Meningitis

Enfermedad infecciosa. Virus. Bacterias. Enterovirus. Picornavirus. Hepatitis. Echo. Coxsackie. Diagnóstico. Contagio. Tratamiento

  • Enviado por: Alter_ego
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Virus o bacteria que produce la meningitis:

La meningitis es una enfermedad muy infecciosa cuyos agentes más frecuentes son los virus o las bacterias.

Los virus mas habituales son: Enterovirus, Picornavirus, Hepatitis A, Echo y Coxsackie.

Si por el contrario la enfermedad ha sido provocada por bacterias. Las más frecuentes son:

Meningococo: Microorganismo que produce varias enfermedades, Neisseria meningitibis.

Haemophilus influenzae y Neumococo.

Dependiendo las causas de la infección se poseerá unos síntomas u otros organizándose así en dos tipos de meningitis: Meningitis bacteriana y meningitis viral.

Diagnóstico/síntomas:

El cuadro clínico que se presenta durante una meningitis bacteriana es: dolor de cabeza en la parte frontal, nauseas, vómitos, malestar general, apatía, incapacidad para tolerar la luz, somnolencia, confusión y rigidez en la nuca.

Mientas que en las meningitis víricas se presentan: fiebre, dolor de cabeza, vómitos, convulsiones, incapacidad para tolerar la luz y rigidez en la nuca.

Existen síntomas específicos denominados como los más peligrosos pero no menos importantes que los anteriores. Estos son: adormecimiento y postración, presencia de manchas en la piel, convulsiones, dolores musculares generalizados, diarrea, respiración acelerada.

Si se observan estos síntomas, es necesario la atención medica urgente para estudio y tratamiento de la enfermedad.

Es muy peculiar en los niños que no son tratados a tiempo que les produzca lesiones en el cerebro gravas e irreversibles. Esto se produce cuando el líquido cefalorraquídeo desde las cavidades hasta el cerebro es bloqueado y por tanto ejerce una presión sobre el cerebro y aumento del craneo.

Para el estudio del alcance de la enfermedad es necesario realizar un examen, basado en la punción lumbar y el análisis tanto bioquímico como bacteriológico del liquido cefalorraquideo. Este tiene una configuración que lo caracterizan por ser hipertenso, turbio, rico en proteínas y leucocitos y pobre en glucosa.

El diagnóstico de la meningitis se basa principalmente en la creación o la detección en la sangre de antígenos, que son sustancias que al introducirlas en nuestro organismo estimulan la creación de anticuerpos. Lesiones cutáneas y líquido cefalorraquídeo.

Es preciso que antes de realizar estas pruebas no se administre ningún tipo de antibiótico.

Origen:

La meningitis bacteriana es una enfermedad producida por una bacteria que se encuentra en la faringe. La mayoría de la población posee esta bacteria, y por tanto son portadores crónicos, pero en gran parte de la masa social no se desarrolla por tener una protección natura frente a este tipo de germen. Unicamente se desarrollara la enfermedad cuando el germen pasa a la sangre produciendo una infección o atacar al sistema nervioso. Este último es el factor desencadenante de la formación de la meningitis.

La enfermedad consiste en la inflamación de las meninges o membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal.

Las principales causas que permiten una vía de entrada de las bacterias que forman la meningitis bacteriana son: por medio de la sangre, senos nasales, infecciones de los huesos del cráneo, traumatismos profundos en el cráneo, intervenciones neuroquirurjicas, y a través de los conductos innatos anormales que se abren en la piel o en las mucosas (fístulas congénitas).Al tiempo que la meningitis vírica se produce por la infección de los virus que causan esta meningitis.

Afecta principalmente al sistema respiratorio y a las meninges, es una enfermedad que se encuentra peculiarmente en aquellos lugares donde convive gran cantidad de gente y se esta suficiente tiempo expuesto con al transmisión como es el caso de habitaciones comunitarias en escuelas, cuarteles, guarderías, etcétera.

El agente causante de esta enfermedad varia en cuanto a las diferentes áreas geográficas donde nos encontremos.

Formas de transmisión o contagio:

La meningitis se transmite principalmente a través de la saliva como factor más importante así como también por las secreciones nasales y por el aire proveniente de estornudos o toses de enfermos afectados con esta enfermedad. Es por eso que las epidemias o casos aislados se encuentran generalmente en lugares donde se reúne gran cantidad de masa social. La infección no se produce únicamente por medio de estas acciones sino también es posible el contagio en casos en los que un individuo este falto de defensas por enfermedades previas como es el caso de la diabetes.

Por tanto para que se desarrolle la enfermedad es necesario un contacto acentuado y próximo con las bacterias provenientes de un individuo afectado con la enfermedad de la meningitis.

El contagio progresa en un periodo de cuarenta y ocho horas a diez días tras la aproximación al foco transmisor (en este caso un enfermo afectado). Una vez visionados los síntomas la enfermedad debe tratarse en un plazo de entre veinticuatro y treinta y seis horas, una vez pasado este periodo puede ser mortal o a pesar de la recuperación pueden quedar lesiones tanto cerebrales como motoras, etcétera.

Es posible seguir una serie de pasos a seguir para prevenir la meningitis o por lo menos evitar el contagio. No se bebe compartir objetos como cubiertos, bebidas, pajitas, cigarrillos, etcétera. En las guarderías se debe prestar especial atención a los niños pequeños para que no se pongan en la boca objetos que pueden haber estado anteriormente en la boca de otro niño. Evitar respirar o estar cerca de personas que estén tosiendo o estornudando, si es así es aconsejable cubrirse la boca tanto como si se esta tosiendo como si esta respirando el aire que rodea al individuo.

Tratamiento y posibles curas:

No se debe administrar ningún tipo de antibiótico hasta que no se haya obtenido los resultados positivos de que el paciente es poseedor de la enfermedad. Generalmente estos se administran por vía intravenosa, de no ser así también es posible por vía intramuscular.

Existen distintos tipos de vacunas y de remedios dependiendo de a que grupo de meningitis vaya dirigido: A, C, Y, B, W-135.

El mejor tratamiento para la meningitis bacteriana es el suministro de antimicrobianos, mientras que para el tratamiento de la meningitis vírica consiste únicamente en el tratamiento de los síntomas que se producen como es el caso de fiebre, dolor de cabeza, etcétera.

La vacuna más antigua que se posee es la que se encarga de tratar la meningitis producida por Neisserina meningitidis de grupos (o serogrupos) A, C, Y, W-135 que consiste en la administración de una sola dosis por vía subcutánea. Posee efectos secundarios como muchas de las vacunas existentes como posible tratamiento, estos son: la inflamación local y la posible aparición de fiebre. Este remedio tiene su efecto en un plazo de seis a once días.

Toda vacuna tiene una eficacia dependiendo de la edad, del tiempo tras la vacunación y de los anticuerpos del individuo.

Existe una vacuna innovadora denominada vacuna MenC que trata la meningitis C. Esta se administra en tres dosis para los niños de dos a cinco meses de edad, mientras que se recomiendan dos dosis hasta de los diecisiete meses y una a partir de los dieciocho meses. Esta vacuna también posee efectos secundarios posteriores al tratamiento.

Como medicamentos mas utilizados para el tratamiento de la meningitis cabe destacar:

Rifampicina: es posible su suministro a niños y adultos variando la dosis. No se debe usar en época de embarazo y muchas veces puede fallar debido al uso de algunos anticonceptivos.

Ciprofloxacino: antibiótico para adultos, puesto que no es aconsejable ofrecerlo a niños en fase de crecimiento.

Ceftriaxona: alternativa posible para otra vacunas.

En general se poseen vacunas combinadas capaces de tratas las meningitis de meningococos A y C. Este tratamiento es aconsejable en un intervalo de los catorce meses de edad y los dieciocho años. No se posee vacuna para el serogrupo B.

En el embarazo también es posible el tratamiento mediante vacunas sin que cause problemas para la madre o el niño. La alimentación con leche materna se considera una protección contra la meningitis entre los niños menores de cinco meses.

Variantes de la enfermedad: