Minimización de residuos industriales

Ecología. Medio ambiente. Industria. Emisiones. Flujos. Planificación. Auditoría. Costes

  • Enviado por: Velazquez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

DEFINICIÓN:

Se entiende por Minimización de los residuos y emisiones de un proceso productivo en una industria, la adopción de medidas organizativas y operativas que permita disminuir, (hasta niveles económicamente y técnicamente factibles) la cantidad y peligrosidad de los subproductos y contamínates generados, que precisan un tratamiento o eliminación final.

INTRODUCCIÓN:

Realizar un Plan de Minimización en una empresa implica organizar sus medios humanos y técnicos con el objetivo de sustituir, en la medida de lo posible, la gestión clásica de residuos y emisiones por practicas de reducción, reciclaje y recuperación.

Los motivos para implantar un Plan de Minimización en una empresa pueden ser diversos:

  • Percepción de que la Minimización ha producido beneficios a empresas análogas en circustancias similares.

  • Problemas ambientales serios en la empresa, que no pueden resolverse (o no son rentables) aplicando la gestión habitual de residuos y emisiones.

  • Cuidado de la buena imagen ambiental de la empresa ante la sociedad que le rodea y sus clientes.

  • Imposición de la obligación de minimizar los residuos y emisiones, por ley, como ya existe en algunos países.

  • Resultado de una auditoria de residuos y emisiones orientada a la Minimización que ponen en evidencia posibilidades de mejorar la situación ambiental de la empresa con un coste mínimo.

Aunque la Minimización suele ser rentable, existen numerosos obstáculos

Algunos se deben a:

  • Políticas y características de cada empresa: dependiendo de sus procesos, perdida de imagen y ventas si lo hacen mal etc.

  • Económico: principalmente del bajo o escaso coste de la gestión clásica y de la mentalidad de sus dirigentes que suelen pensar que los costes son exagerados.

  • Tecnológicos: escasez de programas de investigación y formación así como medios específicos para los tratamientos.

  • Administrativo: mala vigilancia de los vertidos, algunas empresas prefieren pagar la multa en vez de desarrollar un plan.

PLANIFICACIÓN Y ORGANIZACIÓN

OBJETIVOS:

Los objetivos de cada empresa en materia de Minimización dependerán del entorno legal, social y económico en que se desarrolle su actividad, la importancia que los ciudadanos conceden al Medio Ambiente así como el cumplimiento las leyes del lugar, etc. Pero sobre todo serán:

  • Consecuentes con el resto de objetivos de la empresa.

  • Flexibles, para poder adaptarlos a una realidad cambiante.

  • Cuantificables, para conocer hasta que punto se alcanzan.

  • Comprensibles para todos los empleados.

  • Alcanzables con los medios materiales y humanos disponibles en un plazo razonable.

BENEFICIOS Y COSTES DEL PLAN

COSTES DIRECTOS:

  • Recogida y transporte de los residuos.

  • Coste directo del tratamiento o la eliminación.

  • Depuración de las emisiones al aire y el agua.

  • Sueldo de los trabajadores asignados a estas actividades.

  • Coste del exceso de materias primas consumidas.

  • Seguros de operación y transporte.

  • Impuestos sobre los residuos y emisiones finales.

COSTES OCULTOS:

En muchas ocasiones no se añade a la gestión de los residuos y emisiones el coste de la obtención de permisos, las harás de operario, o las dedicadas al trabajo administrativo o el coste de análisis que es preciso realizar.

COSTES INTANGIBLES:

La Minimización de residuos y emisiones pueden suponer un beneficio indirecto, debido a:

  • El efecto positivo en las ventas o perdida de cuota de mercado por la mejor imagen ambiental de la competencia.

  • La mejora en las condiciones de seguridad e higiene de los trabajadores.

  • La implantación de buenas practicas y la adopción de tecnologías menos contamínates, que se traducen en un aumento de la productividad y calidad de los productos.

COSTES DE LAS RESPONSABILIDADES FUTURAS:

La responsabilidad de la empresa sobre los productos peligrosos que utiliza y sus residuos y emisiones, implica que deben pagar la reparación de los daños que estos puedan ocasionar al medio ambiente o a terceros, además de las posibles multas o sanciones que pudieran afectarla.

REALIZAR UNA AUDITORIA DE RESIDUOS Y EMISIONES

Para llevar a cabo un plan de Minimización es indispensable conocer que flujos de residuos se generan en la planta, en que cantidad, cuales son sus características, donde y por que se producen.

Esta información se consigue realizando una Auditoria de Residuos y Emisiones orientada a la Minimización. Una de las principales partes de una de estas auditorias es la extracción de las causas que originan los residuos. E aquí algunas de las mas probables:

  • Caducidad de materias primas perecederas y obsolencia de otras debido a un control deficiente, que impide que la materia prima se incorpore a tiempo al proceso productivo.

  • Compra de materias primas equivocadas, inadecuadas deterioradas o fuera de especificación.

  • Falta de un acuerdo con los proveedores para realizar un retorno progresivo de materias primas sobrantes.

  • Almacenamiento de materias primas, subproductos y productos, en condiciones incorrectas (humedad, temperatura, contaminación) lo que da lugar a: perdida de propiedades, decantación, oxidación, evaporación.

  • Fugas de materias primas, subproductos y productos.

  • Falta de mantenimiento preventivo a equipos e instalaciones.

  • Utilización indiscriminada de materias primas peligrosas lo que origina la aparición de cantidades importantes de subproductos.

  • Falta de clasificación de los flujos lo que motiva que no se puedan separar los peligrosos de los que no lo son.

  • Incorporación de aditivos a las materias primas y suministros (por necesidades de los procesos o servicios) que generan subproductos no deseados.

  • Falta de tratamiento previo adecuado de algunas materias primas y subproductos, para eliminar contaminantes y facilitar su reciclaje y recuperación.

  • Imperfecciones de los equipos, por maldiseño o construcción, también por la obsolencia de procesos e instalaciones, debida a falta de excelencia técnica, excesivo afán de lucro de la empresa o incapacidad financiera de la misma.

  • Falta de optimización y de elementos de precisión en las, maquinas y equipos, lo que motiva una generación de subproductos y un mayor consumo de materias primas.

  • Uso o abuso de procesos químicos (disolventes, ácidos) en lugar de procesos mecánicos o secos.

  • Falta de un diseño adecuado de los productos, que tenga en cuenta no solo los residuos sino también su vida útil.

  • Fabricación accidental o aleatoria de productos fuera de especificaciones, norma, coste cantidad o plazo.

  • Insuficiencia de los sistemas de motivación y control, imputación de costes y riesgos ambientales, etc.

  • Carencia de instalaciones de regeneración que harían inmediato un reciclaje interno o un alargamiento de la vida del producto.

CREAR UN EQUIPO DE TRABAJO:

El equipo de trabajo encargado de desarrollar e implantar el Plan de Minimización normalmente coincide con el que ha realizado la auditoria, este equipo será formado por un grupo reducido de personas, muy dinámicas y que sean o conozcan los departamentos mas afectados con el plan. también deberán estar en contacto con los dirigentes o representantes de los departamentos de la empresa.

Al frente de este equipo es imprescindible que haya un responsable del Plan de Minimización, gran parte del éxito del programa dependerá del responsable elegido, este debería estar dotado de: Autoridad necesaria para tratar con igualdad a los responsables de los departamentos, con Tiempo preciso para el programa, y con una gran Confianza con los jefes y responsables de la empresa, una persona del departamento de producción con conocimientos de los procesos productivos.

también es necesario que todos los estamentos y operarios de la empresa estén en contacto con el programa y los cambios que eso conlleva, además los operarios es una fuente de información ya que ocupan una posición privilegiada para identificar problemas y plantear posibles soluciones.

PLAN DE MINIMIZACIÓN DE RESIDUOS

CLASIFICAR LOS FLUJOS:

La primera parte del plan consiste en clasificar los flujos de residuos y emisiones, los criterios utilizados para ordenar los flujos deben estar en consonancia con los objetivos del plan de minimización y podrían ser:

  • Cumplimiento de la ley (actual o previsible) .

  • Peligrosidad de los residuos y emisiones.

  • Consumo de energía.

  • Coste actual y previsto de su gestión.

  • Posibles responsabilidades futuras

  • Riesgo para la seguridad de los trabajadores.

  • Riesgo para el medio ambiente.

  • Potencial de minimización.

  • Importancia para la imagen publica de la empresa.

  • Etc.

IDENTIFICAR LAS OPCIONES PARA FLUJOS EXISTENTES

Esto dependerá de la habilidad del equipo, para cada flujo seleccionado se determinan las opciones de minimización existentes y se clasifican de acuerdo con el orden de prioridad :

  • Reducir los residuos y emisiones en origen.

  • Reciclar los residuos y emisiones en el mismo proceso donde aparecen.

  • Reciclar los residuos y emisiones de un proceso en otros procesos de la misma o de otra empresa.

  • Recuperar las materias valiosas que contienen los residuos y emisiones o aprovechar su energía (coste de energía).

  • Las practicas de reducción de origen pueden ser:

      • Buenas practicas.

      • Modificación de procesos:

      • Substitución de materias

      • Tratamiento previo de materias

      • Optimización de reacciones químicas.

      • Reformulación de productos.

      • Modificación de productos.

      • Cambios en la secuencia de producción.

      • Modificación del diseño.

    Las buenas practicas son simplemente unos consejos o directrices para hacer bien las cosas que no presenta grandes inversiones.

    Los cambios en los procesos pueden llegar a ser muy caros y se pueden oponer los operarios y el departamento de producción, sin embargo podremos aplicar los siguientes:

    - Consumir menos materia prima y energía.

      • Reducir los residuos y emisiones generados.

      • Incrementar la capacidad de producción.

      • Mejorar la calidad del producto.

      • Reducir los costes operativos.

    Cada empresa es un mundo y con casos muy particulares pero si se consigue se puede llegar a un factor de competitividad muy importante ya que reduces los gastos fijos y los gastos de producción, asi como superar a la competencia en calidad.

    Aunque también se puede reciclar y recuperar, preferiblemente en el propio proceso donde se recupera algún subproducto. Solo cuando se ha eliminado la posibilidad de reciclar el producto se debe estudiar la recuperación.

    La recuperación de materia o energía que pudiera contener ya que luego se puede reutilizar en nuestro mismo proceso o venderlo a otra empresa que si lo puede necesitar para su proceso productivo.

    La experiencia demuestra que la reducción en origen es preferible al reciclaje o la recuperación, con la reducción se puede ahorrar mucho mas dinero y se contamina menos.

    VIABILIDAD DE LAS OPCIONES INDENTIFICADAS

    Para evaluar las opciones hay que tener en cuenta tres factores: Factibilidad técnica, Viabilidad económica, Aspectos intangibles.

    FACTIBILIDAD ECONOMICA:

    • Impacto de los cambios sobre la calidad de los productos.

    • Flexibilidad del nuevo proceso en la fase de producción.

    • Necesidad de espacio en la planta.

    • Espacio disponible para el reciclaje/recuperación/tratamiento en la planta.

    • Plazo necesario para la instalación.

    • Posible caída de producción durante el periodo de instalación.

    • Conocimiento suficiente de la tecnología propuesta.

    • Mantenimiento que precisan los nuevos equipos.

    • Grado de especialización que deben tener los operarios.

    • Implicaciones legales y administrativas de los cambios.

    VIABILIDAD ECONOMICA:

    Al analizar la viabilidad económica de un proyecto se tiene en cuenta, además de la rentabilidad, los riesgos de la inversión, dificultades de financiación, ayudas y subvenciones.

    La rentabilidad se comparan los ingresos de las alternativas con los gastos (costes de diversos tipos) que la alternativa trae consigo. Pero cuando se tiene que hallar con relación a una situación existente se calcula considerando la diferencia entre los ingresos y los gastos del proyecto en cuestión.

    Las inversiones que se tienen en cuenta para cada flujo podrían ser perfectamente estos:

    • El capital o desembolso inicial necesario para las diferentes alternativas.

    • Los gastos operativos y de mantenimiento.

    • Los ingresos

    Los costes ocultos de gestión, debido a que es complicado determinarlos con precisión y suelen ser menos significativos que los ingresos y gastos.

    ASPECTOS INTANGIBLES:

    No nos olvidemos de estos factores que también deberían tenerse en cuenta:

    • Mejora en la calidad de los productos.

    • Impacto sobre el medio ambiente.

    • Efecto sobre la salud de los trabajadores

    • Mejora las condiciones laborales.

    • Posibles responsabilidades futuras a causa de los residuos y emisiones generados en cada proyecto (accidentes, escapes, fugas, contaminación, sanciones).

    • Influencia en la imagen de la empresa.

    SELECCIONAR LA MEJOR ALTERNATIVA PARA CADA FLUJO

    Conviene ahora preparar un informe con los resultados y recomendaciones a cada uno de los flujos así como sus posibles soluciones diciendo en el las ventajas e inconvenientes de cada alternativa:

    • Descripción y características de las propuestas, flujos.

    • Resultados de reducción y reciclaje-recuperación. Así como su medición.

    • Tipo de inversiones y ayudas.

    • Tiempo necesario para su implantación.

    • Impacto en la producción.

    El informe debe destacar la mejor alternativa para cada flujo de residuos y emisiones analizado y establecer un orden de prioridades entre todas las opciones estudiadas.

    IMPLANTAR LAS ALTERNATIVAS SELECCIONADAS

    Debe establecerse un calendario y verificarse su cumplimiento, en general este calendario incluirá las siguientes etapas:

    • Diseño detallado de la alternativa propuesta.

    • Preparación de los contrataos para los proveedores, definiendo las especificaciones técnicas de la maquinaria y de la obra civil, el plazo, la financiación, etc.

    • Selección de los proveedores y constructores. Obtener garantías de estos antes de implantar un equipo.

    • Supervisión de la instalación del nuevo equipo.

    • Formación del personal de producción y mantenimiento. Muchas veces la formación la proporciona el proveedor de los equipos, sin lo harán los técnicos de la empresa.

    • Definición de nuevos procedimientos y programas de trabajo, asignación de responsabilidades.

    • El inicio de operaciones siempre será delicado, los procesos requerirán un ajuste gradual para alcanzar las condiciones optimas de trabajo.

    En caso de retrasos en el programa de implantación previsto, es necesario analizar su posible impacto en la producción y adoptar las medidas correctoras necesarias.

    SEGUIMIENTO DE LAS MEDIDAS IMPLANTADAS

    Es importante controlar la evolución de los resultados para:

    • Detectar las desviaciones con respecto al proyecto original y tratar de corregirlas.

    • Justificar la eficacia de las inversiones realizadas ante la dirección y poder conseguir con el Plan de Minimización.

    • Mantener la motivación de los empleados, que puedan comprobar que el plan funciona y no responde a un capricho de dirección o los técnicos de la planta, y que sus esfuerzos permiten obtener resultados.

    • Realizar revisiones y actualizaciones periódicas del Plan.

    También es interesante establecer un registro de loe progresos realizados en las planta para minimizar los residuos y emisiones.

    Otro problema no menos importante es el cómo medir los resultados del Plan de Minimización, existen diferentes métodos para hacerlo.

    Algunos de los métodos que se citan a continuación para medir la Minimización pueden usarse conjuntamente para mejorar la información obtenida.

  • Medida de los residuos y emisiones generados.

  • Es fácil obtener información sobre los residuos sólidos y el volumen de aguas residuales generado, pero resulta mas dificil determinar las emisiones al aire.

    Este sistema debe completarse con el análisis de residuos y emisiones, pues no considera los cambios en la concentración de los contaminantes o el la peligrosidad de los residuos.

  • Medida de los materiales utilizados

  • Se basa en controlar con precisión las compras de materiales, centrándose en los productos peligrosos. De esta forma es posible conocer como disminuye la peligrosidad de los productos elaborados y se pueden controlar la substitución de materias primas.

  • Variación en la generación de determinados compuestos químicos o contaminantes.

  • Exige un control preciso de los residuos y emisiones que se generan y su análisis sistemático. Utilizado conjuntamente con el control de los cambios de producción, suele proporcionar muy buenos resultados.

  • Control de cambios de producción.

  • El método trata de determinar las variaciones en la producción para asociar los cambios anteriores a los productos fabricados. Esto puede ser muy complicado debido a las múltiples variables que intervienen, tipo de producto fabricado, calidad, cambios en la vida del producto.

  • Medida a nivel de proceso.

  • Trata de medir los residuos y emisiones generados en un proceso dado. Es idóneo cuando se quieren medir los progresos de cambios específicos en un proceso y éste está claramente definido.

    Solo mediante un buen seguimiento es posible controlar los posibles impactos negativos que las opciones de Minimización implantadas pudieran conllevar.