Miología

Mesodermo. Sistema muscular. Miotomos. Mioblastos

  • Enviado por: Sam
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

Tema 16

MIOLOGÍA

El sistema muscular se desarrolla a partir del mesodermo (con excepción de los músculos del iris) y consiste en músculo estriado esquelético, liso y cardiaco. El músculo esquelético deriva del mesodermo paraxial, que forma somitas a partir de las regiones occipital a la sacra, y somitómeras en la cabeza. El músculo liso experimenta diferenciación a partir de la hoja esplácnica del mesodermo lateral que rodea al intestino y sus derivados, y el músculo cardiaco proviene del mesodermo esplácnico que circunda al tubo cardiaco.

1.- Los miotomos provienes de los somitas, por lo cual su distribución es igual a la de éstos: Son 44, aproximadamente; 4 occipitales, 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares, 5 sacros y 5 coccígeos y de 3 a 5 caudales que degeneran.

2.- Los miotomos provienen del dermomiotoma de los somites del embrión. Se encuentran en posición medial y profunda con respecto al dermatoma, pero superficial y lateral al esclerotoma. Las células del miotoma se dividen, se desplazan hacia su localización definitiva y se forman alargadas y fusiformes, llamándose mioblastos, que luego se unen con otros mioblastos para formar fibras musculares multinucleadas y muy largas, en las cuales se forman las clásicas estrías del músculo esquelético a finales del tercer mes.

3.- Hacia el final de la quinta semana cada miotomo se divide en una pequeña porción dorsal, el epímero y otra ventral más grande, el hipómero, formado por migración de las células del miotoma. Los nervios que van a los músculos segmentarios también están divididos en un ramo primario dorsal, para el epímero y un ramo primario ventral para el hipómero.

4.- Los mioblastos de los epímeros forman los músculos extensores de la columna vertebral, en tanto que los hipómeros dan lugar a los músculos flexores laterales y ventrales. Los mioblastos de los hipómeros cervicales forman los músculos escalenos, geniohioideo y prevertebrales. Los de los segmentos torácicos se separan en tres hojas, las cuales, en el tórax, están representados por los músculos intercostal íntimo o transverso del tórax, el más profundo. En la pared abdominal estas tres hojas musculares forman los músculos oblicuo mayor o externo, oblicuo menor o interno y transverso del abdomen. Los músculos de la pared del tórax conservan su carácter segmentario, debido a las costillas, mientras que en la pared abdominal los músculos de los diversos segmentos se fusionan y forman grandes capas de tejido muscular. Los mioblastos del hipoblasto de los segmentos lumbares forman el músculo cuadrado lumbar en tanto que los de las regiones sacra y coccígea forman el diafragma pelviano y los músculos estriados del ano.

Además de las tres capas musculares ventrolaterales mencionadas, en el extremo ventral de los hipómeros aparece una columna longitudinal ventral. EN la región del abdomen esta columna está representada por los rectos del abdomen y en la región cervical a los músculos infrahioideos. En el tórax los músculos longitudinales desaparecen normalmente, aunque suelen estar representados por el músculo esternal.

5.- Los primeros indicios de la formación de los músculos de las extremidades aparecen a la séptima semana del desarrollo, en forma de condensación del mesénquima próximo a la base de los esbozos. El mesénquima derivade células del dermomiotoma de los somitas que emigran hacia el esbozo de la extremidad para formar los músculos. Al igual que en otras regiones, el tejido conectivo es el que gobierna la formación del músculo y este tejido, que deriva del mesodermo somático, da origen también a los huesos de la extremidad.

6.- El mesodermo parietal, o somatopleura, junto con el ectodermo que lo recubre forma las paredes corporales lateral y ventral.

7.- El origen de la piel es doble: la capa superficial (epidermis) deriva del ectodermo superficial y la capa profunda (dermis) se desarrolla a partir del mesodermo subyacente.

En un comienzo el embrión está cubierto por una capa única de células ectodérmicas. Al principio del segundo mes, este epitelio se divide y sobre la superficie se deposita una capa de células aplanadas llamada peridermo o epitriquio. Al continuar la proliferación de las células de la capa basal, se forma una tercera capa, la zona intermedia. Por último, hacia el final del cuarto mes, la zona intermedia adquiere su organización definitiva y pueden distinguirse cuatro capas: capa basal, estrato espinoso, granuloso y córneo.

La dermis deriva del mesénquima. Durante el tercero y cuarto mes este tejido, llamado corion, origina numerosas estructuras papilares irregulares, las papilas dérmicas, las cuales sobresalen hacia la epidermis. Estas papilas suelen contener un capilar de pequeño calibre o un órgano nervioso sensitivo terminal. La capa más profunda, o subcorion, contiene abundante tejido adiposo.

Los pelos aparecen como proliferaciones epidérmicas macizas que se introducen en la dermis subyacente. En el extremo terminal los brotes pilosos se invaginan. Estas invaginaciones, las papilas pilosas, son ocupadas rápidamente por el mesodermo, en el cual se desarrollan vasos y terminaciones nerviosas.

La piel y sus anexos, tales como los pelos, las uñas y las glándulas derivan del ectodermo superficial. Los melanocitos, que confieren a la piel su color, derivan de células de la cresta neural que emigran hacia la epidermis. La neoformación de células tiene lugar en el estrato germinativo, después de trasladarse hasta la superficie, las células del estrato germinativo se desprenden. La dermis proviene del mesénquima.