Mary Anning

Biografía. Científicos. Paleontología. Goelogía. Fósiles. Vida y Obra

  • Enviado por: Pomelo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Mary Anning

'Mary Anning'

'Mary Anning'

“CAZADORA DE FÓSILES”
Mary Anning nació en 1779, siendo sus padres Richard y Mary Anning de Lyme Regis, en la costa sur de Gran Bretaña

'Mary Anning'

Una gran tormenta se levantó de golpe y descargó un rayo sobre la mujer que cargaba en brazos a Anning, entonces de 15 meses, fulminándola de inmediato. La chica, dice la leyenda, salió de la emergencia eléctrica gateando, más vivaz que nunca. Según su familia era desesperadamente pobre: el padre, Richard ebanista y colector de fósiles. Convivían con él su mujer, la pequeña Mary y otros 9 hermanos, de los que solo quedó el pequeño Joseph. La niña cambió a partir del “incidente”: parecía más inteligente que lo habitual. Su rareza empezó a asomar a los siete años, cuando solía perderse tardes enteras y volver a casa sucia, con un botín de piedras y huesos que muchas veces la superaban en tamaño.
Cuatro años después, en 1810, su padre murió de tuberculosis, dejando a su familia con deudas y sin alquiler que contribuyera al sostenimiento de la familia, así que Mary buscó la manera de volver rentable su extraño pasatiempo, que también había heredado el resto de la familia. Los acantilados de Lyme Regis son ricos en fósiles espectaculares de los mares del período Jurásico. Se calzó los pantalones de la casa y con sólo once años se convirtió en una experta negociadora. Se pasaba día y noche con su martillito, su canasta de mimbre y su perro, caminando por playas y acantilados para recoger (y analizar) cuanta piedra brillante y fósil maltrecho encontrase, siempre con la misma idea fija en la cabeza: venderlos al día siguiente al primer turista despistado con el que se cruzara, y así sostener a su familia.

'Mary Anning'

Así pasó su vida hasta el inicio de los años 1820, cuando el colector profesional de fósiles, el Teniente Coronel Thomas Birch conoció a la familia y se compadeció de su desesperada situación financiera. Birch decidió realizar una subasta para vender todos los fósiles de su fina colección y donar las ganancias a la familia Anning. Él creyó que los Annings no deberían vivir en “tan serias dificultades” considerando que ellos habían “encontrado casi todo el material valioso, el cual había sido sometido a investigación científica…”. Hasta este punto la madre de Mary había llevado el negocio de la colecta de fósiles. A mediados de los años 1820 la hija Mary quien se había convertido en la mejor observadora y anatomista acabada de los Anning, empezó a llevar el negocio de fósiles de la familia. Joseph estaba, en ese tiempo, dedicado al oficio de la tapicería y no ya no colectaba fósiles. Montones de documentos y libros científicos pudieron escribirse sin verse obligados a agradecer, o siquiera a aludir, a la original descubridora de semejantes bestias jurásicas, cuya talla alcanzaba envergaduras pesadillescas

Lo que también ayudó a ignorar a Mary Anning y su contribución a la paleontología fue su nivel social y su género. Muchos científicos de ese tiempo no podían creer que una joven con un pasado educativo tan pobre pudiera tener el conocimiento y las habilidades que ella mostraba. Por ejemplo, en 1824, lady Harriet Silvestre, la viuda del anterior cronista de la Ciudad de Londres, escribió en su diario después de visitar a Mary Anning:

'Mary Anning'

“…la extraordinaria cosa en esta joven es que ella se ha hecho tan cuidadosamente versada con la ciencia que en el momento en que ella encuentra los huesos ella sabe a qué especie pertenecen. Ella arregla los huesos en un marco con cemento, hace dibujos, y manda hacer grabados de ellos… Es ciertamente un maravilloso ejemplo de un don divino que esta pobre muchacha ignorante haya sido así bendecida, que sólo leyendo y con aplicación ella haya llegado a tal grado de conocimiento, así como al hábito de escribir y hablar con profesores y otros hombres versados en la materia, y todos ellos reconocen que ella entiende más de ciencia que ninguna otra persona en este reino.”

La alabanza de lady Silvestre es alta, aunque debe notarse que la expresión “don divino” se invoca para explicar cómo tal mujer pudo posiblemente ser tan conocedora

Y aunque Mary Anning creció con un incontenible recelo hacia los aprovechadores que ganaban fama y fortuna a costa suya, eso no impidió que la joven Mozart de la paleontología, a los 12 años, desenterrase el primer fósil completo de un ictiosauro -un reptil marino parecido a un delfín pero con dientes de tiburón, actualmente en exhibición en el British Museum de Londres -, al que había confundido primero con un cocodrilo grande. Una vez reconstruido y analizado, Mary vendió el fósil por 23 libras a un tal Henry Henley, que lo expuso en el Museo de Historia Natural William Bullock de Piccadilly.

'Mary Anning'

El segundo gran hallazgo lo hizo a los 22: el primer esqueleto completo de un plesiosauro -ese delfín gordo de cuello muy largo y cabeza de serpiente-, vendido por 200 libras al duque de Buckingham. Y a los 28 vino el tercero: el primer pterodáctilo macronyx -lagarto volador- hallado en Inglaterra.

'Mary Anning'


Las noticias sobre fósiles nuevos y sorprendentes no tardaron en llover sobre el Museo Nacional de Historia Natural de París, segundo hogar del por entonces famoso Georges Cuvier. Como era su costumbre, lo primero que hizo el naturalista francés fue dudar de la autenticidad de los especimenes detalladamente dibujados por Anning. Pero la duda no duró mucho y pronto la cazadora de fósiles recibió el tan merecido visto bueno de la comunidad científica.

'Mary Anning'


Le dijeron de todo: “princesa de la paleontología”, “una muy inteligente y graciosa criatura”... Sin embargo, el título más recordado es el de “la más grande fosilista que el mundo haya conocido”.
Así fue como a partir de 1838, Mary Anning recibió una pensión anual de la Asociación Británica para el Progreso de la Ciencia y en julio de 1846 pasó a formar parte de la Sociedad Geológica en reconocimiento a los servicios prestados a los geólogos del mundo. (La organización no volvería a admitir a otra mujer hasta 1904). En Lyme Regis, se rumoreó que Mary Anning -sin marido, sin hijos y sin madre, muerta en 1842- le daba a la botella.
Lamentablemente, el rumor era cierto. Pero en vez de empinar botellas de whisky, vodka, brandy o ron, Mary se rendía a los pies del láudano, único bálsamo para los dolores infligidos por el cáncer de mama que anidaba sin control en su pecho. La lucha, que comenzó un día anónimo, concluyó un día que ahora todos conocemos: el 9 de marzo de 1847. Desde entonces, Mary Anning, con vasta fama y reconocimiento pero muy pocas libras, abandonó el reino de los vivos para descender al mundo fósil. Un lugar prístino y eterno, pero sobre todo muy suyo.

'Mary Anning'
'Mary Anning'