Marxismo

Filosofía materialista. Economía política. Karl Marx. Clases sociales. Socialismo. Revolución. Trabajo. Obreros

  • Enviado por: Asturias
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

A) MARX: EL MATERIALISMO HISTÓRICO

1. INTRODUCCIÓN

  • No resulta fácil ofrecer del marxismo una caracterización precisa y con unos perfiles relativamente determinados. Y ello por una serie de razones que acaso cabría recoger en un par de cuestiones:

  • En primer lugar, se presenta la cuestión de qué es el marxismo. La respuesta no puede ser simple ni unívoca, pues el término "marxismo" encierra múltiples sentidos.

  • En segundo lugar, está la cuestión de qué considerar como "marxismo", pues en principio cabría tomar como tal desde el pensamiento de Karl MARX hasta las últimas y más recientes "lecturas" de su obra, pasando por las diferentes interpretaciones que se han hecho en distintos momentos históricos.

    • Para la clarificación de la primera pregunta es importante tener presente cuáles fueron las "tres fuentes" de la obra de Marx:

  • La filosofía clásica alemana.

  • La economía política inglesa.

  • La política revolucionaria francesa: el socialismo revolucionario francés.

  • Todo ello en conjunción con la situación del proletariado en la nueva sociedad industrializada, y con el desarrollo de las ciencias de la naturaleza.

    • En relación con estas tres fuentes, cabría señalar al menos tres sentidos del término "marxismo":

  • El marxismo tiene una significación "económico-sociológica". Viene a ser una teoría de la realidad social, o mejor, de una determinada sociedad y su peculiar modo de producción: la sociedad burguesa capitalista. Es una crítica de la economía política, y puede considerarse como una "macrosociología”, y en último término como una teoría de la historia.

  • El marxismo tiene un significado "político": es una práctica o acción política revolucionaria encaminada a la transformación de la realidad y estructura económico-político-social. Este principio revolucionario ha sido expresado por Marx de la siguiente forma: "Los filósofos se han limitado a interpretar variamente el mundo; pero lo que importa es transformarlo".

  • El marxismo tiene un significado "crítico-filosófico". Es una crítica de la filosofía, o al menos de una cierta idea y función de la filosofía. La crítica marxista de la filosofía lo es principalmente del idealismo (y en especial de Hegel) y del materialismo mecanicista (en especial de Feuerbach). Pero ello no quiere decir que el marxismo, en cierto respecto, no sea también una filosofía. En cualquier caso, el marxismo representa una "concepción del mundo".

    • Para contestar a qué considerar como marxismo, nos sirven estas apreciaciones:

  • La obra de Carlos Marx: Materialismo histórico.

  • El intento de Engels de sistematizar las tesis de Marx (lo que suele denominarse "Materialismo dialéctico").

  • Lo que a partir de la producción de Lenin podría denominarse "la escolástica soviética" y las distintas "lecturas" que en tiempos recientes se vienen haciendo (Althusser, Sartre, Escuela de Francfort, etc.).

  • 2. MATERIALISMO Y DIALÉCTICA

    • En su significado teórico crítico-filosófico, el marxismo ha llevado a cabo su teoría acerca de la realidad mediante una crítica radical del idealismo y del materialismo mecanicista, realizando una verdadera superación de uno y otro.

    2.1. CRÍTICA AL "MATERIALISMO MECANICISTA" DE FEUERBACH

    - El materialismo de Feuerbach -según Marx- tiene serias limitaciones:

  • Es un materialismo mecanicista. La materia es inerte y está regida por leyes mecánicas. La naturaleza se explica por medio de causas mecánicas. Para Marx la materia posee automovimiento Y está regida por leyes dialécticas.

  • El movimiento de la realidad material es un movimiento que engendra siempre los mismos resultados y que consiste en la perpetua repetición de los mismos. Por consiguiente, el materialismo de Feuerbach se muestra incapaz para concebir el mundo como un proceso, como una materia sujeta a desarrollo histórico. Para Marx, la materia, el mundo tiene historia al ser transformado por el hombre. No es la misma naturaleza la que existe ahora que la que de hace mil años.

  • El hombre, como ser natural y sensible, es interpretado como "objeto sensible", es decir. como un ser no activo y por lo tanto sólo contemplativo. Para Marx, la esencia del hombre consiste en la praxis o acción. El hombre se humaniza mediante el trabajo. Existe una relación dialéctica entre el hombre y la naturaleza.

  • 2.2. CONCEPTO MARXISTA DE "DIALÉCTICA" Y CRÍTICA AL IDEALISMO ABSOLUTO DE HEGEL

    • Marx acepta de Hegel que la realidad es dialéctica: La realidad es un proceso y está constituida por una totalidad de elementos interrelacionados. Pero, al mismo tiempo, afirma que debe eliminarse todo lo que la dialéctica hegeliana tiene de "mística, de espiritualista, de misteriosa”. Hay que darle una "vuelta al revés", eliminando de ella el idealismo y proceder a su "materialización". La dialéctica es material.

    • Marx, en oposición a Hegel, afirma:

  • El carácter originario de la naturaleza: La naturaleza no es el producto de algo previo y distinto a ella (el Espíritu), sino que la naturaleza es originaria, y por tanto algo ontológicamente inmediato (no algo "mediato" que dependa de otra realidad, como decía Hegel, para el que la naturaleza es la exteriorización del espíritu).

  • La totalidad es el conjunto natural-social: Hay que entender por totalidad, no la totalidad del Espíritu, sino la totalidad natural-social, la totalidad material que es la producción de la vida. Hay una relación íntima hombre-naturaleza.

  • La realidad es contradictoria y hay que superarla cambiando el orden social: La contradicción es una contradicción real y no meramente lógica o de los conceptos. La superación de la contradicción de la realidad no puede ser algo de carácter puramente lógico (superación de conceptos), no es una mera negación "lógica" o sólo pensada y realizada en el orden del pensamiento, sino algo auténtica mente "real". La superación consiste en la transformación de la estructura y el orden real contradictorio, que existe en la sociedad de clases, y la instauración de un orden nuevo. (AUTÉNTICA DIALÉCTICA)

  • La filosofía no es un mero saber especulativo, sino una praxis.

  • 2.3. CONCEPTO MARXISTA DE MATERIALISMO

    2.3.1. RELACIÓN DIALÉCTICA NATURALEZA - HOMBRE

    • Marx no considera la "naturaleza" como algo independiente del hombre, separado de la producción de la vida y de la historia. La "naturaleza" considerada como una realidad separada del hombre es, para Marx, algo abstracto, no es nada para el hombre. La teoría de Marx toma en consideración conjuntamente a la "naturaleza" y al "hombre", en cuanto dialécticamente relacionados.

    • El materialismo de Marx consiste en considerar la realidad como el proceso dialéctico real de la producción, es decir, como trabajo o acción productiva del hombre en y con la naturaleza.

    2.3.2. LA CIENCIA DE LA HISTORIA

    • Del proceso dialéctico entre naturaleza y hombre sólo cabe una teoría y una ciencia: la Historia. La historia puede ser considerada desde dos vertientes, se la puede dividir en historia de la naturaleza e historia de la humanidad. Pero estas dos vertientes no deben escindirse; mientras existan los hombres, la historia de la naturaleza y la historia de los hombres se condicionarán recíprocamente.

    • La dialéctica marxista es una dialéctica histórica y el materialismo de Marx es un materialismo histórico.

    2.3 MATERIALlSMO HISTÓRICO Y MATERIALlSMO DIALÉCTICO

    • La expresión "materialismo histórico" se utiliza para designar la concepción materialista de la historia. Pero también, en un sentido más amplio, podría utilizarse para designar la teoría marxista sobre la realidad, teoría que albergaría aspectos y cuestiones que, sin estar separadas de la producción histórica, sin embargo, pueden ser consideradas teóricamente al margen de la teoría de la historia. Y en este sentido el concepto "filosófico" de materialismo según Marx podría denominarse materialismo dialéctico, pero con la importante precisión de que lo significado por esta expresión no puede confundirse ni identificarse con lo mentado en la expresión "materialismo dialéctico", utilizada para significar una concepción dialéctica de la naturaleza a secas, con independencia del hombre y de la historia, propuesta por Engels.

    3. EL MATERIALISMO HISTÓRICO

    3.1 CONCEPTOS BÁSICOS

    3.1.1 FACTORES FUNDAMENTALES DEL PROCESO DEL TRABAJO

    • Son el conjunto de los elementos que intervienen en la producción:

    1°: Fuerzas productivas: Capacidad de producción o trabajo real de los hombres.

    2°: La materia sobre la que el hombre ejerce su actividad: Es todo aquello de que la naturaleza provee al hombre, y que éste separa de su medio ambiente para convertirlo en bienes útiles.

    3°: Los instrumentos que el hombre utiliza para transformar la naturaleza: Son todos aquellos utensilios que el hombre usa, directa o indirectamente, en su trabajo.

    • El resultado de la actividad productiva o proceso de trabajo es un producto, una sustancia adaptada a las necesidades humanas.

    3.1.2 INFRAESTRUCTURA Y SUPERESTRUCTURA

    • Para Marx, toda sociedad es una estructura compuesta de varios niveles. El nivel económico es el que determina a los otros dos.

    1°: INFRAESTRUCTURA O ESTRUCTURA ECONÓMICA.

    • Es el fundamento sobre el que descansa, condicionándole, todo el proceso de producción, y también en consecuencia aquella producción "ideológica" denominada" superestructura".

    • La estructura social o infraestructura la configuran las fuerzas productivas y las relaciones de producción (relaciones existentes entre los productores directos (obreros) y los propietarios de los medios de producción (materia e instrumentos) en un proceso de producción determinado).

    • La infraestructura viene caracterizada, en última instancia, por la forma de producción, es decir, según que el trabajador sea o no propietario de los medios de producción.

    2°: SUPERESTRUCTURA O SOBREESTRUCTURA

    • Son las formas políticas, morales, religiosas, artísticas, filosóficas, etc., vigentes en una sociedad, es decir, el conjunto de ideas, creencias, instituciones y normas que configuran la conciencia social.

    • La infraestructura económica es la que determina, directa o indirectamente, la superestructura.

    3.2 CONCEPCIÓN MATERIALISTA DE LA HISTORIA

    3.2.1 EN QUÉ CONSISTE

    • La evolución de la historia, según Marx, se debe a causas materiales, y no a un "espíritu del mundo" como decía Hegel. Estas causas materiales son, principalmente, de naturaleza económica.

    • El único sujeto de la historia es la sociedad en su estructura económica. Lo que determina, en último término, el curso de la historia de la humanidad es la forma de producción de los bienes materiales necesarios para la vida. Es decir, el factor básico de la historia es la actividad económica del hombre, su actividad productiva para satisfacer las necesidades propias. El trabajo o producción constituye la esencia del hombre. Por eso, la producción para atender las necesidades de la vida es la fuerza fundamental de la historia.

    • Ahora bien, la manera como se producen los bienes materiales implica una forma determinada de división de clases sociales y, consecuentemente, una forma particular de conflictos de clases. Por eso, la lucha de clases es, en último término, el motor de la historia, la fuerza directriz de la historia.

    • Para el materialismo histórico el curso de la historia está sometido a unas leyes dialécticas objetivas. Su propósito es determinar cómo se rige la historia.

    3.2.2 TRES TESIS DE LA CONCEPCIÓN MATERIALISTA DE LA HISTORIA

    1ª): El motor de la historia es la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, es decir, la lucha de clases. El motor de la historia es, pues, la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción.

    2ª): Se da una relación dialéctica entre la infra y la superestructura, si bien el fundamento económico constituye, en última instancia, el principio de explicación. Frente a la tesis que vendría a sostener que el fundamento económico determina sin más el proceso histórico, en verdad para el marxismo se da una relación dialéctica entre la infra y la superestructura, si bien el fundamento económico constituye, en última instancia, el principio de explicación.

    3ª): El fin al que se dirige la historia es la desaparición de las clases y la instauración del comunismo.

    3.3 LA HISTORIA COMO LUCHA DE CLASES

    3.3.1 ORIGEN DE LAS CLASES SOCIALES

    • Con la propiedad privada de los medios de producción surgió la división de la sociedad en clases sociales o económicas. Cuando en una sociedad existen unos hombres que no son propietarios de los medios de producción y otros que sí lo son, esa es una sociedad clasista. En la misma habrá dos clases sociales:

  • La clase explotadora: Es la poseedora de los medios de producción y goza, en consecuencia, de una libertad ilimitada.

  • La clase explotada: Integrada por aquellos que no poseen los medios de producción y, por lo tanto, se encuentran en condiciones de esclavitud respecto al grupo dominador.

  • 3.3.2 CAMBIO DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA

    • Cuando en una sociedad clasista las fuerzas productivas (obreros) se han desarrollado alcanzando un grado de evolución tal que las relaciones de producción existentes constituyen una traba para su desarrollo progresivo, se produce una contradicción en la estructura económica de la sociedad, de manera que el cambio cualitativo hacia una nueva estructura social y económica no es más que la consecuencia lógica de la situación.

    3.3.3 LAS SOCIEDADES CLASISTAS EN LA HISTORIA

  • Esclavista: Unos hombres eran propietarios de todos los medios de producción, entre los que se incluían otros hombres. Las dos clases sociales eran: amos y esclavos.

  • Feudal: Unos hombres eran los propietarios de la tierra y otros estaban ligados a la misma y, a través de ella, a los propietarios. Dos clases sociales: señores y siervos.

  • Capitalista: Unos son propietarios de los medios de producción y otros les venden su fuerza productiva. Dos clases: capitalistas y proletarios.

  • 3.3.4 LA PLUSVALÍA EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA

    • En la sociedad capitalista el obrero vende su fuerza productiva no el objeto por él elaborado. La "fuerza productiva" es comprada por el capitalista a cambio de un salario equivalente a las horas de trabajo que se requerirían para que el obrero desarrollase la "fuerza productiva" necesaria para satisfacer sus necesidades de subsistencia y de reproducción. El capitalista consume esa "fuerza productiva" utilizándola para la elaboración de productos, obteniendo una plusvalía. Esta plusvalía resulta de la diferencia entre el tiempo necesario para la producción de los medios de subsistencia y de reproducción y el total del trabajo realizado. En efecto, a partir de un determinado nivel de la productividad del trabajo, la "fuerza productiva" comprada por el capitalista y por él utilizada, produce más valor que el que hace falta para cubrir los gastos de subsistencia y reproducción del trabajador.

    • El capitalista es quien vende el objeto o mercancía. La plusvalía, generada por el trabajo del obrero, no va a parar a él, sino que se queda con ella el capitalista. El obrero es, de esta forma explotado. El trabajo es tomado, consecuentemente, como un medio de explotación del hombre.

    • La sociedad capitalista es injusta porque en ella se da una situación de alienación del obrero.

    3.3.5 LA ALIENACIÓN DEL OBRERO EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA

    • La complejidad estructural del fenómeno o problema a que se refiere la alienación ha exigido que en el análisis del mismo el propio Marx haya utilizado diferentes términos para comprenderlo y expresarlo precisamente, entre ellos enajenación y la propia alienación.

  • ENAJENACIÓN: El hombre, mediante el trabajo, se expresa y manifiesta en el objeto producido. En esta acción expresiva-productiva-transformadora se desposee de algo de sí mismo, al menos de su fuerza productiva o trabajo. Esta alienación o pérdida de algo de sí mismo es algo natural, necesario, acorde con la naturaleza del hombre, porque el hombre es su acción productiva: el trabajo es necesario para permanecer en la existencia. Por consiguiente, esa enajenación que se produce en todo trabajo no es algo negativo.

  • ALIENACIÓN:

    • En la producción en la sociedad capitalista no sólo se produce enajenación sino alienación.

    • El objeto es producto de la acción transformadora del obrero, y, por lo tanto, bajo cierto aspecto, hay que considerarlo como una obra suya, como su producto y su propiedad.

    • Cuando el objeto, producto de la acción productiva-transformadora del obrero no le pertenece, no es considerado y usado como suyo, sino que se convierte en propiedad de otro, entonces dicho producto respecto al obrero activo-productor se le convierte en algo ajeno y extraño, se produce una situación de alienación.

    • ¿Qué es lo alienado?:

  • El objeto o producto: Porque el objeto resultado y propiedad de la acción productiva, se hace independiente, es desposeído y desconexionado de su relación al sujeto productor.

  • El productor u hombre que produce: Pues consistiendo éste en su acción productiva, y manifestándose y plasmándose (objetivándose) su acción productiva (algo de su ser) en el producto, la desposesión de éste implica y significa la desposesión de algo de sí mismo, la pérdida de algo de sí mismo. Aún más, el obrero se convierte en una mercancía: El producto, al perder su relación con el sujeto productor, es considerado como una cosa y, por consiguiente, también es convertido y considerado como una cosa el sujeto productor. El hombre se convierte en una mercancía.

    • La alienación como pérdida de algo de sí mismo, en cuanto expropiación de lo que es su propiedad, como división o escisión de sí, y en cuanto reificación del hombre, es algo negativo, no necesario ni acorde con la naturaleza del hombre: es fruto y consecuencia del modo de entender y organizar, por parte de una sociedad o una época histórica determinada, la "relación de producción".

    • En cuanto que la situación de alienación no es algo natural, sino histórica, es decir resultado de una determinada organización y estructuración de la vida social y económica, se impone una doble tarea:

  • El estudio y conocimiento de esa determinada estructura socioeconómica o modo de producción (esto es, una teoría científica de la sociedad y, en último término, acaso, una teoría de la historia).

  • La transformación práctica de esa realidad social, encaminada a una mejor y plena realización del hombre.

  • LAS FORMAS DE ALIENACIÓN

  • Alienación económica. El análisis de la alienación que acabamos de ver se ha llevado a cabo desde la consideración del concepto básico y estructural de "actividad productiva" o trabajo. La alienación básica y fundamental es, pues, la del trabajo alienado, o alienación económica. Es la alienación estructural y radical de la sociedad capitalista o del modo de producción capitalista, estudiado y justificado por la economía política clásica.

  • Alienación social y alienación política. El carácter radical de la alienación económica promueve otras formas de alienación, como son la alienación social y la alienación política. La alienación social, que se levanta sobre la división de la sociedad en clases; y la alienación política, mediante la división entre "sociedad civil" y "estado".

  • Alienación religiosa v alienación filosófica. Las formas de alienación señaladas (alienación económica, social y política) tienen sus últimas ramificaciones y completan la situación alienada de la existencia humana y de la conciencia "ideológica" que la acompaña, en dos últimas formas: la alienación religiosa y la alienación filosófica.

  • La religión y el modo de existencia religioso no pueden ser considerados, a juicio de Marx, como constitutivos del ser del hombre. Antes al contrario, la existencia de la religión está en una estrecha relación con la organización económico-social-política, prestándole una justificación ideológica y estabilidad. Al igual que Feuerbach, Marx cree que la religión es una proyección del hombre; pero a diferencia de Feuerbach encuentra la raíz de la religión no en un sentimiento humano religioso, sino en la miseria y el desgarramiento de la vida social. La crítica marxista de la religión tiene pues un sentido primario y principalmente socio-político, es decir, en relación con la función

  • ideológica que pueda desempeñar en la estructuración y dinámica de la sociedad. La transformación práctica de las condiciones materiales (socio-económicas) de vida habría de acabar, a juicio de Marx, con la religión y con la aparente dimensión religiosa del hombre.

  • Por lo que se refiere a la filosofía, como conjunto de representaciones e ideas, también constituye una forma de alienación, con una singular fuerza y función ideológica. Y ello por dos razones: porque sólo interpreta la realidad, y además porque la interpreta falsamente.

  • 3.3.6 LA LUCHA DE CLASES Y EL ADVENIMIENTO DE LA SOCIEDAD SIN CLASES

    • En toda sociedad clasista la lucha de clases es el resultado necesario de los intereses clasistas opuestos. La clase explotadora y la explotada terminan oponiéndose entre sí de un modo claro. La tensión incesante entre esas dos fuerzas opuestas es el poder dinámico que explica el proceso y el desenvolvimiento de la Historia. Las clases opuestas, que forman el organismo social, dan origen a un movimiento contradictorio que desemboca en la producción de un nuevo tipo de sociedad. Esa oposición dialéctica o lucha de clases tiende, de modo necesario, a la superación; el desarrollo histórico, que se realiza dialécticamente mediante la lucha de clases, tiende a la implantación de una sociedad superadora de la tesis-antítesis. a una sociedad en la que todos los miembros participen en la producción y en el disfrute de los bienes adquiridos por esa producción, desapareciendo la propiedad privada.

    • El comunismo, o sociedad sin clases, es la etapa final de la Historia que, de acuerdo con el desenvolvimiento dialéctico de la misma, ha de advenir necesariamente. Esta etapa final no es que sea el límite del desenvolvimiento histórico, sino, según Marx, es la más alta etapa que científicamente puede preverse y concebirse.

    3.3.7 LA "REVOLUCIÓN" COMO ANTICIPACIÓN DE LA HISTORIA

    • El advenimiento del comunismo, hemos dicho, es algo necesario debido a la propia dinámica histórica de la lucha de clases. Entonces, ¿por qué es necesaria la "revolución"? Porque el capitalismo al oponerse a la abolición de la propiedad privada retarda la llegada de la etapa final. Por eso, se hace necesaria la "revolución" con el fin de acelerar el advenimiento de la sociedad sin clases, la sociedad comunista, aun cuando la caída del sistema capitalista, como ya hemos dicho, es inevitable dadas sus propias contradicciones internas.

    3.3.8 ETAPAS EN EL PROCESO REVOLUCIONARIO

  • DEMOCRACIA O DICTADURA DEL PROLETARIADO

    • El pueblo asume el poder.

    • Desaparece la burguesía y el Estado capitalista. El pueblo se hace con los medios de producción.

    • Se implanta el estado del proletariado.

  • SOCIALISMO

    • Gran desarrollo de los medios de producción.

    • Abundancia de riqueza social. El administrador es el Estado democrático que representa los intereses de toda la sociedad.

    • Van paulatinamente desapareciendo las clases sociales y sus antagonismos.

  • SOCIEDAD COMUNISTA

    • Culminación del proceso revolucionario.

    • Época de abundancia, de absoluta libertad y de plenitud humana.

    • Total desaparición de las clases sociales.

    • Desaparece el Estado. Se trata de una extinción y no de una abolición del estado de tipo anarquista. El Estado proletario desaparece por resultar ya innecesario. Con la nueva reorganización de la producción, sobre la base de una asociación libre e igual de productores, ya no se requiere la organización estatal, pues esta sólo se precisaba para propiciar la desaparición de las clases sociales y de sus luchas.

    7