Materia prima y energía

Plan energético nacional. Protocolo de Kioto

  • Enviado por: Ally
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad

LECCIÓN 8 : MATERIA PRIMA Y ENERGÍA

Declaraciones de Naciones unidas contemplan preservar los recursos naturales de la Tierra y el no malgastar los recursos no renovables de la Tierra. Respecto a esto último, la vía para lograrlo es mediante el reciclado de residuos, eficacia en la utilización de la materia prima y la energía y la utilización de recursos naturales renovables.

La Unión Europea tiene abundantes medidas e instrumentos para impulsar la estrategia antes citada ( programa Thermie , SAVE, programa Altener , ...etc ) .

La Unión Europea intenta aunar la eficiencia energética y la del empleo de la materia prima mediante el estudio de qué exigencias ecológicas se deben plantear sobre el ciclo de vida de los productos . El objetivo de esta política es reducir el impacto ecológico de los productos durante todo el ciclo de vida de los mismos y así conseguir una utilización más eficaz de los recursos . Para todo esto publicó en marzo de 2001 un Libro Verde sobre la política ecológica de los productos.

La teoría de la eco - eficiencia consiste básicamente según su progenitora Sara Gómez Palomo en producir más con menos, esto es, una filosofía empresarial que contempla el desarrollo sostenible. Para esto se propone la reducción en el uso de materiales, energía, dispersión de sustancias tóxicas y el aumento de las posibilidades de reciclado, uso sostenible de recursos renovables y alargar la vida de los materiales y del producto .

La utilización de los recursos no renovables incrementa la presencia en la atmósfera del dióxido de carbono (CO2) , gas que junto a otros originan el efecto invernadero y el efecto térmico asociado a este.

La eficacia energética , la elección de la materia prima menor-contaminante y una buena tecnología son puntos a tener en cuenta en las auditorias medioambientales para lograr disminuir la “intensidad energética”.

El PLAN ENERGÉTICO NACIONAL, en vigor desde 1991 a 2000 contempla una estrategia energética y medioambiental (ESEMA) que incide fundamentalmente en el plan de Ahorro y Eficiencia Energética que a su vez está relacionado con la reducción de la emisión de CO2 a la atmósfera .

La intensidad energética se define como la relación entre el consumo final de energía y el producto interior bruto de un país e indica el aumento o disminución de la eficiencia energética.

El Consejo de Ministros, en su reunión de 25 de julio de 2003, adoptó un Acuerdo por el que se aprueba el Programa nacional de reducción progresiva de emisiones nacionales de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles (COV) y amoniaco (NH3). Contiene una inicial aproximación a las medidas de reducción progresiva de las emisiones nacionales significativas de los sectores industrial (SO2 y COV, y referencia a NOx), energético (SO2 y NOx), transporte (NOx y COV) y agrario (NH3), esencialmente. Las condiciones ambientales que pueden proponerse como consecuencia de la aprobación del marco legal vigente común a todos los sectores citados se resumen, en particular, en las que derivan del VI Programa de Acción, así como las del Programa CAFE (Clean Air for Europe).

EL PROTOCOLO DE KIOTO ( 1997 ) . Convenio Marco sobre el cambio climático ratificado por España en 1993 que marca los compromisos para emisiones de CO2 y otro gases de efecto invernadero en los horizontes 2005, 2010 y 2020 . Se trata de la norma básica para las políticas que luchan contra el cambio climático .

El Protocolo de Kyoto, adoptado en diciembre de 1997 y ratificado por la UE en abril del 2002, establece el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto de invernadero en los países industrializados un 5% por debajo de los niveles de 1990. Este objetivo debe alcanzarse en el promedio de las emisiones que se realicen en el periodo 2008-2012. La UE se compromete a reducir sus emisiones, en promedio, un 8% por debajo de los niveles de 1990 y España se compromete a no aumentar sus emisiones en más de un 15% sobre los niveles de 1990. El Protocolo es un compromiso de sus signatarios para alcanzar los objetivos señalados usando una serie de políticas y “Mecanismos de Flexibilidad” como son el Comercio de Emisiones (ET), el “Mecanismo de Desarrollo Limpio” (CDM) y la “Implementación Conjunta” (JI). CDM y JI permiten a cada país, bajo ciertas condiciones, contabilizar como suyas reducciones de emisiones obtenidas mediante inversiones realizadas en otros países.

El Protocolo establece objetivos de reducción de emisiones pero no penalizaciones u otros sistemas coercitivos eficaces para forzar el cumplimiento de los compromisos de cada país signatario.