Memoria de prácticas

Educación infantil. Maestro. Centro. Alumnado. Reflexión personal. Conclusiones

  • Enviado por: Nikwe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad

ÍNDICE

1.1 - DOSSIER-MEMORIA DE PRÁCTICAS 2

I.- INTRODUCCIÓN: PROYECTO O PLAN PERSONAL DE PRÁCTICAS 2

II.- EL CENTRO Y EL CONTEXTO ESCOLAR DE LAS PRÁCTICAS 2

III.- TRABAJO DE OBSERVACIÓN 3

Del aula 3

Del alumnado 4

IV.- UN DÍA CUALQUIERA EN LA VIDA DEL CENTRO 4

V.- REFLEXIÓN PERSONAL SOBRE LA EXPERIENCIA Y CONCLUSIONES GENERALES 6

1.2 - GUÍA DE OBSERVACIÓN DEL AULA 7

Organización del Trabajo Escolar 7

Organización del Espacio 7

Organización temporal 8

Organización Disciplinar (Contenidos) 9

Recursos Didácticos 9

Recursos materiales 9

1.3 - GUÍA DE OBSERVACIÓN DEL ALUMNO 10

ÁREA AFECTIVO SOCIAL 10

ÁREA DE MOTRICIDAD Y AUTONOMÍA 10

ÁREA INTELECTUAL 11

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE LOS DATOS 11

1. 1- DOSSIER-MEMORIA DE PRÁCTICAS

PRIMER CURSO: ESPECIALIDAD INFANTIL

I.- INTRODUCCIÓN: PROYECTO O PLAN PERSONAL DE PRÁCTICAS.

1.- Objetivos y expectativas que se tienen

Aunque es el primer año, y aún los conocimientos son escasos y no voy a poder participar muy activamente en el funcionamiento de la clase, llego a las prácticas con ilusión, con el ansia de aprender más mientras me relaciono con gente nueva y con los alumnos.

El objetivo con el que comienzo mis primeras prácticas es el de aprender las cosas básicas necesarias para el funcionamiento y orden en un aula, aunque los conocimientos que llegue a adquirir no sean muy extensos debido al poco tiempo del que disponemos.

Mis expectativas son sobre todo poder participar activamente en el desarrollo de las actividades del aula siguiendo el ritmo establecido y conocer el comportamiento de los alumnos.

2.- Situación inicial desde la que se parte

Realmente llego a las prácticas sin ninguna experiencia en cuanto a enseñanza se refiere y muy poca respecto a trato con niños tan pequeños, ya que sólo he participado en actividades de mi antiguo colegio con alumnos de 4º, 5º y 6º de Primaria.

Con la materia estudiada en un cuatrimestre en la Universidad, no da para desenvolverse con los alumnos con total libertad, ya que siempre estás limitada por los pocos conocimientos adquiridos hasta el momento.

II.- EL CENTRO Y EL CONTEXTO ESCOLAR DE LAS PRÁCTICAS

El centro educativo en el que he realizado las prácticas es el CEIP Jarama.

El colegio está situado en la Calle Olivo s/n. El recinto se encuentra en frente de un parque con zona recreativa para los niños, y de un centro comercial. Está en mitad de una zona urbanística.

El centro es preferente para niños motóricos. El pabellón de infantil está dividido en 7 aulas: dos de 3 años, dos de 4 años y otras dos de 5 años, más el aula de psicomotricidad. Hay una profesora de apoyo que en determinados momentos del día recoge a los niños con problemas de lenguaje o psíquicos para darles sesiones particulares en otro aula del pabellón donde se encuentran las aulas de primaria. La profesora de Psicomotricidad, Pepa, realiza sus clases en el aula de Psicomotricidad; la profesora de Música, Lola, divide sus clases entre las aulas de infantil y de Música del pabellón principal; por último, la profesora de Inglés, Fina, imparte sus clases en el aula de infantil. Cada quince días acude a las aulas de infantil una monitora del Ayuntamiento de Rivas a realizar un taller de cuenta cuentos con los niños.

Los recursos materiales son útiles a la hora de desarrollar la creatividad de los alumnos. Dentro del aula de infantil se utilizan arcillas, témperas, papel de seda, ceras blandas y duras, rotuladores, juguetes, colchonetas, punzones, puzzles, canciones, cuentos, poesías y libros para aprender a leer. Los recursos materiales humanos han sido utilizados en determinadas situaciones, se ha insistido mucho en el por qué de determinadas actuaciones que podía llevar a cabo un niño; se les han enseñado conocimientos en muy poca cantidad y en periodos de tiempo cortos para permitir su correcta asimilación. Igualmente se les ha iniciado en las costumbres que tendrán que ir aprendiendo, como las actividades que deben llevar a cabo antes del almuerzo de media mañana, cómo lavarse las manos o ponerse el babi.

El pabellón donde se encuentran las clases de infantil y el aula de Psicomotricidad consta de un solo piso y con rampa de acceso para sillas de ruedas, actualmente utilizada por un alumno de cuatro años con parálisis cerebral. A lo largo del pasillo, se encuentran los percheros de los niños, donde cada uno tiene su percha personalizada con el nombre y la foto. El pabellón cuenta con dos cuartos de baño para los alumnos y uno para los profesores, en el cual hay un teléfono inalámbrico para emergencias.

El patio de los alumnos de infantil se encuentra a ambos lados del pabellón, a los cuales se puede acceder por una puerta individual que tiene cada clase o bien por la puerta de salida trasera. El patio consta de un arenero cubierto por un tejadillo que ocupa la longitud del pabellón y de una zona de columpios y un tobogán. Al final del patio hay un habitáculo de metal donde una vez finalizado el recreo se guardan las cajas con los juguetes, palas y cubos.

III.- TRABAJO DE OBSERVACIÓN

Del aula:

Durante estas dos semanas he estado en 4a, pero el último día estuve en 4b porque los alumnos de mi tutora tenían excursión al Museo Thyssen. La clase donde he estado estas dos semanas, 4a, está bajo la tutoría de Mª Luisa y la integran 20 alumnos de entre cuatro y cinco años.

En el aula se llevan a cabo diversos recursos educativos y metodologías, principalmente se intentaba captar la atención de los niños mediante canciones o rimas sobre las normas de conducta para conseguir que el niño modificara su comportamiento. Los contenidos educativos se explicaban durante un período corto de tiempo para favorecer el entendimiento, asimilación y memorización de los nuevos contenidos explicados. Para modificar una mala conducta de un niño siempre se hablaba con él, se intentaba que entendiese las repercusiones que pueden tener sus acciones, pero si no rectificaba su comportamiento se le advertía que se le mandaría a la clase de tres años, lo cual siempre funcionaba. Pero si el mal comportamiento se producía durante la realización de la Asamblea, el niño amonestado era enviado a su silla y no se le dejaba participar hasta que no pedía disculpas. La profesora de 5 años enviaba a sus alumnos castigados a la puerta del aula de 4 años, hasta que terminaba la clase.

Había una gran variedad de recursos materiales en el aula, desde simples muñecas hasta las cocinitas, el mercado o las construcciones. Lo que más llamaba la atención de los niños eran los cuentos. Todas las mañanas al llegar se sentaban en la colchoneta y los abrían hasta que daba comienzo la Asamblea y el/la delegado/a del día se encargaba de recogerlos. A lo largo de la mañana se utilizaban muchos de estos materiales para la explicación. A media mañana se les preparaba el almuerzo con bizcochos, zumos y fruta. enviados por las madres. Tras la hora de la comida, las cuidadoras les llevaban al aula de Psicomotricidad a reposar la misma, o bien a su aula a ver tranquilos una película. Para las sesiones de Audición y Lenguaje, el aula estaba dotada con un radiocassete.

Del alumnado:

El alumnado del centro se podría clasificar socio-culturalmente como medio. Según las profesoras que impartían clase en el aula de 4a, los alumnos de ese grupo estaban muy alborotados, ya que opinan que con otros cursos de cuatro años no han tenido tantos problemas. Pero a pesar de todo he estado a gusto en el grupo y me he sentido acogida por ellos. A mi parecer el grupo es abierto, sociable y afectivo.

Dentro de este grupo se encuentran dos niños con problemas. La niña, Carlota, con un retraso motor del lado izquierdo de su cuerpo, tiene dificultades para coordinar las dos manos y cuando utiliza la derecha, olvida que con la izquierda estaba haciendo algo. Por ejemplo, si con la mano izquierda sujeta un folio y con la derecha pinta sobre él, acaba olvidando lo que hacía con la izquierda por lo que el folio se le cae. Pero gracias a la ayuda de su profesora de apoyo, ha conseguido pasar de tener que sujetarse la mano izquierda con la derecha para poder levantarla, a tener una independencia parcial de la mano izquierda. Pero también es tarea del profesor recordarla de vez en cuando que debe usar la mano izquierda cuando se vea que parece olvidarse de ella al trabajar.

El niño, Sergio, tiene un retraso en el habla. Cuando sus compañeros pueden pronunciar casi a la perfección cualquier palabra él apenas es capaz de balbucearla y con muchas dificultades podemos llegar a entender qué es lo que quiere decir cuando habla, por lo que una gran parte del día la pasa con la profesora de apoyo, que se ocupa de él tras las sesiones con Carlota. Con Sergio trabaja principalmente la logopedia.

También había que tener cierta precaución a la hora del almuerzo con otra niña, Sara, ya que los alimentos con huevo le dan alergia, por lo que siempre había que cerciorarse de que los alimentos que iba a ingerir no tenían huevo. No suponía mayor dificultad, ya que Sara tiene asumido su problema con el huevo y ella misma te decía qué alimentos no podía comer, por lo que siempre tenía en clase galletas adecuadas a su dieta.

Otro niño con el que hemos tenido muchos problemas es Ángel, hijo único y acostumbrado a que todo el mundo haga lo que él quiere. Tenía actitudes retorcidas con sus compañeros, pero una vez que se ponía a trabajar con su ficha no molestaba a nadie y trabajaba con ahínco. Todos los días hemos tenido quejas de sus compañeros por su mal comportamiento, pero cuando hablabas con él para preguntarle que por qué lo había hecho, contestaba que no sabía, y seguidamente pedía perdón al compañero con el que se había peleado, para rato después, volver a tener la misma actitud con otro compañero.

IV.- UN DÍA CUALQUIERA EN LA VIDA DEL CENTRO

El día que he elegido para describir ha sido el primer jueves, ya que fue un día en el que pude poner en práctica mis conocimientos y llevar las riendas de la clase porque la tutora tuvo de faltar, y sólo estuvo conmigo un profesor de apoyo, Manolo.

Al llegar por la mañana, a las nueve y media, ya todos los niños han dejado sus abrigos en las perchas del pasillo y van yendo en desorden al baño con su vaso para beber agua. Mientras unos entran, otros ya están sentados en la colchoneta del fondo de la clase, leyendo cuentos y viendo los dibujos. Al entrar en clase me van dando los juguetes, diademas, cuentos o dibujos que han traído para que se los guarde en una caja que hay encima de un mueble. Entre las diez menos cuarto y las diez ya están todos sentados en la colchoneta con sus cuentos, entonces ése es el momento en el que se llama al delegado, que en aquel día es Ainhoa, una niña que aún tiene dificultades para identificar las letras, por lo que tuvimos que dedicar mucho tiempo a la hora de la Asamblea. Ainhoa tuvo que recoger todos los cuentos y tras colocarlos en la estantería, si situó a mi lado y todos cantamos la canción de los “Buenos días”, en la cual se repasan los días de la semana, los meses y las estaciones del año y los sentidos. Después fue pasando lista poniendo el dedo sobre cada nombre y esperando a que cada compañero nombrado la respondiera “Buenos días Ainhoa”. Si un niño faltaba, la delegada cogía la ficha en la que ponía el nombre de ese niño, lo quitaba del casillero del colegio, y lo pegaba en el de la casa. Tras esto, Ainhoa tuvo que elegir cinco lecturas para leerlas entre todos, entre las que no faltó la de “Sol, solito”, una de las favoritas de los niños, en la que se deben poner por parejas y hacer un juego de manos mientras cantan la canción. Después de esto, la delegada tuvo que contar cuántas narices había en la clase y a continuación cantar todos juntos la canción de los números. Tras la canción, la delegada debe dibujar todos los números en la pizarra y luego dibujarse a sí misma para mejorar su representación corporal, mientras sus compañeros le recuerdan las partes del cuerpo que ha olvidado dibujar. Seguidamente les entregué unos folios con unos dibujos que debían de colorear con ceras. Pegué en la pizarra el dibujo original a color por si alguno lo quería copiar. En el dibujo aparecía un personaje de manga (dibujo animado japonés), amarillo con alas, que la mayoría de los niños confundieron con un “Pikachu”, así que para enseñarles las diferencias pensé en otra actividad para después del recreo. Media hora entes del recreo, entre Manolo y yo les preparamos el almuerzo consistente en zumo, leche, galletas y bizcocho. Tras el almuerzo dentro del aula, cada niño va al baño a lavarse las manos y a fregar su vaso, que una vez limpio guardan en una caja, y se ponen los abrigos para salir al patio.

Durante el recreo, los profesores y los de prácticas van a la sala de profesores hasta que suena la música que indica la entrada de nuevo en las aulas. A los de infantil se les suele dejar más tiempo de recreo, para que disfruten más con sus juegos y aumenten su relación social con los niños de las otras clases. Tras el tiempo de recreo, cada profesor va a buscar a sus alumnos y los pone en fila india para entrar en el pabellón. Ese día fui yo la encargada de llevar a los niños a clase. Una vez dentro del pabellón, los niños se van quitando los abrigos y se ponen los babis, que estaban colgados en las perchas del pasillo. Una vez dentro, dividí la clase en dos grupos: un grupo estaría en las mesas de trabajo, supervisados por Manolo, terminando de pintar los dibujos; mientras el grupo que ya había terminado de pintar, realizaría otra actividad. Les llevé a otra mesa y repartí un folio blanco a cada uno. Les enseñé a doblar el folio de tal manera que el resultado final fuera un “Pikachu”. Como algunos no tenían la suficiente coordinación para doblarlo les tuve que ayudar, pero había varios que a la primera lo entendían y lo hacían perfecto. Una vez terminada la figura todos pudieron observar las diferencias entre el dibujo que habían pintado antes, y lo que habían hecho ahora. Acabado del todo, lo colorearon con ceras y dibujaron los ojos, los mofletes y la boca. Mientras los que estaban aún coloreando el dibujo que les había dado por la mañana terminaban, bien se iban a la colchoneta a jugar o se acercaban a mirar lo que estábamos haciendo.

Después de esto, la cuidadora llegó a recoger a todos los niños para llevárselos al comedor. Se ponen todos en fila bien organizados y van saliendo por la puerta de la mano, formando una cadena.

A las tres, cuando yo entré en clase, salían los niños del aula de psicomotricidad, donde descansan o hacen juegos después de la comida hasta que empiezan las clases de nuevo. Al entrar, y sin decirles nada, se quitan el babi y salen al pasillo a colgarlo en las perchas. Vuelven a clase a por el vaso para beber en el baño y lo dejan de nuevo en la caja. Por la tarde estuve con Fina, que me ayudó a llevar la clase.

Una vez que ya están todos dentro del aula y sentados en la colchoneta azul, les leo el cuento “El pez arco iris”. Tras la lectura hacemos preguntas de comprensión, para recordar los personajes y los hechos ocurridos. Una vez que los niños reconstruyeron la historia, dibujaron en un folio blanco al pez arco iris con ceras. Según lo iban acabando y me lo iban enseñando, les íbamos pegando papel brillante de colores a modo de escamas, sólo tres por niño. Cuando terminaron los dibujos, los colgamos en la clase para que todos pudieran verlos. A las cuatro y veinte, empezamos a recoger la clase y las ceras que estaban por el suelo. Los niños se van poniendo los abrigos mientras les voy repartiendo los juguetes, pulseras y diademas que han traído por la mañana. Se ponen todos en fila delante de la puerta del aula y salimos hacia la puerta trasera del pabellón, dónde les esperan sus padres. Fina, que conoce a los padres de cada uno, les va dejando salir por turnos cuando ha visto que el padre del niño o niña que va a salir está esperándole

V.- REFLEXIÓN PERSONAL SOBRE LA EXPERIENCIA Y CONCLUSIONES GENERALES

Al principio, hubo cosas que me desilusionaron un poco, ya que llegaba con muchas expectativas e ilusión, pero al ir conociendo a los profesores y entablar relación con los niños, volví a recuperar la ilusión. Aunque vi que las pocas cosas que sabía no me valían de mucho, las profesoras me ayudaron y me enseñaron dinámicas para hacer con los niños, cómo hacer que hicieran silencio y prestaran atención. Me hicieron consciente de que estaba allí para aprender, que olvidara lo poco que sabía porque ellas me iban a ayudar a empezar de cero.

Desde mi punto de vista, llevar adelante una clase no es sólo entretener a tus alumnos, sino llegar a ellos como persona, que te respeten porque vean que tú haces igual con ellos y que te involucras en todas sus actividades. Si estás mas cercana a ellos, te constará menos explicarte y que ellos te entiendan.

Creo que aunque debemos seguir las pautas marcadas, también debemos seguir nuestro sentido común, que siempre va a servir de mucho más. Nunca debes de hacer que tu ánimo influya en las clases, procurando que si no tienes un buen día los niños no se den cuenta, estando siempre activa y participativa con ellos. Cuando los niños estén haciendo actividades y te piden ayuda, simplemente hay que involucrarse explicándoselo, no haciéndoselo, porque sino nunca aprenderán a hacerlo de la forma correcta. No deben acostumbrarse a que siempre va a haber alguien con él para solucionarle los problemas, que los tiene que afrontar él y enseñarle determinados valores que luego lleve a cabo a lo largo de su vida.

Esta actividad como aducadora requiere una gran entrega por parte del educador y aunque sea muy duro acabaremos obteniendo recompensas tales como el respeto que tienen los alumnos hacia el educador y la relación que se crea durante el año lectivo.

1.2 - GUÍA DE OBSERVACIÓN DEL AULA

Centro: CEIP Jarama Ciclo: Curso: 4 años

Organización del Trabajo Escolar

  • La profesora tenía agrupados a los niños en dos grupos de 10 alumnos, para un mejor funcionamiento en la clase. La jornada diaria consistía en realizar sus fichas de las diferentes áreas, además de preparar la actividades previas a la excursión al Museo Thyssen. Asimismo, debido a la proximidad de las vacaciones de Semana Santa, los niños debían finalizar sus trabajos atrasados para llevarlos terminados a casa junto con el boletín de notas.

Organización del Espacio

  • El aula era un espacio amplio, ocupado en su parte central por dos grupos de mesas entre las que se dividían los 20 alumnos. Cada aula estaba decorada representando un cuento. Mi clase representaba el cuento de Caperucita Roja. En una de sus paredes había un gran mural coloresdo con ceras en el que estaban dibujados Caperucita, ellobo, la abuelita y el cazador. En los laterales había estanterías con materiales, y en la pared del fondo se encontraba el corcho con la lista de alumnos, las hojas de lectura (que se leían durante la Asamblea) y el dibujo del colegio. En dicho dibujo estaban pegados con velcro los nombres de los niños que ese día habían asistido a clase y los que no, se encontraban pegados en un dibujo de una casa. Frente a la puerta se hallaban unas ventanas y la mesa de la profesora, detrás de la cual había un ordenador para el uso de los alumnos. En la entrada del aula había una estantería donde guardaban los vasos para beber agua y los dulces y zumos que los padres traían para que los niños tomaran durante el almuerzo. La decoración era adecuada para niños de cuatro años, que representaban las cosas que estaban aprendiendo como los meses del año, los días de la semana, los números, los sentidos, etc.

  • Plano del Aula

'Memoria de prácticas'

Organización temporal

  • La franja horaria mantenida era de 9:30 a 11:30, con una pausa para el recreo, que solía extenderse hasta las 12:00 h. en que entraban a clase. Salían a las 13:00 h. y por la tarde el horario era de 15:00 a 16:00.

  • La duración de las clases dependía del tiempo que los alumnos tardaban en entender lo explicado y realizar las actividades. La planificación del trabajo consistía en la explicación de la profesora y el trabajo de los alumnos, que según iban terminando sus fichas se acercaban a la mesa de la profesora para que se los corrigiera.


Horario 4A

Lunes

Martes

Miércoles

Jueves

Viernes

9:30-10:30

CYR ASAMBLEA ECO

Buenos días: días semana, meses, sentidos, noticias

Lista, contar, tiempo

Láminas de lectura

CYR ASAMBLEA ECO

Buenos días: días semana, meses, sentidos, noticias

Lista, contar, tiempo

Láminas de lectura

CYR

ASAMBLEA ó TALLERES INTERNIVELES

PSICOMOTRICIDAD (PEPA)

CYR ASAMBLEA ECO


Buenos días: días semana, meses, sentidos, noticias

Lista, contar, tiempo

Láminas de lectura

LOGOPEDIA (CARMEN)

Estimulación al lenguaje oral

TRABAJO DE MESA

EXES

10:30- 11:15

MFS EXES

MFS EXES

CYR MAT

RELIGIÓN (ANA)