jardín de las Hespérides y la más famosa de las tres era Medusa, que era la única mortal. Inicialmente, Gorgona es una divinidad primordial y preolímpica, pero luego pasó a ser una doncella orgullosa de su pelo que quiso rivalizar en belleza con Atenea. Ésta, por su soberbia o por haber sido violada por Posidón en el templo de Atenea, la castigó cambiándole el pelo por serpientes.

    A Medusa la mata Perseo, al que Hermes otorga unas sandalias aladas y le regala esa cabeza a Atenea. Como resultado de la violación de Posidón, de cuello cercenado de la medusa nacen Pegaso y Crisaor (el de la espada de oro) Crisaor y Calírroe (hija de Océano) engendran a Gerianes y a Equidna. Gerianes también vive en la zona en que habitan las Gorgona. Atenea es la que provoca la ceguera de Tiresias, según algunas versiones por haberla visto desnuda.

    Atenea fue identificada con lo que sería Nice o Niké y, en Roma, con Minerva.

    Hefesto (˚́ΗΦΑΙΣΤΣ) Hefesto es, según Homero, hijo de Zeus y de Hera. Según Hesíodo es sólo hijo de Hera, que lo engendró sola, enfadada con Zeus que había engendrado solo a Atenea sin que hubiese por medio una mujer.

    Es el dios del fuego y de los herreros, con un culto que procede, normalmente, de Licia (tierra volcánica) Es un dios cojo, que fue arrojado desde el Olimpo por Zeus, que lo cogió por un pie, deformándole, como consecuencia de una pelea entre Hera y Zeus. Cayó durante un día entero y aterrizó en la isla de Lemnos, que es donde está el centro de su culto.

    Según otra versión, es Hera, avergonzada del defecto físico de su hijo, quien lo tira desde el Olimpo. Hefesto cae en el océano, donde lo recogieron Tetis y Eurínome. Tetis (Θέτις) es una nereida criada por Hera que está muy unida a ella, hasta tal punto que le niega su amor a Zeus para no enfadar a Hera. Eurínome es hija de Océano y Tetis, y reinaba en las laderas del Olimpo hasta que fue expulsada por Crono y Rea, y se refugió en el océano. Por eso se la representaba como una mujer que tenía la parte inferior de cola de pez.

    Hefesto fue criado por ambas en una gruta que tenía una fragua y, como premio, les dio muchos regalos hechos por él mismo. Como venganza contra su madre, le regaló a ésta un trono de oro en el que Hera quedó atrapada. Sólo la liberó cuando Dionisos (su amigo) le emborrachó, pues sólo él conocía el mecanismo del trono. Al liberarla, entró en el Olimpo montado en un asno.

    En la Gigantomaquia Hefesto mata al gigante Clitio con una maza de hierro incandescente. Trabaja en los volcanes, que son sus talleres, ayudado por los cíclopes. En su fragua se hicieron cosas tan famosas como el carro y la égida de Zeus, el tridente de Posidón, el carro de Helio, las flechas de Ártemis, la coraza de Heracles, la armadura y las armas de Aquiles...

    Físicamente deforme y feo, se casó con Cárite (una de las gracias), con Áglaye (o Aglae) y con Afrodita, que lo traicionaba con Ares. Cuando Helio les descubre se lo cuenta a Hefesto y éste, que es el dios de los artefactos, teje una red alrededor de la cama y, cuándo Ares y Afrodita están juntos, la red se cierra y Hefesto les lleva ante los otros dioses.

    Tuvo muchos hijos: Erictonio con Atenea; Egipto con Leucipe; Erecteo con la Tierra; Radamantis...

    Él es quien clava en el Caúcaso a Prometeo para que un águila le coma el hígado. Participa en la creación de Pandora, junto con Atenea y los demás dioses por orden de Zeus. Todos los días le dan a Pandora un regalo (gracia, belleza...) Y Hermes le da la mentira. Zeus la había creado como castigo para los humanos, a los que Prometeo había dado el fuego de los dioses. Zeus envía a Pandora a Epimeteo y, aunque Prometeo le había advertido a su hermano para que no aceptara ningún regalo de Zeus, éste se casó con Pandora. Cuando Pandora llega a la tierra, hay una jarra con todos los males, pero estaba tapada. Entre los dones otorgados a Pandora estaba también la curiosidad, así que abra la jarra y la cierra sólo para que quede dentro la esperanza.

    Según otra versión, la jarra contenía todos los bienes y era un regalo de bodas de Zeus a Epimeteo por haber repartido adecuadamente los bienes de los dioses entre los hombres. Pandora la abre y todos los bienes vuelven al Olimpo excepto la esperanza, que se quedó entre los hombres.

    Afrodita (̉Αφροδιτη) es la diosa de la belleza, del amor y del matrimonio. Cuando es hija de Zeus y de Dione aparece siempre joven. Dione es una diosa de la primera generación, bien hija de Urano y Gea, bien hija de Océano y Tetis. A veces, incluso es hija de Atlante.

    Otro origen de Afrodita es que es hija de Urano, cuyos testículos cayeron al mar y crearon una espuma de la cuál nació ella. Al nacer, los céfiros la llevaron a Citera y a Chipre, que es donde tiene sus santuarios más famosos. En Chipre, fue recogida por las Horas, hijas de Zeus y Temis, que inicialmente no se identificaban con las horas del día, y que eran Eunomía, Diké y Irene (sensatez, justicia y paz), y que eran también llamadas entre las atenienses Taulo, Auxo y Carpo (fruto, crecer y brotar), conocidas como las diosas de la vegetación y del orden social.

    En el Olimpo, las Horas sirven a Hera y preparan su carro y el de Helio. Como diosas abstractas de la vegetación, aparecen como cortejo de Perséfone, Dionisos y Afrodita. Su doble origen hace que Platón considere dos Afroditas distintas: la Afrodita Urania (del amor puro) y la Afrodita Pandemos (del amor vulgar)

    Para Hesíodo, las funciones de Afrodita son: personificación del instinto sexual, del deseo, la pasión... Esto indica que Afrodita representa el amor entre los seres humanos, frente al himno homérico que la presenta como presencia erótica cósmica. El himno tiene cuatro partes: la primera es de 52 versos: en la segunda se cumple el designio de Zeus de que ella también tendría deseos además de producírselo a otros dioses; en la tercera, a partir del verso 168, se produce la epifanía de la diosa; y termina con unas fórmulas típicas de la épica. En este himno no se ve claro si se glorifica más a la diosa o a las enéadas.

    Tuvo muchos amores y, con su amante Ares, engendró seis hijos: Eros, Anteros, Deimo, Fobo, Harmonía y Príapo (dios de los jardines que no siempre se considera hijo suyo)

    Peleó por Adonis, hijo de Mirra (Esmirna), a la que Afrodita engendró un deseo incestuoso hacia su padre Tías, rey de Siria.

    Mirra, ayudada por su nodriza Hipólita, engañó a su padre y se unió a él durante dos noches. En ese momento, su padre se da cuenta del engaño y la persigue con un cuchillo para matarla. Mirra pide la protección de los dioses, ya que Afrodita era la culpable de su incesto. ¿Por qué hizo esto Afrodita? Porque la madre de Mirra (Ceneréis) había dicho que su hija era más bella que Afrodita, y la diosa se puso celosa. Los dioses le conceden la protección a Mirra y la convierten en árbol para que su padre no la mate.

    Del tronco de ese árbol, a los diez meses nace Adonis, al que se relaciona con los ciclos de la vegetación. Por decisión de Zeus, vive un tercio de su vida con Perséfone y otro tercio con Afrodita, ambas enamoradas de él. El otro tercio que le queda libre lo pasa con Afrodita, de la que él está enamorada.

    Adonis está relacionado con mundos orientales, y con las rosas y las anémonas. Las rosas, originariamente blancas, se vuelven rojas cuando Ares intenta asesinarle por celos porque Afrodita pone el pie sobre una espina y sangra en su carrera para ayudar a su amado. Cuando Adonis, herido por Ares, va a morir, Afrodita derrama tantas lágrimas como gotas de sangre Adonis, y de cada lágrima nació una rosa y de cada gota de sangre una anémona. Afrodita, en honor de su amado, estableció en Siria una fiesta primaveral en la que, en unos vasos y recipientes, se plantaban unas semillas que luego eran regadas con agua caliente. Estos viveros se conocen como los Jardines de Adonis, que simbolizan el rápido nacimiento y la muerte prematura de las plantas así conseguidas.

    Según otra versión, Mirra descubre horrorizada su pasión incestuosa e intenta ahorcarse. La nodriza le convence de que no lo haga y, espantada ante el incesto y antes que ahorcarse, Afrodita prefiere convertirla en el árbol de la mirra.

    Ártemis es hija de Zeus y Leto, aunque a veces es hija de Deméter. Como hija de Leto, es la hermana gemela de Apolo, con quien está asociada en el culto y en las leyendas. Es la primera que nace y ayuda a nacer a su hermano al pie de una palmera.

    Ártemis permaneció virgen y su actividad principal es la caza. Es la diosa de los partos y es ella quien envía el mal que acaba con las mujeres que mueren de parto. Es una diosa vengativa y sus primeras muertes fueron las de las hijas de Níobe (hija de Tántalo), que tuvo seis hijas y seis hijos (según Homero), o diez hijas y diez hijos (según Hesíodo) Níobe se considera superior a Leto, porque ésta había tenido sólo un hijo y una hija. Leto pide entonces a Ártemis y a Apolo que la venguen y Ártemis mata a las chicas y Apolo a los chicos (o bien a todos, o bien se salvaron un chico y una chica)

    Apenada, Níobe, cuyos hijos habían estado insepultos durante diez días, se fue a Asia Menor y allí los dioses, para aliviar su dolor, la convierten en roca. Sus ojos, que seguían llorando, dieron origen a una fuente.

    Otra venganza de Ártemis es cuando, junto con Apolo, matan al gigante Ticio (Τιτυός), hijo de Zeus y Elara, al que Zeus había ocultado bajo tierra para que Hera, celosa, no lo encontrara.

    Hera despierta en Ticio el deseo de violar a Leto y, cuando va a hacerlo, Apolo y Ártemis, lo matan con sus flechas, o bien Zeus lo precipita en el infierno, donde dos águilas le devoran el hígado, que crece según las fases de la luna.

    Se llegó a pensar que Ártemis era, originariamente, la madre de todos los dioses, similar a la Cíbele frigia.

    Lucha en la Gigantomaquia contra el gigante Gratión, al que mata, ayudada por Heracles. Mató también a los Alóadas (gigantes Oto y Efialtes), hijos de Posidón, que crecían un codo de ancho y un brazo de alto cada año. Los Alóadas, tras declarar la guerra a los dioses Olímpicos, declararon su amor: Oto a Ártemis y Efialtes a Hera. La versión más acertada es que Ártemis, convertida en cierva, hizo que se mataran mutuamente en una cacería.

    Es la diosa protectora de la fecundidad humana, pero defiende su virginidad a ultranza, como en el caso de los Alóadas o matando a Búfago (el devorador de bueyes), héroe arcadio que la perseguía para violarla.

    También mató a Orión, un gigante, o bien hijo de Posidón, o bien hijo de la Tierra. Cuando es hijo de Posidón, recibe de su padre el poder de caminar sobre el mar, y el tener gran fuerza y gran belleza. Se casó con Side (primero), que hermosa y orgullosa, tuvo la soberbia de desafiar a Hera, que la precipitó en el Tártaro.

    Orión se fue a Quíos, donde se enamoró de Mérope (hija de Enopión) Algunos dicen que fue Enopión quién le llamó para que librara a Quíos de unas bestias, pero luego no aprobó el matrimonio. Orión, borracho, intenta violar a Mérope, pero no lo consigue. Y, cuando está durmiendo, Enopión lo ciega. Orión le pide ayuda a Hefesto y, poniendo un niño sobre sus hombros, le dice que le guíe siempre hacia el este. Orión recupera la vista y quiere volver para matar a Enopión, que vive en un refugio subterráneo que le ha fabricado Hefesto, así que no puede matarle. La diosa Aurora se enamora de él y lo rapta, llevándoselo a Delos.

    Hay varias versiones sobre la muerte de Orión:

    • Lo mata Ártemis porque la desafía al lanzar el disco.

    • Lo mata Ártemis por querer violar a una virgen de su séquito.

    • Lo mata Ártemis por querer violarla a ella.

    • Lo mata Ártemis cuando intenta violarla, mediante un escorpión que ella misma manda. El escorpión pica a Orión en el talón y muere (Es la versión más extendida) Como premio, el escorpión se convierte en una constelación y lo mismo pasa con Orión. Por eso, la constelación de Orión parece que huye de la de Escorpión. (Esta es la versión más extendida)

    También Ártemis mata a Acteón, que era un hijo de Apolo, criado por el centauro Quirón, que le había enseñado a cazar. Acteón, que había visto a Ártemis desnuda bañándose, fue convertido en ciervo por la diosa, y le echó sus 50 perros que lo devoraron sin reconocerlo. Desesperados porque no encuentran a su amo, los perros van hacia la caverna del centauro Quirón, que los calma haciendo una estatua igual en todo a Acteón.

    También se la conoce como Potnia Cerón (Señora de las fieras y protectora de animales, Πότνια Θηρών)

    Se relaciona con la muerte de la ninfa de los bosques Calisto. Calisto formaba parte del cortejo de vírgenes cazadoras de Ártemis. Zeus, enamorado de ella, convertido en Ártemis, se unió con ella dejándola embarazada. Según otras versiones, la dejó embarazada Apolo, por ser hermano de Ártemis. Cuando se iban a bañar todas en una fuente, se desnudaron y descubrieron que Calisto estaba embarazada.

    O bien Ártemis la transformó en osa, o bien Hera, celosa, la descubre y ordena a Ártemis que la mate. O bien Ártemis la mata por no haber respetado el pacto de virginidad. Tras su muerte, Zeus la convierte en la constelación de la osa mayor.

    De su ira se salva Heracles cuando Euristeo le encarga que le lleve un ciervo de cuernos de oro consagrado a Ártemis. Heracles lo persigue durante un año, lo mata y, cuando Ártemis le pide cuentas por esa muerte, Heracles dice que la culpa es de Euristeo.

    También se venga contra Agamenón, que mientras cazaba, mata a un ciervo y dice que ni siquiera la propia Ártemis podría haberlo cazado. Ártemis, en venganza, hace que no haya viento y que la flota no pueda seguir el viaje hacia Troya.

    El adivino Tiresias (en otras versiones es Calcante) explica por qué no pueden seguir navegando, y que la única solución es sacrificar a Ifgenia (hija de Agamenón y Clitemnestra) para calmar a Ártemis. Ifgenia estaba en Micenas con su madre, y Agamenón, presionado por Odiseo y Menéalo, la hace venir a Áulide con la disculpa de prometerlo a Aquiles. Cuando iba a ser sacrificada, la diosa Ártemis puso en su lugar una cierva (en otras versiones, una vaca) e Ifgenia es llevada a Táuride como sacerdotisa de Ártemis, con la misión de sacrificar a los extranjeros que naufragan en la costa.

    Esto, hasta que naufraga su hermano Orestes, que por orden del oráculo de Delfos iba a buscar la estatua de Ártemis. Ifgenia le da a Orestes y a Pílades la estatua y se va con ellos a Grecia. Por tanto, con Ártemis se mezclan los cultos bárbaros, por ejemplo, el de los sacrificios humanos.

    En Éfeso tenía su santuario más importante como diosa de la fecundidad, por influencia asiática y también es diosa de la fuerza vegetativa, a la que se le ofrecen las primicias de los sacrificios.

    Es la protectora de las amazonas guerreras y cazadoras. Siempre aparece con un carcaj con sus flechas y un arco. Se identifica con Diana en Roma y ambas son, posteriormente, identificadas con Selene (la Luna)

    Apolo es un dios de la segunda generación de los Olímpicos. Es, como Ártemis, hijo de Zeus y Leto y nació en la isla de Ortigia (o Asteria), que pasó a llamarse desde entonces Delos (la brillante) y en la que Apolo fijó el centro del mundo. Recordemos que en su parto, Hera retenía a Ilitía por celos para que Leto no tuviera a sus hijos. Finalmente, las diosas que asistían a Leto mandaron a Iris que trajo a Ilitía. Iris es la mensajera junto con Hermes. Simboliza la unión del cielo y la tierra. Se la representa con el arcoiris y, como sirvienta especialmente de Hera, le llevó un collar de oro y ámbar.

    Apolo nació el día 7 y los cisnes sagrados dieron siete vueltas en torno a la isla en su honor. Se suele identificar también las siete cuerdas de una lira con este dios.

    Zeus, nada más nacer, le regaló una mitra (corona) de oro, una lira y un carro tirado por cisnes. Zeus le ordenó a Apolo que fuese primero a Delfos, pero los cisnes le llevaron antes al país de los Hiperbóreos (totalmente al norte, más allá de donde sopla el Bóreas, viento del norte) A este país viaja cada 19 años, que es el tiempo que tardar los astros para dar una vuelta completa, y allí canta el propio Apolo con su lira durante el equinoccio de primavera.

    En el tempo de Apolo en la ciudad más importante de los Hiperbóreos escondió la flecha con la que había matado a los cíclopes. También en él permanecieron dos hiperbóreas con la diosa Leto durante el parto.

    Los hiperbóreos, a pesar de estar al norte, tienen un clima templado, con dos cosechas al año, y son famosos por su longevidad y también por la magia (capacidad de volar o encontrar tesoros)

    Tras estar un año con los hiperbóreos, Apolo va por fin a Delfos, llegando en plena cosecha, y allí se estableció cada año una hecatombe para festejar la llegada del dios. A llegar, se encontró con un monstruo (Pitón o Delfine, según la versión) que asolaba la zona robando los ganados, que guardaba en una gruta oracular (de Gea o de Temis, según la versión)

    Apolo mató a Pitón / Delfine y dejó su cuerpo insepulto. En su honor (tanto de Pitón / Delfine para aplacar su ira como en honor de Apolo) se establecieron los juegos píticos, que se hacen anualmente en Delfos.

    Robó de esta gruta un trípode, que es uno de los símbolos de Apolo. Allí se estableció por primera vez el cántico del Peán (himno típico en honor de Apolo)

    Apolo tuvo que desaparecer por la muerte de Pitón para purificarse y sólo volvió cuando Heracles, al no recibir un oráculo de la pitia (sacerdotisa que vaticinaba en el tempo de Apolo), quiso robar el trípode. Apolo volvió para defenderlo, pero Zeus (padre de ambos) interrumpió la lucha y el oráculo quedó en Delfos.

    Teóricamente, pasa, según la tradición délfica, un tercio del año en el país de los hiperbóreos. Según la tradición délica (Delos) pasa un tercio del año en Licia, lo cual hay que poner en relación con los ritos purificatorios.

    Es un dios insólito. No es un dios de origen helénico, por lo que inicialmente no aparece entre las divinidades adoradas por los helenos cuando llegaron a Grecia. Ni es un dios prehelénico encontrado in situ, aunque tiene culto por toda la Hélide. No aparece mencionado en ninguna tablilla micénica. En los centros de culto micénicos no aparece e incluso en Delfos se le considera un intruso, ya que la arqueología demuestra que se introdujo mucho después del asentamiento de los griegos allí.

    El nombre de Apolo no puede explicarse a partir del léxico. Dentro de los dialectos griegos, sólo en dorio aparece el nombre Απέλλα, que el glosista Hesiquio dice que es σηκός (redil) o Εκκλησία (asamblea) De ahí nacen algunas de las dudas, ya que no se puede explicar el nombre de un dios panhelénico a partir de una inscripción y de una glosa. A partir de la idea de redil, Apolo sería un pastor divino o un dios pastor, pero es difícil admitir que le dé el nombre una frase tan poco importante. Lo mismo no se relaciona con Apolo ningún aspecto de las asambleas.

    Hay tres teorías sobre la historia del culto apolíneo:

    • Apolo Nórdico. El culto proviene de algún lugar al norte de los Balcanes y fue introducido en Asia Menor por los propios griegos en la Edad Oscura. Esto se apoya en la idea de su vivencia entre los Hiperbóreos.

    • Apolo Minoasiático. Se apoya en que la tradición épica relaciona a Apolo con muchos hechos de Troya. También se puede relacionar a Apolo con Licia, en Asia menor, y se le llama Apolo Λύκιος o Λυκείος. Su madre, Leto, se identifica con una diosa licia llamada Lada. Además, Leto no es una divinidad integrada en la familia olímpica. A Apolo se le llama Λητευιδης (Letoidis), que sería un matronímico en lugar de un patronímico, de tipo licio.

    Tiene además un santuario en Patara, muy famoso.

    Las fiestas en honor de Apolo son muy frecuentes en Licia. Delfos es el único santuario en Grecia con una mujer portavoz del dios, mientras que en Asia es muy frecuente.

    El siete se relaciona con la semana oriental de siete días, y Apolo tiene fiestas cada ocho años, relacionándolo con el calendario babilonio, que se basa en 99 lunaciones, que equivaldrían a 8 años solares.

    • Mezcla de ambas. Se quiere comprar el éxtasis de la sacerdotisa con los de los chamanes siberianos. Pero se acepta también un origen más al sur, por las inscripciones anatolias que aluden al culto de Apolo.

    En Delfos estaba el ̉ομφαλος (mófalos), que es el ombligo del mundo y ahí se daban una serie de oráculos y máximas. Las tres máximas más conocidas son:

    Γνωθι σαυτόν: Conócete a ti mismo.

    Μηδέν αγαν: Nada en exceso.

    Μέτρον αρτοτον: Mesura lo mejor.

    Este oráculo de Delfos es el más famoso, es el que inspira a Licurgo, es el que colabora en el establecimiento de colonias, y en él se celebran el Στετριον y los juegos píticos (cada dos años)

    Hay más santuarios en Atenas y en Esparta, pero no son oraculares, y todos los que lo son están repartidos por la costa minoasiática.

    En cuanto a amores, el primero conocido es con Dafne (laurel), que es una ninfa, hija de Tierra y de un río que, perseguida por Apolo, suplica a su padre que la ayude y éste la convierte en el árbol del laurel, que es la planta preferida del dios.

    Otra versión considera a Dafne como una ninfa agreste, virgen, que vive en los montes, amante de la caza y la favorita de Ártemis.

    Leucipo, hijo del rey Enómao, se enamoró de ella y para acercarse se vistió de mujer y se mezcló con todo el séquito de Ártemis. Dafne y Leucipo se hacen “compañeras” inseparables y entonces Apolo (por celos) viendo que Leucipo iba a ser amado, les inspiró a todas las ninfas el deseo de bañarse. Y, al desnudarse, vieron que Leucipo era un hombre. Cuando iban a matarlo, los dioses lo hacen invisible. Apolo va a raptar a Dafne, pero Zeus se le adelanta y la convierte en laurel para protegerla.

    Apolo ama a Dafne porque Eros despierta en él esa pasión, ya que se había burlado de él porque quería tener un arco como el de Apolo.

    Otro de sus amores es la ninfa Cirene, que es la hija del rey de los pitas (Hipseo) Vivía defendiendo los rebaños de su padre contra las fieras. Un día, atacó sin armas a un león y Apolo, que la vio, se enamoró de ella. Fue a la gruta del centauro Quirón para informarse de quién era. Luego, la raptó en su carro de oro y la llevó hasta una parte de Libia (o Lidia) que pasó a llamarse el país de Cirene y, con ella tuvo un hijo: Aristeo.

    Asclepio está considerado como hijo de Apolo. Es el escolapio latino en Grecia. Es tanto un héroe como un dios de la medicina. Apolo había amado a una princesa llamada Corónide, que había concebido a un hijo. Pero, durante el embarazo, Corónide tuvo relaciones con un mortal. Cuando la corneja se lo cuenta a Apolo, éste mata a Corónide y, cuando va a quemar el cuerpo, Apolo arranca de su vientre a Asclepio.

    Según otra versión, puesto que Asclepio era el dios de Epidauro, se dice que Flegias era un ladón, cuya hija había sido seducida por Apolo y que había ido a Epidauro para ver qué riquezas tenía el dios y como robarlas. En Epidauro su hija tuvo a Asclepio y lo abandonó y crió una cabra y lo guardó un perro. Asclepio fue llevado por Apolo a la caverna del centauro Quirón, que le enseñó medicina hasta tal punto que Asclepio que aprendió a resucitar a los muertos utilizando la sangre de las venas del lado derecho de Gorgona. Zeus, viendo el desorden que Asclepio creaba, lo mató con un rayo. Y, como venganza, Apolo mató a los cíclopes.

    Al morir, Asclepio fue convertido en una constelación, llamada Serpentasio. Por eso, los atributos de Asclepio eran dos serpientes enrolladas en un bastón y ese es hoy el símbolo de las farmacias.

    Una de sus relaciones no exitosa fue con Casandra, hija de Príamo y Hécuba. Al nacer, sus padres dieron una fiesta en el tempo de Apolo, que estaba a las afueras de Troya. Al terminar la fiesta, Príamo y Hécuba volvieron a Troya, pero dejaron a Héleno (hermano gemelo de Casandra) y a Casandra en el santuario. Cuando fueron a recogerlos al día siguiente unas serpientes les estaban lamiendo los órganos de los sentidos para purificarlos. Ante los gritos de sus padres, las serpientes se refugiaron entre unos laureles sagrados (planta por excelencia de Apolo) Debido a esta purificación los hermanos tenían en don de la profecía.

    Héleno profetizaba por medio de aves y signos externos, mientras que Casandra era poseída por el dios y profetizaba delirando. Otra versión dice que Apolo le había dado el don directamente a Casandra. Apolo estaba enamorado de ella, y le ofrece el don de la profecía si se entrega a él. Casandra acepta, pero cuando ya tiene el don, rehúsa entregarse a Apolo, y entonces el dios le retira el don de la persuasión, de manera que aunque profetizaba cosas ciertas nadie la cree.

    Casandra profetiza en los momentos más importantes de Troya: predice que Paris traerá la desgracia a la ciudad. Cuando Paris va con Helena predice que eso hará que caiga Troya. Predice también que el caballo que los griegos abandonan en la playa al retirarse está lleno de hombres armados. Pero nadie la cree.

    En el rapto del botín de Troya, Casandra es asignada a Agamenón, que se enamora de ella. Había permanecido virgen hasta entonces, pero con Agamenón tiene dos hijos gemelos, siendo asesinada posteriormente por la mujer de Agamenón junto con éste.

    También Apolo se enamoró de Hécuba, la madre de Casandra, que es célebre por su fecundidad. Se dice que tuvo 19 hijos con Príamo. Eurípides considera que tuvo 50, entre los que habría que resaltar a Héctor (primogénito) y a Paris (también llamado Alejandro)

    Durante el nacimiento de Paris tuvo un sueño en el que daba a luz una antorcha que incendiaba Troya y los alrededores. Los adivinos consultan a los dioses y éstos dijeron que había que matar al niño. Como castigo por ese desafío a los dioses no matando a Paris se produjo la caída de Troya.

    Apolo, con la adivina Mantó, tuvo a Mopso, que derrotó al famoso Calcas o Calcante, que era el más hábil en la interpretación del vuelo de las aves, don que le había concedido Apolo.

    Calcante es el adivino por excelencia de los griegos, y profetiza en los momentos más importantes de la guerra. Es él quién sugiere que se utilice el caballo para tomar Troya. Hay dos versiones sobre la muerte de Calcante:

    • Moriría cuando encontrara un adivino más hábil que él. Se encontró con Mopso y hubo una disputa acerca del número de higos de una higuera y de las crías de una cerda y, al ser derrotado, se suicidó.

    • Plantó una viña en honor de Apolo y otro adivino le predijo que nunca bebería el vino de esa viña. Calcante se burló de él y, cuando hizo vino, invitó a toda la comarca a probarlo. Cuando iba a beber, el adivino le recordó la profecía. A Calcante le dio un ataque de risa y se ahogó sin haber probado el vino.

    Apolo ama también a varones. Por ejemplo, a Jacinto (Hiacinto) y a Cipáriso.

    Hiacinto, que tiene distintos orígenes (incluso pasa por ser hijo de la musa Clío) era un joven de gran belleza del que se enamoró Apolo. Cuando estaban lanzando el disco, éste rebota contra una roca y se desvía, dándole a Hiacinto en la cabeza y matándolo. Por la pena, Apolo convirtió la sangre en una flor (el jacinto) y en los pétalos aparecen marcadas con una señal las letras “Ai” como símbolo del lamento de Apolo, o Y (inicial de Hiacinto, ΥΑΚΙΝΘΟΣ)

    Según otras versiones, el disco fue desviado por el viento, bien por el Céfiro, bien por el Bóreas, que estaban también enamorados de Hiacinto.

    En cuanto a Cipáriso (ΚΥΚΠΑΡΙΣΟΣ) es amado por Apolo (también por Céfiro) y vivía con un ciervo sagrado, al que mató accidentalmente con su jabalina mientras el ciervo dormía la siesta. Desesperado, Cipáriso pide a los dioses que dejasen que sus lágrimas fluyeran eternamente. Entonces, los dioses (Apolo, en algunas versiones) lo transforman en el ciprés, que es el árbol de la tristeza.

    Apolo fue esclavo dos veces de mortales:

    • La primera fue cuando conspira con Posidón, Hera y Atenea contra Zeus. Al fracasar, Posidón y Apolo fueron condenados a trabajar para Laomedonte (rey de Troya) Construyeron las murallas de la ciudad, aunque según otra versión Apolo cuidaba los rebaños en el monte Ida y Posidón construía las murallas. Cuando terminaron, Laomedonte (que no sabía que eran dioses) se negó a pagarles y, al protestar, los amenazó con venderlos como esclavos. Cuando Apolo vuelve a ser dios envía una peste contra Troya.

    • Asclepio, el hijo de Apolo formado como médico por el centauro Quirón, llegó incluso con sus conocimientos a resucitar a los muertos. Zeus, para que no cambiara el orden social, lo mató con un rayo. Apolo, al no poder vengarse directamente de Zeus, mató a los cíclopes con sus flechas. Y Zeus, que pensaba precipitarlo en el Tártaro, aceptó suavizar el castigo ante las peticiones de Leto. Y le obligó a servir como esclavo durante un año. Así, entró al servicio de Admeto. Y, mientras cuidaba de sus rebaños, todas las vacas parían dos terneras cada día.

    También es pastor de sus propios rebaños, que cambió por la lira y por la flauta, inventada por Hermes. También la flauta aparece en las relaciones de Apolo con el sátiro Marsias.

    Marsias procede de Frigia y es hijo de Olimpo, que encontró una flauta de doble tubo inventada por Atenea, y que había sido desechada ya que al soplarla se le hinchaban los carrillos a la diosa y la hacía fea.

    Marsias encuentra la música deliciosa y desafía a Apolo. Con su lira, Apolo acepta, con la condición de que el vencedor podría hacer lo que quisiera con el vencido. Hay un empate y, entonces, Apolo desafía a Marsias a que toque en posición invertida. Marsias gana la lira y Apolo le mata y le desolla. También le puso orejas de burro al rey Midas por preferir la flauta de Pan a su lira.

    Es el dios de la música y de la poesía, y preside los concursos de las musas. Sus oráculos normalmente se dan por medio de la inspiración. Aparece en numerosos santuarios de Asia Menor y se distingue de Dionisos por su moderación (También los oráculos de Dionisos son inspirados)

    Además, la inspiración de Apolo se extiende a los poetas, y no sólo a los adivinos. Es, pues, un dios de oráculo, de música, de pastores, de vegetación y de naturaleza. Se le asocia con el lobo, con los ciervos (esta asociación la comparte con su hermana Ártemis), con los cisnes y con el delfín, cuyo nombre se relaciona con Delfos (donde está el ónfalos “ombligo” del mundo)

    Como planta se asocia con el laurel, que es lo que mascaba la pitia en sus trances de adivinación.

    Apolo se relaciona con dos teorías filosófico - religiosas: el pitagorismo y el morfismo, siendo a veces considerado incluso padre de Pitágoras.

    Aparece como Apolo Hiperbóreo gobernando sobre las islas de los bienaventurados, que son una especie de paraíso del orfismo y del pitagorismo tardío. Fue incluso adoptado como protector personal de Augusto, que atribuía a Apolo la victoria naval contra Antonio y Cleopatra. Incluso se decía que Augusto era hijo de Apolo.

    Dionisos se identifica con el dios itálico Liber o Liber Pater, que se relaciona con uno de los sobrenombres habituales de Dionisos: Lisios (el liberador o el que libera) En los pueblos itálicos tiene unas fiestas llamadas las liberalia, semejantes a las bacanales. En la leyenda de Dioniso se mezclan elementos griegos con otros de Asia Menor e incluso indios. Dioniso es el único dios nacido de una mortal. Es hijo de Zeus y de Sémele (hija de Cadmo y de Harmonía)

    Hera, celosa de Sémele, le sugirió el deseo de que su amante (Zeus) se le presentara tal y como era. Zeus, que le había prometido a Sémele darle todo lo que le pidiera, ante su solicitud se le presentó en todo su esplendor y Sémele fue muerta por sus rayos.

    Cuando Dioniso fue divinizado bajó a los infiernos a buscar a su madre, y Sémele, resucitada, pasó al cielo con el nombre de Tionte.

    Cuando cayó fulminada, Zeus extrajo a su hijo de 6 meses de su seno y se lo cosió al muslo. Y cuando llegaron los 9 meses, lo soltó y nació Dioniso perfectamente formado. De ahí que se quiera interpretar el nombre como “El nacido dos veces”. Aunque la explicación más normal es que Dioniso (Δίοσ-νισος) es “hijo de Zeus”. Aunque el segundo compuesto (nisos - νισος) no es indoeuropeo ni tampoco tienen origen indoeuropeo muchos nombres relacionados con él.

    Al nacer, Zeus se lo confió a Hermes que, a su vez, se lo entregó a Atamante (que es un rey probablemente tebano, nieto de Helena) que se casó tres veces y que es tema de muchas tragedias sólo conservadas fragmentariamente, especialmente de Eurípides (Fixo e Ino)

    El primer matrimonio de Atalante fue con Néfele, con quien tuvo un varón (Frixo) y una hembra (Hele) Tras repudiar a Néfele, se casó con Ino, una hija de Cadmo, con la que tuvo dos hijos más: Learco y Melicertes.

    Ino estaba celosa de los hijos del primer matrimonio de Atamante y, para eliminarlos, convenció a las mujeres de su tierra (Coronea) para que tostaran el trigo antes de sembrarlo. Cuando el trigo sembrado no germinó, Atamante consultó el oráculo de Delfos y los mensajeros, sobornados por Ino, le dijeron que tenía que sacrificar a Frixo y a Hele. Cuando iban a sacrificarlos, Néfele envió un carnero (regalo de Hermes) que los salvó.

    En otra versión, los mensajeros le revelan la verdad a Atamante, que ordenó el sacrificio de Ino y de Melicertes. Pero Dioniso, como Ino había sido su nodriza, los salva haciendo que Atamante mate a Learco arrojándolo en agua hirviendo.

    El tercer matrimonio (el que aparece en la tragedia Ino) es con Temisto, porque Ino se había ido al monte después del fracaso de su conjura, con las Bacantes, servidoras de Dioniso.

    Al desaparecer su mujer, Atamante, que creía que estaba muerta, se casó con Temisto, con la que tuvo dos hijos. Ino regresa y Atamante la esconde como criada en el palacio. Temisto intenta descubrirla sin conseguirlo y acude a la nueva criada para matar a los hijos de Ino. Le pide que los vista de negro y a los suyos de blanco, pero Ino cambia las vestimentas y Temisto mata por error a sus propios hijos, y se suicida.

    Las desgracias de Atamante y de sus hijos proceden, según la versión más habitual, del enfado de Hera porque Zeus había entregado a Dioniso a Ino, hermana de Sémele.

    Atamantes, enloquecido por Hera, mata a Learco (en una versión hundiéndolo en agua hirviendo y, en otra, con una jabalina por haber sido convertido en ciervo) A Melicertes también le mata (también con las dos versiones de su hermano) E Ino, llamada en estas versiones Leucótea, se arroja al mar con el cadáver de Melicertes, y son convertidos en divinidades marinas: en la diosa Leucótea (= blanca) y en el dios Palemón (respectivamente), que es el dios que guía a los navegantes.

    En honor de Melicertes, Sísifo instituyó los juegos Istmicos. Sísifo es el más astuto de los mortales y el menos escrupuloso. En todas sus leyendas, su astucia prevalece siempre. Cuando Autólico le roba sus rebaños, Sísifo los recupera porque había grabado su nombre en las pezuñas de cada animal. Cuando va a recuperar sus rebaños es la víspera de la boda de la hija de Autólico (Anticlea) con Laertes. Sísifo la sedujo y, por eso, su hijo (Odiseo) hereda la astucia de su padre.

    Sísifo es el fundador de Corinto, por donde pasó Zeus tras raptar a Egina (hija de Asopo) Cuando Asopo pasa por Corinto buscando a su hija, Sísifo le ofreció decirle quién era el raptor si hacía brotar un manantial en la ciudadela de Corinto. Asopo aceptó el trato y Sísifo le dice que Zeus es el raptor. Zeus fulmina a Sísifo y le manda a los infiernos, donde tiene q subir una roca hasta lo alto de una montaña y, cuando llega arriba, la roca rueda hasta la base y tiene q empezar de nuevo p toda la eternidad.

    En otra versión, Zeus envió a Tánato para que mate a Sísifo, pero éste lo encadena por lo cual ningún hombre murió durante un cierto tiempo. Zeus obliga a Sísifo a liberar a Tánato para que éste siga haciendo su trabajo y al primero que mata es al propio Sísifo.

    Antes de su muerte, Sísifo le pide a su esposa que no le rinda honores fúnebres y, cuando llega a los infiernos, Hades le pregunta por qué no ha recibido honras funerarias. A lo que Sísifo contesta que su mujer es una impía y que querría vengarse de su impiedad. Hades, furioso, se lo concede, y Sísifo vuelve a la vida y vive durante muchos años.

    Para que Hera no se pudiera vengar de Dioniso, Zeus lo llevó a Nisa (que no se sabe muy bien si es en Asia o en África) en donde las ninfas lo cuidaron, convertido en cabrito (que es uno de sus nombres) para que Hera no lo reconociese.

    Cuando es adulto, se convierte en el dios de la vegetación. Es el dios de la savia de las plantas, del jugo de los frutos, de la fecundidad animal y del vino, pues es él quien descubre la vid y su utilidad. Al descubrirlo, Hera lo enloquece y, loco, anda errante por Egipto y Siria hasta que llega a Frigia, donde le recibe la diosa Cibeles, llamada normalmente Madre de los Dioses, y con poder sobre toda la naturaleza.

    Desde Frigia, su culto se extiende por el mundo griego y el romano. A veces se considera una encarnación o simplemente un sobrenombre de la diosa Rea. Su importancia se debe a los ritos orgiásticos y se representa con la cabeza coronada de torres, con leones o en un carro tirado por leones.

    Cibeles purificó a Dioniso y, ya curado de su locura, lo inició en sus ritos. Ya curado, Dioniso fue a Tracia, donde fue mal recibido por Licurgo, que es el paradigma del rey castigado por desafiar a los dioses.

    Licurgo intenta capturar a Dionisos, pero éste escapa y captura a las Bacantes, que son liberadas por los dioses que, además, vuelven loco a Licurgo, haciendo que se corte sus piernas y las de su hijo creyendo que estaba cortando las vides que llevaba Dionisos.

    Cuando Licurgo recuperó la cordura, su país estaba estéril y los oráculos dijeron que la cólera de Dionisos no se calmaría hasta que muriera. Lo matan, descuartizándolo con 4 caballos.

    Hasta aquí, Dionisos es un joven asustadizo. Pero desde Tracia va a la India, y la conquista, tanto con su ejército como con sus encantamientos. De ahí viene la representación del cortejo de Dionisos en el que aparece en un carro tirado por panteras, adornado con hiedras y con mirto, y rodeado por Bacantes, sátiros y algunas divinidades como Príapo (dios de la ciudad de Lámpsaco, considerado incluso como hijo de Dionisos y Afrodita)

    Príapo es el dios que guardaba las viñas y los jardines, preservándolos del mal de ojo que impediría la fecundidad de las plantas. Aparece como dios de la fecundidad en el cortejo de Dionisos y suele ir acompañado por un asno o burro, o incluso se le representa a él mismo como tal. Príapo se había enamorado de una ninfa llamada Lodis y, cuando por la noche iba a acostarse con ella, un asno (se dice que era el de Psileno) empezó a rebuznar, despertando a todas las Bacantes, y Príapo no pudo conseguir su propósito.

    Príapo aparece como hijo de Dionisos y Afrodita, pero a veces para explicar su deformidad (que era un miembro viril descomunal) se le hace hijo de Zeus y de Afrodita, por lo que Hera, pensando que ese hijo podría tener la belleza de su madre y el poder de su padre y podría ocupar un lugar preeminente entre los dioses, lo hizo deforme, tocando el vientre de Afrodita.

    En otra interpretación, se le hace hijo de Afrodita y Adonis, y también deformado por Hera. Hay otra interpretación, llamada evemerista (hechos reales que se fantasean) en la que Príapo era un ciudadano de Lámpsaco desterrado por su deformidad y acogido por los dioses.

    Después de la India, Dionisos volvió a Beocia, donde estableció las fiestas bacanales, en las que las gentes entraban en éxtasis, fundamentalmente poseídas por el dios. Eran ritos orgiásticos, normalmente nocturnos, en los que se danzaba frenéticamente al son de la flauta y se perseguían animales salvajes, a los que se descuartizaba y comía crudos.

    Hay muchas fiestas dedicadas a él y las más importantes son las llamadas “Grandes Dionisias” y las “Leneas”, en las que se celebraba un festival de teatro.

    Dionisos es también el dios del teatro y de la máscara, y antes de las representaciones, en el altar de la orchestra, se celebraba un sacrificio en su honor. Y sus sacerdotes, sentados en la primera fila, presidían la representación.

    Al volver de Grecia, en Tebas, el rey Penteo se opuso a la introducción de estos ritos. Penteo era primo de Dionisos, ya que era hijo de Ágave, hermana de Sémele. El regreso de Dionisos es parcialmente para vengarse de Ágave, que había insultado a Sémele al negar que el padre de su hijo hubiera sido Zeus.

    Penteo intenta apresar a Dioniso y éste, tras prender fuego al palacio, lo traslada a una montaña para que espíe los excesos de las bacantes, entre las que se encuentra Ágave. Penteo se esconde tras un árbol, pero las mujeres lo descubren y lo atacan. Es Ágave la que lo mata y le arranca la cabeza. La clava en un palo y se cree que lo que lleva ahí es la cabeza de un león hasta que su padre, Cadmo, le dice que a quien ha matado es a su hijo. Y Ágave, horrorizada, se marcha de Tebas a Iliria. El bastón en el que Ágave clava la cabeza de Penteo se conoce como tirso (bastón rodeado de hiedra que aparece siempre en manos de Dioniso en todas las representaciones que de él se hacen)

    Dionisos se va a Argos, en donde enloquece a las Prétidas (hijas del rey Preto) Estas jóvenes enloquecieron por obra de Hera, bien porque había dicho que eran más bellas que Hera, o bien porque decían que el palacio de Hera tenía menos riquezas que el de su padre, o bien porque habían robado oro del vestido de Hera para hacerse ellas uno. Su locura era considerarse becerras y andar mugiendo por los montes. De ahí se pasó a considerar que Dioniso era el causante por no haber aceptado su culto. Fueron curadas por el adivino Melampo, que se ofreció a curarlas a cambio de un tercio del reino de Preto. Éste no aceptó y, en lugar de estar en los montes locales, sus hijas recorrieron todo el Peloponeso. Entonces, Melampo le pide dos tercios y Preto aceptó. Melampo se casó con una de las hijas una vez purificada. La locura era tal que se extendió a todas las mujeres del Argos, que incuso devoraban a los hijos que llevaban en el vientre.

    Ante estas venganzas de Dioniso, su culto fue adoptado por todas las ciudades griegas. Y, así, acabada su misión en la tierra, pudo ascender al cielo. Su última tarea antes de su ascensión fue descender a los infiernos para devolver a su madre a la vida. Le pide a Hades que la devuelva y éste accede a cambio de algo que Dioniso apreciara especialmente. Dioniso le da el mirto y, como tal planta, con ella coronaban su frente los iniciados. La frente de Dioniso aparece coronada, bien con hiedra, con pámpanos de vid o con mirto.

    En época arcaica se le representa con barba y maduro, mientras que en época clásica aparece joven y muy hermoso, incluso afeminado.

    Como dios vegetativo, muere y renace cada año. Los órficos cantaban el despedazamiento de Dioniso niño por los titanes, instigados por Hera. Lo cocieron y se lo comieron entero, excepto el corazón. Como venganza, Zeus los fulminó y de sus cenizas nacieron los hombres. Por eso, en los hombres hay un componente titánico feroz y un componente divino (la parte dionisíaca)

    Tras su ascensión a los cielos, y ya como dios, Dioniso raptó a la hija de Minos y Pasifae (Ariadna) en Naxos. Ariadna se enamoró de Teseo cuando éste fue a Creta para luchar con el Minotauro, que estaba encerrado en el laberinto. Ariadna le dio a Teseo un ovillo para que encontrara la salida del laberinto y se escapó con Teseo, que la abandonó en la isla de Naxos mientras dormía. Llegó Dioniso con su cortejo y se enamoró de ella. La desposó y se la llevó al Olimpo. Tuvieron cuatro hijos.

    El culto de Dioniso se extendió también entre las tribus itálicas, hasta que fue prohibido en el siglo II a. C. Su poder es tal que, incluso, tiene culto en Delfos cuando Apolo está en el país de los Hiperbóreos.

    1