Martin Lutero

Religiones. Biografía. Reforma protestante. Querella de Indulgencia. Condenación. Confesión de Augsburgo. Liga de Esmalcalda. Reformismo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas

publicidad

Martín Lutero

Biografía:

Martín Lutero, religioso agustino alemán, iniciador de la reforma protestante. Hijo de artesanos, nació en 1483 en Eisleben (Sajonia). Cursó estudios universitarios, y a los veintidós años de edad ingresó en un convento de monjes agustinos. Sus conocimientos y elocuencia le proporcionaron el cargo de profesor de teología de la Universidad de Wittemberg.

Tenía una imaginación ardiente y una voluntad inflexible. Era pertinaz, irascible y decidido; el temor de ser tentado por el diablo lo inquietó largo tiempo.

En el tabique de una habitación, ocupada por Lutero en 1521 y 1522, se mostraba una mancha de tinta producida_ según la tradición_, cuando le arrojó el tintero "al diablo que lo molestaba", impidiéndole escribir.

Una frase de San Pablo, que dice: el justo es salvado por la fe, le devolvió la tranquilidad, pues pensó que aunque el hombre cometa pecados, salvará su alma si confía firmemente en Dios.

QUERELLA DE INDULGENCIA. Llamábase indulgencia a la facultad de convertir las penitencias merecidas por los pecados, en el pago de una multa a la iglesia. León X, deseoso de obtener dinero para la construcción de la basílica de San Pedro, organizó, en 1515, una concesión de indulgencias en gran escala.

Los dominicos recibieron el encargo de hacer propaganda en Alemania, lo que provocó el disgusto de los agustinos. Además, para abreviar trámites, el papa confió la confió la gestión financiera de las indulgencias a los Fugger, banqueros de Augsburgo, que le dieron un carácter puramente comercial.

En Octubre de 1517, Lutero publicó un escrito con 95 proposiciones contrarias no sólo a la venta de las indulgencias, si no al principio en que se basaban. Siguiendo su campaña, entabló controversias públicas con teólogos y redactó diversos panfletos en Alemán. Sus ideas y el movimiento provocado por ellas constituyeron el Luteralismo.

CONDENACIÓN DE LUTERO. León X no dio al principio mucha importancia al hecho, atribuyéndolo a simples rivalidades entre los dominicos y los agustinos, pero en 1520 condenó la doctrina de lutero y lo amenazó con la excomunión. En diciembre de ese año, el reformador, apoyado por sus discípulos y secuaces, quedó públicamente el documento que le comunicaba la amenaza. El papa la hizo entonces efectiva.

Carlos I de España, nieto de los reyes católicos, acababa de ser designado emperador de Alemania, con el nombre de Carlos V. Deseoso de evitar una guerra civil, reunió una asamblea, la dieta de Worms, ciudad de las orillas del Rin, y otorgó a Lutero un salvoconducto para concurrir ante ella.

Tras una agitada controversia, la dieta desautorizó las doctrinas de Lutero y le exigió una retractación que éste no quiso formular.

Condenado a morir en la hoguera, como hereje, Lutero fue salvado por el elector de Sajonia, que lo llevó secretamente al castillo de Wartburg, donde quedó escondido cerca de un año. Allí redactó una nueva traducción de la Biblia al idioma Alemán.

Para conseguir el apoyo de los nobles, Lutero despertó su codicia, aconsejándoles quitar a la iglesia los bienes que poseía en Alemania: palacios, bosques, aldeas y campos fértiles bien cultivados, cuya extensión equivalía a la tercera parte de la superficie del país. Sus exhortaciones fueron de inmediato escuchadas; el despojo se llamó secularización (devolver las riquezas al siglo, es decir, a los laicos). Los caballeros y los campesinos quisieron participar en el reparto, pero la alta nobleza los aplastó al término de una noble y sangrienta guerra civil.

Las propiedades eclesiásticas pasaron a poder de los reyes y príncipes. Alberto de Brandeburgo adquirió la proporción mayor, consistente en los territorios de los caballeros de la orden teutónica, convertidos en el ducado de Prusia.

CONFESIÓN DE AUGSBURGO. Las guerras y tumultos inspiraron una tentativa de arreglo a la dieta de Spira, la que propuso, en1529, reconocer la reforma en los lugares donde imperaba, con el compromiso de no llevarla a otras partes. Seis príncipes y dieciocho ciudades protestaron contra esa limitación. El hombre protestante sirvió en los sucesivo para designar a los disidentes.

Las gestiones conciliatorias fueron proseguidas en 1530. Los partidarios de la Reforma expusieron su doctrina_ redactada por un discípulo de Lutero_, en la Confesión de Augsburgo, presentada ante una dieta reunida en la ciudad de ese nombre.

Los puntos principales de la doctrina Luterana son los siguiente:

Las sagradas escrituras constituyen el único dogma; la palabra del papa y las decisiones de los concilios pueden ser discutidas.

La fe es la única fuente de salvación; las prácticas devotas, las penitencias, no son indispensables.

Aceptación de sólo tres de los sacramentos: bautismo, confesión y comunión. No reconoce ese carácter al matrimonio ni a las órdenes sagradas ( tomar los hábitos), y suprime la confirmación y la extremaunción. La confesión es una simple conversación, en la cual el pendiente no tiene el deber de enumerar sus faltas, ni el sacerdote el derecho de absolverlo.

Negación de la presencia de real de cuerpo y sangre de Cristo en la hostia y vino consagrado. Según esa doctrina, están indirectamente, "como el fuego en un hierro hecho ascua". Además, mientras los católicos dan a los fieles la comunión mediante la hostia, reservando a los sacerdotes oficiantes la comunión por el vino, los Luteranos la otorgan a los fieles en las dos especies.

Celebración de la misa en idioma nacional y no en latín.

Supresión de las imágenes. Sólo conservaron la cruz.

Supresión del clero regular y cierre de los conventos.

Supresión del celibato. Los sacerdotes tienen el derecho de casarse. Lutero dio el ejemplo.

LIGA DE ESMALCALDA. La confesión de Augsburgo fue rechazada por la dieta y por Carlos V. Los principales protestantes formaron entonces una alianza, en 1531, llamada la liga de esmeralda, y reanudaron la guerra civil, que con diversas alternativas se prolongó hasta el año 1555. En esa fecha la dieta votó la pacificación de Augsburgo, que reconocía al Luteralismo, aceptaba el despojo de los bienes eclesiásticos, con la obligación de respetar en lo sucesivo las nuevas propiedades de la iglesia, y establecía el principio absurdo de que la religión de cada soberano sería la de su pueblo. Lutero había muerto en 1546.

La iglesia reformada quedó a cargo de los pastores o ministros, en cuyo nombramiento intervenían los fieles y el estado; sobre ellos estaban los superintendentes u obispos, designados por el príncipe, con funciones de simple fiscalización.

La reforma afectó también a los pueblos escandinavos, complicándose con una cuestión política. El rey de Dinamarca dominaba sobre Noruega y Suecia; ésta última, convertida al Luteralismo, se sublevó en 1523, bajo las órdenes de Gustavo Vasa, y consiguió la independencia. Años más tarde, los daneces destituyeron a su soberano y adoptaron el protestantismo, lo mismo que los noruegos.

Además de Lutero, actuaron en el movimiento reformador, Calvino, Zuinglio, Juan de Leyde, el rey Enrique VIII de Inglaterra, Juan Knox.

La película comienza en el año 1506 cuando Lutero toma la decisión de ordenarse como sacerdote y entra a un convento.

Se ordena en 1507 después de un año de aprendizaje y evaluaciones difíciles. Su padre, minero y borracho, al no estar de acuerdo con su decisión, se puso en su contra y opinaba que el hijo era un fracasado, que se escapaba de la realidad del mundo.

Vemos, que mientras todos cantan, Lutero, se sentía mal, porque en su interior, había una lucha con sus pensamientos. Él vivía torturado por la idea del pecado, tenía una persecución. Luego se prepara para su primer misa, lo visten, y los presentes se sorprenden por sus actitudes extrañas.

Una vez el papá de Lutero le pregunta si ese es el vino que usa en la misa y le dice "carne eres, vino eres y siempre lo serás"(está negando la presencia de Dios). El papá está muy enojado con Lutero por haber elegido ser cura. Decía que un hombre en los conventos se mata a si mismo, le hubiese gustado que fuese abogado o magistrado, pero sucede que cuando era chico vio una luz muy fuerte y el prometió que si se salvaba, de grande se haría monje.

Un obispo pasa gritando y dice que trae indulgencias para todos los presentes, no son sólo para los niños, sino también para los muertos. Debían pagar un dinero y obtenían el perdón de sus pecados. Lutero no estaba de acuerdo con esto. Su amigo lo aconseja para que no se oponga a la iglesia, a los curas, al papa...porque va a salir perdiendo. Que predique el latín para los eruditos pero que no avive al pueblo.

Lutero dice que siempre vivió preocupado por las reglas.

Comienza a rezar y se dirige hacia el altar y lee un artículo sobre la fe." Estamos en tiempos difíciles, peligrosos. Un hombre sin Cristo, se convierte en su propio estuche, lleno de baratijas. Cosas vacías para hombres vacíos". "El justo vivía por la fe. Ningún hombre es justo por hacer obras justas, sino por la fe. El hombre justo hace cosas justas"

Lutero habla con el obispo y le dice que es una lástima la opinión que todos tienen de él. El obispo le dice que la iglesia Romana es la cabeza de todo y que debe retractarse ya que está rompiendo la unidad Cristiana.

Lutero le reprocha al obispo, la riqueza de la iglesia y éste le dice que si no se retracta será separado de su cargo.

Luego, quema las indulgencias. Sale comiendo y se cae al suelo, allí le ora a Cristo y le pide que lo ayude.

Carlos V hace entrar a Lutero con su amigo. Realizan la dieta de worms. Le preguntan si se va a retractar o los va a apoyar.

Lutero contesta que no se va a retractar. Queda sólo con sus libros. Comienzan a tirar piedras contra las ventanas. Todo está destruido, la cruz y Cristo están en el suelo. Se cruza con Carlos V y sus colaboradores, se miran fijamente. Afuera todo estaba destruido, hombre muertos. Lutero dice que el hombre ha sido conquistado por la palabra.

Se dividen las riquezas de la iglesia, pasan a favor de los nobles. Habla sobre la obediencia de Abraham que casi mata a su propio hijo por obedecer a Cristo. " Aferrándome a la muerte vivimos" Sentía el silencio del lugar.

Lutero no estuvo seguro de lo que hizo.

Luego se queda con su hijo en brazos y le dice que pronto no lo verá más, pero que luego se reencontrarán.

- 1 -

Martin Lutero