Mesopotamia y Egipto

Historia. Antigua civilización. Sumer. Organización social y económica. Imperio Babilónico, Astri, Persa. Escritura. Arte. Sociedad egipcia. El Nilo. Faraón. Familia. Dioses. Tumbas

  • Enviado por: Pae
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

TEMA 10

Una de las primeras civilizaciones urbanas surgió en Mesopotamia. Sus habitantes desarrollaron una economía agrícola, crearon nuevos oficios y levantaron ciudades de Estado.

LAS PRIMERAS CIUDADES DE ESTADO

Al Sur de Mesopotamia, en el territorio de Sumer, se desarrolló una cultura agraria. Sus habitantes ya practicaban una próspera agricultura basada en el control de los ríos.

Surgieron ciudades Estado, independientes unas de otras.

Estas ciudades eran simplemente un conjunto de casas de adobe en torno al edificio principal: el templo o zigurat, dedicado al dios que protegía la ciudad.

Los talleres de los artesanos se agrupaban alrededor del templo. A causa de la rivalidad entre las ciudades, se construyeron murallas.

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

En las ciudades vivían agricultores y pastores que cultivaban la tierra o cuidaban el ganado. La prosperidad agrícola permitió que una parte de la población se dedicara a otras tareas e intercambiaran sus productos en el mercado (comerciantes y artesanos). Empezaron a utilizar dinero, piezas de plata en forma de disco o anillo.

Los sacerdotes vivían en el templo, controlaban las cosechas y el comercio, imponían atributos y garantizaban el orden. El jefe de los sacerdotes tenía el poder religioso y político de la ciudad. Para administrar la ciudad se ayudaban de funcionarios.

Las guerras entre las ciudades dieron lugar a la aparición de reyes. Las guerras provocaron el aumento del número de esclavos.

LOS IMPERIOS BABILÓNICO, ASTRI Y PERSA

Hacia el 2200 a.C., la ciudad de Babilonia se impulsó sobre el resto de ciudades formando un verdadero imperio. En época del rey Hammurabi, se construyeron templos palacios, fortificaciones, etc.

Las tierras de Mesopotamia fueron ocupadas a finales del II milenio a.C. por un pueblo situado al Norte, los asirios. Crearon un gran imperio que abarcaba desde el golfo Pérsico al Mediterráneo, fue destruido en el año 539 a.C. por los persas.

EL NACIMIENTO DE LA ESCRITURA

Se llama escritura a cualquier sistema que permite reproducir con signos gráficos, los sonidos de la lengua hablada.

Las primeras formas de escritura surgieron de la necesidad de tomar anotaciones de carácter económico como controlar la recogida de las cosechas, el cobro de impuestos.

Se utilizaba unas tablillas de barro húmedo sobre las que se hacían anotaciones para llevar la contabilidad.

Los primeros textos escritos que han llegado hasta nosotros datan de finales del IV milenio a.C., unas tablillas mesopotámicas.

Los reyes utilizaron los sistemas de escritura para recibir órdenes y redactar códigos. En época del rey Hammurabi se redactó el primer código de leyes conocido. Ordenó reproducirlo en innumerables copias grabadas en piedra. Se colocaban en la entrada de las ciudades para público conocimiento, introduciendo así por primera vez la existencia del poder de la ley por encima del poder del monarca.

EL ARTE EN MESOPOTAMIA

En la escultura mesopotámica eran abundantes los llamados orantes, estatuas que representaban a hombres y mujeres en actitud de plegaria.

Para decorar los muros y las puertas de los templos y palacios se utilizaban relieves con figuras de reyes, reinas o animales monstruosos que guardaban las puertas del recinto.

LA ARQUITECTURA MESOPOTÁMICA

En las construcciones mesopotámicas se utilizaban ladrillos de barro cocido recubiertos de betún para hacerlos impermeables a la lluvia. Es un material poco resistente, apenas han llegado hasta nuestros días monumentos intactos.

Los templos y palacios eran imponentes y en su construcción utilizaban el arco y la bóveda.

EGIPTO, EL NILO Y EL DESIERTO

La ubicación geográfica de Egipto presenta dos ventajas: el desierto les aísla de sus enemigos y el Nilo tiene un régimen de crecidas que permite la fertilización de las tierras de cultivo.

A medida que el clima se hacíamos cálido y aumentaba la falta de agua, las tribus se fueron concentrando en la franja fértil, a orillas del Nilo.

LAS CRECIDAS DEL NILO

Cada primavera, en las tierras donde nace el Nilo se producen lluvias torrenciales que alimentan su caudal. El río crece y desciende hacia el mar en una mansa y poderosa crecida que inunda todas las tierras a sus orillas. En septiembre se inicia la retirada de las aguas y queda un limo negro y finísimo que fertiliza los campos de cultivo.

Las crecidas del río planteaban problemas. La tierra cercana al agua quedaba arrasada por la inundación, y el resto del territorio permanecía árido. Al retirarse el agua quedaban zonas pantanosas llenas de mosquitos que propagaban la enfermedad de la malaria, y de cocodrilos e hipopótamos, peligrosos para los campesinos.

EL APROVECHAMIENTO DE LAS AGUAS

Los egipcios sabían aprovechar el río.

Para poder desarrollar la agricultura, fue necesario controlar sus crecidas.

Construyeron diques y canales. Aumentó la superficie cultivable y creció la producción agrícola.

Desarrollaron el cálculo y la geometría, establecieron un calendario para prever las crecidas, sistemas de contabilidad y técnicas constructivas e hidráulicas.

En los templos donde se realizaban observaciones astronómicas y los cálculos matemáticos. El año fue dividido en 365 días, y el día en 24 horas.

El Nilo se convirtió en la gran vía de comunicación del país. En sus orillas surgieron grandes ciudades, como Menfis o Tebas.

LA SOCIEDAD EGIPCIA

Hacia el 3000 a.C., el faraón Narmer unificó el Bajo y el Alto Egipto y se coronó con los atributos de ambos reinos. Se inició así una serie de dinastías.

EL PODER DEL FARAÓN

La organización del Estado egipcio estaba dominada por un rey, el faraón, que tenía un poder absoluto. Era el dueño de todas las tierras. Un dios para sus súbditos, él era la ley y la justicia.

El faraón garantizaba el orden y la justicia en el interior del reino y la defensa contra los ejércitos enemigos. Su poder se basaba en el control y la dirección de las obras de canalización e irrigación de las tierras y en el monopolio del comercio exterior.

El faraón necesitaba servidores fieles y eficaces. El reino estaba controlado por gobernadores que controlaban a funcionarios (escribas).

El otro gran pilar del poder del faraón era el ejército.

LOS PRIVILEGIADOS

Los gobernadores, los jefes del ejército y los sacerdotes constituían la clase social más importante del Antiguo Egipto, una verdadera nobleza.

Los nobles poseían territorios y enormes riquezas.

El faraón les regalaba tierras y les favorecía con cargos o regalos.

Existía una casta de sacerdotes que dirigían los ritos religiosos, practicaban la ciencia y administraban las tierras del templo.

Los escribas también gozaban de una vida privilegiada. Conocían todos los secretos del cálculo y de la compleja escritura egipcia y eran los únicos capaces de calcular los impuestos, organizar el ejército y transcribir las órdenes del faraón.

LA ESCRITURA EGIPCIA

Los egipcios adoptaron un sistema de escritura similar a los mesopotámicos. Los egipcios le dieron una forma compleja y artística (jeroglífica), que servía para decorar templos y tumbas.

EL PUEBLO DE EGIPTO

Los campesinos constituían la mayoría de la población. Estaban ligados a la tierra, que pertenecía al faraón, a los nobles o a los templos.

Debía entregar una parte de los productos obtenidos a los funcionarios. Debía prestar trabajo gratuito y obligatorio para la construcción de pirámides, templos, etc.

Existía, un abundante número de mercaderes y artesanos. Los oficios más difundidos eran el tejido de lino, la elaboración de la piedra y los metales, la orfebrería, el trabajo del cuero, la madera y la cerámica.

Todas estas actividades se realizaban en pequeños talleres privados o en grandes complejos que dependían del faraón.

Por debajo del resto se encontraban los esclavos, cuyo número era muy reducido.

VIVIR EN LA ALDEA

La mayoría de la población egipcia era campesina y vivía en pequeñas aldeas o a orillas del Nilo. Las viviendas eran muy sencillas.

Las casas tenía un solo piso, el techo era plano y se utilizaba habitualmente como una terraza donde se dormía en verano. El mobiliario era escaso: camas de madera, esteras de paja o junco, mesas, candiles, sillas o taburetes y arcones para guardar todo el menaje personal y de la casa.

El vestuario de los egipcios era también muy sencillo: los niños solían ir desnudos, las mujeres se cubrían con un paño de nilo y los hombres con un trapo anudado a la cintura.

El pan y la cerveza constituían la parte fundamental de la dieta.

Consumían pescado seco, lentejas y guisantes. Las frutas que comían eran, higos y uvas. Usaban dátiles y miel para endulzar y hacer pasteles.

VIVIR EN LA CIUDAD

En Egipto, las ciudades eran escasas y su función principal era ser el lugar de residencia del faraón y de los nobles.

El palacio del faraón destacaba entre todos los edificios y su a alrededor se distribuían las residencias de los privilegiados. Éstas se construían en piedra y ladrillo y solían estar rodeadas de un muro alto.

En las casas de los más ricos, las fiestas eran habituales. Músicos y bailarinas entretenían a los invitados y la comida costaba de numerosos platos de aves, verduras y frutas.

Hombres y mujeres usaban joyas, diademas, perfumes, ungüentos, etc.

LA FAMILIA EGIPCIA

La vida familiar tenía gran importancia.

Era frecuente tener un elevado número de hijos.

Las mujeres se ocupaban de la comida, los hijos y el cuidado de la casa.

Las mujeres de buena posición podían poseer riquezas, ejercer el comercio y nombrar herederos.

LOS DIOSES Y LOS TEMPLOS DE EGIPTO

La religión egipcia era politeísta.

En los tiempos más antiguos, los egipcios adoraban divinidades zoomorfas, con forma de animal. Habían divinizado a los animales que les eran más útiles: el cocodrilo, el ibis y el chacal.

Cada una de las ciudades o provincias tenía sus dioses locales y algunos de ellos eran adorados en todo Egipto. Los más venerados, eran Ra, Amón, Osiris, Isis, Horus y Thot.

Las gentes eran muy supersticiosos, protegiéndose con amuletos de la influencia de los malos espíritus.

Los dioses habitaban en los templos que los faraones habían hecho construir para ellos. Los sacerdotes se encargaban de su cuidado y sólo el faraón y sus allegados tenían acceso a él. El pueblo no podía ver directamente las estatuas de las divinidades y sólo podía disfrutar de su presencia en las procesiones y fiestas.

TUMBAS PARA LA INMORTALIDAD

Para la religión egipcia, los seres humanos estaban formados por un cuerpo y un alma (el ka). Cuando el cuerpo moría, el ka pasaba a la vida de ultratumba, el cuerpo debía permanecer incorrupto.

La familia embalsamaba al difunto que, tras ese rito, se convertía en una momia disecada.

Se celebraban los funerales y se transportaba en procesión al difunto hasta su tumba, donde empezaba el viaje hacia el más allá.

Tan solo los faraones eran considerados inmortales. Las primeras tumbas fueron unas sencillas construcciones rectangulares de escasa altura, llamadas mastabas.

Nació la pirámide. Las pirámides más conocidas son las de Keops, Kefrén y Micerinos.

El miedo a saqueos en las tumbas hizo que los faraones prefirieran ser enterrados en hipogeos, grandes cámaras funerarias bajo tierra. El mayor conjunto de hipogeos se encuentra cerca de Tebas.

Vídeos relacionados