México: Desarrollo con pobreza

Economía mexicana. Crecimiento de población. Desarrollo económico. Políticas monetarias

  • Enviado por: Yasmin Patricia García
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

MÉXICO DESARROLLO CON POBREZA

El desarrollo económico de México debe orientarse hacia el mercado interno, como una salida para cumplir los principios básicos de justicia social y evitar el estancamiento.

LA ECONOMÍA MÉXICANA

México en los momentos actuales es un país de economía mixta, en la que predomina la empresa privada. De acuerdo con el banco mundial, México forma parte de un grupo de 87 países no comunistas subdesarrollados que registran ingresos entre 60 y 1160 dólares de producto bruto per capita a precios de mercado.

Si comparamos el desarrollo económico actual de México con los países que primero se desarrollaron, no alcanzamos todavía el desarrollo completo. La única manera de que México logre recorrer en una o dos generaciones el camino que los países maduros recorrieron en 100 años es utilizando una nueva política económica que amplíe a su máximo el mercado interno y acelere la tasa de desarrollo, abandonando los viejos sistemas del capitalismo del siglo pasado.

LA EXPERIENCIA DE LAS ÚLTIMAS TRES DECADAS Y MEDIA.

Un detenido análisis del desarrollo económico de México en las últimas tres décadas y media, digamos a partir del régimen cardenista; los tres factores más importantes : el fuerte aumento de la población , el lento crecimiento del mercado interno por el retraso de la agricultura en relación a la industria y el papel menos dinámico que desempeña el comercio exterior en la economía mexicana.

Tal como hemos afirmado más arriba, en los treinta y cinco años del desarrollo de la economía mexicana, se observa una tendencia a la baja de la tasa de desarrollo, esta baja consiste en el persistente y fuerte aumento de la población que se ha registrado en México de 1934 a 1972, mientras que el producto nacional bruto no muestra, en los últimos años, los vigorosos aumentos que registró hace una década.

El fuerte crecimiento de la población alcanza casi el crecimiento del PNB en los años de 1953,1961 y 1971. Señalando que el fuerte crecimiento de la población en los últimos 23 años es la causa más importante que ha limitado la tasa de desarrollo de la economía mexicana, arrojando una tasa cada vez menor.

Otros de los factores que han contribuido a hacer más lento el desarrollo económico proviene del comercio exterior , el retraso del sector agrícola ha venido a afectar la ampliación del mercado interno.

EL CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN.

Veamos que la tasa de desarrollo y el producto nacional bruto per capita han bajado a medida que la tasa de población ha subido, no obstante que la tasa de crecimiento del PNB registra aumentos menores, en aquellos periodos en que la población aumentó menos.

El tremendo crecimiento es consecuencia de una alta tasa de natalidad y un descenso de la tasa de mortalidad, el resultado que la población se ha rejuvenecido con dos consecuencias de gran trascendencia: el aumento de la población dependiente y el posible mantenimiento de la elevada tasa de crecimiento de la población mexicana.

El principal problema del desarrollo es el desequilibrio estructural de la economía.

Surge de inmediato la necesidad de una política de población congruente con el desarrollo económico de México y que considere lo siguiente:

  • La nueva estructura de la población en relación al rejuvenecimiento , las tasas de dependencia, la oferta de la fuerza de trabajo y el crecimiento de la población urbana.

  • La migración rural-urbana y el aumento de ocupación en las ciudades.

  • La desocupación disfrazada en las ciudades.

  • El deterioro del nivel de ingreso y la condición social de la población rural ( vivienda, educación y salubridad principalmente).

DESARROLLO ECONÓMICO DEPENDIENTE.

Se puede afirmar que la fuerte influencia del comercio exterior en la economía mexicana, hasta el año de 1956, le dio su carácter de dependencia. A pesar de que este factor ha disminuido en la última década, todavía su influencia es grande y nos permite afirmar que el desarrollo económico en México es dependiente.

El desarrollo económico ha demostrado siempre una fuerte dependencia de factores externos. Es necesario considerar además las características propias del comercio exterior mexicano.

En la actualidad nos enfrentamos a un grave problema de equivalencias: las exportaciones bajan de precio y las importaciones suben y como no podemos pagar nuestro desarrollo, debemos buscar la forma de pagar esas importaciones.

Las exportaciones no desempeñan ya un papel tan dinámico en nuestro desarrollo, mientras nuestro ritmo de importaciones se sostiene aunque sea para mantener una tasa de desarrollo menos. En una época histórica de México , la inversión extranjera directa represento un impulso para la economía y la generación de ingresos internos.

Se observa que cuando los ingresos netos por inversiones extranjeras son negativos, hay una disminución de la reserva del Banco de México, que coincide con fuerte excedente de importaciones y una baja de la tasa de desarrollo.

El efecto depresivo sobre el comercio exterior mexicano actuó fundamentalmente, la reducción de exportaciones. Las reducciones cíclicas del comercio exterior de México provienen de las variaciones en la actividad económica de Estados Unidos. Hemos dicho que el fenómeno cíclico en el comercio exterior de México se caracteriza por una disminución de las exportaciones y un retraso en el ajuste de las importaciones.

La relación del intercambio es la relación entre los precios de exportaciones e importaciones.

La balanza de pagos de México ya está en condiciones apuradas para continuar por el camino del endeudamiento para resolver los problemas de la balanza de pagos, que no expresa más que profundos desequilibrios del fenómeno.

DESARROLLO ECONÓMICO FLUCTUANTE.

México muestra claramente un desarrollo económico cíclico. El ciclo es la forma económica característica. A partir de la gran depresión encontramos ocho ciclos que condicionan en forma definitiva el desarrollo económico de México:

  • La gran depresión de 1931-1932.

  • El ciclo del régimen cardenista, 1935- 1941.

  • El ciclo de la segunda guerra mundial, 1942-1949.

  • El ciclo del crecimiento de posguerra, 1950-1955.

  • El ciclo del drecimiento moderado, 1956-1959.

  • Otro ciclo del crecimiento moderado, 1960-1963.

  • El ciclo de la aceleración del crecimiento, 1964-1967.

  • La depresión de 1971.

  • A partir del régimen cardenista, podemos observar que las características dinámicas de la economía de México se debe a dos clases de fuerzas: unas que generan un movimiento claramente ascendente y otras que producen fluctuaciones a corto plazo.

    DESARROLLO ECONÓMICO DESEQUILIBRADO.

    Siendo la economía mexicana una economía dependiente y fluctuante, esto registra desequilibrios de muy diversas clases. Los desequilibrios más notables que observamos en los momentos actuales son:

  • Desequilibrio entre ocupación e ingreso de la población.

  • Desequilibrio entre la productividad de la agricultura y la industria.

  • El desequilibrio regional.

  • Desequilibrio entre exportaciones e importaciones del comercio exterior.

  • DESARROLLO ECONÓMICO CONCENTRADOR DEL INGRESO.

    La dependencia de la economía, el carácter fluctuante de la ocupación y el ingreso, y los profundos desequilibrios que se han originado a lo largo de más de treinta años de desarrollo económico guiado principalmente por las leyes del mercado, han generado una distribución desigual del ingreso nacional que ha reducido al mínimo el poder de compra de grandes sectores de la población y esta frenando al mismo desarrollo.

    Podemos afirmar que la mala distribución del ingreso se expresa en dos fenómenos económicos evidentes:

    • El desarrollo económico se ha concentrado en extensiones geográficas creando graves desequilibrios regionales.

    • El grave desequilibrio estructural que registra la economía mexicana.

    La revolución mexicana trajo grandes beneficios para los sectores más numerosos de la población y ha mejorado el nivel medio de vida de las grandes mayorías.

    LA POLÍTICA DE INVERSIÓN

    La nueva política económica debe proponerse acelerar el desarrollo económico sin disminuir el nivel de vida de la población.

    Hasta ahora la inversión que ha sustentado el desarrollo económico ha procedido de dos fuentes: el sector público y el sector privado, que se alimentan de ahorros internos y externos.

    Todos están de acuerdo en que a pesar de la importancia que tiene la inversión pública en la formación de capital, el Estado mexicano participa con una proporción muy pequeña del ingreso nacional. El gobierno no puede realizar el monto de inversiones que son necesarias para mantener una tasa elevada de aumento del producto nacional bruto.

    La inversión privada muestra un ascenso vigoroso , descontando solamente las fluctuaciones cíclicas que hacen oscilar dicha inversión en periodos cortos. Otra consideración se refiere a la gran importancia de la inversión extranjera dentro de la inversión privada.

    La inversión extranjera dentro de la inversión privada y dentro de la economía nacional, debe reglamentarse para someterse a los fines del gobierno, para obtener el desarrollo económico.

    LA POLÍTICA DEL CONSUMO.

    Una política de consumo constituye la medida económica más importante para ampliar el mercado interno y deberá descansar fundamentalmente en tres pilares, que son: la protección del ingreso del campesino, la defensa y complementación de los sueldos y salarios y la política de seguridad social.

    Los factores que influyen principalmente sobre el ingreso de los campesinos:

    • El nivel de productividad que determina la abundancia o escasez del producto agrícola.

    • El nivel de productividad en el campo influye en forma decisiva sobre el ingreso de los campesinos.

    • El carácter aleatorio de las cosechas influye sobre el ingreso de los productores agrícolas.

    • La tenencia de la tierra.

    POLÍTICA DE COMERCIO EXTERIOR.

    El desequilibrio consiste en que al acelerarse el desarrollo económico crecen las importaciones en vista de la necesidad que existe de importar bienes de capital y materias primas.

    POLÍTICA MONETARIA Y FISCAL.

    La oferta monetaria, como el nivel de precios, el nivel de salarios, la tasa de intereses y otras variables del sistema económico están determinadas, en la economía mexicana como en cualquier otra economía, por las variaciones del ingreso nacional, que determina los cambios del consumo y el ahorro. La dinámica de la economía mexicana está sujeta al siguiente mecanismo: la inversión que determina el volumen del gasto total proveniente principalmente del exterior y de la inversión pública interna.

    Igualmente las reservas del sistema bancario registrará un aumento que será la base de una ampliación de la oferta monetaria. La política bancaria y en general, la política monetaria, debe subordinarse a esta finalidad .