Matrimonio y divorcio

Sociología. Contrayentes. Civil y canónico. Requisitos. Iglesia Católica. Impedimentos. Disolución. Inestabilidad. Diálogo

  • Enviado por: La_necia
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

El matrimonio

El matrimonio es la unión legal de un hombre y una mujer para hacer vida común con el propósito de fundar una familia y procrear hijos, ayudarse mutuamente y manifestarse amor.

El matrimonio constituye una garantía para la perpetuación de la especie humana, por esta razón juega un papel importante en la sociedad. No hay dudas de que el matrimonio representa un alto grado de elevación moral de la familia, ya que mientras mayor numero de matrimonios exista, mas fortalecida estará la sociedad. De ahí, que nuestra constitución en el titulo II sección I de los derechos individuales y sociales, articulo 15, acápite C, reconozca el matrimonio como “fundamento legal de la familia”.

Los contrayentes de un matrimonio tienen una gran responsabilidad frente a la sociedad.

La declaración de los derechos humano también legisla sobre el matrimonio cuando lo declara como derecho en su articulo 16.

En nuestro país se reconocen dos tipos de matrimonio: el civil y el canónico.

En el matrimonio civil: la ley establece ciertos requisitos, como son:

  • Los contrayentes deben tener 18 años cumplidos, o en caso contrario, contar con el apoyo de los padres.

  • El matrimonio debe celebrarse públicamente ante las autoridades competentes, que están representadas por el oficial de estado civil.

  • Se requiere la Presentacion de la cedula de identidad y electoral.

  • El acto de celebración debe hacerse en presencia de dos testigos, los cuales firmaran el acta junto con los contrayentes.

El matrimonio canónico: es el que se celebra por la iglesia católica, que también tiene sus requisitos para poder efectuarse.

Existen motivos que pueden impedir la celebración de un matrimonio. Entre ellos se pueden mencionar:

  • El que uno de los cónyuges este casado. Si se contrae otro matrimonio, se cae en la bigamia, lo que esta penado por la ley.

  • El parentesco con familiares o descendientes cercanos como hermanos, tíos y sobrinos.

  • Para la mujer divorciada la ley impone dejar de transcurrir diez meses antes de contraer nuevo matrimonio salvo que sea con el mismo esposo.

  • La minoría de edad, a menos que se cuente con la aprobación de los padres.

Disolución del matrimonio:

sus causas y efectos

el matrimonio se disuelve por la muerte de uno de los cónyuges o por el divorcio cuando se trate de matrimonio civil.

El divorcio es la ruptura del vinculo matrimonial a través de las vías judiciales. En nuestro país en la ley civil se establece el divorcio.

Causas del divorcio:

Existen muchas y variadas causas que pueden conducir a la pareja al divorcio. Entra las mas conocidas están:

  • El adulterio cometido por cualquiera de los cónyuges.

  • El abandono voluntario del hogar, tanto por el hombre como por la mujer.

  • Maltratos físicos o morales.

  • Embriagues habitual o consumo de drogas.

  • Mutuo consentimiento.

  • Incompatibilidad de caracteres.

  • Condenación de uno de los esposos a una pena criminal.

Efectos del divorcio

El divorcio rompe el equilibrio de la familia. Esto se debe a que la falta de uno de los padres trastorna el desenvolvimiento normal del hogar.

Aunque sin dejar de reconocer que los cónyuges se afectan moralmente con la ruptura del matrimonio, los hijos son los que más sufren las consecuencias de esta situación.

Es muy frecuente encontrar en nuestra sociedad hijos abandonados como resultado de los divorcios. Las parejas deben tomar conciencia de que, cuando se rompe él vinculo matrimonial, las obligaciones entre los cónyuges terminan, pero queda la gran responsabilidad de los hijos. Este deber, esta obligación, se mantiene siempre.

La pareja, aun en la separación, debe tomar medidas y ponerse de acuerdo con relación a los hijos, de modo que el daño que el divorcio pueda producirles sea el menor.

La disolución del matrimonio crea una inestabilidad tanto física como moral y espiritual, pues “el matrimonio es la base de la familia”.

Las parejas, antes de tomar la decisión final de divorciarse, deben dialogar y agotar todos los recursos a su alcance con miras a llegar un posible entendimiento.

El dialogo es algo muy necesario en el matrimonio.