Mediastinos. Cavidad torácica sin incluir los pulmones

Venas. Arterias. Nervios frénicos. Plexo cardíaco. Tráquea. Esófago

  • Enviado por: Roberto Alvarado
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 23 páginas

publicidad

Mediastinos. Cavidad torácica sin incluir los pulmones
Universidad Nacional Autónoma de México

Facultad de Medicina

Nombre:

Grupo:

Profesor:

Materia: Anatomía

Tema: Mediastinos


INDICE

Página

  • El mediastino 3

  • El mediastino superior 4

  • Timo

  • Los grandes vasos relacionados con el corazón y el pericardio

  • Los nervios frénicos

  • Los nervios vagos

  • El plexo cardiaco

  • La tráquea

  • El esófago

  • El mediastino inferior 9

  • 3.1. El mediastino anterior

  • Principales constituyentes

  • 3.2. El mediastino medio

  • El pericardio

  • El corazón

  • 3.3. El mediastino posterior

  • La aorta torácica

  • Ramas de la aorta torácica

  • El conducto torácico

  • La vena ázigos

  • El sistema de la vena ázigos

  • La vena hemiázigos

  • La vena hemiázigos accesoria

  • El esófago

  • Impresiones del esófago

    • Comentario sobre la región 22

    • Bibliografía 23


    EL MEDIASTINO

    El espacio comprendido entre los dos sacos pleurales se denomina mediastino torácico (del latín que significa tabique medio).

    Se trata de un compartimento denso en y a ambos lados del plano medio. Contiene todas las estructuras del tórax, excepto los pulmones y pleuras. Se extiende desde el orificio torácico superior hasta el diafragma, por abajo, y desde el esternón y cartílagos costales, en el plano anterior, hasta los cuerpos de las vértebras torácicas en el posterior. Las estructuras mediastínicas están rodeadas por tejido conjuntivo laxo, nervios, vasos sanguíneos y linfáticos, ganglios linfáticos y grasa. Este tejido es rígido en el cadáver, pero en el ser vivo, la laxitud en los tejidos conjuntivo y adiposo y la elasticidad de los pulmones y pleura permiten al mediastino acomodarse a los cambios de volumen y al movimiento de la cavidad torácica.

    Subdivisiones del Mediastino

    El mediastino se divide en una porción superior y otra inferior para su estudio. En decúbito supino, el mediastino superior se extiende desde el orifico torácico superior (vértice del tórax) hasta un plano horizontal que pasa por el ángulo esternal y el borde inferior de la vértebra T4. El mediastino inferior queda entre este plano y el diafragma y es subdividido por el pericardio en tres porciones: anterior, media y posterior. Algunas estructuras atraviesan el mediastino y se encuentras situadas en más de uno de estos compartimentos.


    El mediastino superior

    Esta subdivisión es craneal al mediastino inferior y superior al plano manobrioesternal, quedando a la altura del plano comprendido entre el ángulo esternal y el disco intrevertebral T4/T5. Las estructuras del mediastino superior comprenden: el timo (o sus restos) en el plano anterior; los grandes vasos relacionados con el corazón y pericardio en el centro; los nervios frénicos y vagos; el plexo nervioso cardiaco; la traquea; el N. laríngeo recurrente izquierdo; el esófago; el conducto torácico; y los músculos prevertebrales (esternohioideo y esternotiroideo).

    Timo

    El timo (o sus restos) se localiza en la porción anterior del mediastino superior sus dos lóbulos planos, otorgan a esta región un rasgo prominente durante la primera y segunda infancia. El timo posee un aspecto lobular y rosado in vivo y se coloca inmediatamente posterior al manubrio, extendiéndose por el mediastino anterior, delante del pericardio. En algunos neonatos, el timo también se extiende cranealmente a través del orificio torácico superior dentro del cuello. El timo desempeña un papel decisivo en el desarrollo y mantenimiento del sistema inmune. Cuando se alcanza la pubertad, el timo comienza a disminuir de tamaño y al llegar a la vida adulta, se compone fundamentalmente de tejido adiposo, sin que pueda reconocerse en muchas ocasiones.

    La irrigación arterial del timo. El timo posee una rica irrigación arterial que procede de las arterias tiroidea inferior, intercostal anterior y torácica interna.

    Drenaje venoso y linfático del timo. Las venas del timo desembocan en las venas braquicefálica izquierda, torácica interna y tiroidea inferior. Los vasos linfáticos del timo desembocan en los ganglios linfáticos paraesternales, braquiocefálicos y traqueobronquiales.

    Los grandes vasos relacionados con el corazón y pericardio

    Cada una de las venas braquiocefálicas se originan posterior al extremo medial de la clavícula, por la unión de las venas yugular interna y subclavia. Esta vena es la unión de las venas procedentes del brazo, cabeza y cuello y no posee válvulas. A nivel del borde inferior del primer cartílago costal derecho, las dos venas braquiocefálicas se unen para formar la vena cava superior. Cada vena braquicefálica recibe sangre de las venas torácica interna, vertebral, tiroidea inferior y la mayor parte de las venas intercostales superiores.

    VENA BRAQUIOCEFÁLICA DERECHA. Esta vena corta, se forma por detrás de la articulación esternoclavicular derecha por la unión entre las venas yugular interna y subclavia del lado derecho. Desciende por el mediastino superior, posterior al manubrio y lateral al tronco braquiocefálico. El nervio vago derecho (X NC) se sitúa entre estos vasos y el nervio frénico derecho queda posterolateral a la vena braquiocefálica derecha. Esta vena se une a la vena braquiocefálica izquierda para formar la vena cava superior, cerca del esternón y del borde inferior del primer cartílago costal. La vena braquiocefálica derecha recibe la linfa del conducto linfático derecho.

    VENA BRAQUIOCEFÁLICA IZQUIERDA. Esta gran vena se forma por detrás de la articulación esternoclavicular izquierda por la unión entre las venas yugular interna y subclavia del lado izquierdo. Sigue un trayecto descendente, a la derecha, posterior al manubrio, en donde se une con la vena braquiocefálica derecha para formar la vena cava superior. La vena braquiocefálica izquierda tiene una longitud, mayor del doble que la del lado derecho, porque pasa del lado izquierdo al derecho y transporta la sangre de la cabeza, cuello y miembro inferior izquierdo hacia la aurícula derecha. Durante su descenso, cruza la arteria carótida común izquierda, tronco braquiocefálico, nervio vago y frénico izquierdos. La vena braquiocefálica izquierda queda separada del manubrio por el timo (o sus restos) y los orígenes de los músculos esternohioideo y esternotiroideo. Además de las afluentes comunes a las dos venas braquiocefálicas, la vena braquiocefálica izquierda recibe la linfa del conducto torácico, que es el vaso linfático más grande del cuerpo y la sangre de la vena intercostal superior izquierda.

    VENA CAVA SUPERIOR. Es una vena que drena la sangre de la cabeza y del cuello y se sitúa en el mediastino superior. Mide aproximadamente 7 cm y penetra en la aurícula derecha del corazón de forma vertical desde la cara superior. La vena cava superior conduce el retorno sanguíneo de todas las estructuras situadas por encima del diafragma, con excepción de los pulmones y el corazón (es decir, de la cabeza, cuello, miembros superiores y pared torácica). La vena cava superior se forma por detrás del primer cartílago costal derecho por la unión entre las venas braquiocefálicas derecha e izquierda. Sigue un trayecto descendente y desemboca a la altura del tercer cartílago costal en la aurícula derecha. La vena cava superior queda a la derecha del mediastino superior anterolateral a la tráquea y posterolateral a la aorta ascendente. El nervio frénico derecho se sitúa entre la vena cava superior y la pleura mediastínica que rodea en parte la cara derecha de esta vena. La porción terminal de la vena cava superior se encuentra dentro del mediastino medio, junto a la aorta ascendente, dentro del pericardio.

    EL ARCO DE LA AORTA. Es la porción de la aorta que se localiza en el mediastino superior. Se trata de la prolongación curva de la aorta ascendente que se inicia posterior a la segunda articulación esternocostal derecha a nivel del ángulo esternal y forma un arco superoposterior hacia la izquierda, aunque su dirección fundamental es la posterior. El arco pasa anterior a la tráquea y se dirige al lado izquierdo de la tráquea y del esófago. Luego, se arquea sobre la raíz del pulmón izquierdo mientras cambia de dirección para descender por lado izquierdo del cuerpo de la vértebra T4. Acaba transformándose en la aorta torácica descendente por detrás de la segunda articulación esternocostal izquierda. El ligamento arterioso pasa desde la raíz de la arteria pulmonar izquierda hasta la cara cóncava inferior del arco aórtico. El nervio laríngeo recurrente izquierdo, hace una asa alrededor del arco aórtico y del ligamento arterioso y luego asciende entre la tráquea y el esófago.

    RAMAS DEL ARCO AÓRTICO. El arco aórtico da típicamente tres ramas. Estas arterias se originan en la cara superior del arco aórtico e irriga la cabeza, cuello, miembros superiores y parte de la pared corporal.

  • El tronco braquiocefálico. Es la primera y mayor de las tres ramas del arco aórtico. Se origina posterior al manubrio del esternón ligeramente a la izquierda del plano medio. En este lugar, se sitúa anterior a la tráquea y posterior a la vena braquiocefálica izquierda. El tronco braquiocefálico asciende superolateralmente hasta situarse a la derecha de la tráquea y de la articulación esternoclavicular derecha, en donde se divide en la arteria carótida común y subclavia del lado derecho.

  • La arteria carótida común izquierda. La segunda rama del arco aórtico. Tiene un trayecto corto dentro del mediastino superior. Se origina en el arco aórtico en un plano ligeramente posterior y a la izquierda del tronco braquiocefálico, por detrás del manubrio. Asciende anterior a la arteria subclavia izquierda y, al principio, se coloca anterior a la tráquea y luego, a la izquierda. Entra en el cuello, pasando posterior a la articulación esternoclavicular izquierda.

  • La arteria subclavia izquierda. Esta arteria se origina en la cara posterior del arco aórtico, inmediatamente detrás de la arteria carótida común izquierda. Asciende junto con este vaso por el mediastino superior y se apoya en el pulmón y pleura del lado izquierdo, lateralmente. Cuando la arteria subclavia izquierda sale del tórax para entrar a la raíz del cuello, pasa posterior a la articulación esternoclavicular externa. No emite ninguna rama en el mediastino.

  • Los nervios frénicos

    Los dos nervios frénicos penetran en el mediastino superior, entre la arteria subclavia y el origen de la vena braquiocefálica. Los nervios frénicos representan la única inervación motora del diafragma; aproximadamente un tercio de sus fibras conducen la sensibilidad del diafragma. Estos nervios se originan en los ramos ventrales de los nervios C3 a C5, fundamentalmente C4.

    El NERVIO FRÉNICO DERECHO. Este nervio entra en contacto con estructuras venosas a lo largo de su trayectoria. Discurre por la cara derecha de la vena braquiocefálica derecha, vena cava superior y pericardio, pasando sobre la aurícula derecha. El nervio frénico derecho camina anterior a la raíz del pulmón derecho y desciende por la cara derecha de la vena cava inferior hasta el diafragma, pasando cerca del orificio para la vena cava inferior.

    El NERVIO FRÉNICO IZQUIERDO. Este nervio desciende entre las arterias subclavia izquierda y carótida común izquierda. Cruza la cara izquierda del arco aórtico, anterior al nervio vago izquierdo y pasa sobre la vena intercostal superior izquierda. Luego desciende, a la raíz del pulmón izquierdo a lo largo del pericardio, en la superficie de la aurícula y del ventrículo del lado izquierdo, atravesando al diafragma a la izquierda del pericardio.

    Los nervios vagos

    Los nervios vagos (X NC) se originan en el bulbo raquídeo. La porción torácica de estos nervios desciende desde al cuello, posterolateral a la arteria carótida común. Cada nervio penetra en el mediastino superior, posterior a la correspondiente articulación esternoclavicular y vena braquiocefálica.

    El NERVIO VAGO DERECHO. Este nervio penetra en el tórax, anterior a la arteria subclavia derecha y desciende en sentido posterior, por el mediastino superior, a la derecha de la traquea. Luego pasa posterior a la vena braquiocefálica derecha y vena cava inferior, dividiéndose en diversos ramos que forman el plexo pulmonar derecho, situado posterior a la raíz del pulmón derecho. Este plexo inerva los bronquios y los pulmones. El nervio vago abandona este plexo como un solo nervio y se dirige a la tráquea, descomponiéndose nuevamente en fibras para el plexo esofágico. Este plexo inerva el esófago, pericardio y pleura. El nervio vago derecho también da ramas cardiacas, que contribuyen a formar el plexo cardiaco. Este plexo esta situado entre el arco aórtico y la bifurcación de la tráquea. Después de caminar anterior a la arteria subclavia, el nervio vago derecho emite el nervio laríngeo recurrente derecho, que rodea la arteria subclavia derecha y asciende por el cuello entre la tráquea y el esófago, para inervar la laringe.

    El NERVIO VAGO IZQUIERDO. Este nervio desciende en el cuello, posterior a la arteria torácica común, entre ella y la arteria subclavia izquierda. Al llegar a la cara izquierda del arco aórtico, se separa del nervio frénico izquierdo, dirigiéndose hacia el plano posterior. El nervio vago izquierdo se separa lateralmente del frénico por la vena intercostal superior izquierda. El nervio vago izquierdo discurre posterior a la raíz del pulmón izquierdo, dividiéndose en numerosos ramos que contribuyen a formar el plexo pulmonar izquierdo. Este plexo inerva los bronquios y pulmones. El nervio vago izquierdo abandona este plexo como un solo tronco y se dirige hacia el esófago en donde se une a las fibras del nervio vago derecho formando el plexo esofágico. Este plexo inerva el esófago, pericardio y pleura. Antes de emitir estos ramos de los plexos, el nervio vago izquierdo se curva medialmente en el borde inferior del arco aórtico emitiendo el nervio laríngeo recurrente izquierdo. Este nervio hace un asa alrededor del ligamento arterioso y se dirige cranealmente por el lado derecho del arco aórtico. El nervio laríngeo recurrente izquierdo asciende por el cuello hasta la laringe en un surco entre la tráquea y el esófago.

    El plexo cardiaco

    El corazón es inervado por fibras nerviosas autónomas de los nervios vagos y de los troncos simpáticos. Las ramas de los dos nervios vagos y de los dos troncos simpáticos forman el plexo cardiaco. Este plexo esta situado anterior a la bifurcación de la tráquea, posterior al arco aórtico y superior a la bifurcación del tronco pulmonar. La estimulación de los nervios simpáticos aumenta la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción, con lo que se dilatan las arterias coronarias que irrigan este órgano. De esta manera, se produce un mayor aporte de oxígeno y de nutrientes al miocardio. La estimulación de los nervios parasimpáticos enlentece la frecuencia cardiaca, reduce la fuerza de contracción y constriñe las arterias coronarias. El Sistema Nervioso Central ejerce un control, a través del plexo cardiaco, sobre el corazón y regula la presión arterial y la respiración. Este plexo también transmite fibras aferentes para los grandes vasos y pulmones, a través de los nervios vagos. Estas fibras sensitivas transmiten impulsos de los receptores de presión en el arco aórtico, vena cava superior y otras regiones.

    La tráquea

    La tráquea es un tubo fibrocartilaginoso ancho, cuya mitad superior se encuentra en el cuello. Este tubo desciende anterior al esófago y a medida que entra en el mediastino superior, se inclina algo a la derecha del plano medio. La cara posterior de la tráquea es plana, y se apoya en el esófago. La tráquea conserva su estructura debido a una serie de cartílagos traqueales con forma de C. La porción torácica de la tráquea mide 5 a 6 cm de longitud y termina a nivel del ángulo esternal, dividiéndose en los bronquios principales derecho e izquierdo.

    El arco aórtico inicialmente se coloca anterior a la tráquea y luego a su cara izquierda. El tronco braquiocefálico y la arteria carótida común izquierda, que emergen en la cara superior del arco se colocan primero anteriores y luego a la derecha e izquierda de la tráquea, respectivamente. Estos vasos separan la tráquea de la vena braquiocefálica izquierda. La cara posterior de la tráquea queda anterior y algo a la derecha del esófago y del nervio laríngeo recurrente izquierdo. Este nervio emite ramos para el esófago y la tráquea.

    El esófago

    El esófago es un tubo fibromuscular estrecho, que suele aplanarse anteroposteriormente y comunica la faringe (garganta) con el estómago. Mide de 25 a 30 cm de longitud y posee una porción cervical, otra torácica y una tercera abdominal. El esófago penetra en el mediastino superior entre la tráquea y la columna vertebral. Se sitúa anterior a la vértebra T1 a T4. Inicialmente, se inclina a la izquierda, pero luego es desplazado por el arco aórtico hacia el plano medio, enfrente de las raíces pulmonares. Sin embargo, por debajo del arco aórtico, el esófago se inclina nuevamente a la izquierda al aproximarse y atravesar el diafragma. El conducto torácico queda, en el mediastino superior, a la izquierda del esófago en la profundidad del arco aórtico


    El mediastino inferior

    El mediastino anterior

    Esta pequeña subdivisión del mediastino está comprendida entre el cuerpo del esternón y los músculos transversos del tórax, por delante, y el pericardio, por detrás. Se continúa con el mediastino anterior en el ángulo esternal y está limitada por abajo por el diafragma. Por encima del nivel del cuarto cartílago costal, el mediastino anterior es un espacio muy estrecho, debido a la proximidad entre las pleuras derecha e izquierda. Esta subdivisión se compone de tejido conjuntivo laxo, tejido adiposo, vasos linfáticos, algunos ganglios linfáticos, algunas ramas de la arteria torácica interna y (en la cara inferior) los ligamentos esternopericárdicos. Estos ligamentos fijan el pericardio al extremo superior del apéndice xifoides. El mediastino anterior contiene la porción inferior del timo en los niños. Raramente, esta glándula se puede extender en el plano inferior hasta el cuarto cartílago costal.

    El mediastino medio

    Esta subdivisión es de gran importancia en clínica porque contiene el pericardio y el corazón y las porciones inmediatamente adyacentes de las grandes arterias, nervios frénicos, bronquios principales y otras estructuras de las raíces pulmonares.

    El pericardio

    El pericardio es un saco fibroseroso de doble pared, que envuelve el corazón y las raíces de los grandes vasos. El saco pericárdico, cónico, se localiza en el mediastino medio y posterior al cuerpo del esternón y del segundo a sexto cartílago costales y anteriores a las vértebras T5 a T8. El saco pericárdico o pericardio, que contiene al corazón y la cavidad pericárdica, se compone de dos porciones: una túnica robusta externa de tejido fibroso tosco, denominada pericardio fibroso y un saco interno, doble, compuesto por una membrana transparente denominada pericardio seroso.

    El pericardio fibroso

    Es el saco externo tosco, de forma más o menos cónica, que protege al corazón de una repleción súbita. El vértice truncado es atravesado por la aorta, tronco pulmonar y vena cava superior. La aorta ascendente arrastra consigo el pericardio cranealmente, más allá del corazón hasta el nivel del ángulo esternal. La cara externa del pericardio fibroso tiene un aspecto mate y su base descansa y se une al esternón central del diafragma. Por delante, el pericardio fibroso se inserta en la cara posterior del esternón a través de condensaciones del tejido conjuntivo denominadas ligamentos esternopericárdicos. El pericardio fibroso también se une a una capa externa fibroelástica (túnica adventicia) de los grandes vasos que entran y salen del corazón. Por consiguiente, el saco pericárdico esta controlado por los movimientos del esternón, diafragma y corazón. El tendón central del diafragma y el pericardio son atravesado en la cara posterior derecha por la vena cava inferior.

    El pericardio fibroso se extiende 1-1.5 cm a la derecha del esternón y 5-7.5 cm a la izquierda del plano medio, a nivel del quinto espacio intercostal. Es pericardio se separa del esternón y de los cartílagos costales de la segunda a la seta costillas por los pulmones y pleura, excepto en el lugar de inserción a la cara posterior del esternón a través de los ligamentos esternopericárdicos y en la zona de prominencia cardiaca.

    El pericardio seroso

    El pericardio seroso se compone de dos túnicas: el pericardio parietal y el pericardio visceral. El pericardio parietal se une a la cara interna del pericardio fibroso y está tan íntimamente adherido a él que es muy difícil de desprenderlo. El pericardio visceral se refleja sobre el corazón formando el epicardio o túnica eterna de la pared cardiaca. El espacio virtual entre las túnicas parietal y visceral del pericardio seroso se denomina cavidad pericárdica. Normalmente, contiene una pequeña película de líquido seroso que permite el movimiento a los latidos del corazón sin ningún tipo de fricciones. El pericardio visceral se reflejas desde el corazón y los grandes vasos continuándose con el pericardio parietal en los lugares por donde sale la aorta y el tronco pulmonar o por donde entran las venas cavas superior e inferior y las venas pulmonares.

    Los senos pericárdicos

    Los senos del pericardio se desarrollan durante la invaginación del corazón embrionario, proceso en el cual se producen estas reflexiones del pericardio. La aorta y el tronco pulmonar están envueltos por una vaina común de pericardio visceral. Cuando se abre el saco pericárdico por delante, se puede introducir el dedo en un receso posterior a la aorta ascendente y el tronco pulmonar anterior a la vena cava superior. Este receso conocido como seno pericárdico transverso, queda posterior a la aorta ascendente y tronco pulmonar. El seno pericárdico transverso se comunica en sus extremos derecho e izquierdo con la porción principal de la cavidad pericárdica. Las aurículas se sitúan en un plano posteroinferior al seno pericárdico transverso a las grandes arterias (aorta y tronco pulmonar) se hallan envueltas por la misma vaina del pericardio seroso. Ello es consecuencia de que las grandes arterias se desarrollan en la misma porción del corazón embrionario.

    Cuando las venas pulmonares y la vena cava inferior penetran dentro del pericardio fibroso para entrar en el corazón, protruyendo dentro de la cavidad pericárdica y, por eso, son parcialmente cubiertas por el pericardio seroso, que da lugar a un fondo de saco ciego en forma de U invertida conocida como seno pericárdico oblicuo. Se trata de un receso amplio, con forma de hendidura, posterior al corazón, que se extiende por detrás de la aurícula izquierda. La porción torácica de la vena cava superior queda a la derecha del seno. Esta gran vena penetra dentro del pericardio, por abajo, inmediatamente después de atravesar el orificio para la vena cava inferior del tendón central del diafragma. El seno pericárdico oblicuo al que se puede acceder desde abajo, deja pasar varios dedos; sin embarga, no resulta posible acceder alrededor de ninguno de los vasos, puesto que el seno es un fondo de saco ciego.

    Vasos y nervios del pericardio

    Irrigación arterial del pericardio

    Las arterias principales son las arterias pericardicofrénicas y músculofrénica, ramas de las arterias torácicas internas. El pericardio también recibe ramas pericárdicas de las arterias bronquial, esofágica y frénica superior. La túnica visceral del pericardio seroso o epicardio esta irrigada por las arterias coronarias.

    Drenaje venoso del pericardio

    Estas venas son afluentes del sistema venoso de la ázigos. Las venas pericardicofrénicas también desembocan en las venas torácica internas.

    Inervación del pericardio

    Los nervios del pericardio proceden de los nervios vago y frénico y de los troncos simpáticos.

    El corazón

    Configuración externa

    El corazón se compara con un cono con vértice dirigido hacia abajo, hacia delante y hacia a la izquierda; y una base dirigida hacia arriba, hacia atrás y hacia la derecha. Su eje guarda, con respecto al diafragma, un ángulo de 30º pero casi se recuesta sobre el diafragma. al corazón se le estudian:

    Ápice. El ápice o punta del corazón queda localizada a nivel del 5º espacio intercostal izquierdo sobre la línea media clavicular, más o menos a 8cm de la línea media esternal.

    Base. Está formada por los atrios derecho e izquierdo. El atrio derecho está más hacia delante y el atrio derecho está más hacia atrás, y formando parte, se ven los vasos que están llegando a los atrios derecho (venas cavas superior e inferior) e izquierdo (venas pulmonares). El atrio izquierdo es el que ocupa la mayor parte de l base del corazón.

    Cara anterior o esternocostal. Está en relación con el esternón y los cartílagos costales, a través de su pericardio y el mediastino anterior. Esta cara está dividida en una porción atrial y una porción ventricular.

    La porción atrial. En esta porción, hay un surco que está ocupada por la arteria pulmonar y la aorta. El tronco de la pulmonar queda más adelante; enseguida a la derecha y hacia atrás está la aorta, a los lados de estos quedan los atrios. El atrio derecho tiene una expansión llamada auriculilla derecha y del lado izquierda también hay una auriculilla izquierda en forma de caballito de mar y están al lado del tronco pulmonar.

    La porción ventricular. Aquí se haya un surco que baja hacia el ápice y que separa a los dos ventrículos en la parte anterior que se le denomina surco interventricular anterior por donde bajan vasos que irrigan al corazón. Entre la porción atrial y ventricular queda un surco llamado surco coronario o atrioventricular y va seguido por ramas de los vasos coronarios.

    Cara diafragmática. Mira hacia atrás y hacia abajo por lo que también se le llama posterior o inferior. Esta cara se encuentra descansando sobre el diafragma. La forman exclusivamente los ventrículos. Empieza en la parte superior por el surco coronario o atrioventricular que separa la cara diafragmática de la base. En esta cara, se encuentra un surco que va de surco coronario a la punta del corazón y que recibe el nombre de surco interventricular posterior. El ventrículo izquierdo forma la mayor parte de la cara diafragmática.

    Cara pulmonar o izquierda. Mira a la izquierda y al pulmón izquierdo. La forma sólo el ventrículo izquierdo (su porción que participa se llama cara libre del ventrículo izquierdo). Esta cara solo se presenta cuando el corazón se encuentra en sístole (se contrae) y se transforma en un borde.

    Configuración interna

    Está formada por cuatro cavidades: 2 atrios o aurículas y 2 ventrículos

    Ventrículos. Ambos ventrículos tienen forma cónica con la misma orientación que el corazón. En la base se encuentran dos agujeros, uno que comunica con el atrio y se llama agujero atrioventricular, y otro del que sale una vena, llamado orificio arterial.

    Los ventrículos se encuentran unidos el uno con el otro a través de una pared septal. Cada ventrículo tiene dos paredes: una pared septal y una pared libre. Su superficie interna es irregular debido a unas carnosidades llamadas músculos papilares. De acuerdo a su posición, los músculos papilares son de tres tipos:

  • De primer orden: van de la pared del ventrículo a la válvula atrioventricular; tienen una parte carnosa y unas prolongaciones tendinosas llamadas cuerdas tendinosas.

  • De segundo orden: van de algún lado de la pared del ventrículo a otro pero en su trayecto son libres de las paredes.

  • De tercer orden: todo su trayecto van pegadas en las paredes de los ventrículos y quedan formando relieves en las paredes.

  • Ventrículo derecho. Es más pequeño que el izquierdo; envía la sangre a los pulmones y estos están muy cerca, por lo que este ventrículo hace menos esfuerzo. El grosor de las paredes del ventrículo derecho es por tanto más delgada que las del izquierdo. En la base de este ventrículo se encuentra el orificio atrioventricular derecho cerrado por una válvula tricúspide. La tricúspide esta formada por tres láminas: 1) Cápside septal, 2) Cápside anterior, y 3) Cápside posterior. El orificio arterial es para la salida del tronco de la pulmonar y este orificio tiene otra válvula llamada semilunar o sigmoidea de la pulmonar, formada por tres láminas que cuelgan al interior del vaso como nido de golondrinas.

    La pared septal del ventrículo derecho es convexa en su interior. La pared libre del ventrículo derecho está formando la mayor parte de la cara esternocostal. De los músculos de su interior tiene tres músculos papilares de primer orden colocados igual que las cápsides de la válvula tricúspide, por lo tanto, tiene un pilar septal, un pilar anterior y un pilar posterior. Su función es evitar que las cápsides de la válvula se vayan hacia el atrio durante la contracción del ventrículo.

    Sus músculos de segundo orden van de la pared septal a la pared libre del atrio derecho y se le llama trabéculo septo-marginal, importante porque debajo del endocardio corre una estructura llamada rama derecha del fascículo del atrio derecho, que divide al atrio en dos cámaras: cámara de llenado y cámara de salida que comunican con la pulmonar.

    Ventrículo izquierdo. Es más grande y más grueso que el ventrículo derecho, pues tiene que hacer un mayor esfuerzo para bombear la sangre a las extremidades inferiores, tórax y abdomen, así como cabeza y cuello. Su vértice forma el ápice del corazón. Su base tiene el agujero atrioventricular izquierdo y su válvula bicúspide o mitral formada por dos cápsides: una anterior y una posterior.

    El orificio arterial es para la Aorta que presenta una válvula que se llama semilunar o sigmoidea de la aorta, igual a la de la pulmonar. Su pared septal es cóncava al interior; la parte superior de la pared septal es una superficie lisa. El ventrículo izquierdo tiene únicamente dos músculos papilares de primer orden, uno anterior y uno posterior.

    Atrios

    Están hacia atrás y hacia arriba de los ventrículos. Las paredes de ambos atrios son muy delgadas pues no tienen que hacer un esfuerzo grande para que la sangre circule hacia los ventrículos. Los atrios tienen una forma parecida a unos cubos.

    En su pared anterior tienen la comunicación con los ventrículos donde se encuentra el orificio y la válvula atrioventricular. Los atrios están unidos el uno al otro a través de la pared septal. Los dos atrios presentan una auriculilla u orejuela. Su superficie interna es lisa.

    Atrio derecho. En su parte anterior tiene al agujero atrioventricular derecho con la válvula tricúspide. En su pared superior tiene el agujero de desembocadura de la vena cava superior, mientras que en su pared inferior, el agujero de la vena cava inferior. En su pared inferior, junto a la pared septal, se encuentra la desembocadura del seno coronario. Su pared lateral presenta unas carnosidades que corresponden a músculos pectíneos (única pared que no es lisa). Su pared septal tiene una depresión llamada fosa oval (que representa la comunicación que existía en la vida embrionaria entre atrios y que al nacimiento se cierra) que presenta un borde anterosuperior denominado limbo de la fosa oval o anillo de Vieussens.

    La auriculilla del lado derecho es más grande y de forma triangular que sirve como reservorio de la cavidad y son parte importante de formación de coágulos y embolias.

    Atrio izquierdo. En su pared anterior presenta el agujero atrioventricular izquierdo con su válvula bicúspide o mitral. Su pared posterior presenta cuatro agujeros para las venas pulmonares, dos izquierdas y dos derechas. La superficie que queda entre los cuatro agujeros y que está en relación con el esófago es importante para definir si hay crecimiento del ventrículo izquierdo. Su pared septal tiene unas pequeñas irregularidades del miocardio llamadas pliegues semilunares. En la pared septal de este atrio no se observa la fosa oval.

    Pared

    Tiene tres capas que de adentro hacia fuera son: endocardio, miocardio y pericardio.

    Endocardio. Reviste el interior de las cavidades pero se dobla al pasar del atrio al ventrículo para formar las cápsides de las válvulas que están formadas por endocardio y tejido conectivo.

    Miocardio. Formado por fibras musculares cardiacas que tienen una gran resistencia. Estas fibras se originan en el tejido conectivo de las válvulas en lo que se llaman anillos valvulares. Las fibras que se dirigen hacia los ventrículos, van oblicuas haciendo una especie de remolino en la punta del corazón.

    Pericardio. La parte del pericardio en relación con el miocardio se le denomina pericardio seroso y el que está por fuera, s el pericardio fibroso.

    Proyecciones del corazón

    Hacia delante el área o sombra cardiaca va a ser la proyección del corazón en la superficie anterior. En la parte posterior el corazón se proyecta con los límites del mediastino inferior, por lo tanto, abarca las vértebras C-5 a C-8, pues empieza en el borde inferior de C-4.

    Sombra cardiaca: borde derecho (formado de arriba abajo por la vena cava superior, atrio y ventrículo derechos); borde izquierdo (presenta 3 bordes o salientes que de arriba abajo son: Botón Aórtico, Botón de la pulmonar y ventrículo izquierdo.

    El borde derecho: empieza en el segundo espacio intercostal derecho a centímetros del borde esternal y llega hasta el cuarto espacio intercostal derecho junto al esternón, unidos estos dos puntos por una línea ligeramente convexa hacia el lado derecho.

    El borde izquierdo: empieza en el segundo espacio intercostal izquierdo junto al esternón y termina en el quinto espacio intercostal izquierdo en la línea mediaclavicular que se une por una línea convexa hacia la izquierda.

    Esta área marcada es representada como un rombo con cuatro vértices que marcan el comienzo y la terminación del mismo. Cada vértice de est rombo representa un foco de auscultación.

    Focos de auscultación

    Foco aórtico: localizado en el 2º espacio intercostal derecho junto al esternón.

    Foco pulmonar: localizado en el 2º espacio intercostal izquierdo junto al esternón.

    Foco tricuspideo: localizado en el 4º espacio intercostal izquierdo junto al esternón.

    Foco mitral: localizado en el 5º espacio intercostal izquierdo en la línea mediaclavicular.

    Vascularización e Inervación del corazón

    Las arterias coronarias se originan de la porción ascendente de la aorta, justo por delante se encuentra la válvula semilunar de la aorta, la cual tiene un diámetro mayor en el sitio de salida de las arterias coronarias. A este ensanchamiento se le conoce con el nombre de seno aórtico o de balsalva o nacimiento de las coronarias. Cabe mencionar que las arterias coronarias se llenan durante la diástole.

    Coronaria derecha

    Después de originarse en la aorta, se acomoda entre la auriculilla derecha y tronco de la pulmonar, se va por el surco coronario del lado derecho y rodea al corazón dirigiéndose hacia atrás y después baja por el surco interventricular posterior hacia la punta del corazón, recibiendo el nombre de arteria interventricular posterior o descendente posterior. En su trayecto emite ramas para el atrio derecho, la pared libre del ventrículo derecho y para la superficie posterior de ambos ventrículos.

    Coronaria izquierda

    Después de su nacimiento se acomoda entre el tronco de la pulmonar y la auriculilla izquierda. Al llegar a la superficie anterior se divide en dos ramas:

    • Rama interventricular anterior o descendente anterior: baja a la punta del corazón por su cara anterior e irriga esta misma superficie que incluye a ambos ventrículos y al tabique interventricular.

    • Arteria circunfleja: corre por el surco coronario hacia la izquierda entrando a la parte posterior. Irriga la pared libre del ventrículo y atrio izquierdos.

    La arteria coronaria izquierda está dividida para dar seguridad al ventrículo izquierdo que es más indispensable para la circulación y no se bloqueé la irrigación de la mayor parte del cuerpo si llegase a sufrir un infarto.

    Venas

    No siguen el recorrido de las arterias y no tienen el mismo nombre. Estas son:

    Seno coronario. El corazón es drenado fundamentalmente por venas que desembocan en el seno coronario y en parte por pequeñas venas que desembocan directamente en las cavidades del corazón, sobre todo en el lado derecho. El seno coronario es una vena de 2.5cm de longitud que se localiza en la parte posterior del corazón entre el atrio y ventrículo izquierdos acomodado en el surco coronario. El seno coronario recibe la sangre de la vena cardiaca mayor por la izquierda y de las venas cardiacas media y menor por la derecha. El seno coronario desemboca en la aurícula derecha inmediatamente a la izquierda de la vena cava inferior y posterior al orificio auriculoventricular izquierdo.

    Vena cardiaca mayor: es la principal afluente del seno coronario. Se origina cerca del vértice del corazón y asciende por el surco interventricular anterior con la arteria interventricular anterior. Luego desemboca en el extremo izquierdo del seno coronario. En el orificio de entrada al seno posee una válvula. La vena cardiaca mayor drena las áreas del corazón irrigadas por la arteria coronaria izquierda.

    Vena cardiaca media: también se origina en el vértice del corazón pero asciende por el surco interventricular posterior con la arteria interventricular posterior. Desemboca en el extremo derecho del seno coronario.

    Vena cardiaca menor: camina por el surco coronario y desemboca a la derecha de la vena cardiaca media en el seno coronario. Aunque esta vena suele desembocar en el seno coronario, también puede desembocar directamente en la aurícula derecha.

    Las venas cardiacas media y menor drenan la mayor parte del corazón irrigada por la arteria coronaria derecha.

    Vena posterior del ventrículo izquierdo: pasa por su cara inferior y desemboca cerca de la mitad del seno coronario. Muchas veces se asocia a las ramas terminales de la rama circunfleja de la arteria coronaria izquierda.

    Drenaje linfático del corazón

    Los vasos linfáticos del miocardio y del tejido subendocárdico del miocardio drenan al plexo linfático subpericárdico. Los colectores de este plexo pasan por surco coronario acompañando a las arterias coronarias. Los distintos vasos linfáticos del corazón se unen en un solo vaso que asciende entre el tronco pulmonar y la aurícula izquierda y desemboca en los ganglios linfáticos traqueobronquiales, generalmente del lado derecho.

    Sistema de conducción del corazón

    Este sistema se compone de células musculares cardiacas y fibras de conducción, que están especializadas en el inicio de los impulsos y en su conducción rápida a través del corazón. Este sistema inicia los latidos normales del corazón y coordina las contracciones de las cuatro cavidades cardiacas. Las dos aurículas se contraen al mismo tiempo, al igual que los ventrículos, pero la contracción auricular ocurre antes. El sistema de conducción otorga al corazón este automatismo y ritmicidad en los latidos. Para que el corazón bombee eficazmente la sangre y pueda actuar sincrónicamente las circulaciones sistémica y pulmonar, es necesario coordinar todos los acontecimientos del ciclo cardiaco.

    El nodo sinoauricular (Nodo SA). Se localiza debajo del endocardio de la aurícula derecha junto a la desembocadura de la vena cava superior; es el elemento más grande del sistema de conducción. El nodo SA es el marcapasos natural del corazón. El nodo SA recibe inervación de las dos divisiones del Sistema Nervioso Autónomo. Este nodo emite impulsos con una frecuencia aproximada de 70 impulsos por minuto en la mayoría de las personas. La velocidad con la que se producen los impulsos en el nódulo puede variar por estimulación nerviosa: la estimulación simpática acelera la frecuencia, y la estimulación parasimpática, la frena.

    El nodo auriculoventricular (Nodo AV). Esta agrupación de tejido nodal, mucho más pequeña, se compone de células especializadas de músculo cardiaco y está situada en el tabique interventricular, en la cara ventricular del orificio del seno coronario. Los impulsos de las fibras de músculo cardiaco de las dos aurículas convergen en el nodo AV, que los distribuye por los ventrículos a través del fascículo auriculoventricular. El nodo AV conduce los impulsos más lentamente; la estimulación simpática acelera la conducción y la parasimpática, la frena.

    El fascículo auriculoventricular (fascículo AV). Esta agrupación de fibras especializadas del músculo de conducción, que se denominan a menudo fibras de Purkinje, se originan en el nodo AV y discurre por la porción membranosa del tabique interventricular. A este nivel, se sitúa inmediatamente inferior a la valva septal de la válvula tricúspide. El fascículo AV es el único puente entre el miocardio auricular y ventricular. El fascículo AV se divide en la unión entre las porciones muscular y membranosa del tabique interventricular en sus ramas derecha e izquierda. Cada rama camina en la profundidad del endocardio, por las paredes de los ventrículos. La rama derecha del fascículo AV inerva el músculo de tabique interventricular, el músculo papilar anterior y la pared del ventrículo derecho. La rama izquierda del fascículo AV, se distribuye por el tabique interventricular, los músculos papilares y la pared del ventrículo izquierdo.

    En el corazón, el hilo se encuentra en la parte de su base y el pedículo lo forman el tronco de la pulmonar, la aorta, las venas cava superior e inferior y las venas pulmonares derechas e izquierdas.

    Tronco pulmonar. Sale del ventrículo derecho, lleva sangre venosa pero sus características son iguales a las de las arterias. Se dirige a la izquierda 4 a 5cm y pasa bajo el arco aórtico y enseguida se divide en dos ramas formando una “T” dando origen a una arteria pulmonar izquierda y una derecha. Ambas conducen sangre a los pulmones.

    Aorta. Sale del ventrículo izquierdo dirigiéndose al lado derecho y formando una curva se dirige al lado contrario para formar lo que se denomina arco aórtico. Al llegar al lado izquierdo de la vertebraT-4, empieza a descender. Al descender la aorta hacia la cavidad abdominal pasa por un agujero localizado en la parte retroperitoneal del abdomen, por el hiato aórtico, acompañada del conducto torácico, generalmente la ven ázigos, y los dos troncos linfáticos intercostales que descienden desde el tórax hasta la cisterna del quilo.

    Vena cava superior. Se forma por la unión de los troncos venosos braquicefálicos. Se localiza detrás de los cartílagos costales 2º y 3º derechos y va a desembocar en el atrio derecho. En ella desemboca la vena ázigos.

    Vena cava inferior. Viene del abdomen y en cuanto atraviesa el diafragma por el orificio de la vena cava inferior, termina directamente en el atrio derecho. No tiene trayecto en tórax.

    Venas pulmonares. Llevan sangre oxigenada hacia el atrio izquierdo, pero sus características histológicas son de venas. Hay dos derechas y dos izquierdas y van en sentido horizontal y desde los pulmones hasta el atrio izquierdo.

    El mediastino posterior

    Esta porción del mediastino se coloca anterior a las vértebras T5 a T12 y posteriores al pericardio y diafragma. El mediastino posterior contiene: diversas estructuras longitudinales (aorta torácica, conducto torácico, venas ázigos y hemiázigos, esófago y plexo esofágico) y estructuras transversales (arterias intercostales posteriores, conducto torácico a su paso desde el lado derecho al izquierdo, algunas venas intercostales y componente de las venas hemiázigos).

    La aorta torácica

    La aorta descendente se puede dividir en una porción torácica y otra abdominal. La aorta torácica se sitúa en el mediastino posterior. Como prolongación del arco aórtico, se origina en el lado izquierdo del lado inferior del cuerpo de la vértebra T4 y desciende por el mediastino posterior a la izquierda de las vértebras T5 a T12. Esta gran arteria, cuyo diámetro es mayor de 2 cm, suele aplanar los cuerpos vertebrales. En su descenso, se aproxima al plano medio y desplaza el esófago hacia la derecha. La aorta torácica desciende por el mediastino posterior, apoyándose en la pleura izquierda, quedando el conducto torácico y la vena ázigos a su derecha. Existe un plexo autnómico fino, denominado plexo aórticotorácico, que la rodea. La aorta torácica se sitúa posterior a la raíz del pulmón izquierdo, pericardio y esófago. La aorta torácica termina anterior a la columna vertebral en el borde inferior de la vértebra T12. La aorta penetra en el abdomen por el orificio más posterior del diafragma, conocido como hiato aórtico. El conducto torácico y la vena ázigos desciende a su derecha y acompañan a la aorta a su paso por este hiato.

    Ramas de la aorta torácica

    La aorta torácica emite las siguientes ramas: bronquial, esofágica, pericárdica, mediastínica, intercostal posterior, subcostal y frénica superior. Las pequeñas arterias bronquiales constan de una arteria derecha y dos arterias bronquiales izquierdas. Únicamente las arterias bronquiales izquierdas se originan en la aorta. En general, dos ramas esofágicas irrigan el tercio medio del esófago. Las ramas pericárdicas emiten ramificaciones para el pericardio y las mediastínicas irrigan los ganglios linfáticos y otros tejidos del mediastino posterior. La aorta torácica también emite nueve pares de arterias intercostales posteriores que pasan al 3º-11º espacio intercostal, inclusive. Las arterias subcostales también se originan en la aorta torácica y las arterias frénicas superiores nacen en la porción más inferior. Las arterias frénicas pasan a la cara posterior del diafragma anastomosándose con las ramas músculofrenicas y pericardicofrénicas de la arteria torácica interna.

    El conducto torácico

    El conducto linfático principal asienta sobre los cuerpos de las últimas siete vértebras torácicas. Conduce la mayor parte de la linfa hacia el sistema venoso. A parte de recibir los vasos linfáticos de los ganglios linfáticos mediastínicos posteriores e intercostales, recibe todos los vasos linfáticos inferiores al diafragma. Drena la cisterna del quilo (extremo inferior expandido del conducto torácico), que está situada anterior a la vértebra T12 y en la cara posterior de la aorta, a su derecha. El conducto torácico pasa por encima de la cisterna del quilo a través del hiato aórtico del diafragma. En general, es una estructura de paredes finas y de un color blanco mate; su aspecto es rosado debido a la presencia de múltiples válvulas. El conducto torácico asciende por el mediastino posterior entre la aorta torácica y la vena ázigos. Luego, llega hasta la cara derecha del esófago y pasa por encima de él, anterior a los orígenes de las arterias intercostales posteriores derechas. A nivel de las vértebras T4, T5 y T6, el conducto torácico se cruza a la izquierda, por detrás del esófago y asciende hasta el mediastino superior. El conducto torácico suele desaguar en el sistema venoso cerca de la unión entre las venas yugular interna y subclavia del lado izquierdo. Normalmente se divide en dos o tres ramas separadas, que desembocan en el ángulo formado por estas dos venas.

    La vena ázigos

    Esta vena comunica las venas cavas superior e inferior, bien directamente uniéndose a la vena cava inferior o indirectamente a través de las venas hemiázigos o hemiázigos accesoria. La vena ázigos drena la sangre de las paredes posterior del tórax y del abdomen. Esta vena asciende por el mediastino posterior, y cerca de la cara derecha de los cuerpos de las últimas ocho vértebras torácicas. La vena ázigos está cubierta en su cara anterior por el esófago y pasa por detrás de la raíz y del pulmón derecho. Luego, forma un arco sobre la cara superior de esta raíz para unirse a la vena cava superior. Además de las venas intercostales posteriores, la vena ázigos se comunica con los plexos venosos vertebrales, que drenan el dorso del tronco, las vértebras y las estructuras del conducto vertebral. La vena ázigos también recibe sangre de las venas mediastínica esofágica y bronquiales.

    El sistema de la vena ázigos

    El sistema ázigos se compone de venas a cada lado de la columna vertebral que drenan el dorso del tronco y las paredes torácica y abdominal. Este sistema se caracteriza por una gran variación, no sólo en su origen, sino también en su trayecto, afluentes, anastomosis y terminación. La vena ázigos y su principal afluente, la vena hemiázigos, se originan habitualmente en la cara posterior de la vena cava inferior y en la vena renal, respectivamente. Las venas ázigos y hemiázigos representan otra vía de drenaje venoso del abdomen y del tórax.

    La vena hemiázigos

    Esta vena se origina en el lado izquierdo por la unión entre las venas subcostal izquierda y lumbar ascendente. Asciende por la cara izquierda de la columna vertebral, posterior a la aorta torácica hasta aproximadamente la vértebra T9. A este nivel se cruza a la derecha, posterior a la aorta, conducto torácico y esófago y se une a la ven ázigos. La vena hemiázigos recibe las últimas tres venas intercostales posteriores, las venas esofágicas inferiores y varias venas mediastínicas de pequeño tamaño.

    La vena hemiázigos accesoria

    Esta vena se inicia en el extremo medial del cuarto a quinto espacio intercostal y desciende a la izquierda de la columna vertebral desde T5 a T8. Recibe afluentes de venas del cuarto a octavo espacio intercostal y a veces de las venas bronquiales izquierdas. Cruza sobre las vértebras T7 o T8, posterior a la aorta torácica y al conducto torácico, para unirse la vena ázigos. A veces, la vena hemiázigos accesoria se une a la vena hemiázigos y desemboca con ella en la vena ázigos. La vena hemiázigos accesoria se comunica con frecuencia con la vena intercostal superior izquierda.

    El esófago

    Este órgano pasa desde le mediastino superior al posterior, descendiendo posterior y a la derecha del arco aórtico y posterior al pericardio y aurícula izquierda. Luego se desvía a la izquierda y pasa por el hiato esofágico en la cara posterior del diafragma, anterior a la aorta torácica descendente.

    Las relaciones anteriores del esófago en el mediastino posterior comprenden: el bronquio principal izquierdo; los ganglios linfáticos traqueobranquiales; el pricardio y la aurícula izquierda; y el diafragma, en la cara inferior. Las relaciones posteriores del esófago comprenden: los cuerpos vertebrales T5 a T12; el conducto torácico; las venas ázigos, hemiázigos y hemiázigos accesoria y las arterias intercostales derechas. En su extremo inferior, la aorta descendente se coloca entre el esófago y las vértebras. La cara derecha de esófago está próxima a la pleura mediastínica al pulmón, excepto en el lugar donde es cruzado por la vena ázigos. La cara izquierda del esófago también se halla próxima a la pleura mediastínica, por encima del arco aórtico, excepto en la región donde se interponen el conducto torácico y la arteria subclavia izquierda. El arco de la aorta y la aorta descendente quedan a la izquierda del esófago hasta el nivel de la vértebra T7. El esófago esta rodeado por el plexo esofágico, que se forma fundamentalmente por ramos esofágicos de los dos nervios vagos. Así mismo recibe ramas simpáticas a través de los nervios esplácnicos.

    Impresiones del esófago

    El esófago muestra tres impresiones o “constricciones” en su porción torácica, que se observan como estrechamientos de su luz a la radiografía oblicua de tórax cuando se ingiere una papilla de Bario. El esófago es comprimido por: el arco de la aorta; el punto en donde se cruza con el bronquio principal izquierdo; y el diafragma a su paso por el hiato esofágico. El esófago, vacío, no muestra ninguna constricción, pero cuando se expande durante su repleción, las estructuras indicadas comprimen sus paredes.


    Comentario sobre la región


    BIBLIOGRAFÍA

    Keith, L. Moore. Anatomía con orientación clínica. 3a. edición. Editorial Médica Panamericana, Madrid, España, 1999 Capitulo I

    Staubesand, Jochen. Sobotta. Atlas de Anatomía Humana. 19a. edición. Volumen II, Editorial Médica Panamericana, 1992 pp. 383

    18

    3

    Roberto Alvarado Velázquez El mediastino 3

    5

    Roberto Alvarado Velázquez El mediastino superior

    Roberto Alvarado Velázquez El mediastino superior 4

    10

    Roberto Alvarado Velázquez El mediastino inferior

    Roberto Alvarado Velázquez El mediastino inferior 9

    Roberto Alvarado Velázquez Comentario sobre la región 22

    Roberto Alvarado Velázquez Bibliografía 23

    Mediastinos. Cavidad torácica sin incluir los pulmones

    Mediastinos. Cavidad torácica sin incluir los pulmones