Mejoras en la calidad de la educación

Pedagogía. Función Pedagógica. Educación. Aprender. Aprender a aprender. Aprendizaje activo

  • Enviado por: Edgar Castellanos Real
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

EDUCACIÓN Y REFLEXIONES PARA MEJORAR SU CALIDAD

En el presente siglo el conocimiento, ha evolucionado de manera vertiginosa; los cambios de todo orden que se producen a diario, generan constantes crisis en la sociedad y nos afecta a todos, por lo tanto los seres humanos estamos obligados a enfrentarnos a problemas de todo tipo; frente a esta dramática situación, surge la educación como una opción, permite a la humanidad comprender la problemática que le rodea, sin ella millones de seres humanos viven en la más absoluta pobreza e ignorancia.

García E. y F. dicen: En nuestra actividad cotidiana nos enfrentamos tanto a situaciones conocidas, en las que actuamos en forma “automática” , como a situaciones que por su novedad requieren una respuesta mucho más elaborada. Utilizamos el término problema para designar a ese segundo tipo de situaciones en las que predomina la incertidumbre respecto a como debemos actuar, de forma que nos vemos obligados a utilizar un tratamiento distinto a la nueva aplicación de un proceso rutinario (p19).

Es así que se encuentra dos tipos de conocimiento cotidiano o vulgar, que se adquiere en el medio en el que se desenvuelve; y el conocimiento científico, producto de la investigación y de la elaboración en base a un proceso ordenado y organizado, con la interacción del proceso enseñanza - aprendizaje.

El proceso de enseñanza - aprendizaje, puesto en juego en las instituciones educativas contribuye a la elaboración de conocimientos, en las ciencias, el arte, y la tecnología, en base a la intencionalidad de adquirir nuevos conocimientos mediante la integración de estructuras cognitivas; de forma que los nuevos datos, los nuevos conocimientos, se articulan con los conocimientos preexistentes, esta adquieran un sentido y una significación para el sujeto que aprende.

Así el saber se elabora a través de la reestructuración activa y continua, y de la interpretación que se tiene del mundo; el proceso de enseñanza - aprendizaje tiene que convertirse en proceso dinámico, flexible y creativo, orientado a resolver problemas, a descubrir e interpretar los principios y las leyes de la ciencia, el arte y la tecnología, que quien aprende ejercite las capacidades cognitivas básicas para que puedan reconstruir y construir el conocimiento, objetivo para transformar la práctica educativa tradicional; que los estudiantes sean parte de un proceso en donde aprendan haciendo, aprendan a aprender y aprendan a ser.

Lanz C. (1996), maestro Venezolano explica con esquemas el aprendan haciendo, aprendan a aprender y aprendan a ser, contenidos de fácil interpretación de los cuales compartimos y presentamos a continuación.

El “aprender haciendo”, promueve el descubrimiento y la indagación; rechaza: la simple memorización - repetición la rigidez de los contenidos, la copia y reproducción como criterios de evaluación y la planificación burocrática.

Implica el aprendizaje activo, con la demanda, de la modificación de estrategias didácticas, la organización del ambiente del trabajo y nuevas formas de planificar y evaluar; tiene importancia puesto que permite el desarrollo y aumenta de las capacidades propias del docente y el alumnado, mejora el rendimiento y favorece un clima escolar atractivo.

Por tanto el aprendizaje activo, constituye el eje central de una nueva forma de promover el aprendizaje de los estudiantes, porque propicia el desarrollo y el aumento de sus capacidades; con el apoyo de la nueva forma de planificación flexible y situacional contraria a la planificación repetitiva, rígida y normativa, con una nueva forma de evaluación guiada en los saberes, cognitivos, procedimentales y actitudinales durante el proceso.

El “aprender a aprender” implica flexibilizar el hecho educativo visto como proceso, con un docente despierto e innovador con actualización de sus conocimientos permanente, que promueva el desarrollo de una verdadera facilitación de los aprendizajes y el dominio del proceso de producción de conocimientos y no solo de los contenidos, sino de las didácticas y estrategias metodológicas. Implica además poner mayor énfasis en el aprendizaje que en la enseñanza; con un sujeto crítico de su aprendizaje, obligado a pensar con cabeza propia.

El “aprender a aprender” conduce a crear un clima escolar democrático, al desarrollo dinámico del currículo y de la creatividad, con la resolución de problemas; la capacidad de respuesta ante las demandas educativas, y la construcción de propuestas alternativas

Las instituciones educativas por lo tanto, se incorporan a la mercadotecnia educativa, con un sistema abierto a las influencias externa o de su entorno, ofreciendo servicios demandados en base a la construcción de propuestas alternativas, que satisfaga la inquietud del estudiante y de la colectividad a la cual sirve, por ello es de suma importancia la elaboración del Proyecto Educativo Institucional (PEI), con la participación democrática de los integrantes de la comunidad educativa: padres de familia, estudiantes autoridades docentes y personas que son parte de la institución y que tienen interés su desarrollo.

El “aprender a ser” conlleva: desarrollo de la cooperación grupal, y comportamiento solidario, apertura hacia el cambio y reforzamiento de la vocación profesional del estudiante; conlleva además desarrollo: cognitivo, de habilidades y destrezas y actitudinal, desarrollo de la relación dialógica y voluntad para hacer bien las cosas.

Vinculado al “aprender haciendo” y “aprender a aprender”, con la intencionalidad de conseguir la calidad de educación

La calidad educativa, entendida como un juicio de valor que supone comparación entre una realidad observada y una realidad deseada o un “modelo”; el concepto de calidad por tanto; implica una dimensión de futuro, de utopía, apoyado con la trilogía del aprendan haciendo, aprendan a aprender y aprendan a ser; como estrategias de orientación de una propuesta alternativa de una Reforma Cultural y Educativa pertinente y de equidad, exigida por la sociedad y comunidad educativa.

“La compleja actividad docente en el quehacer educativo y en particular durante el trabajo de aula, demanda de una concepción y aplicación profesional y técnica solvente de los procesos pedagógicos a el encomendados... que requieren de un nuevo modelo de evaluación que responda a la actual concepción educativa”; (documento MEC. sobre la evaluación del aprendizaje; p..1).

En los últimos años se ha intensificado el apremio de enseñar por procesos, de trabajar por procesos, de desarro­llar procesos. Antiguamente se enseñaba por contenidos, se planeaban y se “parcelaban” los contenidos. Posterior­mente, hasta la década de los setenta se enseñaba por objetivos, por resultados conductuales. Hoy día los especialistas en educación prefieren hablar de procesos de construcción de conceptos, de procesos de pensamiento, de procesos curriculares, de procesos de evaluación.

La verdad es que una enseñanza constructivista tendría que articular en la teoría, en el diseño y en su implementación todos estos procesos, de modo que se facilite el más rico proceso de interacción maestro-estudiantes, todo ello abarca­do y cruzado por el proceso más amplio: el proceso socio-histórico-cultural que anima toda “acción pedagógica”. Si la enseñanza constructivista está en capacidad de sintetizar el proceso de construcción científico-cultural y el proceso de desarrollo individual; lo hace mediante un puente flexible que es el proceso curricular institucional, orientado a la “acción e investigación participativa”.

El gran desafío que le espera a la enseñanza del futu­ro para lograr eficacia como factor de desarrollo y de formación, es precisamente el de generar procesos que interesen, comprometan y potencien articuladamente los factores principales de aprendizaje: maduración, experiencia, transmisión, equili­bración.

Nin­guna experiencia de aprendizaje que se proponga en consideración de los estudiantes, no debe perder de vista sus esquemas, conocimientos y nivel operativo previo que le dan significación al nuevo material; es la experiencia de la propia actividad sobre el nuevo material lo que permite al estudiante generar o construir en su interior el nuevo concep­to, y que este nuevo concepto no se abre paso sino en medio de la dialéctica equilibrio-desequilibrio de toda la estructura mental del aprendiz, como producto de la maduración que se quiere alcanzar, con un proceso de comunicación y transmisión de conocimientos y experiencias como un acto organizado e intencionado.

La enseñanza constructivista ostenta como principio partir de la estructura mental del estudiante, y ello implica reconocer no sólo sus ideas y prejuicios sobre el tema de la clase, sino inclusive reconocer el nivel de pensamiento lógico que posee el estudiante para propiciarle experiencias que promuevan sus habilidades de pensamiento en el campo de los fenómenos objeto de la ciencia particular de enseñanza.

Habilidades de observación, de análisis, de síntesis, de evaluación y crítica de hipótesis en un campo particular del saber son consecuencia de las operaciones mentales básicas que enriquecerán con estrategias específi­cas al futuro profesional. Se trata precisamente de que el educador esboce las experiencias educativas pertinentes, de modo que partiendo de lo que el estudiante ya sabe y es capaz de operar cautive su curiosidad intelectual con un buen interrogante, y le suministre las señales apenas suficientes como acicate y orientación para que el estudiante se lance por cuenta propia a la aventura del pensamien­to, hasta elevarse por encima de sí mismo a la conquista de nuevos horizontes.

La asignatura no debe constituirse por lo tanto; en un cuerpo o conjunto de doctrinas que se debe enseñar, sino un conjunto de actividades que debe practicarse con la finalidad de mejorar su uso en la vida diaria; no debe convertirse en un comportamiento estancado, aislado, pues “no es una asignatura más”, debe aprovecharse cualquier coyuntura y de todas las circunstancias diarias para mejorar los procesos de: biológicos, económicos, políticos, sociales, éticos, filosóficos, religiosos, culturales, de comunicación, matemática, físicos, químicos; como los más significativos, complementados con procesos de arte y tecnológicos, para que su formación sea integral.

Tampoco se trata de agobiar al estudiante con una serie de prohibiciones o ejercicios tipo; se trata de lograr, las destrezas, los conocimientos, las actitudes en forma conjunta; sin descuidar lo medular, en definitiva lo que interesa es la eficiencia.

Una concepción y aplicación profesional y técnica solvente de los procesos pedagógicos, con los antecedentes expuestos, requiere de un nuevo modelo de evaluación como proceso, tomando en cuenta los siguientes elementos:

  • Una enseñanza que conlleva como método a aplicarse la acción y la investigación - participativa, en constante retro-alimentación, con ejercicios variados, con tareas que el estudiante las sienta útiles;

  • Fijar las políticas, criterios, procedimientos y caracterización de los instrumentos de evaluación, del sistema curricular y de los subsistemas que lo rodean:

  • Las políticas de evaluación fijan las normas que orientan las decisiones sobre objetivos, procedimientos y medios de evaluación;

  • Los criterios de evaluación son normas pre-establecidas que conduce a la verificación del conocimiento y dominio de los procesos propuestos, en base a la selección de procedimientos y a la caracterización de instrumentos;

  • La selección de los procedimientos de evaluación determina elegir métodos y técnicas que respondan a las políticas y a los criterios previamente definidos, y;

  • La caracterización de los instrumentos, describe las propiedades distintivas de los instrumentos, tomando en cuenta: las necesidades de la colectividad, el perfil del egresado, los procesos curriculares, y los procesos específicos e indicadores de cada tema;

  • Elaborar un documento en la institución en la que usted trabaja con los siguientes aspectos :

  • El diagnóstico de la comunidad educativa a la que pertenece;

  • El perfil del egresado, tomando en cuenta su asignatura;

  • Evaluar los objetivos curriculares de su asignatura;

  • Elaborar un modelo sistémico para: el diseño, aplicación, y evaluación del aprendizaje de su asignatura;

  • Diseñar el análisis de tareas;

  • Formular los procesos específicos y los indicadores para cada tema de su asignatura, y;

  • Diseñar los instrumentos de evaluación y determinar la validez y confiabilidad de los mismos;

  • Una vez que se tiene los instrumentos validados, procede la aplicación a la población o curso que se desea recoger la información;

  • Realizar el análisis de los resultados, que permite la toma de decisiones (la retro-alimentación), caso contrario la evaluación es un trámite más, ya que no cumple su finalidad;

  • Definir las conclusiones y recomendaciones del curso evaluado, como trabajo final.

Tomando como eje la acción y la investigación participativa (se recalca participativa, toda vez que la evaluación tradicional es aislada, particular, sin sentido); la fijación de las políticas, de procedimientos, y la caracterización de los instrumentos de evaluación, que deben ser validados y confiables, que al ser aplicados midan lo que realmente se desea saber, ( sobre instrumentos será abordado en otra oportunidad),; al seguir la ruta señalada se está aportando al conocimiento de la realidades y de esta al desarrollo institucional que es lo que cuenta, al resumir el trabajo con el análisis y las conclusiones y recomendaciones a las que se ha llegado.

No se trata por tanto, de evaluar por evaluar, se trata en integrar la evaluación al proceso curricular y administrativo de la institución para conocer en que se falla y tomar los correctivos que sean necesarios, sujeto a una: funcionalidad, eficiencia, y al eficacia de la gestión educativa para mejorar su calidad en condiciones de equidad y pertinencia.

APRENDER HACIENDO

Promueve

El descubrimiento y la indagación

  • La simple memorización -repetición

  • Rigidez de los contenidos.

  • Copia y reproducción como criterios de evaluación

  • Planificación burocrática.

APRENDIZAJE ACTIVO

Implica

Rechaza

Modificaciones en las estrategias didácticas

Recursos. Organización del ambiente de trabajo

Nuevas formas de planificar y evaluar

  • Desarrollo de capacidades y funciones de docentes y estudiantes.

  • Aumenta la confianza en las capacidades propias.

  • Mejora el rendimiento escolar

  • Favorece un clima escolar atractivo

Demanda

APRENDER A APRENDER

Implica

  • Mayor énfasis en el aprendizaje

  • Sujeto critico de su aprendizaje

  • Pensar con cabeza propia

  • Docente despierto e innovador

  • Actualización permanente

  • Desarrollo de una verdadera facilitación de los aprendizajes.

  • Dominio del proceso de producción de conocimientos

  • Dominio no solo de los contenidos, sino de las didácticas y estrategias metodológicas.

  • Flexibilizar el hecho educativo visto como proceso.

  • Clima escolar democrático -

  • Desarrollo dinámico del currículo

  • Desarrollo de la creatividad

  • Resolución de problemas.

  • Capacidad de respuesta ante las demandas educativas.

  • Construcción de propuestas alternativas.

Conduce a :

APRENDER A SER

  • Desarrollo de la cooperación grupal

  • Comportamiento solidario

  • Apertura hacia el cambio

  • Reforzamiento de la vocación profesional.

  • Desarrollo cognitivo, de habilidades y destrezas, y actitudinal.

  • Desarrollo de la relación dialógica

  • Voluntad de hacer bien las cosas

Conlleva

Vinculado a:

APRENDER HACIENDO

APRENDER A APRNDER

Conduce a

CALIDAD EDUCATIVA