Metamorfosis; Franz Kafka

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa fantástica y realista. Relato kafkiano. Argumento. Tema

  • Enviado por: WacalasWandala
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm



Resumen Metamorfosis

Franz Kafka

03/11/2008

(nombre)

METARMORFOSIS – FRANZ KAFKA

La obra se desarrolla en la casa de Gregorio Samsa, el protagonista, en 1910. El ambiente es oscuro, lleno de miedos y ansiedad. Esta obra cuenta cómo un joven, Gregorio, ve cómo su vida cambia radicalmente después de convertirse en un insecto.

Argumento:

Gregorio Samsa era un comerciante que una mañana, se despertó convertido en un insecto monstruoso. Tenía muchas patitas que se movían sin que él pudiera controlarlas y todo indicaba que no se trataba de un sueño. El reloj indicaba las seis y media.Se trataba de una metamorfosis. Pensó que no era momento de lamentarse: o se levantaba o perdería su trabajo. Sus familiares le llamaban para que fuera a trabajar, pero Gregorio no dominaba su nuevo cuerpo y no podía levantarse. A las siete oyó la voz del gerente. “¿Está Gregorio?” decía. Gregorio, tras algún esfuerzo, logró abrir la puerta. El gerente se quedó mudo, su madre se desmayó y su padre lo amenazó con el puño para que no se les acercase semejante monstruosidad. El gerente huyó, casi corriendo, y Gregorio lo siguió para que no se fuera: no quería perder su trabajo. El padre, enfadado, obligó a Gregorio a meterse en su cuarto de una forma brusca, haciéndole daño.

Gregorio pasó el resto del día durmiendo, y al despertar encontró una bandeja con su comida favorita. Supo que su hermana se la había dejado allí, y se sintió algo feliz. Bebió un sorbo de leche, pero sintió asco. “Qué raro”, pensó. La leche jamás le había causado esa sensación.

La mañana siguiente, la hermana vio que no había comido, y adivinando lo que pasaba, le dejó vegetales podridos y alimentos mohosos, comida que, sorprendentemente, agradó mucho a Gregorio.

Gregorio se escondía debajo de un sillón para que su familia no le contemplara. Una noche, escuchó una conversación de su familia, que ya no era alegre ni jovial. Su criada les había dejado y habían contratado a una vieja. La madre intentaba ver cómo se encontraba su hijo, pero su familia se lo impedía.

Por aquellos tiempos, Gregorio había descubierto que podía andar pos las paredes. Grete lo sabía, pues veía las huellas que iba dejando.

Su hermana pensó, que si su hermano quería corretear por las paredes, lo mejor sería apartar todos los obstáculos que pudiera tener. Pidió ayuda a su madre para apartar los muebles. Sin embargo, Gregorio que se encontraba debajo de las sábanas, no quería que desalojasen su habitación. No quería que le arrebatasen sus objetos de cuando aún era humano: no quería sentirse como un animal. Se dejó ver por sus familiares, que se asustaron; su madre se desmayó y su hermana corrió a auxiliarla, pero su padre llegó y lo adivinó todo. El padre comenzó a perseguir al bicho, y comenzó a tirarle manzanas. Una de ellas se quedó incrustada en el caparazón de Gregorio. La madre suplicaba al padre que no matase a su hijo, desesperada.

Desde aquel momento, la relación con Gregorio cambió por completo. Los familiares tuvieron que coger un empleo, y contrataron una asistenta que limpiaba la casa por horas. Grete desatendió a su hermano, y le dejó sus tareas a la asistenta, que no tenía el menor miedo al bicho. Es más, le picaba con la escoba, le insultaba y dejaba los objetos que sobraban en su cuarto. Gregorio pasaba hambre, estaba cubierto por una capa de polvo y su habitación estaba totalmente desordenada y sucia.

Al tener tan mala situación económica, la familia se vio obligada a meter tres inquilinos en la habitación de Gregorio, que se sintió aún más marginado.

Una noche, Los inquilinos pidieron a Grete que tocara el violín, y a cambio ellos, la darían alguna propina. Grete comenzó a tocar el violín, y Gregorio, impulsado por la melodía, salió de su cuarto dejándose ver por uno de los inquilinos.

-Señor Samsa, ¿qué es eso? – preguntó éste.

El señor Samsa se espantó y comenzó a empujar a los huéspedes a su cuarto, para que no divisaran a su hijo.

Éstos se molestaron por el trato que habían recibido, y comunicaron al padre que se irían sin pagar un centavo.

Gregorio tenía mucho hambre, y no podía moverse hacia su cuarto. No entendía cómo su buena intención había sido una maldición para los demás.

Grete encerró a Gregorio en su cuarto y echó el cerrojo. Quería que se fuera.

Aquella noche, Gregorio se convenció de que debía morir. A las tres de la madrugada, Gregorio encogió su cabeza y murió, solo.

Fue la asistenta la que, a la mañana siguiente, vio al insecto muerto. “Al fin estiró la pata”, le dijo con desdén a la familia, y tiró el cadáver a la basura.

Los padres se aliviaron por la muerte de su hijo. Con sus tres trabajos tenían dinero suficiente para vivir, e incluso sobraba algo para poder ahorrarlo. Comenzaron a salir y a viajar.

Los señores Samsa se dieron cuenta, entonces, de que Grete era guapa.

Comenzó, entonces, otro cambio dentro de la familia, otra metamorfosis para bien.

Valoración personal

El autor describe la vida de una persona con un detallismo sorprendente e incluso se vuelve agonizante para el lector por la pesadez de escribirlo todo. Creo un logro la imagen del escarabajo por todos los significados que sugiere.

También me ha gustado la gran comparación que ha hecho el autor de su vida con el protagonista de la obra. Ha querido expresar a través de una gran metáfora lo que le ocurrió a él mismo. En conclusión y para terminar esta obra es fácil de leer, y con muy poca extensión que sugiere una gran cantidad de ideas. El lenguaje no es complicado, y la obra se me ha hecho muy interesante.

Creo que con la obra, el autor quiere decir también que la sociedad nos lleva a frustrarnos y apartarnos de ella.

Me llamó la atención que a lo largo de todo el libro, nadie se pregunta el por qué de la transformación de Gregorio.

Intencionalidad del autor

El autor quiere expresar a través de esta obra lo que le ocurrió durante su vida, lo hace identificándose con Gregorio que se convierte en escarabajo, un animal cuya imagen tiene un contenido deprimente, negativo…

Ese cambio, de humano a insecto, es una simple metáfora que se corresponde con la infancia sufrida por el autor, que le trasformó en una persona bastante lista pero con una personalidad independiente y excluida del mundo que le rodeaba. Por lo tanto la intencionalidad del autor es clara: quiere, puede que inconscientemente, hacer ver una infancia que le marcó para el resto de su vida, que es lo mismo que marcó la transformación de Gregorio.

Biografía

(Praga, 1883 - Kierling, Austria, 1924) Hijo primogénito de una familia judía (sus dos hermanos siguientes murieron a la edad de dos años y seis meses respectivamente). Seis años después de su nacimiento su madre dio a luz sucesivamente tres hermanas. Su infancia fue signada por una tremenda soledad y un gran temor a su padre, de carácter dominante y severo, que no logró amar a su hijo por la debilidad que creía ver en él. Esta ruptura espiritual con su padre y la necesidad imperiosa que siempre sintió de acercarse a él y ser comprendido, originaron una de sus obras fundamentales, La carta al padre, que éste no llegó nunca a leer. Pese a la propia inseguridad y a la gran desconfianza en si mismo que luego Kafka atribuiría a este conflicto familiar, recibió en 1906 el título de doctor en jurisprudencia, aunque no hizo uso de él, pues siendo su único deseo el de escribir, prefirió un puesto sedentario y de horario breve en una oficina pública.

Era débil y enfermizo, de un aspecto insignificante que él mismo destacaba vistiendo ropas inadecuadas y no siempre nuevas. De toda su vida, el sabor amargo de una soledad únicamente mitigada en sus últimos años por la que sería su compañera, Dora Dymant, a la que sólo conoció un año antes de su muerte, y con la que trató ser feliz, a pesar de la estrechez económica que debió soportar. Su vida fue gris y llena de penurias, en medio de una soledad multiplicada por su insaciable necesidad de fraternidad, por su búsqueda de un mundo mejor y de un Dios más cercano.

Su obra, que nos ha llegado en contra de su voluntad expresa, pues ordenó a su íntimo amigo y consejero literario Max Brod que, a su muerte, quemara todos sus manuscritos, constituye una de las cumbres de la literatura alemana y se cuenta entre las más influyentes e innovadoras del siglo XX.

En la línea de la Escuela de Praga, de la que es el miembro más destacado, la escritura de Kafka se caracteriza por una marcada vocación metafísica y una síntesis de absurdo, ironía y lucidez. Ese mundo de sueños, que describe paradójicamente con un realismo minucioso, ya se halla presente en su primera novela corta, Descripción de una lucha, que apareció parcialmente en la revista Hyperion, que dirigía Franz Blei.

En 1913, el editor Rowohlt accedió a publicar su primer libro, Meditaciones, que reunía extractos de su diario personal, pequeños fragmentos en prosa de una inquietud espiritual penetrante y un estilo profundamente innovador, a la vez lírico, dramático y melodioso. Sin embargo, el libro pasó desapercibido; los siguientes tampoco obtendrían ningún éxito, fuera de un círculo íntimo de amigos y admiradores incondicionales.

Entre 1913 y 1919 Franz Kafka escribió El proceso, La metamorfosisy La condenay publicó El chófer, que incorporaría más adelante a su novela América, En la colonia penitenciariay el volumen de relatos Un médico rural.