Masturbación

Sexualidad. Significado. Repercusiones salud. Afectividad. Evolución edades

  • Enviado por: Dana
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Master en Facility Management
Structuralia
Master título Propio de la Universidad Internacional de La Rioja El Facility Management (gestión y...
Solicita InformaciÓn

Curso Superior en Dirección y Gestión de Proyectos
Universidad de Salamanca, Fundación General
- Elaboración de un Proyecto Real a través de las diferentes etapas de inicio y planificación mediante Plantillas y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCIÓN

El presente tema desarrollado es el de la masturbación la cual se trata de abarcar todos los puntos que pueden englobar este concepto, desde la definición mas básica (o mas antigua) pasando por otras en la cual tratan de definirla en un ámbito psicología, social y catalogándola con respectos a algunos trastornos cuando su práctica es exagerada por parte de los individuos (entiendase como hombre, mujer y niños).

La masturbación es uno de los tabúes más depurados en nuestra cultura; la palabra quizás provenga del vocablo latino manus stuprare, algo así como cometer estupro (abuso o violación), contra uno mismo utilizando las manos. Si tenemos presente que el término estupro conlleva una acción vergonzosa o humillante, queda a la vista la censura que la palabra masturbación lleva implícita.

La masturbación se realiza solo cuando va acompañado de fantasías e imágenes eróticas, las cuales varían de un individuo a otro, ya que para lo que algunos le da placer para otros simplemente no, de ahí que la experiencia para cada individuo es única .

PRESENTACION DEL TEMA.

El tema presentado para la investigación del grupo es la masturbación. Como un concepto estigmatizado socialmente hubo la atracción por esclarecer todos tabú, sino que también todo lo que conlleva el desarrollo de la temática.

Una definición bien sintetizada de la masturbación: es la estimulación de los órganos genitales para producir placer erótico que se haces con la mano u otros medios.

A través del tiempo la masturbación en algunas tribus o culturas es signo de algunos rituales propios de su existencia por ejemplo; en algunas culturas primitivas se consideraba favorable la masturbación de los adultos de ambos sexos. En la Grecia clásica, la masturbación era considerada como una válvula de escape cuando no sé tenia pareja.

Los antiguos hindúes aprobaron la masturbación. Las mujeres empleaban penes artificiales y los hombres muñecas con aberturas vaginales hechas con frutas, hortalizas y hojas. Los taoístas chinos censuraban la masturbación masculina (por la creencia de que se perdían sustancias esenciales), pero consentían la estimulación femenina. Algunas mujeres japonesas emplean objetos huecos llenos de mercurio, que mantenían dentro de su vagina para obtener sensaciones eróticas al andar.

Algunos mitos que existían era que las antes a las personas que se masturbaban se les amenazaba por medio de diversas consecuencias: se volvería loco, se quedaría ciega o enana, le saldría joroba o verrugas en la cara o pelos en las manos ¡Todo esto era y es falso! La masturbación no causa ningún daño; lo único que podría ser nocivo al masturbarse no es el hecho, sino el miedo que se tiene al hacerlo.

Como se ve, los mitos sobre las consecuencias de la masturbación van desde lo absurdo hasta lo terrorífico, ya que también se ha hecho creer que produce acné, impotencia, frigidez, esterilidad y que se conciben niños defectuosos; pero no es posible.

No siempre masturbarse es signo de algún desvió ya que muchos terapeutas habla de la posibilidad del empleo de la autoestimulación con fines terapéuticos, siempre y cuando el paciente lo acepte, para revertir casos de eyaculación precoz y retardada, anorgasmias o disfunciones erectivas.

Un estudio reciente descubrió que la masturbación estaba empezando a practicarse mas pronto en ambos sexos y que había mas personas casadas que se masturbaban con una variedad de placer.

De esta manera se cree que el 94% de los hombres se masturban y el 63% de las mujeres también. Aunque cada día esta en aumento las mujeres que se masturban pero el caso es que estas siempre lo ocultan.

DESARROLLO DEL TEMA

& Masturbación.

& Definición:

La masturbación, definida como la autoestimulación genital a solas, responde a una pulsión, a una necesidad de reconocimiento corporal o de satisfacción del deseo a través de caricias en los genitales. No se refiere solamente a la etapa de la pubertad: también la vemos en los niños muy pequeños, que incluyen el hecho de tocarse entre sus juegos más recurrentes. Hay quienes piensan que esta actividad en los pequeños debería reprimirse, pero el castigo del toqueteo o de la autoestimulación genital no tiene ninguna utilidad ni resultado positivo: en la práctica no resulta.

La masturbación, si se realiza solo va acompañada de fantasías e imágenes eróticas, las cuales varían de un individuo a otro.

La palabra masturbar indica autoestimulación pero también podría dirigirse a la estimulación manual otra persona. A esta actividad sexual se le ha dado una desaprobación en la cultura occidental y a su significado se le ha distorsionado para darle una censura moral.

A pesar de los distintos juicios a los que se les ha sometido, hoy en día se sabe que esta es una actividad normal, que practica la mayoría de los individuos de la mayoría de las sociedades.

& Un descubrimiento interesante en los estudios que se han hecho es que la incidencia y la frecuencia de la masturbación aumenta cuando más elevado en la educación.

Y analizando datos de cifras, no existe una explicación científica adecuada de por que la incidencia y la frecuencia de la masturbación es menor entre las mujeres. Estudios recientes sugieren que, a medida que las mujeres aceptan que tienen el mismo derecho de placer sexual que los hombres, su complacencia en la masturbación va aproximándose mas a la de los varones.

La masturbación en los hombres.

La masturbación es casi siempre una actividad solitaria. La mayoría de los hombres piensan en una actividad sexual durante su masturbación y pueden aumentar su excitación con imágenes eróticas.

Sus fantasías suelen ser actividades sexuales que nunca practican en la vida real como el sadomasoquismo, la violación o la relación sexual con una persona del sexo opuesto al de su pareja.

La técnica masculina es mover una o ambas manos arriba y abajo a lo largo del pene, como el movimiento que se tiene dentro de la vagina. Para que la sensación sea más parecida se utiliza en coacciones, algún tipo de lubricante. Sin embargo, la fricción necesaria se puede conseguir de innumerables formas.

La masturbación en las mujeres.

La masturbación en las mujeres es una actividad solitaria. En la masturbación femenina desempeña un papel importante las fantasías de episodios románticos, de seducciones, coitos, violaciones y otras situaciones exóticas.

La técnicas de la masturbación de las mujeres son mas variadas, lo más frecuente es que utilicen los dedos para acariciar los lados del clitoris hasta obtener un orgasmo. La masturbación intravaginal es menos frecuente ya que siempre deberá ir acompañada de la estimulación del clítoris ya que en este esta concentrado todas las determinaciones de placer.

Las niñas a las que se les enseño a avergonzarse de tocar sus órganos genitales a menudo son las que más se masturban sin usar las manos ya que tan solo requieren de un cojín para presionarlo con las piernas o contraer los músculos de forma rítmica y así obtener el orgasmo.

Niños y jóvenes.

Se ha observado que los bebes tanto varones como niñas, se pueden masturbar hasta el orgasmo cuando solo tienen un mes de edad. Dado que la autoestimulación genital proporciona placer, esta es natural en cuanto el bebe desarrolla el control muscular necesario para realizar acciones de liberadas con sus manos.

Con la pubertad las hormonas sexuales alcanzan niveles de adulto permitiendo cimas de excitación y respuestas eróticas. El crecimiento y los cambios físicos de los órganos sexuales en esta etapa necesitan que los adolescentes aprendan acerca de sus nuevos cuerpos y sus órganos genitales, y que se familiaricen con las sensaciones de las respuestas sexuales adultas.

Adultos y ancianos.

Durante el final de la adolescencia y la mayor parte de la edad adulta, la masturbación actúa sobre todo como una variedad del placer sexual a como la sustitución de una compañía sexual.

En la edad adulta y durante la vejez sigue cumpliendo el mismo propósito pero adquiere un significado más amplio. A medida que las personas van envejeciendo es probable que la finalidad de esta actividad sexual se vaya haciendo menos a causa de enfermedades propias o de la pareja.

Explicaciones psicológicas y trastornos.

Freud habla de un retorno terapéutico del onanismo; en el mismo encuentro, Wilhelm Reich llegará a decir que “si un paciente logra su primer orgasmo, por lo menos masturbatoriamente, es un logro en camino hacia la mejoría”. También sostenía que los padres intentaban suprimir la sexualidad infantil para facilitar la sumisión de los hijos al poder de la autoridad paterna.

En un párrafo Freud decía: “También puede hablarse de un retorno terapéutico del onanismo. Muchos de ustedes ya habrán hecho, como yo, la experiencia de que es un libre progreso que el paciente ose de nuevo practicar el onanismo en el curso del tratamiento”.

Puede ocurrir que la masturbación responda a causas no eróticas como estados obsesivo-compulsivos o como forma de calmar momentos de angustia. Es aquella que se hace sin placer, como un ritual, impulsivamente, o a la que se recurre frente a una situación tensionante, a veces sin importar el lugar, el momento o el entorno. Cualquier estado de angustia que provoque displacer, lleva a una masturbación como manera de vivenciar, aunque efímera e ilusoriamente, una sensación placentera pero no suele ser eficaz para resolver ningún conflicto. Si un chico se estimula sus genitales es parte de su desarrollo psicosexual, pero si lo hace en público, en la escuela o de una manera irrefrenable, no es que tenga un problema causado por la masturbación sino que se masturba como consecuencia de una dificultad a la que no encuentra solución. Otro sería el caso de aquellas personas que se masturban de manera excluyente y no entablan relaciones con ningún sexo. Podría encubrir personalidades esquizoides, introvertidas o fóbicas, o aquellos con aversión sexual que temen el contacto con los otros y prefieren refugiarse en un mundo de fantasías por temor a la realidad.

Es bastante común que las parejas practiquen juegos de estimulación manual-genital, pero a esto yo no lo llamaría masturbación (que, en su estricto sentido, significa estimulación sexual por uno mismo, a solas) ya que es un juego erótico de estimulación compartida. Una variante sería masturbarse mirando a la compañera; otra serían aquellos que necesitan de la estimulación directa para poder concretar el acto sexual. Por ejemplo, en los varones que han cruzado la barrera de los 50, puede ser un recurso que utilicen ellos mismos frente a sus parejas.

En otro orden de cosas, hay eyaculadores precoces que la utilizan previamente para hacer más prolongado el coito, pero es un pésimo recurso porque a medida que pasan los años, el período refractario es más largo, la capacidad de recuperación disminuye y conseguir una erección y, más aún, un segundo orgasmo, ya no resulta tan sencillo como a los 20 o 30.
”En los adolescentes se da con mayor frecuencia debido a la irrupción de un intenso impulso sexual por la llegada de hormonas al torrente sanguíneo, lo que produce una intensificación de la libido (energía sexual). Los jóvenes pueden hacerlo una, dos o más veces al día, sin que los afecte en nada, porque ese flujo hormonal les otorga una pulsión sexual que necesitan canalizar y que su plena vitalidad permite sin consecuencias ulteriores. Si bien es cierto que disminuyen la frecuencia masturbatoria cuando comienzan a hacer el amor con las chicas, suelen coexistir ambas prácticas.”

No todos los varones se masturban igual: si es con la mano, hay diferentes formas de frotar el pene. Está quien utiliza toda su mano y aprieta fuerte el miembro y aquel que sólo utiliza el dedo pulgar e índice a modo de anillo. Muchos, varones o mujeres, no recurren a sus manos y se frotan contra el colchón o una almohada, pero en algunos de estos casos donde se evidenció un rechazo a tocarse podíamos ver, a posteriori, cuadros de eyaculación retardada o ausente y anorgasmias o fobias sexuales. También ciertas personas se excitan adicionando un estímulo anal o acariciando partes de su cuerpo, otras disfrutan frotándose con cremas, viendo películas pornográficas o mirando fotos de desnudos.
En determinados casos podríamos detectar comportamientos patológicos, como aquellos que se dan fuera de contexto. Si un individuo en vez de hacerlo en su intimidad se masturba públicamente mirando parejas, es evidente que estaría encuadrado en una parafilia -cuando se necesitan de actos inusuales o extravagantes para lograr la excitación: en este caso son exhibicionistas o voyeuristas (es interesante ver que es una parafilia detectable, casi de manera excluyente, entre los varones). Otro rasgo que podría denotar cierta distorsión de la norma es cuando se vuelve un modo exclusivo de obtener placer. Habría que revisar en estos casos qué es lo que impide relacionarse sexualmente con otras personas porque, evidentemente, algo no está funcionando adaptativamente en su estructura psicológica, hecho frecuente en las aversiones y fobias sexuales.

“La masturbación femenina ha sido más reprimida y censurada culturalmente que la masculina. Si bien los varones, con o sin culpa, lo hacen, muchas mujeres han inhibido tal posibilidad. Aunque algunas de ellas no reconocen una masturbación directa, al interrogarlas recuerdan ciertos juegos que son evidentemente sucedáneos de ella, como por ejemplo colocarse las manos o un almohada entre los muslos o frotarse contra la cama o algún borde. Si bien hay mujeres que disfrutan de su sexualidad sin haber pasado por la etapa de autoestimulación, observamos con gran frecuencia, en aquellas que consultan por anorgasmia, en sus antecedentes sexuales no registran el haberse masturbado, lo que permite advertir una falta de permiso para explorarse y reconocerse genitalmente y esto frecuentemente se liga con la dificultad de llegar al orgasmo.”

La masturbación como arma terapéutica.

Si bien excede los marcos de este trabajo una detallada descripción del uso de la autoestimulación en el marco de las Terapias Sexuales podemos decir que es un instrumento técnico de primer orden (como es el caso de las técnicas de parada-arranque, a realizar fuera de la consulta médica, o el método de Semans) en programas de tratamientos para eyaculación precoz, anorgasmias, disfunción eréctil y fobias sexuales del varón y la mujer. El objetivo inicial consiste en la eliminación de tantos factores de inhibición como sea posible ya que muchas veces la presencia de otra persona ejerce un efecto inhibidor importante, hecho observable en las fobias sexuales. Se intenta reducir la ansiedad y exigencias de rendimiento del paciente, dándole (a través de técnicas conductuales), cognitivas o gestálticas- un cierto “permiso” para lograr el orgasmo o la erección. Estas Terapias Sexuales suelen ser de mayor efectividad cuando el tratamiento se hace en conjunto con la pareja. En el caso del eyaculador precoz se intenta que sepa reconocer las sensaciones preorgásmicas y detenerse a tiempo, cosa de lo que no tiene un claro registro, para reeducar los tiempos internos del individuo en aras de prepararse para sus encuentros sexuales posteriores.

“Es posible observar que en muchos casos de eyaculación retardada o de aneyaculación se detecta con el fin de denotar una cierta estructura obsesiva y controladora de las emociones-, que este tipo de pacientes no se ha tocado los genitales ni se masturbaron, salvo por frotamiento en la cama, sin intervención de las manos y de una manera ritualista. En estos casos, en los inicios de la terapia, se intenta que logren autoestimularse tocándose los genitales y que puedan eyacular (algunos por primera vez en su vida) por vía masturbatoria.
Algo similar ocurre con las mujeres anorgásmicas: hay una cierta correlación entre su dificultad y la represión de experiencias masturbatorias, incluso en su adolescencia.”

Es bastante común observar que en las anorgasmias primarias se nota una ausencia de historia de autoestimulación, incluso muchas veces refieren que ni se han mirado sus genitales: hecho común en las fobias a la penetración, el vaginismo y el matrimonio no consumado.

La masturbación y la salud.

Se ha comentado las falsas creencias de que la masturbación es perjudicial para la salud. Quienes lo hacen por una creencia religiosa lo hacen por un acto de fe.

Desde el punto de vista medico y psicológico la masturbación es un comportamiento sexual saludable; es importante para poder promover un desarrollo sexual sano durante la infancia y la adolescencia.

Se ha descubierto que los bebes criados por madres cariñosas se empiezan a masturbar hacia el año de edad; los niños que no tienen cariño materno No lo hacen. Igualmente el desarrollo de los adolescentes se ven perjudicados cuando estos no pueden explorar y aprender sobre sus órganos y sus respuestas sexuales sin sentirse culpables.

Para emplear el propio cuerpo sanamente se requiere un placer orgulloso de todas sus partes y funciones y la confianza de que brota de una persona de una familiaridad y una experiencia libre de vergüenza.

CONCLUSIONES

La masturbación puede acompañar a varones y mujeres hasta sus últimos días y ser un elemento terapéutico en el abordaje de las disfunciones sexuales. En una idea que se trata de una práctica íntima, privada, que puede asociarse o no con la relación que se tenga con los otros.

La Sexología moderna no afirma que hay que masturbarse de manera obligada ni que el que no lo hace es un reprimido como tampoco se cree que la masturbación deba ser realizada, aconsejada y hasta tecnificada terapéuticamente de una manera generalizada y unívoca. Las creencias religiosas y los valores (concepto axiológico) tienen eficacia y, por otro lado, muchas personas no necesitan hacerlo porque se encuentran sexualmente satisfechas. Pero también es cierto que se debiera aceptar que, aquel que lo desee, por insatisfacción, necesidad o alternativa, pueda masturbarse sin culpa, censura, castigos ni temores.

La masturbación es provocar un orgasmo por excitación de los órganos genitales con la mano, ya sea para el hombre o la mujer, no necesariamente esta practica es indicio de que ocurre un trastorno, muchos especialistas en el tema aconsejan realizar el acto de masturbación en un lapso de tiempo conforme para el individuo, es decir no tampoco reiterativamente sino cuando exista la necesidad de hacerlo; Otros investigadores no aconsejan realizar la masturbación por la acostumbración de experimentar al placer íntimamente y así caer en trastornos ,ya mencionados. Lo que se señala anteriormente tiene relación cuando un individuo hace tan reiterativamente la práctica del acto masturbatorio que va cayendo en un descontrol por experimentar placer, ya sea intimo o públicamente y no separa esa vivencia y va socavando cada vez más hasta convertirse en psicótico, compulsivo, tal es el extremo que no puede mantener la separación de esta adicción ,por lo tanto, no podría llegar estar con una mujer y menos tener relaciones sexuales satisfactoriamente para ambos por que tendría problema de eyaculación precoz.

En las mujeres también existen problemas pero al no realizar la masturbación como un periodo normal de un aprendizaje sexual, esto les conlleva que a la hora de tener una relación sexual les cueste mas llevar a un orgasmo, ya que no tiene la noción de que es, por que nunca lo han experimentado, a diferencia de los hombres que gracias a la masturbación tienen ya una noción de que es el orgasmo, por lo tanto no les cuenta llevar a él.

El estudio de la sexualidad en sus aspectos psicobiológicos adquirió gran importancia a partir de las teorías enunciadas por Sigmun Freud, que la consideró motor y elemento esencial de la actividad humana.

BIBLIOGRAFIA.

1.- Sapetti A., Rosenzvaig R. Sexualidad en la pareja, Editorial Galerna, Bs. As., 1988.

2.- Sapetti A. Kaplan MV. La sexualidad masculina, 4ta edición (ampliada). Editorial Galerna, Bs. AS., 1992.

3.- Foulcault M. Historia de la sexualidad, Siglo XXI, Bs. As., 1981.

4.- Reich W. La función del orgasmo, Paidós, Bs. AS., 1981.

5.- Freud S. Obras completas. Edición Amorrortu, Bs. As., 1981.

6.- Sapetti A. Kaplan MV. Manual de sexualidad masculina, 4ta edicion (ampliada). Editorial Galerna, Bs. AS., 1994.

7.- Larens D. Ensayo sobre la masturbación, Publicaciones de Internet, 2001.

Universidad de viña del mar

Escuela de Psicología

Asignatura: Sexualidad y Genero.

Masturbación.

Integrantes: M. Alcázar

F. Faccionelli.

J. H. Fritis.

J. M Guerra.

A. Martines.

V. Ramos.

D. Tapia.

Freud. S. Obras completas. Ediciones Amorrortu, Bs. As., 1981

Reich W. La función del orgasmo, Paidós, Bs. AS., 1983.

Foucault M. La historia de la sexualidad, Siglo XXI, Bs. As.,1981

Larens D. Ensayo sobre la masturbación, Publicaciones de Internet , 2001.

15