Mi planta de naranja lima; José Mauro de Vasconcelos

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela) juvenil y adolescente. Argumento y personajes

  • Enviado por: Sara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Es la historia de un niño de cinco para seis años llamado Zezé y es muy travieso. Tiene un tío que se llama Edmundo que es muy sabio y es quien le enseña como es la vida.

Su familia es muy pobre, el padre está sin empleo, y la madre tiene que trabajar de noche en una fábrica.

Zezé ha aprendido a leer por si solo y todo eso le extraña mucho a su familia, pero él es muy listo. Recibe muchas palizas en casa y la mayoría de ellas sin ningún sentido.

De vez en cuando se cogía el cajón de lustrar y se ponía en la calle a lustrar para ganar un poco de dinero.

Muchas veces, su hermano Totoca le dice a Zezé para que pelee con los de su clase porque se ha metido en un lío. Tales son las palizas que le dejan cicatrices y alguna vez se desmaya.

En el cole es el mas listo de la clase. Está de moda subirse en la parte trasera de los coches para ir a la escuela, pero nadie nunca a conseguido montarse en el coche más lujoso, el del Portugués Manuel Valadares.

Un día Zezé intentó subirse en el coche, pero el portugués lo cogió y le pegó una paliza en frente de todos los vecinos y sentía más vergüenza que dolor. Trató de evitar verle.

Un día en un acto de travesura, mientras corría se cortó con un trozo de vidrio, sangraba mucho, fue una herida muy grabe. Se encontró con el Portugués, pero el portugués no parecía el mismo de aquella paliza, se acercó amablemente a donde él para auxiliarle con una voz muy cariñosa. Lo llevó a la farmacia a curar y desde entonces se hicieron muy amigos.

Zezé tenía una planta naranja lima que la llamaba Minguito o Xurucuca (porque era más cariñoso) con la que se llevaba muy bien ya que hablaban y Zezé montaba en sus ramas. Compartía muchos secretos con él como que tenía un buen amigo, el portugués, nadie conocía su amistad.

Pasaron muchas aventuras juntos, y cuando estaba con él no se sentía pobre.

Un día cuando estaban en clase la profesora dijo para escribir una frase en la pizarra y salió voluntario Zezé, y escribió: “Faltan pocos días para que lleguen las vacaciones”.

Pero entonces un compañero entró por la puerta llegando tarde y comentó que el Mangaratiba, un tren muy veloz, había atropellado al coche del portugués.

Zezé salió corriendo de clase para llegar al lugar del accidente, pero no le dejaron entrar al lugar, le dijeron que estaba en el hospital, pero él sabia que había muerto y que estaba en el cielo.

Zezé se puso muy enfermo, llegó hasta decir que se quería morir, que por qué el niño Jesús le había quitado a la persona que más quería. La gente se creía que estaba enfermo porque Totoca, su hermano, le dijo que iban a cortar a Minguito, pero le dijeron que era mentira para que se mejorara, pero siguió vomitando.

Su hermana Gloria no le dejó de cuidar ni un instante, y su madre cuando estaba en casa, tomaba el relevo de Gloria para que descansara un rato.

Todo el mundo decía que la calle sin el travieso de Zezé estaba muerta.

El padre encontró trabajo y la madre pudo dejar de trabajar en la fábrica por la noche.

Se compraron una casa con muchos árboles, para que pudiese elegir otro amigo y el padre le empezó a querer. Pero Zezé se acordaba mucho de su gran amigo Portuga. Pasaron los años y era Zezé quien repartía las bolitas y figuritas a los niños. Quería ser tierno como él lo había sido con el, y muchas veces se mentía. Era muy feliz, y le agradeció a Manuel Valadares todo ese cariño que le dio.

Conclusión:

Me parece que éste chico para ser tan pequeño, tiene mucha idea de cómo es la vida. Se debe de sentir muy mal, porque las palizas sin sentido que le dan le deben afectar mucho porque es muy pequeño. Éste libro te da a pensar la cantidad de gente que pobre que puede vivir maltratada. Se vive mucho mejor con gente que te quiere. Era un niño muy travieso y creo que hacia esas travesuras para hacerse notar.

Pero cuando encuentra a una persona que le da mucho cariño como portuga, se siente mejor, deja de decir palabrotas y de hacer travesuras.

Las personas que pegan a sus seres queridos yo creo que lo hacen para evadirse, para desatar su furia, para desahogarse… pero hay más formas de desahogarte, pero claro, mucha gente lo hace con lo primero que ve como si es su propio hijo o mujer.

El ser pobre tambien es otro gran problema, porque este niño era pobre pero inteligente y eso es lo que le salva y se busca un trabajo para ganar un poco de dinero…

Cuando estas sólo tienes que encontrar apoyo en alguien o en alguna cosa. Zezé llega a encontrar apoyo en su planta de naranja lima, que con ella se lo pasa muy bien.

En Navidad no tuvieron ningún regalo porque el padre estaba sin trabajo y no tenían nada de dinero par aun regalo, eso a los hijos les impresionó mucho porque era su primera Navidad sin algún regalo. Nosotros los que estamos lejos de la pobreza tenemos muchos regalos y hasta alguna vez los despreciamos, sin pensar en la demás gente que lo necesita como esta familia, pero somos muy materialistas aunque digamos que no. Vas a casa de familiares para que te den un regalo, vas a casa de amigos para más regalos, no nos cansamos de regalos, regalos en el cumple, Navidad, reyes, santos… y lo gordo es que no nos damos cuenta de lo que hay detrás de todo, porque alguna vez nos habrán regalado algo hecho por un niño como Zezé.

Nos presentan muchas oportunidades para ayudar a esta gente pero la mayoría no respondemos, pero no respondemos no sé por qué. Tal vez somos tan egoístas que lo queremos todo para nosotros, que no nos falte, mejor que sobre. Pero a otros no les sobra, les falta.

Y muchas veces juzgamos a la gente por la apariencia, si no lleva algo con marca, no es de tal grupo. ¿Pero que pasa?

Somos muy falsos con nosotros mismos y con los que nos rodean. Durante todo el año somos diferentes a cuando estamos en la época de la Navidad, que nos reunimos toda la familia, una vez al año. Y cuando llegan los reyes, nos portamos muy bien para tener más regalos, decimos que hemos sido muy buenos durante todo el año, pero somos falsos.

¿porqué con nuestra familia nos juntamos una vez al año? Y si nos encontramos con algún familiar por la calle es de milagro. Sólo nos ponemos en contacto cuando ocurre alguna desgracia, pero que pasa, ¿tenemos que esperar a que ocurra alguna desgracia para estar de nuevo juntos? Creo que alguna vez en alguna cena familiar se ha dicho esa frase de: “espero que el año que viene sigamos todos los que estemos aquí”. O la de: “haber si nos juntamos más a menudo”. Todos decimos que si con la cabeza, pero llegamos el próximo año y volvemos a decir lo mismo sin vernos durante el año.

Otra cosa que nos hace ser muy egoístas es el dinero. Pedimos a nuestros padres la paga y que cada año que nos suban un poco más, yo soy de las que tiene la misma paga que hace unos cuantos años, no me hace falta el dinero porque casi no salgo, y si alguna vez necesito se lo pido, pero no les voy diciendo a mis padres, oye que me debes la paga y por ser tal día súbemela. Me parece que si nuestros padres lo ganan trabajando, nosotros no somos quien para quitarle todo su sueldo. Ellos se lo merecen y se lo tienen que gastar en lo que quieran. Aunque hay algunos padres que les da igual el dinero. Le pides dinero para el autobús y te dan 1000 ptas. Y luego no te piden el cambio.

Y ahora que están las rebajas, somos como ratas esperando a que abran las puertas de las tiendas para poder llevarte las cosas más rebajadas y la primera. Y si alguien te quita lo que tu quieres, te peleas por ello.

Tambien están las subastas que puedes pagar cifras inalcanzables por un trozo de tela que lo ha llevado alguien famoso, en vez de ayudar a otras personas.

Lo del fútbol tambien tiene su cosa, esos fichajes millonarios, que les pagan una barbaridad para jugar una hora y media una vez a la semana, y que se lesionan fácilmente, encima algunos piden más dinero.

Con todo este dinero miles de personas pueden salir de la pobreza, y de enfermedades.

Porque hay miles de personas enfermas que sus familiares no les llega para una operación y tienen que recurrir a los medios de comunicación para poder ganar algo de dinero.

Los telemaratones de la televisión que destinan el dinero a diversas obras de caridad, pues hombre, está bien, lo que pasa que parece que es para exhibirse un poco, para hacer más promoción. Porque por ejemplo, dicen: telefónica acaba de donar 5.000.000 de ptas. Y la gente dice, ¡o! Que buenos son los de telefónica, mientras ellos están haciendo negocio.

Este libro te da para pensar en la pobreza del mundo que si nos ponemos a ello, si se repartiera bien el dinero, estaríamos iguales. Pero no se puede hacer nada para las personas que matan o maltratan a personas sin ningún motivo, porque esa, es la gente que merece ser pobre y ser maltratada.