Melocotón en almíbar; Miguel Mihura

Literatura española contemporánea. Teatro español del siglo XX. Comedia. Humor. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Biter69
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Graduado en Lengua y Literatura Españolas
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Estudios Ingleses: Lengua, Literatura y Cultura
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Miguel Mihura

Melocotón en almíbar

Ficha bibliográfica

Melocotón en almíbar.

Miguel Mihura.

Espasa.

Madrid, 15 - III -1999.

Decimoséptima edición.

234 Páginas.

Argumento

Planteamiento: Los personajes que son unos atracadores llegan a casa, esconden las joyas y las pistolas y empiezan a discutir sobre sus cosas, uno de ellos muestra síntomas de resfriado, pero los demás no les toman enserio, enseguida acaban su discusión y se van a dormir.

Nudo: Han pasado un par de días desde esto, y el resfriado resulta que era algo más grave, y Cosme tiene una pulmonía, cosa que les obliga a quedarse en la casa que tienen alquilada unos días más. El médico receta unos medicamentos y unas inyecciones a Cosme y dice que mandará una enfermera para que se las administre y le cuide. Pero todas las enfermeras del hospital estaban ocupadas y este tiene que mandar a una monja, esta monja es una fisgona, sin malas intenciones, pero lo es, y poco a poco va descubriendo muchas cosas, y los protagonistas se van poniendo cada vez más nerviosos, y empiezan a creer que la monja sabe algo, pero esta no sabe nada, supone cosas que están muy lejos de la verdad.

Desenlace: Ante la duda deciden no arriesgarse y marcharse sin decir nada, antes de que la monja los denuncie, pero en un acto de descuido se olvidan las joyas, que se queda la monja sin saberlo.

Personajes

Elige un personaje de la obra y descríbelo física y psicológicamente. Luego, dibújalo.

Sor María, es la monja, y la he elegido porque es bastante parecida a mi madre, se parece a “James Bond” siempre tiene que estar descubriendo alguna cosa que otra, aunque esta cosa no sea así, para ella sí que lo es, y hasta a veces acaba convenciendo a los demás de cosas que no existen aunque los demás sepan que no es así, no lo hace con mala intención (otras/os a veces sí), pero aunque no lo haga con mala intención molesta, y lo único que consigue es preocuparse ella y preocupar a los demás. Es también un poco tontita, y se monta demasiadas fantasías e ilusiones, pero en el fondo es simpática. Por lo que se refiere al físico, no nos dicen nada, así que tendré que inventármelo.

Explica el desenlace de la obra.

Como en todas las comedias creo que tiene un desenlace un poco raro, fuera de lo que todo el mundo se espera, creo que es un desenlace demasiado rápido y tonto como si al autor se le hubiesen acabado las ganas de escribir, pero también tiene una cosa buena, y es que deja una idea abierta para la imaginación, nos permite pensar que va a pasar después y además es esa clase de final que siempre te hace reflexionar sobre la obra, buscarle la moraleja, si es que la tiene y pensar que hubiésemos hecho nosotros en éste caso, finalmente decir que da al autor la posibilidad de seguir la obra.

Invéntate una escena de la obra y escríbela teniendo en cuenta las acotaciones y los diálogos entre los personajes como en la obra leída.

(Ya iba a salir Sor María por la puerta, cuando vuelven a entrar los personajes que se han dado cuenta de que el tiesto que tienen no es el de las joyas)

Sor María.- ¡Ah! Veo que se han arrepentido ustedes de haberse marchado antes de tiempo.

Suarez.- Es que nada más salir por la puerta el enfermo se ha vuelto a poner fatal.

Sor María.- Y ahora que se supone que tengo yo? Con la de pobres que hay necesitados por el mundo y que nadie les hace caso... y ustedes que tienen todos mis servicios se escabullen sin decir nada.

Suarez.- (viendo que la monja tiene el tiesto bueno en las manos) Ya lo sabemos, pero perdonenos usted es que nos ha surgido algo importante en Venezuela y tenemos prisa por marcharnos, pero nos hemos dado cuenta de que aún la necesitamos.

Sor María.- ¿Pero usted también es venezolano? ¿usted no era un amigo suyo de aquí que vivía en la calle Feraz?

Suarez.- Sí pero es que a mí también me incumbe lo de Venezuela.

Carlos.- Bueno, nos va a ayudar ¿o no?

(suarez le da un codazo disimulado para que sea más delicado)

Sor María.- Oiga usted o me trata con más respeto o no espere nada de mí.

Carlos.- Perdone hermana es que me ha puesto un poco nervioso ver que mi hermano se ponía tan mal de repente.

Sor María.- Bueno, bueno, queda perdonado, pero no vuelva a hacerlo, y ahora basta de charlas y vamos a meter al enfermito a la cama antes de que se ponga peor.

(y hace mutis junto a Cosme por la puerta de la izquierda, mientras, ya lo tenían todo planeado Nuria va a distraer a doña Pilar y Federico se pone a desenterrar la bolsa del tiesto, mientras Carlos va a la habitación del enfermo a vigilar que no salga la monja y los pille con las manos en la masa y justo cuando Federico ya tiene las joyas en el bolsillo y va a empezar a poner la tierra en su sitio sale la moja)

Sor María.- ¡Pero que hace salvaje!

Federico.- (muy nervioso porque no sabe si la monja se ha dado cuenta de algo) es que me he puesto nervioso y para desaogarme le he dado un puntapié al tiesto, pero ya lo estaba arreglando.

Sor María.- ¡¿Pero es posible?! Más le vale arreglarlo todo, y otra vez se da usted cabezazos contra la pared, pero no la pague con los demás seres vivos.

Federico.- Perdón.

Suarez.- (A Carlos en voz baja) ¿por qué no nos has avisadoa?

Carlos.- No he podido hacer nada, de repente ha salido disparada de la habitación.

Suarez.- Eres un inútil.

Carlos.- Perdón.

Sor María.- ¿Qué?

Carlos.- Nada, me pregunta como está el enfermo.

Sor María.- ¡Ah! Pues está bastante bien, ya le ha bajado un poco la temperatura.

Nuria.- ¡Genial! ¿puedo entrar a verle?

Sor María.- vale pero sólo un ratito, que necesita reposo.

(entra Nuria, y los demás atracadores detrás de ella, mientra Sor Maía y doña Pilar discuten sobre lo que está pasando, lo atracadores tarda un rato en salir, salen y Cosme ya está vestido y se vuelven a marchar a toda prisa esta vez sin dejarse nada)

Sor María.- (un poco enfadada) ¿Lo ve? ya lo han vuelto a hacer, desde luego, que poca vergüenza tiene la gente de este mundo, y pensar...

Doña Pilar.- (más preocupada por lo que acaba de pasar que por lo que está diciendo) ...Que hay tantos pobrecitos en este mundo... me pregunto qué les pude pasar a eso chicos, yo sigo pensando que son los atracadores, y esta noche cuando llame al comisario se lo contaré.

Sor María.- No lo creo pero por contarlo, no pierde nada... buen esta vez sí que me voy a quedar a cenar, si usted me lo permite, no vaya a ser que vuelvan (se ríen)...

Telón

Opinión personal sobre la obra leída.

Por primera vez en mi vida creo que ha resultado provechoso leer un libro, y además me he divertido mientras lo leía, aunque a mí no me gusta leer y hubiese preferido ver la obra, pero bueno me ha dejado satisfecho... sólo que el final... no sé... me ha dejado un poco mosqueado, creo que no lo he acabado de entender bien, por una parte lo entiendo, pero por otras muchas no, pero aún así ha a sido un libro que me ha gustado leer, y eso ya es toda una azaña.