Materiales aislantes

Construcción. Instalaciones. Aislantes: eléctricos, Acústicos e hidrófugos. Aisladores

  • Enviado por: Alexis Pantaenius
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Que es para ti el tiempo? Tu manejas el tiempo o dejas que el tiempo te maneje y te pones nervioso pensando que no...
Ver más información

Curso de Integrales Múltiples
Curso de Integrales Múltiples
En este curso aprenderás integrarles dobles sobre funciones de dos variables e integrales triples sobre...
Ver más información


TRABAJO PRÁCTICO DE QUÍMICA

Introducción

La moderna tecnología de la construcción presenta como creciente necesidad la obtención de materiales aislantes que impidan la perdida de calor en recintos cerrados que protejan del ruido exterior y que preserven las instalaciones eléctricas de eventuales descargas.

Aislantes Eléctricos

Aisladores soporte:

Sostienen un conductor que presenta cierta diferencia de potencial respecto a los demás y a tierra.

Aisladores Pasantes:

Permiten el paso de un conductor bajo tensión a través de una pared genérica (por ejemplo aisladores o discos pasamuros). En su constitución más sencilla, el aislador pasante se presenta en forma mas o menos cilíndrica y con la superficie exterior perfilada de distinto modo según que deba utilizarse en el exterior o en el interior, estando perforados de punta a punta según su eje longitudinal, por donde pasa el cable o conductor. El material, de ordinario, es porcelana, aunque puede emplearse en ciertos casos papel baquelizado. Los aisladores pasantes mas destacados son los empleados en transformadores e interruptores en baño de aceite. Estos aisladores son asimétricos puesto que por una parte estan sumergidos en aire y por otra en aceite mineral; sus dimensiones dependen de la tensión de trabajo, pudiendo resultar enormes, hasta construir trabajos de cerámica muy especiales, de precio elevado. Para su fabricación se adopta la porcelana, material de optimas características eléctricas, robusto y muy duradero. La parte superficial externa se pinta con un barniz que lo impermeabiliza y que, después, se cuece en un horno a alta temperatura, vitrificándolo. Otro material empleado, cuando las condiciones no son muy exigentes, es el vidrio, de composición adecuada, en colores blanco o verde. Se usa para aisladores en sistemas eléctricos de baja y media tensión, así como para líneas telefónicas y telegráficas. Para estos usos el vidrio resulta más frágil y más propenso a agitarse que la porcelana, a la que casi iguala en cuanto a características eléctricas. Otro material es el Pyrex, formado de cuarzo fundido, que presenta gran dureza y resistencia y no acusa los efectos de los cambios bruscos de temperatura; se usa en líneas eléctricas a tensiones medias y altas, así como en líneas telefónicas de alta frecuencia. El problema del aislamiento puede definirse simplemente como la necesidad de mantener dieléctricamente separados miembros entre los que existe una diferencia de potencial, y la primera solución que puede darse es la de adoptar columnas de material aislante, sobre las que se fijan materiales adecuados para el anclaje de los conductores, y en cuyas bases se disponen abrazaderas adecuadas para anclarlos a los soportes. Las primeras condiciones que deben satisfacerse son las mecánicas, debido a los esfuerzos (quizá elevados) que pueden obedecer a causas puramente eléctricas, como la proximidad de otros conductores bajo tensión. Con las distancias comúnmente adoptadas, esas acciones electrodinamicas son muy modestas, pero en caso de deterioro esto cambia, ya que tales fuerzas son proporcionales al cuadro de la intensidad de la corriente que circula por los conductores, que, en caso de cortocircuito puede hacerse incluso diez veces superior a la normal, desde el punto de vista eléctrico, las condiciones quizá sean más sencillas, ya que los materiales adoptados para la construcción de aisladores poseen siempre una rigidez dieléctrica y una resistividad elevadisimas, por lo que las corrientes que pueden circular entre conductores y soportes a través de los mismos aisladores, son extremadamente reducidas.

Por consiguiente el caso no es grave respecto al fenómeno a través del aislador, pero puede serlo respecto a la superficie del mismo. Las corrientes superficiales pueden llegar a adquirir valores intolerables, en función del dieléctrico que lo rodea y de los depósitos que se puedan formar en la superficie del aislador. Es preciso tener en cuenta, de modo especial, las condiciones ambientales, ya que se pueden producir lineas de dispersión indeseables, lo que hace necesario perfilar de modo correcto el aislador a fin de disminuir esos peligros de manera considerable.

Las proporciones de todo el complejo deben ser tales que en cualquier punto del espacio que lo rodea existan las condiciones de estabilidad dieléctrica, o sea, que el gradiente de potencial allí existente sea siempre inferior al gradiente critico del medio que lo rodea; por tanto el aislador debe diseñarse de acuerdo con las características del medio en que deba quedar sumergido, lo que determina principalmente su tamaño. Ello se ratifica al observar los aisladores pasantes para transformadores e interruptores, ya descritos, los cuales, frente a un espesor bastante modesto, presentan una notable longitud, desigualmente repartida. En efecto, el aislador aparece asimétrico, puesto que la sumergida en el aceite, material de propiedades dieléctricas más elevadas, en cuyo seno no son tan de temer las descargas superficiales.

Los aisladores soportes tienen forma estándar, tanto para interiores como para el exterior. En el caso que debido a la tensión de trabajo uno no fuese suficiente, se reúnen entre varios elementos en serie, cosa muy fácil ya que en sus extremidades llevan cementadas bridas de sujeción adecuadas.

Aisladores de resinas. De constitución especial y mucho más resistentes que los cerámicos. Si son sometidos a esfuerzos por efecto de dilataciones o contradicciones de las barras que soportan, puede resultar más convenientes y hasta más fácil, adoptar terminales de fijación especiales que permitan un ligero desplazamiento de los conductores.

Aisladores ovoides. Elementos de forma ovoidal, provistos de los orificios necesarios para alojar elementos lineales de circuitos que funcionen a tensiones distintas, sin que funcionen a tensiones distintas, sin que, por ello, puedan llegar a establecer contacto o causar molestia alguna. Los aisladores ovoides se emplean particularmente para tensar partes del circuito aisladas en el espacio.

Aisladores de sección. Elementos aislantes dispuestos entre dos partes sucesivas de un circuito.

Aislantes acústicos

Son sustancias capaces de impedir, o almenos limitar, la propagación del sonido de un ambiente a otro. No obstante, en la practica, ningún aislante es capaz de eliminar completamente los sonidos que se propagan hacia un ambiente protegido, puesto que no existen sustancias completamente los sonidos que se propagan hacia un ambiente protegido, puesto que no existen sustancias completamente opacas a las radiaciones sonoras. Si las ondas sonoras se propagan en el aire, el mejor aislamiento se obtiene con una doble pared cuyo interior se llena de aire o de un material fonoabsorbente (lana de vidrio, corcho, fieltro, etc.) En el caso de vibraciones sonoras que propagan a lo largo de estructuras sólidas, el aislamiento se obtiene interrumpiendo, si es posible, la continuidad del camino de las vibraciones, mediante fonoabsorbentes (fieltro, etc.) o mediante uniones elásticas o amortiguadas.

Aislante hidrófugo

Material que tiene por objeto evitar en las construcciones la infiltración de agua procedente de los muros subterráneos o de las azoteas. En general son hojas de fieltro, telas, cartones bituminosos, dispuestas con amplios solapes en los perímetros colindantes, sobre un remolque de 2 a 3 cm de mortero de cemento. Si el aislante hidrófugo se presenta en forma de masilla bituminosa o asfáltica, se aplica directamente sobre las paredes a impermeabilizar ya sea a mano o con equipos adecuados y con un espesor de 5-8 mm.

Electrot. Sustancia que presenta conductividad eléctrica casi nula o al menos muy pequeña, empleada para mantener un buen aislamiento. Las características fundamentales necesarias para un aislante eléctrico son: alta resistividad, es decir, alta resistencia especifica lineal y alta rigidez dieléctrica, o sea aptitud para soportar tensiones elevadas. En los buenos aislantes, como la porcelana, la mica, la baquelita, etc., el coeficiente de resistividad es del orden de los 1014 ohomios/metro o más hasta alcanzar valores de 1018 % 1019 para el ámbar y para la araldita que son los mejores aislantes conocidos.

A un aislante se le pueden exigir también determinadas condiciones térmicas, mecánicas, químicas, etc., según el empleo que deba dársele. En efecto un aislante pueden emplearse en dispositivos que alcancen temperaturas elevadas, como los hornos eléctricos; pueden estar sometidos a grandes esfuerzos mecánicos, como en el caso de los aisladores de suspensión de las líneas aéreas y en el de las barras de distribución; puede quedar expuesto a la acción de sustancias particularmente activas, como en el caso de las factorías de la industria química, donde deben resistir la acción de los ácidos, álcalis, vapores de varias clases, humos calientes, aceites y grasas. Por lo tanto en las aplicaciones practicas es preciso lograr en cada caso un equilibrio entre diversas exigencias.

Aislantes gaseoso: los gases constituyen medios aislantes óptimos, siendo el aire el ejemplo más típico. Generalmente sus características aislantes aumentan con la presión, presentando una rigidez dieléctrica muchas veces superior a la de muchos sólidos y líquidos. El único limite que existe con respecto a sus propiedades dieléctricas es una descarga que se inicia cuando entre 2 conductores sumergidos en él ceno de un gas se establece una determinada diferencia de potencial muy elevada, características para cada gas y para cada presión. Para valores menores que seta tensión disruptiva se mantiene un aislamiento casi perfecto. Interruptores, conectores, conductores aéreos, contactos, aparatos, etc., disfrutan, poco o mucho del aislamiento del aire en cuyo seno se encuentran. Existen gases que poseen aislamientos netamente superiores al del aire; entre estos existe el hexafluoruro de azufre SF6.

Aislantes líquidos. Son aceites minerales que se utilizan en el interior del dispositivo en que se preciso aislar homogéneamente varios conductores sometidos a distintas tensiones. Los ejemplos más típicos son los transformadores e interruptores, cuando la tensión supera el modesto limite del millar de voltios. Los mismos aceites minerales se prestan para la impregnación de sustancias sólidas como papel, seda, algodón, etc., de modo que se mejoren sus características aislantes tal como se hace en los condensadores y en los cables eléctricos.

Aislantes sólidos. Son los comúnmente adoptados y pueden dividirse en 2 clases: aislantes orgánicos y aislantes inorgánicos o minerales. Entre los primeros citaremos el algodón, el papel, la seda, la goma, la madera, y varios plásticos tales como la baquelita, el nylon, el teflon, la ebonita, etc. entre los inorgánicos citaremos el cuarzo, la mica, el amianto, los óxidos de aluminio, el vidrio, las cerámicas, y la porcelana. Salvo excepciones, los aislantes inorgánicos son siempre rígidos y encuentran aplicaciones en el sostenimiento de líneas aéreas, como aisladores pasantes en transformadores e interruptores, en columnas de seccionadores y descargadores como protectores para cartuchos fusibles, para lo que generalmente se emplea le porcelana, o bien, cuando se trata de aislar las delgas de los colectores de maquinas de corriente continua, se emplea exclusivamente mica de buena calidad. Para el mismo fin puede utilizarce, con tensiones más bajas, aislantes orgánicos más rígidos, su empleo esta mucho más difundido como aislantes flexibles, en forma de cintas y folios con los que se asilan hilos y cables. Entre los aislantes, los que presentan mejores características son los inorgánicos que adoptan distintas disposiciones con el fin de obtener sobre una base flexible de aislante orgánico, un aislamiento con materia inorgánica de calidad superior; el problema es tan importante que las maquinas eléctricas se dividen en clases según las materias aislantes que utilizan, de modo que se asegure el funcionamiento para distintas temperaturas de régimen. Un aislante es tanto mejor cuando más elevada es la temperatura que soporta sin experimentar ningún deterioro.

Term. Aislante térmico. Toda sustancia capaz de impedir o limitar la propagación de calor. Un aislante térmico es tanto mejor cuando menor es su coeficiente de conductividad térmica, definido como él numero de calorías que, en un segundo y en el sentido de la temperatura decreciente atraviesan un centímetro cuadrado de sustancia siendo el gradiente de temperatura de 1°C/cm.

Los aislantes pueden presentarce en polvo, en granulado, en placas o en piezas adaptables a tubos. A menudo se construyen de materiales porosos y ligeros, los cuales presentan en su masa diminutas cavidades de aire. Los aislantes orgánicos resultan adecuados para temperaturas bajas y medias (no mas de 100º C.). En la industria frigorífica se utiliza mucho el corcho que se emplea en piezas, en granulado, o bien, aglomerado, preferiblemente con brea, que lo protege de la humedad. Para usos análogos se adoptan briquetas y manguitos de turba impregnada con sustancias no higroscópicas. Los materiales fibrosos como, desperdicios de seda, algodón, etc., son aislantes óptimos, pero a menudo no aconsejable por su higroscopidad y combustibilidad. Esta ultima se solventa mediante imbicion con sustancias adecuadas (silicatos).

Los aislantes inorgánicos son los únicos que en la practica se pueden emplear a temperaturas superiores a 100ºC. Entre las sustancias en polvo mencionaremos el serrín mineral, la magnesia y el polvo de escorias; con estos polvos añadiendo agua y aglomerantes, pueden formarse pastas para aplicar a los objetos que deban aislarse. Entre los materiales peligrosos es preciso mencionar a la lana de vidrio en hilos finísimos y desordenados, o bien, en panales y, sobre todo, el amianto, que puede usarse en forma de placas, paneles, hilos, cintas, etc. Para temperaturas muy elevadas (del orden de los 1000ºC) se emplean materiales refractarios compuestos de serrín mineral o magnesia a los que se añade arcilla y aglomerantes orgánicos, cocidos a temperaturas a las que el aglutinante se quema, dando una masa esponjosa.

Barnices

Preparados de variada consistencia que, extendidos en delgada capa sobre una superficie, se desecan por acción del oxigeno del aire o por evaporación del solvente, dejando adherida a dicha superficie una película delgada resistente y elástica. Todo barniz contiene una sustancia filmógena, junto con uno o varios vehículos líquidos.

Barnices aislantes:

Son usados en la industria eléctrica para ciertos tipos específicos de aislamiento, como los hilos de reducido diámetro de los arrollamientos de pequeños motores y aparatos eléctricos. Se trata siempre de barnices de secado rápido, capaces de adherirse fuertemente, formando películas continuas y compactas.

BIBLIOGRAFIA

Libro Autor Editorial

Enc. Barsa William, Beneton Britanica

Enc. Britanica --------------------- Britanica

Enc. Aula --------------------- Cultural

Enc. Espasa Calpe --------------------- Espasa

Enciclopedia de

La mecanica --------------------- -----------