Mercado único europeo

Mercado común. Unión monetaria. Moneda única. CEE (Comunidad Económica Europea)

  • Enviado por: Pelusa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

EL MERCADO ÚNICO.

-¿EL MERCADO ÚNICO NOS AFECTA?

Cuando:

. En su supermercado duda entre comprar Parmesano o Gruye´re rallado.

. Busca un juguete para regalar a un niño.

. Enfermo de anginas, desea saber si el medicamento preescrito x tiene efectos secundario.

La Unión Europea ni de lejos entre sus preocupaciones. Sin embargo, en este trabajo de la vida cotidiana, como en tantos otros, pueden verse consecuencias concretas de la Unión Europea y más concretamente los efectos beneficiosos del mercado único.

. Desgraciadamente, tan solo un observador bien informado puede darse cuenta de ello, por ésta, dichas ventajas demasiado a menuda oculta, perdidas entre la llamada << gran política >>.

. He aquí porqué algunos piensan erróneamente que el mercado único no tiene ninguna influencia en su vida cotidiana. En estas hojas veremos algunas recetas contra las ideas preconcebidas.

-¿ QUÉ SIGNIFICA EL MERCADO ÚNICO PARA ALGUIEN COMO YO?

La esencia del mercado único puede resumirse en dos palabras: <<libre circulación>>. Se trata de la circulación sin trabas de bienes servicios de personas y de dinero entre los quince países de la Unión Europea como si fuera dentro de un solo país o un solo mercado.

En la práctica significa dos cosas:

. Empresas instaladas en otros países le ofrecerán una extensa gama de productos o servicios.

. Usted podrá tratar libremente con las empresas instaladas en otros países.

Además, la realización de mercado único, y más recientemente el famoso << Tratado de Munich>>, han conferido nuevos derechos a los ciudadanos de la unión.

Para usted, como << consumidor>> , el mercado único significa que, entre otros , tendrá los siguientes derechos: . Derecho de adquirir bienes y servicios, para uso privado, en otro país de la Unión y de traérselos a casa sin pagar, salvo algunas raras excepciones, derechos de aduana o suplemento de impuestos.

. Derecho de transferir dinero a otro país con el fin, por ejemplo, de pagar sus transacciones corrientes o de hacer inversiones.

. Derecho a tomar dinero prestado de un prestamista situado en otro país de la unión.

Pero creo haber oído que también tengo derecho a trabajar en otro país, y en caso de residir en él, a participar en las elecciones. Esos derechos existen y usted puede por ejemplo:

. Ir a estudiar a otro Estado miembro.

. Disfrutar del sistema de seguridad social en otro Estado miembro con los mismos derechos que los demás residentes.

. Recibir atención sanitaria urgente, con motivo de una visita a otro país, en las mismas condiciones que los demás habitantes.

. Residir en otro estado miembro ya sea usted trabajador x cuenta ajena, jubilado o estudiante.

. Votar en las elecciones locales o al Parlamento Europeo.

-INTRODUCCIÓN: Un nuevo compromiso.

El mercado único es el centro neurálgico de la Unión Europea. Su creación figuraba entre los principales objetivos del Tratado de Roma. El programa fijado para completarlo que se prolongó durante ocho años, desde 1985 hasta 1992, fue la meta más ambiciosa de todas las que se había fijado la Comunidad desde el inicio de su andadura. El hecho de que en gran medida se haya alcanzado dicha meta constituye uno de los mayores éxitos de la Comunidad.

El mercado único sigue siendo uno de los principales retos de la Unión. La apertura de 15 mercados nacionales fundiéndose en uno solo, garantizando la libre competencia y preparando su ampliación a otros muchos países, podría definirse como el mayor ejercicio que ha conocido la economía mundial << desde la óptica de la oferta>>: requiere un enorme esfuerzo para estimular la producción, impulsar la competencia, reducir los precios y, de este modo, aumentar la demanda. La culminación del mercado único y su buen estado de salud contribuirán enormemente al cumplimiento de los objetivos políticos de la Unión, actuales y futuros.

Primero y más importante hay un creciente reconocimiento por parte de gobiernos, empresas y trabajadores del estrecho vínculo que existe entre mercado único, crecimiento económico y pleno empleo. Sólo un mercado laboral que funcione correctamente, con plena integración económica internacional, estimulará la competencia, la reestructuración y la innovación capaces de proporcionar empleo estable en Europa.

En segundo lugar la cohesión entre regiones va en aumento a medida que el mercado único ofrece más oportunidades de intercambios comerciales y de inversiones para el desarrollo de nuevas profesiones y tecnologías a lo largo y ancho de toda la Unión. Los países que registran mayores retrasos están alcanzando nuevas cotas de eficiencia y productividad. Los que partían de una situación más ventajosa también disfrutan de mejores relaciones comerciales y de más oportunidades de inversión con otros Estados miembros.

En tercer lugar, en el camino hacia la Unión Económica y Monetaria, un mercado único efectivo puede garantizar la estabilidad económica necesaria para respaldar el proceso de instauración de la moneda única. La moneda única también reducirá el coste que la gestión de diferentes monedas supone para las empresas y ayudará a que los mercados funcionen con más eficiencia al poner al descubierto las diferencias de precios en toda la Unión.

En cuarto lugar, la ampliación de la Unión y la satisfactoria preparación de los países asociados para su participación en el mercado único presenta un importante desafío; cumplirlo determinará las condiciones en las que tendrá lugar la ampliación. El mercado único también ayuda a los países asociados en la difícil tarea de aproximar sus legislaciones y ponerse al día en la aplicación práctica de las normas.

Al concluir el programa legislativo que procedió a la entrada en vigor del mercado único en Diciembre de 1992, el Consejo de Ministros pidió a la Comisión que en 1996 presentara un análisis del impacto y la efectividad de la normativa que ha entrado en vigor.

La Comisión inició esta labor hace más de dos años. Se llevó a cabo una amplia investigación de apoyo compuesta por 38 estudios independientes sobre diferentes áreas de la economía, ámbitos legislativos o variables económicas, junto con una encuesta a gran escala entre las empresas Europeas. He tenido el privilegio de dirigir este importante programa de investigación, con la ayuda de mis colegas, y de orientar sus conclusiones. De hecho, sus resultados han servido de base de un informe político presentado por la Comisión en Noviembre de 1996.