Masonería

Masones. Fraternidades masónicas. Evolución histórica. Francmasonería. Logias

  • Enviado por: Mavepi
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Breve Historia De La Masonería Universal

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo o dónde se inició la masonería. Lo que sí sabemos es que la historia de la masonería está íntimamente ligada a la historia de los constructores, arquitectos y albañiles de la antigüedad.

Algunas personas creen, erróneamente, que la masonería es una fraternidad milenaria. Cuando los masones alcanzamos el tercer grado se nos dice que la masonería jugó un papel importante en la construcción del Gran Templo de Israel a cargo del rey Salomón, Hiram de Tiro e Hiram Abif. Algunos documentos masónicos van más allá y la sitúan en el antiguo Egipto, Grecia o Roma. Otros se han remontado a las caravanas de constructores bajo la tutela de los Papas y no pocos la relacionan con los Caballeros Templarios o los Rosacruces. ¡Incluso las Constituciones de Anderson se remontan a la era de Adán y Eva y pasan por Jesucristo hasta llegar a la Inglaterra del siglo XVIII! Todo esto es absolutamente falso. La masonería no existía ni remotamente por aquellos años, como tampoco existieron Adán y Eva, y la leyenda del Gran Templo no es sino una metáfora que diseñamos muchísimo después para ilustrar los principios y valores de la masonería. La Gran Logia Unida de Inglaterra, la primer institución masónica del mundo, lo ha aclarado hasta el cansancio.

De cualquier forma, la masonería es una fraternidad antiquísima. Los primeros indicios de su existencia se remontan al siglo XIII, época en que algunos albañiles (en francés, maçons) comenzaban a independizar sus gremios de la tutela de los benedictinos. Los nuevos gremios, algo así como los sindicatos de la actualidad, monopolizaban la construcción de las catedrales y los castillos, que a su vez eran los proyectos más lucrativos de la época. Para descansar se reunían en chozas o talleres (en francés, loges) en donde a su vez llevaban a cabo sus juntas y reuniones. Como era común en esos años, los gremios adoptaron ceremonias y rigurosos procesos de admisión y selección para proteger sus técnicas y conocimientos de albañilería y construcción del gótico. Asimismo, los conocimientos eran impartidos de acuerdo a su jerarquía en las obra: maestro, compañero o aprendiz. Dada su relación con la Iglesia, basaron todos sus ceremoniales en la Biblia, y dado que eran constructores, recurrían frecuentemente al único pasaje bíblico que detalla un proceso de construcción: la construcción del Templo de Salomón.

Con el tiempo los gremios se fueron creciendo y diseminando en varias ciudades. Como no existían los certificados ni las membresías, comenzaron a adoptar palabras que les permitían comprobar su jerarquía en otra ciudad. De esta forma, si alguno de ellos decidía emigrar a otra parte sólo tenía que entrar en contacto con alguien de su jerarquía en el gremio y hacerle saber la palabra secreta, lo que le aseguraba entrar con un mejor sueldo que el de aprendiz y no estar en observación por varias semanas.

A finales del siglo XVI los gremios estaban a punto de desaparecer tras la entrada del estilo renacentista que los había sacado del mercado. Deseosos de conservar su organización, dado que la fraternidad no solo les ofrecía seguridad en el empleo sino un estatus en la sociedad, comenzaron a adoptar miembros honorarios, personas ricas e influyentes que aceptaban entre sus filas y que les servían de tutela y protección frente a la nueva competencia. Dado que ya no sólo se componían de constructores, los gremios comenzaron a identificarse como Fraternidad de los Masones Libres y los Aceptados, mismo que ha conservado hasta la actualidad. Una de las primeras evidencias de esta evolución es el diario de Elías Ashmole, el fundador del Ashmolean Museum de la Universidad de Oxford, que en 1646 detalla su iniciación en la casa de su suegro en Warrington.

La fraternidad fue evolucionando con el paso del tiempo. Dado que las políticas y procesos de selección eran muy rigurosos y el nivel cultural de los miembros era alto en comparación con los estándares de aquella época, pronto se convirtieron en el destino favorito de los intelectuales, mismos que al pasar a formar parte de la masonería obtenían el respaldo de un grupo influyente en la comunidad y la tranquilidad de poder discutir cualquier tema sin miedo a filtraciones o represalias de las autoridades civiles o religiosas debido al juramento de secrecía que se practicaba.

Ya para el siglo XVIII la composición de la fraternidad había cambiado por completo. Los miembros dedicados a la construcción habían pasado a ser la minoría y los intelectuales habían asumido el control de la organización. El 24 de junio de 1717 cuatro logias de Londres acordaron reunirse en la Goose and Gridirion Alehouse (la Taberna del Ganso, destruida en 1894) para formar la primera institución formal que regiría a la fraternidad en lo sucesivo: La Gran Logia Unida de Inglaterra. Tres de esas cuatro logias fundadoras sobreviven en la actualidad: Antiquity No. 2, The Lodge of the Rummer and Grapes (ahora llamada Royal Somerset House and Inverness Lodge No. 4) y The Lodge at the Apple Tree Tavern (ahora llamada Lodge of Fortitude and Old Cumberland No. 12).

Como era de esperarse, la creación arbitraria de una institución directora de toda la masonería no fue bien recibida por todos y en 1751 se fundó en Londres una segunda gran logia: La Gran Logia de Antiguos, Libres y Aceptados Masones, idéntica a la primera pero con un ceremonial distinto para el grado de Maestro. Los partidarios de la nueva gran logia se hacían llamar antiguos porque decían representar fielmente los principios de la fraternidad original. Los partidarios de la primera institución fundada en 1717 pasaron a llamarse, irónicamente, los modernos. Ya para esas fechas se habían reclutado a destacados personajes y miembros de la nobleza europea y en 1786 uno de ellos, Federico II de Prusia, encabezó el primer intento de unificación de la fraternidad al proponer un reglamento, ceremonial y estructura de grados muy completos pero basadas ampliamente en la religión Cristiana, lo cual impedía o dificultaba el acceso a la orden a personas de otra religión.

Sin embargo, la rivalidad entre ambas terminó en 1813 con la reforma a la Gran Logia original, misma que pasó a llamarse Gran Logia Unida de Inglaterra de Masones Antiguos, Libres y Aceptados. Al unificarse acordaron crear una Logia de Reconciliación que durante 2 años recibió propuestas de ceremoniales y estándares de todas las logias. En 1816 la Logia de Reconciliación presentó su propuesta final de liturgias y estándares completamente laicos. Desde entonces se acordó reconocer a la Gran Logia Unida como autoridad rectora de la masonería a nivel mundial, y es ella quien reconoce y da legalidad a las demás grandes logias del mundo. A partir de esa fecha la fraternidad ha crecido de forma estandarizada (las logias y grandes logias que siguen esos estándares se denominan regulares y son las únicas logias oficiales) de tal forma que en la actualidad se encuentra presente en casi todos los países de la Tierra y su lista de miembros abarca millones de personas que, día con día, se reúnen para ejercer su libertad de expresión, aprender, y recabar fondos para la institución filantrópica más grande del mundo.

Orígenes de la Masonería en México.

Los orígenes de la masonería en México se remontan a finales del siglo XVIII, cuando llegaron a nuestro país un nutrido número de súbditos franceses de la corte del Virrey, algunos escapando de la represión europea contra los jacobinos. No pocos habían estado previamente en Inglaterra, en contacto con las logias británicas. La Inquisición detuvo a Juan Laussel, cocinero del Virrey, y por sus confesiones se supo que en la relojería de Juan Estrada Laroche había conocido al Dr. Durrey y a los peluqueros Lulie y Du Roy, identificándolos "por las señas estatuidas por la fraternidad". Con ellos, según se dijo, llegó a celebrar el solsticio

de verano de 1791.
La primera logia formal, sin embargo, la fundó Enrique Muñiz en la casa No.5 de la calle de las Ratas (ahora Bolívar núm.73), en la ciudad de México, domicilio del regidor Manuel Luyando.

        • Época Insurgente y Primer Imperio.

En 1812 Ramón Cerdeña y Gallardo, el canónigo más antiguo de la catedral de Guadalajara, fundó en la ciudad de Xalapa la logia "Caballeros Racionales", lo que le valió ser procesado por el Santo Oficio. En sus declaraciones afirmó haber sido inducido por Vicente Acuña, un agente de la Sociedad de Americanos, fundada en España por el argentino Carlos Alveras. De hecho, las primeras logias mexicanas no fueron sino una transferencia de las logias españolas, y su principal tendencia fue la política, ostensible entre los militares y los políticos emigrados.
Hacia 1817 se fundaron las logias "Arquitectura Moral" en la capital de la Nueva España, "Amigos Reunidos núm. 8" y "Reunión de la Virtud No. 9" en Campeche, con patentes de Luisiana. En 1821, a la llegada del último virrey, Don Juan O'Donojú, el Dr. Manuel Codorniú estabelció la Logia "El Sol", cuyo objetivo era sostener el PLan de Iguala y excluir al clero de toda intervención en la educación.
En 1823 El Gral. Guadalupe Victoria, primer presidente de la República, fundó en Xalapa la "Gran Legión del Aguila Negra", junto con el betlemita cubano Simón de Chávez. Su objetivo era ridicularizar al clero y destruir la teologia católica. Sólo admitían personas simpatizantes con la independencia y deseosas de expulsar a los españoles. El caudillo insurgente Vicente Guerrero fundó en 1825 la logia "Rosa Mexicana", que juntó con otras cuatro inició sus trabajos sin obtener patente de algún organismo oficialmente reconocido. Para ello se requirió el apoyo del Exmo. Sr. Joel R. Poinsett, quien obtuvo tres patentes pero del rito yorkino. Esto provocó disputas entre los recién yorkinos (progresistas, federalistas y liberales) contra los escoceses (simpatizantes de los realistas y encabezados por Nicolás Bravo).
Tras estas disputas irreconciliables, algunos mexicanos encabezados por Guillermo Gardet, José Ma. Mateos y Carlos Rinaldi fundaron el Rito Nacional Mexicano (RNM) "libre e independiente en su régimen interior respecto a otros ritos, como lo es la Nación Mexicana a las demás potencias". En 1826 dio cartas patentes a cinco logias: "Meridiano Anahuacense", "Igualdad", "Terror de los Tiranos", "Despreocupación Indiana" y "Luz Mexicana".
El conflicto escoceses-yorkinos tomó un giro inesperado con la proclamación del Plan de Ocotumba, donde los escoceses lidereados por Bravo pedían "la abolición de las sociedades secretas". Los yorkinos encabezados por Vicente Guerrero no pudieron detenerlos y el 25 de octubre de 1828 expidieron una ley que prohibía la masonería secreta.

Yorkinos y miembros del Rito Nacional (RNM) apoyaron a Vicente Guerrero en la carrera presidencial, los escoceses apoyaron a Manuel Gómez Pedraza, quien finalmente ganó la elección. Sin embargo, tras el acoso de Guerrero terminó por huir, dejándole la presidencia a éste último.
Los yorkinos volverían al poder con el ascenso del Gral. Antonio López de Santa Anna, quién había presentado a la asamblea general del RNM un programa que

comprendía los siguientes puntos:
· Libertad absoluta de opiniones y supresión de las leyes supresivas de la prensa.
· Abolición de los fueros al clero y a la milicia.
· Supresión de las instituciones monásticas y de las leyes que atribuyen al clero el conocimiento de los negocios civiles.
· Abolición de la pena de muerte por condenas políticas.
· Y la garantía de la integridad del territorio por la creación de colonias que tengan por base el idioma, los usos y las costumbres mexicanas.
En 1838, a raíz de la primera guerra con Francia, todos los ritos decidieron unirse en aras de la defensa nacional. Sin embargo, en 1846, ante la inminente invasión norteamericana, algunos masones comandados por Santiago Xicoténcatl intentaron reinstalar la monarquía como mejor arma contra los invasores yankees. Todos los ritos reiniciaron viejas rencillas y dicha división facilitó la derrota de nuestro ejército ante los soldados del Gral. Scott.

  • Segundo Imperio y Reforma.


El 15 de enero de 1847, en el salón del Senado de la República, habilitado especialmente como recinto masónico, se inició como aprendiz de la logia "Independencia Núm.2" el licenciado Benito Pablo Juárez García.
En 1855, los masones apoyaron la candidatura de Juan Alvarez siempre y cuando actuara conforme a los principios liberales del Rito Nacional Mexicano. En 1857 se promulgó una nueva constitución con significantes aportaciones de Juárez, Ocampo, Arriaga, Comonfort, Iglesias, Gómez Farías y otros, tras lo cual el RNM comenzó a decaer tras la consumación jurídica de sus anhelos.
En octubre de 1865 se constituyó la Gran Logia del Valle de México, organizando por primera vez a la masonería mexicana en un cuerpo nacional, y cuya presidencia fue ofrecida a Maximiliano de Habsburgo, Segundo Emperador de México, mismo que la rechazó en favor de algún masón nacional. En 1868, se fundó el Supremo Consejo de Grandes Inspectores Generales del 33, último grado del REAyA, abriendo sus puertas a masones escoceses y del rito nacional. Sin embargo, el escocés mantuvo su espíritu religioso manifiesto en su lema "A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo", mientras los nacionales mantuvieron su tendencia ateísta en el apotegma "Al triunfo de la verdad y al progreso del género humano".
En 1875 el Convento de Lausana (reunión de los supremos consejos de Inglaterra, Gales, Bélgica, Holanda, Cuba, Francia, Hungría, Italia, Portugal y Suiza) desconoció al rito nacional mexicano, lo cual provocó su resquebrajamiento, y aunada a las persecuciones que tuvo al triunfo de la rebelión de Tuxtepec, quedó reducido a un solo taller: Logia "La Luz" de la cd. de México.
El 27 de mayo de 1883 el Supremo Consejo del REAyA delegó su autoridad sobre los cuerpos regionales, en un documento promovido por el mismísimo Porfirio Díaz y por el Gral. Mariano Escobedo.
El 12 de agoto de 1895 se iniciaron las primeras logias femeninas auspiciadas por la Gran Dieta Simbólica Escocesa de los Estados Unidos Mexicanos.


  • Revolución y Principios Del Siglo XX


En 1912, Francisco I. Madero, José Ma. Pino Suárez y otros revolucionarios se afiliaron a la logia "Lealtad No.15" de la ciudad de México. Los miembros del Consejo Kadosh conspiraron en su contra y promovieron la rebelión de Félix Díaz. En 1917 otro masón, Venustiano Carranza, redactaría la Constitución vigente hasta nuestros días. Tras él otros masones ocuparían la presidencia, como fue el caso de Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Lázaro Cárdenas.


Época actual.


En 1987 existían 24 grandes logias con jurisdicción en los diversos estados de México. Para efectos administrativos se agrupan en la Confederación de Grandes Logias de la República Mexicana.

El Origen "Sociológico".

La masonería surge en el ámbito cultural de la "modernidad", caracterizada por el fenómeno del "pluralismo" en lo social y doctrinal.

La sociedad pluralista nace de la Reforma protestante y sus ulteriores fragmentaciones, luego se ve alentada por el "iluminismo" con sus variadas formas de racionalismo e incredulidad (deísmo, agnosticismo,...)

Paradójicamente una de las reacciones contrarias al fenómeno del "pluralismo", marcará notablemente el surgir de la masonería, se refiere al fenómeno de las "sectas", mundos cerrados "no plurales", agrupados en torno a un jefe carismático, que surgen como un refugio ante el pluralismo social y que contienen en muchos casos elementos de "esoterismo".

Este itinerario sociológico demuestra, paradójicamente, la necesidad que tiene el hombre de poseer una "verdad" que apuntale su vida y la profunda desazón de vivir en un mundo de contradicciones. Cuando en la sociedad pluralista moderna se manifiestan contradicciones, los hombres reaccionan de tres modos: primero, sienten la necesidad de resolverlas; segundo, si no pueden resolverlas, optan por una evasión, buscando refugio en el sectarismo; tercera, tratan de dar una razón que haga compatible las contradicciones mediante el "relativismo y el sincretismo".

Entrevista A Un Masón:

¿Qué es la masonería?

La masonería es una fraternidad filosófica y altruista a nivel internacional con casi 300 años de antigüedad. Sus orígenes como institución se remontan a principios del siglo XVIII en Inglaterra y desde entonces ha crecido hasta establecerse en casi todos los países del planeta. Sus miembros, los masones, se reúnen en privado para estudiar y discutir temas muy variados y organizar labores de beneficencia en su comunidad.

Oficialmente, la masonería "es la institución orgánica de la moralidad más absoluta, comprendida como uno de los elementos del ideal de los hombres. Su objeto es disipar la ignorancia, combatir el vicio e inspirar amor a la humanidad. Sus principios son la moral universal y la ley natural, dictadas por la razón y definidas por la ciencia. Reconoce a un ser supremo, no admite más diferencia entre los hombres que el mérito y el demérito y a nadie rechaza por sus creencias u opiniones" (Constitución de la Gran Logia de Nuevo León, México).

¿Qué es una logia?

Es el lugar físico donde sesionan los masones. También se le denomina templo o taller. Suele consistir en una pieza rectangular decorada con elementos alusivos al ritual o a la liturgia que se sigue. Al fondo se sientan las autoridades, la "mesa directiva" de la logia. A los costados se encuentran los asientos para los miembros en general y al centro se puede observar una especie de altar donde no se coloca más que la Biblia (o el libro sagrado de la religión predominante en ese país), una escuadra, un compás y una espada.

¿Qué es un masón?

Un miembro de la fraternidad masónica. Textualmente significa "albañil" o "constructor". Es una persona que atiende regularmente las reuniones masónicas, paga sus cuotas y cumple con las obligaciones que ha contraído en la masonería.

¿Cómo se fundó la masonería?

La masonería nació de la crisis que sufrieron los constructores de la Edad Media ante la sucesión de estilos arquitectónicos. En esos tiempos los albañiles se agrupaban en fraternidades bastante compactas y ante la falta de ingresos y contratos comenzaron a admitir a personas influyentes que, a cambio de dinero y protección de las persecuciones, recibían los beneficios que una sociedad fraternal proporcionaba en esos años (libertad de expresión y, sobretodo, educación). Se constituyó como fraternidad liberal, filosófica y altruista en 1717 en Inglaterra.

¿Cuál es el secreto que tanto cuida la masonería?

No es un secreto en sí. Existen algunas enseñanzas que sólo mediante el ejercicio constante de la piedad, de la integridad, de la honestidad y del estudio se pueden comprender. No tenemos la más mínima idea de cuando se vaya a acabar el mundo, ni sabemos donde está el Santo Grial, ni cuidamos ninguna tumba, ni demás rumores que se han esparcido por el mundo.

¿Por qué visten con mandiles, bandas, fezzes?

Porque es una fraternidad muy antigua y conserva sus tradiciones que datan de los tiempos de la Edad Media, además de que cada color o figura tiene un significado especial en las ceremonias o en las juntas.

¿Por qué se reúnen en secreto los masones?

Por protección. Durante gran parte de la historia los masones han sido perseguidos por sus ideas de libertad, de igualdad, de fraternidad, y han requerido del más absoluto secreto para sesionar. Ahora, aunque los tiempos han cambiado, no podemos asegurarnos de que siempre reinará el respeto a las ideas, a las personas o a las libertades. Es más que nada una precaución.

¿Cuáles son las actividades típicas de las logias?

Primero que nada cumplir con un ritual muy antiguo y didáctico que nos va inculcando ciertas enseñanzas. Después expresamos nuestras opiniones en una serie de exposiciones que se prestan al debate. Finalmente realizamos actividades típicas de toda organización: proyectos, mejoras a la institución, a los edificios, etc.

¿Es la masonería una secta o religión?

No. En la masonería no se inculca ninguna religión ni se exige devoción a nadie. El único requisito es creer en un dios, cualquiera que fuese. Es por ello que hay masones cristianos, judíos, mahometanos, etc. y entre todos nos llamamos "hermanos".

¿Es cierto que son satánicos?

Para nada. El rumor comenzó a partir de las imágenes que algunos curiosos e ignorantes observaron en ciertos lugares de las logias, como esqueletos o calaveras, y pensaron que algo tenían que ver con sacrificios humanos, ritos diabólicos y cosas por el estilo.

¿Qué se necesita para entrar a la masonería?

Primero que nada un deseo sincero de ayudar a los demás, de aprender de los demás y de crecer como persona. Los demás requisitos son: ser un varón mayor de edad, creyente en un dios, que desempeñe algún oficio (pueden ser estudiantes) y con posibilidades de pagar las cuotas económicas (que suelen ser mínimas).

¿Por qué nada más los hombres pueden ser masones?

No necesariamente, aunque esa es la tradición oficial. Pese a que la gran mayoría de las logias están compuestas por hombres, existen algunas logias mixtas o eminentemente femeniles desde hace muchísimos años. Existen incluso grupos y asociaciones masónicas femeniles a nivel internacional.

¿Hay algo que prohíban comer, beber, celebrar o hacer?

Nada. Lo único que se recomienda es que se haga con moderación, sin excesos.

¿Es cierto que su asociación es con fines políticos?

No, nuestros fines no son políticos aunque a veces las logias hayan tenido que manifestarse en algún asunto político. Por ejemplo, en las sesiones está prohibido hacer cualquier tipo de proselitismo (propaganda, promoción) de tipo político, pero está permitido hablar de asuntos políticos que nos afectan como organización o como sociedad. Por ejemplo, asuntos relacionados con la libertad de expresión, de reunión, etc.

¿Por qué se ha perseguido a los masones en casi todos los países?

Porque la masonería fomenta el libre pensamiento, la libertad de cultos, de expresión, etc., y muchos regímenes del mundo no coinciden con esas ideas.

Principios Filosóficos.

La Francmasonería es una Institución universal, esencial­mente ética, filosófica e iniciática, cuya estructura fundamental la constituye un sistema educativo, tradicional y simbólico. Se ingresa a ella por medio de la Iniciación. Fundada en el sentimiento de la Fraternidad, constituye el centro de unión para los hombres de espíritu libre de todas las razas, nacionali­dades y credos.

Como Institución docente tiene por objeto el perfecciona­miento del hombre y de la Humanidad. Promueve entre sus adeptos la búsqueda incesante de la verdad, el conocimiento de sí mismo y del hombre en el medio en que vive y convive, para alcanzar la fraternidad universal del género humano. A través de sus miembros proyecta sobre la sociedad humana la acción bienhechora de los valores e ideales que sustenta.

No es una secta ni es un partido. Exalta la virtud de la to­lerancia y rechaza toda afirmación dogmática y todo fanatis­mo. Aleja de sus Templos las discusiones de política partidista o de todo sectarismo religioso.

Sustenta los postulados de Libertad, Igualdad y Fraterni­dad y, en consecuencia, propugna la justicia social y combate los privilegios y la intolerancia.

Los francmasones se reconocen entre sí como hermanos donde quiera que se encuentren. Se deben ayuda y asistencia. Tienen, además, la obligación de practicar la solidaridad humana.

En la búsqueda de la verdad y en el logro de la justicia, es deber de los francmasones mantenerse en un lugar de avanzada en el proceso evolutivo e integrador del hombre y de la socie­dad.

Los francmasones respetan la opinión ajena y defienden la libertad de expresión. Anhelan unir a todos los hombres en la práctica de una moral universal que promueva paz y entendi­miento y elimine los prejuicios de toda índole.

Aman a su patria, respetan la ley y la autoridad del país en que viven y en el que se reúnen libremente.

Los francmasones, de acuerdo con los Antiguos Usos y Costumbres de la Institución, se reconocen entre sí por medio de signos, palabras y tocamientos que se comunican tradicio­nalmente en Logia dentro del secreto del ceremonial. Cada francmasón es libre de dar a conocer o silenciar su condición de tal, pero le está vedado revelar la de su Hermano.

Considera la Orden, que el trabajo, en todas sus manifesta­ciones, es uno de los deberes y uno de los derechos esenciales del hombre y el medio más eficaz para el desenvolvimiento de la personalidad, contribuyendo con ello al progreso social.

Proclama al Grande Arquitecto del Universo como Principal Generador y corno Símbolo Superior de su aspiración y construcción éticas. No prohíbe ni impone a sus miembros ninguna convicción religiosa.

Las Grandes Logias se gobiernan según los principios tra­dicionales, de la Orden Universal, de acuerdo con sus propias Constituciones y con principios legales regularmente adop­tados en el ejercicio y función de su soberanía.

Francmasones, Logias y Grandes Logias se empeñan constantemente en el perfeccionamiento del Hombre y de la Sociedad, a través del Amor, la Solidaridad, la Justicia y la Paz, para Gloria del GRANDE ARQUITECTO DEL UNIVERSO.

CÓDIGO MORAL MASÓNICO

Base Fundamental De La Masonería

Venera al Gran Arquitecto del Universo.



El verdadero culto que se da al Gran Arquitecto consiste principalmente en las buenas obras.


Ten siempre tu alma en un estado puro, para aparecer dignamente delante de tu conciencia.


Ama a tu prójimo como a ti mismo.


No hagas a otros lo que no quieras para ti


Haz bien por amor al mismo bien.


Estima a los buenos, ama a los débiles, huye de los malos, pero no odies a nadie.


No lisonjees exageradamente a tu hermano pero reconoce sus aciertos. Acepta su reconocimiento con modestia, como un aliciente.


Escucha siempre la voz de tu conciencia.


Practica la caridad.


Se el padre de los pobres. cada suspiro que tu dureza les arranque será una maldición que caerá sobre tu cabeza.


Respeta al viajero nacional o extranjero; ayúdale: su persona es sagrada para ti.


Evita las querellas, prevé los insultos, deja que la razón sea tu guía.


Dale pan al hambriento y cuando veas al desnudo cúbrelo.


No seas ligero en airarte, porque la ira reposa en el seno del necio.


Detesta la avaricia, pero administra tus bienes materiales con cuidado, para que a tu vejez sustenten tus necesidades, protejan a tu familia y beneficien a tus Hermanos en desgracia.


Sigue la senda del honor y de la justicia.


Si tienes un hijo, regocíjate; pero sé consciente del depósito que se te confía. Haz que hasta los diez años te obedezca, hasta los veinte te ame y hasta la muerte te respete. Hasta los diez años se su maestro, hasta los veinte su padre y hasta la muerte su amigo. Piensa en darle buenos principios tanto como bellas maneras; incúlcale rectitud esclarecida y honestidad sin tacha.


Si te avergüenzas de tu destino, tienes orgullo; piensa que aquel ni te honra ni te degrada; el modo con que cumplas te hará uno u otro.


Lee y aprovecha, ve e imita, reflexiona y trabaja, ocúpate siempre en el bien de tus hermanos y trabajarás para ti mismo.


Conténtate de todo, por todo y con todo lo que no puedas mejorar con tu esfuerzo. Pero cuando te sientas capaz de hacerlo, pon todas tus facultades en la tarea.


No juzgues ligeramente las acciones de los hombres; no reproches y antes procura sondear bien los corazones para apreciar sus obras.


Se entre los profanos libre sin licencia, grande sin orgullo, humilde sin bajezas; y entre los hermanos, firme sin ser tenaz, severo sin ser inflexible y sumiso sin ser servil.


Habla moderadamente con los grandes, prudentemente con tus iguales, sinceramente con amigos, dulcemente con los niños y eternamente con los pobres.


Justo y valeroso defenderás al oprimido, protegerás al inocente, sin reparar en los servicios que prestares.


Exacto apreciador de los hombres y de las cosas, no atenderás mas que al mérito personal, sean cuales fueren el rango, el estado y la fortuna.


El día en que estas máximas se generalicen, la especie humana será feliz y la Francmasonería habrá terminado su tarea y cantado su triunfo regenerador.

Bibliografía:

Fuentes: (1987) La Enciclopedia de México y la Gran Logia Unida de Inglaterra.

INTERNET:

http://www.gentle.org/idelcalvario/la3.htm

http://www.ciudadfutura.com/camelot/mexicohist.htm

http://guia.hispavista.com/Humanidades/Filosofia/Masoneria