Microcréditos como herramienta de desarrollo social

Economía. Microfinanciamiento mexicano. Microcréditos. Países subdesarrollados. Desarrollo social. Desarrollismo

  • Enviado por: ACR
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

'Microcréditos como herramienta de desarrollo social'

Entorno Económico

Clave: GA00200

LOS MICROCREDITOS

COMO HERRAMIENTA

DE DESARROLLO SOCIAL

Maestría en Administración

LOS MICROCREDITOS COMO HERRAMIENTA

DE DESARROLLO SOCIAL.

Introducción.

Este ensayo presenta brevemente los antecedentes del uso de microcréditos en el mundo y de la aplicación de programas de microfinanciamiento en México. Esta forma de financiamiento lleva más de 30 años aplicándose en el mundo y su propósito principal es llevar recursos financieros a personas con proyectos para el desarrollo de micronegocios.

Se presenta el impacto internacional que han tenido los microcréditos. La comunidad internacional se ha dado cuenta que es necesario llevar recursos a la gente más necesitada, la figura de los microcréditos aporta una herramienta con doble función: genera beneficios sociales y enseña a las personas a entender que con su trabajo pueden mejorar su nivel de vida.

Por lo popular o innovador que pueden ser estos programas, algunos políticos o gobernantes pueden difundir la idea de que los microcréditos son una herramienta que erradica la pobreza, pero más bien deben darse cuenta que son formas de ayudar a erradicarla y que su uso puede ser una palanca de desarrollo exponencial.

Se presenta la importancia de estos planes como motores de desarrollo, la responsabilidad del gobierno como regulador y generador de programas, igualmente la importancia de su control y uso adecuado para que los esfuerzos sean coordinados y no sean duplicados.

Por ultimo, se presentan las conclusiones respeto de estos programas, los cuales pueden ayudar a generar riqueza en lugares donde más se necesita.

Antecedentes.

Los microcréditos surgieron el mundo en la década de los setenta. Su surgimiento fue paralelo en América Latina y en Asia. En la región de América Latina se desarrollaron instituciones como Opportunity International, en Colombia, Proyecto Uno, en Brasil, Banco Andemi, en República Dominicana, la Cooperativa Fedecrédito, en El Salvador, entre otros, mientras que en la región de Asia surgió el Banco Grameen, en Bangladesh (del cual hablaremos más adelante, comentando la importancia de este proyecto actualmente), el Banco Dangang Bali, en Indonesia, y la Women's Word Banking, que es una red internacional de apoyo a las instituciones microfinancieras en países en vías de desarrollo.

El surgimiento de estas formas de financiamiento de forma simultanea en el mundo, provoco la existencia de dos modelos diferentes: el Latinoamericano y el Asiático, los cuales, por si mismos pueden parecer diferentes, cada uno con características independientes, pero por su objetivo común y principal son similares, es decir, su objetivo es el de llevar fuentes de recursos a las personas o grupos más necesitados de alguna región o país, con el propósito de que estas personas o grupos sociales alcancen su desarrollo o mejoren su nivel de vida y así aumente la productividad de las regiones o países.

Podemos pensar que las personas que impulsaban los microcréditos y las personas a las cuales se les quiso apoyar compartían un objetivo común, “mejorar su calidad de vida mediante su trabajo”. Por lo anterior, se logró reunir dos objetivos en uno, es decir, por parte de los impulsores el trabajar para apoyar para que se desarrollen las regiones o países y al mismo tiempo por parte de los beneficiarios el buscar el desarrollo individual o de su propia comunidad mediante su trabajo.

Posteriormente, durante la década de los ochenta surgieron más instituciones con los mismos objetivos y otras instituciones (incluyendo organismos no gubernamentales) iniciaron su proceso de conversión a bancos o a intermediarios financieros especializados, tal fue el caso de PRODEM y PROCREDITO, en Bolivia.

Durante la década de los noventa de fundaron nuevas instituciones financieras controladas y sujetas a normas regulatorias. De la misma forma surgieron bancos comerciales como sociedades anónimas con fines de lucro. En esta década surgieron instituciones como Caja de Los Andes, FIE, Banco Sol, en Bolivia, Financiera Calpia (Hoy Banco ProCredit), en El Salvador, Mi Banco, en Perú, Banco Solidario, en Ecuador, y Compartamos en México.

Con el surgimiento de estas instituciones en América Latina se llego a la conclusión que era posible que por medio de los servicios financieros, es decir microcréditos, las clases más necesitadas aumentaran su productividad, así mismo, se producían ganancias en las nuevas instituciones, microfinancieras, logrando así, el desarrollo de las regiones y por consecuencia de los países.

El Banco Grameen.

El caso del Banco Grameen en Bangladesh ha sonado mucho en estos días debido a que a su fundador, el Sr. Muhammad Yunus, le fue otorgado el premio Nobel de la Paz 2006.

Como se mencionó, su institución fue la primera en financiar con pequeñas cantidades de dinero a pequeños emprendedores que tenian deseos de superarse y de trabajar en Bangladesh.

Resalta que en este año, 2006, el premio Nóbel de la Paz haya sido entregado al fundador de una institución de crédito, o simplemente a un banquero, ya que se pensaría que un premio Nóbel de la Paz debería ser entregado a activistas o pacifistas del mundo, como ha sido el caso de Jimmy Carter de Estados Unidos o de la Cruz Roja Internacional que lo ha recibido en tres ocasiones. No, en esta ocasión el comité del Premió Nóbel, precedido por el Sr. Ole Danbolt Mjoes, decidió entregarlo a una persona que se propuso ayudar a los pobres con recursos financieros a bajo costo.

Según nota del BBCMundo.com en el discurso de entrega de este premio por parte de su presidente se afirmó: “No se puede alcanzar una paz duradera sin dar la oportunidad a gran número de personas para abandonar la pobreza. Desarrollo como este es útil para los derechos humanos y la democracia.” De acuerdo a esta afirmación, el enfoque de otorgar el premio de este año, fue llevar el mensaje al mundo para que recuerden que es importante superar la pobreza, para que los países alcancen su desarrollo y democracia, siendo el otorgar los microcréditos una forma útil de hacerlo.

En México, mucho se habla de que la distribución de la riqueza es inequitativa, de que las grandes fortunas son concentradas en pocas familias o grupos empresariales, pero muchas de estas fortunas provienen de gente emprendedora y con visión de futuro que les permitió lograr lo que hoy son, por lo que considero que la forma que aplicó Muhammad Yamus en Bangladesh, desde hace más de 30 años, es una forma útil de distribuir la riqueza ya generada a otras personas, pues en nuestros días es difícil crear grandes empresas, pero es más fácil crear pequeños negocios que permitan generar pequeñas grandes fortunas en muchas personas, provocando así el desarrollo de nuestro país.

Igualmente resaltan los comentarios del Sr. Yamus, donde comenta que utilizará el dinero del premio para continuar apoyando a los pobres, de acuerdo a su comentario: “Estoy intentando promocionar la idea de iniciativas empresariales sociales: una empresa cuyo objetivo es hacer el bien para la gente y no ganar dinero, creo que este tipo de empresa es globalmente responsable” . Su propósito, por lo tanto, es hacer el bien, haciendo que otros generen su propio bien. La forma que propone el Sr. Yamus no es a base de caridad o de subsidios para que la gente pueda comer o trabajar, como se ha hecho por parte de los gobiernos en América Latina, en los últimos años, sino con el capital necesario para iniciar su propio negocio, de esta forma, generará para su país un desarrollo económico y social sostenido por microempresarios preocupados por ellos mismos, dejando así que el gobierno destine sus recursos a infraestructura, salud, educación y seguridad.

Foro Internacional Barcelona 2004.

Dentro del marco del Foro Internacional “Forum Barcelona 2004” se llevo a cabo el dialogo: “Pobreza, microcréditos y desarrollo” el cual giro en torno al excelente papel desempeñado por las microfinanzas o microcréditos en la lucha contra la pobreza. Sobresale la participación de importantes banqueros y fundadores de instituciones de microfinancieras, los cuales coinciden en que los microcréditos son instrumentos poderosos para erradicar la pobreza y eliminar las desigualdades sociales llevando así el desarrollo a los más necesitados.

Entre las conclusiones y propuestas que generó este foro en el 2004, se distinguen las siguientes:

“2. Los beneficios de la globalización pueden ser muchos, pero de momento se distribuyen de forma muy desigual y el mercado no se rige por reglas que contemplen objetivos sociales compartidos. La combinación de la extrema pobreza y de las desigualdades entre personas, regiones y países es una afrenta a la humanidad”

“7. Las políticas de lucha contra la pobreza han de avanzar paralelamente a las reformas internacionales para hacer más justa la globalización, garantizando el acceso a los recursos básicos el control de la transparencia bancaria, lucha contra los paraísos fiscales y la aplicación efectiva de los derechos humanos, elementos esenciales para el desarrollo de todos “

“9. El acceso a los recursos financieros es esencial para la capacitación profesional de la población mas desfavorecida. En la actualidad más del 50% de la población mundial no tiene acceso a actividades y productos financieros”

Dentro de las propuestas sobresale: “El Microcrédito es un movimiento de abajo hacia arriba, el proceso de desarrollo no comienza a partir de los gobiernos. Se inicia en las comunidades de base: los agricultores, los ganaderos, los habitantes de las pueblos, son los verdaderos protagonistas de este proceso.”

Entre otras conclusiones durante el Foro Barcelona 2004, se impulsaron los microcréditos como medios de avance en los países y como una forma de que los pobres abandonen su estado actual, tal como ha sido el caso de Bangladesh donde los estudios demuestran que el 5% de los beneficiarios de los microcréditos salen de la pobreza. También concluyen que es necesario que los países y los organismos internacionales desarrollen y fortalezcan las instituciones de microcréditos.

Como podemos darnos cuenta, desde hace más de 30 años, la actividad de apoyar a los microempresarios ha sido una preocupación de los organismos internacionales y se ha manifestado que esta herramienta de financiamiento puede ayudar a eliminar los problemas de pobreza en los países, únicamente que es necesario recalcar que los apoyos deben ser entregados a personas que tengan el compromiso de utilizar lo recursos en negocios o empresas viables y rentables para que así se tengan beneficios tanto personales como para las comunidades.

De la misma forma, mediante el otorgamiento de microcréditos se están incluyendo dentro de los sistemas financieros de cada país a más personas, lo que provoca que sus economías sean controladas y manejadas formalmente por medio de instituciones financieras lográndose, entre otros beneficios: el mejoramiento en el cobro de impuestos, el ahorro interno, la inclusión en programas de seguridad social.

Es necesario que las instituciones que otorgan estos créditos estén reguladas por organismos gubernamentales, así mismo los gobiernos deben de generar el marco legal necesario para la creación y existencia de los microcréditos, su regulación debe ser tal que se controle perfectamente la generación de organismos generadores de microcréditos, los esfuerzos deben de estar enfocados a los sectores necesitados, pero no se deben de duplicar o encimar unos con otros, los gobiernos deben estar conscientes que el duplicar esfuerzos más que apoyar dificulta el desarrollo.

La responsabilidad de generar los programas para el otorgamiento de estos créditos recae en los gobiernos, especialmente en América Latina, ya que estos deben de ir de la mano de programas de educación y de capacitación, con el fin de que los micronegocios o microempresas tengan éxito y lleven al desarrollo, mejorando el nivel de vida dentro de los países. Más adelante analizaremos brevemente el estudio sobre el impacto social de uno de los programas de apoyo con microfinanciamientos en México.

Entorno de los Microcreditos en México.

En México, se están llevando a cabo planes y programas de apoyo a micronegocios y microempresarios por parte del Gobierno Federal, esto de acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo 2001 - 2006 a través de la Secretaría de Economía con recursos que se ejercen del presupuesto de egresos de la Federación, los objetivos de estos planes y programas son los de favorecer la creación, consolidación y desarrollo de micro, pequeñas y medianas empresas en todas las regiones del país, su operación esta marcada por metas y objetivos establecidos en las reglas de operación de cada uno de estos planes.

De acuerdo a la Secretaría de Economía: “Para propósitos estratégicos, los esquemas de promoción y de apoyo empresarial están organizados en dos vertientes que atienden necesidades específicas.

La primera de ellas contempla a un conjunto de programas que apoyan las iniciativas productivas de individuos o grupos sociales de bajos ingresos, mediante la instrumentación de acciones orientadas a facilitar el acceso a servicios de financiamiento y de capacitación a los empleadores con pequeños proyectos productivos viables, quienes tradicionalmente han carecido de ellos.

La segunda vertiente se encuentra delineada en el Programa Nacional de Desarrollo Empresarial 2001-2006, mismo que articula un conjunto de políticas, programas y acciones que permiten cumplir con el objetivo de incrementar la competitividad de las empresas del país, en particular de las micros, pequeñas y medianas”.

De acuerdo a esta división, los programas para el desarrollo de microcréditos apoyados por la Secretaría de Economía en México se enfocan a dos vertientes: la primera que fomenta y apoya al microemprendedor y la empresa social y la segunda vertiente que impulsa a la micro, pequeña y mediana empresa y al desarrollo regional.

Los apoyos de la Secretaría de Economía necesarios para los proyectos de la primera vertiente son tres:

1.- Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (PRONAFIM),

2.- Fondo de Microfinanciamiento a Mujeres Rurales (FOMMUUR) y

3.- Fondo Nacional de Apoyos para Empresas en Solidaridad (FONAES).

El PRONAFIM Y EL FOMMUR son esquemas de apoyo que operan bajo el esquema de microcréditos, y estos programas apoyan directamente a las instituciones de microfinanciamiento independientes.

El FONAES apoya financieramente, en condiciones preferenciales, para la creación de proyectos productivos de grupos sociales, tanto rurales como urbanos.

De acuerdo a la Secretaría de Economía un microcrédito consiste en el otorgamiento de una secuencia de préstamos, con montos inicialmente reducidos pero crecientes en el tiempo y con tasas de interés de mercado, a personas en lo individual u organizadas en grupos solidarios que asumen un compromiso colectivo de pago.

Los apoyos de la Secretaría de Economía necesarios para los proyectos de la segunda vertiente son tres:

1.- Fondo de Apoyo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (PYME),

2.- Comité Nacional de Productividad e Innovación Tecnológica (COMPITE),

3.- Programa para el Desarrollo de la Industria del Software (PROMOSOFT).

Estos programas se llevan a cabo por medio de la participación de entidades federativas, de los municipios, instituciones educativas y de investigación, así como por medio de organismos empresariales y de emprendedores.

Existen otros programas autorizados como son: Programa para el Desarrollo Local (Microregiones), el Programa Incubadoras de Negocios para Jóvenes (PROJOVEN) y el Programa Marcha hacia el Sur (PMHS).

Con base al Informe de Evaluación de la Secretaria de Economía, a estos programas se les asignó para el ejercicio de 2006 un presupuesto de $7,618.6 millones de pesos, (al cierre del informe se autorizaron reducciones de $116.9 MP, es decir un -1.53%).

Como podemos darnos cuenta el Gobierno Federal, ha asignado recursos considerables para el establecimiento de programas de apoyo, los cuales están divididos en programas de apoyo a la mujer, programas de apoyo a microempresarios, programas de apoyo a jóvenes y también programas de microregiones, es decir, a varios sectores de la población.

Dentro del informe de evaluación, de cada uno estos programas, se muestran los resultados de acuerdo a los indicadores previstos para cada programa. Todos los informes, programas y reglas de operación están disponibles mediante la página de Internet de la Secretaría de Economía. Igualmente, están disponibles informes de instituciones independientes como el Instituto de Ingeniería de la UNAM, Centro de Investigación y Docencia Económicas, A. C. entre otros.

Dentro del entorno actual que vivimos, resulta difícil entender que programas como los de micofinanciamientos beneficien a personas que han vivido o viven en la pobreza, en hogares donde la comida se logra día a día o en comunidades que están sujetas a tradiciones o ritos. Igualmente la carencia de recursos durante toda la vida de las personas apoyadas dificulta en entendimiento de estos programas.

Como se mencionó, en Bangladesh únicamente el 5% de los beneficiaros de los programas han salido de la pobreza, en Bolivia de acuerdo a números del Banco Sol aproximadamente el 25% de los beneficiarios obtienen ganancias derivadas de los financiamientos.

Por lo anterior, resulta interesante revisar los resultados del estudio realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas, A. C. (CIDE) “Estudio de Impacto Social del Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (PRONAFIN)”, donde se analizan los impactos en México de uno de los programas vigentes en los hogares de sus beneficiarios.

Este estudio que plantea la viabilidad financiera de los programas y la viabilidad de las instituciones financieras. Y lo hace de forma separada.

La viabilidad de los programas esta basada en el costo - beneficio, mientas que la viabilidad financiera de las instituciones implica sus rendimientos y costos, resaltando dentro de las instituciones el estudio de estas con o sin donativos. De la misma forma plantea el enfoque social, es decir, el análisis de la efectividad para disminuir la pobreza, donde se tendría que olvidar la viabilidad financiera de los programas.

A este respecto concluye, la viabilidad financiera de las instituciones de microfinanciamientos es casi nula ya que los costos de operación son muy altos, únicamente son viables si reciben donaciones externas, ya sean del gobierno o de organismos internacionales. La viabilidad financiera de los programas tiene que ser vista como grupos de subsidios bien focalizados olvidando su estabilidad financiera. Este estudio hace la siguiente aseveración “Si el subsidio llega a quien debe llegar, entonces la preocupación debe centrarse en qué tan efectivo está siendo este subsidio, desde el punto de vista social”.

Este estudio plantea directamente que los programas apoyados con microfinanciamientos resultan al final programas de subsidios para las clases más necesitadas, los cuales de alguna forma logran el objetivo de mejorar el nivel de vida y así mismo, logran mejorar las aspiraciones de las clases beneficiadas; las cuales se dan cuenta que mediante el trabajo diario y siendo productivos generan más recursos financieros para ellos mismos.

Otra dificultad de estos planes o programas es su alcance, algunas personas pueden cuestionar a quien están llegando, es decir, un programa de apoyo en una comunidad urbana, llámese una colonia popular, puede aprovecharse en mayor medida por el nivel de estudios de sus habitantes, mientras que el mismo programa aplicado a una comunidad indígena no se aprovecha de la misma forma. Esto último, dificulta la forma de evaluar los beneficios de los programas de apoyo con microfinanciamientos, por lo que no siempre se pueden obtener los mismos beneficios y beneficiados con los mismos programas.

Fruto de este estudio, podemos concluir que los planes y programas establecidos por los gobiernos no siempre resultan viables o generan ganancias, es decir, estos programas en su mayoría solamente están logrando beneficios de tipo social como son cambios en costumbres, integración al desarrollo y a los sectores formales de la economía, lo que puede resultar una solución a largo plazo de los problemas sociales de los países en desarrollo.

Conclusiones:

  • El uso de microcrédito es una herramienta de desarrollo social que se debe de seguir utilizando en el mundo, haciendo de este un movimiento global.

  • Programas independientes como el Banco Grameen son ejemplos a seguir, siempre y cuando se adecuen al entorno de cada país y se conozcan los donativos u otras fuentes de recursos necesarias para su aplicación.

  • La comunidad internacional, esta consciente de que la riqueza se genera desde las bases y que muchas veces es necesario apoyar, no siempre con subsidios, sino con formas de trabajo que ayuden a los individuos a encontrar su propio beneficio.

  • Los programas establecidos por el Gobierno Federal Mexicano son amplios y están al alcance de todos los mexicanos que quieran salir adelante.

  • Se debe de considerar que estos planes están diseñados para crear pequeñas economías, por lo que es muy aventurado pensar que los beneficiarios de estos planes sean empresarios de primer nivel. Lo que si pueden llegar a ser son pequeñas eslabones dentro de las cadenas productivas del país.

  • Mientras en México no se logre un desarrollo generalizado de la población programas como los Microfinaciamientos tendrán que ser implementados constantemente como al menos una herramienta para llegar al desarrollo.

  • Si en México, con estos planes y apoyos se esta logrando el uso adecuado de los recursos financieros que genera el País (impuestos y petróleo), entonces se esta consiguiendo un desarrollo social más equitativo.

  • Bibliografía.

  • FOREIGN AFFAIRS EN ESPAÑOL. Julio - Septiembre 2006. <<El modelo latinoamericano de microfinanzas visto desde adentro>>. Tomas Miller-Sanabria. Pag. 80 a 93. Resumen del libro “An Inside View of Latin American Microfinance” próxima aparición, compilado por M. Berger, L. Goldmark y T. Miller-Sanabria y publicado por el BID.

  • Informe de Evaluación correspondiente al segundo trimestre del ejercicio fiscal de 2006 sobre el presupuesto ejercido, a nivel de capitulo y concepto de gasto, así como el cumplimiento de metas y objetivos con base de los indicadores de resultados establecidos en las reglas de operación de los Fondos y Programas a cargo de la Secretaría de Economía, señalados en el anexo 16 del decreto del presupuesto de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2006. SECRETARIA DE ECONOMIA, Julio 2006.

  • Eclof, Fundación Ecuménica de Crédito <<Microcredito>> Junio 2006. www.eclof.org 30 octubre 2006.

  • Forum Barcelona 2004. <<Pobreza, microcréditos y desarrollo>>, Síntesis dialogo 10 octubre 2004. www.barcelona2004.org /esp/ banco_del_ conocimiento/documentos/ficha.cfm 30 octubre 2006.

  • Forum Barcelona 2004. <<Coclusiones y Propuestas dialogo Pobreza, microcréditos y desarrollo>>, 10 octubre 2004. www.barcelona2004.org 30 octubre 2006.

  • Grupo Intercom, <<Nóbel de la Paz 2006 a Yanus; Banquero de los pobres>>, Emil Domec, 17 octubre 2006. www.noticias.com 01 noviembre 2006.

  • BBC Mundo <<El Nóbel de la Paz a Bangladesh>> 13 Octubre 2006. http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/internacional/newsdid.stm 01 noviembre 2006.

  • INSTITUTO DE INGENIERIA UNAM. <<Evaluación del Otorgamiento de los Resucesos del Fondo de Apoyo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Fondo PYME) durante el 2005>>. E. Lopéz Ortega, T. Alcántara, S. Briceño. Grupo de Sistemas Industriales y Tecnológicos. México, D. F. Marzo 2006.

  • CIDE, Centro de Investigación y Docencia Económicas, AC. <<Estudio de Impacto Social del Programa Nacional de Financiamientos al Microempresario (PRONAFIN)>> Carreón, G. A del Ángel, F. Hernández. México, D.F. Mayo 2006.

  • Articulo BBC Mundo.com publicado 2006/10/13 http://news.bbc.com.uk El Nóbel de la Paz 2006 a Bangladesh.

    Idem.

    Documento del Forum Barcelona 2004. Celebrado en Barcelona, España del 15 al 18 de julio del 2004. Dialegs - Forum Universal del las Cultures, Conclusiones y Propuestas. Paginas 1 a 9.

    Informe de Evaluación correspondiente al segundo trimestre del ejercicio fiscal de 2006 sobre el presupuesto ejercido, a nivel de capitulo y concepto de gasto, así como el cumplimiento de metas y objetivos con base de los indicadores de resultados establecidos en las reglas de operación de los Fondos y Programas a cargo de la Secretaría de Economía, señalados en el anexo 16 del decreto del presupuesto de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2006. SECRETARIA DE ECONOMIA, Julio 2006. pag. 2

    Idem.

    V. Carreón, G. A del Angel, F. Hernandez, “Estudio de Impacto Social del Programa Nacional de Financiamientos al Microempresario (PRONAFIN), Centro de Investigación y Docencia Económicas, AC. México, DF. Mayo 2006. Pagina 11.

    15