Menopausia

Sistema endocrino. Etapas menopáusicas. Climaterio. Pérdida funciones ováricas. Tratamiento. Repercusiones

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Ecuaciones Diferenciales
Ecuaciones Diferenciales
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre las Ecuaciones Diferenciales Ordinarias (EDO) Se muestran...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Cinemática Unidimensional!
Ejercicios resueltos de Cinemática Unidimensional!
En este curso de casi 2 horas, el profesor Carlos Millán explica el tema de Cinemática Unidimensional,...
Ver más información

publicidad

MENOPAUSIA

Qué es la menopausia

Preclimaterio ..........................................Postclimaterio Climaterio Premenopausia................................................Postmenopausia Perimenopausia <-------------40 -----------------------------------50-----------------------------------60----------> añosEs la situación desencadenada por el fallo de la función ovárica

Síntomas principales

  • Trastornos vasomotores: sofocos

  • Depresión, angustia, insomnio, irritabilidad

  • Dolores óseos

  • Sequedad vaginal, dispareunia (molestias en las relaciones sexuales)

  • Descenso uro-recto-vaginal

  • Sistema cardiovascular: arteriosclerosis, infarto, angor, hipertensión arterial

  • Sistema esquelético: osteoporosis

  • Mamas: flacidez, cambio en el tamaño

Hay que tratar la menopausia ?

Todas las mujeres deberían ser tratadas

Especialmente si:

  • Es una menopausia precoz (Antes de los 45 años)

  • Es una menopausia yatrógena (Provocada por el médico)

  • Paciente con alto riesgo de enfermedad cardiovascular

  • Si hay sintomatología de menopausia.

Tratamientos farmacológicos

Fundamentalmente es la terapia hormonal sustitutiva (T.H.S.)

VentajasInconvenientesMejoría sofocaciones Prevención/tratamiento osteoporosis Prevención/tratamiento atrofia genital Protección enf. cardiovascular Prevención atrofia cutáneaReglas Modificación equilibrio hidrosalino Tensión mamaria Cefaleas, nauseas, vómitos ¡ Efectos pasajeros y dependientes de dosis !Otras opciones:

  • Tibolona: efecto estrogénico, progesterónico, y androgénico débiles

  • Veralipride: para evitar los sofocos exclusivamente

  • Calcitonina, difosfonatos, fluoruros, vit. D, calcio: para evitar osteoporosis

  • Antidepresivos, ansiolíticos

Ir al principio

Tratamientos alternativos

Cuando están contraindicados los tratamientos farmacológicos, o los síntomas no son muy graves, puede intentarse un tratamiento alternativo, y en la mayoría de los casos pueden coexistir.

  • Aceite de onagra: parece que puede actuar sobre todos los síntomas

  • Infusiones de valeriana, tila, camomila, ruda, lúpulo, romero

  • Disminuir los excitantes: café, te, alcohol, tabaco

  • Relajación, ejercicio, vida al aire libre

  • Dieta sana, equilibrada, pobre en grasas y en hidratos de carbono

  • Mantener una vida plena

Resumen

La menopausia es una situación fisiológica, que afecta a todas las mujeres alrededor de los 50 años.

Siendo una situación natural, frecuentemente comporta una serie de alteraciones acompañantes, que pueden ser evitadas o aliviadas, con un control médico adecuado.

Es una edad de riesgo, en la que aumenta el índice de aparición del cáncer de mama, y aparecen las complicaciones cardiovasculares, y de deterioro del suelo pélvico, que deben ser vigiladas muy estrechamente.

La Menopausia: Comienzo de una vida productiva
Los puntos cruciales que marcan procesos de cambio como el nacimiento, la pubertad, la etapa de reproducción, la madurez y la muerte son, en la mayoría de los casos, generadores de crisis.

En el caso específico de la mujer, la menopausia, etapa de grandes cambios, es considerada por muchas como un proceso problemático y nunca como el comienzo de una etapa productiva. Existe un gran número de mujeres que van a la consulta ginecológica con muchas dudas y expectativas acerca de esta etapa. Y si juzgamos por las llamadas recibidas durante el ciclo "Problemas de la Mujer" que realizamos la semana pasada en nuestro programa "Cita con los Psicólogos", la palabra menopausia genera mucha incertidumbre.

Como menopausia se describen los años durante los que el cuerpo de la mujer experimenta ciertos reajustes que conllevan al fin de los ciclos menstruales y que, por lo general, se presenta entre los 45 y 55 años causando gran cantidad de cambios que varían entre las mujeres.

En algunas, el proceso es rápido y va acompañado de ligeros trastornos. En otras, sin embargo, el climaterio -como también suele llamarse- dura tres o cuatro años creando pequeñas dificultades.

También se habla de menopausia cuando se realiza la remoción del útero y los ovarios a través de la histerectomía.

Enfrentar positivamente la menopausia

La menopausia no es una enfermedad, es un período de cambios en la mujer. La desaparición de la regla, la resequedad vaginal y los sofocos o calorones son los signos que se han asociado de forma clara a este proceso. El cese de la menstruación es el único signo común a todas.

Sin embargo, muchos son los mitos que se han creado en torno a la menopausia. Las canas, las arrugas, la irritabilidad, el cansancio, la sudoración excesiva, ardores vaginales, dolores de cabeza, mareos, depresiones son algunos de los signos que se le atribuyen. Incluso el mito de que la mujer se vuelve loca durante la menopausia aún persiste. También, desde la medicina, se ha desarrollado el mito de que las mujeres menopáusicas sufren una "enfermedad deficitaria" que es necesario tratar. Esto es fomentado, además, por los anuncios de algunos laboratorios farmacéuticos y por la ridiculización social a través de chistes y escenas cómicas que hacen ver "lo difícil que resulta convivir con una menopáusica". Pero todo esto no pasan de ser mitos.

¿Destellos calientes, sofocos o calorones?

Nueve de cada diez mujeres que atraviesan la menopausia experimentan calorones. En muchas, estos pueden comenzar antes de la última menstruación. Según algunos expertos también se relacionan con la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos. La deficiencia de estrógeno juega un papel importante. Mientras la menopausia se establece, los ovarios bajan la producción de estrógeno. La glándula pituitaria no reconoce que esto ha sucedido y trabaja para estimular los ovarios. Todas estas acciones químicas dentro del cuerpo hacen que la temperatura interna fluctúe y produzca calor.

Algunas mujeres experimentan señales de advertencia de que los calorones están a punto de suceder. Sienten como borbotones a punto de reventar, pudiendo experimentar calidez en la cara, el cuello y el pecho. La piel puede llegar a enrojecer. En algunos casos hay transpiración y las que padecen calorones severos pueden transpirar intensamente.

Los sofocos no son peligrosos, sólo muy incómodos y por lo general duran unos pocos minutos, aunque en casos críticos pueden durar hasta una hora. Si molestan demasiado, el médico puede ayudar con terapia de reemplazo de hormonas.

La angustia de la menopausia puede tratarse sin riesgo a través de esta práctica. En particular, las hormonas pueden disminuir estos sofocos y la sequedad vaginal además de prevenir la osteoporosis.

Existen informaciones de que el reemplazo hormonal puede aumentar el riesgo de la mujer de tener cáncer, pero no existen pruebas evidentes de ello.

La evaluación cuidadosa con anterioridad al tratamiento, además de los exámenes regulares durante el mismo, asegurarán que la menopausia no presente complicaciones.

La importancia de mantenerse sana

Algunas mujeres han encontrado que la cafeína, el alcohol, el azúcar, las comidas en exceso y muy condimentadas contribuyen en la producción de los sofocos o calorones. En este sentido una dieta equilibrada con un alto contenido de vitamina E, disminuye o suprime esta condición.

La vitamina E se encuentra en los aceites vegetales, el gérmen de trigo y arroz, en las legumbres, el maíz y la yema de huevo.

Otras experimentan los calorones en los momentos de mayor stress, para lo cual es recomendable ejercicios de relajación: Respiración profunda. Abanicarse con lo que se tenga a mano. Beber algo fresco. Mojarse las muñecas, la frente o las sienes.

Por otra parte, si estos sofocos persisten se puede utilizar ropa de fibras naturales que regularmente son más cómodas que las de materiales sintéticos.

También un programa adecuado de ejercicios suaves, como por ejemplo caminar a un ritmo no muy acelerado contribuye a prevenir la osteoporosis, el colesterol y enfermedades del corazón que pueden presentarse después de la menopausia.

Lo verdaderamente importante es que la mujer entienda que la menopausia es un proceso absolutamente normal de descenso de los estrógenos y con la información y preparación adecuada puede convertirse en el período más productivo de su vida.

Menopausia y sexualidad

También existe la creencia de que con la llegada de la menopausia las mujeres pierden el apetito sexual por aquello de haber perdido la condición habitual de su sexo que es la reproducción. Lo único que podría justificar tal conducta es la resequedad vaginal antes mencionada, pero mientras a algunas no les pasa sino hasta muchos años más tarde, a otras ni siquiera les ocurre. Humidificar el aire de la casa, tomar mucha agua, usar cremas hidratantes o lubricantes, no emplear papel higiénico perfumado o de color son algunas de las recomendaciones para evitar este problema.

Con la menopausia, las mujeres no tienen que resignarse a sufrir problemas sexuales como una consecuencia inevitable. Por el contrario, muchas experimentan aumento del interés sexual, pues ya no necesitan evitar los embarazos.

Lo que se debe tener presente es el conocimiento del cuerpo y de las nuevas necesidades, pues variando la actividad sexual se puede seguir consiguiendo placer.

El papel de la pareja

Los cambios en la etapa de la menopausia afectan inevitablemente las relaciones. Es aquí donde una reconstrucción de la forma de vida con la pareja es necesaria. Algunos hombres son suficientemente flexibles, seguros y cariñosos, comprendiendo y aceptando estos reajustes. En otros casos se necesita un período de adaptación a la nueva circunstancia de la mujer. En este momento la comunicación es primordial para no dejar de lado las necesidades de mayor crecimiento y desarrollo que las mujeres sienten en esta etapa. Es fundamental no sentirse avergonzada e involucrar a nuestra pareja en este período como lo hacemos en todos los acontecimientos importantes de nuestra vida.

Hablarlo y tomar la menopausia con buen carácter y sentido del humor, contribuirá a mejorar la relación con la pareja sintiéndose así más unidos.

En la mitad de la vida nos enfrentamos a cambios físicos y emocionales importantes que afectan nuestra sexualidad. Muchas parejas se sienten cada vez más cómodas con el tiempo, al aprender cómo darse placer mutuamente.

La sexualidad proporciona una forma de expresar nuestros sentimientos de cariño y ternura. Hacer el amor también puede consolar en estos momentos difíciles de la mujer.

El apoyo del hombre y la valoración de éste para con su mujer es fundamental para contribuir a la superación de los sentimientos de pérdida de la condición femenina.

La familia y las relaciones

La familia es un importante punto de apoyo para la mujer durante toda su vida. La mayoría le da una gran valoración al amor y la intimidad de la vida familiar. En muchas ocasiones la llegada de la menopausia coincide con el hecho de que los hijos han crecido, se han casado y han hecho vida aparte.

Para aquellas mujeres que la asocian solamente con la pérdida de la maternidad, este período es de gran crisis. Las que se sienten solas, sin otras personas del núcleo familiar con quien compartir su experiencia, pueden estar poco preparadas y son más susceptibles a temores y falsas informaciones.

Si aún vivimos con nuestros hijos, también debemos compartir nuestra experiencia con ellos para que exista una mayor comprensión de los cambios por los que está pasando su mamá.

El establecimiento de nuevas relaciones -amistad, trabajo, grupos sociales- se hace necesario. Las amistades proporcionan el apoyo que permite disfrutar de nuevos retos y de la adaptación a los nuevos cambios. El incorporarse a grupos de trabajo en esta etapa de la madurez es adecuado para conseguir un equilibrio entre la compañía y la soledad. El acercamiento a otras mujeres en circunstancias parecidas es de gran ayuda para superar la etapa de la menopausia.

Este es el momento de mayor fertilidad intelectual, por lo que no es raro ver cómo las mujeres se interesan por nuevas actividades creativas como la música y pintura. Se integran a grupos vecinales o comunitarios, entre otros.

La edad forma parte de nuestra identidad y negarla es decirnos a nosotras mismas "soy inaceptable" y esto va disminuyendo nuestra autoestima.

Si queremos romper los tabúes que existen en torno a la menopausia y las mujeres que entran en esta etapa, debemos comenzar por aprender a querernos a nosotras mismas y reconocer la belleza y la fuerza de nuestra edad. No se trata de soportar la menopausia, sino de vivirla y disfrutarla.

http://www.psicologiaparatodos.com/archivotemas.asp?list=false&articleid=7

LA MUJER
La relación con sí misma y con su cuerpo en este dificil período de la vida.

SIGNIFICATIVAS ATESTACIONES DE ALGUNAS EXPERIENCIAS

La menopausia es un evento que, en cada mujer, evoca los colores del otoño, un indeterminado entendimiento de inquietud, el cumbre entre un pasado en el cual predominan las certidumbres y un futuro esfumado, donde nada está cierto.
La mujer moderna tiene, ciertamente, un vivido menos negativo respecto a el de su madre, no obstante el momento se queda de significativo impacto emotivo y no permite ilusiones y necesita, por ser afrontado y superado, que todas las recursos personales sean puestas en juego.

Inevitablemente en necesario tener cuenta de un profundo cambiamiento físico que toca también la esfera psicológica, no solo porque cuerpo y mente son una unidad inseparable mas aun porque sobreviene en un período de la vida en el cual cariños y relaciones sociales se encuentran, generalmente, con importantes modificaciones.

Es el primero incontrovertible señal que algo termina y este algo es proprio la fertilidad, la posibilidad de procrear, este evento extraordinario del cual la mujer es portadora y con la cual se identifica, aún cuando no quiere hjios o no puede haberlos.
Esta fin genera, inevitablemente, una crisis propiamente por la pérdida de una parte tanto importante de su finalidad.

EL CUERPO

El cuerpo cambia otra vez, los senos llegan o demasiado hinchados o vacios y cadentes y con estas nuevas formas están allí para inflamar las memorias de una vida, las alegrías y las decepsiones y por esto frecuentemente se reducen a ser el receptáculo de las ansias, el enemigo en emboscada, el tumor y la muerte.

El cuerpo se transforma y deviene casi un extraño no más amado frecuentemente negado: muchas mujeres no se miran más en el espejo , este enemigo sin piedad que mostra lo que ninguna mujer quiere ver.

El ciclo menstrual termina y con el ciclo aquellos hórmones, necesarios por la función reproductiva, que tienen también un rol protector por los otros aparatos, por ejemplo, aparato cardio circulatorio y la estructura de los huesos, y que son tan importantes por la salud: entonces si las menstruaciones recordában la posibilidad de la procreación ahora con la fin de ellas las mujeres tienen miedo por las enfermedades y por una otra fin: la definitiva.

EMOTIVIDAD

A los mudamientos fisicos se acompañan también los de la esfera emotiva y mucho frecuente aparecen ansia, insomnia y depresión: muchos hombres de ciencia afirman que durante la menopausia estos fenómenos son el síntoma de uno estado de animo, un entender la vida, improvisamente, en manera diversa, un turbamiento de sí misma.

CONCLUSIÓN

Después de lo que hemos dicho aparece evidente que del punto devista psicológico la menopausia representa un momento de grande influjo en razón de su significado: es la fin de una época creativa, positiva, rica de posibilidades y de futuro, en el cual la mujer se siente sujeto posible de escogimientos deseados y prometientes, en donde los afectos, los sentimientos y las emociones destapan un mundo alegre, cargado de frutas.

A la fin de esta época es inevitable que la mujer viva la menopausia con un significado de pérdida, un presente triste y luctuoso, en el cual se pierde y en el cual frecuentemente pierde también la perspectiva del futuro.

Está claro que cada mujer vivrá este momento con una diversa intensidad, sensibilidad y estados de ánimo en razón de su carácter y de su propia historia; si es capaz de afrontar los cambiamientos, si es fuerte lo necesario para ser optimista y realista lo hará ciertamente en una manera diversa respecto a una mujer frágil y pesimista.

Entonces cada mujer afrontará esta época en manera diversa pero l' experiencia enseña que quien se encontra en dificultades puede ser ayudado a salvar las mismas con un aventajamiento no solo inmediato sino que consentirá un futuro rico de experiencias positivas, satisfactorias y vitales.

En la generación pasada la menopausia marcaba el comienzo de una rápida decadencia, todo habia ya llegado, casi más nada estaba posible, no habían más perspectivas interesantes.

Hoy en día la menopausia sorprende la mujer, en término medio, poco después la mitad de la existencia, tanto es todavia realizable, tanta vida de nuevo de vivir: muchas mujeres han comprendido que lo que no había sido hecho, por varias razones, en precedencia puede ser hecho en el futuro.

La vida, actualmente, muda con grande rapidez, si la mujer tiene el ánimo de mirarse en el interior y de cambiar puede recoger la condición de positivo de este aspecto, quedarse en la sociedad con su propio patrimonio de experiencia con la libertad que tiene por esto y por haber ya estructurado trabajo y familia.

Las recientes grandes trasformaciones sociales han ofrecido a las mujeres muchas posibilidades, la primera es el significado de ser el sujeto activo de su propia existencia, y esto la pone en condiciones de tener capacidad y de vivir con conocimiento los cambiamientos.

Sea como sea época de crisis, y cuando empleo esta palabra lo hago en el significado que algo llegó al fin y que necesita, para proseguir el curso de la vida, de una trasformación provecho de reflexiones que implican todos los aspectos afectivos y sociales de la existencia.

La menopausia es como un pasadizo colgante en el vacío que se deja atrás el pasado y que debe ser recorrida con atención y circunspección para atracar al futuro.

Pero si esto está ineluctable, si la crisi está fuerte ninguno ha dicho que no puede ser vencida¿ pero como?
En primer lugar la crisis debe ser aceptada y no negada, la fuga de este momento de paso ofrece un beneficio momentáneo que después, en el largo período, viene pagado a caro precio.
Afrontarla, en vez, significa llegar a la transformación de si misma, a un nuevo debujo de su propia vida que dará de nuevo la posibilidad de un largo período de la existencia que nada habrá de envidiar a lo precedente, al contrario podría ser aún mejor.

http://www.planetfunds.com/espanol/articles_es.asp?idarticolo=150

MUJERES A CONFRONTACIÓN
PARA AYUDAR LA REFLEXIÓN: citaré alguna historias reales de mujeres ( de una manera obvia enmascaradas por el respeto de la privacy ) al través de las cuales poder detenerse más fácilmente sobre a sí mismas.

ANA
una mujer aproximadamente de 50 años, casada con 2 hijos, un matrimonio como muchos otros.
un marido presente y distante en el mismo tiempo, acaso una suya fragilidad de base le había impedido de gozar de lleno la relación y compartir pasiones y interéses del compañero de su vida:
doctorada había dejado el trabajo muy pronto.
Los primeros síntomas de la menopausia han sido vivido como el riesgo de una catástrofe próxima: la muerte, el blanco sobre el cual apuntar sus ansia.
El seno era constantemente monitorizado, cada su mínima variación era considerada la mirilla de un tumor que, seguramente, la habría traida a la muerte.
De esta manera con todos los otros síntomas, también por los no directamente ligados a la menopausia sino debidos a un normal envejecimiento.

Se había construido una tal lógica ( patológica) terapéutica por la cual cada síntoma se prolongaba en el tiempo y se sumaba a los otros.
Sin hacerse cuenta había dibujado de nuevo su propia identidad como aquella de una enferma, doliente físicamente y psicológicamente.

Ana se había construída una cárcel mental que en el inmediato le era servida para no atraversar la crisis de la menopausia, la conciencia del envejecimiento, y que en seguida le ha impedido de vivir gozando de las auténticas alegrías y dolores de la vida misma.
Clara
había sido una bella mujer, nunca se había casada, pero había conocido el amor.
Había muy trabajado organizando una actividad satisfactoria y redituable.
Su cuerpo, su imagen habían habido mucha importancia cuando alrededor de los 50 años acaeció l' ineluctable:
la llegada de la menopausia.

En aquel momento de su vida ha confiado su cara hermosa al cirujano, al bisturí, pediendo no solamente de parar el tiempo también de ser diversa.

El resultado ha sido dramático, una otra cara que en nada recordaba la cara original,


auténtica.
De su cara se habían completamente perdido las huellas, como Clara había perdido las huellas de si misma, una cara que no la representaba más que tenía algo de deforme, casi una máscara grotesca.

Desaposesionada de su propia identidad era precipitada en un presente angustioso y incierto: los otros eran vistos como posibles enemigos, la vida vivida completamente en el sospecha y en la soledad.
Pero la verdadera enemiga había sido Clara misma, sino ella no se daba cuenta.
No había aceptado la verdadera diversidad, aquella de un cuerpo que no era más joven, y había creido poder decidir cual debía ser la diversidad, transformandose en un ajeno por ella misma.
No era la de antes, no era una otra, era reducida a una imagen que engañaba la verdadera deformidad,

aquella de una trasformación humana, mental, jamás acaecida.

Estas dos historias representan muy bien el riesgo que se puede correr durante la menopausia, o sea negar el significado de una trasformación física causada por el envejecimiento y de empeñar todas las propias recursos mentales para mantener esta negación antes que afrontar esta realidad para desarrollar y proceder en el camino de la vida, también y propio en fuerza y virtud de l'envejecimiento.

No todas las mujeres huyen de sí mismas y las próximas historias lo demostran.
Laura
había sido una bella señora, más bien es un bella señora, casada con 2 hijos, el varón vive, por trabajo, en una otra ciudad. El matrimonio estancaba en una niebla a veces espesa a veces más ligera.
Día después día han llegado los primeros síntomas de la menopausia, por consiguiente los definitivos:Laura seguiba estos cambiamientos con grande atención y esto la había convencida a reflectar sobre su existencia y sobre lo que le llegaba.
Con regularidad ha empezado hacer los controles médicos necesarios, ha intensificado l'actividad concerniente al movimiento frecuentando regularmente una gimnasio y ha hecho una dieta por no engordar y a dibujado de nuevo su propia existencia entrando en una asociación de voluntariado en la cual se ocupaba de l'organización de las actividades para recobrar dinero.
En el intermedio el marido ha dejado la casa, por consiguiente ha pedido el divorcio: de nuevo Laura ha afrontado la situación, aunque con dolor, preocupación y fatiga.
Día después día ha reconquistado el significado de una vida completamente diversa de la precedente y después de 2 años ha vuelto a encontrar la capacidad de amar un hombre más bien, a su decir, un amor como aquel de una joven muchacha.

La historia de Laura enseña que es posible volver a considerar su propio cuerpo, tomando cura de él con atención, casi con materna tolerancia para ofrecer a el todo lo necesario por quedarse en buena salud.
Una toma de posesión serena de sí misma representa una de las modificaciones positivas que pueden y deben conseguir a la crisis transformativa determinada por la llegada de la menopausia.

Pero por que esto llege la mujer debe encontrar
un nuevo equilibrio psicológico del cual puede conseguir una diversa relación con el propìo cuerpo,
debe poder vivir la fin de la fertilidad no en manera catastrófica, como hemos visto en las historias precedentes, sino en la manera serena como ha hecho Laura
y se todo esto no es posible hacerlo de sola en este caso puede pedir ayuda a un experto psicóterapeuta para superar el momento de dificultad.

Insisto sobre la importancia de hacer como Laura porque de una buena relación con su cuerpo y un modo diverso de considerar la propia existencia dependen la calidad de los largos años que aún la mujer tiene de vivir, casi la mitad de la vida.

El poeta Dante ha dicho” en el medio del curso de nuestra vida me encontré en una selva obscura de la cual el exacto camino habia sido perdido” pues nada de nuevo, excepto, si así se puede decir que

ahora las expectativas de vida son más largas y continuan a alargarse: por lo tanto es indispensable una buena trasformación
LUCIA
es una mujer de 58 años, divorciada, con 1 hijo y con una intensa actividad de trabajo, ahora en postmenopausia,

los años de la menopausia la han vista empeñada en afrontar, con una cierta fatiga, los síntomas. Ellos en efecto estában intensos y difíciles de controlar, las taquicardias, las tendencias a un aumento de presión, l'aumento del colesterol, las llamaradas muy fuertes, el sentido de la fin, habían concentrado sus remedios emotivos sobre de ellos.
No se podía pensar al futuro, los acontecimientos presentes eran difíciles pero no eran vivido con la impresión catastrófica de una ineluctable fin: fatiga pero realismo.
Hacía su trabajo, que le gustába mucho, con una cierta indiferencia, mientras el amor y el interés por el hijo nunca se habían debilitados.
Ocupandose de su salud había hecho una selección consabidora, conocia sus limites y así había dejado, momentáneamente, aparte los otros aspectos de su vida.
Ella decía que la vida es larga y que todo se puede afrontar poquito a poquito.

Su estrategia ha sido vencedora, la salud se ha estabilizada de manera satisfactoria, lo importante era el mantenimiento.
Recomenzó a trabajar con renovada energia y es disponible por una nueva relación afectiva.

Todo puede llegar lo que conta es de ser dispuestos a recibirlo y esto es posible solo se habemos resueltos nuestros nudos existenciales cual, por ejemplo, la menopausia.

http://www.planetfunds.com/espanol/articles_es.asp?idarticolo=151

DEFINICION La menopausia es una condición natural que marca el fin del periodo fértil de una mujer. Literalmente significa el fin de la menstruación. Aunque la menopausia es un evento común en todas las mujeres, la experiencia de cada mujer que atraviesa por este período es única. Es un proceso natural y no debe ser visto como algo negativoSe considera que una mujer llega a la menopausia cuando no ha tenido menstruación por un periodo de 12 meses consecutivos. Esto generalmente sucede a la edad entre los 45-55 años, con una edad promedio de 51. Se considera una menopausia prematura natural si ocurre antes de los 40 años, pero también puede suceder una menopausia prematura inducida ya sea por radiación o enfermedad autoinmune, en que los ovarios se ven afectados. Puede ocurrir también si los ovarios son extirpados quirúrgicamente por cáncer, tumores benignos o enfermedad inflamatoria pélvica, y es llamada menopausia quirúrgica. CÓMO EMPIEZA LA MENOPAUSIA? Tres a cinco años antes de la ultima menstruación, los niveles hormonales comienzan a variar, disminuyendo paulatinamente, y en ocasiones elevándose, causando periodos menstruales irregulares, a veces con aumento del flujo menstrual. Los periodos menstruales se acortan y a veces se alargan. Cuando se acerca la menopausia, hay una disminución dramática de las hormonas sexuales, especialmente del estrógeno. El estrógeno se produce principalmente en los ovarios desde la pubertad hasta la menopausia. Es la hormona encargada de recubrir la capa interior del útero. ANTES DE LA MENOPAUSIADESPUES DE LA MENOPAUSIAA LA IZQUIERDA: El detalle del ovario muestra la liberación del óvulo hacia la trompa de falopio.A LA DERECHA: Nótese el adelgazamiento y encogimiento de los tejidos por disminución en la produccion de estrógeno y progesterona.Imagen Fuente: W.Utian and R.Jacobowitz, Managing Your Menopause, New York: Prentice Hall Press/Simon & Shuster, 1990, p.26.Luego de la menopausia, las glándulas suprarrenales continúan liberando un precursor de estrógeno, el cual es convertido por las células adiposas en una forma de estrógeno menos potente. Las mujeres obesas que tienen células adiposas extra, producen mas de este tipo de estrógeno por lo que los síntomas de menopausia en ellas son menores.  Glándulas endocrinas: Secretan hormonas a la sangre y ayudan a regular el metabolismo y crecimiento del cuerpo y la reproducción.Otras dos hormonas están involucradas en el proceso. La progesterona, secretada por los ovarios y las glándulas suprarrenales, produce la descamación del endometrio (capa interna del útero) cuando no ha ocurrido la fertilización. Luego de la menopausia, solo se producen pequeñas cantidades de progesterona. La testosterona -un andrógeno, hormona sexual masculina que se cree es la responsable de la libido- es producida por las suprarrenales y los ovarios en la etapa premenopáusica. Pero con la menopausia, los niveles de testosterona también caen. SIGNOS Y SINTOMAS DE MENOPAUSIA Alrededor de unos siete años antes de ocurrir la menopausia, mas o menos a la edad de 44 años, usted comenzará a notar ciertos síntomas y cambios en el periodo menstrual. La mayoría de las mujeres tienen solo síntomas mínimos. Incluso las que presentan síntomas más severos encontrarán que pueden tener alivio de ellos a través de cambios en estilo de vida o con una adecuada terapia medica. La menopausia quirúrgica tiende a producir síntomas mas severos por la interrupción brusca de la secreción de estrógeno, pero esto se puede controlar con la terapia de reemplazo hormonal.Los principales son: Periodos menstruales irregulares: cambios en el periodo menstrual, ciclos irregulares, cortos y con menor o mayor flujo; salto de un periodo. Síndrome premenstrual <sepa_enfermedades_sind_premenstrual.htm>: síntomas que indican etapa peri menopáusica -entrando en la menopausia. Oleadas de calor: es el síntoma más común, ocurre por dilatación de los vasos sanguíneos permitiendo mas flujo de sangre a la piel. Estos cambios vasomotores en la circulación elevan la temperatura, la frecuencia cardiaca y el flujo sanguíneo. La temperatura de la piel aumenta de 4-8 grados ocasionando el enrojecimiento de la cara, sudor y se siente acalorada. El corazón palpita mas fuerte y rápido. Estas oleadas son el resultado de los bajos niveles de estrógeno. Alteraciones en el estado ánimo Disturbios en el patrón normal del sueño (Insomnio <sepa_sigsintomas_insomnio.htm>) Resequedad vaginal: por la misma disminución de los niveles hormonales, el recubrimiento de la vagina se adelgaza, reseca y se torna menos flexible lo que causa dolor, inflamación y hasta sangrado. Aumenta también el riesgo de infecciones por levaduras y hongos. Dolores de cabeza <sepa_sigsintomas_dolorcabeza.htm> Incontinencia <sepa_enfermedades_incontinencia.htm> urinaria: la falta de estrógeno hace que el recubrimiento interno de la uretra se adelgace y los músculos de alrededor se debiliten ocasionando la perdida involuntaria de orina al toser, estornudar o reírse. Cambios en la piel: la piel se torna progresivamente más delgada y pierde elasticidad debido a la falta de colágeno, una proteína que mantiene la piel firme. Cambios en la memoria: lapsos de perdida en la memoria Disminución de la concentración La disminución de los niveles de estrógeno puede ocasionar una amplia gama de síntomas; los síntomas tempranos incluyen oleadas de calor, irritabilidad, mal humor y melancolía (aunque la menopausia no causa depresión). Los síntomas tardíos que pueden aparecer luego de varios meses y durar años incluyen resequedad vaginal, incontinencia y adelgazamiento de la piel. CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE LA MENOPAUSIA? Las consecuencias más serias de la menopausia, que puede tardar décadas en ocurrir, incluyen un aumento en el riesgo de enfermedad coronaria <sepa_enfermedades_coronaria.htm> y osteoporosis <sepa_enfermedades_osteoporosis.htm>. Enfermedad coronaria: Es el segunda causa de muerte en nuestro país después de las muertes por violencia. El riesgo aumenta con la edad, especialmente en las mujeres por el periodo de menopausia por la disminución en la producción de estrógenos. El estrógeno tiene un efecto protector en el corazón, al disminuir los niveles de colesterol <sepa_examenes_colesterol.htm>: del "colesterol malo" LDL y aumentar el "colesterol bueno" HDL, estimulando la circulación sanguínea coronaria y manteniéndola permeable. El riesgo coronario de una mujer es mucho mayor si ha tenido una menopausia prematura antes de los 40 años o inducida quirúrgicamente, por que va a durar mas años sin el efecto protector coronario del estrógeno. Generalmente el primer signo de enfermedad coronaria es el ataque cardiaco. Por eso es importante valorar el riesgo coronario, y si es alto, tomar las medidas para contrarrestarlo. Osteoporosis La osteoporosis afecta a una de cada dos mujeres durante la vida. Las mujeres que tienen historia familiar de osteoporosis, menopausia temprana, antecedente de fumadora o de constitución menuda tienen un riesgo mayor. Durante los primeros 5 años luego de la menopausia, algunas mujeres pierden hasta una cuarta parte de su densidad ósea. PRUEBAS PARA DIAGNOSTICAR LA MENOPAUSIA Las mujeres que tuvieron menopausia quirúrgica saben exactamente cuando ocurrió la menopausia. La menopausia natural se determina cuando una mujer no ha tenido el periodo por 12 meses consecutivos. El problema esta con las mujeres que se han sometido a histerectomía pero que todavía tienen sus ovarios. Los periodos menstruales terminaron pero todavía hay producción de estrógenos, por lo que estas mujeres deben confirmar la menopausia con otros mecanismos. 1. Prueba de la hormona folículo estimulante (HFE) La prueba de HFE mide el nivel de esta hormona en sangre. Esta hormona se produce en la glándula pituitaria y controla la maduración de los óvulos en los ovarios, produciendo la ovulación. Los niveles de HFE aumentan cuando los óvulos de la mujer pierden su habilidad de funcionar y el cerebro detecta que ellos necesitan mas hormona para ser fertilizados. Si los niveles de HFE se elevan, es un signo de la mala habilidad del ovario de producir estrógeno. Un nivel de HFE entre 10 y 12 es una señal de que el organismo esta cambiando y puede indicar peri menopausia, sin embargo como en esa etapa los niveles suben y bajan de mes a mes, no es un indicador fiable de diagnostico de menopausia. Los niveles de HFE también pueden variar si la mujer esta tomando anticonceptivos. Un nivel de HFE mayor de 40 indica un estado de menopausia y que el organismo ya no produce estrógeno. 2. Prueba sanguínea de estrógeno Algunas veces le pueden solicitar tomarse los niveles en sangre de estradiol y estriol, las principales formas de estrógeno en el http://www.contusalud.com/website/folder/sepa_enfermedades_menopausia.htmorganismo. Niveles bajos indican menopausia. La Sexualidad y la Menopausia

La menopausia es una condición de la mujer que se produce, por lo general, después de los cuarenta años. La manifestación más evidente es que el ciclo menstrual empieza a desaparecer. Pero además, el organismo femenino deja de producir óvulos, por lo que ya no puede tener bebés y se producen diversas modificaciones hormonales.

Los síntomas más comunes son oleadas de calor, hipersensibilidad, irritabilidad y nervios, entre otros, pero en su mayoría no son graves ni serios. Sin embargo, siempre se debería consultar con el ginecólogo para estar segura del desarrollo normal de la situación, aún cuando las complicaciones sean muy raras.

En nuestra cultura se generalizó hace mucho tiempo, el mito de que una mujer con menopausia ya no es sexualmente activa. Esto es producto de la creencia errónea de que el sexo en la mujer sirve únicamente para la reproducción, olvidándose de las dimensiones físicas, placenteras y psicológicas que abarca la sexualidad.

El problema surge cuando la mujer piensa que ha perdido sus capacidad sexual con su facultad de reproducirse y no hay nada más lejano de la verdad. Sus deseos sexuales siguen siendo los mismos y sus habilidades de llegar al orgasmo y experimentar placer también siguen siendo las mismas.

Lo que si ocurre en algunas mujeres es lo que se conoce como vagina acartonada, causada por la pérdida de ciertas hormonas, en especial los estrógenos. Esto produce que la mucosa vaginal se adelgace y pierda elasticidad, lo que afecta la lubricación que se da cuando ella se excita.

En todo caso, esta condición de la mucosidad no tiene por qué ser un impedimento para tener relaciones sexuales, pues existen métodos clínicos para evitarlo y además siempre hay lociones o pomadas lubricantes que se pueden utilizar como sustitutos de la lubricación natural. Si se opta por el lubricante, es fundamental que no se escoja la vaselina, puesto que contiene petrolato el cual puede irritar y lastimar tanto la vagina como la mucosa.

Pero lo más importante de todo, es que la mujer no tenga ese prejuicio o convicción de que la vida sexual acabó para ella. La máxima barrera para un comportamiento sexual sano y normal son nuestros propios mitos que provienen de la mala educación sexual, la cual desgraciadamente es muy común.

http://www.solonosotras.com/archivo/03/par-sex-290800.htm

Para comprender a la mujer no debemos olvidar que es la integración de mente cuerpo y mundo. La palabra climaterio deriva del griego "klimakter", que significa escalón, cambio crisis, Independientemente de las hormonas existe una crisis existencial en la mitad de la vida que suele coincidir con la menopausia. Muchas mujeres encuentran en esta etapa un tiempo para reflexionar sobre "lo realizado" o "no realizado".
Es tarde para ciertas cosas, pero aun quedan muchos años para cambiar o concretar proyectos y permitirse el sentimiento del "yo quiero, yo necesito" por sobre el "yo debo". Las hormonas ejercen una función moduladora sobre el cerebro, produciendo síntomas y signos, pero las crisis vitales van más allá del cuerpo.
La menopausia es un hito en la vida femenina como lo fue la primera menstruación. Existe una falta de coincidencia sobre el impacto emocional que ocurre entre las diferentes mujeres al perder la capacidad reproductora. La identificación sociocultural de la maternidad como único fin de la mujer se transforma. El haber tenido o no hijos y ser éste hecho una decisión tomada en forma satisfactoria permite la aceptación del duelo a la fertilidad perdida. No es lo mismo "no querer" a ya no "poder".
La convivencia con los adolescentes y sus crisis, asumir el crecimiento de los hijos como seres individuales e independientes, compartir el "espejo" con la hija que afirma su floreciente femineidad puede traer conflictos y competencias en el hogar. También es época donde frecuentemente los hijos abandonan la casa, produciendo el famoso síndrome del nido vacío. Si se ha depositado en ellos la razón de ser; la partida de los mismos, aún en situaciones felices se llena de hostilidad, disputas y sentimientos de soledad. Los hijos forman familias nuevas y tienen sus hijos. El ser abuela puede ser una maravillosa experiencia que permita gozar a los nietos sin la angustia ni la responsabilidad de la crianza o puede dejarse dominar por la antigua creencia que ser "la nona" la acerca a la vejez y a la muerte. El miedo a morir o envejecer esconde en éste caso el temor a cambiar los roles y a vivir de otra manera. Esta crisis de la mitad de la vida también coincide con el declinar de los padres que pasan a ser como hijos necesitados de cuidados y muchas veces dependientes económicamente.

La imagen corporal, el cuerpo y la belleza constituyen una preocupación ante una sociedad que rinde culto a la juventud. Mirarse al espejo y no reconocerse. Asimilar los cambios corporales. Dejar de buscar en el espejo la imagen de una mujer perfecta de treinta años es un verdadero desafío. El cuidar, respetar y valorar esta nueva belleza plena, sabia y sana aprendiendo a realzar los atributos personales, constituyen un hecho posibley realizable.

Los hombres también atraviesan esta crisis, el fantasma de la jubilación,de la impotencia, conjuntamente con los miedos al desempleo, influyen en la pareja y muchos conflictos matrimoniales escondidos afloran. Es la etapa en la que vuelven a quedar solos un hombre y una mujer que no son los mismos que se enamoraron hace mucho tiempo, debiendo redescubrirse mutuamente. Una crisis evolutiva involucra indiscutiblemente una evaluación del pasado presente y futuro. Pero también puede ser una fantástica oportunidad para crecer, fortalecerse y elegir vivir mejor dándose un lugar para desear y menos para las culpas.

Buscar la necesidad de tener siempre metas, revalorizar los afectos, desarrollar potenciales, y tratar de vivir esta etapa favorablemente y en forma plena.http://www.menopausiahoy.com.ar/Secciones/5-Psicologia.htm

LA MENOPAUSIA

La mujer durante este periodo crucial de este periodo de su vida la perdida de la función de la reproducción es para ella uno de los momentos más importantes de su existencia, así como lo fue la iniciación de esta función en la pubertad. Biológicamente adquiere su sentido en la pubertad y la pierde en la menopausia, su sicología esta en función de esta biología. Desde el momento de la menopausia surge en ella el temor de humillación representada por la próxima perdida de la función reproductora, este fenómeno le es anunciado por la irregularidad de las reglas y por todas las manifestaciones circulatorias, vasomotoras. Los síntomas psíquicos aparecer también en este momento, tensión nerviosa, irritabilidad, impaciencia, ansiedad, insomnio. Constituye la expresión de la lucha destinada a proteger la feminidad amenazada que orgánicamente, es capas de concebir siempre la mujer.

Esta lucha se traduce a nivel del comportamiento de un deseo de desplegar múltiples actividades nuevas, como en la pubertad. Esta hiper actividad puede aparecer en la región amenazada bajo la forma de un vivo deseo de quedar embarazada y de vivir de nuevo la maternidad, “antes de que se cierre todas, todas las posibilidades. Es así que sobrevienen estos niños muchos mas jóvenes que los primogénitos.

Se encuentra presente otra mujer que hasta entonces había estado ocupada por sus funciones de reproducción, de crianza, se forma bruscamente toda actividad exterior al núcleo familiar, retoman intereses superados, aspiraciones desechadas como no estando conforme con su actitud del matrimonio o como si hubiera ingresado en los conflicto de la pubertad. Existe un lazo interior entre la experiencia erótica de mujer y sus posibilidades creadoras. Este lazo explica la necesidad de realizar creaciones, sociales, o de otra naturaleza, cuando la función sexual creadora se encuentra amenazada.

Esta hiper actividad premenopáusica conforta, el retorno a gestos y aptitudes olvidados, retorno de la edad, es sostenida por diversos móviles. Uno de ellos es la emancipación progresiva de los niños, es la edad en que el cordón umbilical psíquico se rompe y en la que los hijos comienzan a volar con sus propias alas. Relación la situación emocional de la vida que envejece ala de la hija que, separándose de mas en mas de sus padres, se mueven hacia otros objetivos.

Toda la sicología de la mujer en esta época de su vida es la expresión de un llamado, de auxilio. Todo lo que ha adjurado con la pubertad esta ahora irremediablemente perdido

.

La menopausia desde el punto clínico

Un signo es esencial, la detención definitiva de las reglas y su acaparo a menudo desde los primeros años por tufaradas de calor, una atrofia vuelvo vaginal y disturbios psicológicos.

La suspensión de las reglas es la consecuencia de la atrofia endometrial. La desaparición de las reglas parece mejor soportada por las mujeres que desarrollan una actividad intelectual o que asumen actividades sociales, profesionales, por el contrario, es dolorosamente sentida por aquellas cuya vida afectiva se apoya casi exclusivamente en el plano de una actividad genital y maternal.

Las tufaradas de calor son registradas en el interrogatorio de 75%, de las mujeres menopausia. Se producen varias veces al día son diurnas y nocturnas, despiertan varias veces en la noche. Se caracteriza por un enrojecimiento de la cara y la parte superior del tórax, se acompaña de taquicardias y sensación de angustia y dura de 30 segundos a 3-4 minutos. Su desaparición es contemporánea, en una crisis su doral con sensaciones de frío.

La atrofia bulbo vaginal se acompaña de unas manifestaciones cutáneo-mucosas de tipo de sequedad, depilación. Descenso del tomismo tisular en los órganos sensibles como la vulva, la vagina y fragilidad a las agresiones mecánicas o infecciosas.

La mujer concurre a menudo a consultar por sensaciones de quemadura, prurito, pequeñas hemorragias. El examen clínico pone en evidencia, una disminución del relieve vulgar, con retracción del orificio, atrofia de los grandes y pequeños labios, la vagina pierde su elasticidad se vuelve seca y sangra fácilmente al contacto haciendo una vida sexual mas, difícil.

En las perturbaciones psicológicas de la menopausia entraña una negación que se produce por una tendencia, depresiva, una gran labilidad afectiva y disturbios del carácter. No existe una patología psíquica especifica pero esta situación corporal llegada a la edad repercute sobre la personalidad. Se puede en efecto, interpretar las alteraciones semíticas de la menopausia investigando su posible origen orgánico, psicogénico individual o socio-cultural.

Post menopausia

En los 10 años que siguen a la ausencia de las reglas, dos tipos de complicaciones pueden sobrevenir.

Complicaciones óseas, la osteoporosis pos menopausia, la densidad ósea disminuye espontáneamente con la edad a partir de los 40 años, pero la curva es mas acelerada en las mujeres a partir de la menopausia.

Esta osteoporosis esta caracterizada por una disminución de la masa ósea, sin alteración de calcificación, hay una ruptura del equilibrio entre la formación y destrucción ósea. La mujer sufre dolores raquídeos, fracturas casi espontáneas de las vértebras y costillas.

Complicaciones cardiovasculares, la frecuencia de la cardiopatía isquémica es considerable mas elevada en el hombre que en la mujer antes de los 50 años, la diferencia tiene a reducir progresivamente después..

http://ar.geocities.com/la_adultez/la_menopausia.htm

Menopausia y... la imagen que el espejo nos devuelve

Dra. Alicia Losoviz (*)

Cuando aquella mañana, como todas las mañanas, Marta de 49 años, se miró al espejo para realizar su habitual maquillaje antes de iniciar la actividades de un largo día, una rubicundez que ella vivenció como payasesca se adueñó por un instante de su rostro.

¿Qué le estaba pasando? Y recordó que hacía 9 meses que no menstruaba... Miró detenidamente la imagen que el espejo le devolvía: esas canas, no disimuladas por la tintura... esas arrugas que intentaría disimular con la base...

Una desconocida sensación de angustia, la invadió. ¿Cómo se ve a sí misma una mujer cuando cruza esa barrera del tiempo, en que la lozanía, la juventud y la belleza parecen irse perdiendo?

¿Por qué ella debería conflictuarse o deprimirse ante esos cambios que la vida impone, en una época en que unos kilos demás combinados con la presencia de canas y arrugas, acompañan al cese de la menstruación? ¿Dónde se va quedando esa femineidad asentada en una promesa cultural de diosa eterna?

¡Cuánto dolor y desvalorización de sí, acompañan en muchas ocasiones a esta realidad que, a la edad de la menopausia, el cuerpo impone! La imagen corporal es una representación mental del cuerpo, que no siempre coincide con la realidad “objetiva”. Cómo una mujer se ve, no es lo mismo a cómo una se puede sentir vista o a cómo una se siente. Cada una de estas posibilidades pueden en su conjunto producir distintos efectos: Analía de 48 años, se siente cómoda con su edad, aún cuando uno pueda observar en su rostro las marcas de una piel que ya evidencian leves huellas del paso del tiempo. Ella vive su edad menopáusica, con un sentimiento de bienestar, más allá de los clásicos síntomas neurovegetativos.

Como contrapartida, María del Carmen de 51 años a pesar de su juvenil aspecto, convive con importantes sentimientos de desvalorización. Ella dice: “Me veo vieja y descascarada”. Ella recurre a cirugías estéticas para sostener una ilusión de que el tiempo no transcurre. Se siente fea y envejecida, cuando frente al espejo en el que intenta verse a sí misma en la imagen de una eterna juventud, éste le devuelve una imagen que ella no acepta de sí. El amargo sabor de impotencia que la invade, no le permite disfrutar por otra parte, de otros logros obtenidos de su vida.

Es frecuente que las modificaciones del cuerpo de la mujer que cursa la Menopausia puedan desencadenar la aparición “subjetiva” de ciertos temores y fantasías de su propio mundo interior.

Una mujer, no debe quedar prisionera del imaginario social que provee de tales pautas valorativas provenientes del mundo externo, que terminan dejándola con la sensación de que ya no es más mujer, por que ¡está en menopausia!

A una edad en que la experiencia de vida acompaña, es importante emprender esta etapa con energía y fortaleza psíquica. Entender los grandes temas de la etapa del climaterio, ayuda a lograr una mejor comprensión de los significados de este proceso, para obtener una mejor calidad de vida.

* Médica psicoanalista especializada en los problemas de la mujer en edad mediana.

MENOPAUSIA Y PSIQUIATRÍA

El proceso biológico de la menopausia no es factor de riego para la enfermedad mental, son los factores psicógenos y socioculturales propios de la edad madura los que constituyen verdaderamente un factor de riesgo. Al respecto existe una gran disparidad entre la observación de los ginecólogos y la observación de los psiquiatras, llegándose a la conclusión que dicha disparidad es producto de la práctica clínica, en el sentido de que los psiquiatras ven muchas mujeres con enfermedad psiquiátrica, solo pocas están en edad de la menopausia; mientras que los ginecólogos ven muchas mujeres con menopausia de las cuales un gran número presenta síntomas psiquiátricos.

Los principales cuadros psicopatológicos en la menopausia son en orden de incidencia los siguientes: reacciones de ajuste, depresión mayo, trastornos de ansiedad, alcoholismo, trastornos somatomorfos y disfunciones sexuales. Sobre la depresión mayor es necesario decir una pocas palabras. La denominada melancolía involutiva de la cual habló inicialmente Kreapelin en 1906, cuadro caracterizado por agitación. Hipocondriasis, ideas delirantes de culpa, pobreza y desgracia de mayor ocurrencia en la mujer. En el momento actual se considera dentro de los desórdenes del efecto, independientemente del proceso involutivo. (Weissman, 1979). Varios estudios posteriores, a Kreapelin, incluyendo estudios genéticos, apoyan este último. El tratamiento del episodio depresivo mayor, es igual a los episodios depresivos de cualquier otra etapa de la vida. La farmacoterapia actúa sobre síntomas vegetativos (sueño, apetito, libido y ansiedad). La psicoterapia actúa sobre el estado de ánimo, autoestima e ideación suicida.

Se ha notado un incremento del alcoholismo en las mujeres, como una forma de automedicarse otras patologías, entre ellas depresión, ansiedad, etc. La disminución del deseo se relaciona más con la falta de armonía marital y la ausencia de pareja, además de los factores socioculturales prohibitorios de la actividad sexual en la adultez y la vejez.

EL TRATAMIENTO DE LOS DESORDENES PSIQUIÁTRICOS DURANTE LA EDAD MADURA DE LA MUJER ES IGUAL AL DE OTRAS ÉPOCAS DE LA VIDA. LA TERAPIA SUSTITUTIVA ESTRÓGENICA NO ACTÚA SOBRE SÍNTOMAS MAYORES, ACTÚA SOLO SOBRE LA SENSACIÓN DE BIENESTAR, MEJORANDO SOFOCOS, CALIDAD DEL SUEÑO Y ANSIEDAD REACTIVA.

Menopausia y climaterio
Primera de tres partes

Dr. Fernando O'Farrill Santoscoy
Por la importancia que para la mujer actual tiene el tema de la menopausia, quiero en los tres siguientes capítulos, ir tratando poco a poco algunos conceptos que se manejan al respecto. Hay muchos cambios en la actualidad sobre la forma en que se debe tratar a la mujer en la menopausia. Es el médico ginecólogo quien va a individualizar el mejor tratamiento que requiera la mujer que pasa a esta etapa de su vida. A principio del siglo XX, el promedio de vida de la mujer era muy inferior al que actualmente se contempla. La menopausia se consideraba como una última etapa de la vida de la mujer. Actualmente, con los avances en la medicina moderna, se ha logrado incrementar el promedio de vida, así como la calidad de la misma, todo ello en beneficio de la mujer, si logra sacar el mejor partido y aprende a vivir con plenitud. Ahora la menopausia no se considera ya como "la última" etapa de la vida de las pacientes. Es una etapa, que puede superarse sin muchas dificultades y que permite vivir hasta 30 a 40 años después de ella. Por eso, se vuelve una obligación compartida entre el médico y la paciente, lograr que esos años sean bien vividos. La psicología de la paciente durante la menopausia: No es raro que el cese de la menstruación lleve a la mujer a enfrentarse con la realidad de que el tiempo ha pasado, en relación con su propia edad. Este encuentro puede desencadenar depresión , ansiedad y tensión asociadas a la menopausia, que a menudo son la consecuencia de la pérdida del status reproductor. La mujer puede sufrir un sentimiento de disminución de la importancia de su papel biológico, coincidiendo con la pérdida de la relación con los hijos que generalmente ya son mayores de edad. Eso puede privar a la enferma del soporte para su ego, y de objetivos asequibles, especialmente en la mujer que durante toda su vida ha sido muy ocupada atendiendo las necesidades de su familia, pero que nunca ha valorado sus propios problemas y posibles soluciones. Tampoco es rara la pérdida de metas de su pareja, que hasta entonces habían sido una fuente de satisfacciones y tampoco es infrecuente que se sufra la pérdida de la protección de su marido, quien, cada vez se hace más dependiente de ella. Finalmente, la pérdida del vigor sexual, no necesariamente causado por la ausencia del deseo, sino más bien por la disminución de la capacidad sexual del marido o por el malestar que llega a provocar la atrofia de la mucosa de la vagina, consecutiva a la disminución de las hormonas circulantes en la sangre de las pacientes en esta etapa de su vida. Con mucha frecuencia las pacientes también desarrollan una serie de miedos asociados a la menopausia, como son: el miedo a la muerte, a la dependencia de los hijos, a la soledad, a no tener ayuda en sus labores domésticas y también puede presentarse aquello de las fuentes o recursos físicos y financieros. Todos estos factores deben ser descubiertos, entendidos y valorados por el médico que está tratando a la mujer en la menopausia. No quiere decir que la falta de función ovárica con la consiguiente disminución hormonal circulante sea la causa de todas éstas condiciones. Es en sí que la mujer tiende a considerar la falta de menstruaciones como el inicio de una etapa nueva de su vida que puede percibir como un final. Es ésta situación la que determina esos cambios psicológicos, frecuentemente asociados a esta situación
No es raro que las pacientes manifiesten dificultad para concentrarse o que cualquier problema les pueda parecer como imposible de solucionar, cosa que casi nunca es cierta. Algunas comienzan a sentirse irritables o sensibles y esos problemas reconocen doble origen, ya que pueden deberse a cambios hormonales de la menopausia, pero también, provenir de otras circunstancias que aparecen comúnmente en esa etapa de la vida
En general, aproximadamente a los 50 años de edad, las pacientes se dan cuenta de que su vida familiar está cambiando, de que los hijos comienzan a formar su propia familia, y la vida de repente puede parecerles parece vacía. En su trabajo quizá adquieran más responsabilidades, pero se sienten desplazadas por las nuevas generaciones. Cualquiera de éstas circunstancias, es capaz de generar fuertes preocupaciones. En todo caso, es muy benéfico hablar con algún pariente o amigo comprensivo para solicitarle su apoyo, pero también resulta muy útil que la paciente esté realizando alguna actividad que mantenga la mente felizmente ocupada y que incluso le pueda representar un ingreso económico extra. También resulta de gran utilidad, prestar atención a alguno de los intereses para los que no tenían tiempo antes. Dedicarse a la lectura, la decoración, la pintura, organizar salidas al cine, jardinería, dar clases, reencontrarse con amistades, etc. resulta de gran beneficio. Si algunas mujeres no encuentran posibilidad para ayudarse de ese modo, pero la menopausia las ha conducido a una depresión severa, si se sienten incapaces de disfrutar las cosas que siempre les han alegrado, (música, flores) o si se despiertan en la madrugada y no pueden volver a dormirse debido a la depresión, es aconsejable que de inmediato consulten al médico. Hay que tener confianza en recibir la atención que requieren, de manos de los especialistas. Son muchas las circunstancias a las que la mujer, psicológicamente se enfrenta en esta etapa de la vida. No se debe responsabilizar únicamente a las hormonas de ser las culpables de todas la molestias. El apoyo que el médico otorgue para valorar el conjunto de acontecimientos por los que la paciente esté pasando, el escucharla y orientarla, forman parte del armamentario profesional del médico y es parte obligada si se quiere tener éxito terapéutico en estas situaciones. La pubertad en su inicio requirió una serie de explicaciones que ayudaran a la buena adaptación de la adolescente. Así mismo, la mujer en plenitud de su madurez, tanto física como intelectual, tiene que aprender a vivir de la mejor forma el cambio que le plantea la menopausia

http://www.pulsoslp.com.mx/impulso/VerArticulo.asp?C=552&S=Salud