Marxismo y Karl Marx

Teorías económicas. Filosofía política contemporánea siglo XIX. Socialismo utópico. Doctrina marxista. Interpretaciones posteriores: Comunismo

  • Enviado por: Pochete
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Índice:

1.- Definición e introducción…………………….2

2.- Karl Marx: vida y datos importantes…………4

3.- Doctrina Marxista…………………………….6

4.- Interpretaciones y actitud ante el Marxismo.…8

- Lectura adicional -…………………………….10

5.- Conclusiones y opiniones…………………....12

=EL MARXISMO=

1.Definición e introducción.

Se trata de una doctrina y teoría social, económica y política basada en la obra de Karl Marx y sus seguidores, (Engels, etc.) firmemente unida a dos ideologías y movimientos políticos: el socialismo y el comunismo. El marxismo está constituido por tres partes fundamentales: El materialismo filosófico, la doctrina económica y la teoría del socialismo científico.

2.Karl Marx: vida y datos importantes.

Marx nació en Tréveris el 5 de mayo de 1818 y estudió en las universidades de Bonn, Berlín y Jena. Publicó un artículo en la Rheinische Zeitung (Gaceta Renana) de Colonia en 1842 y poco después pasó a ser su jefe de redacción. Aunque su pensamiento político era radical, todavía no podía calificarse de comunista. Las críticas de las condiciones sociales y políticas vertidas en sus artículos periodísticos le indispusieron con las autoridades, que le obligaron a abandonar su puesto en el rotativo en 1843; poco después, el periódico dejó de editarse y Marx se trasladó a París. Los estudios de filosofía, historia y ciencia política que realizó en esa época le llevaron a adoptar el pensamiento de Friedrich Engels. Cuando Engels se reunió con él en la capital francesa en 1844, ambos descubrieron que habían llegado independientemente a las mismas conclusiones sobre la naturaleza de los problemas revolucionarios. Comenzaron a trabajar juntos en el análisis de los principios teóricos del comunismo y en la organización de un movimiento internacional de trabajadores dedicado a la difusión de aquéllos. Esta colaboración con Engels continuó durante toda su vida.

1818

Nace el 5 de mayo en Tréveris.

1836-1841

Estudia en la Universidad de Berlín.

1842

Jefe de redacción de la publicación Rheinische Zeitung, donde expresa su radical visión política y económica. El gobierno prusiano cerró el periódico al año siguiente.

1843

Se traslada a París, donde conocerá a Friedrich Engels un año más tarde.

1845

Obligado a abandonar París debido a su implicación en actividades revolucionarias. Se traslada a Bruselas, donde formulará su concepción materialista de la historia.

1847

Recibe, junto a Engels, el encargo de elaborar un manifiesto para la que será Liga Comunista.

1848

Publicación del Manifiesto Comunista. Tienen lugar destacados procesos revolucionarios en Europa.

1849

Es detenido en Colonia, juzgado por incitar a la rebelión armada y expulsado de los territorios alemanes. Se traslada a Londres, donde vivirá el resto de sus días.

1851-1862

Corresponsal del New York Tribune.

1859

Publicación de la Crítica de la economía política.

1864

Fundación de la I Internacional, en Londres, cuyas reuniones inauguró y cuyos estatutos redactó.

1867

Aparece el primer volumen de El capital.

1871

Publica La guerra civil en Francia, análisis de los acontecimientos revolucionarios de ese año conocidos como la Comuna de París.

1883

Fallece el 14 de marzo, en Londres.

cc

3.Doctrina marxista.

La obra de Marx puede dividirse entre sus primeros escritos filosóficos (Manuscritos filosóficos y económicos, 1844; La ideología alemana, 1845-1846), sus panfletos (Manifiesto Comunista, 1848), sus análisis de acontecimientos contemporáneos (El 18 brumario de Luis Bonaparte, 1852; La guerra civil en Francia, 1871) y los escritos fundamentales de su madurez (Contribución a la crítica de la economía política, 1859; y, sobre todo, El capital, vol. 1, 1867; vol.. 2 y 3, publicados póstumamente). Las ramificaciones de la doctrina marxista podemos encontrarlas en ámbitos filosóficos, económicos, históricos, políticos y de la mayoría de las ciencias sociales. Ningún otro teórico ha sido tan estudiado y tan discutido durante el siglo XX como Karl Marx. La razón de este interés está lejos de ser exclusivamente académica. Ningún otro pensador moderno ha tenido tanta influencia sobre los movimientos políticos y sociales.

'Marxismo y Karl Marx'
Marx pretendía desvelar las leyes inherentes al desarrollo del capitalismo. Creía que cada época histórica se caracterizaba por un modo de producción específico que se correspondía con el sistema de poder establecido y, por lo tanto, con una clase dirigente en perpetuo conflicto con una clase oprimida. Así, la sociedad medieval estuvo caracterizada por el modo de producción feudal, en el que la clase poseedora de la tierra obtenía una plusvalía del campesinado que trabajaba aquélla. Las sucesivas transiciones del sistema de esclavitud al feudalismo, y del feudalismo al capitalismo, se produjeron cuando las fuerzas productivas (es decir, los grupos relacionados con el trabajo y los medios de producción como las máquinas) no podían seguir desarrollándose con las relaciones de producción existentes entre las distintas clases sociales. Así, la crisis que afectó al feudalismo cuando el capitalismo necesitaba una creciente clase trabajadora conllevó la eliminación de las bases legales e ideológicas tradicionales que ataban a los siervos a la tierra.

'Marxismo y Karl Marx'
La relación fundamental del capitalismo, basada en salarios, parte de un contrato entre partes jurídicamente iguales. Los propietarios del capital (capitalistas) pagan a los trabajadores (el proletariado, poseedor únicamente de su fuerza de trabajo) salarios a cambio de un número de horas de trabajo acordado. Esta relación disfraza una desigualdad real: los capitalistas se benefician de parte de lo producido por los trabajadores y no remunerado en sus salarios. Esta plusvalía generada en favor de la clase capitalista proporciona a los propietarios del capital una gran riqueza y el control sobre el desarrollo económico de la sociedad. La compleja superestructura política, el conjunto de leyes e ideologías, regula y refuerza este tipo de relaciones sociales. En efecto, al poseer la plusvalía, los capitalistas pueden acumular riqueza y poder, determinando la dirección que seguirá la sociedad. Los bienes producidos mediante el sistema capitalista deben tener valor de uso, ya que, de no tenerlo, no se podrían encontrar compradores; pero, para el capitalista, tienen que tener valor de cambio: no se producen para el consumo del propio capitalista, sino para que éste pueda intercambiarlos por dinero. Así, la producción capitalista es esencialmente una producción dirigida al intercambio y no a la satisfacción de necesidades.

4. Interpretaciones y actitud ante el marxismo.

La compleja, y a veces confusa, obra de Marx, permitió que se produjeran interpretaciones dispares de la misma. Ya antes de 1914, la ortodoxia dominante, representada en Alemania por Karl Kautsky y que defendía la inevitabilidad del colapso del capitalismo a través de la revolución, fue puesta en duda por Eduard Bernstein, auténtico fundador de lo que vino a denominarse revisionismo. Tras la Revolución Rusa (1917), Lenin añadió a la doctrina marxista una interpretación del imperialismo, una teoría del Estado y los principios de la organización revolucionaria liderada por el partido; la formulación de leninismo permitió hablar de una doctrina marxista-leninista. Las posteriores aportaciones hechas al marxismo por Stalin (el estalinismo, que negaba la internacionalización de la revolución), Trotski (el trotskismo, que preconizaba justo lo contrario), Mao Zedong (el maoísmo, que suponía la adaptación del marxismo al Tercer Mundo) o Antonio Gramsci (que subrayó el papel de la ideología en una sociedad civil para la construcción de una hegemonía política), se sumaron a las distintas interpretaciones que en el siglo XX se hicieron del pensamiento de Marx.

-LECTURA ADICIONAL-

En el siguiente fragmento, Jean Touchard incide en la importancia que Karl Marx otorgó a la filosofía materialista de la historia. El concepto de materialismo histórico pasó a convertirse en uno de los principales puntos del conjunto del pensamiento marxista.

FRAGMENTO DE “HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS”

CAPÍTULO XIV: SECCIÓN III. Jean Touchard.

Para Marx la historia del hombre en sociedad no es otra cosa que la relación fundamental hombre-naturaleza-hombre. La Historia nace y se desarrolla a partir de la primera mediación que pone en relación al hombre con la naturaleza y al hombre con los otros hombres: el trabajo. La Historia es, por consiguiente, la historia de la procreación del ser genérico del hombre por el trabajo y por las mediaciones que de éste derivan. Esto no significa que la Historia sólo "narre" el desarrollo de las fuerzas productivas: significa solamente que esas fuerzas productivas son los hechos históricos básicos que constituyen el fundamento de la Historia, quedando sobreentendido que la Historia también incorpora todo lo que deriva de ellas (y especialmente todo el proceso cultural del hombre, todas sus alienaciones y todo el producto de las mismas).

El materialismo dialéctico consiste -en su aspecto negativo-, en primer lugar, en rechazar todo dato eterno o trascendente a la experiencia sensible, el materialismo histórico consiste también -en su aspecto negativo- en rechazar toda lectura de la Historia que no parta del hecho histórico fundamental.

A) DETERMINISMO Y LIBERTAD.

Marx admite que la conciencia es la condición gracias a la cual el hombre puede conocer que existe una relación entre él y la naturaleza, entre él y los demás hombres: admite que existe una relación dialéctica entre la conciencia y el ser, y que la conciencia es activa. El materialismo dialéctico ha dejado sentado ya que el marxismo no es un puro determinismo, y aún menos un economismo.

B) LA MORAL.

En esta filosofía materialista de la Historia y de la libertad, la tarea ética del hombre se presenta como un imperativo: el hombre ha de liberarse de la alienación económica para realizar su ser genérico. Pero los valores en cuyo nombre se emprende esa liberación nunca son trascendentes a la experiencia humana, sino inmanentes a la Historia. Lejos de oponerse a la realidad (a la que servirían de modelos), se extraen de la realidad, sin separarse nunca totalmente de ella. Naturalmente, la conciencia del hombre siempre puede fabricar valores sin relación con la experiencia concreta: pero entonces la tarea ética que propone no está ya caucionada por las condiciones materiales necesarias para su realización: es la moral-consolación o la moral-aspiración

5.- Conclusión y opiniones:

Para concluir, podemos decir que este sabio pensador de ideas revolucionarias ha marcado un antes y un después en el pensamiento del trabajador y la sociedad en general, aunque la política impida la libertad o el movimiento como el trabajador lo desea. A nuestra opinión, está claro que el capitalismo como política y forma de vida estropea el medio ambiente, y como tal, incluso la salud física o mental, y ante este problema, Marx expone unas ideas filosóficas completas muy brillantes y saludables.

Pero como dijo Einstein: Sólo conozco dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, pero de la primera no estoy seguro.