Misericordia; Benito Pérez Galdós

Narrativa española siglo XIX. Argumento. Personajes. Ambientación. Estilo. Realismo

  • Enviado por: CHOUMAN
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Misericordia

De

Benito Pérez Galdos

  • Argumento

  • Lo primero y fundamental para comenzar con buen pie la estructura del argumento será organizar de algún modo tan singular libro. Este (libro) esta constituido por 40 capítulos organizados de la siguiente manera:

    • Primera parte que se compone de los 3 primeros capítulos, es decir, del I al III.

    • Segunda parte que se compone de los capítulos IV al XIX

    • Tercera parte que se compone de los capítulos XX al XXXI

    • Cuarta parte que se compone de los capítulos XXXII al FINAL

    Su personaje principal es la "seña" Benina que es la criada de doña Paca a la que quiere mucho llegando a pedir por las calles junto a otros mendigos al lado de la iglesia para poder alimentarse ella y la señora Paca. Un día, un tal señor Carlos Moreno le dice a Benina que al día siguiente debía visitarle en su casa. La señora Benina, de camino a casa, se encuentra con Almudena, un ciego marroquí, ellos establece una buena amistad ayudándose cuando necesitan algo. Benina pide a Almudena (“almudenilla” como ella le llamaba) un duro para llevarse y poder comer. Benina engaña a su señora haciéndole creer que trabaja de cocinera en la casa de un sacerdote imaginario inventado por Benina llamado don Romualdo para no decirle que mendiga por las calles. La pobre doña Paca era viuda y tenía dos hijos: Antoñito y Obdulia.

    Antoñito se casó y dejó pronto a Benina y a su madre, Obdulia también se casó pronto pero sufre con su marido Luquitas que se emborracha y trasnocha a menudo.

    Al día siguiente Benina se dirige a casa de Carlos Moreno, en la que se lleva una gran decepción al recibir únicamente un duro y una libreta para llevar los gastos mensuales. Ya en la calle, Benina se encuentra a Almudena, (este vivía en las mismas condiciones que doña Paca y Benina, él vive con Pedra una pobre borracha huérfana que vive con el ciego por lástima de éste) que en una cafetería le cuenta la historia de un rey muy poderoso que puede dar todo el dinero que se quiera. Benina consigue vender el libro de cuentas mensuales, que el señor Moreno le había dado, a Pedra la compañera de Almudena por tres pesetas.

    Benina se dirige posteriormente a casa de la hija de su ama para darle dinero y realizar las labores de la casa, la hija se llamaba Obdulia. En casa de Obdulia, Benina se entretiene hablando con Frasquito Ponte (este había disfrutado de una buena vida pero se arruinó y ahora se está muriendo de hambre y cómo él también pasaba necesidades, Benina también le ayudaba en lo que podía porque a ella también le faltaba el dinero. Benina es una buena persona y da aunque no tenga para ella.) y preparando el almuerzo a él y a Obdulia.

    Al día siguiente se encuentra con Almudena que le sigue contando la historia del poderoso rey, después regresa a casa y su ama le cuenta que había recibido la visita de un dependiente de una tienda, que le reclamaba diez duros.

    Al siguiente día Benina se dirige a una casa de dormir propiedad de una amiga, en busca de los diez duros, en la que pregunta por Frasquito Ponte y le cuentan que estaba enfermo. Benina se dirige posteriormente a una taberna en la cual se albergaba el señor Ponte. Ya en la taberna, pregunta por Pitusa, la dueña que le muestra la habitación de Ponte. Benina aprovecha para pedir los diez duros a Pitusa, la cual le presta unas joyas con la condición de devolverlas en unos días. Benina se marcha llevándose a Ponte a su casa, como Frasquito era tan remilgado rechazaban la idea de meterse en un hospital diciendo Benina que esta enfermedad se cura en casa donde tras una conversación con su ama, consigue que ésta le acepte como invitado.

    Al siguiente día, Benina se encuentra a Almudena que estaba muy enfadado por tener Benina a Frasquito Ponte en su casa, Almudena tenia un ataque de celos ya que este quería profundamente a Benina. Almudena llegó a pegarle con un palo en un ataque de ira, aunque después se disculpó, y le dijo que quería casarse con ella. Al llegar Benina a casa, Doña Paca se enfada con ella por el trato tan encantador que tenia Ponte con Benina diciendo “Eres un Ángel” y un sin fin de palabras de alabanza

    Al día siguiente, Benina, fue a buscar a Almudena a su casa pero esta no le encontró allí, ya que este había cambiado de casa, se había mudado a un barrio gitano. Cuando vuelve a casa, Doña Francisca dice que don Romulado ha estado allí; Benina queda extrañada, ya que ella se había inventado a Don Romualdo, y no podía existir en la realidad.

    El siguiente día, Benina, salió camino de la Costanilla de San Andrés, donde trabajaba Frasquito, para dar parte de la enfermedad de éste. Tanta era la bondad de Benina, que dio de comer a un montón de pobres que rondaban por allí. Después salió Benina nuevamente en busca de Almudena a quien encontró y le preparó un poco de comida.

    A la mañana siguiente, Benina volvió a encontrarse con más pobres que le pedían comida, y al negársela, se disgustaron mucho. Benina siguió su camino hasta donde se alojaba Almudena, y juntos, se pusieron a comer. Mientras comían, recibieron el ataque de un grupo de vándalos y Almudena recibió un fuerte impacto con una piedra. Un hombre ayuda a Benina y al ciego a padreados. Benina acuerda la estancia de Almudena por cierta cantidad de dinero.

    A los dos días, se repuso el moro Almudena de sus heridas, y se volvió a la calle para pedir limosna junto a Benina. Cogieron los guardias secretos a los dos mendigos y se los llevaron a una casa de pobres “Misericordia”. Esa noche la pasó Benina sin dormir en casa. Ante la ausencia de Benina Doña Paca se preocupo mucho.

    Don Romualdo dice que a los hijos de doña Francisca, Obdulia y Antonio, les corresponde una finca, a doña Francisca y Frasquito Ponte 50 duros mensuales. El sacerdote le comenta a doña Francisca que ha visto a una señora llamada Benina pidiendo limosna con un ciego en la iglesia de San Andrés. Doña Paca se sobresalto mucho al enterarse de la verdad sobre su criada.

    Doña Paca anta la necesidad y la desesperación contrata a una criada llamada Hilaria, recomendada por su nuera Juliana que también le ayuda en la casa, gobernándola tiránicamente luego también Obdulia contrata una doncellas llamada Daniela que también era muy trabajadora.

    Al ser Frasquito Ponte más rico que nunca, se compró un caballo y buenas ropas.

    Un día fue a sacar a Benina de la casa de pobres (ya que esta le había ayudado mucho en el pasado) y la trajo a casa. En el viaje de vuelta, sufrió una caída, supuestamente sin importancia.

    Benina no fue admitida en casa ya que estaban de mudanzas, pero esta no era la razón. Benina no fue admitida porque doña Paca estaba presionada por Juliana, la mujer de Antonio, que era el hijo de Paca. Juliana había tomado las riendas de la casa y tenía a doña Paca hundida. Juliana engañaba a Benina con falsas esperanzas de poder volver cuando su hubiesen mudado. Frasquito Ponte llegó un día a la nueva casa a expresar lo que pensaba de la injusticia de Juliana, y al salir, cayó muerto por causa del traumatismo que le había causado la caída que tuvo con el caballo. Tiempo después Juliana fue a visitar a Benina, que estaba viviendo con Almudena, para contarle que tenía pensamientos de que sus hijos se iban a morir. Juliana, como todo el mundo, creía que Benina era una mujer santa, y si le decía que no se preocupara por sus hijos, ese mal pensamiento se alejaría para siempre. Le dijo Benina lo que Juliana quería que le dijera y los malos pensamientos desaparecieron y dejaron a Juliana tranquila.

  • Personajes

    • Benigna  de Casia (Benina)

    Es un personaje plano ya que no cambia de actitud durante toda la obra. Es el personaje principal de la obra. Era una persona envejecida prematuramente. Respondía al nombre de “Seña Nina”, era callada y humilde; bien criada modosa y con todas las trazas de perfecta sumisión a la divina voluntad. Tenia Benina, voz dulce, modos hasta cierto punto finos y de buena educación, y su rostro moreno no carecía de cierta gracia interesante que, manoseada ya por la vejez, era una gracia borrosa y apenas perceptible. Más la mitad de la dentadura conservaba. Sus ojos, grandes y oscuros, apenas tenían el ribete rojo que imponen la edad. Su nariz destilaba menos que las de sus compañeras de oficio, y sus dedos rugosos y de abultadas articulaciones, no terminaba en uñas de mendigo.

    Galdos la compara con la Santa Rita de Casia. (A esta santa italiana se le invoca como a bogada de causas difíciles o “abogada de lo imposible”)

    Siempre se preocupa de los pobres y es una mujer trabajadora que siempre cumple con sus obligaciones. Sueña con poder dejar de ser pobre y ayudar a los que lo sean.

    Este Personaje es el pilar base de la obra ya que sobre ella se narran los acontecimientos de su vida en un corto y largo periodo de tiempo. Lo más característico de esta persona es como se desenvuelve para salir de los desafíos que la misma vida le pone. Y como primero piensa por los demás antes que de si misma, repartiendo dinero entre los pobres ande que de quedárselo ella mimas (antes de q fuera apedreada). También es justo hablar el trato que recibe al final de la obra por parte de Juliana y Doña Paca aunque esta tenga excusas por sus idas y venidas de buen y mal humor conocidos por Benina.

    • José María de la Almudena (Almudenilla)

    Es un personaje redondo que cambia su actitud cuando conoce a Benina. El rostro de Almudena, de una fealdad expresiva, moreno oscuro, con barba rala, negra como el ala del cuervo, se caracterizaba principalmente por el desmedido grandor de la boca, que, cuando sonreía, afectaba una curva cuyos extremos, replegados, la piel floja de los carrillos, se ponían muy cerca de las orejas. Los ojos eran como yagas ya secas e insensibles, rodeados de manchas sanguinosas; la talla mediana. Su cuerpo había perdido la conformación airosa por las costumbre de andar a ciegas, y de pasar largas horas sentado en el suelo con las piernas dobladas a la morisca. Vestía con relativa decencia. Calzaba zapatos negros, muy rozados […]

    Es un ciego Marroquí que vino a España después de recorrer bastante mundo. Nacido de familia rica. Su ceguera le impidió poder ganar más dinero, y entro en la pobreza. No habla muy bien el castellano.

    Que puedo decir de el pues es un personaje que ayuda a Benina cuando esta se ve en aprietos económicos, es un fiel amigo de Benina, este le confiesa un secreto de brujería a Benina al cual nadie se lo había contado (aquí empieza a desmóstale a Benina la gran afinidad que quiere tener con ella). Es un personaje que va evolucionando a medida que avanza la obra ya que de un ciego pedigüeño en una iglesia a una persona enamora, celosa, pensativa, gruñona, mal humorado… va cambiando su mentalidad según los acontecimientos. Su vida no fue lo mas bonito que se pueda imaginase sufre mucho a lo largo de su vida, de rico se sume en la pobre no si antes haber perdido la vista hasta que al final de todo puede encontrar un poco de felicidad al lado de Benina.

    • Francisca Juárez de Zapata (Doña Paca) 

    Es un personaje redondo que cambia su actitud al final de la historia, cuando recibe la herencia y es “esclavizada” por Juliana.

    Es la ama de Benina. Mayor de sesenta años. Anteriormente vivía con su marido y sin falta de dinero, pero por culpa de su ineptitud para manejar el dinero, se fue a la ruina.

    Es una mujer que no puede vivir sin la ayuda de Benina, nunca sale de casa por temor a las deudas. Se preocupa de sus hijos y de su criada. A menudo echa broncas a Benina, pero después se calla, y no lo hace con mala intención.

    Es La oposición simbólica de Benina es doña Francisca. Frente a la caridad, el corazón endurecido por la ingratitud y la falta de misericordia. Frente al sentido escrito de la realidad doméstica, la torrentera del despilfarro. Todos son rasgos negativos en la caracterización de este personaje: vanidosa, incapaz de enfrentarse a la realidad, voluble de genio y débil de carácter, muestra tras la herencia de dos nuevas facetas: falta absoluta de misericordia y escandalosa ingratitud. Extremadamente vanidosa hasta en las más profundas hondonadas de la pobreza, se lamenta de no poder salir a la calle por carecer de vestimenta adecuada: «Me mandan que pasee. Pero dónde voy yo con esta facha, sin ropa decente». La máxima preocupación cuando llega don Romualdo a su casa es no poder recibirle con el decoro propio de su teórica posición social. Asimismo, tras la recepción de la primera mensualidad, cuando Frasquito le propone salir a comer, la objeción de doña Francisca es que «no se presentaría en sitios públicos mientras no pudiera hacerlo con la decencia de ropa que le correspondía». Orgullo y vanidad de la apariencia y miedo a enfrentarse a la realidad, a la realidad de su imparable decadencia, de sus deudas, de su miseria, de saber que vive gracias a la calderilla que su criada recauda pidiendo limosna. Miedo a aceptar que la ayuda de don Carlos se concreta en dos duros y no en veinticinco.

    • Frasquito Ponte Delgado (personaje secundario, pero de gran importancia)

    Es un personaje plano.

    Es natural de Algeciras, de la misma familia que doña Paca, es inofensivo, inútil e infeliz. Proviene de la nobleza, encontrándose actualmente en la miseria. Es un personaje que produce lástima, sobre todo cuanto es expulsado de la pensión. Muere enajenado mentalmente. Aunque se encuentra en la más absoluta miseria, es un personaje con muy buena educación, debido a su origen noble.

    Al final del libro sufre trastornos mentales, que le alejan de su inicial educación y buenas maneras.

    Es un personaje que oculta su verdadera carencia, no tiene nada pero lo disimula, es amigo de Obdulia, este va casi todo los días a la casa de esta a parte de hacerle compañía también para saciar su borad hambruna ya que esta siempre le invitaba a comer. Frasquito no hubiera sobrevivido si no hubiera sido por la grandiosa bondad de Benina el cual estaba eternamente agradecido ya que se deshacía en halagos hacia esta. Benina salva en más de una ocasión, también le ayuda económicamente aunque luego se lo gasta en un retrato para enseñárselo a Obdulia. Luego al final de la obra Frasquito ayuda a Benina a salir del asilo y la defiende ante los agravios propiciados por Juliana y Doña Paca. Tuvo una trágica muerte.

    • Obdulia

    Es un personaje redondo, que de pronto, intenta suicidarse con su novio, y después, se casa con él.

    Es bonita, de facciones delicadas, tez opalina, cabello castaño, ojos dulces, se caracteriza en su comportamiento por ser muy modosa, es mañosa y enfermiza

    Es la hija de doña Paca. Se casó con Luquitas, un trabajador de la funeraria. Luquitas resultó ser un hombre bebedor y mujeriego, y su matrimonio con Obdulia finalizó, al irse la hija de doña Paca, a vivir con ésta cuando le dieron la herencia.

    Su carácter cambió por completo cuando se casó y se convirtió en una mujer normal y cumplidora de sus faenas.

    • Antoñito

    Es un personaje redondo que cambia su carácter cuando volvió de la mili y se casó.

    Es el hijo de doña Paca, es joven.

    Antes de casarse, Antonio era un chico, que robaba a su madre para poder ganar dinero con el que divertirse. Era una de las ovejas descarriadas de la familia. Después de volver de la mili y casarse, se convirtió en un chico educado y decente.

    Este personaje no tiene mucha importancia en la obra nada más que porque se caso con Juliana.

    • Juliana

    Es un personaje redondo que, al final del libro se vuelve mandona y se “adueña” de los vienes de doña Paca.

    Es la mujer de Antonio. Mujer joven, que cuando se casó trabajaba en la “Singer”.

    Es una mujer entendida en el tema del gobierno. No sabía leer ni escribir, pero sabía mandar y engañar a la gente. Pronto se hace con el control de la casa de doña Paca.

    Este personaje hace un cambio drástico y radical al final de la obre según Galdos era una persona tranquila, de buena familia, humilde vamos que no se pensaba que al final en cuanto vio un poco de dinero se volvería tan mandona y tan rastrera.

    • Don Rumualdo

    Es un personaje plano.

    Es un sacerdote que aparece al final de la historia. Benina se lo inventó para ocultar que pedía limosna. Romualdo resultó ser un personaje verdadero y es el que trae una herencia a doña Paca. Es alto, guapo, ni muy viejo ni muy joven.

    Es simplemente un sacerdote que cumple su tarea e interviene muy poco en la obra.

    Este personaje es fruto de la casualidad o de la buena fortuna ya que de una mentira piadosa inventada por Benina para ocultar su trabajo en la iglesia aparece al final de la obra como la persona que trae el regalo del cielo que tanto había soñado Doña Paca. Lo que es un poco inverosímil la exactitud que tuvo Benina al retratar este personaje a Doña Paca y el de la realidad. Llegando incluso a coincidir con la sobrina que era Bizca de un ojo.

  • Ambientación

  • Esta obra transcurre en Madrid en una zona de barrios bajos donde tiene su morada la protagonista. El tiempo que dura aproximadamente la obra son dos meses.

    La primera edición de Misericordia data del año 1897. Volvió a ser editada la novela en 1913, acompañada en esta ocasión de un prefacio escrito por el propio Galdós, en el que el novelista afirma que:

    En Misericordia me propuse descender a las capas ínfimas de la sociedad matritense, describiendo y presentando los tipos más humildes, la suma pobreza, la mendicidad profesional, la vagancia viciosa, la miseria, dolorosa casi siempre.

    Pues sobre la fecha de 1897 podemos centrar nuestra visión en la forma de vida cotidiana y como estaba el ambiente por esas fechas, pobreza, miserias, hambruna, solo unos pocos podrían vivir medianamente bien.

  • Estilo

  • La narración se desarrolla en tercera persona y el narrador es omnisciente, si bien esa omnisciencia se ve de continuo limitada por el uso de la ironía en relación con la propia narración y, sobre todo, a través del recurso del estilo indirecto libre, que, al fundir las palabras del narrador con las de sus personajes, hace que parezcan ser éstos mismos los que van contando la novela.

    Técnicamente, nos encontramos, sin duda, ante una novela realista. La acción se desarrolla en un espacio y un tiempo próximos a los del lector: el Madrid de su época. El tiempo interno también está convenientemente señalizado: la novela comienza un 24 de marzo y pasan dos días hasta el capítulo XX, el tercer día transcurre a partir de este capítulo, el cuarto desde el XXIII, el quinto y sexto coinciden con el XXVII, el séptimo con el XXIX; y, a partir de ahí, la datación temporal es imprecisa, con referencias vagas del tipo una noche, días antes, a los quince días, al mes más o menos...

    Otro procedimiento, muy habitual en las novelas de Galdós, es el uso de símbolos. Simbólico es Almudena ya desde su nombre (nombre árabe, de mujer y, además, el de la patrona de Madrid), como encarnación de las tres religiones y las tres culturas de la vieja España medieval: procede de Arabia, es judío, ha sido bautizado como cristiano e incluso recita «oraciones hebraicas en castellano del siglo XV, que en la memoria desde la infancia conservaba» (XXVIII).

    Utiliza un estilo sencillo y vulgar con muchas palabras de aquel entonces que nos parecen ahora que no tienen sentido las cuales con muy poquito se referían a mucho, a parecen mucho vulgarismo es un ejemplo cuando hablan las viejas del templo santo…

    Descripción minuciosa de los personajes los describe de pies a cabezas, es el caso de Almudena, Benina…

  • Realismo y espiritualismo

  • En esta obra se narran la verdadera vida de las gentes de esta época, sus penas, sus problemas, sus inquietudes…

    Habla de cómo son las personas frente a la población ocultando su pobreza por encima de todo por que tienen un cierto “cache” y estaría mal visto ante los ojos ajenos el pedir limosna o mendigar si una vez se fue de la nobleza.

    En cuanto al Espiritualismo encontramos varias y muy importante en la obra como es el por que de que este aquí Almudena ya que si no se hubiera encontrado al Dios de bajo tierra el nunca habría salido en busca de su mujer perfecta, este secreto se lo contó a Benina que entre ingenia y no se lo creyó e intento realizar tal sortilegio para poder mejorar su vida pero un apunte es la gran caridad que tiene Benina ya que cuando pensaba poseer todo el oro del mundo siempre pensaba en los demás diciendo “yo que voy ha hacer con tanto, la mitad para los pobres”

    Otra cosa a destacar el “La mentira tan real” que contó Benina a su señora Doña Paca para ocultar su mendicidad, Don Rumualdo este clérigo que ni ensueños pensó Benina que existía y la clara exactitud que esta explico de su vida y ser de Don Rumualdo a Doña Paca. Lo más anecdótico puede ser que incluso adivino el nombre de su sobrina y que ella era bizca de un ojo. Esto se entremezcla con el sueño que tuvo doña Paca con que le iban a dar una grata sorpresa siendo esta poseedora de una grandísima herencia y que por azar del destino supongo que fue don Rumualdo el encargado de entregarle tal alegría.