Médula espinal y el sistema nervioso central

Fibras nerviosas. Sustancia gris. Reflejos medulares. Nervios raquídeos. Neurología

  • Enviado por: Claudio Díaz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Probabilidad y Estadística
Probabilidad y Estadística
En este curso de Probabilidad y Estadística estudiamos dos áreas fundamentales del conocimiento: La...
Ver más información

Cálculo Diferencial
Cálculo Diferencial
En este curso se tratan temas básicos del cálculo diferencial como son: Límites, Derivación...
Ver más información


MEDULA ESPINAL

La médula espinal es una de las partes más importantes del sistema nervioso central, actuando como una especie de cable telegráfico que permite enviar señales desde el encéfalo y recibir las de las restantes zonas del cuerpo.

Médula espinal y el sistema nervioso central

La médula espinal es un cordón nervioso algo aplanado en sentido ántero-posterior. En un corte transversal de la médula se aprecia que su parte interna está constituida de sustancia gris, mientras que la parte externa consta de sustancia blanca. La sustancia gris contiene los cuerpos celulares de las neuronas y sus ramificaciones cortas o dendritas; la sustancia blanca debe su color a la presencia predominante de fibras nerviosas mielinizadas, sin neurilema orientadas longitudinalmente.

En la sustancia gris se distinguen dos astas anteriores, dos astas posteriores y la comisura gris que tiene en el centro un conducto o canal del epéndimo. De las astas anteriores, cortas y redondeadas, emergen las raíces anteriores de los nervios raquídeos; a las astas posteriores, largas y delgadas, llegan las fibras que componen las raíces posteriores de esos mismos nervios.

L a sustancia blanca presenta, en la cara anterior de la médula, el ¨ surco medio anterior ¨ y, en la cara posterior de la misma, el ¨ surco medio posterior ¨, más angosto y profundo. La existencia de estos surcos separa incompletamente a la médula en dos mitades laterales, cada una de las cuales queda dividida, por las raíces anteriores y posteriores de los nervios raquídeos, en tres cordones : anterior, lateral y posterior.

Debido a su estructura interna, la médula espinal es un importante centro de actos reflejos y una valiosa vía de conducción para los impulsos nerviosos que van desde los receptores hacia el encéfalo o desde éste hacia los efectores.

REFLEJOS MEDULARES: Para estudiar los efectos controlados por la médula espinal, considere como ejemplo la respuesta que se da cuando, inadvertidamente, la mano toca un objeto muy caliente.

La estimulación de los receptores del dolor en la piel genera impulsos nerviosos, que son conducidos hacia la médula por las neuronas sensitivas de un nervio raquídeo. Los cuerpos de esas neuronas forman un ganglio espinal, situado muy cerca de la médula. El término ¨ ganglio ¨ se aplica, en general, a un conglomerado de neuronas localizado fuera del sistema nervioso central. Cada neurona del ganglio espinal es unipolar, o sea tiene una prolongación única que, a corta distancia del soma, se bifurca en una rama periférica, asociada a un receptor, y una rama central que contribuye a estructurar la ¨ raíz posterior ¨ del nervio raquídeo. Como integrante de la raíz posterior, la rama central de la neurona sensitiva penetra en el ¨ asta posterior ¨ de la sustancia gris medular y allí se relaciona sinápticamente con una neurona de asociación. El cuerpo de la neurona de asociación, ubicado en el asta posterior, proyecta su axón al ¨ asta anterior ¨ de la sustancia gris, donde están concentradas las neuronas motoras o motoneuronas. Los axones de las motoneuronas salen de la médula formando parte de la ¨ raíz anterior ¨ del nervio raquídeo y, después de un corto trecho, se asocian con las fibras sensitivas de la raíz posterior para constituír, en definitiva, el nervio raquídeo. Los impulsos conducidos por las fibras motoras del nervio raquídeo llegan hasta los músculos flexores del brazo y determinan su contracción. Así, sin intervención de la voluntad y de la conciencia, la persona aleja la mano del objeto caliente que proporcionó el estímulo para esta reacción.

FUNCIÓN CONDUCTORA DE LA MÉDULA ESPINAL: La actividad conductora de la médula es una función específica de los cordones (anteriores, laterales y posteriores) formados de sustancia blanca. Cada cordón está constituido por fibras mielínicas agrupadas en manojos o haces de mayor o menor volumen. Algunos haces son ascendentes o sensitivos , es decir, conducen hacia el encéfalo los impulsos que provienen de los receptores externos o internos; otros son descendentes y motores, ya que transmiten los impulsos desde el encéfalo a las motoneuronas del asta anterior.

Vías ascendentes: Al entrar e la médula, las fibras sensitivas de las raíces posteriores se agrupan en diferentes haces según sus funciones. Las que conducen la ¨ sensibilidad táctil ¨ se ubican en los cordones posteriores, cada uno de los cuales comprende dos haces: uno interno, o haz de Goll, y otro externo, o haz de Burdach. Las fibras que conducen impulsos relacionados con el ¨ dolor y la temperatura ¨ forman el haz espino-talámico lateral, situado en los cordones laterales.

Las fibras táctiles penetran en la médula e inmediatamente ascienden, por el mismo lado, para llegar al bulbo raquídeo; aquí hacen la sinapsis con una segunda neurona cuyo axón cruza al lado opuesto del bulbo para terminar en el ¨ tálamo ¨ , masa de sustancia gris que coordina los impulsos sensitivos. Del tálamo, una tercera neurona lleva los impulsos a la corteza cerebral, donde se produce la sensibilidad consciente. Esto significa que las impresiones táctiles del lado derecho del cuerpo son percibidas en la mitad izquierda del cerebro y viceversa.

Vías descendentes: La gran mayoría de las fibras que componen los haces descendentes tiene su origen en neuronas de la corteza cerebral y por ella fluyen los impulsos para los movimientos voluntarios. Los axones de estas neuronas motoras descienden por la sustancia blanca del cerebro, atraviesan el tronco encefálico y forman, en la cara anterior del bulbo raquídeo, dos prominencias llamadas ¨ pirámides ¨. A nivel bulbar, el 85% de las fibras descendentes se entrecruzan ( ¨ decusación de las pirámides ¨ ), de modo que las que bajan de la mitad izquierda del cerebro continúan por el cordón lateral derecho de la médula y viceversa. Estas fibras del haz piramidal cruzado pertenecientes a los cordones laterales, terminan a diferentes alturas de las médula espinal, donde hacen sinapsis con las neuronas motoras ubicadas en el asta anterior de la sustancia gris. El axón de la segunda neurona motora sale por la raíz del nervio raquídeo y termina su recorrido en un órgano efector.

El resto de las fibras descendentes, es decir, las que no se cruzan en la decusación sigue por los cordones anteriores de la médula formando el haz piramidal directo. No obstante su denominación, las fibras del haz piramidal directo terminan por cruzar al lado opuesto de la médula, a distintos niveles de ésta, donde se conectan sinápticamente con las neuronas motoras del asta anterior. Como resultados de los entrecruzamientos de las fibras piramidales, cada mitad del cerebro controla la motilidad voluntaria del lado opuesto del cuerpo, correspondiente al tronco y las extremidades .

Además de la vía piramidal, la médula contiene otros haces de fibras que constituyen, en conjunto, la vía extrapiramidal, encargada de transmitir los impulsos relacionados con los movimientos involuntarios o automáticos: mantención del equilibrio y del tono muscular, reflejos posturales, etc. Los haces extrapiramidales nacen, principalmente, en núcleos grises localizados en las profundidades del cerebro y en el tronco encefálico.

NERVIOS RAQUÍDEOS

Los nervios raquídeos, 31 pares en el organismo humano, tienen su origen en la médula espinal. Como ya se ha visto, cada nervio raquídeo posee una raíz anterior motora, formada por las fibras de las motoneuronas del asta anterior, y una raíz posterior sensitiva, que comunica con el asta posterior y presenta un ganglio espinal constituido por neuronas sensitivas unipolares. La unión de las dos raíces estructura un ¨ nervio mixto ¨ puesto que contiene fibras sensitivas y motoras. Si se corta la raíz posterior de un nervio raquídeo, entre el ganglio y la médula, la parte del cuerpo inervada por ese nervio pierde completamente su sensibilidad. La sección de la raíz anterior da lugar a una parálisis de los músculos correspondientes al nervio operado.

Médula espinal