Medio ambiente

Ecología. Seres vivos. Contaminación. Agua. Contaminates. Biológicos. Desechos orgánicos. Químicos. Físicos

  • Enviado por: Dam
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas
publicidad

MEDIO AMBIENTE

Medio ambiente, es el conjunto de seres vivos y comunidades de elementos como la Energía solar, suelo, agua y aire y además los seres vivientes como los humanos, los animales, las células, los microorganismos. Que hacen parte importante para el generamiento de nueva vida.

Ayuda a cumplir un ciclo de nacimiento, crecimiento, desarrollo y la muerte, y además esa muerte con su proceso de descomposición ayuda para la creación de un nuevo proceso de vida.

En el medio ambiente contamos con la atmósfera, La radiación ultravioleta, nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, dióxido de carbono, vapor de agua. Por lo que se refiere al agua, un 97% se encuentra en los océanos, un 2% es hielo y el 1% restante es el agua dulce de los ríos, los lagos, las aguas subterráneas y la humedad atmosférica.

En la tierra es una parte mas pequeña del mundo donde encontramos mas seres vivos que de una u otra forman van ligados unos de otros, cada uno necesita tanto del agua el sol, el clima, y de demás nutrientes etc.

Las plantas que necesitan de los rayos del sol para su desarrollo de los nutrientes del suelo, para desarrollar una fotosíntesis sin problemas y poder seguir su crecimiento. Y de igual forma los animales para su supervivencia y procreación.

Temperatura y humedad del suelo, estimulan el crecimiento y la actividad de los microorganismos aerobias, que necesitan oxígeno para vivir.

La acidez del medio, el pH ácido limitan la capacidad de desarrollo de los microorganismos.

La disponibilidad de oxígeno, hay sustancias como el aceite que no se degrada en un medio anaerobio. Y por otro lado, hay sustancias como algunos pesticidas y los tóxicos sólo se degradan en medios aerobios.

La cantidad de basura, que pueden digerir hongos y bacterias es limitado. Un exceso de nutrientes puede desencadenar un desastre ecológico.

Pero con la destrucción de esos recursos que forman parte de nuestra existencia debemos cuidarlos para que en un futuro no lleguen a degenerar la creación por la falta o por la distorsión de los recursos que poseemos.

Unos de los grandes problemas es la contaminación del aire, con gases tóxicos y el combustible fósil que es uno de los grandes destructores tanto del aire como del suelo y de las aguas.

LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA

El agua constituye un elemento natural indispensable para el desarrollo de la vida y de las actividades humanas; resulta difícil imaginar cualquier tipo de actividad en la que no se la utilice, de una u otra forma.

En nuestro planeta cubre el 75% de su superficie, pero no toda el agua se encuentra en condiciones aptas para el uso humano. El 97.5% del agua es salada, el 2.5% resultante es agua dulce distribuida en lagos, ríos, arroyos y embalses; esta mínima proporción es la que podemos usar con mas facilidad.

El agua para satisfacer distintas necesidades se transforma en un recurso. Sin embargo no todas las personas disponen de el. Esto sucede por varios motivos, entre los cuales se pueden mencionar la desigual distribución natural del agua en la superficie terrestre. Esta imposibilidad lleva a situaciones de escasez, que no tiene causas exclusivamente naturales, sino que también sociales. Esto nos permite decir que existe una estrecha relación entre la posibilidad de abastecimiento y el desarrollo, porque cuanto mayor es el desarrollo, mayor es la capacidad para obtenerla.

La humanidad requiere el agua cada vez en mayores cantidades para realizar sus actividades. El mayor consumo de agua también se debe al incremento de las practicas de irrigación agrícolas, al gran desarrollo industrial o a la existencia de hábitos de consumo que, en ocasiones, implican su derroche.

Si la falta de agua es un problema, su exceso también suele dar lugar a situaciones problemáticas. Por ejemplo las inundaciones, como las de la Cuenca del Mississippi en 1983 o la del Litoral argentino en 1998.

Estamos viviendo en una crisis del los elementos, no solo vinculada con una crisis energética sino también una “crisis del agua”.

CONTAMINANTES BIOLÓGICOS.

Corresponden a los desechos orgánicos, tales como la materia fecal y restos de alimentos. Estos tienen la propiedad de fermentar, es decir, se descomponen utilizando el oxígeno disuelto en el agua, a la cual llegan principalmente por los alcantarillados de las ciudades.

Otros contaminantes biológicos son las evacuaciones de desechos industriales provenientes del procesamiento de alimentos y de los mataderos.

La mayoría de los desechos orgánicos de tipo biológico son biodegradables, es decir, las bacterias que normalmente viven en el agua degradan o descomponen esta materia en sustancias más simples haciendo uso del oxígeno presente en el agua. Aún así, resultan menos dañinos que los no biodegradables.

CONTAMINANTES QUÍMICOS.

Son los compuestos químicos, orgánicos e inorgánicos, que llegan al agua provenientes de las actividades domésticas, industriales y agropecuarias.

Entre los de tipo orgánico destacan los hidrocarburos derivados del petróleo y los compuestos sintéticos o creados por el hombre, tales como plaguicidas, solventes industriales, aceites, detergentes y plásticos. Estos no suelen ser generalmente biodegradables, razón por la que mantienen en el agua por mucho tiempo.

Entre las sustancias inorgánicas están las del origen mineral: sales de metales de mercurio y de arsénico, como el salitre.

CONTAMINANTES FÍSICOS.

Son los materiales sólidos e inertes que afectan las transparencias de las aguas, como basuras, polvo y arcillas. También son contaminantes físicos, por una parte, los vertidos de líquidos calientes, que modifican la temperatura del agua de los ríos y de los lagos, y ponen en peligro la vida de la flora y fauna acuáticas, y por otra, las sustancias radioactivas provienen de hospitales, laboratorios y centrales nucleares.

El abastecimiento de agua se torna mas difícil y costoso. La explotación de acuíferos subterráneos se encarece por la necesidad de acceder a napas mas profundas; se debe recurrir a ríos mas lejanos, lo cual también implica el inconveniente de competir por el recurso, sea con otras poblaciones o por otros usos.

Otra cuestión relaciones con la problemática del agua en los centros urbanos es la eliminación de residuos y efluentes. Para ello, las ciudades de países desarrollados y algunas de países del Tercer Mundo, como Buenos Aires, disponen de un sistema de alcantarillado que permite la recolección de efluentes domésticos e industriales, aunque esto no siempre alcanza para evitar la disposición de efluentes a cielo abierto.

Una gran cantidad de ciudades, en cambio, no disponen de infraestructura y los efluentes son directamente arrojados al suelo.

La existencia de infraestructura para el suministro de agua influye directamente en los niveles de consumo, ya que los hogares que no están conectados a sistemas de conducción, tratamiento, almacenamiento y distribución, suelen consumir mucho menos que aquellos que si lo están.

En resumen, tanto los países pobres como ricos, el crecimiento urbano genera cambios importantes en el ciclo natural del agua.

Es por ello de suma importancia tomar un control y entender que debemos de ahorrar agua y tener la conciencia que es la fuente primordial de vida y que debemos valorarla y cuidarla.