Miguel de Unamuno

Vida. Obra. Crítica

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 5 páginas
publicidad

SPAN 764: Spanish American Fiction II

Martes, 11 de marzo del 2008

Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno es el autor más discutido y más leído entre críticos y filósofos en nuestro tiempo. Ibarra y Machado da Rosa dice que Unamuno no sólo plasma el problema del ser humano de existir, sino también influyó ramificaciones políticas, religiosas y sociales dentro y fuera de España (257). Bautizado por Azorín, Unamuno pertenece a la Generación del 98, un grupo de intelectuales que tratan la preocupación del problema de España.

Miguel de Unamuno nació en Bilbao en 1864. Desde pequeño era católico y muy ferviente en su fe. Estudió filosofía en Madrid y fue profesor de griego en la Universidad de Salamanca y más tarde rector de la misma. En 1924, por su oposición a la dictadura política, fue desterrado. Vivió seis años en Francia y regresó a España en 1930 para vivir en Salamanca donde allí murió en 1936.

Unamuno escribió varias producciones: ensayos, novelas y poesías. Entre los ensayos se destacan En torno al casticismo (1902), Mi religión y otros ensayos (1910), Vida de don Quijote y Sancho (1905), y Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos(1913). Según Ibarra y Machado da Rosa, Unamuno no es un pensador frio en sus ensayos. Al contrario, es un escritor que da trozos de su corazón en cada palabra que él escribe para su audiencia (258).

En sus poesías, se destacan Poesías(1907), Rosario de sonetos líricos(1911) y El Cristo de Velázquez(1910). Según Ibarra y Machado Da Rosa, Unamuno “fue un gran poeta” fecundo aunque sus poemas eran “muy desigual, pero siempre tremendamente personal” (258). Aunque Unamuno se establece como un gran poeta, Unamuno es más reconocido por sus novelas filosóficas.

En las novelas se destacan Paz en la guerra(1897), Niebla (1914), Abel Sánchez(1917), y San Manuel Bueno, mártir(1931). Las novelas de Unamuno son reflejos de su infancia y juventud. A través de la novela, Unamuno intenta dar a la vida un significado metafísico pero ofrece solamente duda, incertidumbre y preguntas sin respuesta (258).

En el género de la novela, Unamuno comienza la nivola. Según Granjel, en estos tiempos se exigían unos patrones rígidos de procedimientos a la hora de escribir y publicar una novela: una temática particular, líneas de tiempo y acción específicas, convencionalismo social. Son una especie de guión no escrito pero aceptado por todos. Unamuno comenzó esta ruptura con Niebla(1914) en que Unamuno muestra la vida de su personaje, Andrés, como un sueño. Esta ruptura lo explica Unamuno en el prólogo de Niebla (1914):

[...] He oído también contar de un arquitecto arqueólogo que pretendía derribar una basílica del siglo X, y no restaurarla, sino hacerla de nuevo como debió haber sido hecha y no como se hizo. Conforme a un plano de aquella época que pretendía haber encontrado. Conforme al proyecto del arquitecto del siglo X. ¿Plano? Desconocía que las basílicas se han hecho a sí mismas saltando por encima de los planos, llevando las manos de los edificadores. También de una novela, como de una epopeya o de un drama, se hace un plano; pero luego la novela, la epopeya o el drama se imponen al que se cree su autor. O se le imponen los agonistas, sus supuestas criaturas. Así se impusieron Luzbel y Satanás, primero, y Adán y Eva, después, a Jehová. ¡Y ésta sí que es nivola, u opopeyao trigedia! Así se me impuso Augusto Pérez. Y esta trigedia la vio, cuando apareció esta mi obra, entre sus críticos, Alejandro Plana, mi buen amigo catalán. Los demás se atuvieron, por pereza mental, a mi diabólica invención de la nivola. Esta ocurrencia de llamarle nivola –ocurrencia que en rigor no es mía, como lo cuento en el texto– fue otra ingenua zorrería para intrigar a los críticos. Novela y tan novela como cualquiera otra que así sea. Es decir, que así se llame, pues aquí ser es llamarse. ¿Qué es eso de que ha pasado la época de las novelas? ¿O de los poemas épicos? Mientras vivan las novelas pasadas vivirá y revivirá la novela. La historia es resoñarla.

Unas de las novelas más leídas y discutidas de Unamuno es San Manuel Bueno, mártir. En esta, el autor concretiza y comparte su lucha trágica de vivir, su deseo de creer y tener vida eterna después de vivir pero la escasez de fe para creerlo. En el curso SPAN 756 con la Prof. Hernández-Ojeda, estudiamos una cita de Unamuno que explica la esencia de Unamuno:

“Soy un hombre que dice una cosa con el corazón y la contraria con la cabeza. De esa lucha hago mi vida”.

Es a partir de esta cita vemos que Unamuno no es simple filosofo de la vida, sino más bien un hombre que comparte su lucha con el lector.

Según la Real Academia Española, el existencialismo es el movimiento filosófico que trata de fundar el conocimiento de toda realidad sobre la experiencia inmediata de la existencia propia. Según Shaw el existencialismo “emergió como un movimiento en la literatura y filosofía del Siglo XX, heredera de los argumentos de filósofos como Kierkegaard, Nietzsche y Unamuno” (260). Como ya se ha dicho, Unamuno emplea el arte como un medio para expresar las inquietudes de su espíritu. Este movimiento y inquietud son evidentes en su novela San Manuel Bueno, mártir.

En suma, se puede decir que Unamuno es un gran escritor que ha cambiado la manera de pensar a nueva generaciones. Y se puede decir que la voz de Unamuno estará con nosotros por un buen tiempo. Sin embargo, lo que es importante reconocer es que Unamuno toma un lugar especial no solamente por escribir literatura filosóficas, sino por dibujarse así mismo en tinta y hoja para convertirse en el espejo el cual nos medimos en esta vida.

Obras citadas

Ibarra, F. & Da Rosa, A. Antología de Autores Españoles Antiguos y Modernos II. New Jersey: Prentice Hall, 1972. 257-258.

Granjel, L. Panorama de la Generación del 98.Madrid: Ediciones Guadarrama, S.L., 1959.

Jeschke, H. La Generación de 1898 en España.Chile: Ediciones de la Universidad de Chile, 1950.

Shaw, D. La Generación del 98.Segunda Edición. Madrid: Ernest Benn, LTD, 1978.

Unamuno, M. Niebla. Madrid: Cátedra Letras Hispánicas, 2005.